NCAA2011: Notre Dame   Leave a comment

(publicado el 3 de febrero de 2011)

Así, de entrada, quedémonos con un hermano de y un hijo deBen Hansbrough es el hermano pequeño (en edad y en estatura) de Tyler Hansbrough, aquel personaje que durante cuatro años dominó la NCAA en las filas de North Carolina y que hoy intenta hacerse un hueco en el juego interior de los Pacers; este Ben en cambio es mucho más exterior, con mejor manejo y más clase, no llega a ser tan gladiétor como Tyler pero tiene también ese mismo carácter ganador, puede leérsele la misma determinación en sus ojos… Y Tim Abromaitis es hijo del ex madridista Jim Abromaitis (si usted no le recuerda no se preocupe, más bien alégrese, es una mera cuestión de edad), claro que con ese apellido tampoco resultaba difícil deducirlo, digo yo que tampoco habrá muchos otros Abromaitis en las guías telefónicas de aquel lado del Atlántico (ni de éste), y es también un finísimo tirador, de esos raros casos que no suelen tirar cuando pueden sino cuando deben, si bien no sería justo encasillarle en esta categoría porque sabe hacer bien otras muchas cosas. Son los dos principales actores de un modesto elenco que también incluye a otros exteriores decentes como Scott Martin y Carleton Scott, a un interior muy sólido (y muy poco más) como Tyrone Nash y a un sexto hombre muy aparente, el base freshman Eric Atkins. Nombres que por sí solos no explican nada porque el verdadero valor de esta Universidad de Notre Dame no está en las individualidades sino en el juego colectivo, créanme que de los mejores que he visto (y he visto unos cuantos) en esta NCAA de mis pecados. Mike Brey ha conseguido formar una orquesta en la que nadie desafina, un equipo al que da gloria ver mover el balón, cada ataque una obra de arte hasta encontrar el resquicio por el que penetrar o meterla dentro o aún mejor, ponérsela al hombre abierto para que te la clave de tres, a ser posible. La circulación de balón comoreligión, si decir tal cosa no resulta blasfemo en esta Universidad de orígenes irlandeses (Fighting Irish) y nombre francés (pero eso sí, pronunciado a la americana manera, Notredéim, ya saben), católica, apostólica y no romana sino de Indiana, en cuyo banquillo jamás falta el cura con sotana y alzacuellos en ristre, no se le vayan a descarriar las ovejas en lugar de seguir los rectos caminos del Señor. Claro está que al Señor a veces le complace poner a prueba a sus criaturas, no les manda plagas bíblicas pero sí inoportunas lesiones, el pasado año fue Harangody (y bien que les fastidió en el momento cumbre de la temporada), este año le tocó a Carleton Scott, tratándose de una rotación tan corta cualquier avería es un problema pero capearon el temporal como pudieron y una vez recuperado ahí siguen dando disgustos, el último (el último que yo vi, al menos) se lo dieron a domicilio a la mismísima Pittsburgh, inaccesible hasta entonces en la todopoderosa Big East… Vale, sí, Dios está con ellos, eso debe ser muy importante pero es que también el Baloncesto está con ellos, lo cual a mí (por blasfemo que resulte) me parece aún mucho más importante, qué le vamos a hacer.

Anuncios

Publicado octubre 31, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: