NCAA2011: UConn   Leave a comment

(publicado el 21 de enero de 2011)

Decir Connecticut es decir Kemba Walker, un sujeto de quien ya les hablé muy elogiosamente en su temporada freshman , hará de eso más o menos dos años (luego también les conté que se escaqueó habilmente de acudir con su selección al Mundial Junior de aquel verano); en cambio en la temporada pasada palideció un poco, dejándonos como una sensación de que no era para tanto… que ha quedado hecha añicos en este curso 2010/2011: base jugón en estado puro, asiste y roba balones como el que más pero sobre todo anota casi compulsivamente, apenas habrá nadie en toda la NCAA que meta más puntos que él (probablemente tampoco habrá muchos que se tiren más tiros que él), ni desde luego habrá nadie (a estos niveles de excelencia, al menos) que genere tanta dependencia de un equipo en torno suyo. A sus espaldas, estos Huskies con los que nadie contaba a primeros de noviembre flirtean hoy con los primeros puestos de todo el ranking nacional: empezaron dando la campanada en el pintoresco Maui Invitational hawaiano, siguieron apuntándose victorias de postín aquí o allá (inolvidable la que consiguieron ante los Longhorns de Texas en su propio feudo de Austin, un auténtico partidazo con canasta sobre la bocina del susodicho Walker inclusive) y a día de hoy continúan avanzando con paso firme en su (tremenda, por otra parte) Conferencia Big East, de hecho hace apenas cuatro días se impusieron a la imponente Villanova gracias (entre otras cosas) a otra canasta sobre la bocina del susodicho Walker para variar. Aunque tal vez estaría feo que yo no mencionara que al rebufo del amigo Kemba hay también algún que otro jugador medianamente destacable, qué sé yo, pongamos al ala-pívot Oriakhi, al alero Coombs-McDaniel e incluso ya puestos al (más bien mediocre) pívot nigeriano Okwandu, y pongamos sobre todo a una interesantísima camada de freshmen que les asegura (en principio) el futuro, el base Jeremy Lamb (Jeremías Cordero, como si dijéramos), Roscoe Smith, Tyler Olander y por encima de todos ellos Shabazz Napier, otro insolente jugónque emerge aún desde el banquillo pero que (si no se les va antes de tiempo, claro) habrá de convertirse en la verdadera referencia de estos Huskies en los próximos años. Pero vamos, ni su buen trabajo ni la magnífica labor de su sempiterno técnico Jim Calhoun consiguen hacernos olvidar que estamos ante eso que llamaríamos un equipo de un solo jugador. No suelo ser yo muy partidario de apostar por este tipo de equipos, de hecho pensaba que se la pegarían según fuera avanzando la temporada pero lo dicho, a día de hoy ahí siguen, vivitos y coleando y gozando de buena salud. Recuerden sobre todo ese nombre, Kemba Walker… y no se les ocurra apostar en contra de él, por lo que pueda pasar.

Anuncios

Publicado octubre 31, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: