Tonelete   Leave a comment

(publicado el 2 de febrero de 2011)

Aunque haya pasado casi una semana (últimamente casi todo lo escribo con una semana de retraso) no quiero dejar empezar otra nueva jornada de Euroliga sin antes haber dedicado siquiera unas palabras a Khalid El-Amin, a la punzada de nostalgia que aún me asalta, tantos años después, cada vez que se aparece de nuevo ante mis ojos. Le veo ahora de gris (o de rojinegro, según) versión Lietuvos y de inmediato se me vienen los recuerdos de cuando le vi por primera vez, allá por el verano (diferidos de primavera) de 1998, aún embutido (literalmente) en la casaca blanca o azul marino de los Huskies de Connecticut. Aquel base te rompía los esquemas, de inmediato te dabas cuenta de que no se trataba de un jugador cualquiera, no era cualquiera su nombre ni su estética ni aún menos su juego, superlativo, luminoso, creativo, tan aparentemente incompatible con ese orondo cuerpo de bolita y aderezado encima con la dosis justa y necesaria de liderazgo, ese carácter ganador a toda prueba… En aquella temporada freshman se quedó ya a las puertas de la Final Four, al año siguiente se metió ya en ella con todos los honores pero ni siquiera con eso tuvo suficiente, algunos jamás le perdonaremos a Canal Plus que no nos diera aquella histórica Final (que no nos diera nada de aquel año, en realidad) en la que El-Amin y Richard Hamilton (el gordo y el flaco, como si dijéramos) se las apañaron para merendarse a la hiperfavorita Duke de los Brand, Magette, Battier o Langdon, han pasado casi doce años pero estoy seguro de que a día de hoy al insigne Coach K todavía le debe doler en lo más hondo aquella derrota, acaso le duela más que ninguna otra en toda su carrera…

Por aquel entonces empezábamos ya a preguntarnos cómo le iría en eso que los americanos (de USA) llaman el siguiente nivel, acaso sin reparar en que la NBA tiene razones que la razón no entiende, la NBA tiene sus propios códigos, si no llegas ni de coña al metro ochenta lo tienes crudo, si encima pesas más de noventa kilos estás jodido, con perdón. A fe que lo intentó, aún tuvo algún tiempo de dejar sus pinceladas de jugón en el United Center de Chicago, duró muy poco en aquellos tumultuosos Bulls post-Jordan, duró al menos lo suficiente para que Andrés Montes (siempre Montes) le rebautizara como Tonelete El-Amin, probablemente no fue uno de sus apodos más afortunados. Le cortaron más pronto que tarde y a partir de ahí empezó a perdérsenos, al año siguiente le vimos en Francia, luego nos fueron llegando noticias cada vez más difusas de su paso por Israel, Turquía, Ucrania…

Hace unos meses los del periódico de Vilnius le recuperaron por fin para la causa de la Euroliga, lo cual nos ha permitido reencontrarnos con un El-Amin aparentemente distinto: ya no parece tan gordo (no digo que no lo esté, digo que no lo parece: será que es más ancho el uniforme, o será que los colores le favorecen, o será que ya nos hemos ido acostumbrando a ver jugadores así) y a las primeras de cambio su juego tampoco parece ya tan luminoso, como si el paso de los años nos lo hubiera ido domesticando, reconvirtiéndolo en un jugador simplemente correcto, administrativo, casi funcionarial. Aparentemente… Porque a larga da igual que tengas a ese otro viejo conocido (viejo sólo en sentido figurado, entiéndase), el ex de Maryland D.J. Strawberry, fresco y delicioso como su apellido indica pero que a la hora de la verdad palidece, a la hora de la verdad Trifunovic tiene clarísimo que quien tiene que jugársela es el bueno, el veterano, el que ya se la ha jugado tantas y tantas veces en tantas y tantas situaciones así, y a fe que se la juega, a fe que te la clava, a fe que en Vitoria/Gasteiz a estas alturas ya se habrán dado cuenta, que incluso aquellos que hasta el pasado miércoles nunca hubieran oído hablar de él ahora ya jamás olvidarán quién es Khalid El-Amin. Hasta la vista, amigo.

Anuncios

Publicado octubre 31, 2012 por zaid en Euroliga, NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: