Cenicienta y media   Leave a comment

(publicado el 29 de marzo de 2011)

¿Qué tendrá este juego, que por mucha estrellita y mucho figurón y mucha parafernalia y mucho mate y mucho ruido que le metas, al final casi siempre acaba ganando el baloncesto? La Universidad de Virginia-Commonwealth, en adelante VCU, era uno de esos equipos que llaman de burbuja, podía entrar en el Torneo Final o no, finalmente entró pero teniéndoselo que ganar en una ronda previa (esa que ahora llaman primera ronda) ante los nada fáciles Trojans de Southern California. Se lo ganó, y fue justo entonces cuando algún articulista yanqui se aventuró a decir que VCU bien podría ser la revelación de este Baile, algo así como la Butler de este año 2011. Claro está que en los días previos al Torneo acostumbran a salir cienes y cienes de artículos de presuntos iluminados prediciendo éste o aquel bombazo, de entrada no le dimos la menor importancia pero hoy, un par de semanas después, no estará de más reconocer que el tío la clavó: no es ya que VCU sea la Butler de 2011 (entre otras cosas porque la Butler de este año 2011 sigue siendo Butler, y a mucha honra), es que lo suyo va incluso un paso más allá, quería usted cenicienta pues tome cenicienta y media; después de cargarse a USC se fue cargando en primera ronda (esa que ahora llaman segunda) a Georgetown, en segunda ronda (esa que ahora llaman tercera) a Purdue, en semifinal regional (esa aún se sigue llamando igual) a Florida State y en la final regional a Kansas, la todopoderosa Kansas de los gemelos Morris, Taylor, Selby y demás familia, la misma que otro año la ha vuelto a cagar teniéndolo todo a su favor, la que tendrá a estas horas a Bill Self pendiente de un hilo… Es decir, cinco victorias para meterse en Final Four, lo nunca visto, partiendo además del número 11 de su Región, lo (casi) nunca visto, y dejando además por el camino a cinco egregios representantes de las más floridas y granadas conferencias de la nación, Pac10, Big East, BigTen, ACC, Big12, curiosamente la próxima muesca tendrán que ponerla ante un equipo de otra conferencia mucho menor como es la Horizon League, si lo consiguen aún podría esperarles la otra grande que les falta, la SEC en el supuesto de que pasara Kentucky… No vayamos tan deprisa, no hagamos deporte ficción, quedémonos simplemente en lo que sucederá el próximo sábado a eso de las doce de la noche, Butler vs. VCU, un número 8 contra un número 11, la semifinal más insospechada de la historia en la Final Four más insospechada de la historia, los Rams ante el partido más importante de su historia (llevan tres partidos jugando el partido más importante de su historia); Brad Stevens vs. Shaka Smart, frente a frente los dos ejemplos más brillantes de esta nueva generación de entrenadores, dos treintañeros capaces de sacar petróleo de las piedras, de las piedras de Stevens ya les hablé ayer, las de Smart se llaman Skeen, Rodríguez, Burgess, Rozzell, piedras perfectas para construir en torno a ellas un perfecto entramado de precisión, de intensidad y presión pero también de equilibrio, de sensatez… Butler vs. VCU, Cenicienta vs.Cenicienta y media como si dijéramos; será, aunque no le suenen a nada no le quepa a usted la menor duda, una semifinal maravillosa, una de las más hermosas que hayamos visto jamás; lo será entre otras cosas porque esta vez podremos estar bien seguros de que gane quien gane habrá ganado el baloncesto.

Anuncios

Publicado noviembre 1, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: