el equipo de América   Leave a comment

(publicado el 28 de marzo de 2011)

Lo comentaba la otra noche Antonio Rodríguez (qué sensación tan placentera la de escuchar por fin NCAA comentada -y muy bien- en castellano, después de tantos meses escuchándola sólo en inglés), el año pasado Butler era la cenicienta, este año ya no, este año es ya el equipo de América.

Yo aún diría más, el equipo de América (mayormente de la parte de USA) pero también el de las colonias de ultramar, o al menos el de aquellos habitantes de las colonias de ultramar que tenemos a bien entusiasmarnos con este maravilloso baloncesto. Butler nos enamoró hace doce meses, pensamos entonces que sería flor de un día, un bello espejismo, un acto de justicia histórica irrepetible, habrían de pasar más de mil años, muchos más, antes de que semejante cosa volviera a suceder… o simplemente doce meses, para qué más, simplemente los que van de un Torneo Final al otro. Y este año más difícil todavía, este año entrando al Baile no con el número 5 sino con el 8 de su Región, este año dejando en la cuneta al 1, al 4 y al 2, Pittsburgh, Wisconsin y Florida, ahí es nada la pomada, este año flirteando con la bocina como sólo ellos saben hacerlo, ganando al límite a Old Dominion, ganando aún más al límite a Pitt, ganando con doble ración de bocina (minutos 40 y 45) a los mismísimos Gators de Florida, sólo ante la pétrea Wisconsin de Bo Ryan (Bo de Borde, según pudimos ver en la entrevista del descanso) pudieron darse un pequeño margen. Pensamos ingenuamente que con irse Gordon Hayward se acabaría Butler, aún más lo pensamos tras alguna derrota de noviembre y diciembre ante equipos de medio pelo, vale sí, ganarán su pequeña conferencia como la ganan casi siempre pero llegará marzo y se estamparán en el Torneo, qué le vamos a hacer, fue bello mientras duró, pensamos todo ello y no nos dimos cuenta de que aquí las estrellas importan poco más que un bledo (qué será eso), si tienes buenos jugadores tanto mejor, si no los tienes para eso está el colectivo, para llegar donde las individualidades no llegan; o quizás haya llegado el momento de empezar a reformular lo que entendemos por buen jugador, buen jugador es Shelvin Mack (que te cagas de bueno), buen jugador (mucho más de lo que parece) es Matt Howard pero buenos son también Vanzant, Nored, el freshman Marshall, Andrew Smith, buenos jugadores simplemente por mantener intacta la capacidad de subordinar su talento (poco o mucho, según) al servicio de una idea, la idea que nace de ese cerebrito llamado Brad Stevens que a sus treinta y pocos años ha conseguido lo que muchos no conseguirán jamás, lo que tantos otros que le duplican en edad y le quintuplican en fama tardaron (en el mejor de los casos) una eternidad en conseguir, dos Final Four y además consecutivas, eso que para las universidades de postín resulta casi un imposible pero que para Butler es simplemente normal, o más bien paranormal. No, Butler ya no es (o no debería ser) una sorpresa, ya no podrá ser cenicienta nunca más, ya no lo será porque a partir de ahora habremos de otorgarle el favoritismo de serie venga de donde venga y esté como esté, ya tampoco lo será porque a veces pasa como en los cuentos, que tú preguntas espejito, espejito, ¿habrá alguien en todo el reino que sea más cenicienta que yo? (me estoy liando, esto era de otro cuento) y va el espejito a mala leche y te responde que , queeste año, mira tú por donde, hay otra cenicienta que resulta ser todavía más cenicienta que tú… pero de ésta ya hablaremos otro día.

Anuncios

Publicado noviembre 1, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: