NCAA2011: Pittsburgh   Leave a comment

(publicado el 5 de marzo de 2011)

A estas alturas de temporada parece haber ya un buen puñado de equipos por encima del resto, cuatro o cinco universidades que apuntan muy claramente a número uno de su respectiva región cuando comience el Torneo Final. Pongamos Ohio State, Kansas, Texas, pongamos también (pero en menor medida) Duke, pongamos sobre todo a estos Panthers de Pittsburgh que hoy nos ocupan. Y es curioso, si hace días les hablaba yo de Tennessee y les decía que sus resultados parecían estar muy por debajo de la calidad que atesora su plantilla, hoy de Pittsburgh casi podría decirles todo lo contrario, siempre en mi muy discutible opinión. Poco queda ya en la capital del acero de aquella magnífica promoción de hace un par de años, Levance Fields, Sam Young y (sobre todo) DeJuan Blair, el primero sabe dios dónde andará (no puedo preguntárselo a Dios pero sí a Gúguel -que viene a ser lo mismo- y me cuenta que anda por Rusia, donde no parece que le hayan ido muy bien las cosas), los otros dos ahí están ganándose sus buenos y merecidos dólares en Memphis y San Antonio respectivamente; de hecho estos Panthers giran hoy en torno a aquellos que eran meros actores secundarios entonces, muy especialmente los exteriores Ashton Gibbs y Brad Wanamaker (guanaméiquer, como si dijéramos), pura clase y liderazgo sazonada además con esa magnífica muñeca. Junto a ellos y ya metiéndonos en la posición de alero encontramos al fantástico Gilbert Brown y al especialista en trabajo sucio Nasir Robinson, mientras que la zona resulta ser propiedad exclusiva del imponente (y no exento de calidad, en absoluto) Gary McGhee. La rotación la completan desde el banquillo el pequeño y efervescente Travon Woodall por fuera y el fornido Dante Taylor por dentro, y ya está, muy poco más hay que rascar, una rotación básica de siete jugadores aunque algún otro aparezca muy circunstancialmente. Jugadores mucho menos de ruido que de nueces, equipo industrioso como corresponde a la ciudad a la que representa, que funciona como un reloj entre otras cosas porque tiene detrás (o delante, según se mire) a un pedazo de entrenador llamado Jamie Dixon, principal culpable de que se hayan salido en esta dificilísima Big East, principal culpable de que lleven ya varios años al más alto nivel en dicha Conferencia, principal culpable (sobre todo) de lo bien que juegan así atrás como adelante, principal culpablede que vayan a empezar con el cartel de favoritos (uno de los cuatro, al menos) el Torneo Final. No les perderemos de vista.

Anuncios

Publicado noviembre 1, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: