al pie de la letra   Leave a comment

(publicado el 13 de junio de 2011)

 

Hoy me van a permitir que les comente una chorrada, para variar. Sucedió el pasado sábado, al acabar el Barça-BilbaoBasket. Recordarán que las criaturas se enredaron en el centro de la pista entre corrillo y corrillo, de un lado al parecer Morris y Anderson (para variar), del otro tal vez Banic, Mumbrú, Hervelle (para variar). Luego los otros se metieron para el túnel, los unos salieron tras ellos, los otros se quedaron esperando… la de dios. Viendo la que se liaba el realizador televisivo, con muy buen criterio, cambió a la cámara que tienen estratégicamente situada en el vestíbulo de acceso a los vestuarios, a ver de qué nos podíamos coscar desde allí… y fue justo entonces cuando Arseni Cañada decidió emitir un juicio de valor completamente inocuo, sólo uno, esto ya… Manel, esto ya no queremos verlo, algo así.

Dicho y hecho. El realizador interpretó esa expresión, no queremos verlo, en un sentido literal; de inmediato apagó la toma de vestuarios y la sustituyó por un plano general de todo el Palau desde la cámara máster, una imagen que en ese momento sólo servía para comprobar cómo se iba despoblando el pabellón. Aún habría de pasar más un minuto para que África de Miquel empezara su entrevista a Navarro en el centro de la pista, un minuto que pasamos mirando al vacío y que bien podríamos haber empleado en mirar cómo se resolvía la situación a la salida del túnel. Que ya lo sé, que los árboles no dejaban ver el bosque, que había allí abajo tanta gente que difícilmente podríamos haber visto el lío ni falta que nos hace, pero al menos podríamos haber asistido a su resolución (dado que por allí donde estaba la cámara tarde o temprano tendrían que pasar, sí o sí): cómo volvía cada mochuelo a su olivo, quién encizañaba y quién pacificaba, si hablaban o reñían, si se limaban asperezas, si se miraban mal o se citaban para el martes, cosas así. No queremos verlo

Como opiniones acostumbra a haberlas para todos los gustos, habrá quien piense que lo de Arseni fue una forma de censura, nada menos. Yo no. Yo no conozco a Arseni de nada pero sí creo conocer suficientemente su manera de narrar, y un poco también su manera de ser. Dijo esto ya no queremos verlo como perfectamente podría haber dicho esto ya no nos gusta, esto ya no tendría que pasar, a esto ya no deberíamos llegar. Que tengan toda la bronca que quieran sobre la cancha pero que luego al acabar se den la mano y aquí no ha pasado nada, que no continúen la bronca yendo hacia el vestuario, que no tengamosque ver cosas así… lo cual no significa que si finalmente ocurren no podamos verlas. Sospecho (evidentemente no lo sé con certeza) que al realizador le sobrevino un ataque de exceso de celo, que se tomó esas tres palabras al pie de la letra, si Arseni dice no queremos verlo pues será que no debemos darlo, lo quito y ya está, dejándonos así sin unas imágenes que aunque no fueran nada del otro mundo sí que habrían tenido un evidente valor informativo, ayudándonos así a hacernos una cierta composición de lugar. Nada grave en cualquier caso (ya les advertí al principio que era una chorrada), pero que me llamó poderosamente la atención.

Sólo espero que en el tercer partido (o en cualquier otro) no se vea Arseni en la tesitura de tener que decirapaga y vamonos (o algo así), no vaya a ser que el realizador se lo tome también al pie de la letra y de un plumazo nos deje sin retransmisión…

Anuncios

Publicado noviembre 2, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: