(in)coherencias   Leave a comment

(publicado el 8 de junio de 2011)

 

Por más vueltas que le doy no logro entenderlo, lo reconozco. Ya sé que es un tema demasiado manido, que lo hemos hablado ya demasiadas veces durante demasiados años, pero por más vueltas que le doy no logro entender por qué un técnico ACB no puede entrenar a la selección y en cambio el seleccionador sí que puede entrenar a un equipo siempre y cuando éste no sea de la ACB. ¿Cómo se formularía ésto en términos de lógica matemática? ¿A equivale a B luego B equivale a A, siempre y cuando A no sea igual a A? ¿Por qué Scariolo puede entrenar en Moscú o Milán pero no en Málaga (pongamos por caso)? ¿Por qué Martínez, Maldonado, Casimiro, Plaza, Fisac, tantos otros, jamás podrían ser seleccionadores de España (mientras continúen en su actual puesto) pero en cambio sí podrían serlo de Panamá, Nigeria o Nueva Zelanda en cuanto se les presentara la ocasión? Será que el baloncesto es como la pintura, cuanto más lejos mejor, de lejos dicen que se ve más claro cantaba Serrat, para qué seguir la ACB desde Cuenca pudiendo seguirla mucho mejor desde Sebastopol, dónde va a parar. Dicen que la distancia es el olvido pero nuestro deporte no concibe esa razón. Todo muy lógico y muy racional sin duda, por supuesto que el problema no son ellos sino yo que es que a mí estas cosas como que se me escapan, mire usted…

Al menos en algo estaremos de acuerdo, esta decisión de Scariolo de fichar por el Olimpia Milano es un acto de suprema coherencia. Piénselo por un momento, no piense tanto en el Scariolo vistiendo polos rojo selección de estos últimos tiempos sino en el impecable Scariolo que aterrizó en Vitoria hace ya casi tres lustros, piense en su fondo de armario y reconózcame que estaba escrito, que esto tenía que pasar tarde o temprano, que estaban condenados a entenderse, que era cuestión de tiempo que Scariolo uniera finalmente su destino al de un equipo apellidado Armani, precisamente Armani. Así que ya lo sabe, si tiene usted un equipo en la ACB y le hace ilusión contar con Scariolo en un futuro más o menos lejano (dependiendo de lo que tarde el susodicho Armani en cargárselo, que no es que yo le desee ningún mal, líbreme el cielo, pero es que estas cosas ya se sabe, son ley de vida, van inseparablemente unidas a la condición de entrenador) debería tomar desde ya dos medidas drásticas, a saber: 1) encizañe todo lo que pueda en el entorno de Sáez para que le cese, liberándole así de incompatibilidades; y 2) hágase con el patrocinio de alguna marca de gomina (no me pregunte cuál, no trabajo el gremio), por si le pudiera interesar…

Anuncios

Publicado noviembre 2, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: