a propósito de Scariolo   Leave a comment

(publicado el 20 de septiembre de 2011)

Durante buena parte del Eurobasket he intentado (y a ratos hasta lo he conseguido) desmarcarme un poco del linchamiento al que entre todos hemos sometido al seleccionador. No les voy a engañar, tampoco es que sea santo de mi devoción, hay por ahí unos cuantos técnicos que me gustan más (incluso mucho más) que Sergio Scariolo. Pero reconozco que no acabo de sentirme a gusto en medio de toda esta crucifixión pública, como si todo lo malo que le sucede a nuestra selección fuera por culpa de Scariolo, como si todo lo (mucho) bueno fuera a pesar de Scariolo. Me molestan los radicalismos, los blancos o negros, me molestan sobre todo esas críticas que empiezan siempre con la frase “con la de buenos entrenadores que tenemos en España…“, o bien aquella otra de “anda que no habrá entrenadores en este país como para tener que…” Francamente no sé qué demonios tiene que ver la nacionalidad en todo esto: en Rusia o Brasil (por poner dos señalados ejemplos) también habrá buenos entrenadores y no creo yo que a Blatt o a Magnano (o antes a Monsalve) se los estén tirando a la cara a cada rato. Los ingleses inventaron el fútbol y ello no les impide tener un seleccionador italiano (y antes otro sueco) para dicha disciplina, a ver por qué nosotros que no inventamos nada no vamos a poder tener un seleccionador italiano también en baloncesto. Ya hace casi treinta años se linchó aquí a un seleccionador español de fútbol (tras un Mundial pavoroso), de repente convertido en sospechoso porque pese a tener la nacionalidad española había nacido en Uruguay. Vamos a ver, Scariolo lleva entrenando en este país desde antes de que acabara el siglo pasado, su mujer y sus hijos son de aquí, habla castellano mejor que usted y que yo, no mezclemos churras con merinas, no utilicemos argumentos (con perdón) ligeramente fascistoides como si con los argumentos meramente baloncestísticos no tuviéramos ya más que suficiente. ¿Cómo era aquello de que no se es de donde se nace sino de donde se pace? Para mí al menos Scariolo es ya uno más de los nuestros. Y aunque no lo fuera.

Supongo que a poco que fuéramos capaces de destrascendentalizar (pedazo de verbo) el tema llegaríamos a la conclusión de que Scariolo es al fin y al cabo un ser humano/entrenador normal, con sus defectos pero también con sus virtudes. A mí por ejemplo me molesta que sea a veces tan rígido, tan estructurado, tan cuadriculado incluso (ya entré en detalles el pasado año por estas fechas, permítaseme que esta vez no me extienda demasiado al respecto) pero si escribo esto igualmente habré de reconocer que también supo tener la inteligencia necesaria para quitarse del medio y dar un paso al costado cuando la situación así lo requería. Nunca conoceremos del todo la intrahistoria de cómo se gestó el título europeo de 2009, un Eurobasket que comenzó peor que ningún otro conocido (al borde de la eliminación en primera ronda ante Gran Bretaña, incluso) y que apenas unos días más tarde se ganó por aplastamiento, con la mayor superioridad que seamos capaces de recordar. ¿Qué sucedió entre lo uno y lo otro, entre el cero y el infinito? Supimos que los jugadores se reunieron en asamblea (es decir, al margen del cuerpo técnico), supimos que se dijeron las cosas a la cara, que se conjuraron, todo eso. Lo que no supimos ni jamás sabremos (pero siempre supondremos) es que allí tal vez debió de suceder algo más, algo como un mira Sergio, no nos cuadricules que no somos tu Khimki, ni siquiera tu Unicaja, déjate de rigideces que nosotros ya traemos la mili hecha, ya somos campeones del mundo y cuasicampeones olímpicos, danos unas directrices, danos jugadas si quieres pero no nos constriñas, no nos encasilles que no somos piezas de ajedrez, déjanos por favor un poquito más de libertad… Los jugadores serían los mismos, vestirían tal vez la misma camiseta pero fueron dos selecciones diferentes, dos equipos distintos como la noche y el día. Un paso al costado, tal vez.

En este tipo de artículos siempre recurro a aquella mítica frase de Del Bosque cuando le preguntaron por el secreto de su éxito al frente del Madrid de los galácticos (por contraposición a tantos como se habían estrellado y se estrellarían luego en semejante empeño): hoy en día, con que un entrenador no estropee a un equipo, ese equipo tendrá ya mucho ganado… Ya saben, lo de la madre de aquel cantautor argentino cuando el presidente de la nación le preguntó señora, qué puedo hacer por usted“¿Hacer? Mire, con que no me joda es suficiente…”. Scariolo tardó en entenderlo, le costó ver que Pepu y en menor medida Aíto le habían dejado un camino más o menos trillado por el que seguir (algo que por ejemplo sí entendió el susodicho Del Bosque al llegar a su selección, continuando con mínimos retoques el trabajo iniciado por Luis Aragonés). Los yanquis también lo tienen claro, si funciona no lo toques, en cambio Scariolo que no es yanqui ni argentino ni nada que se le parezca intentó dejar su sello desde el principio. Afortunadamente dejó de intentarlo antes de llegar al final.

Pero si ponemos verde a Scariolo por lo malo también habrá que elogiarle cumplidamente por lo bueno, por lo menos malo al menos. Del mismo modo que la selección ha ido de menos a más también el seleccionador ha ido de menos a más durante todo el Torneo, o al menos esa impresión he tenido yo viéndolo desde fuera. Tocó fondo ante Turquía (aunque ahí el calendario se lo puso bastante difícil) y Alemania, y ya se sabe que lo bueno de tocar fondo es que a partir de ese momento ya sólo cabe ir hacia arriba. Contra Serbia, Eslovenia, Macedonia y Francia no tengo ya nada que reprocharle (aunque siempre haya alguna rotación que no acabe de convencerme, por una mera cuestión de gustos) y bastante que reconocerle: en ataque con una circulación de balón que daba gusto verla, todo un seguro de vida ante rivales de físico prodigioso como los franceses; en defensa con algún que otro cambio táctico (quizá no tantos como a mí me gustaría), muy buena presión en momentos puntuales y sobre todo aquella decisión de poner a Ricky y Llull sobre McCalebb e Ilievski en el momento clave de la semifinal, que de haber seguido dejándoles campar a sus anchas sabe dios dónde andaríamos ahora. Repito, nos puede gustar más o menos, nos puede poner más o menos de los nervios el eterno Suarez no Claver sí, total para luego tener una vez más al presunto tres/cuatro abiertopintando la mona y mirándose arrobado sus zapas verdes en el banquillo. Pero eso no debería impedirnos reconocer que en los momentos decisivos del campeonato ha estado realmente bien, diría yo incluso que muy bien. Aunque no sea políticamente correcto decirlo.

Pese a lo cual se siguen escuchando (leyendo, más bien) voces que piden su destitución de cara a los Juegos Olímpicos. A ver, desengáñense, Sáez no va a cesar en ningún caso a un entrenador que presenta ya dos títulos europeos en su palmarés. Es decir, no lo va a cesar por razones deportivas, podría tal vez cesarlo por cualesquiera otras, pongamos por ejemplo por una cuestión de celos si en un momento dado el seleccionador le quitara protagonismo (¿en quién estaré yo pensando?), lo cual por ahora no parece que sea el caso. Es más, me da la sensación de que el ínclito Sáez se siente muy a gusto con un seleccionador que aunque gana títulos parece haberse convertido en el pimpampún de la afición, que él se lleve los palos que así no me caen a mí pensará él. No, Sáez no va a cesar a Scariolo ni creo que deba hacerlo, francamente. Porque además: ¿para poner a quién? Espere, no se lance a dar nombres, asegúrese que ése en quien está pensando no ocupe a día de hoy plaza de entrenador en la Liga ACB, digo Endesa. Recuerde nuestra particular ley de incompatibilidades, ésa que impide ser seleccionador al entrenador del Granca, el Blancos de Rueda o el Lagun Aro pongamos por caso pero que en cambio sí se lo permite al técnico del Khimki, el Armani Jeans Milán, los Trotamundos de Carabobo o los Piratas de Quebradillas si se diera el caso. Pero ésa ya es otra historia, y habrá de ser abordada en otra ocasión.

Publicado noviembre 3, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: