lunes de resaca   Leave a comment

(publicado el 5 de septiembre de 2011)

Reconozcámoslo: ayer, durante la primera mitad del Lituania-España, sólo nos faltó levitar. Sólo les faltó levitar a ellos sobre el parquet de Panevezys, sólo nos faltó levitar a nosotros sobre nuestro sofá (incluso a mí, que soy lo menos ingrávido que imaginarse pueda). Una borrachera de baloncesto como no recordábamos otra desde… qué sé yo, acaso desde Polonia 2009 o acaso desde aquella otra mañana de Pekín 2008, aquella medalla de oro que nos dieron bañada en plata para disimular. Pedazo de incomparablepedo de domingo, sí señor, pero mucho me temo que hoy ya es lunes (suele pasar): lunes de resaca, dulce pero resaca al fin y al cabo. Hoy ya es lunes y en apenas un rato llegarán los turcos sedientos de sangre(entiéndase como mera metáfora, no la vayamos a liar), acaso hayan llegado ya cuando usted lea esto. Llegarán los turcos casi tan necesitados de victorias como yo de vacaciones (que me reincorporé hace cuatro días y ya es como si nunca me hubiese ido) y nos pillarán aún del revés, la cabeza en una nube, sin darnos tiempo siquiera a tomarnos el correspondiente ibuprofeno. Llegarán los turcos con su tres alto (muy alto), con su cuatro abierto (muy abierto), con su eterna batería de torres y nos pillarán aún con la guardia baja, todavía disfrutando de lo bien que nos lo pasamos ayer. Asumámoslo, entendamos que no es posible ser sublime sin interrupción y tengamos siempre bien presente aquella vieja máxima de que en nuestro país, y en lo que al deporte de alta competición se refiere, eres tan bueno como el último partido que juegas. Hace tres días éramos un mar de dudas, hoy ya parecemos un océano de certezas, mañana quién sabe. Pues ni tanto ni tan calvo, mire usted. Ni antes éramos una mierda ni ahora somos la hostia (aunque estemos más cerca de este estado que del anterior) ni aún menos habremos de retornar otra vez a la fase anal si hoy la cagamos (posible, no necesariamente probable) ante los turcos. Sea como fuere mantengamos los pies en el suelo, huyamos del drama (en su caso) casi tanto como de la euforia, tengamos meridianamente claro que aún no hemos hecho (casi) nada, que lo verdaderamente importante todavía está por llegar. Aunque eso sí, pase lo que pase, ocurra lo que ocurra a partir de ahora, acabe como acabe el Campeonato ahora ya sabemos que siempre  nos quedará el recuerdo de anochesiempre nos quedará Panevezys (como sabiamente dijo aquel mítico Janfri, sólo que refiriéndose a otra ciudad). O dicho de otra manera: que nos quiten lo bailao.

Anuncios

Publicado noviembre 3, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: