un mal menor   Leave a comment

(publicado el 27 de agosto de 2011)

 

Alucino ante los planes de la Liga de Fútbol Profesional (en adelante LFP) para la temporada entrante en lo que a los horarios de su Primera División se refiere, de hecho en esta primera/segunda jornada ya hemos podido ir haciéndonos una idea: partidos los sábados a las seis de la tarde, a las ocho y a las diez de la noche, partidos los domingos a las doce del mediodía y luego a las cuatro, las seis, las ocho y las diez, y ya puestos también como traca final un partidito los lunes a las nueve de la noche no vaya a ser que se estén las criaturas veinticuatro horas seguidas sin su dosis y podamos tener una desgracia. Es decir, para diez partidos nueve horarios diferentes, sólo en uno de ellos se jugarán dos partidos a la vez, el resto irán todos sistemáticamente uno detrás de otro. Y aún habremos de darnos con un canto en los dientes (con lo que debe doler eso) porque en su primera idea manejaban diez horarios diferentes (uno para cada partido) pero al final se han arrepentido de jugar también el sábado a las cuatro, será que ya les daba corte. Que digo yo que al Carrusel Deportivo quizá deberían ir pensando en cambiarle el nombre, llamarle por ejemplo Maratón Deportivo, que la metáfora aquella del carrusel (ir girando, saltando de un campo a otro) me temo que se ha quedado obsoleta por el peso de los acontecimientos. Y al Tiempo de Juego tres cuartos de lo mismo, llamarlo simplemente Tiempo, decir Tiempo de Juego es una redundancia innecesaria ya que a partir de ahora ya no habrá tiempo de no juego. Mañana, mediodía, sobremesa, tarde y noche, me resulta incomprensible que aún no hayan explorado la posibilidad de poner también algún partido de madrugada, si ya te joden la paella del domingo en atención al mercado asiático a ver por qué no te van a joder también el sueño reparador del sábado al domingo (o del domingo al lunes, ya puestos) en atención al mercado americano, que también es de dios. Nos salva que los americanos del sur y los del centro no andan sobrados de poder adquisitivo y que los del norte no andan sobrados de interés por ese juego, porque como llegue el día en que los yanquis se conviertan al soccer nuestros aficionados acabarán yendo al júrbol de cinco a siete de la mañana, justo antes de marcharse a trabajar…

Y ahora sí, hablemos por fin de baloncesto que ya toca, y antes de nada permítanme que les haga una somera reflexión: durante años hemos tenido que escuchar en boca de alguno de los más afamados comunicadores deportivos de este país que la pérdida de interés por el baloncesto a nivel de clubes se debía sobre todo a la dispersión de horarios, que haría imposible un seguimiento decente por parte de las cadenas de radio. ¿Dispersión de horarios, dice? Que yo sepa nuestra Liga de baloncesto nunca ha programado partidos bien entrada la noche del sábado o la del domingo, nunca ha programado partidos en horario de sobremesa ni aún menos a la hora de comer, nunca ha programado partidos en viernes o en lunes salvo algún evento aislado y por causa de fuerza mayor. Que yo sepa nuestro baloncesto ACB se juega básicamente en tres horarios desde hace ya tiempo inmemorial, a saber, sábados a media tarde, domingos al mediodía y domingos a media tarde. ¿Y a esto lo llamamos dispersión de horarios? A ver, cuando casi toda la jornada futbolística se disputaba el domingo a las cinco (excepto algún partido en sábado noche y algún otro el domingo por la noche), que tampoco es que haga tanto de eso, entonces tal vez fuera entendible que nuestra supuesta dispersión de horarios les pudiera molestar, pero, ¿ahora? Señores de la LFP, lo suyo no es dispersión, lo suyo es desparrame horario. ¿Cómo dice? ¿Que ustedes son el fútbol, pasión de multitudes, que ustedes se lo pueden permitir? Acabáramos, en eso no habíamos caído…

Ante semejante panorama quizás haya llegado el momento de preguntarnos qué demonios hacemos ahora con nosotros mismos. Pensemos sobre todo en el presunto banderín de enganche de nuestra competición, en el partido que semana tras semana ofrece Teledeporte (dando por supuesto que esta temporada aún seguirá dándolo Teledeporte): estos últimos años acostumbraban a dárnoslo el sábado a las seis, coincidiendo cada semana con la segunda división y unas cuantas semanas también con la primera, de hecho algún que otro duelo al sol con Madrid o Barça nos hemos comido (con la consiguiente derrota por nuestra parte, como no podía ser de otra manera). Pero es que a partir de ahora esto ya no nos va a sucederalguna que otra semana ni bastantes semanas sino todas y cada una de las semanas. ¿Qué hacer? Miren, yo ahora podría liarme la manta a la cabeza y decir pues seguimos los sábados a las seis, con dos cojones, y si no les gusta que se jodan, ellos se lo pierden… (Ustedes perdonen la vulgaridad, que era para dar más énfasis). Podría decir algo así pero no lo haré, más que nada porque no lo pienso. De hecho pienso más bien todo lo contrario.

Dicen que una retirada a tiempo es una victoria, dicen que a veces es necesario dar un pasito atrás para dar tres adelante, dicen… (hay que ver, qué de cosas dicen). Asumamos nuestra derrota, entendamos de una vez por todas que contra el fútbol no podemos competir (ni aunque de un Levante-Osasuna se trate, dicho sea con todo el respeto hacia ambas instituciones), retirémonos a nuestros cuarteles de invierno, busquémonos un nicho donde poder subsistir. No lo tenemos fácil porque apenas nos han dejado un hueco libre donde meternos, llegará el día en que tengamos que programar nuestro partido televisado a la una de madrugada o a las siete de la mañana porque no nos quede ya otra cosa, pero hoy por hoy todavía podemos aspirar a algo mejor: ya que la LFP ha tenido la cortesía (o el despiste, no sé) de dejar libre la sobremesa del sábado, ¿qué tal si la ocupamos nosotros?

Sí, no me ponga esa cara, adelantemos nuestro partido televisado a las cuatro de la tarde, y antes de que me apedree déjeme que se lo explique: el sábado a esas horas aún solemos estar casi todos en casa, aún no han salido ni los del turno de tarde ni los del turno de noche, ni los que bajan al parque con los críos ni los que van a comprar al híper o a pasear por el centro comercial, por no salir aún no han salido siquiera ni los que van al fútbol… El sábado a las cuatro de la tarde no tienes más competencia televisiva que unas cuantas películas ñoñas y/o rancias en los canales generalistas y la Premier League en los de pago. El sábado a las cuatro no tiene más que un defecto y es la putada que te supone si vas al pabellón a verlo in situ, que tienes que andar saliendo antes de las tres y con la comida en la boca, pero el resto, reconózcamelo y no me mire así, son todo ventajas. Y por si le queda alguna duda permítame que le recuerde que hay un precedente, un partido de este pasado año que Teledeporte se vio obligado a programar a las cuatro por necesidades de programación y que resultó ser el que más repercusión obtuvo de toda la temporada regular. Vale, puede que también ayudara que se trataba de un Unicaja-Real Madrid y que tuvo uno de los finales más espectaculares que se recuerdan, pero si se hubiera jugado a las seis ya habríamos visto cuántos se habrían enterado de ese mismo final. Créame, no pretendo yo hacerle comulgar con ruedas de molino (metáfora escalofriante), no pretendo convencerle de que poner el partido televisado el sábado sea una buena solución, simplemente le digo que es la menos mala; un mal menor, pero es que tal y como está el mercado ya tampoco podemos aspirar a otra cosa. Si tiene usted otra idea mejor, por favor, no dude en explicármela.

Anuncios

Publicado noviembre 3, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: