un sueño   Leave a comment

(publicado el 26 de septiembre de 2011)

 

Anoche tuve un sueño. No, no teman, no me voy a poner en plan Martin Luther King, no se trata de eso sino de un hecho meramente objetivo (todo lo objetivo que pueda ser un sueño). Anoche tuve un sueño, y no me refiero a un sueño del tipo vamos a ganar el oro en Londres 2012 (que eso lo podría soñar también de día) sino a un sueño sueño, de esos que se sueñan dormido, que tienen vida propia, que no los puedes controlar. No soy yo mucho de soñar en sueños o mejor dicho, soñar supongo que soñaré como todo dios pero casi nunca recuerdo lo que sueño. Esta vez sí (quizás el hecho de haberme despertado sobresaltado a las cuatro de la mañana haya tenido algo que ver), y por una vez y sin que sirva de precedente me temo que voy a compartirlo con ustedes. Si su primera reacción tras leer esto ha sido y a mí qué coño me importa lo que este tío sueñe no se preocupe, no hace falta que siga leyendo, no se lo tendré en cuenta, de hecho creo que yo tampoco seguiría si fuera usted.

Anoche soñé que jugábamos (nuestra selección, me refiero) contra Serbia y que Bodiroga nos estaba cosiendo a canastas, nos las estaba clavando de todos los colores. Lo cual no tendría nada de particular si no fuera por dos pequeños detalles: que Bodiroga hace ya unos cuantos años que se retiró y que se trataba de un partido de baloncesto femenino. No, no era que Bodiroga se hubiera cambiado de sexo, era un tío entre tías allí plantificado en medio de la zona, haciendo valer su estatura, metiéndonoslas todas desde debajo. Vamos, como si de repente y sin previo aviso la FIBA hubiera autorizado excepcionalmente un único varón (previamente retirado, eso sí) en cada equipo de mujeres, cual si de nacionalizados se tratara. Mi señora, viéndolo a mi lado en el sofá (hecho aún más improbable que el que Bodiroga juegue un partido femenino), tampoco daba crédito, que cómo era posible me decía. Pero yo tampoco sabía qué contestar, yo estaba alucinando, si es que llevan toda la vida haciendo controles de sexo a las jugadoras para asegurarse de que no se les cuele un jugador y ahora en cambio permiten que haya un tío por equipo, a ver qué sentido tiene. Pero no era eso lo peor, lo peor era que mientras yo veía el partido y contestaba a mi señora estaba ya empezando a redactar mentalmente el post que luego escribiría aquí, en este mismo blog, algo así como: si ésta es la nueva reglamentación habrá que plantearse algunos cambios, si Bodiroga puede jugar con la selección femenina de Serbia no deberíamos nosotros quedarnos atrás; empecemos desde ya a sondear a Gasol para cuando se retire, eso siempre y cuando la norma de la FIBA no sea aún más restrictiva y permita sólo la participación de jugadores cuyo apellido acabe por la letra A (lo cual explicaría la elección de Bodiroga) para así mantener la homogeneidad y la femineidad de las alineaciones, en cuyo caso tal vez no podríamos contar con Pau (salvo que le convenciéramos para cambiarse de nombre) pero sí que podríamos recurrir casi de inmediato a Garbajosa… En éstas andaba yo, no sé si aún redactando mentalmente o ya tecleándolo, cuando semejante esfuerzo neurológico me forzó finalmente a abrir los ojos.

Segundos más tarde echaba yo la correspondiente meada, me iba espabilando (poco) y mientras intentaba a duras penas separar el sueño de la realidad el sopor iba poco a poco dejando espacio a la preocupación: ¿estará yendo mi afición/adicción al baloncesto demasiado lejos? ¿estará llegando demasiado lejos mi vinculación con este blog? ¿me estaré enajenando? (lo mismo usted ya se había dado cuenta) ¿habré de tomar medidas profilácticas y/o terapéuticas para preservar mi delicado equilibrio psicológico (o lo que quede de él)? Ya les iré informando si aparecen nuevos síntomas…

Anuncios

Publicado noviembre 3, 2012 por zaid en preHistoria, varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: