bestia negra   Leave a comment

(publicado el 9 de febrero de 2012)

 

Durante años nos han vendido que la única manera de ganar a un equipo que hace algo bien es procurar hacer exactamente lo contrario. Que la única manera de ganar (por ejemplo) a un equipo que corre es parar el partido, alargar las posesiones, ralentizarles el ritmo, que no puedan hacer su juego, si vamos a ochenta o noventa puntos estaremos perdidos, si nos lo jugamos a sesenta o setenta tendremos alguna opción… Paparruchas. Bilbao Basket demostró ya el pasado domingo y refrendó aún más ayer que hay otras vías, que acaso la mejor manera de ganar a un equipo que hace algo bien sea hacer exactamente lo mismo pero eso sí, haciéndolo todavía mejor. Que quieres caldo pues toma, dos tazas pero la nuestra aún más llena si cabe; que quieres correr pues vale, pues corramos pero corramos hasta reventar, corramos hasta que se os salga el bofe por la boca, hasta que sólo baje uno de blanco por cada tres que suban de negro (Pablo Martínezdixit); hasta que se os acaben de romper por completo los esquemas. Este Madrid, que ha demostrado ya con creces ser capaz de sacar de un partido a gorrazos a casi todos los equipos que le juegan a media pista, resulta en cambio manifiestamente incompetente cuando el de enfrente reparte aún más gorrazos que él. Deberían hacérselo mirar, qué duda cabe, pero aún más habrían de mirárselo sus próximos rivales que ahora ya saben (o deberían saber) por dónde le podrían hincar el diente. Otra cosa ya será que además sean capaces de hacerlo tan bien como los de Bilbao…

Y es que al Madrid así de buenas a primeras le ha brotado una bestia negra (nunca mejor dicho) que esta vez no está en Barcelona ni en Vitoria ni en Málaga, que no está en Atenas ni en Moscú ni en Tel Aviv, que no está ni siquiera en su acera de enfrente sino unos cuantos kilómetros más al norte, en el mismísimo corazón de la negritud, en ese miribilloso Miribilla que más bien parece un San Mamés sin rayas. Les queda el consuelo de que no se la encontrarán en la Copa, por razones obvias, y el desconsuelo de que no sería nada descabellado que volvieran a encontrársela en primera ronda de playoffs. Es decir, una serie a tres partidos, una cosa muy parecida a esta que acaban de jugar (y de perder) en apenas una semana, si acaso con una leve modificación del orden de los encuentros. Claro que para eso aún quedarían unos cuantos meses, tiempo más que de sobra para que Laso aún pudiera encontrar un antídoto… si es que le dejan, claro, que la paciencia nunca fue virtud que abundara precisamente en aquella casa. Pero esa ya sería otra historia, que habría de ser contada (en su caso) en otra ocasión.

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en ACB, Euroliga, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: