cuestión de intimidación   Leave a comment

(publicado el 2 de diciembre de 2011)

El gran Antonio Rodríguez solía explicar el concepto intimidación en base a una anécdota que le contaron de los primeros tiempos de Pat Ewing, cuando éste jugaba aún a las órdenes de John Thompson en los Hoyas de Georgetown. Cuentan que era tanto el pánico que sembraba en los contrarios, era tan grande elascendiente que ejercía sobre esas universidades rivales que por lo general no tenían ni de lejos un jugador que se le pudiera parecer siquiera, que llegaba un momento en que los atacantes, absolutamente obsesionados por su presencia, seguían intentando esquivarle, modificando sus tiros o cambiando la trayectoria de sus penetraciones, aunque en ese preciso instante Pat Ewing estuviera descansando en el banquillo. De la misma manera que (dicen que) el Cid ganaba batallas después de muerto Pat Ewing seguíaponiendo tapones aún estando fuera de la cancha, díganme si cabe acaso imaginar un mayor ejemplo de intimidación.

Me he acordado de esta historia en estos días, viendo al Madrid jueves tras jueves y domingo tras domingo así fuera contra el Efes, el Charleroi, el CAI o mismamente ayer contra estas elegantes e indolentes (en algún caso puntual) criaturillas vestidas de Armani. A Serge Ibaka le costó encontrarle el punto al Madrid pero una vez que se lo ha encontrado ha acabado por convertirse en el puto amo de su zona, en la pieza casi principal (el casi lo explico en un próximo post) del despegue blanco durante estas últimas semanas, en el verdadero factor diferencial que cabía esperar tratándose como se trata del mayor y mejor taponador de la NBA, del futuro Defensor del Año (de varios años) en dicha Liga. Ayer Hairston o Nicholas siguieron esquivándole para evitar sus tapones aún cuando Ibaka se encontraba ya fuera de la cancha, a tal extremo llegó la cosa que no sé yo si al final cuando le abrazó Scariolo le diría lo típico en estos casos, enhorabuena por tu partido Serge y que te vaya bien en Oklahoma, o si más bien le diría anda piérdete, quítate de mi vista que hasta que llegue julio y te tenga a mis órdenes no quiero volver a verte el pelo por aquí. Anda el madridismo desolado por lapresunta marcha de Rudy pero debería andar aún más desolado por la nada presunta marcha de Ibaka, porque hay jugadores que te ayudan a ganar partidos pero hay otros que te ayudan a ganar campeonatos: en ausencia de Rudy ahí estarán Carroll, Pocius, Singler o el Chimpa (o lo que quede de él) para sacar las castañas del juego, en ausencia de Ibaka las castañas ofensivas las podrán sacar Tomic o incluso Begic, las castañas reboteadoras Felipe pero las castañas defensivas e intimidatorias pues ya me dirán ustedes quién las saca, al menos al nivel al que estaban acostumbrados a que este tío se las sacara. Sustituir a Rudy es difícil pero no imposible (véase la muestra), sustituir a Ibaka (una vez excluido el mercado NBA) resulta sencillamente impensable.

Ewing ponía gorros aún estando fuera de la cancha, Ibaka también pero eso a estas alturas ya no va a ser suficiente, ahora el Madrid necesitaría que siguiera poniéndoselos no ya desde el banquillo sino desde Oklahoma. Y claro, una cosa es la intimidación (aún por virtual que ésta sea) y otra ya los milagros. O se les aparece la virgen en breve plazo, cosa improbable, o mucho me temo que ahí adentro lo van a llevar mal.

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: