grande entre los grandes   2 comments

(publicado el 16 de noviembre de 2011)

 

Los americanos (de USA), tan dados ellos a tabularlo y jerarquizarlo todo, capaces son de medir hasta la grandeza. Cuando alguien es verdaderamente grande no necesita que constantemente le estén comparando con otros grandes, estableciendo rankings de grandeza para que quede claro que éste es grande porque está ya por encima de todos esos otros que aún siendo igualmente grandes no acabarían de ser tan grandes, no sé si me explico. Y si de entrenadores hablamos, qué mejor forma de evaluar esa grandeza que en base al número de victorias conseguidas a lo largo de su carrera profesional, tan simple como eso. A más victorias tienes más grande eres, así de sencillo, a ver para qué se van a complicar la vida.

Mike Krzyzewski, insigne técnico de la Universidad de Duke (y en estos últimos tiempos, también de la selección USA), consiguió ayer ante Michigan State la victoria número 903 de su vasta carrera profesional. Es apenas un número, a ver por qué habría de suponer mayor grandeza tener novecientas victorias que ochocientas o que seiscientas incluso. Pero sucede que con esa victoria 903 Krzyzewski superó las 902 que ostentaba su gran amigo y mentor (y allí presente como analista de la ESPN) Bobby Knight, como antes había superado ya las 879 victorias de Dean Smith o las 876 de Adolph Rupp, nombres todos ellos que me obligan a ponerme en pie (metafóricamente) mientras los escribo. O dicho de otra manera, Mike Krzyzewski es ya desde ayer el entrenador con más victorias de toda la historia del baloncesto universitario. Leyenda donde las haya, grande entre los grandes, acaso para ellos el más grande, para mí (que soy muy burro) simplemente no menos grande que tantos otros grandes, ayer, mañana y siempre, con novecientas victorias, con ochocientas o con mil (que a tiro las tiene, en cuanto continúe en activo dos o tres temporadas más). Así de sencillo, sin clasificaciones ni jerarquías, si ellos no se la complican a ver para qué habría yo de complicarme la vida.

Pero más allá de complicaciones de vida (suyas o mías) Mike Krzyzewski (es decir, Coach K, que a estas alturas ya estoy harto de andar copiando y pegando el dichoso apellido para no tener que escribirlo) bien que se merece un desagravio, mío desde luego pero también de mucha otra gente, me temo. Demasiadas veces, yo el primero, hemos hecho mofa y befa de esa incomparabale apariencia suya de empleado de pompas fúnebres, traje oscuro, camisa blanca, corbata con frecuencia negra y ese sempiterno rictus serio, agrio, casi tétrico. Demasiadas veces hemos jugado a propósito con las consonantes de su impronunciable (e inescribible) apellido, demasiadas veces le hemos llamado la alegría de la huerta, demasiadas veces… No es ya que merezca un respeto (que ese siempre lo ha tenido por más gracias que le haga, de hecho a más gracias más respeto, al menos en lo que a mí respecta), es que merece que por una vez en la vida nos pongamos serios y dejemos de lado las chorradas para dar paso a los reconocimientos, que van afortunadamente mucho más allá de un mero número por muy cerca de mil que esté.

903 victorias, sí, pero también cuatro títulos, cuatro, que podrán parecer pocos pero que es una cifra casi astronómica en el astronómico mundo de la NCAA y sus más de trescientas universidades de la División I. En 1991 y 1992 con Grant Hill (y Hurley, y Laettner), en 2001 con Shane Battier (y Boozer, y Jay Williams, y Dunleavy Jr.), en 2010 por supuesto con Kyle Singler (y también Scheyer o Nolan Smith). Cuatro títulos más otras tantas finales más un número de presencias en Final Four que se me va ya la cabeza si me paro a contarlo. Números y más números, pero más allá de los fríos números no estaría de más recordar que Duke (en contra de lo que hubiéramos podido imaginar) es una universidad pequeña, con un número de estudiantes relativamente escaso en comparación con sus principales rivales y eso sí, con un renombrado prestigio académico. A Duke no se va sólo a jugar al baloncesto y si acaso pasar de vez en cuando por las aulas para ir cubriendo el expediente, a Duke se va a jugar al baloncesto y a hincar los codos, también. A Duke se le van también jugadores a la NBA tras su primer año, véase hace unos meses Kyrie Irving o hace unos cuantos años Corey Magette, pero el porcentaje de deserciones es infinitamente inferior al de cualquier otro centro (de alto nivel baloncestístico, entiéndase), del mismo modo que el número de estudiantes/jugadores que completan ciclo de cuatro años acostumbra a ser también infinitamente superior. No, para estudiar/jugar en Duke no vale cualquiera, acaso ahí resida una de sus principales dificultades, acaso ahí resida también su principal grandeza.

Otra vez esa palabra, grandeza. Cuando el Coach K aterrizó en Duke, allá por 1980, el prestigio académico de esa universidad era exactamente el mismo que ahora pero su prestigio baloncestero era cero, cero pelotero. Hoy en cambio Duke es la universidad (de entre las trescientas y pico de la División I, insisto) que más partidos ha ganado durante la primera década del presente siglo. Otra vez los números, que apenas sirven (aunque allí quieran creer que sí) para explicarnos la principal virtud de Krzyzewski, que fue/es también la principal virtud de aquellos otros tres que mencioné en el segundo párrafo y de tantos otros técnicos que son ya pasado o que aún son presente, pongamos Wooden, Carnesseca, Thompson, Olson, Richardson, Keady, Chaney, Boeheim, Calhoun, Williams (Gary o Ray), Izzo, muchos más que me estaré dejando: formar durante generaciones enteras no ya extraordinarios jugadores sino también (y sobre todo) personas. Eso sí es verdadera grandeza, así hoy con 903 victorias como ayer con 902 ó como mañana con todas las que aún habrán de venir. Como siempre.

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

2 Respuestas a “grande entre los grandes

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: Orangeman | zaid Arena

  2. Pingback: la que se nos viene encima | zaid Arena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: