la enésima refundación de Kentucky   Leave a comment

(publicado el 16 de diciembre de 2011)

 

Cada año, más o menos por estas fechas, el equipo de baloncesto de la Universidad de Kentucky se refunda. Como todos, dirán. Bueno, pues sí pero no. Cada otoño casi todos los equipos reciben a unos cuantos nuevos para ocupar los huecos que dejaron los que se fueron, pero ello no quita para que la mayoría mantenga durante más/menos tres/cuatro años una estructura, un tronco común, una generación identificable en el tiempo. Kentucky no, o no de esta manera al menos. Kentucky acostumbra a recibir cada año a una imponente camada de freshmen que su vez sustituye a la imponente camada de freshmen que recibió el año pasado, que a su vez sustituyó a la imponente camada de freshmen que recibió el año anterior, que a su vez…

Y sin embargo este año hay algún que otro detalle digno de mención. Este año han recibido también a su imponente camada de cada temporada como no podía ser de otra manera, la mejor promoción de novatos de la nación según afirman al unísono los más reputados analistas, pero al menos esta vez no se les fue en pleno la imponente camada del año anterior. Se les fue el base Brandon Knight pero se quedaron contra todo pronóstico (y lockout mediante) el ala pívot Terrence Jones y el escolta Doron Lamb. Y basta verles jugar, y recordar cómo jugaban hace apenas un año, para comprobar lo bien que les ha sentado esa decisión. Jones ha ganado en presencia e importancia, es ya una de las principales referencias ofensivas del equipo (si no lo era ya) aunque aún le queda margen de mejora, en mi opinión; y qué decir de Lamb, discreto tirador hace apenas unos meses y hoy chico para todo del juego exterior, que te la puede clavar de mil maneras y que es perfectamente capaz de dirigir al equipo cuando el novato Teague descansa, y haciéndolo probablemente con mucho más criterio que éste.

Pero si de novatos hablamos supongo que habremos de empezar por aquel a quien muchos consideran el mejor freshman llegado este año a la NCAA o lo que viene siendo lo mismo, el mejor jugador de entre los salidos este verano del insti (cuestión opinable desde luego, porque a mí me sigue gustando más Austin Rivers): Anthony Davis se llama la criatura, que tras esa pinta de buen chaval y esa cara más bien tirando a fea (es de unicej como si dijéremos, única ceja en forma de línea quebrada u ondulada cual si se tratara de una larga eme extendida) esconde unas portentosas condiciones físicas y una no menos portentosa habilidad para saber colocarse y estar siempre en el sitio justo en el momento adecuado. Me encantaría poder decir lo mismo de sus condiciones técnicas pero por ahora no se las he visto; ojo que no digo que no las tenga (tampoco que las tenga), digo sólo que no se las he visto, quizá porque hasta ahora no haya necesitado utilizarlas o porque las haya utilizado y yo no me haya dado cuenta que también podría ser. Así las cosas sus puntos acostumbran a llegar básicamente de dos maneras, tras rebote ofensivo o tras alley-oop, saltando más que nadie para recoger los balones que le cuelgan del techo sus proveedores habituales Teague y Lamb. Eso sí, taponando es una mala bestia, con perdón: se marcó ocho gorros (a dos del triple doble) contra St. John’s y unos días más tarde fue también un tapón suyo sobre John Henson el que acabó de darles la victoria sobre North Carolina en el gran duelo de lo que llevamos de temporada. Lo dicho, un verdadero portento, que si además de saltar y brincar supiera también jugar podría llegar a ser aún mucho más portento todavía. La buena noticia es que aún está en su primer año, la mala es que muy probablemente su periodo de aprendizaje se limitará a ese primer año. Si al menos se mirara en el espejo de su compañero Terrence Jones…

Marquise Teague es el chico-Calipari de esta temporada, ya saben, el base continuador de la estirpe de Derrick Rose, Tyreke Evans, John Wall, Brandon Knight y algún otro que puede que se me olvide. Gran físico para el puesto, penetra que lo rompe, se nota que sabe jugar pero aún se le ve muy lejos del punto óptimo de maduración, razón por la cual (esto creo que ya se lo dije) me gusta más su equipo cuando lo mueve Lamb. Y qué decir del tercer novato, el dos/tres Michael Kidd-Gilchrist que a mí que soy muy raro me gusta casi más que los dos anteriores, en lo que a talento se refiere que su capacidad física en tratándose de un jugador de Kentucky la damos ya casi por supuesta. Eso sí, peca un poco de jugón, manera elegante de decir que se las chupa no todas pero sí demasiadas, desde luego más de las que debería; lo cual sería tal vez un problema en otro equipo pero no necesariamente en estos Wildcats, no en la filosofía enebeable de míster Calipari.

Y además aún anda por allí Darius Miller, impertérrito sénior que ya debe estar harto de cambiar de compañeros temporada tras temporada y de ver otro año más cómo los recién llegados le adelantan sistemáticamente en consideración. Añádase a todo ello el rocoso (y poco más) pívot dominicano Eloy Vargas y el también freshman Kyke Wiltjer (hijo por cierto de Greg Wiltjer, pívot canadiense que anduvo por estos pagos en los ochenta, algún veterano aficionado barcelonista todavía le recordará) y con esto tendremos ya la rotación casi completa. En resumidas cuentas, lo de todos los años pero este año aún mejor si cabe que otros años, lo cual es decir mucho si tenemos en cuenta que el pasado año alcanzaron la Final Four. Nunca van a ser mi equipo preferido, siempre me van a parecer más un equipo NBA que uno NCAA (elmodelo Calipari, como si dijéramos) pero ello no me impide tenerlos en consideración. Al fin y al cabo empezaron arrasando, ganaron a (el que para mí sigue siendo el principal favorito) North Carolina, se pusieron 8-0, alcanzaron el número 1 de la nación y con ese currículum se presentaron el pasado sábado en casa de los Hoosiers de Indiana (otro día tocará hablar de Indiana), donde acabaron cayendo literalmente sobre la bocina tras uno de esos partidos mágicos que de vez en cuando nos depara la NCAA. No, no son mis favoritos (entre otras cosas, el hecho de que su quinteto titular esté integrado por tres jugadores de primer año y dos de segundo año tampoco me parece un detalle menor) pero ello no impide que para mucha gente, que evidentemente sabe de esto muchísimo más que yo, sí que sean los principales e indiscutibles favoritos. Ellos sabrán por supuesto, aunque no acabe yo de compartir su opinión.

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: