la marimorena   Leave a comment

(publicado el 21 de diciembre de 2011)

 

Habré de reconocerlo, este año el Lucentum parece empeñado en tocarnos la fibra sensible a todos aquellos que amamos el baloncesto universitario, también llamado NCAA. A mí particularmente me la tocó ya (la fibra, me refiero) hace apenas unos meses con aquel fichaje de Kyle Singler, ese jugador por quien yo solía profesar una extraña mezcla de simpatía, admiración y escepticismo, todo a la vez, si bien (a la fuerza ahorcan) esta última sensación fue poco a poco cediendo terreno a las dos anteriores. Pero es que ahora me la han vuelto a tocar (la fibra, insisto), y aún más fuerte si cabe, tras el fichaje de otro jugador por quien yo solía profesar no ya simpatía o admiración sino hasta una cierta debilidad incluso: señoras, señores, con todos ustedes Andy Rautins, formado en la Universidad de Syracuse…

Como no me gusta repetirme voy a plagiarme, directamente. Allá por febrero de 2010 escribía yo que……habrá tal vez algún veterano lector a quien ese apellido no acabe de resultarle desconocido, de hecho es fácil que aún recuerde a un canadiense llamado Leo Rautins que jugó por estos (y otros) pagos hará poco más o menos veinte años, justo ese mismo Leo Rautins que es a día de hoy seleccionador de Canadá. Evidentemente ambos no se apellidan igual por mera casualidad sino porque son padre e hijo, concretamente Leo es el padre de Andy (si fuese al revés resultaría sorprendente); y ahí se acaban las semejanzas, porque aquel Leo Rautins era una fuerza interior mientras que este Andy Rautins es un prodigio exterior: muñeca de seda, mortal desde el perímetro, dañino en penetración y/o en transición, eficacísimo defensor, consumado ladrón, etc. Aparenta ser un dos y es muy probable que lo sea, aunque no tiene ningún reparo en ejercer de uno cuando es preciso, que suele serlo a menudo; si llega a la NBA probablemente le pedirán que ejerza de base puro full time y no creo que ello le vaya a suponer ningún trauma..…. Y cinco meses más tarde, ya celebrado el draft y refiriéndome a esos jugadores que suelen ser llamados robos pero más bien son regalosdel susodicho draft, les decía que ……llegar no sé si llegará pero de momento está en el buen camino. Los Knicks, eternamente a la caza, búsqueda y captura del base ideal (y a éste le han podido ver bien de cerca unas cuantas veces) pusieron sus ojos en él allá por el puesto 38. (…) Quién sabe, después de tantos años encadenando meteduras de pata en las primeras posiciones del draft, a ver si este año se van a colgar por fin un pedazo de acierto en las últimas. No lo descarten, no descarten tampoco que entonces todo dios se deshaga en elogios, qué gran acierto de los Knicks, vaya robo del draft…...

Vale, está bien, no hace falta que me lo recuerden, ni regalo ni robo ni leches, evidentemente no ha cuajado en la NBA, no por ahora al menos. En los Knicks ni siquiera llegué a verle (ojo que no digo que no jugara porque sé bien que lo hizo, algún minutillo al menos, digo sólo que no coincidimos), y por lo que parece en estos días andaba intentando hacerse un hueco en los Mavericks, nada menos que en los Mavericks, si no les cabía Rudy difícilmente les podría caber éste. Pero qué quieren que les diga, pues casi mejor así: para nosotros por supuesto, acaso también para él a medio/largo plazo: si no se le ha olvidado jugar al baloncesto (que no parece probable), y si no tiene problemas de adaptación a la vida en Alicante (que tampoco debería de tenerlos, y si los tuviera le bastaría con llamar a su padre para que éste le cuente cómo se adaptó en su día a Málaga u Ourense), pues qué quieren que les diga: fichajazo al canto. Eso sí, háganme el favor, no piensen en él como si fuera el sustituto de Singler porque no es Singler, porque no se le parece en nada más allá de la buena puntería y el color de la piel: el ex de Duke es más bien un tres y medio (más cerca del tres que del cuatro para mi gusto), éste ex de Syracuse es más bien un uno y medio (más cerca del dos que del uno para mi gusto). Denle tiempo y le verán hincharse a meter triples, hincharse a correr la cancha, hincharse a robar balones, hacer honor a su nombre tan socorrido en estas entrañables fechas, Andy Andy Andy, formar la marimorena en el Centro de Tecnificación… (Espero que esta chorrada no me la tengan en cuenta, es bien sabido que la Navidad suele sacar a relucir lo peor de nosotros mismos y claro está que mi neurona no iba a ser una excepción, en cualquier caso ahí les dejo la idea por si se la quieren cantar…)

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en ACB, NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: