la parte por el todo   Leave a comment

(publicado el 3 de enero de 2012)

 

A veces me pregunto qué sería de este humilde blog sin las incomparables aportaciones de Juan Mora. Una vez más el ínclito columnista vuelve hoy a hacer gala de sus bastos (que no vastos) y procelosos conocimientos en materia baloncestística, cuando pontifica (presuntamente sin ruborizarse) acerca de las razones que estarían (según él) propiciando el éxito de Ricky en Minnesota:

…Esto, jugando 27:30 minutos de media por partido, que es una barbaridad para lo que le hacían jugar en el Barcelona. Rubio jugó la pasada temporada 23 minutos de media en la Supercopa, 22 en la Liga, 21 en la Euroliga, 16 en la Copa y 15 en el Eurobasket. En Europa todos los entrenadores están empeñados en que hay que hacer rotaciones porque los jugadores se cansan. Pero luego éstos se van a la NBA, juegan más partidos (…) y no les pasa nada. Bueno, sí: que cada vez juegan mejor. Como allí al bueno no le cambian porque falle o porque toque, acaba mostrándose tal cual es. Ricky aquí se había estancado, y en cuanto se ha librado de las ataduras vuelve a maravillar. La estrategia que impera en Europa será necesaria para mejorar a los equipos, pero es letal para el talento.

Y se queda tan ancho el amigo. O sea, manipulando, que es gerundio. ¿27 minutos de media por partido esuna barbaridad para lo que le hacían jugar en el Barcelona, cuando usted mismo me está diciendo que en el Barça venía a jugar más/menos 22? ¿27 minutos sobre 48 posibles le parece una barbaridad, y en cambio 22 sobre 40 le parecía poco? Se lo ruego, tenga la bondad, coja usted la calculadora, haga un par de reglas de tres, si ya no recuerda cómo se hacen pregunte al que lleve las cuentas del periódico que seguro que podrá ilustrarle al respecto, multiplique 27 por 100 y divídalo por 48, multiplique 22 por 100 y divídalo por 40, compare ambos resultados y lo mismo se llevará una (des)agradable sorpresa… Y por favor, no me meta en el ajo los 15 minutos del Eurobasket que me da la sensación de que la competencia no era precisamente la misma, que me da incluso la sensación de que si a Scariolo se le hubiera ocurrido darle más minutos usted se habría puesto el primero en la cola para sacudirle (a Scariolo, me refiero); qué fácil es reprocharle hoy justo lo contrario de aquello que le reprochábamos hace apenas cuatro meses, qué fácil es predecir el pasado. Así cualquiera.

Pero lo que más me ha llegado al alma es aquello de que como allí al bueno no le cambian porque falle o porque toque, acaba mostrándose tal cual es… Sabíamos que a Mora el baloncesto europeo no le interesa en absoluto más allá de las audiencias (siempre y cuando éstas sean malas, claro está), hoy ya también sabemos que igualmente se la da una higa la NBA. Como allí al bueno no le cambian porque falle o porque toque, manda huevos, como si las rotaciones las hubiéramos inventado en Europa, como si no las hubiéramos importado directamente de USA. ¿Que allí al bueno no le cambian porque toque? Pregúntele al mismísimo Pau, no tanto al de ahora sino al de sus años mozos en Memphis, pongamos que a la vera de Hubie Brown por ejemplo; o pregúntele a Calde, o a Rudy, o a Sergio o a tantos otros que a ese respecto las han visto de todos los colores, con razón o sin ella. Y fíjese que le menciono sólo jugadores que usted pueda conocer, podría añadirle otros cuantos cientos pero sé que a usted no le iban a decir nada así que para qué me voy a molestar. Será que tenemos muy mala memoria o aún peor, que acostumbramos a adaptar nuestra memoria en función de lo que en cada caso nos convenga. En cualquier caso permítame que le recuerde que allí el porque toque está infinitamente más extendido que aquí, allí impera no sólo la jerarquía deportiva sino también (y sobre todo) la económica, allí si eres la estrella jugarás 30 ó 35 minutos por partido y jamás te perderás un final, si eres reserva jugarás 12 ó 14 de bisagra entre el primer y el segundo cuarto y/o entre el tercero y el último y ya está, y pare usted de contar, y vuelta a pelarte el culo en en banquillo hasta el final por muy bien que lo hayas hecho. Es así en casi todos los casos, no en todos afortunadamente. Adelman no es la regla sino la excepción (que confirma la regla), ya lo era en Sacramento cuando no tenía ningún reparo en sentar a todo un Bibby o a un Jason Williams si algún Bobby Martin cualquiera se ganaba con creces su continuidad en la cancha, así siguió siendo en Houston, así continúa en Minnesota. O dicho de otra manera, que si Ricky hubiera caído en las manos de algún otro que yo me sé, casi prefiero no pensar cuántos minutos estaría teniendo ni qué números estaría haciendo (en el supuesto de que estuviera haciendo algún número) a día de hoy.

Pues nada, lo que usted diga, que el baloncesto de aquí es letal para el talento, que si eres bueno mejor será que te vayas cuanto antes a USA para liberarte de las ataduras, lo que me quedaba por oír. Dígaselo usted por ejemplo a Rudy, lo liberado de ataduras que estuvo durante sus años en Portland, lo letales para su talento que fueron estos pasados meses en Madrid. Dígaselo usted por ejemplo a Mirotic, o a Llull (¿le suenan?), a ver por qué demonios continúan asesinando su talento aquí con lo bien que podrían estar ya convenientemente liberados por allí. O pregúntele al respecto a Djordjevic, a Rigaudeau, al mismísimo Navarro sin ir más lejos, cuán libres se sintieron allí, cuán constreñidos se sintieron siempre por aquí. Vamos, que toda generalización acarrea injusticias, que podría ponerme yo ahora a su nivel y decirle que lo de allí es malo y perverso y lo de aquí es la biblia en verso pero no lo haré, no lo haré porque no lo creo, en absoluto. Una cosa es que las cualidades de Ricky se adapten mejor a aquel baloncesto que a éste (siempre y cuando encuentre el caldo de cultivo adecuado, como ha sido el caso; y siempre y cuando en lo de aquí nos refiramos sólo a su etapa en el Barça, porque no recuerdo yo que durante su estancia en la Penya estuviera muy constreñido que digamos) y otra muy distinta es tomar la parte por el todo y concluir a partir de un solo caso concreto que aquello es la de dios y esto de aquí una puta mierda, con perdón. Que bien sé yo que para Mora la ACB y la Euroliga y hasta la FIBA deberían disolverse (total, si nadie las ve…) pero creo que por ahora se va a tener que quedar con las ganas. Tanto mejor, porque gracias a ello podremos seguir disfrutando de sus ecuánimes, mesuradas y siempre bien ponderadas aportaciones, esas que tanta vidilla le dan a este blog…

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: