mi fiesta   Leave a comment

(publicado el 6 de octubre de 2011)

 

Probablemente recordarán el anuncio, ya que sólo debimos verlo unas doscientas veces durante este pasado verano: un ser humano comunicaba su intención de hacer una fiesta, a lo que otro le respondía cargadito de razón, pero ¡¡¡si está todo mal!!! Lo cual no arredraba al fiestero o fiestera en cuestión, que de inmediato se ponía reivindicativo cual si del colectivo de indignados se tratara, proclamando a los cuatro vientos ¡tengo derecho a mi fiesta! ¡¡¡tengo dereeecho a mi fieeeeestaaa!!! ¡¡¡¡¡mi fieeeeestaaaaa!!!!! Parecía como si nos estuvieran vendiendo el Ford Fiesta (si es que todavía se fabrica, que lo dudo) pero no, en realidad se trataba de un anuncio de la multinacional sueca del mueble por antonomasia, Ibaka (¿o era ……..?)

Pues eso, que yo también tengo derecho a mi fiesta. Y no vengan ahora a decirme que está todo mal, que yo bien lo sé, que la crisis sigue haciendo mella, que los patrocinadores no abundan, que la peña (que no la Penya) se retrae, que el negocio está de capa caída, que las audiencias son las que son, que el seguimiento mediático de nuestra Liga es el que es (o más bien el que no es), que su difusión televisiva la convierte en un producto casi clandestino, que su repercusión social es irrisoria tirando a ínfima, que más allá del Madrid y el Barça (y sus respectivos enfrentamientos mutuos) no parece existir nada, que al aficionado medio sólo le importa su equipo (y no siempre) y se le da una higa todo lo demás, que el baloncesto sólo funciona a nivel de selección, que a nivel de clubes (o franquicias) sólo interesa la NBA (incluso ahora que no hay NBA), que en apenas cuatro días reaparecerán los agoreros de turno pronósticando toda clase de incontables catástrofes si no se cambia de inmediato el modelo (es decir si no se suprimen los playoffs, y vuelta la burra al trigo…)…

Lo sé, sé todo esto y cosas aún peores, sé perfectamente que está todo mal pero me la suda, ustedes me perdonen la vulgaridad. Tengo derecho a mi fiesta, tengo derecho a gozar de esa que hemos dado en llamarla mejor liga del mundo después de la NBA (es decir, a día de hoy la mejor liga del mundo, punto, al menos mientras siga sin haber NBA), me sobran los motivos para pelarme el culo cada fin de semana (sobre el asiento o el sofá, me refiero), para ver todo lo que me echen e incluso intentar ver lo que no me echen, para entusiasmarme con propios y extraños, con los de aquí y los de allá, con los que ya vinieron, los que están viniendo y los que aún quedarán por venir. Es mi fiesta, y por mal que esté todo no pienso consentir que nada ni nadie me la estropee. Que ya hemos esperado demasiados meses, que ya nos hemos deprimido demasiadas veces, que ya está bien: que por pocos que seamos, que por mal que nos miren por aquello de amar a un deporte que no se juega con los pies, que aunque nos llamen raros digo yo que también nos habremos ganado nuestro derecho a disfrutar.

Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: