posterizaciones   Leave a comment

(publicado el 5 de abril de 2012)

Lo que me asombra no es el hecho de que Blake Griffin haya machacado (posterizado, decimos ahora) dos veces sobre Pau, llevamos ya demasiado tiempo conociendo a Griffin y (sobre todo) a Pau como para que eso me pueda asombrar a estas alturas. Lo que me asombra tampoco es que con estos mates hayan vuelto (si es que alguna vez se fueron) todas esas cantinelas sobre su (supuesta) blandura: que si Griffin le destruyó por completo, que si Gasoft (y vuelta la burra al trigo), que si Pau es más blando que un cesto de muñecas pintadas con carmín… por citar sólo algunas lindezas al respecto. Lo que me asombra ni siquiera es que ambos mates (posterizaciones) vinieran precedidos de sendas faltas en ataque (descomunal la primera, acaso discutible la segunda), que a ver si me voy a enterar yo ahora a estas alturas de que en la NBA la aplicación del reglamento está directamente supeditada al espectáculo, que en habiendo highlights no existen pasos ni cargas ni dobles ni goaltendings, existen sólo tragadas de pito no vayamos a estropear el vídeo, faltaría más…

No, lo que verdaderamente me asombra es que aunque usted no lo crea, aunque le parezca absolutamente inverosímil tras haber oído y leído todo lo dicho y escrito a lo largo del día de hoy, los Lakers ganaron el partido. Sí, de verdad, 113-108, lo cual al parecer carece por completo de importancia. Qué quieren que les diga, si mi Estu palma ante el Madrid (cosa frecuente) a mí se me da una higa que Germán Gabriel (cosa improbable) machaque dos veces sobre Tomic (cosa probable). O poco me consolaría de la reciente derrota de Syracuse en su final regional el que Kris Joseph hubiera machacado dos veces sobre Sullinger, un suponer. En mi cultura deportiva una victoria es una victoria, punto. Y una derrota es una derrota, punto. En cambio en USA (versión NBA) manejan una cultura deportiva 2.0, al parecer: no cuentan las victorias ni aún menos las derrotas, cuentan las humillaciones, las posterizaciones. Y así hoy los aficionados de los Clippers (que perdieron) sacan pecho ante sus vecinos por esos dos mates; y así hoy los aficionados (tanto más cuanto más ultramontanos) de los Lakers (que ganaron) darían cualquier cosa por poder linchar al segundo mejor jugador de su equipo en la plaza del pueblo (si la hubiere). ¿El resultado final? Pero vamos a ver, si la temporada regular tiene 66 partidos (y eso ésta, que lo normal son 82), ¿a quién demonios le va a importar a estas alturas el resultado final? No sé, será que el gripazo que arrastro durante toda esta semana no me permite ya pensar con claridad; o será acaso lo de tantas otras veces, que me estaré haciendo (demasiado) mayor.
Anuncios

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: