CUESTIÓN DE TAMAÑO   1 comment

(publicado el 4 de junio de 2012)

Cuántas veces no habremos escuchado (en estos días, sin ir más lejos) la siguiente queja: con lo larga que se hace la temporada regular, y luego los playoffs se acaban en nada… Suena a tópico, a lugar común, sobre todo la primera parte, aquella de que la temporada regular se hace larga: se hará larga para los que sólo miran la parte de arriba, para todos aquellos a los que sólo importa quién gana el título y todo lo demás (quién juega playoffs, quién obtiene ventaja de campo, quién desciende) se les da una higa. A mí no se me hace larga la temporada regular (aunque lo sea), a mí se me quedan muy cortos los playoffs, te pasas todo el año esperando que lleguen y luego se te acaban casi antes de que te des cuenta de que empiezan, no es sólo una frase hecha, ya les conté que sé de alguno que se enteró de que habían empezado cuando ya había acabado la primera ronda…

Pero todo esto no son más que meras impresiones subjetivas, que quedan muy bien (espero) pero que tampoco tienen mucho sentido si hablamos sobre todo de longitud, un valor que se puede medir en base a parámetros absolutamente objetivos. Midamos pues, veamos cuánto pesan los playoffs en el global de nuestra temporada y cuánto pesan los playoffs en el global de la temporada NBA, manida comparación donde las haya pero que tiene sentido dado que fueron precisamente ellos quienes inventaron este sistema y quienes llevan ya décadas y más décadas poniéndolo en práctica con notable éxito de crítica y público, no como aquí que parecemos tenerlo siempre bajo sospecha; aquí cada lunes y cada martes aparece algúniluminado pretendiendo quitar los playoffs para dar más importancia a la temporada regular, en cambio en USA no es ya que no se lo planteen (que no se lo plantean) sino que si a alguien se le ocurriera siquiera insinuarlo se le descojonarían de risa y le tacharían de loco sin prestarle ni la menor atención. Realidades diferentes, culturas diferentes, tradiciones diferentes, competiciones deportivas totalmente diferentes, aquí al futbolerismo le cuesta entender los playoffs del mismo modo que allí nadie entendería una liga a doble vuelta sin siquiera una mínima fase final después… (sí, ya lo sé, me he ido por las ramas, ahora retomo).

Pues eso, que midamos: una temporada regular NBA digamos, normal (es decir, cualquiera excepto ésta del lockout) viene a durar cinco meses y medio, los que van desde finales de octubre o comienzos de noviembre hasta mediados de abril. Y apenas tres días más tarde comienzan los playoffs, que duran aproximadamente dos meses, fecha arriba, fecha abajo, en función de lo larga o corta que acabe resultando la final. En cambio una temporada regular ACB, esta misma por ejemplo, viene a durar más o menos siete meses, de primeros de octubre a primeros de mayo; y luego hay que dejar hueco para la Final Four de la Euroliga, de tal manera que al final los playoffs se inician nada menos que once días después de que acabe la regular: los de este año empezaron el jueves 17 de mayo y acabarán el sábado 16 de junio, eso en el mejor de los casos y siempre y cuando la final llegue a cinco partidos. Es decir, un mes, redondeando por lo alto. Como me ha quedado muy farragoso, les resumo:

NBA.- siete meses y medio en total: cinco meses y medio de Regular Season y dos meses de playoffs.
ACB.- casi ocho meses y medio en total: siete meses de temporada regular, y apenas un mes de playoffs.

Pongámoslo si les parece en términos porcentuales, que se ve aún más claro: los playoffs representan casi el 27 por ciento del total de la temporada NBA, mientras que no llegan ni siquiera al 12 por ciento de la temporada ACB. Más de la cuarta parte de lo que se comen los yanquis es solomillo, mientras que en nuestro caso ese solomillo es poco más que una décima parte de todo lo que nos comemos. En USA marean la perdiz de forma desmesurada durante cinco meses y medio porque saben que luego tendrán nada menos que dos meses para sacarle sustancia, aquí la mareamos (quizá menos, por aquello de la Copa) durante casi siete meses y medio, total para luego no tener apenas tiempo ni para saborearla siquiera.

Claro, me dirán que la temporada regular NBA también se hace muy larga y francamente tendrán razón, de hecho a mí se me hace mucho más larga que la de la ACB. Pero a la vista de los datos su problema no es tanto de longitud sino de densidad, no es que se alargue mucho en el tiempo sino que son demasiados partidos (para mi gusto) en ese tiempo, recuerden, 82 por equipo, tocan a quince al mes, un partido cada dos días poco más o menos; con semejante concentración resulta imposible jugarlos todos al cien por cien (vamos, que ni al cincuenta por ciento), resulta impensable que aquellos equipos que tengan ya cumplidos (o descumplidos) sus objetivos no se dejen ir en ese último mes de competición. Si de mí dependiera jugarían menos (y mejores) partidos pero qué quieren, es su Liga, a ellos les gusta así, a nadie de por allí se le pasa por la cabeza cambiarla. La que nos debe preocupar es la nuestra, nuestra temporada regular que será menos densa (afortunadamente) pero es más larga, demasiado sobre todo si la comparamos con lo que viene a continuación.

Ahora bien, resulta absurdo andar a estas alturas de nuestra vida mirando a ver quién es el que la tiene más grande. O como cantaba Krahe (con perdón) hace ya muchos años, que es mísero, sórdido y aún diría tétrico reducirlo todo al sistema métrico. Esto es como tantas otras cosas, no importa tanto el tamaño como lo que seamos capaces de hacer con él. A los yanquis el preámbulo les puede quedar un poco denso pero luego se recrean con creces en el momento cumbre, nosotros en cambio somos más de prolongar eternamente los preliminares para luego acabar en un aquí te pillo aquí te mato; es tan corto el disfrute que apenas se disfruta, de ahí que de vez en cuando emerjan seres (tal vez poco acostumbrados a esta clase de disfrute) que aboguen por suprimir el momento culminante para concentrar todo el goce en los preparativos. Yo soy más bien de la opinión contraria: los preparativos hay que procurar disfrutarlos lo más posible, por supuesto, pero por buenos que sean nunca podrán equipararse al goce de una larga, auténtica, intensa culminación.

Ya, pero… ¿qué hacemos? La teoría parece muy sencilla, si la temporada regular es demasiado larga reduzcámosla, si los playoffs son demasiado cortos alarguémoslos. Como si eso fuera tan fácil. En las actuales circunstancias lo primero no es ya que sea difícil sino que es imposible: no puede comprimirse aún más el calendario sin colisionar de manera evidente con la Euroliga y demás competiciones europeas (a mí particularmente me encantaría que las ligas nacionales y las continentales no se solaparan ni se entremezclaran sino que se jugaran en periodos diferentes: de octubre a febrero ACB full time, de marzo a junio Euroliga full time, por ejemplo; pero tal y como está concebido el deporte en nuestro continente eso entraría ya casi en el terreno de la utopía). Y lo segundo (es decir, alargar los playoffs) en las actuales circunstancias sería no ya imposible sino contraproducente, ya en tiempos no demasiado pretéritos a la ACB le dio por dilatar en el tiempo las eliminatorias, separar unos partidos de otros con lo que a la larga sólo consiguió que de una vez para otra la gente se fuera olvidando de su existencia. Pero repito, en las actuales circunstancias

Es decir, la única manera sería modificar (en la medida de nuestras posibilidades) las circunstancias: la única manera de reducir la temporada regular es que se jueguen menos partidos, y la única manera sensata de que se jueguen menos partidos es que haya menos equipos (es decir, habría otras, por ejemplo dividiendo la competición para la segunda vuelta en subgrupos de -pongamos- seis equipos cada uno, pero la experiencia nos dice que a la larga no funcionaría, que en este país todo aquello que no sea liga todos contra todos a doble vuelta el aficionado común directamente no lo entiende). Si en vez de 18 equipos tuviéramos 16 sólo necesitaríamos 30 jornadas (en lugar de las 34 actuales), no les digo ya si tuviéramos 14 (quizás esto fuera demasiado) que entonces nos bastaría con 26, liberando por supuesto todas esas fechas para unos hipotéticos playoffs… Sí, ya lo sé, soy plenamente consciente de que ahora mismo me estoy ganando el odio o al menos la animadversión de buena parte de los lectores (si los hubiere) que no querrán ni oír hablar de una reducción de equipos ni como hipótesis de trabajo siquiera, no fuera a ser que le tocase al suyo; lo cual dicho sea de paso es muy razonable, tan razonable como mi ingenua pretensión de que un mayor número de equipos por lo general no supone un incremento de calidad, más bien al contrario: a menos equipos más se concentrará el talento, ergo mayor nivel tendrá la competición. En cualquier caso no se me asusten, es sólomi idea, sé perfectamente que una cosa así no podría prosperar nunca jamás, ni de coña. Simplemente la dejo caer, por si a alguien le apeteciera pararse a reflexionar.

Lo de los playoffs debería ser más sencillo, bastaría con jugar más partidos para lo cual bastaría con aumentar el tamaño de las eliminatorias: la primera ronda al mejor de 5 a ser posible, no esta patochada al mejor de 3 (que casi siempre son 2) que jugamos ahora medio escondida en el calendario como si nos diera vergüenza jugarla. ¿Y las demás? Pues miren, yo intentaría de una vez por todas probar con una Final al mejor de 7. Me dirán que el aficionado europeo no está maduro ni preparado para unas series tan largas, y probablemente será cierto pero qué quieren que les diga, yo ya tengo una edad y he visto de todo, recuerdo perfectamente que eso mismo ya se dijo cuando se implementaron las series a 5, y no digamos ya cuando empezaron los playoffs en los primeros ochenta, que si eso aquí jamás podría funcionar, que si el aficionado no iba a entenderlo, etc etc. (Y encima la primera serie de playoffs que se disputó en este país fue una final Madrid-Barça a tres partidos que acabó como el rosario de la aurora, con el Barça negándose a comparecer al tercero tras la tangana y las posteriores sanciones del segundo… lo cual dio más argumentos a todos aquellos que sostenían que eso aquí jamás podría funcionar; y sin embargo al año siguiente se repitió la fórmula y contra todo pronóstico ya sí fue un éxito, como lo fue al otro, y al otro, y al…) Es decir, no demos por hecho que algo no puede funcionar hasta que no comprobemos si funciona; probemos la final a 7, un año, dos y si la cosa cuaja ampliémoslo incluso a las semifinales. Y sí, asumamos que el Frente Anti-Playoffs se nos tiraría al cuello, no quieres caldo pues toma siete tazas, pero tampoco habría de ser algo que nos preocupara porque a estas alturas ya vamos estando acostumbrados. Hagámoslo por favor, entre otras cosas porque tal y como estamos (a nivel de repercusión social y/o mediática) ya no tenemos casi nada que perder.

En fin, que no sé si todo este rollo tendrá o dejará de tener alguna utilidad pero en cualquier caso ahí se lo dejo, para lo que gusten mandar. Qué quieren que les diga, pasarnos siete meses y medio esperando a que lleguen los playoffs para luego despacharlos deprisa y corriendo en apenas un mes escaso no tiene ningún sentido, y aún peor, sólo sirve para reforzar las teorías de todos aquellos que no quieren que haya playoffs. El primer paso para convencer a todo dios de las bondades de este sistema es que nosotros mismos nos lo creamos, que profundicemos en ello, que intentemos mantener la atención mediática durante al menos un mes y medio, tal vez dos, que acertemos a venderlo como la parte verdaderamente esencial de cada temporada, el eje alrededor de la cual gira casi todo lo demás. O eso, o seguir tirando piedras contra nuestro propio tejado.

Anuncios

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Una respuesta a “CUESTIÓN DE TAMAÑO

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: SI YO FUERA PRESIDENTE | ZAID ARENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: