Archivo para mayo 2013

un soplo de aire fresco   4 comments

Recapitulemos: Xavi Rey, que estaba haciendo la mejor temporada de su vida y que en algún momento pudo hasta ser considerado (eso que solemos llamar) jugador-franquicia, lleva lesionado desde tiempo inmemorial. Jon Scheyer se apeó del barco en marcha, colgó las botas y las cambió por el traje y la corbata para irse a la vera del maestro Krzyzewski en su Cameron Indoor de Duke. Su presunto sustituto Chamberlain Oguchi se quedó pinchado en un bloqueo nada más llegar y ahí sigue, por ahora. Tomás Bellas, rescatado hace años de las profundidades de la LEB, hoy es probablemente el base más infravalorado de la ACB, acaso también el jugador (de cualquier posición) más infravalorado de la Liga; algo en lo que no le va muy a la zaga (en la infravaloración, me refiero) su compañero Eulis Báez, auténtica joya que tal vez sólo necesitaba encontrarse con el técnico ideal para sacar a relucir todas sus capacidades. Jugadores que dieron tumbos por aquí y por allá, como el propio Báez, como Newley, como ese mismo Beirán que necesitó irse tan lejos de casa para que por fin entendiéramos que era mucho más que un tirador. O como Slokar, ése de quien Messina dijo una vez que era demasiado inteligente para jugar al baloncesto, tal vez su problema fuera no haberse encontrado aún con el entrenador capaz de asumir y administrar esa misma inteligencia. Añádase a Óscar Alvarado y Walter Tavares, diamantes (cada vez menos) en bruto que van puliéndose día a día; añádase a Roberto Guerra, leyenda viva del club, el jugador canario por antonomasia, rescatado casi de la jubilación para hacer equipo y bien que lo está haciendo; añádase por supuesto a Spencer Nelson, camino de convertirse en una institución como en su día lo fue (lo será siempre) Jim Moran; añádase cómo no a un Ryan Toolson que desde ya debería dejar de ser el sobrino de y el primo de, la verdadera estrella de un equipo sin estrellas. Y ciérrese el círculo con el principal culpable de todo esto, don (hoy más don que nunca) Pedro Martínez, con todo su equipo técnico, también con ese previo encaje de bolillos que hoy hace Berdi Pérez, que antes hizo Himar Ojeda y aún antes otra vez Berdi. Y con sus gentes, esas buenas gentes que cada domingo se visten de amarillo y se pegan el madrugón (una hora menos, recuerden) para abarrotar el CID, que llevaban años rondándolo, que rompieron una primera barrera en febrero y ahora han roto por fin la barrera definitiva, que acaso crean que han cumplido un sueño y no se den cuenta (o tal vez sí) de que el sueño sigue abierto, no tiene por qué ser final sino principio, esto no ha hecho más que empezar. Esto es suyo, esta felicidad es de todos ustedes, disfrútenla por favor.

Sigamos recapitulando pero ahora un poco más arriba, unos cuantos miles de kilómetros hacia el nordeste: Henk Norel (como Xavi Rey en el párrafo anterior), seriamente averiado justo cuando iba camino de convertirse en la piedra angular de este proyecto. Michael Roll, Chad Toppert, Damjan Rudez, Joseph Jones, Golubovic, seres anónimos de cuya existencia apenas sabrían cuatro gatos antes de llegar a Aragón, tipos a quienes aún hoy apenas reconocerían más abajo de Calatayud o más arriba de Barbastro (por ejemplo). Como Stefansson, el islandés errante, tantas veces rebotado de tantos y tantos sitios. O como el mismísimo Sam Van Rossom, otro gran base, otro ejemplo palmario de infravaloración. O como Albert Fontet, quién nos lo iba a decir, felizmente recuperado para el baloncesto de élite. Y ese Pedro Llompart que era la pieza que faltaba para completar el puzzle, el pegamento que da sentido a todo lo demás; y por supuesto ese Pablo Aguilar, la verdadera joya de la corona que mucho me temo que les va a durar lo que (dicen que) dura un caramelo a la puerta de un colegio. Claro está, dirán que todo eso no es gran cosa, dirán que todos estos nombres más bien parecen deshechos de tienta, dirán lo mismo que habrían dicho en el párrafo anterior pero sucede a veces que para amalgamarlo existen profesionales como aquel Pedro Martínez o este José Luis Abós, el hombre (aparentemente) tranquilo que durante estas pasadas temporadas cargó con el mochuelo de que los resultados no estuvieran (presuntamente) en consonancia con la inversión realizada, contra todo pronóstico sus jefes tuvieron paciencia, le respaldaron y ahí está el fruto, ese que hoy disfruta (valga la redundancia) una afición inmensa, la misma que no murió cuando murió el anterior CAI, la misma que vio nacer de la nada a este nuevo CAI y lo mantuvo vivo en LEB, la misma que soportó frustración tras frustración en cada intento de ascenso a la ACB y aún así siguió adelante como si no hubiera pasado nada, la misma que tuvo al fin su premio y lo perdió y volvió a tenerlo, la misma que hoy valorará esto más que nadie porque sabe lo que cuesta lograrlo, sabe que han tenido que pasar más de veinte años para que Zaragoza (con otro club que se llama igual pero ya no es el mismo) vuelva a sentirse en la élite de la ACB.

Probablemente habrá quien se rasgue las vestiduras (más allá de lo obvio, más allá de las lógicas rasgaduras en Vitoria o Valencia), habrá incluso quien se eche las manos a la cabeza y piense que van a ser unas semifinales descafeinadas, que esto puede ser la ruina para la ACB y para su relación con TVE, todo lo que ustedes quieran pero qué quieren que les diga, a mí el hecho de que dos proyectos tan ilusionantes como Granca y CAI vayan a jugar las semifinales de la ACB me parece una magnífica noticia y un maravilloso soplo de aire fresco para nuestro baloncesto. Quizá no recuerden que hubo un tiempo (pongamos que dos décadas atrás) en el que se solía decir que ACB era en realidad el acrónimo de Acaban los Cuatro Buenos (creo recordar que la paternidad de la idea correspondió a Vicente Salaner) por aquello de que, sucediera lo que sucediera antes, al final las semifinales siempre las acababan jugando Madrid, Barça, Joventut y Estudiantes. Quizá sí recuerden que hubo otro tiempo bastante más reciente en el que igualmente Acababan casi siempre los Cuatro Buenos si bien estos ya eran Madrid, Barça, Baskonia y Unicaja, si acaso con ligerísimas incursiones (según las épocas) de Caja San Fernando, Valencia o más recientemente Bilbao Basket. En demasiadas ocasiones las semifinales ACB han parecido un coto cerrado, y por eso me alegra tanto que esta competición de alguna manera se democratice, que se abra a equipos que llevan años y años trabajando bien y se merecen con creces este premio. Me alegra aunque también lo sienta por un gran tipo como Zan Tabak, aunque lo sienta por un Valencia Basket que fichó tal vez mejor que ningún año para al final acabar casi igual que todos los años. Me alegra aunque los agoreros del apocalipsis intenten estropeármelo, me alegra aunque algunos linces ya estén dando por hecho cuál será el resultado, me alegra aunque algún periódico deportivo abra hoy su sección de baloncesto titulando a cinco columnas Todo apunta a una final Real Madrid-Barcelona como si no hubiera otra noticia, como si en este país no existieran otras realidades deportivas que merezcan ser contadas más allá de esa estomagante dualidad. Me alegra aunque siga sin entender (problema mío, que soy así de ignorante) qué tendría que pasar para que Granca y/o CAI jugaran Euroliga (que eso sí que es un coto cerrado), si les bastaría con llegar a la final o si además necesitarían ganarla, o si ni aún así la jugarían siquiera. Sí, me alegran estas semis y pienso disfrutarlas aunque una vez más me las vayan a televisar a medias, y créanme que todo lo demás (audiencias incluidas) por una vez me va a importar poco menos que un bledo (sea lo que sea un bledo). Si éstas también son sus semis, no permitan que nada ni nadie se las estropee.

lo de todos los años   7 comments

Me permitirán que me autoplagie (o que me autocite, que queda más elegante), que copiapegue aquí lo que escribí hace hoy exactamente un año y diez días, más que nada porque no me apetece volver a escribirlo:

El proceso de elección de Entrenador del Año en nuestra Liga ACB responde a un mecanismo ciertamente muy complejo, en el que inciden un sinfín de variables que resultaría sumamente prolijo explicar aquí, en el corto espacio de unas breves líneas. Pese a ello, y dada mi natural vocación de síntesis, haré un ímprobo esfuerzo para resumirles de la mejor manera posible los pasos que por lo general conducen a la concesión del susodicho galardón:

Paso 1: se espera a que termine la temporada regular.
Paso 2: una vez finalizada la temporada regular se obtiene la clasificación.
Paso 3: se mira dicha clasificación para comprobar qué equipo ocupó el primer puesto.
Paso 4: se comprueba quién es el entrenador de dicho equipo.
Paso 5: se otorga a dicho técnico el premio al Entrenador del Año. Sin más.

O dicho de otra manera: en la temporada 2009/2010 el Barça acabó primero la temporada regular, y el premio al Entrenador del Año le fue otorgado a Xavi Pascual. En la temporada 2010/2011 el Barça acabó primero la temporada regular, y el premio al Entrenador del Año le fue otorgado igualmente a Xavi Pascual. Y en ésta recién concluida 2011/2012 el Barça ha acabado primero la temporada regular, y el premio al Entrenador del Año le ha sido concedido a… (terminen ustedes la frase, háganme el favor, que es que a mí me da la risa).

Fin de la cita, evidentemente aquella entrada era mucho más larga (y cómo no habría de serlo) pero el resto eran ya generalidades y vaguedades que venían a cuento entonces pero hoy ya no vienen al caso. Hoy podría simplemente continuar aquella cita añadiendo que en esta temporada 2012/2013 el primer clasificado de la temporada regular ya no ha sido el Barça sino el Madrid, razón por la cual el Entrenador del Año ya no ha sido Xavi Pascual sino

Creo que no soy precisamente sospechoso de lasofobia, creo que nadie que me lea con cierta asiduidad pensará que si escribo así es porque le tengo cierta manía a Pablo Laso. Más bien al contrario, saben que le he puesto por las nubes un montón de veces, la última hace apenas unos días con notable éxito de público y no tanto de crítica, que de esa hay para todos los gustos. Lo repetiré una vez más, valoro a Laso muy por encima de lo que lo hacen muchos aficionados de su propio equipo y creo firmemente que está haciendo un extraordinario trabajo cuyos resultados se ven a simple vista: el título copero del pasado año, la Final de la Euroliga, el liderazgo en ACB y sobre todo la creación de un estilo de juego perfectamente reconocible y sumamente atractivo para el espectador. Valoro a Laso y hasta lo tengo en gran estima, no les quepa la menor duda, pero una cosa es una cosa y otra cosa ya son dos cosas. Laso es el entrenador del Madrid (lo mismo de esto ya se habían dado cuenta), y nadie dice que sea fácil entrenar al Madrid como tampoco es fácil entrenar al Barça, faltaría más; pero las penas con pan son menos como suele decirse. O dicho de otra manera, que no sé si me estoy explicando: es muy meritorio acabar primero la fase regular ACB, qué duda cabe, pero es algo que queda mucho más a mano si manejas un presupuesto futbolero como el de Madrid o Barça que si manejas cualquier otro presupuesto, cualquiera. ¿Entrenador del año? Para mí entrenador del año sería el que tuviera mejor relación calidad-precio, es decir, mejor relación entre los resultados conseguidos y los medios que fueron puestos en su mano para conseguirlos. El que hace más con menos, por decirlo así. Todo lo cual no quita para que si en un momento dado un equipo grande hace una temporada superlativa su técnico no pueda ser considerado entrenador del año, faltaría más. Pero eso, una temporada muy puntual, unas circunstancias muy concretas; no que por el mero hecho de quedar primero te lo den ya, de serie, sin atender a ninguna otra consideración.

Supongo que hasta se podría otorgar este premio en base a parámetros matemáticos, y obviamente no me refiero al puesto en la clasificación o a una mera suma estadística sino a algo más elaborado; quizás podría establecerse una correlación (inversa), de un lado el número de victorias, del otro el presupuesto del equipo o bien la suma de las nóminas de sus jugadores, ahí les dejo la idea (y gratis) por si les apeteciera llevarlo a cabo, yo no lo haré por varias razones: porque soy lego en la materia, porque aunque no lo fuera no tengo ni el tiempo ni las ganas de ponerme a calcular una cosa así y porque (sobre todo) no soy tanto de números como de sensaciones. Y mis sensaciones me dicen que el que ha hecho más con menos (muy alto el más, muy bajo el menos) ha sido el técnico del CB Canarias Alejandro Martínez. Primera temporada en la élite, casi rozando los playoffs, casi la misma plantilla que subió de LEB más algún ligero retoque y añadiendo además (por si todo lo anterior fuera poco) esas mismas cualidades que decíamos de Laso, ese estilo reconocible y muy atractivo. Sí, él habría sido sin lugar a dudas mi entrenador del año, y en su defecto tampoco me habría chirriado que lo fueran Pedro Martínez, Moncho Fernández, Roberto González o José Luis Abós, ejemplos perfectos todos ellos (cada uno a su manera) de optimizar plantillas y conseguir resultados muy por encima de las expectativas generadas. Cualquiera de ellos (y algún otro que me dejo) en mi opinión lo merecía más que Laso, simplemente porque ninguno de ellos tuvo ni de lejos el plantillón, los medios ni las posibilidades que tuvo Laso. Repito una vez más, todo ello sin menospreciar en absoluto el grandísimo trabajo de Pablo Laso.

A veces me pregunto qué es lo que mueve a la ACB a perpetrar esta solemne majadería año tras año. Evidentemente no lo sé, pero por buscarle alguna explicación me contesto que será tal vez por un impulso mediático, porque piensen que dárselo a un personaje mínimamente reconocible les permitirá vender mejor el producto. Lo cual, si fuera cierto, no haría sino confirmar la evidente incapacidad de la propia ACB a la hora de saber cómo vender su producto. Si se lo tienen que dar al entrenador del equipo líder (que suele coincidir con Barça o Madrid, casualmente) porque piensen (acaso con razón) que si se lo dan a cualquier otro no lo va a conocer ni la madre que lo parió, aviados vamos. Como siempre, el mundo al revés. La NBA, ese espejo en el que tanto les gusta mirarse, no tuvo ningún reparo en darle hace algunos años el premio de Entrenador del Año a un Doc Rivers que por aquel entonces no era el técnico de éxito que hoy conocemos en los Celtics sino un técnico rookie que, recién colgadas las botas, hacía sus primeros pinitos en Orlando. Aquellos Magic se quedaron a las puertas del playoff y muchos por aquí (quizá la falta de costumbre) pusieron el grito en el cielo, cómo es posible que se lo den si no está en playoffs, sin reparar en el pequeño detalle de que Rivers había hecho encaje de bolillos con una plantilla que no había por dónde cogerla, con un equipo que era algo menos que un equipo de transición. El que hace más con menos, recuerden, los votantes NBA lo vieron claro. La NBA crea estrellas y a partir de ahí las vende, la ACB espera que se creen solas y a partir de ahí tampoco hace nada, simplemente se deja llevar, no se atreve a salirse ni siquiera un poquito del guión.

Si sólo fuera el Entrenador del Año… Es Mirotic de MVP, es ese quinteto ideal políticamente correcto con tres jugadores del primer clasificado, otro del segundo y otro del tercero como si más allá no hubiera baloncesto, como si no existieran Nacho Martín, Justin Doellman, Germán Gabriel, tantos otros. Les compro a Sergio Rodríguez porque saben que soy muy del Chacho y porque creo que lo merece (aunque algún otro Rodríguez de acento puertorriqueño podría tener algo que decir), podría comprarles a Tomic aunque sus prestaciones a un lado de la cancha no tengan nada que ver con las del otro, podría hasta comprarles (con muchísimas reservas) a Mirotic pero por favor, no me vendan a Rudy, no me vendan al Chapu, este año no, a ambos les aprecio y les tengo en gran estima pero no me vendan la moto, tengan la bondad. No, no les pondré esta vez como ejemplo a la NBA porque allí también hacen sus cagadas (ese defensor del año en el segundo mejor quinteto defensivo del año, esos Wade y Howard en el tercer mejor quinteto de la Liga como si en verdad lo merecieran) y para eso me basta y me sobra con las nuestras. ¿Mirotic MVP? Es muy bueno y va a ser mucho mejor (pero esto se da por lo que se es, no por lo que se vaya a ser), cierto es que ha hecho partidos realmente extraordinarios pero no es menos cierto que en otros ha estado prácticamente desaparecido. Ya les dije antes que no me muevo tanto por números como por sensaciones, y mis sensaciones me llevan a un extraño concepto llamado continuidad: la que no encuentro en Mirotic, la que sí encuentro en aquellos otros Doellman o Nacho Martin que les decía más arriba (cada uno a su manera), la que encuentro incluso en su compañero Sergio Rodríguez antes que en él mismo. Claro está, Mirotic es la estrella emergente, jugará en la NBA tarde o temprano y queda mucho mejor a la hora de lucirlo, va usted a comparar, pones en el cuadro de honor MVP Nikola Mirotic y queda como dios, pones en cambio MVP Nacho Martín y queda de lo más cutre, ya ves tú, Nacho y encima Martín, pero quién demonios es ese tío, por dios qué vulgaridad. Habremos de reconocerlo, premiar a Mirotic resulta mucho más estético, ya otra cosa es que además sea justo.

Así que miren, déjense de tonterías de una vez por todas y para el año que viene institucionalicen todos estos premios, tengan la bondad. Háganlo en la misma línea que les proponía al comienzo, proclamen con antelación que el Entrenador del Año será el técnico del equipo que gane la temporada regular, que el MVP será el jugador más vendible e icónico de ese mismo equipo campeón de la regular, que el quinteto ideal estará integrado necesariamente por jugadores de los tres primeros clasificados en rigurosa proporción a los méritos contraídos por éstos, que los jugadores de aquellos equipos a partir del cuarto puesto podrán optar al Premio a la Actitud Azul o al Premio a la Tocada de Huevos Verde pero a los premios principales no, nunca, jamás, en ningún caso, bajo ningún concepto. Déjenlo por escrito, díganlo por adelantado y al menos sabremos a que atenernos. Nos parecerá igual de injusto, pero ya no nos pillará por sorpresa.

uni-caraja   3 comments

Empezó la temporada y al que más y al que menos (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra) se le hicieron los dedos huéspedes con el (presunto) plantillón que había hecho Unicaja. Earl Calloway, Marcus Williams, Zoran Dragic, Txemi Urtasun, Sergi Vidal, Krunoslav Simon, James Gist (¿se acuerdan de James Gist?), Fran Vázquez, Kosta Perovic, la de dios, y todos ellos convenientemente amasados por un clásico, uno de los técnicos de referencia en Europa como era Jasmin Repesa. Empezó la temporada y todos dijimos hay que ver qué buena pinta tiene este Unicaja, incluso muchos situamos su plantilla muy por encima de la de Baskonia y/o Valencia, casi a la misma altura de Madrid y Barça. Vale que los resultados no acabaran de acompañar en esas primeras semanas pero ya se sabe, eso es normal, demasiado jugador nuevo, la lesión de Vidal que tampoco ayuda pero no les quepa la menor duda, en cuanto estén conjuntados serán temibles, sólo es cuestión de tiempo… Es posible que fuera cuestión de tiempo, de más tiempo todavía quiero decir. Es posible que al año que viene o al siguiente hubieran acabado pareciendo finalmente un equipo, quién sabe. Afortunadamente ya no creo que tengamos la ocasión de comprobarlo.

Ay, el tiempo, ese juez insobornable que da y quita razones y pone a cada uno en su sitio… (frase legendaria de cierto ex comunicador deportivo no menos legendario, nada añorado por otra parte). El tiempo es ideal como coartada pero llega un momento en que ya huele. El tiempo que tuvo Repesa para conjuntar su plantilla no fue menor que el que tuvo (por ejemplo) Moncho Fernández para conjuntar la suya, casi con tanta gente nueva como la malagueña por cierto. Y fíjense qué curioso, ya desde el primer día Obradoiro pareció un equipo, no digamos después, no digamos ya el último. Vale que se metieran prácticamente en playoffs sobre la bocina pero eso es lo de menos (cuántos lo quisieran), de hecho estoy completamente seguro de que si no hubieran tenido lesionado durante varias semanas a su base titular se habrían clasificado muchísimo antes. Y no creo, puestos a comparar, que Obradoiro se hubiera gastado ni la cuarta parte en confeccionar su plantilla (y me quedaré muy corto) de lo que se gastó Unicaja en confeccionar la suya. O acaso sea precisamente ese el secreto, que los jugadores baratos se adapten mejor mientras que a los caros les cueste más quizá porque crean que es el mundo entero el que debe adaptarse a ellos y no al revés. Y quizá para los entrenadores también valga ese axioma, ya puestos.

¿Jugamos a los tópicos? Puedes fichar nombres o puedes fichar hombres, habré de confesarles que no es un tópico que me guste porque no siempre tengo claro dónde está la diferencia pero en esta ocasión me viene al pelo así que me van a permitir que abuse de él. Podría continuar con la comparación con Obradoiro pero lo iba a tener demasiado fácil, casi mejor me complicaré un poquito la vida para hacer otra comparación mucho más igualitaria: Valencia Basket. Coja usted aquella lista que le puse en el primer párrafo y compárela con esta otra, Pau Ribas, Thomas Kelati, Bojan Dubljevic, Justin Doellman, Keselj o Lukauskis que no salieron bien pero son jugadores por los que todos habríamos apostado, más los puntuales (y eficaces) postizos de Chris Quinn, Hrycaniuk, Jason Robinson. Evidentemente la lista es más corta, evidentemente ya había una base, evidentemente Perasovic ya estaba allí y con él Markovic, San Miguel, Rafa Martínez, Pietrus, Faverani, Lishchuk, todo lo que usted quiera. No estoy comparando resultados, estoy comparando maneras y maneras de fichar, nombres vs hombres, lo que les dije. Y antes de que me lo diga usted me lo digo yo, evidentemente juego con ventaja, comparar ahora a toro pasado es muy fácil. No se lo voy a negar, a mí también me encantaba la plantilla de Unicaja, ya se lo dije en el primer párrafo (y que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra). Pero creo que Valencia, Obradoiro, Granca, tantos otros que han tenido que hacer de la necesidad virtud (cada uno a su manera, cada uno con su presupuesto) nos han dado este año una verdadera lección, de la que otros bien deberían tomar ejemplo.

Y luego está la traca final, un solo partido (un solo cuarto, incluso) como metáfora de toda una temporada. Si ganas en el Palau Blaugrana te metes en playoffs, sin vuelta de hoja, sí o sí, vale que en principio no parezca la visita más cómoda del mundo pero tampoco parece como para asustarse, enfrente el Barça más diezmado que vieron los tiempos, tercero gane o pierda, sin otra obligación que la de agradar a su parroquia lo cual tampoco es mucho decir porque allí hay básicamente cuatro gatos, cuatro gatos silenciosos además, más que en el Palau parecieran estar en el Liceu, por no oírseles casi ni se les oyó pedir la independencia en el minuto 17 siquiera. El caldo de cultivo perfecto, el Barça que sólo quiere dejar pasar el partido, Unicaja que debería dejarse la vida, al final del tercer cuarto 1 abajo, 45-44, el Barça no tiene una marcha más y si la tiene no la va a meter, es el momento de echar el resto… ¿el resto? El resto del partido será una parodia, un espectáculo más digno de una pachanga de solteros contra casados que de un equipo que (se supone que) se la juega: una caraja (uni-caraja) descomunal, decir patético es decir poco, seis puntos en todo el cuarto más decisivo de la temporada, resultado final 57-50, escribí en tuiter que si fuera malagueño se me llevarían los demonios, añadí después que se me llevaban aún sin serlo. Nadie mereció más los playoffs que Obradoiro, nadie los mereció menos que Unicaja, al menos esta vez el baloncesto no pudo ser más justo.

Pero si hablamos de justicia me permitirán que vaya aún un poco más allá: les contaba yo hace poco más de un año que no acababa de tener muy claro cómo se reparten las plazas en Euroliga, por qué hay equipos que necesitan casi ganar la ACB para tener el derecho y otros que parecen tener reservado su puesto desde tiempo inmemorial así llueva o truene. Hoy sigo sin tenerlo claro, no vayan a pensar (probablemente no es culpa suya sino mía, que será que no doy más de sí), pero sí creo haber entendido que a esos equipos de-toda-la-vida se les mantiene su reserva de plaza siempre y cuando queden novenos en su competición doméstica. Es decir, Unicaja no fue octavo y se ha vuelto a quedar sin eliminatorias por el título, pero Unicaja volvió a ser noveno y por ello se ha ¿ganado? (creo) su derecho a participar en la máxima competición continental, un año más. Y yo me pregunto, ¿hasta cuándo? ¿Esta cosa de la Categoría A (o como demonios se llame) no caduca nunca? ¿Podría Unicaja seguir quedando el noveno año tras año hasta (pongamos) 2053, y aún así seguiría teniendo garantizada su participación año tras año en la Euroliga hasta (pongamos) 2054? ¿Podría Valencia (y quien dice Valencia dice Bilbao, incluso Granca o CAI, el que ustedes quieran) ser tercero o cuarto año tras año hasta el próximo siglo y aún así seguir quedándose sin Euroliga porque el que queda noveno tiene su plaza reservada? Insisto, no lo sé, les confieso mi ignorancia, quiero pensar que en algún momento todo este proceso tendrá un límite. Pero si lo tiene ya está tardando en llegar.

Se lo dije también entonces, la Euroliga debería decidir de una vez por todas si quiere ser carne o pescado, si quiere ser una liga cerrada con plazas fijas basadas en criterios económicos y que se olvide de una vez por todas de las ligas nacionales, o si quiere ser una liga abierta de-las-de-toda-la-vida en la que sean exclusivamente los méritos deportivos en las competiciones nacionales los que clasifiquen para la máxima competición continental. O lo uno o lo otro, o liga abierta o cerrada pero no esta liga entornada que tenemos ahora y que queriendo dejar contento a todo el mundo al final no satisface absolutamente a nadie. Y que quede claro (por si alguien pudiera tener alguna duda): quiero mucho a Unicaja, en algún momento le consideré mi segundo o tercer equipo, disfruté su Copa y su Liga como si fueran mías, conozco a muy buena gente de allí. Por eso me duele más verle hacer este papelón, y por eso me duele aún más que aún haciendo papelones como éste se vaya de rositas mientras que otros que se lo ganan sobre una cancha tengan que limitarse a ver la vida pasar. Quiero mucho a Unicaja y me consta que mucha gente ajena a Málaga quiere mucho a Unicaja, pero de ser amado a odiado sólo hay un paso y si esto sigue así algunos no tardarán mucho en darlo. Señor Bertomeu, se lo ruego, cambie de una vez por todas la normativa de su competición, en un sentido u otro: o abierta o cerrada, o blanco o negro pero déjese ya de medias tintas, déjese ya de gris. Se lo pido por el bien de todos. Por el bien (incluso) de Unicaja.

defensa de la alegría   1 comment

(publicado originalmente en tirandoafallar.com el 14 de mayo de 2013)

Aquellos (presuntos) madridistas que en la pasada Final de Liga se mostraban aterrados ante la posibilidad de que el Madrid la ganara porque ello significaría la continuidad de Laso (luego no la ganó y aún así continuó); aquellos que tras la derrota (dos prórrogas incluidas) en cuartos de final de Copa ante el Barça escribieron qué bien, un partido menos para que llegue Obradovic; aquellos que durante la semifinal de este pasado viernes aún decían preferir que perdiera el Madrid para que echen a Laso de una vez, aquellos en suma que salieron en manifestación cuando Laso fue nombrado entrenador del Madrid debieron ver por fin el cielo abierto al acabar la Final Four. Si ya lo decían ellos que con este entrenador no iban a ningún sitio, si estaba claro que no era un técnico a la altura de la grandeza de la entidad, una institución de tal calibre necesita tener a su frente a lo más florido y granado del universo mundo, qué sé yo, un Obradovic, un Blatt, un Messina, un… ¿Messina, dije? ¿El mismo Messina que ya pasó por esa casa y que se infló a ganar títulos, como todo el mundo sabe? ¿El mismo que últimamente parece haberse situado por encima del bien y del mal, en un plano superior al del resto de los demás mortales? ¿El del discurso egocéntrico, victimista y un tanto mourinhizado de estos últimos tiempos, ese mismo que cuando le oyes o le lees casi parece que hubiera inventado él este juego? Es una idea, sí señor, recuperen a Messina (tampoco él se iba a dejar), no tienen más que ver (previa comparación de presupuestos) lo bien que le ha ido con CSKA. Rechace imitaciones.

Lo diré una vez más para que no queden dudas: no considero que Pablo Laso sea el mejor entrenador del mundo (ni falta que le hace, por otra parte), de hecho está lejos incluso de ser siquiera mi entrenador preferido, quede constancia de ello no vayan a pensar que como siempre le estoy defendiendo va a ser que somos cuñados o algo. No, no tengo ni tendré nunca el placer de conocerlo, pero ello no quita para que tome partido ante esa campaña de acoso y derribo a la que se le viene sometiendo desde que llegó a la casa blanca hace ya casi dos años. Por supuesto que cualquier entrenador por el mero hecho de serlo está siempre en el ojo del huracán, y por supuesto que si encima estás al frente de una institución como el Madrid pues entonces ya no digamos, a la que te descuidas te caen palos por todos lados. Pero te caen tras las derrotas, no necesariamente tras las victorias, aún menos antes de empezar a experimentar victorias ni derrotas. Laso jamás tuvo el beneficio de la duda, Laso aún no había dirigido su primer entrenamiento y ya le pitaban los oídos pidiendo su cese, de hecho empezaron a pitarle desde el mismo momento en que se anunció su nombramiento. Desde entonces cada derrota ha sido culpa de él y cada victoria ha sido a pesar de él, si éstos ya no son nadie, si tienen el peor equipo de su historia, ganarles no es que sea un éxito ni siquiera un logro sino que es una obligación para un equipo de la grandeza del Madrid, cuántas veces no habremos tenido que leer o escuchar cosas así incluso en referencia a su eterno rival. La grandeza, dichosa grandeza, esa cosa que lo explica todo, esa extraña vara de medir por la que esa sacrosanta institución sólo puede fichar a lo más laureado del planeta, medianías abstenerse. Fulanito no es jugador para el Madrid, Menganito no es entrenador para el Madrid por una mera cuestión de pedigrí, de no tener un currículum plagado de éxitos internacionales sin parangón o de no haber costado chorrocientos millones de euros. Ese es el criterio, y a partir de ahí todo técnico de relumbrón con ínfulas de semidiós será siempre el entrenador ideal para el Madrid por mucho que la cague, y a partir de ahí todo técnico de escaso bagaje y actitud humilde será siempre un advenedizo por muy bien que lo haga. A las pruebas me remito.

Tampoco quiero que se me malinterprete, tampoco creo que esa sea la opción mayoritaria ni mucho menos. Lo fue en un principio, no me cabe la menor duda, pero el propio Laso a fuerza de hacer bien las cosas ha invertido la tendencia de tal manera que en mi opinión (evidentemente no manejo estadísticas al respecto) hoy son ya muchos más aquellos que valoran su trabajo y su estilo de juego que aquellos que aún siguen pidiendo sistemáticamente su cabeza. Pero ese sector crítico aún por minoritario que sea sigue haciendo mucho ruido (mucho más que el resto, por supuesto), ese Frente Anti-Laso (en adelante FAL) no cejará en su empeño hasta conseguir finalmente su defenestración. El Madrid perdió la Final de la Euroliga ergo a partir de ahora ya no le quedará otra que centrarse en la Liga, una Liga que desde este mismo momento dejará de interpretarse como objetivo para pasar a convertirse en obligación. Si la gana nadie le dará la menor importancia, con ventaja de campo y con la superioridad mostrada a lo largo de toda la temporada regular pues qué menos, sólo faltaría. Pero si la pierde, ay si la pierde: si la pierde bien hará Laso en coger a su familia y marcharse de inmediato de vacaciones al último rincón de la última isla del último archipiélago perdido del Pacífico, a ser posible sin móvil y sin cobertura de Internet pero eso sí, bien provisto de bastoncillos de algodón para rascarse los oídos cuando éstos le empiecen de nuevo a pitar, es decir en cuanto el FAL (muy crecido de militantes para la ocasión) empiece de nuevo a (citaré a los clásicos) ladrar su rencor por las esquinas.

Laso, señalado unánimemente por el FAL (y allegados) como principal culpable (y quién si no) de la derrota ante Olympiacos, tendrá una significativa cuota de culpa, qué duda cabe. La tendrá como máximo responsable de un equipo que no supo administrar su imponente ventaja del primer cuarto, que encajó la friolera de 90 puntos en los tres siguientes, que no supo ver cuán bajo estaba el listón de los palos, que no fue capaz de aprovecharlo en su defensa del mismo modo que el rival lo aprovechó en la suya, que pecó de pardillo hasta la náusea. Laso tendrá una significativa cuota de culpa pero Laso no juega, sólo dirige. Si le apuntamos en el debe su dirección en la Final pues entonces también habríamos de apuntarle en el haber aquella magnífica reacción en el último cuarto de la semifinal, sus aciertos en la serie ante el Maccabi, tantas otras cosas. Hoy nos dicen que Laso está señalado por el dedo pero no sé entonces cómo deberían sentirse aquellos que no llegaron donde llegó Laso, teniendo en algún caso (sólo alguno) muchos más medios humanos y/o económicos para conseguirlo: Messina, Blatt, Mahmuti, Pedulakis, Pianigiani, pongamos que incluso Repesa, tantos otros (nótese que no incluyo a Pascual como tampoco incluyo a Tabak o Plaza, que bastante tuvieron, cada uno a su manera, con sortear las piedras que el destino fue poniéndoles en su camino). Hoy el Madrid es subcampeón de Europa y muchos hablan de fracaso; que lo será, no digo yo que no, dada la magna grandeza de una entidad en la que todo lo que no sea campeonar ya es fracasar; pero que si esto es fracaso explíquenme entonces cómo llamamos a lo de CSKA, Efes, Besiktas, Panathinaikos, Fenerbahçe, Maccabi, incluso Khimki. O más fácil todavía, comparen a este Madrid que aparentemente fracasó por perder la Final con aquel otro Madrid de hace un año que evidentemente fracasó por no alcanzar siquiera los cuartos de final. A corto plazo y al calor del momento puedo entender casi cualquier cosa, pero ¿es de recibo, aún por muy Real Madrid que seas, aún por muchas expectativas que generes, que el disgusto por ser Subcampeón de Europa sea superior al disgusto por caer en el Top16? Así está el patio.

Por primera vez en muchos años el Real Madrid (sección de baloncesto, of course) parece saber lo que quiere. Por primera vez en varios lustros el Madrid parece tener claro hacia dónde se dirige, por una vez todos sus integrantes parecen caminar unidos en una misma dirección. Una filosofía, un técnico ideal para desarrollarla, una idea de juego, unos jugadores adecuados a esa idea, un presupuesto que no será la octava maravilla del universo pero cuántos lo quisieran, un objetivo común. Lo que se llama un proyecto. Dicho así parece lo más normal del mundo, lo que haría cualquiera. Y sin embargo repase usted la trayectoria del Madrid desde que ganó la última Euroliga (dieciocho años ya, algunos que hoy se rasgan las vestiduras ni siquiera habían nacido por aquel entonces) y comprobará que si de algo ha carecido el Madrid durante todos estos años ha sido precisamente de ese concepto tan sencillo, proyecto. Cambiar de entrenador como quien cambia de camisa, Scariolo, Imbroda, Lamas, Maljkovic, Plaza, Messina, tantos otros que me dejo, cada uno de su padre y de su madre, cada uno con sus propias ideas y algunos ni siquiera eso, algunos limitándose a cubrir el expediente y dejándose llevar. Hoy por fin el Madrid tiene un proyecto, un proyecto evidentemente mejorable (sobre todo por la parte de dentro) pero es que de eso se trata, un proyecto no es jamás algo cerrado sino una base sobre la que ir construyendo y mejorando año tras año. Un proyecto que se podrá estrellar o no pero que por ahora les ha dado una Copa (2012) que no ganaba desde hacía casi veinte años y una Final de Euroliga que no jugaba desde hace dieciocho. Y aún así y todo no faltan los que quieren cargárselo, los que lo cambiarían gustosos por cualquier afamado técnico foráneo de rictus amargado y rancio pedigrí que llegara y lo pusiera todo del revés. Qué cosas.

Y además, que hay proyectos y proyectos. Hay madridistas futboleros que me me cuentan que les encanta sentarse a ver a este Madrid de Laso (aunque luego lo hagan de pascuas a ramos), no como aquel de Messina que era un coñazo, cito textualmente. Del mismo modo que hay baloncesteros que no son precisamente del Madrid pero a quienes les encanta ver jugar a este Madrid, y que hasta habrían dado lo que estuviera en su mano por verlo alzarse con el título euroliguero por todo lo que ello habría representado para nuestro deporte, créanme que lo digo con conocimiento de causa porque a alguno lo conozco francamente bien. Esta cualidad, trascender a aficionados al basket ajenos al Madrid y a aficionados al Madrid ajenos al basket, es un valor añadido en el que deberían perseverar ya que no están los tiempos precisamente como para desperdiciar seguidores vengan éstos de donde vengan. Perseveren pues, mantengan el modelo, defiendan la alegría y no permitan que les pongan la cabeza mala con el ejemplo de los Kings del 2000, con que si este estilo podrá ser muy entretenido pero no sirve para ganar títulos o con frases hechas como aquella de que el ataque gana partidos pero la defensa campeonatos, como si este Madrid no defendiera (pregúntenselo al Barça o al Maccabi a ver qué opinan), como si una buena defensa o un buen rebote no fueran casi siempre el primer paso para empezar a correr, como si divertido fuera lo contrario de serio y no lo contrario de aburrido. De hecho a poco que se fijen descubrirán que ese mismo Olympiacos que se les llevó por delante no está tan lejos de estas mismas premisas, defensa al límite y luego ataque alegre, desinhibido y con múltiples opciones, no se meten cien puntos en una final de Euroliga (¿cuántos años hacía que no pasaba algo así?), aún por muchas facilidades que dé el rival, si después de matarte defendiendo no tienes luego esa frescura a la hora de atacar. El resultado no fue tanto una cuestión de estilo como de madurez, la que tiene por ejemplo Spanoulis, la que aún no tienen unos exteriores blancos que habrán podido ser campeones con la selección pero sin ejercer jamás el rol de líderes en esa selección, ese rol que ahora se les pide en el Madrid. La inmadurez se cura con el tiempo (aunque algún caso concreto que parece haberse quedado instalado para siempre en la adolescencia empiece a preocuparme), denles tiempo y recuerden una vez más aquel viejo axioma según el cual para aprender a ganar finales hay que perderlas primero. Quizás esto sólo haya sido el primer paso.

cuota de pantalla   Leave a comment

Allá por el pasado verano, en plenos Juegos Olímpicos, fui un día a comer a casa de mi madre, nada de particular, es algo que suelo hacer con relativa frecuencia como todo hijo que se precie. En la sobremesa, mientras mi señora y su suegra conversaban amigablemente de esas cosas que hablan las señoras con las suegras, me dije a mi mismo pues mira, voy a poner Teledeporte para ver un poquito de Juegos, qué sé yo, waterpolo, tiro con arco, lucha grecorromana, lo que haya… Pero me quedé con las ganas por la sencilla razón de que el televisor de mi madre no tenía sintonizado dicho canal. Al respecto conviene recordar que hace algunos años hubo que hacer una resintonización de la TDT (no sé si sólo en Madrid o en más sitios) porque había dos o tres diales (uno de ellos TDP) que cambiaban de frecuencia o dos o tres frecuencias que cambiaban de dial o como se diga, notarán que soy lego en la materia. En mi comunidad de propietarios nos la hicieron de serie pero en la de mi madre que son sólo ocho vecinos, octogenarios en su mayor parte, pues como que no parece que se generara una demanda que hiciera imprescindible esa modificación, no sé si me explico. Claro está que podría haber resintonizado yo el televisor aquella misma tarde pero mi madre habría entrado en pánico sólo de pensar en la posibilidad de que se le fuera alguno de sus canales preferidos, así que ante tamaña responsabilidad preferí dejarlo estar…

Pocos días después, todavía en plenos Juegos Olímpicos, me tocó ir a pasar la tarde al chalet de mis cuñados, experiencia inenarrable donde las haya pero qué quieren, uno es un mandado. En un momento dado, mientras mi cuñado se encontraba ausente atendiendo a sus múltiples actividades profesionales (un bar), mientras mi hijo se bañaba en la piscina con sus primas y mi señora hablaba con su hermana de cosas de hermanas, me dije a mi mismo pues mira, voy a poner Teledeporte para ver un poquito de Juegos, qué sé yo, tiro con carabina, esgrima, halterofilia, lo que sea menester… Pero me volví a quedar con las ganas, por la sencilla razón de que el televisor de mis cuñados tampoco tenía sintonizado dicho canal. Mi cuñado es muy de ver deporte en televisión pero eso sí, a la manera española (como si dijéramos): primero fútbol, luego fútbol, después fútbol y finalmente (si no hay fútbol) quizás algo de motos o de Fórmula Uno siempre y cuando esté Alonso, que si no pa qué. Teledeporte ni sabe que existe o quizás alguna vez sí lo supo pero ahora ya no lo recuerda, total ahí sólo dan deportes de esos raros que no tienen motor ni se juegan con los pies. La prueba es que en todos estos años no parece haber sentido ni por un momento la necesidad de resintonizar su televisor.

Obviamente mi madre y mi cuñado no son una muestra significativa de la población, son apenas dos casos aislados, estoy convencido de que en este país y en esta ciudad casi todos los televisores tienen correctamente sintonizados casi todos los canales de la tedeté. El tema no es que haya mucha gente que no tenga Teledeporte, sino que hay muchísima gente que ni se enteraría si de buenas a primeras les desapareciera Teledeporte. El común de los mortales o bien va a tiro hecho o bien se limita a zapear por entre los canales de toda la vida, esos que en casi todos los televisores ocupan los diales del 1 al 6, acaso también el 7 y/o el 8 si aún te queda una televisión autonómica decente. Luego ya los más iniciados es posible que pasen también por Neox, Nova o Energy, los más futboleros mirarán MarcaTV y los más (evitaré adjetivos para no herir susceptibilidades) es posible que viajen aún lejos si cabe, 13TV o Intereconomía que de todo hay en la viña del señor. Y luego ya, un poquito más allá de éstos y un poquito más acá de la Teletienda (pero no mucho), más o menos al lado del Canal 24 horas finalmente encontraremos a Teledeporte (de hecho ellos deben ser plenamente conscientes de que ocupan las profundidades abisales del dial, ya que en los últimos tiempos andan montando una especie de debates un tanto basurísticos al más puro estilo puntopelotero; con nulos resultados, me temo). Y no venga usted ahora a decirme que en su casa no es así, ya sé bien que en su casa no es así al igual que tampoco es en la mía, si está usted leyendo esto ya presupongo que será porque es aficionado al deporte en general y al baloncesto en particular (o porque ha llegado aquí por pura casualidad y aún no tiene muy claro de qué va este blog), razón por la cual tendrá incluido a Teledeporte en su menú televisivo. Pero usted y yo tampoco somos una muestra representativa de la población, desgraciadamente. El común de los mortales tiene sus necesidades deportivas más que cubiertas con los deportes mayoritarios que ofrecen los canales mayoritarios, entre otras cosas porque si en alguna ocasión Nadal (o cualquier otro deportista/equipo español) puede ganar algo ya se encargará TVE de llevárselo perdiendo el culo a La 1 para aprovechar la tajada de audiencia que pueda proporcionar. O dicho de otra manera: el aficionado medio sabe que en Teledeporte sólo dan cosas minoritarias, y sabe que si en alguna rara ocasión dejaran de ser minoritarias se las sacarían de allí para servírselas en bandeja donde las pueda mirar. Ergo ¿para qué sintonizar Teledeporte?

Quizá ya haya deducido (o quizá no, y lleve usted un buen rato preguntándose de qué va este rollo) que viene todo esto a cuento de lo acaecido este pasado fin de semana con ocasión de la Final Four. Televisión Española incumplió drásticamente la regla de oro que acabo de exponer en el párrafo anterior, TVE dio la semifinal por su primera cadena y luego la Final por Teledeporte, y ello a pesar de que dicha Final la disputaba el equipo más televisado, más seguido, más amado/odiado y con más adeptos de todo el territorio nacional. ¿Todo un Real Madrid podía proclamarse campeón de Europa y sin embargo no se atrevían a darlo por TVE1, cómo era ello posible? Pues porque hay palabras mágicas, alma de dios, mire que se lo decía yo aquí mismo hace dos o tres semanas. Diga usted abracadabra pata de cabra y no pasará nada, pero lo que se dice nada, pero nada de nada; ahora bien, diga usted Madrid-Barça y el universo entero conspirará para que empiecen a suceder ante nuestros ojos los hechos más asombrosos jamás contados. Si ambos equipos hubiesen ido por distinto lado del cuadro las dos semis se habrían visto en Teledeporte, si ambos hubiesen perdido no les quepa la menor duda de que el tercer y cuarto puesto habría ido por TVE1 y luego la Final por Teledeporte, es así. No importa el Madrid, no importa el Barça, importa el Madrid-Barça como si ambos conceptos sólo tuviesen razón de ser por la existencia del otro, como el haz y el envés, como el ying y el yang, como el día y la noche, como las dos Coreas. Acaso no haya nada que vertebre (y al mismo tiempo divida) tanto este país como un Madrid-Barça, acaso no haya mayor obstáculo para el famoso proceso soberanista de Cataluña que la posible desaparición de esa rivalidad. Necesitan seguir juntos para poder seguir odiándose.

Retomo el tema. Conste que no suelo ser de los que acuden puntualmente cada lunes a mirar las audiencias (más que nada para no llevarme disgustos) pero reconozco que esta vez no pude evitar que me saltaran a la vista mientras ojeaba un periódico en el bar del desayuno. Si no vi mal (que también es posible) resulta que la semifinal Barça-Madrid dio un millón ochocientos y pico mil espectadores con un 12 por ciento de cuota de pantalla, y que la final Olympiacos-Madrid dio como cienmil más, un millón novecientos y pico mil con un 10 por ciento de share (ya sé que el share y la cuota de pantalla son lo mismo, uso ambos términos para no repetirme). Supongo que la explicación de que la semi tuviera menos espectadores y más share, y en cambio la Final más espectadores y menos share, es bien sencilla hasta para un profano en la materia como yo: los viernes se sale más y hay menos gente ante el televisor, mientras que los domingos a esa hora ya está casi todo dios en su casa. Y supongo que ésa es también la razón de que Televisión Española no tuviera ningún problema en sacrificar su programación del viernes y en cambio no alterara en lo más mínimo su sacrosanta programación del domingo. Y supongo también que en el pecado pudieron llevar la penitencia…

A ver si me explico: diría yo que a la hora de sentarse a ver la tele básicamente (y simplificándolo mucho) existen dos tipos de espectadores, aquellos que tienen claro lo que quieren ver y aquellos que la encienden por pura rutina y van dando vueltas hasta que encuentran algo que (más o menos) les guste. La audiencia de TVE1 bebe de ambas fuentes, están los que van ex profeso a ver el Cuéntame y los que tras zapear se quedan con el Cuéntame porque no encuentran otra cosa que les convenza más. La audiencia de TDP en cambio sólo bebe de la primera fuente, los ex profeso, ya que como decíamos no suele ser un canal de paso al que la gente se pueda enganchar. O dicho de otra manera: el Madrid-Barça del viernes bebió básicamente de aquellos espectadores que querían ver el Madrid-Barça del viernes, pero bebió también de aquellos que pasaban por allí (quizá buscando el Telediario, o quizá sin pensar siquiera en lo que hacían) y de repente exclamaron anda leche, si hay un Madrid-Barça, qué bien, quién me lo iba a decir, me pondré a verlo. Por el contrario el Madrid-Olympiacos del domingo bebió sólo de aquellos que fueron expresamente a buscarlo, dado que casi nadie pasa por allí. ¿Y con todo y con eso la Final la vio más gente que la semifinal, aunque la cuota de pantalla fuera (sólo ligeramente) menor? ¿Qué habría pasado entonces si la Final hubiese ido por TVE1? Pues que además de esos casi dos millones de espectadores fijos bien podrían haber tenido además otro buen puñado de eventuales. Y todo ello tampoco tendría por qué haber supuesto un trauma para TVE1 en términos de programación ya que siempre podrían haber hecho lo que hicieron el viernes: mantener el previo en TDP mientras en La1 estaba Tom Cruise y su Tapadera, dar el partido en La1 (aprovechando el descanso para ofrecer un Telediario en versión corta) y nada más acabar llevarse otra vez el postpartido a TDP (entrega de trofeos incluida, tanto más habiendo perdido el Madrid) y en La1 meter raudos y veloces su dichosa película de la semana. Y ésta apenas habría empezado veinte o treinta minutos más tarde de lo que suele hacerlo cualquier otro domingo, y no creo que ello les hubiera supuesto una gran pérdida (acaso ninguna) en términos de share, y hasta habrían podido enganchar para el cine a una buena parte de la audiencia del basket que (acaso desengañada por el resultado) dijera pues bueno, pues ya que estamos aquí vamos a quedarnos a ver qué tal está esta peli… (Y todo ello por supuesto sin entrar en otras consideraciones relativas al servicio público o al interés general, conceptos éstos que estuvieron muy presentes en nuestras vidas hasta hace algunos años pero que hoy han quedado totalmente arrinconados por el peso de los acontecimientos; si ya nadie se acuerda del interés público en aspectos de la vida que son mucho más trascendentes que éste, como para esperar que alguien se acuerde también aquí…)

A lo largo de estos párrafos he intentado demostrar (de forma bastante reiterativa, me temo) que no es lo mismo TVE1 que Teledeporte, que no cuenta con las mismas posibilidades cualquier evento deportivo en función de que se emita en uno u otro canal. Pero con todo y con eso es posible que usted siga pensando que ambos están a tan solo un click de distancia, o que tan decisivo no será que el baloncesto vaya en La1 si luego la ACB de los domingos saca las audiencias que saca (aunque nada tenga que ver una cosa con otra, los pocos que se sientan a ver la tele un domingo por la mañana por lo general van buscando algo muy concreto, en cambio muchos de quienes se sientan en prime time lo hacen dispuestos a tragarse lo que les echen). Pues vale, pues para usted la perra gorda (frase que solía utilizar mi abuela para darme la razón sin que la tuviera, a fin de que me callara de una vez), acepto barco como animal acuático y pulpo como animal de compañía, lo que usted quiera… pero aunque todo eso fuera cierto permítanme al menos que me queje del detalle. Le pondré un ejemplo: ¿imagina usted que un viernes a mediodía TVE1 ofreciera una hipotética semifinal de Roland Garros Nadal-Ferrer, y que en cambio la hipotética final Nadal-Djokovic la dieran luego el domingo por Teledeporte alegando que no quieren perder cuota de pantalla de su peliculita ñoña de sobremesa, o que al no ser la final un derby entre españoles ya tendrá menos tirón? ¿A que no? ¿A que no puede ni tan siquiera imaginarlo? Claro está que la combinación de palabras Nadal-Ferrer no es mágica como Madrid-Barça, o acaso la palabra Nadal por sí misma sí lo sea sin necesidad de añadirle ninguna otra, sin conservantes ni colorantes ni edulcorantes ni acidulantes ni aditivos de ninguna clase, Nadal podría jugar un partido de exhibición contra mí mismo (y créanme que sería lo más ridículo jamás visto en la historia de la humanidad) y pueden estar seguros de que TVE movería cielo y tierra para darlo por La1, la magia es lo que tiene. Madrid y Barça juntas son palabras mágicas, Madrid y Barça por separado (no siendo fútbol) son palabras inocuas, este mismo domingo pudimos comprobarlo. Y todo esto pasó con todo un Real Madrid, alucina vecina, el día que llegue a la final (por ejemplo) Unicaja ya no quiero ni pensarlo…

EuroLondres   5 comments

o2 1

Dieron las seis de la tarde, comenzó la Final Four y fue como si de repente todo dios se hubiera caído de un guindo, virgen santa, pero si está casi vacío, no puede ser, cómo es posible, a dónde hemos llegado, cómo habremos podido caer tan bajo, nuestro deporte está ya bajo mínimos, hemos tocado fondo, esto es el fin, etc etc. La gente no salía de su asombro, en cambio yo no salía de mi asombro al ver que la gente no salía de su asombro. Pero vamos a ver, hombres (y mujeres) de dios: ¿acaso cabía esperar otra cosa? Para empezar habré de recordarles que la Final Four se disputa en un ultramoderno pabellón denominado O2 Arena y que el susodicho escenario mientras que no se demuestre lo contrario está en Londres, la que viene siendo capital del Reino Unido de la Gran Bretaña. En Londres la gente enloquece con el fútbol y el rugby y no hace ascos tampoco al tenis, al golf, al hockey y a otro amplio catálogo de disciplinas deportivas, básicamente aquellas que inventaron ellos. El baloncesto no lo inventaron ellos, vaya por dios, el baloncesto se inventó (más allá de aquel truculento antecedente de los mayas) en Nueva Inglaterra, que suena casi igual pero queda un poco lejos de la vieja Inglaterra de toda la vida de dios. Así que por lo general nuestro deporte se les da una higa, especialmente aquella variante que les llega desde el viejo continente. En cambio la que les llega desde USA les atrae más, vaya usted a saber por qué.

Digo yo que la Euroliga sabría ya todo esto de antemano, quiero pensar que no les habrá pillado de sopetón, anda leche, si nos hemos venido aquí a jugar la Final Four y ahora resulta que aquí el baloncesto no gusta, ya ves tú, quién lo iba a imaginar, lástima que no nos hubiéramos enterado antes. No parece que haga falta hacer estudios de mercado (aunque tampoco les vendría mal hacerlos), con mirar un poquito a su alrededor y ver cuántos equipos británicos juegan sus competiciones temporada tras temporada (y comprobar el seguimiento que tienen, en el supuesto de que alguno lo haga) debería ser ya más que suficiente. Pues no, a Londres de cabeza, quizás a imagen y semejanza de la NBA como si fueran lo mismo churras que merinas. La NBA lleva años yendo a Londres en pretemporada y hasta ha jugado en Londres partidos de temporada regular en pleno marzo, pero es que la NBA es otra cosa, me temo. La NBA para empezar es una gran empresa estadounidense, y cuentan los que saben de esto (así se lo escuché una vez a Miguel Ángel Paniagua) que toda empresa estadounidense que decida expandir su negocio a Europa empieza siempre por Londres, entiendo que por meras razones culturales y lingüísticas. Así funciona también la NBA, aunque a estas alturas haya pasado ya por media Europa: su primera oficina a este lado del Atlántico la abrió en Londres, algún partido en pretemporada siempre cae en Londres, sus primeros partidos de Regular Season a este lado del charco fueron también en Londres. Y no les quepa la menor duda de que si algún día se llevara a cabo la tantas veces anunciada (y jamás concretada) conferencia europea de la NBA su primera franquicia estaría también en Londres. La NBA puso en Londres su particular pica en flandes hace ya muchos años, y la jugada no parece que les haya salido del todo mal.

Porque a usted y a mí nos puede parecer más o menos absurda esa cerrazón por Londres, pero es que la NBA llena allí cada vez que va. Sin excepción. ¿Que cómo lo hacen? Porque la NBA es puro marketing, no sé si se habrán dado cuenta. La NBA lleva años y años vendiendo maravillosamente su producto así allí como aquí como en Tegucigalpa o en Sebastopol, la NBA te cuela sus imágenes y sus estrellas y sus mejores jugadas hasta en la sopa, la NBA genera una demanda y a partir de ahí ya sólo hay que esperar a que llegue la oferta, cuando ésta finalmente aparece en octubre o marzo encuentra miles de clientes predispuestos a pasar por caja.o2 3 ¿La Euroliga? Por favor, no me haga usted reír. Póngase en Trafalgar Square y pregunte a los viandantes por la NBA, sus principales equipos, sus mejores estrellas, y muy probablemente obtendrá la respuesta que esperaba encontrar. Póngase usted en Trafalgar Square y repita la experiencia con la Euroliga y muy probablemente ni dios (salvo algún inmigrante, algún turista o algún iniciado) sabrá de qué demonios le está usted hablando. ¿Y con éstas la Euroliga planta sus reales en la mismísima City londinense, con dos razones? En el pecado llevan la penitencia. Como si se disputara aquí en nuestro país la final de la liga de cricket (en el supuesto de que dicha competición existiera), pongamos por caso: lo mismo habría gente que no sentiría la tentación ni la necesidad de asistir, vamos que ni aunque les regalaran la entrada; pues allí tres cuartos de lo mismo. Para que los británicos vayan a presenciar la Final Four primero tendrán que saber que existe, y luego tendrán que sentirse mínimamente atraídos por ella. No parece que sea el caso.

Claro está, no todo es Londres. Quizá tenga también una ligera incidencia otro pequeño factor del que tal vez hayan oído hablar en alguna ocasión, y que se llama crisis. Londres no es una ciudad barata y los abonos (por lo que cuentan, que no intenté comprarlos) tampoco parece que hayan salido al mercado a un precio especialmente económico. Londres además queda lejos de muchos sitios: por ejemplo de Moscú, que allá habrá muchos nuevos ricos pero también hay demasiados viejos pobres que no pueden permitirse ni de lejos un viaje así. O de El Pireo, y no creo que haga falta que entre en detalle acerca de cómo están las cosas en Grecia; hace años no habría sido extraño encontrar a diez mil aficionados de Olympiacos en cualquier Final Four, hoy van sólo los que pueden (y cada vez pueden menos). Y sí, es verdad, Madrid y Barcelona están más cerca pero tampoco hará falta que yo les cuente cómo andan las cosas por aquí, Madrid y Barcelona además son equipos de fútbol (CSKA y Olympiacos también, por cierto), júntelos usted en Wembley e irán 50.000 de cada pero en tratándose de baloncesto con que vayan mil ya nos damos con un canto en los dientes. Si algunos apenas meten 3.000 de forma habitual en su viejo pabellón, como para pensar que pudieran ir otros tantos al otro lado del Canal de la Mancha. Asumámoslo, quizás el único equipo capaz a día de hoy de teñir medio O2 de amarillo sea el Maccabi, o quizás algún turco ya que últimamente parece que aten a los perros con longaniza en aquel país. Pero con estos equipos esto es lo que hay, si acaso usted esperaba otra cosa permítame que le felicite por su optimismo. No es mi caso, por desgracia.

o2 2

Claro está que la Euroliga es contumaz en el error (acaso porque para ellos no sea un error), lo vemos año tras año en tantas otras cosas, por ejemplo en el empeño de seguir organizado esa que llaman Final de Consolación y que yo prefiero llamar Final de Desolación, ese dichoso partido por el tercer y cuarto puesto que es absurdo, inútil, aburrido, innecesario, contraproducente y hasta peligroso en términos de lesiones (y hasta en términos de esnucamiento masivo de aquellos espectadores que la presencien), si aún les queda alguna duda pregúntenle a los ínclitos Messina y Pascual qué opinión les merece tener que vestir a sus chicos de corto para semejante mamarrachada. Pero nada, no escarmientan, la NCAA (Final Four) lo aprendió hace siglos y hasta la ACB (Copa del Rey) lo aprendió hace años pero ustedes no, ustedes erre que erre, en esto como en tantas otras cosas, en esto como en la sede de la Final Four. ¿Saben ustedes dónde se disputará la Final Four de la Euroliga 2014? (Probablemente sí pero aún así permítanme que lo pregunte de forma retórica, como si no lo supieran) Efectivamente, en Londres. Again. Que si no quieres caldo pues toma, dos tazas (y tres, y cuatro, y las que hagan falta). La NBA genera una demanda y a partir de ahí les lleva la oferta, en cambio ustedes llevan año tras año la oferta y acaso esperen que a partir de ahí surja por generación espontánea la demanda. Pues nada, sigan, no se priven, por insistir que no quede, sigan rindiendo visita al O2 cada mes de mayo y quizás para 2035 acaben consiguiendo que un porcentaje significativo de londinenses finalmente se entere de que existe la Euroliga. Ya otra cosa será que además de saber que existe también les apetezca ir a verla. Y ya otra cosa será que aún estemos por aquí para contarlo.

(con mi infinito agradecimiento hacia Zuriñe Eguiluz, @Zurine79, por esas estupendas fotografías del O2 Arena que me he apropiado para esta entrada)

Publicado mayo 11, 2013 por zaid en Euroliga

Etiquetado con , , , , , ,

cuestión de dignidad   Leave a comment

Muy pocos habrían tenido más motivos que Joakim Noah para entrar a formar parte de aquello que Montes llamaba el sector pijo de la Liga. Nacido y criado en Brooklyn (precisamente en Brooklyn), hijo de mítico campeón de Roland Garros y de cotizadísima reina de belleza, sangre francesa y camerunesa por parte de padre, sangre sueca por parte de madre, ciudadano del mundo, digamos que no parecía responder en absoluto a ese prototípico perfil que tantas veces nos encontramos en aquella Liga, tíos a quienes el baloncesto les sacó de las calles y les permitió huir de un incierto futuro de bandas y drogas, él no, a él no parece que le faltara nunca de nada, cualquier estereotipo nos diría que de ahí a aquel otro club del se dejaba llevar sólo habría un paso… O no. Nadie como él para desmentir esa correlación familia acomodada = jugador acomodado que tantas veces han querido vendernos, podrá ser en todo caso una probabilidad pero no tiene por qué ser una seguridad, entran en juego otros muchos factores, el carácter, los genes, tantas otras cosas. Ya a mediados de la pasada década nos quedó muy claro que aquello de acomodarse no iría nunca con un Joakim Noah que aún vestía el uniforme de la Universidad de Florida por aquel entonces, a su alrededor tipos talentosísimos como Al Horford, Corey Brewer o aquel inefable Tigrín (oséase T. Green, Taurean Green para ser exactos), él no, Noah no iba sobrado de talento pero poseía a cambio ese espíritu que le rebosaba por los poros, alma, corazón y vida de aquellos bicampeones Gators, cuántas veces no le vimos colocar un tapón escalofriante o clavar un mate (más adicional) tras rebote ofensivo imposible y seguidamente empezar a aporrearse el pecho cual si se tratara del rey de la selva, acaso gritara también AAAAaaauuUUUuuaaauuuuAAAaaaa (entiéndase como el grito de Tarzán, aunque no sé si lo habré escrito correctamente) como si toda su energía no le cupiera en el cuerpo y tuviera que darle salida por donde fuera, de la manera que fuera…

Si Noah (manteniendo todas sus actuales virtudes) tuviera además sólo la mitad de la clase que atesora Brook López sería un jugador interior incontestable en aquella Liga. Del mismo modo, con que López tuviera siquiera un diez por ciento del cuajo de Noah sería también un pívot (o similar) impresionante. A López le conocimos en la prestigiosa Universidad de Stanford compartiendo aún equipo con su hermano gemelo y es bien sabido que en tales circunstancias resultan inevitables las comparaciones, de hecho nos bastó un somero vistazo para comprender que casi todo el talento se lo habían puesto a Brook y casi todo el carácter a Robin, a éste por desgracia no le pusieron tampoco la inteligencia para saber administrarlo de tal manera que hay días en los que parece que se va a comer el mundo y otros en los que parece que sólo fuera a comerse a sí mismo. Pero hablábamos de Brook, pura clase en el interior de un témpano de hielo; cierta frialdad puede ser buena en situaciones de máxima presión pero un exceso de frialdad puede ser contraproducente en esas mismas situaciones, sobre todo si pasas por la vida transmitiendo la sensación de que todo te diera absolutamente igual. Cuentan que hay noches en que Brook López atrapa un rebote y semejante acontecimiento se celebra en el Barclays Center como si fuera una canasta, qué digo una canasta, como si hubiera metido un gol (o un field goal, que suena más yanqui), a la mañana siguiente los tabloides neoyorquinos titulan a cinco columnas ¡¡¡anoche Brook López cogió un rebote!!!, se agotan todas las ediciones, cunde el asombro, Wall Street se paraliza, la Gran Manzana entera se ve de otro color…

De alguna manera Joakim Noah y Brook López no dejan de ser una metáfora de sus respectivos equipos. Nadie en su sano juicio habría dado un duro (un dólar, más bien) este pasado sábado por unos Bulls sin Rose (no hay previo en que no nos cuenten que Rose podría volver esta misma noche, es como el cuento del lobo, cuando finalmente sea cierto no nos lo creeremos), sin Deng, sin Hinrich, unos Bulls que en algún momento de la serie (o en toda la serie, según los casos) tuvieron disminuidos y/o achacosos a Nate Robinson, a Taj Gibson, por supuesto al propio Noah, unos Bulls que tras estar 3-1 arriba palmaron el quinto en Brooklyn y el sexto en su propio feudo del United Center, aquello habría de ser necesariamente el final, demasiado habían hecho, estaban reventados, el séptimo no pasaría de ser un mero trámite, en qué cabeza cabía imaginar siquiera otra posibilidad… Pues en la de Noah, cuál iba a ser: no tendremos salud pero tenemos corazón, algo así dijo, y esto va precisamente de eso, de corazón, y en ese aspecto nadie tiene más corazón que nosotros así que está claro, que nadie tenga la menor duda de que vamos a ganar este partido. Y hasta podría haber añadido que nadie tiene más corazón que nosotros y nadie tiene menos corazón que estos Nets, afortunadamente no lo dijo, habría sonado muy feo y hasta habría podido resultar contraproducente, no fuera a ser que al final se acabaran picando en su amor propio (que algo tendrán, por ahí debe andar). Ni falta que le hacía menospreciar al contrario, con arengar a los suyos tuvo más que suficiente.

Así que ahí salieron, la eterna pareja interior Boozer-Noah (más los buenos relevos de Gibson) acompañada por un trío exterior irreconocible, inimaginable, impensable a priori en cualquier equipo con mínimas aspiraciones de hacer algo en playoffs: el anárquico Nate Robinson, el insospechado Jimmy Butler (quién se lo iba a decir en sus nada lejanos tiempos de Marquette) y Marco Belinelli, repito, Marco Belinelli, no Mario como se empeña en llamarle algún afamado narrador plusero cada vez que toca el balón. Marco Belinelli lleva ya la friolera de seis años en aquella Liga, recurramos al tópico, hay que ver, cómo pasa el tiempo, si parece que fue ayer. Pues sí, seis años ya en los que apenas ha pasado de desempeñar un mero papel secundario, si acaso con alguna ligerísima excepción en Nueva Orleáns. Pero Marco Belinelli está para lo que se necesite y si le necesitan responde, vaya si responde, puede que en USA no lo supieran y se estén haciendo cruces al respecto pero en Europa lo sabíamos ya de sobra porque le vimos hacerlo cientos de veces, algunos hasta le vimos echarse sobre sus hombros a la peor selección italiana que recuerdan los tiempos, como para extrañarnos ahora de esa respuesta. Dentro de unos años, cuando algún indocumentado escriba que Belinelli fracasó en la NBA (cosas aún peores hemos leído recientemente) no estará de más tener a mano este vídeo, para mostrárselo o para darle con él en las narices, según.

Nate Robinson, Jimmy Butler y Marco Belinelli versus Deron Williams, Joe Johnson y Gerald Wallace, así a priori podría parecer que el trío de los Bulls no habría de tener ni media hostia (discúlpenme la blasfemia aquellos que profesen la fe católica) pero afortunadamente esto va de hombres, no de nombres. A Deron (asumiré el riesgo de que me linchen por lo que voy a escribir) le sobrevaloramos todos hace algunos años, yo el primero, de tal manera que hoy viéndole no puedo evitar la sensación de que hay al menos media docena de bases mejores y más completos que él en aquella Liga (y me quedaré corto). Joe Johnson hizo un papel medianamente digno y siempre podrá alegar que él al menos tenía coartada ya que arrastraba (literalmente) una molestísima lesión en el pie. Y de Gerald Wallace pues qué quieren que les diga, que se pasó todo el año deambulando por la pista y transmitiendo como una sensación de acabamiento prematuro que a ratos intentó disimular durante esta serie, nada del otro mundo, si acaso algún triplito y para usted de contar, de defensa lo justo no fuera a cansarse que en eso tampoco habría de ser menos que sus compañeros. Gerald Wallace además puso la guinda cuando afirmó no tener ni idea de cuál era su papel en este equipo, probablemente pensó que así haría de menos a su entrenador (qué momento tan oportuno para hacerlo) y no se le ocurrió pensar que también se haría de menos a sí mismo, si a estas alturas de tu carrera y de tu vida no tienes ni idea de cuál es tu papel en el equipo que te paga pues mal vamos, chato. Y por dentro Brook López que es lo que es (no insistiré en ello) y Reggie Evans que difícilmente puede ser lo que no es. Pura lógica carlesimiana: si al lado de López que no coge un rebote pongo a Evans que los coge todos, pues así compensaré el apartado reboteador; irreprochable razonamiento si no fuera porque de paso estarás descompensando todos los demás apartados, es lo que tiene poner de titular a un tío que más allá de rebotear no sabe hacer ninguna otra cosa salvo soltar un codo a destiempo de vez en cuando y llamarle a eso defensa como si en verdad lo fuera. Y Humphries infrautilizado, y Blatche pintando la mona como en él viene siendo habitual, y Teletovic de miranda, pero literalmente de Miranda, afamada localidad burgalesa que queda cerca de una no menos afamada capital alavesa en la que todavía se estarán preguntando qué demonios pintará este tío en el Barclays con lo bien que estaría en el Buesa… En fin.

Me caen bien estos Nets, pura solidaridad, si soy del único equipo de barrio en la máxima categoría de nuestro fútbol cómo no habría de simpatizar con el único equipo de barrio en la máxima liga de baloncesto del mundo. Claro que en lo económico se acaban las semejanzas, Prokhorov se ha dejado dinero a espuertas (total pa ná) y tiene toda la intención de seguir dejándoselo, de hecho hace unos días declaró que lo único que les faltaba para aspirar al anillo era fichar a otra estrella. Pues mire, no. Estrellas de verdad hay muy pocas y casi todas están pilladas, estrellas de cartón-piedra hay bastantes más (usted debería saberlo ya que tiene alguna que otra en su equipo) pero esas casi mejor déjelas en su casa. No mire tanto el hoy como el mañana, no piense tanto en nombres como en compromiso. Construya desde cero si es preciso pero construya, como se ha hecho en la NBA desde toda la vida de dios; no pretenda lucir una fachada monísima sin haber puesto antes los cimientos. Ah, y por cierto: ya que se pone fiche también un entrenador. Un verdadero entrenador. Carlesimo a estas alturas no vale ya ni como parche, Carlesimo fue grande hace siglos en Seton Hall pero la transición NCAA-NBA es sumamente compleja, Carlesimo pudo ser grande en NBA como asistente pero como entrenador-jefe se ha estrellado allá por donde ha pasado, no hará falta que se lo recuerde. Que tanta paz lleve como descanso deja, y en su lugar… pues mire, no le voy a proponer nombres pero sí le propondré un modelo, un estilo, que no tendrá que ir muy lejos a contemplarlo porque lo ha tenido enfrente durante siete largos partidos (no pretendo que les quiten a Thibodeau, líbreme el cielo, tan sólo lo pongo como ejemplo): estos Bulls podrían jugar incluso con el tío del guardarropa, el utillero, el que vende las cervezas, el que pasa la mopa y el que limpia los baños, probablemente perderían pero aún así seguirían transmitiendo esa incomparable sensación de equipo trabajado con un entrenador detrás. Esa sería la idea o al menos esa sería mi idea, que por supuesto no tiene por qué coincidir con la suya; probablemente usted piense que basta sólo con juntar estrellas y que todo lo demás es secundario, opinión muy respetable como no podía ser de otra manera. Pero déjeme que le diga, con el debido respeto, que si piensa así es porque todavía no ha acabado de entender cómo funcionan las cosas en aquella Liga. En casi cualquier liga, en realidad.

Y total, tanto rollo para acabar cayendo ante los Heat, dirán algunos. Pues sí, así es, de hecho suscribo plenamente lo que decía Daimiel la otra noche, si montáramos un equipo con lo mejor de los Bulls y lo mejor de los Nets esa supuesta selección también caería inexorablemente ante estos Heat. Es así, incluso seguiría siendo así aunque cualquier noche de éstas el cuento se hiciese realidad y finalmente apareciera el lobo, es decir Rose. Todo lo cual no quita para que haya maneras y maneras de caer: los Bulls caerán con dignidad (sea cual sea el resultado) tras haber eliminado brillantemente a un rival que les superaba en efectivos y ventaja de campo, los Nets no sabrán lo que es eso, ya les gustaría poder saberlo. Y es que al final, como tantas otras cosas en esta vida, casi todo se reduce a una mera cuestión de dignidad: la que no tuvieron los Nets, la que tienen y aún seguirán teniendo estos Bulls.

A %d blogueros les gusta esto: