EuroLondres   5 comments

o2 1

Dieron las seis de la tarde, comenzó la Final Four y fue como si de repente todo dios se hubiera caído de un guindo, virgen santa, pero si está casi vacío, no puede ser, cómo es posible, a dónde hemos llegado, cómo habremos podido caer tan bajo, nuestro deporte está ya bajo mínimos, hemos tocado fondo, esto es el fin, etc etc. La gente no salía de su asombro, en cambio yo no salía de mi asombro al ver que la gente no salía de su asombro. Pero vamos a ver, hombres (y mujeres) de dios: ¿acaso cabía esperar otra cosa? Para empezar habré de recordarles que la Final Four se disputa en un ultramoderno pabellón denominado O2 Arena y que el susodicho escenario mientras que no se demuestre lo contrario está en Londres, la que viene siendo capital del Reino Unido de la Gran Bretaña. En Londres la gente enloquece con el fútbol y el rugby y no hace ascos tampoco al tenis, al golf, al hockey y a otro amplio catálogo de disciplinas deportivas, básicamente aquellas que inventaron ellos. El baloncesto no lo inventaron ellos, vaya por dios, el baloncesto se inventó (más allá de aquel truculento antecedente de los mayas) en Nueva Inglaterra, que suena casi igual pero queda un poco lejos de la vieja Inglaterra de toda la vida de dios. Así que por lo general nuestro deporte se les da una higa, especialmente aquella variante que les llega desde el viejo continente. En cambio la que les llega desde USA les atrae más, vaya usted a saber por qué.

Digo yo que la Euroliga sabría ya todo esto de antemano, quiero pensar que no les habrá pillado de sopetón, anda leche, si nos hemos venido aquí a jugar la Final Four y ahora resulta que aquí el baloncesto no gusta, ya ves tú, quién lo iba a imaginar, lástima que no nos hubiéramos enterado antes. No parece que haga falta hacer estudios de mercado (aunque tampoco les vendría mal hacerlos), con mirar un poquito a su alrededor y ver cuántos equipos británicos juegan sus competiciones temporada tras temporada (y comprobar el seguimiento que tienen, en el supuesto de que alguno lo haga) debería ser ya más que suficiente. Pues no, a Londres de cabeza, quizás a imagen y semejanza de la NBA como si fueran lo mismo churras que merinas. La NBA lleva años yendo a Londres en pretemporada y hasta ha jugado en Londres partidos de temporada regular en pleno marzo, pero es que la NBA es otra cosa, me temo. La NBA para empezar es una gran empresa estadounidense, y cuentan los que saben de esto (así se lo escuché una vez a Miguel Ángel Paniagua) que toda empresa estadounidense que decida expandir su negocio a Europa empieza siempre por Londres, entiendo que por meras razones culturales y lingüísticas. Así funciona también la NBA, aunque a estas alturas haya pasado ya por media Europa: su primera oficina a este lado del Atlántico la abrió en Londres, algún partido en pretemporada siempre cae en Londres, sus primeros partidos de Regular Season a este lado del charco fueron también en Londres. Y no les quepa la menor duda de que si algún día se llevara a cabo la tantas veces anunciada (y jamás concretada) conferencia europea de la NBA su primera franquicia estaría también en Londres. La NBA puso en Londres su particular pica en flandes hace ya muchos años, y la jugada no parece que les haya salido del todo mal.

Porque a usted y a mí nos puede parecer más o menos absurda esa cerrazón por Londres, pero es que la NBA llena allí cada vez que va. Sin excepción. ¿Que cómo lo hacen? Porque la NBA es puro marketing, no sé si se habrán dado cuenta. La NBA lleva años y años vendiendo maravillosamente su producto así allí como aquí como en Tegucigalpa o en Sebastopol, la NBA te cuela sus imágenes y sus estrellas y sus mejores jugadas hasta en la sopa, la NBA genera una demanda y a partir de ahí ya sólo hay que esperar a que llegue la oferta, cuando ésta finalmente aparece en octubre o marzo encuentra miles de clientes predispuestos a pasar por caja.o2 3 ¿La Euroliga? Por favor, no me haga usted reír. Póngase en Trafalgar Square y pregunte a los viandantes por la NBA, sus principales equipos, sus mejores estrellas, y muy probablemente obtendrá la respuesta que esperaba encontrar. Póngase usted en Trafalgar Square y repita la experiencia con la Euroliga y muy probablemente ni dios (salvo algún inmigrante, algún turista o algún iniciado) sabrá de qué demonios le está usted hablando. ¿Y con éstas la Euroliga planta sus reales en la mismísima City londinense, con dos razones? En el pecado llevan la penitencia. Como si se disputara aquí en nuestro país la final de la liga de cricket (en el supuesto de que dicha competición existiera), pongamos por caso: lo mismo habría gente que no sentiría la tentación ni la necesidad de asistir, vamos que ni aunque les regalaran la entrada; pues allí tres cuartos de lo mismo. Para que los británicos vayan a presenciar la Final Four primero tendrán que saber que existe, y luego tendrán que sentirse mínimamente atraídos por ella. No parece que sea el caso.

Claro está, no todo es Londres. Quizá tenga también una ligera incidencia otro pequeño factor del que tal vez hayan oído hablar en alguna ocasión, y que se llama crisis. Londres no es una ciudad barata y los abonos (por lo que cuentan, que no intenté comprarlos) tampoco parece que hayan salido al mercado a un precio especialmente económico. Londres además queda lejos de muchos sitios: por ejemplo de Moscú, que allá habrá muchos nuevos ricos pero también hay demasiados viejos pobres que no pueden permitirse ni de lejos un viaje así. O de El Pireo, y no creo que haga falta que entre en detalle acerca de cómo están las cosas en Grecia; hace años no habría sido extraño encontrar a diez mil aficionados de Olympiacos en cualquier Final Four, hoy van sólo los que pueden (y cada vez pueden menos). Y sí, es verdad, Madrid y Barcelona están más cerca pero tampoco hará falta que yo les cuente cómo andan las cosas por aquí, Madrid y Barcelona además son equipos de fútbol (CSKA y Olympiacos también, por cierto), júntelos usted en Wembley e irán 50.000 de cada pero en tratándose de baloncesto con que vayan mil ya nos damos con un canto en los dientes. Si algunos apenas meten 3.000 de forma habitual en su viejo pabellón, como para pensar que pudieran ir otros tantos al otro lado del Canal de la Mancha. Asumámoslo, quizás el único equipo capaz a día de hoy de teñir medio O2 de amarillo sea el Maccabi, o quizás algún turco ya que últimamente parece que aten a los perros con longaniza en aquel país. Pero con estos equipos esto es lo que hay, si acaso usted esperaba otra cosa permítame que le felicite por su optimismo. No es mi caso, por desgracia.

o2 2

Claro está que la Euroliga es contumaz en el error (acaso porque para ellos no sea un error), lo vemos año tras año en tantas otras cosas, por ejemplo en el empeño de seguir organizado esa que llaman Final de Consolación y que yo prefiero llamar Final de Desolación, ese dichoso partido por el tercer y cuarto puesto que es absurdo, inútil, aburrido, innecesario, contraproducente y hasta peligroso en términos de lesiones (y hasta en términos de esnucamiento masivo de aquellos espectadores que la presencien), si aún les queda alguna duda pregúntenle a los ínclitos Messina y Pascual qué opinión les merece tener que vestir a sus chicos de corto para semejante mamarrachada. Pero nada, no escarmientan, la NCAA (Final Four) lo aprendió hace siglos y hasta la ACB (Copa del Rey) lo aprendió hace años pero ustedes no, ustedes erre que erre, en esto como en tantas otras cosas, en esto como en la sede de la Final Four. ¿Saben ustedes dónde se disputará la Final Four de la Euroliga 2014? (Probablemente sí pero aún así permítanme que lo pregunte de forma retórica, como si no lo supieran) Efectivamente, en Londres. Again. Que si no quieres caldo pues toma, dos tazas (y tres, y cuatro, y las que hagan falta). La NBA genera una demanda y a partir de ahí les lleva la oferta, en cambio ustedes llevan año tras año la oferta y acaso esperen que a partir de ahí surja por generación espontánea la demanda. Pues nada, sigan, no se priven, por insistir que no quede, sigan rindiendo visita al O2 cada mes de mayo y quizás para 2035 acaben consiguiendo que un porcentaje significativo de londinenses finalmente se entere de que existe la Euroliga. Ya otra cosa será que además de saber que existe también les apetezca ir a verla. Y ya otra cosa será que aún estemos por aquí para contarlo.

(con mi infinito agradecimiento hacia Zuriñe Eguiluz, @Zurine79, por esas estupendas fotografías del O2 Arena que me he apropiado para esta entrada)

Anuncios

Publicado mayo 11, 2013 por zaid en Euroliga

Etiquetado con , , , , , ,

5 Respuestas a “EuroLondres

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: EuroLondres | Artículos de Basket

  2. Hace falta una Euroliga a imagen y semejanza de la NBA y eso implica competición cerrada y marketing por un tubo. Esta muy bonito lo de la emoción del deporte europeo en general pero si además quieres generar negocio, o eres fútbol o el modelo es el que usan al otro lado del charco.

    Y en relación al formato F4, no me parece el más justo, será muy emocionante, pero no parece serio que para acceder a ella te lo juegues en un playoff a cinco partidos y luego las semis y la final las solventes con uno, que si te pilla con la caraja o medio equipo lesionado poco o nada tienes que hacer. Los americanos también nos superan en eso, y disfrutan de la emoción que puede dar cada uno de los siete partidos que puede haber en las eliminatorias por el titulo.

  3. Estoy de acuerdo, el formato F4 (ó F8) es fabuloso para formatos de Copa, March Madness NCAA y similares, pero no en balde esto se llama “Euroliga” y se juega en formato de liga (fases de grupos, pero liguillas al fin y al cabo); una vez que en cuartos de final se juegan playoffs al mejor de 5 debería continuarse ya con ese sistema hasta el final (si acaso subiendo a 7 en semis y final). No parece muy justo estar casi 7 meses mareando la perdiz y que luego se decida todo en apenas 2 días…

    El problema es que no se atreven. La Euroliga lo intentó en un principio, de hecho yo jamás olvidaré aquella final a 5 partidos Virtus-Baskonia (si hasta me levantaba a ver los partidos a las 5 de la mañana cuando los emitía en diferido Antena3), fue espectacular… pero supongo que no cuajó. Supongo que sacaron la conclusión de que una final sólo tiene seguimiento en los países de aquellos equipos que la disputan, si es a un partido tal vez puedas enganchar a más gente porque al fin y al cabo sólo dura un par de horas, pero si es una serie supongo que resulta ya mucho más difícil mantener la atención del espectador “neutro” (salvo que se trate de “adictos” como nosotros), el seguimiento europeo se diluye… Ya te digo, esa fue su primera idea, lo intentaron y luego plegaron velas. A mí también me gustaría más, desde luego sería mucho más justo… pero va a ser difícil que lo vuelvan a intentar.

  4. Estoy harto de que se quiera contentar al espectador neutro o captar a nuevos espectadores a costa de perder parte de lo que yo, considero una de la esencias del baloncesto. Que la Euroliga se decida a un partido es casi tan absurdo como los que piden que el ganador de la temporada debe ser el primero de la liga regular, para ganar emoción y que no se deben jugar playoffs.
    Play-offs y baloncesto van de la mano y es absurdo cambiar lo que a los aficionados del basket nos gusta para conseguir captar a la gente que no le gusta o solo ve la Final FOur en todo el año.

    • Me quedo con esa última frase (y hasta es posible que “me la apropie” en alguna ocasión): “es absurdo cambiar lo que a los aficionados del basket nos gusta para conseguir captar a la gente que no le gusta” No se puede explicar mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: