duopolio   1 comment

Martes 28 de mayo: aún estaba caliente el parquet del Buesa y La Fonteta tras aquellos Cuartos de Final, aún no se había evaporado el vaho ni el olor a humanidad de los vestuarios, aún no se habían acostado cabreados los aficionados baskonistas y valencianistas, aún estaban celebrándolo (casi acababan de empezar) caístas y grancanarios, aún no nos había dado tiempo a asimilar lo que había pasado y sin embargo en el diario As lo tenían ya meridianamente claro:BLakk8VCYAAA8Rz Vía libre para una final Madrid-Barcelona, ese era el titular a toda página que parían en su redacción para encabezar la sección de baloncesto, el que nos encontraríamos a la mañana siguiente en el bar del desayuno cuando no resistiéramos la tentación de ojear el ejemplar que el establecimiento pone a disposición de sus clientes. Vía libre para una final Madrid-Barcelona, con dos razones. No importaba quién había pasado a semifinales, no importaba que Granca y CAI hubiesen hecho la hombrada, no importaba que aún quedaran dos o tres días para el comienzo de unas eliminatorias al mejor de cinco partidos, no importaba siquiera qué equipos habrían de jugarlas, sólo importaba que Baskonia y Valencia ya no iban a hacerlo, ergo los equipos que lo hicieran tendrían que ser peores (muy lógico, dado que acababan de eliminarlos), ergo a efectos prácticos era como si ya no hubiera semis, ergo ya podíamos dar por hecho el cartel de la Final, Madrid-Barça, cuál si no. Pura coherencia.

Tres días después, viernes 31 de mayo, la prensa catalana, para no ser menos que la de Madrid, se sumaba también a la fiesta: El Barça Regal acaricia el pase a la gran final de la Liga. Como lo leen, acaricia. Todavía nadie se había vestido de corto, todavía no había empezado siquiera una serie que habría de durar necesariamente entre tres y cinco partidos y sin embargo ya se hablaba de acariciar la final, como si el Barça llevara ya dos victorias, como si no viniera de pasar unos apuros terribles ante el Bilbao Basket en su serie de cuartos, como si el Granca, aún por modesto que fuera, no les hubiera ganado ya dos veces en temporada regular. Y quien así escribía no era un indocumentado, no era el típico forofo metido a periodista (o viceversa), no era precisamente un becario sino un ex jugador internacional, alguien que fue en su tiempo uno de los mejores bases de Europa, alguien que lleva años y más años analizando este deporte en TV3 y cuyos comentarios siempre me parecieron ecuánimes y razonables cuando tuve el placer de escucharlos (tampoco es que hayan sido muchas veces, que me pilla bastante lejos): Nacho Solozábal. Nada menos. Acaricia la final. Sin haber empezado siquiera a disputar la semifinal. Pues qué bien.

BLlTdZBCUAA4sdX.jpg-large

Claro, ahora me dirán que los acontecimientos les dieron la razón. Pues sí y no. Evidentemente no me he caído de un guindo (que yo sepa). Madrid y Barça eran favoritos, siempre lo fueron, lo son de serie y por definición en cada competición que juegan, no habrá habido ni una sola liga de este deporte o del otro en los últimos veinte o treinta años en la que Madrid y Barça no hayan partido como máximos favoritos, cómo no habrían de serlo aquí también. Pero una cosa es darles como favoritos y otra muy distinta ningunear y faltar al respeto al rival. Cuentan que en las escuelas de periodismo se decía que no es noticia que un perro muerda a un hombre, que noticia es que un hombre muerda a un perro. Aplicando esos criterios (es una metáfora, que nadie se ofenda) jamás debería ser noticia que Madrid y Barça puedan jugar una final, si eso al fin y al cabo eso es lo de siempre, la verdadera noticia sería que tuvieran la oportunidad de jugarla (aunque fuera difícil) dos modestos como Granca y CAI, la verdadera noticia era que estos dos equipos se hubieran cargado a nada menos que Baskonia y Valencia Basket y se atrevieran a retar a dos trasatlánticos que les multiplican en varios dígitos el presupuesto. No es que sea yo el más indicado para dar lecciones de periodismo a nadie dado que no ejerzo esa profesión, pero me da la sensación de que en este país la información (cierta información, no generalicemos) dejó de regirse hace mucho tiempo por criterios periodísticos. Cristiano ha cambiado de marca de gomina, la caca de Kaká sale suelta, Messi se rasca la entrepierna, a Piqué le pica el culo, cualquiera de esos acontecimientos será siempre más noticia que cualquier victoria o resultado que le suceda a cualquier otro equipo aún por sorprendente que éste sea. Será así porque así lo demanda la mayoría de la población, no digo yo que no (ergo no serán criterios periodísticos sino criterios de rentabilidad o de audiencia, en todo caso), pero esa inmensa minoría que no somos ni del Madrid ni del Barça empezamos a estar un poco hasta los mismísimos de que así sea.

O en todo caso podríamos aceptar que la información en torno a Madrid y Barça fuese mayoritaria, cómo no habríamos de aceptarlo. Pero una cosa es que sea mayoritaria y otra es que sea exclusiva o más bien excluyente, otra cosa es este abuso de posición dominante que convierte a nuestro deporte en una especie de duopolio en el que dos macroinstituciones se reparten casi entero el pastel mientras que al resto no les queda más que comerse las migajas. Madrid y Barça son dos pozos sin fondo que parecen tener el dinero por castigo (aunque luego también emerjan pérdidas cuando les escarbas) de tal manera que, mientras que el resto de equipos de nuestro baloncesto tiene que hacer auténticos equilibrios para cuadrar el presupuesto (eso en el mejor de los casos, que otros hay literalmente al borde de la desaparición), los dos grandes pueden permitirse tirar la casa por la ventana cada verano o reponer una pieza por otra mejor cada vez que se les rompa, tanto da, a quién le importa que luego (en algún caso) apenas vayan a verles cuatro gatos, donde no lleguen los ingresos de la canasta ya llegarán los del fútbol. Sí, los ingresos del fútbol, esos que a ellos les sirven para fichar megaestrellas, tapar agujeros y enjugar cualquier déficit, esos mismos déficits que los equipos (digamos) normales (los que no son secciones) se tendrán que comer con patatas. Esos ingresos del fútbol que encima cada vez son más por esa tendencia autodestructiva que a veces tienen en el fútbol, esa extraña cosa de que los dos grandes cobren por derechos de televisión como diez veces más que cualquier modesto (no, en baloncesto eso no pasa… más que nada porque casi no hay ingresos de televisión). Que me da igual, que si ellos quieren cargarse su propia LFP es su problema (relativamente, que como rayista que soy también me jode), pero es que a la larga ese chorro de millones televisivos también repercute en nuestro baloncesto, también contribuye a aumentar la desigualdad (aún más si cabe) de nuestro deporte. Súmenlo a la crisis y concluiremos algo que no por mil veces repetido deja de ser menos cierto: siempre hubo clase alta, clase media-alta, clase media y clase baja, pero nunca jamás fue tan grande como ahora la brecha entre la clase alta y las demás. Siempre Madrid y Barça estuvieron a un lado y el resto al otro, nunca como ahora estuvo tan lejos un lado del otro. También en baloncesto.

Supongo que a estas alturas a los madridistas y barcelonistas que me lean (y que hayan aguantado hasta aquí, lo cual tendría mérito) les tendré ya un poco hartos (con razón); supongo que siempre podrían argumentarme que a saber qué habría sido del baloncesto en este país si no hubieran existido el Madrid y el Barça. Touché. Lo asumo, estoy convencido de que es así, si ambos (más que un) clubes se hubieran conformado con el fútbol y no hubieran creado en su día secciones de basket (o si las hubieran hecho desaparecer) nuestro deporte estaría hoy al nivel de popularidad de la ASOBAL, la liga de voleibol o la de waterpolo, qué sé yo. Esto es como aquella coplilla de antaño, ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, contigo porque me matas, sin ti porque yo me muero. Pues qué quieren que les diga, yo estoy llegando ya a un punto en el que prefiero casi morirme a que me maten, puestos a escoger. O dicho de otra manera, que yo casi firmaría donde hubiera que firmar para que ambos monstruos fueran definitivamente abducidos por una hipotética (¿utópica?) macroeuroliga cerrada, para que se fueran de una vez por todas a pelear con los de su tamaño y dejaran a los pequeños jugarse su propia liga entre ellos en condiciones de relativa equidad, evidentemente con las desigualdades normales de cualquier competición pero no con estas desigualdades paranormales que tenemos ahora. Claro, me dirán que eso sería la muerte de la ACB pero es que al paso que vamos la ACB se nos acabará muriendo sola de todas formas (aún con Madrid y Barça), así están las cosas, si tengo que morir prefiero casi hacerlo con aquello en lo que creo. Lo repetiré una vez más, no tengo nada en contra de su existencia pero sí de que no haya otra existencia, de que no parezca haber vida más allá de ambos dos. No tengo nada en contra de una relación en términos de convivencia pero sí de esta otra relación que padecemos (deportiva, económica, informativa) casi en términos de opresión. Ni siquiera tengo nada en contra de que sean los más grandes, vale, lo admito, los dos más importantes, los más seguidos… pero no los únicos, por favor, recuerden que hay otros mundos, puede que ustedes no se hayan enterado pero créanme que hay otros mundos y además están en éste, si quieren encontrarlos no tienen más que buscarlos. Seré muy raro pero así es como lo veo, otras veces he encontrado palabras más amables e incluso más ocurrentes para expresarlo pero me temo que hoy no me ha salido otro discurso. No tendré un buen día, qué le vamos a hacer.

Anuncios

Publicado junio 9, 2013 por zaid en ACB

Etiquetado con , , , , , , , ,

Una respuesta a “duopolio

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: LA LIGA DE LA MARMOTA | ZAID ARENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: