Ruta Z   4 comments

(publicado originalmente en tirandoafallar.com el 30 de agosto de 2013)

Y vuelta la burra al trigo. Vuelta a lo que ya les conté hace un año, hace dos, hace tres o hace seis, vuelta a lo de todos los años, al menos es la primera vez que lo cuento en Tirando a Fallar así que aún quedará alguien a quien le parezca nuevo, el resto espero que me lo disculpen. Vuelta a ir por los pueblos y ciudades de nuestra geografía como si fuéramos Bisbal o La Oreja de Van Gogh (sólo que aquí los solistas se llaman Marc, Calde, Sergio, Rudy o Ricky), vuelta a las galas y los bolos de cada verano, vuelta a la recepción por las más altas autoridades civiles y penales de cada localidad, vuelta al pabellón lleno, a la catarsis colectiva, al buenrollismo, vuelta a la España de charanga y pandereta (y de Paquito el Chocolatero, of course). Vuelta al cazo, al desparrame de dinero público, al pelotazo federativo. Vuelta a la autocomplacencia, a la carencia de autoexigencia, vuelta a sacar conclusiones como si realmente las hubiera, vuelta a poner nuestra mejor cara de felicidad absoluta. Vuelta a esa incomparable sensación como de estar encantados de habernos conocido. Vuelta a la Ruta Ñ.

Lo llaman fase de preparación y no lo es. No lo es en absoluto. Les dicen partidos y en el fondo son pachangas veraniegas, presuntos enfrentamientos ante rivales de medio pelo o tal vez de pelo entero pero que lo pierden en cuanto saltan a la cancha y entran en la rueda, en cuanto ven el folklore que hay montado alrededor de nuestra selección. ¿Tensión competitiva? La tuvimos (más o menos) en los partidos contra Francia y en algún minuto aislado ante Macedonia, del resto mejor ni acordarnos. La tensión competitiva ni la hay ni se la espera, de hecho la gente acude a los pabellones no para ver un partido en el que quepa esperar la victoria de nuestra selección sino para ver la victoria de nuestra selección, no sé si captan la sutil diferencia. Vamos, que en qué cabeza cabe cualquier otra posibilidad. A veces más que a un partido de verdad parece que estemos asistiendo a uno de esos espectáculos de los Harlem Globetrotters, el triunfo se da por hecho, el rival es un mal necesario, el único interés radica en comprobar cuántas cabriolas, arabescos y piruetas nos dejarán por el camino. ¿Tensión competitiva, dice usted? ¿Eso qué es lo que es?

Lo llaman baloncesto pero es circo, un maravilloso mundo de fantasía e ilusión que recorre nuestros pueblos y ciudades para hacer las delicias de chicos y grandes. No lleva carpa porque no la necesita, porque allá por donde pasa ponen a su disposición el pabellón más reluciente que tengan, pero sí que reúne todos los demás ingredientes que acostumbra a exhibir el autodenominado mayor espectáculo del mundo: acróbatas, trapecistas, malabaristas, prestidigitadores, incluso funambulistas (fíjense en Víctor Claver, si les queda alguna duda). No falta de nada, si tras la anterior descripción aún echaran de menos algún personaje fundamental en todo circo que se precie recuerden que como presunto comentarista televisivo (iba a escribir presunto analista, pero me parecía demasiada presunción) viaja también Fernando Romay. Qué más se puede pedir.

Y todo ello en ese entorno como de romería popular, como de merienda campestre, un ambiente tan familiar que hasta los árbitros parecen de la familia, de hecho algunos se lo toman tan al pie de la letra que hasta se llevan a su cónyuge para que les acompañe en la dirección del encuentro. Cualquier parecido con lo que luego se encontrarán en Eslovenia es mera coincidencia. Aunque eso sí, para acallar las voces de tantos tocahuevos que año tras año pedimos que no toda la gira sea en casa la FEB programa un único encuentro, sólo uno, lejos de nuestras fronteras, tampoco demasiado lejos no vaya a ser que las criaturas se nos pierdan, con irnos hasta Montpellier ya nos vale, probablemente habríamos preferido Andorra o Perpignan pero estarían ocupadas, vaya por dios. Con eso ya nos damos por satisfechos, ya hemos sacado a nuestros chicos a pasear por esos mundos de dios, ya podemos vender que no toda la preparación ha sido un camino de rosas. Y nosotros vamos y nos lo creemos, además.

Así que finalmente acaba la (supuesta) fase de preparación y se nos hinchan los pechos, 8-0, llegamos invictos al Eurobasket, no queda otra selección en todo el Continente que pueda decir lo mismo, da igual que no estén Pau, Navarro, Felipe, Ibaka, Mirotic y la madre que les parió porque seguimos siendo más favoritos que el copón, a las pruebas me remito. Somos así, para qué vamos a mirar contra quién jugaron ellos y contra quién nosotros, dónde jugaron ellos y dónde nosotros, todo eso qué más da. Claro está, luego empezará lo de verdad y de entrada nos toparemos con Croacia y Eslovenia, dos magníficos equipos, el uno en su casa y el otro al lado de su casa, a poco que nos descuidemos nos encontraremos 0-2 (Zeus no lo quiera) y luego ponte a arreglarlo, no sería ni la primera ni la segunda vez que nos pasa. ¿Por qué? Pues porque mientras los demás hicieron pretemporada nosotros nos dedicábamos a actividades lúdico-recreativas, mientras ellos llegan al Torneo ya preparados nosotros tendremos que hacer de la primera fase del Eurobasket nuestra verdadera fase de preparación. Así sucedió ya unas cuantas veces, nos funcionó (previo susto) en 2009 y 2011 pero créanme que no siempre va a sonar la flauta. Ni siquiera por casualidad.

Lo llaman Ruta Ñ, lo llaman Ruta Ñ porque aún no hemos conseguido sacarnos de encima la majadería aquella de la ÑBA, llegará el día en que quedemos duodécimos en cualquier competición y no tengamos ya ningún jugador en aquella lejana Liga y aún así seguiremos todavía a vueltas con la ÑBA de los cojoñes. Algunos comparan esta denominación de ÑBA con aquella otra de La Roja pero para mí que no tienen nada que ver, el rojo es sólo un color, si llevamos media vida hablando de la Squadra Azzurra, les Bleus, los Diablos Rojos, las Águilas Verdes, los All Blacks (otro deporte, pero para el caso es lo mismo), la Canarinha, la Albiceleste, la Celeste, la Tricolor, la Vinotinto, a ver por qué demonios no vamos a poder llamar La Roja a una selección que viste de rojo. La ÑBA en cambio es un quiero y no puedo, un complejo de inferioridad, es renegar de lo que somos y querer equipararnos a lo que no somos ni tenemos por qué ser, como si sólo aquello de allá representara la excelencia y todo lo de acá fuera pura miseria. Pero tanto da, nosotros dale que dale, cuando no es ruta eñe es que somos la eñe y cuando no eñemanía, que a algunos con tanto abuso acaba convirtiéndosenos en eñefobia. Culpa nuestra será, sin duda, que no lo sabremos apreciar.

Lo llaman Ruta Ñ pero yo más bien lo llamaría Ruta Z, tal vez aquellos que acuden a los pabellones queden al borde de la catarsis pero quienes lo vemos por la tele a menudo quedamos al borde del trance, no exactamente ese mismo trance sino más bien otro tipo de trance más del estilo de aquel que solíamos ver dibujado en los tebeos, ZzzzzzzZZzzzZzzz……. Pero tanto da, créanme que llegará (por ejemplo) 2053 y aún seguiremos con la cosa de la Ñ elevada a la eñésima potencia, para entonces no habrá ya grandes ciudades ni capitales de provincia que no hayan visto a la selección pero siempre quedarán pequeñas poblaciones predispuestas a acogerla en su seno por un módico precio, seguro que en La Almunia de Doña Godina, La Palma del Condado, la Pola de Gordón, Caravaca de la Cruz o Argamasilla de Alba aún estarán encantados, cómo no. Y tampoco habrá que esperar tanto, no teman, a estas horas las mentes pensantes de la FEB estarán ya diseñándonos la Ruta Ñ 2014, con el Mundial aquí ni siquiera habrán de buscarse la habitual coartada en Andorra o Biarritz para acallar a los tocahuevos, estaremos ya todos acallados de serie, será toda la Gira en casa, qué alegría, qué emoción, qué inmensa satisfacción, qué magnífica preparación.

Anuncios

4 Respuestas a “Ruta Z

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: re(in)ventando a Marc | zaid Arena

  2. Pingback: la táctica del cangrejo | zaid Arena

  3. Pingback: SuperPOCA | zaid Arena

  4. Pingback: EÑEPOLLECES 2015 | ZAID ARENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: