aquella pequeña historia   3 comments

Una vez fuimos jóvenes y creímos que podríamos cambiar el mundo…

A ver, tampoco exageremos. Jóvenes lo que se dice jóvenes lo eran la mayoría, algunos ya ni eso éramos hacia la mitad de la pasada década del presente siglo. Y cambiar el mundo no habría estado mal pero tampoco pretendíamos tanto, nos habríamos conformado con cambiar el baloncesto o ni siquiera eso, nos habría bastado con cambiar la atención mediática que recibe el baloncesto. No hará falta decir que fracasamos, visto cómo estábamos entonces y (sobre todo) cómo seguimos estando hoy…

Pero de alguna manera (a nuestra manera, más bien) fuimos felices en aquellos tiempos. Plataforma SEDENA nació hace ya casi diez años, se creó en un hilo del Foro de la ACB hacia finales de 2003 gracias a unos cuantos locos que decidieron que tal vez podríamos hacer algo más (además de quejarnos) para mejorar la consideración que recibía en los medios el SEgundo DEporte NAcional. Aquellos locos crearon una web que hasta contó con un impagable artículo fundacional (supongo que hoy ya irrecuperable) escrito por el gran Gonzalo Vázquez, el mismo que si mal no recuerdo dio nombre a la página. A aquellos locos poco a poco nos fuimos sumando gustosamente tantos otros locos, tantos y tantos enfermos (o frikis, si resulta menos doloroso el término) de este deporte, que no nos limitábamos a estar ahí y participar en los foros sino que además hacíamos más cosas: montábamos seguimientos de las noticias deportivas en prensa, para a partir de ahí establecer con conocimiento de causa qué periódicos dispensaban un mejor o un peor trato a nuestro deporte; creábamos campañas, inundábamos de correos electrónicos a la ACB o a TVE o a Canal Sur o a quien demonios fuera, quizá nunca conseguimos que cambiaran nada pero al menos les molestamos, les hicimos pensar, les obligamos a tenernos en consideración; y en un momento dado hasta nos atrevimos a montar la primera Asociación de Aficionados al Baloncesto (o algo así) de este país, si mal no recuerdo hasta llegamos a constituírla y registrarla… y luego ya no fuimos capaces de ir más allá. Ya se lo dije, éramos jóvenes (incluso aquellos que ya no lo éramos), no era difícil que nos pasaran estas cosas, querer hacer el tejado sin haber puesto antes los cimientos. En el pecado llevamos la penitencia.

Pero tuvimos una Guía de Televisión que daba gloria verla, que era considerada unánimemente por todos los que por allí pasaban como el mejor lugar en toda la red para averiguar qué partidos se televisaban cada semana y en qué canal. Tuvimos una parafernalia estadística de auténtico lujo, de hecho hasta fuimos pioneros en nuestro país (aunque hoy ya nadie lo recuerde) en la implantación de aquel baremo más/menos que ya empezaba a ponerse de moda en USA, lo fue concretamente el crack Paco Navarro (alias Unicajero), el mismo que hasta se inventó más tarde otro artilugio llamado Sedenator teóricamente capacitado para elaborar crónicas virtuales de los partidos a partir de las estadísticas minuto a minuto de los mismos.blogzaid Tuvimos nuestro particular Audímetro, el puntual seguimiento de las audiencias televisivas de nuestro deporte semana tras semana. Tuvimos unos estupendos artículos de opinión, está mal que yo lo diga porque era uno de los implicados pero tampoco el único ni el principal siquiera, cómo olvidar por ejemplo todas aquellas obras maestras de El Jinete. Y hasta tuvimos (créanselo) nuestra quiniela, nuestra impagable (porque no se pagaba) e inimitable (hasta que nos la imitaron) Quiniela Sedenera

Catorce partidos, catorce, como mandan (o mandaban) los cánones quinielísticos. Eran fijos los nueve de la ACB, y los cinco restantes podían salir de LEB, de diferentes ligas internacionales o hasta de la mismísima NBA. Para cada partido hasta cuatro posibles signos, victoria local por hasta 9 puntos de diferencia, victoria local por 10 ó más, victoria visitante por hasta 9, victoria visitante por 10 ó más.quinielasedenera Hasta donde yo alcanzo a recordar nadie acertó jamás los 14 y creo que ni siquiera los 13, de hecho hasta dudo que alguien llegara alguna vez a 12, téngase en cuenta que tampoco es que fuéramos muchos precisamente, quizá ciento y pico apostantes la vez que más y eso tirando muy por lo alto. En cualquier caso el aliciente ya no era sólo ganar la quiniela de cada semana, sino que con los aciertos de cada semana se establecía además una clasificación general para proclamar también al ganador final de cada temporada. ¿El premio? Nada de nada, cero patatero, por supuesto. Era un entretenimiento meramente amateur, ni pagábamos ni cobrábamos, entre otras cosas porque ni las instituciones implicadas nos lo habrían autorizado ni la legislación vigente nos lo habría permitido. Era sólo un juego, nada más (y nada menos) que eso.

Todos estos recuerdos permanecían convenientemente ocultos en un rincón de mi memoria hasta que me los ha despertado el Qunibasket. Sí, el Quinibasket, un parto difícil sin duda, han hecho falta forceps y cesáreas y todo lo que podamos imaginar pero ahora ya está aquí por fin aunque esté fuera de cuentas. El Qunibasket se presenta ante nosotros con el reclamo de ser la primera quiniela de la historia del baloncesto,correo qb así  reza la publicidad que casi todos hemos recibido en nuestros buzones de correo electrónico, supongo que técnicamente es cierto pero me van a permitir que introduzca un pequeño matiz: ya hubo otra quiniela de baloncesto, y en este caso no me refiero a la nuestra de SEDENA ni tampoco a aquellos vanos intentos en los ochenta que jamás llegaron a consumarse, no, me voy aún más atrás, me parecía recordar que en mi más tierna infancia sí llegó a existir una quiniela de baloncesto que duró apenas unos meses, así que he hecho una ardua a la par que exhaustiva investigación de apenas medio minuto en el Gúguel y me he encontrado con este estupendo artículo de José Ignacio Huguet para El Mundo Deportivo que confirma mis recuerdos; ya hubo una quiniela de baloncesto en la temporada 1971/72, la promovió (como casi todo lo que tenía que ver con nuestro deporte en aquellos años) Raimundo Saporta y fracasó por la oposición de los clubes de fútbol a que el baloncesto repartiese también premios en metálico, mandagüevos. Quizá por eso ésta de ahora se atribuya ser la primera, porque aquella no repartió dinero sino televisores, porque la nuestra no dio dinero ni televisores ni ninguna otra cosa que no fueran las gracias por participar…

Han pasado casi cuatro años y medio desde aquel 27 de mayo de 2009 en que publiqué el último artículo (o lo que fuera aquello) en mi blog de SEDENA, muy pocos días antes de que se muriera definitivamente la página. Aquel día escribí (entre otras muchas tonterías) lo siguiente: …ya nunca volveremos a rellenar nuestra Quiniela Sedenera, maravilloso invento de esta web, que nos tuvo entretenidos semana a semana durante estos últimos años y que cualquier día alguien nos copiará en cualquier otra web, sin que (me temo) ninguno de nosotros podamos hacer ya nada por evitarloqb No, no se me asusten, no voy a decir ahora que este Quinibasket sea una copia de nuestra quiniela, no teman, no lo diré ni aún a pesar de que la mecánica sea exactamente la misma, cierto que son 9 partidos en vez de 14 (más que nada porque la organiza la ACB y estaría feo que metiera también partidos ajenos) pero lo demás es igual, cuatro posibles apuestas por partido, victoria local o victoria visitante, por hasta 9 ó por 10 ó más… Eso sí, los diseñadores han debido pensar que esa forma de expresarlo se prestaba a confusión así que han preferido incorporar otra mucho más gráfica, dónde va a parar: gana local por menos de 9,5 puntos, gana visitante por más de 9,5 puntos y así sucesivamente, una aportación interesante ésta de las canastas con decimales sin duda, miren que a lo largo de mi más de medio siglo de vida he conocido canastas de un punto, canastas de dos y hasta canastas de tres pero no recuerdo haber visto jamás una canasta de medio punto, sería una idea a considerar para esas veces en que el balón se sale prácticamente de dentro, todo es ponerse. Vamos, que habrán pensado que con el nueve y medio la gente se entera mejor, al fin y al cabo es más de nueve y menos de diez. Pero no deja de ser lo mismo…

No, no diré que este Quinibasket sea una copia de nuestra Quiniela Sedenera, y no lo haré por varias razones: primera porque no tenemos su propiedad intelectual, obviamente nunca se nos ocurrió patentarla; segunda porque nunca supe si aquella fue una idea original o si quien la parió la copió a su vez de algún otro sitio, de algún otro país por ejemplo; y tercera porque tampoco es tan difícil que a alguien se le ocurra algo así simplemente porque sí, sin haber tenido conocimiento previo de ninguna otra versión anterior. No diré que sea una copia, pero… ¿saben que les digo? Que ojalá lo fuera. Que ojalá alguien (al fin y al cabo llegamos a contar entre nuestros participantes con un mítico periodista de acb.com, por lo que no sería tan descabellado) hubiera dicho, anda leche, ¿y por qué no copiar aquella fórmula que montaron los de SEDENA y que tanto nos gustaba? Hoy ya apenas queda nada (ni físico ni virtual) de todo aquello, de hecho si aún quiere darse el gusto de pinchar en plataformasedena.com se topará de bruces con una extraña web japonesa dedicada aparentemente a los juegos de azar (muy apropiado), que es bien sabido que los designios del ciberespacio son inescrutables. Por eso le digo que ojalá lo fuera, porque eso significaría que al final aquella pequeña historia sí sirvió para algo (más allá del disfrute y los buenos ratos que nos procuró entonces), que algo sí quedó de todo aquello aunque fuera sólo una simple quiniela de la que ya nadie se acuerda y que ya ni siquiera lleva nuestro nombre. Que no logramos cambiar el mundo, ni el baloncesto ni la atención mediática que se dispensa al baloncesto, pero que al menos algo de todo aquello no fue en vano. Ojalá.

Anuncios

3 Respuestas a “aquella pequeña historia

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Zaid, muchas gracias por hacernos recordar aquel ilusionante proyecto que fue SEDENA, en el que unos cuantos aportamos nuestro pequeño grano de arena. Traigo a colación un par de documentos más:
    – El germen de todo ello en el foro de la ACB, allá por septiembre del 2013:
    http://foros.acb.com/viewtopic.php?f=1&t=35245
    – Y el artígulo dedicado a la Plataforma por acb.com después de su nacimiento:
    http://www.acb.com/redaccion.php?id=18881

    Y, por supuesto, aprovecho para agradecer una vez más (aunque no creo que lleguen a leer esto) a Salva y sobre todo a Paco su trabajo, fueron ellos los principales impulsores de SEDENA y sin su trabajo no habría tenido la vida que tuvo.

  2. Paulo, mil gracias por esos enlaces, la verdad es que pensé en buscarlos (sobre todo el del foro) pero al final no me puse así que me alegro un montón de que los hayas traído tú, aquí quedarán ya para que volvamos a ellos siempre que queramos. Y rectificarme a mí mismo, porque escribí que SEDENA nació “hace ya CASI diez años” y en realidad fue hace ya MÁS DE diez años, en septiembre de 2003…

    Y me sumo al reconocimiento a Paco y Salva, Unicajero y NBA+. Aunque tampoco creo que lleguen a leerlo… Un fuerte abrazo, Paulo.

  3. Pingback: LA LENTEJA AZUL | ZAID ARENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: