el Madrid de los prodigios   Leave a comment

(publicado originalmente en tirandoafallar.com el 15 de noviembre de 2013)

Fui a ver el Real Madrid-Anadolu Efes, y fue como si hubiera ido a ver un Harlem Globetrotters-New York Nationals. Fui a verlo con mi hijo de dieciséis años, basketescéptico (por más que lo he intentado nunca he conseguido inocularle el virus) y realmadridfóbico, que empezó con cara de aburrimiento como diciendo no sé qué pinto yo aquí, quién demonios me mandaría decirle que sí a mi padre cuando me pidió que le acompañara, y que acabó en cambio disfrutando como un loco, poniéndose en pie, jaleando y aplaudiendo cabriolas y arabescos como un niño (como el niño que en el fondo sigue siendo, aunque se resista a reconocerlo). No habría de ser ese el único prodigio de aquella noche…

Fui a ver el Real Madrid-Anadolu Efes y fue como ir a ver un Harlem Globetrotters-New York Nationals, pero no estará de más que delimitemos de qué hablamos cuando hablamos de Nationals. Viejos (y buenos) conocidos como Savanovic, Vasileiadis, Planinic, Barac, un pívot solvente y de gozoso pasado céltico como Semih Erden, dos cotizadísimos americanos (de USA) como Gordon y Hopson más el sólido Dragicevic, más otro par de turcos cocinados a fuego lento en NCAA y que aspiran aún a día de hoy a encontrar su sitio en Europa, el ex Longhorn (de Texas) Dogus Balbay y el ex Mountaineer (de West Virginia) Deniz Kilicli, todo ello amalgamado además por un entrenador de probada solvencia, sin duda uno de los grandes, Oktai Mahmuti. ¿Los Nationals, dice usted? A ver, tampoco nos volvamos locos, en las horas previas y posteriores al partido escuché hablar del Efes como candidato serio a la Final Four, yo no diría tanto, yo lo veo como candidato indiscutible al Top16, como candidato (ya más discutible) a meterse en el playoff de cuartos de final, la Final Four ya me parecen palabras mayores para este equipo. Posible sí, como no habría de serlo. Probable no, en mi modesta opinión. Ahora bien, ¿los Nationals? En otra temporada, en otro momento, este mismo Efes habría podido ocasionar un buen incendio en el Palacio (decir incendio y Palacio en la misma frase suena como jugar con fuego, nunca mejor dicho), habría garantizado un partido igualado al menos. Es más, este mismo Efes bien habría podido provocar ese mismo incendio si su visita en vez de al Palacio hubiese sido al Palau, no digamos ya al Buesa o al Carpena.  Este mismo Efes que se la podría liar a cualquiera fue un vulgar juguete, un mero comparsa, un simple azucarillo disuelto en el agua que le dio el Madrid. Los Estambul Nationals.

Hay mucho de Globetrotters en este Madrid, no ya en su juego ni en sus virguerías ni en las asistencias ni en los contraataques ni en los robos de balón sino en algo mucho más importante que todo eso: la actitud. Esa sensación de ser felices, de disfrutar haciendo su trabajo, de pasárselo deputamadre juntos y transmitir esa misma vibración a todos los de alrededor. Ese situarse casi por encima del bien y del mal, ese mofarse involuntariamente de la autoridad competente como se mofan los Globetrotters de los pseudoárbitros durante su chou, esa simple jugada como metáfora de todo un partido, quién sabe si de toda una temporada: salen a la carrera, el Chacho desde media pista se la pone a Slaughter, éste clava el alley-oop, el Palacio se viene abajo pero llega el árbitro y dice que no, que mire usted, señor Rodríguez, quizá no se diera cuenta pero le hicieron falta al dar el pase así que no vale nada de todo lo que vino después, el Palacio es un clamor, a ese amplio sector del madridismo educado en la ley de la ventaja le cuesta mucho entender que aquí las cosas no sean así. ¿Qué hacer? Dar al replay, otra vez a la carrera, otro cuelgue a Slaughter desde el mismo sitio, otro alley-oop exactamente igual o aún mejor si cabe que el anterior, quienes lo vieran por la tele pensarían que les estaban dando la repetición pero no, ya era otra jugada, la misma y otra a la vez, ahí la llevas Lamonica, si no quieres caldo pues toma dos tazas, a ver si ésta me la anulas también… La locura.

Viendo al Madrid en vivo (viendo cualquier baloncesto en vivo, en realidad) aprecias cosas que a menudo se te escapan por televisión. Aprecias por ejemplo que Laso tenía razón en aquella queja del otro día, mucho contraataque, mucho passing game, mucha orgía y desenfreno, mucho jijí jajá, todo eso es así y está muy bien que nos lo valoren pero no se queden sólo ahí, aquí no sólo atacamos sino que también defendemos, de hecho no podríamos atacar como atacamos si no defendiéramos como defendemos, en realidad todo nuestro juego empieza desde la defensa (evidentemente no lo dijo con estas mismas palabras, pero ustedes me entienden). Y hay defensas y defensas. Hay defensas meramente posicionales, defensas centradas exclusivamente en dificultar las acciones del rival, defensas que si están bien hechas son extraordinarias como no podría ser de otra manera. Pero hay también defensas (llamémoslo así) proactivas, que no esperan al movimiento del rival sino que intentan anticiparse, no esperar a que empiece la jugada sino atacar la génesis misma de dicha jugada, meter mano por doquier, buscar compulsivamente el robo de balón si es preciso. Mérito tiene que lo haga cualquier equipo pero aún más mérito tiene que lo haga un equipo que nunca destacó en estos últimos tiempos por su defensa, un equipo en el que algunos de sus principales jugadores nunca parecieron haber sido llamados por los caminos de la defensa. Otro mérito que adjudicarle a Laso, otro mérito que adjudicarle a un técnico cuyos críticos, empujados por los acontecimientos, por fin parecen haber desaparecido del mapa. Hoy ya no leo madridistas preocupados por las victorias porque así no habrá manera de echarle, hoy ya no leo madridistas festejando las derrotas (lógico, dado que no hay derrotas) porque así quedará menos para que vuelva Obradovic. Estarán todos ellos (supongo) agazapados, esperando que se les presente de nuevo la oportunidad. Que sigan así por mucho tiempo.

Y el Chacho. Qué les digo yo del Chacho que no les haya dicho ya, qué les digo yo del Chacho que no les haya dicho aquí mismo, hace sólo tres semanas. Que si verlo en televisión es una gozada verlo en vivo es gozada y media, que es de locos verle mirando y botando y mirando y trazando líneas imaginarias y mirando y finalmente viendo, viendo lo que nadie más ve, poniéndola donde nadie más la pone, montando un partido tras otro la feria de la asistencia, ésta del derecho, ésta del revés, ésta otra a la esquina, mejor ésta al bies, ésta ya mirando al tendido, ésta casi mejor me la tiro yo que también tengo derecho y como estoy en estado de gracia (más bien mi estado es la gracia, ya de manera permanente) pues también la meto, vaya que si la meto. No descubro nada si les digo que el Chacho es el gran secreto de este Madrid (junto con Bourousis, que también merecería capítulo aparte), pero no estará de más añadir que otro de los secretos es la manera en que el Madrid (es decir Laso) utiliza al Chacho. No se trata de un modelo Papaloukaste quedas ahí cinco minutos en el banquillo estudiando el partido y luego ya entras y la lías, no, es algo de eso pero es también algo mucho más perverso que todo eso, es dejar que el rival se crea todavía en el partido, es empezar las rotaciones, es meter a Sergio como si fuera una rotación más, el de enfrente lo ve venir pero sabe que haga lo que haga será ya demasiado tarde, que en apenas cinco minutos tendrá el partido entero del revés… No es showtime, es chachowtime, me gustaría atribuirme la paternidad de la chorrada pero no lo haré porque no es mía, la descubrí ayer en una web no precisamente madridista sino todo lo contrario, la de la TV3 de CataluñaChachowtime, yo no podría haberlo definido mejor.

Hay equipos que te molestan, equipos que te aburren, equipos que te dejan indiferente, equipos que te gustan, equipos que te entusiasman y luego ya hay equipos que incluso te trasladan a un estatus superior. Una vez escribí que hay equipos que actúan como un reconstituyente: acaba el partido y te sientes mejor, más a gusto contigo mismo y con los que te rodean, rebosante de energía, de vitalidad, de optimismo. Si es verdad aquello de que la felicidad reside en las pequeñas cosas, ésta debe de ser sin lugar a dudas una de ellas. Una vez escribí esto mismo que acaban de leer y no lo hice para elogiar a ningún Madrid sino a otro equipo mucho más modesto, aquella maravillosa Penya de la erre que erreRicky & Rudy team, aquella fantástica criatura de Aíto. Hace ya casi siete años que lo escribí y desde entonces nunca he tenido la tentación de volver a escribirlo, no desde luego para glosar las virtudes de ningún equipo de este lado del Atlántico, quizá sí para glosar las de alguna universidad yanqui o las de los actuales Warriors de Golden State. Hasta hoy. Hoy estamos de nuevo ante un equipo cuyo juego nos devuelve la alegría y hasta las ganas de vivir, en el supuesto de que las hubiéramos perdido alguna vez. Y eso en estos tiempos que corren de crisis, paro y mierda por doquier, en estos tiempos de baloncesto adocenado en que los equipos se parecen los unos a los otros como gotas de agua, créanme que es un auténtico lujo que no podemos dejar pasar. Una rara especie que deberíamos proteger.

Y aún hay algo más, hay algo perverso en este Real Madrid de los prodigios, algo que diferencia a los buenos equipos de los verdaderamente grandes. La capacidad de ser no necesariamente amados pero sí admirados, no ya por los propios (que eso no tiene ningún mérito) sino también (y sobre todo) por los extraños. No haré comparaciones odiosas, no sacaré a relucir al Barça de Guardiola como ya alguno ha hecho por ahí con dudoso gusto, aquello fue cuestión de varios años y un montón de títulos, esto otro está en pañales todavía. Pero sí es verdad que este Madrid está empezando a generar entusiasmos incluso entre los no madridistas, véase la muestra, no diré que incluso entre los antimadridistas porque eso ya sería decir demasiado. La prueba irrefutable de que ganar, aún con ser importante, no es necesariamente lo más importante. Ganar sin enamorar es para fanáticos, enamorar sin ganar es para románticos, ganar y enamorar a la vez es para todo dios. Incluso para aquellos que jamás se habrían imaginado a sí mismos enamorándose de ver jugar (y ganar) al Real Madrid.

Sólo una sombra en medio de tanta euforia, y es precisamente esa misma, la euforia. La euforia desmedida no se puede controlar, pero esa misma euforia desmedida en una institución obligada a ganarlo todo puede resultar muy peligrosa. El año pasado el Madrid ganó la Liga y jugó la Final de la Euroliga, entonces fue suficiente pero tengo claro que este año ya no lo va a ser. Todo lo que no sea ganar la Euroliga será considerado (en base a los códigos del madridismo) como un fracaso, ya habría sido así antes, no digamos ya ahora ante esta catarata de baloncesto. Y esta Euroliga tiene muchos, pero muchísimos novios, el CSKA de Messina, el bicampeón Olympiacos, el sempiterno Panathinaikos, el mismísimo Barça, no digamos ya ese Fenerbahçe de un Obradovic que no tiene por costumbre perder euroligas, tanto menos en su primer año en cada equipo que entrena. Una mala tarde y se va todo al garete, una crisis puntual y se te vuelve todo del revés, cuanto más arriba estés más dura será la caída. Este Madrid está jugando que te cagas pero no estará de más recordar que aún estamos en noviembre, ya hace dos años se salió en noviembre y luego tras ganar la Copa le sobrevino el bajón, ya el pasado año se salió en noviembre y le sobrevino el bajón a la altura de la Copa aunque consiguiera reponerse después. ¿Es posible ser sublime sin interrupción, vivir eternamente instalado en pleno éxtasis, permanecer en este estado de grandeza hasta mayo, quizás hasta junio? Ese sí sería el mayor de los prodigios. Asúmanlo, cuando empiezas mal el año luego cualquier cosa que consigas te la van a dar por buena (véase el Barça de la pasada temporada), en cambio si lo empiezas de manera sublime todo que luego consigas (aún por mucho que sea) siempre va a parecer poco. He ahí el peligro. Al otro lado de la felicidad siempre reside el miedo, a más felicidad más miedo, cuanto más felices somos más tenemos que perder. Téngase muy en cuenta.

Pero como dijo aquel, que les quiten lo bailao. Lo bailao por ejemplo en aquel miércoles 13 de noviembre en que fui con mi hijo a ver un Real Madrid-Anadolu Efes y fue como cuando aquella tarde de hace seis años y medio le llevé a ver a los Harlem Globetrotters, también obviamente a los New York Nationals. Con una sutil diferencia, que aquellos eran los Globetrotters de verdad aunque su baloncesto fuera de mentira, éstos de blanco en cambio eran unos Globetrotters de mentira pero su baloncesto no podía ser más de verdad. La pura verdad. Ojalá siga siéndolo por mucho tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: