Archivo para julio 2014

LA ARAÑA   Leave a comment

Allá por mis lejanos tiempos universitarios (tan lejanos que ya han pasado más de treinta años, hay que joroderse), solía contarse, sobre todo en las facultades de ciencias, un chiste (por decirlo de algún modo) que solíamos llamar del investigador y la araña. Se suponía que el investigador cortaba a la araña una de sus ocho patas y a continuación la llamaba, ¡araña, ven!, ante lo cual la araña (aún mostrando una leve cojera) acudía presurosa a la llamada del investigador, que así lo anotaba en su cuadernillo. Luego el investigador amputaba otra pata de la araña, ¡araña, ven!, la araña venía si bien ya con más dificultades, el investigador volvía a anotarlo, así sucesivamente (les ahorro los pasos intermedios) hasta que a la araña ya sólo le quedaban (pongamos) tres patas, de nuevo el investigador le cortaba una, quedaban dos, ¡araña, ven!, la araña tras denodados esfuerzos aún conseguía llegar hasta el investigador, éste así lo anotaba en su cuadernillo, lo siguiente era quitarle a la araña una de las dos patas que le quedaban, ¡araña, ven!, la araña con su única pata a modo de palanca, tras muchísimos intentos y casi arrastrándose conseguía finalmente acercarse hasta donde estaba el investigador, éste una vez más lo anotaba en su cuadernillo para seguidamente quitarle ya a la araña su última pata, ¡araña, ven!, pero ahora ya la araña no se movía, ¡¡¡ARAÑA, VEN!!!, pero no había manera, ¡¡¡¡¡ARAÑAAA, VEEEN!!!!!, pero la araña seguía quieta, ante lo cual el investigador, una vez hechas las comprobaciones pertinentes, procedía a anotar la conclusión final del experimento en su cuadernillo: cuando a una araña se le quitan todas las patas, se queda sorda.

La ACB es una araña (quizá esté un poco traída por los pelos la metáfora) a la que de vez en cuando le quitan patas y de cuando en vez se le caen solas. Hace pocos días fue Bilbao, sin duda una de sus patas principales, pero es que en otro tiempo más o menos lejano fueron también Granada, Alicante, Girona, Huesca, León, Cáceres, Salamanca, tantas y tantas otras, cada una a su manera, cada una en su estilo. La araña siguió siempre andando cual si no pasara nada, siguió acudiendo puntual (o casi) a la llamada de cada temporada pero no hacía falta ser un observador avezado para comprobar que ya nunca andaba de la misma manera, que a cada año que pasaba la cojera se le iba haciendo más y más evidente. Patas que se pierden y patas que aún aguantan a duras penas apuntaladas por sabe dios qué, acaso por dinero público (sujeto además a los caprichos del mandamás político de turno, para más inri), acaso por alguna entidad financiera hasta que se canse del juguete, acaso por dudosas corporaciones de ultramar justo allá donde la entidad financiera ya se cansó. Y patas que parecen aguantar pero que en realidad ya hace tiempo que dejaron de hacerlo, patas que siguen ahí disimulando como si aún sostuvieran el cuerpo de la araña, como si aún anduvieran en lugar de dejarse llevar por las demás. Y patas que se amputan una vez tras otra, un año tras otro, patas que se caen a pedazos pero que en pasando unos meses se regeneran como si nada, como si siempre hubiesen estado ahí; y en cambio otras patas nuevas, a estrenar, patas ajenas pero flamantes y lustrosas que sin embargo no pueden serle implantadas porque hete aquí que nuestra araña es sumamente delicada y exige rigurosísimos controles de calidad, no le vale cualquier injerto, de hecho es que no le vale casi ninguno… Apasionante mundo éste de la araña, sin duda.

Por supuesto que siempre habrá patas y patas, por supuesto que a nuestra araña nunca le pasará lo que a la del chiste porque siempre le quedarán dos patas que no se le van a caer, dos patas futboleras que nadie en su sano juicio osará arrancar jamás. ¿El resto? Que levanten la mano (la pata) las que no hayan dado siquiera un traspiés, las que no se hayan visto con el agua al cuello, las que no se hayan sentido al menos una vez al borde del abismo de la desaparición. Quizá recuerden que hace ahora año y pico parí un delirio titulado 2053 (léanlo después de éste, y así ya les habré acabado de estropear el día), quizá recuerden que en aquella elucubración a la ACB ya sólo le quedaban dos patas, digo equipos, casualmente Madrid y Barça enfrentándose entre sí chiquicientas veces por temporada, el uno era campeón y el otro descendía… para finalmente permanecer y así perpetuar el modelo, ya que ninguno de nuestros restantes equipos (confinados todos ellos en la LEB) era capaz de cumplir las draconianas condiciones impuestas por la ACB para su readmisión. ¿Ridículo? Por supuesto que sí (de hecho pretendía que lo fuera)… pero no tanto como me gustaría. Recuerden que la naturaleza imita el arte y que la realidad tiende a parecerse cada vez más a la ficción. Cuestión de tiempo.

La araña de la ACB pende de un hilo, lo cual no tiene nada de particular porque pender de un hilo es muy de arañas. Claro que también es muy de arañas trenzar con ese hilo una tela de araña para procurarse el sustento, en cambio a nuestra araña de la ACB la tela le sale como el culo, disculpen la vulgaridad, cada vez más desvaída y llena de agujeros por los que año tras año se le siguen escapando aficionados, seguidores y patrocinadores por doquier. Mientras enfrente el investigador contempla todo este proceso pero no ve más allá de sus narices, mira apenas un segundo a esa araña renqueante y hecha unos zorros y con eso ya le basta para pontificar al respecto y anotar sus sesudas conclusiones en su cuadernillo, pongamos por ejemplo el baloncesto ya no interesa, con esos marcadores normal que la gente no quiera verlo, la defensa y el tacticismo están matando el juego, el problema es la dispersión de horarios, el problema es el sistema de competición, la culpa es de los playoffs… O lo que viene siendo lo mismo, que si la araña cojea no será porque se le pierdan las patas ni porque se muera de hambre ni porque se caiga a pedazos ni porque no haya quien la venda ni por su pésima administración ni por el monocultivo del fútbol ni por la madre que les parió a todos, será sólo porque se nos está quedando sorda, va a ser eso. No tan sorda como ciegos estamos los de alrededor.

Publicado julio 30, 2014 por zaid en ACB

Etiquetado con , , , , , , , ,

LA SEGUNDA MUERTE   Leave a comment

Santiago Segurola, bilbaíno de pro a la par que extraordinario cronista deportivo, escribió alguna vez acerca de lo que representaba el Athletic de Bilbao no ya en dicha ciudad sino en todo el territorio de Bizkaia. En otros lugares su equipo de fútbol sería parte importante e incluso esencial de la comunidad pero en Bilbao resultaba ser aún mucho más que eso, una presencia hegemónica que de alguna manera consumiría toda la atención deportiva, que haría prácticamente imposible el surgimiento de cualquier otro equipo profesional de alto nivel. Una hegemonía que casi se palpa si vas por allí o incluso si te acercas, si (como es mi caso) acostumbras a pasar tus periodos vacacionales en un bello lugar de la costa cántabra, en el que el predominio del turismo vasco es muy superior al de cualquier otra comunidad y el predominio de camisetas rojiblancas es infinitamente superior a cualesquiera otras que usted pueda imaginar. Y sin embargo…

Y sin embargo, en al menos dos momentos muy puntuales a lo largo de la historia, hubo un deporte llamado baloncesto que se creyó con derecho a comerse siquiera una pequeña parte de ese pastel. Primero en los ochenta con aquel Caja Bilbao de La Casilla, Josean Figueroa, Davalillo, aquella mítica pareja Darrell Lockhart & Joe Kopicki, tantos otros.cajabilbao Aquello se murió (o más bien lo mataron), hubieron de pasar casi veinte años pero un día de repente aquella fiebre reapareció por fin, sólo que corregida y aumentada. Ya la sociedad bilbaína/vizcaína dejó de pensar sólo en términos de fútbol porque (re)descubrió que había otros mundos, ya la camiseta rojiblanca del Athletic siguió siendo hegemónica (y cómo no habría de serlo) pero no necesariamente excluyente, ya podías venir de vacaciones a esta misma costa cántabra y cruzarte en el paseo por la playa, en la plaza del pueblo o en la cola del súper con algún sujeto vestido de negro, no de cualquier negro sino del inimitable color de los hombres de negro. Y te reconfortaba, veías un día esa camiseta, ese polo o esa sudadera y pensabas que no todo estaba perdido, que al menos quedaba una ciudad en la que el baloncesto aún crecía y crecía sin cesar, que de una vez y para siempre (qué ridículo suena esto ahora, para siempre) Bilbao había entrado por fin a formar parte del círculo de grandes capitales de nuestro deporte…

Recuerdos de un pasado que nunca más ha de volver, decía la copla. No teman, no culparé por ello a la ACB, esta vez no, difícilmente podría hacerlo sin que se me cayera la cara de vergüenza. Tal vez recuerden que hace algunos meses, en uno de esos momentos de enajenación mental transitoria que me caracterizan, escribí un largo post con todo lo que yo haría en el imposible supuesto de que algún día fuera presidente ejecutivo de la Asociación de Clubes de Baloncesto. Decía yo entonces (entre otras muchas tonterías) lo siguiente:

Si yo fuera presidente ejecutivo de la ACB sí complacería en algo al sindicato, y con mucho gusto además: los impagos. En esto sería absolutamente radical, y miren que no suelo serlo en casi nada en esta vida: club que no esté al corriente de pago, club que no podrá fichar y al que (si reincide) se le retirará además la licencia para poder jugar. (…) Y si para ello hay que bajar el nivel general de la competición pues se baja y punto pero qué quiere que le diga, prefiero una chabola de ladrillo a una torre de papel. O a un castillo de naipes.

Sería todo un ejercicio de cinismo por mi parte criticar ahora a la ACB por haber hecho (siquiera esta vez) justo aquello que le pedí que hiciera. El problema en todo caso no estará tanto en la acción como en la omisión previa, en no haber sabido poner los parches adecuados antes de que la vía de agua se hiciera ya insostenible, en haber dejado que las cosas se pudrieran hasta este punto. Saben que son muchas (demasiadas) las cosas que no entiendo de la ACB, no entiendo que los ascensos y descensos sean mentira, no entiendo que (si como sospecho esto ya se barruntaba desde tiempo atrás) no hayan aprovechado para oficializar ambos descensos y hacer liga de dieciséis (nada en contra de Manresa sino más bien al contrario, pero es que ya huele), no entiendo que se conformen con hacer otra vez liga impar de diecisiete con todo el caos que ello conlleva. Son demasiadas cosas las que no entiendo de la ACB pero ésta no es una de ellas, al menos sí que entiendo que hayan tenido que tomar la decisión que han tomado. Nadie en su sano juicio prescindiría de una de sus plazas principales así porque sí, nadie eliminaría de un plumazo una sede estratégica si no fuera porque ya no les quedaba más remedio. Porque ya no tenían ninguna otra opción.

No, el problema no está en la ACB, ojalá lo estuviera. El problema es que todos, yo el primero (desde la distancia) miramos para otro lado mientras la burbuja fue creciendo. Pero es que aquella burbuja daba gloria verla, es que hasta tocaba con las manos la Liga en 2011, es que se codeaba con el CSKA en cuartos de final de la Euroliga 2012, es que no era fácil ver más allá y comprender que todo lo que la sustentaba era un castillo de naipes, naipes de dinero público además, que mientras atábamos a los perros con longaniza a nadie pareció importarle pero cuando la longaniza empezó a acabarse todos comprendimos que el dinero público debía estar para otras cosas. Fue quitar el naipe de la Diputación Foral y venirse abajo el tinglado, por más que se recurriera a patrocinios fantasmagóricos como el de Gescrap (fuera aquello lo que fuera) o se volviera a pedir árnica a la Diputación ya aquello no había quien volviera a levantarlo. El penúltimo capítulo ya lo vimos todos, nóminas que no se pagan, jugadores que se plantan, planes de viabilidad que no hay por dónde cogerlos, presuntos patrocinadores que huyen como de la peste en cuanto se dan cuenta del estado real de la entidad… El penúltimo capítulo ya lo vimos todos, el último acabamos de verlo.

Habré de reconocérselo, siempre desconfié de los crecimientos repentinos, del surgimiento de nuevos ricos de la noche a la mañana, de ese (como decían antes en los anuncios de coches) pasar de cero a cien en diez segundos. Recuerdo que hace años mostré en un foro mi escepticismo ante el desembarco gerundense de Akasvayu, y recuerdo igualmente que unos cuantos contertulios se me echaron cordialmente al cuello, aquello iba a ser la hostia en verso para nuestro deporte que saldría finalmente de las catacumbas en que estaba sumido etc etc. No hará falta que les recuerde lo que tardó en marcharse Akasvayu ni el pufo que dejó por el camino, dónde fue a parar el equipo de baloncesto de Girona ni qué queda de él a día de hoy. Podría ahora jugar a predecir el pasado y decir que lo mismo me pasó con Bilbao Basket pero no lo haré, no se lo diré porque sería mentira. Siempre creí (al menos mientras se llamó Bizkaia Bilbao Basket, e incluso cuando antes fue Lagun Aro) que se sustentaba sobre una base firme y sólida, ya ven lo ingenuo que puede llegar a ser uno cuando no quiere ver la realidad.

Por no desconfiar ni siquiera desconfié de un sujeto a quien había tenido terriblemente atragantado (aún lo tengo, de hecho) en sus años pre Bilbao Basket, cuando no era nada más (y nada menos) que un agente de jugadores cuyo fin no parecía ser tanto el bienestar de sus representados como el suyo propio. Hay agentes que parecen trabajar para sus jugadores y hay jugadores que parece que trabajaran para sus agentes, éste (visto desde lejos) era uno de esos casos: cuerdas que se tensaban hasta límites insospechados, profesionales que cambiaban de equipo casi tanto como de calzoncillos, jugosas comisiones tras cada operación… Un día Gorka Arrinda decidió dejar de jugar a ser David Falk o Arn Tellem y empezar a jugar a ser Paul Allen o Mark Cuban: se quitó el traje, se vistió de sport, se soltó el pelo, se sentó tras la canasta y se puso su mejor cara de todo esto es obra mía, joder qué grande soy, qué encantado estoy de haberme conocido cada vez que ante él se posaban las cámaras de televisión. Pero ni por esas desconfié (y miren que no me habrían faltado motivos), ni siquiera supe ver que Bilbao no es Dallas ni Portland, ni siquiera supe apreciar la sutil diferencia entre unos multimillonarios cibernéticos que apenas se juegan una pequeña parte de su capital y un advenedizo que parece columpiarse sobre el capital de los demás. No lo vi, lo cual no tiene la menor importancia porque el que yo no lo viera es irrelevante, lo verdaderamente grave es que tampoco lo vieran quienes tenían que verlo, ni siquiera aquellos a quienes pillaba más cerca. O que sólo lo vieran cuando ya era demasiado tarde.

Cuentan los que saben de esto que la ACB pierde su tercera plaza en número de espectadores, cuentan que pierde incluso su primera plaza en porcentaje de espectadores en relación con el aforo total del pabellón. Supongo que esos datos serán ciertos, no me consta, sé poco de números, sé mucho más de sensaciones, de emociones, de etiquetas que se nos habían ya grabado a fuego en el imaginario colectivo de una ACB que no está precisamente sobrada de ellas, hombres de negro, efecto Miribilla, cosas que con sólo decirlas todo dios sabía de qué estábamos hablando, lo que se llama identificación, algo que trascendía mucho más allá de unos simples colores o de toda una ciudad. La ACB se acaba de pegar un tiro en el pie, eso es indudable, pero la duda que me queda es si tenía otra opción, si no habrá sido el mal menor, sacrificar el pie para que no te vuelen la cabeza, condición necesaria (y no sé si suficiente) para seguir (mal)viviendo. El precio a pagar por nuestro baloncesto no será poco, ni más ni menos que andar cojeando durante toda una larga temporada.

Claro que otros habrán de pagar un precio muchísimo mayor. No me refiero a los jugadores, que no sé si algún día cobrarán siquiera un euro de lo que les dejaron a deber pero que al menos encontrarán más pronto que tarde otro lugar donde ganarse el sustento. Me refiero a los aficionados, todos esos miles de bilbaínos y vizcaínos que se implicaron en el proyecto hasta extremos insospechados, que lo sintieron como suyo, que se creyeron con derecho a soñar hasta que les dieron con la cruda realidad en la cabeza. Primero les dijeron que no serían grandes, luego que no serían competitivos, finalmente que no serían, punto. El Bilbao Basket 2014/2015 será LEB, será EBA o no será, qué sé yo lo que será, saber lo que se dice saber sólo sabemos (si hacemos caso a los que entienden de esto) que como dijo el bolero, pasarán más de mil años, muchos más antes de que vuelvan a verse en la máxima categoría de nuestro baloncesto. Porque hay quien dice que mantendrán los derechos ACB pero no son pocos los que aseguran que en caso de ascenso habrían de pagar el canon íntegro, como un Burgos cualquiera de la vida. O lo que vendría a ser lo mismo, la muerte del baloncesto de élite en Bilbao. Otra muerte más pero esta vez mucho más dura, mucho más definitiva que aquella primera. Una segunda muerte a la que a día de hoy no se le ve posibilidad alguna de resurrección.

A %d blogueros les gusta esto: