Archivo para octubre 20, 2014

ABÓS   9 comments

Ayer vi a tu CAI, José Luis. Ayer vi a tu CAI plantar cara a un gran Valencia como tantas otras veces, aguantar hasta el final, tocar incluso la victoria con la punta de los dedos. Ayer vi a tu CAI por vez primera en esta temporada, créeme que me costó reconocerlo entre tanta gente nueva, Robinson, Katic, Lisch, Goulding, Jelovac, créeme que me costó hacerme a la idea pero en realidad no fue tanto por quien estaba como por quien ya NO estaba: no era que faltaran Rudez, Jones, Sanikidze o Shermadini, al fin y al cabo los jugadores son pasajeros, vienen y van; era que faltabas tú. Pero tú ibas a ser aún más pasajero, tú no ibas ni venías sino que estabas, era sólo cuestión de tiempo que volvieras, eso nos dijeron, eso nos creímos, o quizá no fuera tanto que lo creímos como que lo quisimos creer gracias a esa extraña habilidad que tenemos los seres humanos para engañarnos a nosotros mismos. Tú ni siquiera tuviste esa oportunidad de engañarte a ti mismo, José Luis, tú probablemente supiste desde el primer momento lo que te esperaba. Supiste que te irías, lo que quizá ya no imaginaste es que te llevarías un buen trozo de nosotros contigo. No sabes cuánto.

No nos hagas esto, José Luis. No nos dejes solos. Los del baloncesto cada vez somos menos, cada vez soportamos peor las ausencias tanto más si éstas son definitivas, tanto más si siempre sois los mejores quienes os vais. Tu CAI no será ya lo mismo sin ti, no eras simplemente el entrenador del CAI, ERAS EL CAI, con mayúsculas, llevabas media vida siéndolo, lo fuiste en LEB, lo fuiste en los difíciles primeros tiempos de ACB, trabajando codo a codo con Willy Villar, construyendo paso a paso, sin prisas, sin agobios, sin excesos, sabiendo tú mejor que nadie cuánto os había costado llegar a la élite como para dilapidarlo luego en un exceso de precipitación. Sólo era cuestión de tiempo hasta que el trabajo diera al fin sus frutos, hasta que en aquella primavera de 2013 os llevarais por delante al Valencia Basket, precisamente al Valencia, hasta que le rompierais los esquemas a media España (y el Granca a la otra media) entrando en semis, siendo terceros, ganando ese billete para Europa que debió ser de Euroliga y sólo fue Eurocup. Pero ahora ya qué más da, ahora ya no importan las cosas que hiciste, ahora ya sólo importan las que te quedaban por hacer, las que ya no podrás hacer, en el CAI, en Zaragoza o en donde fuera. Las que ya no te dejarán hacer.

Puto cáncer, puta vida de mierda, puta mierda de muerte, ya sé que no son formas y que no es lugar para soltarlas pero ahora mismo no me sale otra cosa, José Luis. Es demasiado tarde, debería estar ya en la cama, debería despejar mi mente pero no puedo, no dejo de darle vueltas al hecho irreversible de que ya no estás, de que ya nunca más volverás a estar. Tenías 53 años, casi mi edad, casi una edad a la que nadie debería morirse. Y menos que nadie tú, José Luis, tú que transpirabas baloncesto, tú que amabas este juego sobre todas las cosas, tú que formabas parte de ese selecto grupo de imprescindibles. Volveré a ver a tu CAI, lo sé, como también sé que nada será igual; ahora ya me dará lo mismo quiénes jueguen, nuevos o viejos, mejores o peores, qué más da. Ahora ya miraré a tu banquillo y no te veré, pero lo peor no será no verte como ayer tampoco te veía, lo peor será ya saber que esta vez es para siempre, que esta vez no hay vuelta atrás. Créeme José Luis, ya nunca más podré mirar un solo partido de tu CAI sin acordarme de ti, sin echarte de menos. Ya no es que el CAI no vaya nunca más a ser lo mismo, es que nuestro baloncesto como tal tampoco volverá ya nunca más a ser lo mismo. Hasta siempre, José Luis. Descansa en paz.

abos

Publicado octubre 20, 2014 por zaid en ACB

Etiquetado con , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: