ATAR PERROS CON LONGANIZA   1 comment

Cuando yo era niño (la prehistoria, como si dijéramos) y caía en mis tiernas manos algún periódico deportivo, siempre me llamaban sobremanera la atención las noticias referentes al mundo del boxeo. No ya porque fuese un presunto deporte consistente en darse de hostias y en el que por lo general ganaba quien más y mejores hostias daba (que mi raciocinio no alcanzaba entonces -ni ahora- para tales consideraciones) sino por el hecho sorprendente de que en cada categoría no había un solo campeón del mundo, sino dos. Existían dos organizaciones paralelas, algo así como la Asociación Mundial de Boxeo y el Consejo Mundial de Boxeo (mi memoria ya no da para tanto, si me equivoco en los nombres no me lo tengan en cuenta), de tal manera que así en el peso pluma como en el welter (fuera eso lo que fuera) o el semipesado (por ejemplo) había un campeón del mundo en versión Consejo y otro campeón del mundo en versión Asociación. Y recuerdo bien que aquello me resultaba terriblemente desasosegante, al fin y al cabo yo sólo era un niño de la infancia acostumbrado a cosas simples y esquemas sencillos, en cada actividad deportiva tenía que saberse quién era el mejor del mundo, que hubiera dos mejores del mundo no tenía ningún sentido, que hicieran el favor de darse de hostias cuanto antes ambos dos para discernir quién era el mejor de los mejores, para acabar así con ese sindiós (a veces lo hacían, a veces se montaba una pelea para unificar ambas coronas… que a menudo acababa en combate nulo, de tal manera que a la larga todo seguía igual). Y no sé ya si aquella historia se arregló, si siguió igual o si incluso fue a peor (me suena que la última vez que supe algo al respecto ya no había dos organismos sino tres, confirmando así aquella teoría de que cualquier situación, aún por muy mal que esté, sólo es susceptible de empeorar; si bien, dado mi absoluto desconocimiento en la materia, tampoco me lo tengan muy en cuenta), sólo sé que al menos me tranquilizaba que esta fuera una situación restringida exclusivamente al proceloso mundo del boxeo, en el resto de disciplinas deportivas sólo había un palmarés, sabías siempre quién era el mejor sin ningún género de dudas. O tal vez no…

Qué ingenuo era yo de niño (casi tanto como de adulto, incluso). No es ya que en algún otro deporte (tan alejado precisamente al del boxeo) como el ajedrez replicaran también en algún momento esta misma bicefalia, es que por desgracia tampoco nos hace falta ir tan lejos ni salir siquiera del nuestro, bien sabido es que los del baloncesto somos especialistas en montarnos guerras civiles, hacernos froilanes (lo que viene siendo pegarnos tiros en los pies) y autodestruirnos sin piedad en cuanto se nos presenta la más mínima ocasión.euroliga-nuevo-formato No hará falta que les recuerde que a comienzos de siglo un grupo de equipos, casualmente los más señalados del panorama baloncestero continental, decidieron independizarse del califato de la FIBA y montarse una euroliga propia con la que al parecer iban a poderse atar los perros con longaniza, no hará falta que les recuerde que en aquel 2001 tuvimos dos campeones de Europa, la Virtus en versión ULEB y el Maccabi en versión FIBA. La broma no prosperó, el resto de equipos grandes se mudaron también a la nueva Euroliga, la FIBA se rindió (o hizo como que se rendía) y se conformó con sus torneos de selecciones, con alguna competición de clubes muy menor y con mantener durante algunos años un boicot a los árbitros euroligueros para hacer un poco el paripé. Y aquí paz y después gloria, recuerdos de un pasado que ya nunca más ha de volver… Qué más quisiéramos nosotros que no hubiera de volver.

El imperio contraataca, como si dijéramos. No estaba muerta (la FIBA), estaba de parranda. Se ha pasado todos estos años mirándose en el espejo del fútbol como si ese fuera un espejo en el que poder mirarse, se ha pasado todos estos años con el reconcome de no haber sabido sofocar en su día la rebelión de sus clubes como sí supo una UEFA que padeció (más o menos) esa misma rebelión pero fue capaz de bajarse del burro, hacer suyas sus reivindicaciones, montarles una Champions a su imagen y semejanza y gracias a ello hoy forrarse como se forran todos los que están a su alrededor. UEFA y FIFA sí que atan a sus perros con longaniza, de otra cosa no pero de longanizas y chorizos en general van bien sobrados, no hay más que ver las últimas informaciones al respecto. Y la FIBA se lo mira y se pregunta por qué ellos sí y nosotros no, si a los del fútbol les funciona a ver por qué a nosotros no habría de poder funcionarnos también, como si ambos deportes fueran lo mismo, como si no fuera manifiestamente evidente que al lado del presunto deporte rey los del baloncesto no tenemos ni media hostia, ni nosotros ni ningún otro juego que no se practique con los pies. La única duda es cuántas hostias habremos de llevarnos todavía para acabar por fin de entenderlo; por lo que parece aún no hemos recibido suficientes.

Y a todo esto la Euroliga, barruntándose algo, quizás viéndoles venir (que a la FIBA se la veía ya venir de lejos desde hacía rato) emprendió hace algunas semanas una huida hacia adelante, vale que con los quince años que llevamos de Euroliga todavía no hayamos conseguido longaniza con que atar los perros pero que sepan que esto era sólo el principio, un ensayo como si dijéramos, la verdadera Euroliga empezará el año que viene, rechace imitaciones.meeting-barcelona-2015 Y si hasta ahora éramos veinticuatro a partir de ahora seremos dieciséis, no nos atrevemos a cerrar del todo la liga al estilo USA pero tampoco nos atrevemos a abrirla del todo en la mejor tradición europea así que casi mejor la entornamos, una Euroliga cerrada pero que parezca abierta o una Euroliga abierta pero que parezca cerrada, once equipos fijos así llueva o truene, el resto de Europa que se mate por las cinco plazas restantes. Qué buena idea sí señor, resolver un problema generando otro mayor, nada como reducir equipos y entornar aún más la puerta para joder las ilusiones de quienes ya se sentían miembros de pleno derecho del club, no digamos ya las de quienes aún soñaban con ingresar en él. Si pensaban disuadir así a la FIBA han conseguido precisamente el efecto contrario, darle alas para que las despliegue al grito de venid a mí, represaliados de la ULEB, volved al seno de la FIBA todos aquellos que nunca debisteis salir, retornad a la casa común del baloncesto y yo os daré una verdadera Euroliga que nada tendrá que envidiar a la Euroliga propiamente dicha sino más bien al contrario, aquí sí que ataremos a los perros con longaniza más que nada porque en lo tocante a longaniza mejor ponerse en manos de los auténticos expertos, dónde vais a estar mejor. Bien pueden estar orgullosos Bertomeu y demás rectores de la ULEB (en el supuesto de que siga llamándose ULEB, que francamente lo desconozco), ni haciéndolo aposta lo hubiesen hecho tan mal.

Así que ya lo saben, si nadie lo remedia (que nadie no lo remediará, démonos con un canto en los dientes no vaya ser que lo empeoren más todavía) el año que viene tendremos una sempiterna euroliga en versión ULEB y otra sempiterna euroliga (que parece que se llamará Basketball Champions League, nombre esclarecedor donde los haya) en versión FIBA. La de la ULEB tendrá 16 equipos mientras que la de la FIBA tendrá 16 equipos, la de la ULEB tendrá una primera fase de 30 jornadas jugando todos contra todos a doble vuelta mientras que la de la FIBA (parece que) tendrá una primera fase de 30 jornadas jugando todos contra todos a doble vuelta (no me digan que no aprecian la diferencia). Luego ya sí, la Euroliga de toda la vida mantendrá sus habituales playoffs de cuartos de final al mejor de 5 mientras que la nueva pseudochampions FIBA (parece que) tendrá playoffs de cuartos de final al mejor de 3, para abundar aún más si cabe en esa puñetera manía europea de rematar regular seasons interminables con fases decisivas insignificantes, casi invisibles. Todo ello para finalmente desembocar ambas dos en sus respectivas Final Four, se ve que a una y a otra lo de hacer playoffs también en semifinales y final les sigue dando pánico, recuérdese una vez más su peregrina teoría de que las series de playoff se siguen sólo en los países con equipos implicados, como si las finales a cuatro se siguieran en más países que en los que tienen equipos implicados. En el fondo el (re)invento de la Euroliga y el de la FIBA no dejan de ser el mismo perro con distinto collar; que éste sea de longaniza o de cualquier correa comprada en el bazar chino de la esquina será ya otra historia, me temo.

Ahora bien, más allá de las apariencias sí que habrá sutiles diferencias, seamos justos: la primera en la forma de acceso, la Euroliga en plan club privado con acceso restringido, la EuroFIBA en plan oposición libre a cuyas plazas podrá acceder todo aquel que se lo gane en función de su mérito y capacidad.BCL Y la segunda diferencia estaría en ese invento del demonio, las ventanitas, que la Euroliga y el sentido común rechazan de plano pero que la EuroFIBA acogería con los brazos abiertos, cómo no las va a acoger con los brazos abiertos si es precisamente la propia FIBA quien las ha parido: ya saben, parar las competiciones nacionales e internacionales de clubes tres veces al año para disputar partidos de selecciones clasificatorios para el Eurobasket o Mundobasket de turno, cortar el rollo cuando más metidos estemos en él para vivir unos espectaculares Eslovaquia-Liechtenstein, Albania-Luxemburgo o Moldavia-San Marino, todo ello a mayor caja de una FIBA convencida de que basta con repetir los arcaicos esquemas del fútbol para replicar los éxitos del fútbol, que alguien les despierte, háganme el favor. Y cómo no, aún resta la traca final, aún no lo hemos notificado oficialmente pero ya lo hemos dejado caer por ahí para que les entre el miedo en el cuerpo, aquellos que no traguen con el método FIBA y pretendan continuar con su Euroliga ya saben que pueden ser expulsados de sus competiciones nacionales, una mera indicación nuestra y a la vuelta encontrarán (por ejemplo) una ACB sin Madrid, Barça ni Baskonia, quizás sin alguno más si represaliamos también a los de la Eurocup, cáguense por las patas abajo, pa chulos nosotros. No me digan que no es alucinante, se tira quince años la FIBA sin decir oste ni moste, mirando pasar la Euroliga como las vacas al tren, y ahora de repente irrumpe cual elefante en cacharrería, o estás conmigo o estás contra mí, ya no es que el que se mueva no sale en la foto, es más bien que el que NO se mueva no podrá salir ya en ninguna otra foto, con dos… razones. Si esto no es un golpe de estado baloncestístico en toda regla que baje dios y lo vea. Ni la más eficiente organización mafiosa lo hubiese hecho mejor.

Entre todos la mataron y ella sola se murió, miren que habré empleado ya veces esta socorrida frase (incluso sirviéndome de título en alguna ocasión) pero me temo que aquí viene al pelo, una vez más. Unos y otros prometen atar perros con longaniza pero resulta evidente que no hay longaniza para tanto perro, algún ingenuo creerá que duplicando competiciones se duplicará también el seguimiento pero déjenme que les explique (por si no fuera ya manifiestamente evidente) que sucederá justo al revés, el seguimiento (ya de por sí escaso a día de hoy, sobre todo si lo comparamos con lo que fue) se reducirá a lo infinitesimal. Eso sí, nunca faltará algún niño de la infancia que se asome al baloncesto siquiera sea por equivocación, que descubra que aquí no hay un campeón de Europa sino dos como mínimo y que de inmediato huya despavorido, siguiendo así los pasos de tantos otros adultos que ya huyeron despavoridos de un deporte cuya principal seña de identidad parece ser estar pegándonos unos con otros toda la puta vida, sin ser capaces jamás de estar de acuerdo en nada, sin encontrar jamás una causa común. Desengañémonos, no tenemos remedio.

Anuncios

Publicado diciembre 14, 2015 por zaid en Euroliga

Etiquetado con , , , , , ,

Una respuesta a “ATAR PERROS CON LONGANIZA

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Ya se están planteando aumentar el número de plazas de la competición, ojalá, aunque que voy a decir yo, si lo que quiero es un sistema igual al de la NBA importado a Europa, con exclusividad de los equipos para está competición y si acaso con sus filiales en las competiciones domésticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: