Archivo para la categoría "medios"

telepreguntas   1 comment

(publicado el 27 de septiembre de 2012)

 

Señores de la Liga ACB y/o Endesa: dado que al parecer están ustedes encantados de haberse conocido; dado que no paran de pregonar a los cuatro vientos (y porque no hay más) el éxito incomparable e inmarcesible del evento de presentación de dicha Liga que tuvo lugar en la mañana del pasado miércoles, dado todo ello, ¿piensan ustedes abundar en esta línea de actuación durante los años venideros, organizando por ejemplo (como ya les sugerí hace una semana) la Supercopa íntegra en la sede de Endesa, en mañanas laborables por supuesto faltaría más? ¿O bien se trató de una enajenación mental transitoria que previsiblemente ya no volverá a suceder?

¿Montaron el susodicho chou en una mañana laborable porque en el fondo se avergüenzan profundamente de su producto y en vez de promocionarlo prefieren evitar que la gente lo vea? ¿O acaso buscaban la audiencia de Extremo Oriente, como hace el fútbol (que seguro que en China y Japón durante el prime time no se hablaba de otra cosa)? ¿O será más bien que no lo consideran un espectáculo adecuado para el horario infantil (esa lengua viperina de Itu, esos contoneos de Slaughter…)? (Sí, ya lo sé, no son hipótesis demasiado plausibles pero qué quieren, aún sigo intentando encontrar una explicación siquiera medianamente racional)

Dado que el importe que ingresarán de TVE en concepto de derechos de retransmisión de la Liga ACB (recuerden, 34 jornadas de temporada regular a razón de un partido por TVE1 y otro por Teledeporte, más -pongamos- diez o doce jornadas de playoffs) es de exactamente 0 (CERO) euros, ¿de verdad están completamente seguros de que no había otra oferta mejor? ¿O es que en realidad no hubo ninguna más? Y en caso de que la hubiera (¿de LaSexta, por ejemplo?), ¿era incluso peor que ésta? ¿Y como sería ello posible en términos matemáticos? ¿No sólo no pagaban nada por los derechos sino que incluso querían cobrarles por dar los partidos? (Francamente, no se me ocurre otra explicación)

¿Creo haber entendido que los únicos 500.000 euros que aflojará TVE a la firma del presente contrato no son en realidad por la Liga, sino por la Copa del Rey? Y si ello así fuera, ¿qué quedó de aquella idea que nos contaron de comercializar la Copa como un paquete aparte por tratarse del más atractivo de sus productos, dejando pasar el tiempo para vendérsela luego al mejor postor? ¿Fue acaso una condición sine qua non (o como se diga) que les puso TVE, o nos dais la Copa o no damos la Liga? ¿O más bien es que les entró el pánico de que llegase luego enero y no pujase nadie, y al final se la tuvieran que comer?

¿Existe, en el nuevo contrato suscrito con la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómica (FORTA para los amigos), alguna cláusula de exclusividad que no se haya hecho pública, y que antes no existiera? ¿Sucederá durante la Copa del Rey lo mismo que ha sucedido en esta pasada Supercopa, es decir, que aquellos partidos que correspondan a las Autonómicas ya no podrán verse por Teledeporte (al contrario de lo que sucedía en temporadas precedentes)? ¿Se dan cuenta de que hay aún una parte muy importante de nuestra población que jamás se conecta a Internet, o que sí se conecta esporádicamente pero jamás se plantearía ver la televisión por Internet, o que sí se lo plantearía pero aún no tiene la conexión adecuada para ello? ¿Son conscientes de que a esa parte importante de nuestra población le privarán de ver casi la mitad de la Copa (dos eliminatorias de cuartos de final y una de las dos semifinales) del mismo modo que le han privado de ver un tercio de la pasada Supercopa?

¿Qué (presuntas) ventajas ofrece ese nuevo contrato con las Autonómicas en términos de repercusión, sobre todo teniendo en cuenta que la ACB se va a poder ver en muchas menos comunidades que el pasado año? ¿Son ustedes conscientes de que han perdido Andalucía (nada menos), Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias, Baleares? ¿Son conscientes de lo fácil que es que el día menos pensado pierdan también Valencia y Murcia, tal y como están las cosas por aquellas tierras?

Abundando en lo anterior: ¿Son ustedes conscientes de que, a menos Autónomicas, menos producción de partidos? ¿Son conscientes de que ello reduce drásticamente la oferta de Orange Arena, dado que ustedes no producen televisivamente ningún partido sino que se limitan a ofrecer lo que producen los demás? ¿Qué quedó de aquel maravilloso a la par que poético reclamo comercial, quizás aún lo recuerden, en sus manos el destino de poder cambiar la historia, porque la verdadera victoria es no perderse ni un partido?

Dado que para estas cinco primeras jornadas en TVE1 han programado los partidos Madrid-Unicaja, Bilbao-Barça, Madrid-Fuenla, CAI-Barça y Madrid-Baskonia, ¿existe alguna posibilidad por pequeña que sea de que a lo largo de esta temporada regular (y no digamos ya en playoffs) veamos siquiera un partido en el que no jueguen ni el Madrid ni el Barça (qué sé yo, un Baskonia-Unicaja, un Valencia-Bilbao, un Estu-Penya, un Granca-Canarias, algo así)?

¿Saben (para empezar con buen pie) que este domingo a las 19:00 dan el Madrid-Unicaja, y que ese mismo día a las 19:50 se juega el Madrid-Depor de fútbol? ¿Son conscientes, no ya de la pérdida de audiencia que esa coincidencia podría representar (que es evidente), sino del hecho de que al aficionado del Madrid al que le gusten ambos deportes (y que tenga pagados ambos abonos, y que le apetezca asistir a ambos espectáculos) se le pone en la tesitura de tener que escoger entre uno de los dos? ¿Se dan cuenta de que las gradas del Palacio de los Deportes presentarán una imagen mucho más deplorable que de costumbre, precisamente por ese mismo motivo?

¿Saben que el domingo 7 de octubre, día para el que tienen anunciado a las 19:00 un Bilbao-Barça, se juega a las 19:50 el clásico futbolero por antonomasia, Barça-Madrid? ¿De verdad piensan que en este país se puede competir a pecho descubierto contra un Madrid-Barça (por muy de pago que sea) y no morir en el intento? ¿Siguen pensando que este horario es el mejor de los posibles cuando casi todas las semanas van a coincidir con el Madrid o con el Barça (de fútbol, me refiero) o con los dos, como es el caso?

¿Qué sucederá cuando haya prórroga(s) y el final del partido se vaya más allá de las nueve de la noche? ¿Empezará con retraso la segunda edición del Telediario? ¿Pasarán el final del partido a Teledeporte para que pueda empezar a su hora la segunda edición del Telediario (cosas más raras se han visto)? ¿O se cargarán el partido sin más, dando paso al Telediario y diciendo que ya informarán del resultado final a lo largo del informativo (y no me pongan cara rara, que precedentes hay al respecto)?

¿Son ustedes conscientes de que el domingo 21 de octubre, día para el que han anunciado un CAI-Barça a las 19:00 por TVE1, se celebrarán elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco? ¿Son ustedes conscientes (deberían serlo, ya que viven allí) de que el domingo 25 de noviembre habrá también elecciones en Cataluña? ¿Son conscientes de que esos dos días TVE1, fiel a sus costumbres, emitirá con toda probabilidad un Especial Elecciones desde las 19:55? ¿Qué tienen previsto ustedes para esos casos? ¿Adelantarán el partido a las 18:00 (rezando por que no haya prórroga)? ¿Tragarán con que vaya por Teledeporte (a la fuerza ahorcan)? ¿O bien (haciendo gala de su incomparable sentido de la previsión) empezará a las 19:00 en TVE1 y luego cuando den las 20:00 ya veremos lo que hacemos?

¿Qué pasará los días 19 (miércoles) y 20 (jueves) de diciembre, única jornada entre semana prevista en el calendario? ¿Tragará TVE con hipotecar su prime time con un partido de baloncesto, pongamos por ejemplo un Real Madrid-Valencia Basket, en plena campaña pre-navideña? ¿O exigirá que éste se juegue también a las siete de la tarde, cual si de un domingo se tratara? ¿O lo arrinconará directamente en Teledeporte, y adiós muy buenas?

Y abundando en lo anterior, ¿qué pasará cuando empiecen los playoffs y además de los domingos se juegue también los martes y los jueves, por ejemplo? ¿Ha aceptado TVE (en esas conversaciones que con toda seguridad habrán tenido antes de la firma del presente contrato, no me cabe en la cabeza que algo así lo hayan dejado al azar) que los playoffs se vean de todas todas en TVE1, así sea el día que sea, así se trate de la eliminatoria de que se trate? ¿Le han explicado ustedes a los rectores del Ente Público que es científicamente imposible que se dé un Madrid-Barça en cuartos, otro Madrid-Barça en semis y otro Madrid-Barça en la final, por la propia naturaleza de la competición?

Y ya puestos: ¿Asumimos que el precio que tenemos que pagar por ir a TVE1 es quedarnos sin previo, apenas diez minutos (y gracias) frente a la media hora anterior? ¿Asumimos que todos los comentarios se seguirán haciendo desde el plató así se juegue donde se juegue, quién sabe si en la Copa incluso? ¿Asumimos que ni siquiera habrá un/a piedepista que fidelice a la audiencia sino que lo iremos cambiando en función del lugar, en Barcelona África (qué cruz), en Madrid Izaskun, en Zaragoza Ciria, etc? ¿Asumimos que a saber la de cosas que aún nos quedarán por asumir?

¿Por qué Arseni Cañada y Manel Comas llevan en su camisa durante las retransmisiones el logo de TVE y en cambio Juanma López Iturriaga lleva el logo de Liga Endesa? ¿Acaso no tiene el Ente Público camisas de su talla? ¿O más bien debemos suponer que la nómina de Cañada y Comas la paga TVE y la de Itu la paga la ACB? Y en ese supuesto, ¿fue decisión de TVE contratar a Itu, o más bien fue imposición de la ACB? (No me malinterpreten, no tengo ningún inconveniente en que Itu esté como comentarista, más bien al contrario, me parece que puede ser el complemento perfecto a Comas y que aportará chispa e ingenio a las retransmisiones; es sólo mera curiosidad)

¿Qué me pueden contar de esa otra oferta que reveló en su día el blog Al Contraataque, la cual habría sido presentada por el recóndito e ignoto canal 13tv? Que a ver, yo les explico, que soy más bien tirando a ateo (o agnóstico, no sé) y anticlerical y anti Conferencia Episcopal y anti informativos COPE y anti la madre que los parió (dicho sea desde el profundo respeto a todas las creencias y opiniones, por supuesto), que no acostumbro a ver jamás el susodicho canal 13tv ni ningún otro de eso que a veces denominamos (desde el cariño) TDT Party (que dirán ustedes que a ver qué les importa todo esto…) Pero dicho todo lo cual: ¿no habría merecido la pena intentarlo, tratándose como se trataba de una oferta que no exigía exclusividad, que se conformaba con ser tercera opción, que ofrecía a cambio dos millones y medio de euros (es decir, dos millones y medio más de lo que paga TVE por ser primera opción), que garantizaba sinergia con la COPE (ese Tiempo de Juego vendiendo ACB) y que prometía además un tratamiento esmerado del producto y hasta un programa informativo semanal? ¿Tan tiquismiquis nos hemos vuelto como para despreciar una oferta así, aún por insignificante que sea el medio que la ofrece?

Y ya que hablamos de insignificancias, ¿no creen que deberíamos poner a Teledeporte en ese mismo nivel, aunque nos duela (que a mí particularmente me duele)? [Caso real: este pasado verano, en plenos Juegos Olímpicos, intenté ver Teledeporte en dos casas ajenas. No pude. Ni siquiera tenían sintonizado el canal. Hace unos meses hubo que resintonizar su frecuencia y supongo que ni se preocuparon de hacerlo, que ni lo echaron de menos siquiera. Y miren que les hablo de aficionados al deporte a la manera en que suele ser aficionado al deporte el español medio, es decir, aficionados al fútbol que sólo se fijan en otros deportes si juega España o algún español con posibilidades de ganar. Como esos (en su caso) siempre los da TVE1 no necesitan tener Teledeporte para nada, vamos que es que ni se acuerdan de que existe. Ese es el verdaderoimpacto mediático que ha tenido la ACB durante estos últimos años, me temo. Y el que seguirá teniendo a partir de ahora su tercera opción]

(Esta va más para la FEB, pero la preguntaré de igual manera) ¿No había otro horario mejor que las once de la mañana del domingo para dar en Teledeporte los partidos de LEB? ¿De quién ha sido la brillante idea, de la FEB o de TVE? ¿Son ustedes conscientes de que los sábados la gente (tanto más cuanto más joven) acostumbra a salir por la noche y acostarse más bien tarde, por lo que maldita la gracia que les hará a los burgaleses, alicantinos, cacereños, lucenses o coruñeses pongamos por caso pegarse semejante madrugón a la mañana siguiente? ¿Se trata acaso de una medida disuasoria anti botellón, basada en que la gente se recoja cuanto antes en sus casas? Y en lo que a mí más me afecta, ¿era estrictamente necesario que LEB y ACB (Autonómicas) se solaparan, que a partir de las 12:15 haya necesariamente que escoger? ¿No había otra hora, qué sé yo, las 16:00 del sábado a modo de programa doble, de aperitivo para la ACB de después? ¿No les parece suficiente la competencia que nos viene de fuera, como para tener que hacernos también nosotros la competencia a nosotros mismos?

Y por último, amados rectores de la ACB, respóndanme ustedes (ingenuo de mí, como si fueran a hacerlo) a una morbosa curiosidad: ¿de verdad les parece que este es el mejor marco televisivo al que podíamos aspirar? ¿Realmente están ustedes tan contentos por dentro como aparentan estarlo por fuera? ¿O más bien es todo fachada y en el fondo están cagados pensando en la que se les puede liar si las audiencias no responden, si los anunciantes se retraen? ¿O en el fondo están descojonándose porque todo esto se la suda y al fin y al cabo hay otros que están aún peor, véase su ex amigo Bertoméu sin ir más lejos? Ya saben, mal de muchos

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

abracadabra   Leave a comment

(publicado el 17 de septiembre de 2012)

Una vez más, y por si a alguien aún le cabía alguna duda (que de desafectos está el mundo lleno), la ACB (en adelante Acebé) ha demostrado hoy estar a la vanguardia de este país en imaginación, iniciativa, marketing y emprendimiento (en el supuesto de que dicha palabra exista). No es ya que sea la segunda mejor liga del mundo después de la Enebeá sino que hasta la supremacía de esta última empieza a tambalearse ante la pujanza y el atrevimiento de nuestra liga doméstica, tiembla Stern que llegan Portela y Agustí, tanto monta monta tanto. Y conste que no lo digo por ese grandioso y sustancioso contrato televisivo que algunos ya imaginábamos hace ocho meses y que desatará de inmediato las alabanzas y hasta las envidias del universo mundo, no, qué va, lo digo por algo más genial aún si cabe…

Quizá recuerden que hace un año, en un truco de prestidigitación digno del mejor Houdini (o del mejor Copperfield, que es más moderno), la Acebé hizo desaparecer los concursos de triples y mates. Fue un visto y no visto, abracadabra pata de cabra, ahora los ves, ahora no los ves, de hecho lo hizo tan bien que casi nadie se dio cuenta (sólo los tocapelotas de costumbre), al fin y al cabo dichos concursos llevaban años y más años tendiendo hacia la insignificancia de tal manera que cuando finalmente desaparecieron no se percató ni dios porque prácticamente ya eran invisibles, ahí estuvo su verdadera magia. Pero cómo no, nuestra Acebé, siempre fiel a los principios básicos del choubisnes (o del circo), ya saben, el mayor espectáculo del mundo, el espectáculo debe continuar y demás zarandajas, ha optado por dar otra vuelta de tuerca, ha decidido epatarnos de nuevo, nos ha vuelto a sorprender cuando acaso ingenuamente pensábamos que ya nunca jamás nada nos sorprendería: abracadabra pata de cabra (parezco el narrador baloncestero de la televisión valenciana), helos aquí de nuevo, ale hop (no confundir con alley oop), tatán tatachán, tatatachán, aquí están, los concursos de triples y mates de nuevo ante sus ojos, claro está, el mundo entero alucinando,oh qué bien, qué alegría, han vuelto, tiene mérito que hayan vuelto cuando jamás supimos que se hubieran ido, oh prodigio, oh maravilla

Pero si todo ello les parece asombroso (que lo es, qué duda cabe) créanme que aún no han visto nada: la Acebé, fiel a ese sacrosanto principio del más difícil todavía, hizo desaparecer los concursos de la sede de la Supercopa y ahora los ha hecho aparecer en la sede de Endesa, que parece lo mismo pero no es lo mismo (aunque al paso que vamos acabará siéndolo). Los triples y los mates no se celebrarán coincidiendo con la susodicha Supercopa (que eso habría sido demasiado fácil) ni tampoco en otro fin de semana cualquiera no vaya a ser que los vea todo el mundo, no, los concursos de triples y mates se celebrarán el miércoles 26 de septiembre a las doce del mediodía (las once en Canarias) coincidiendo con el acto de presentación de la Liga, el cual tendrá lugar (por supuesto, faltaría más) ese mismo día y a esa misma hora en el patio interior (o algo así) de su azul eléctrico patrocinador. Por supuesto con la destacada participación de dieciocho grandes estrellas de la Liga a razón de una por equipo, si bien la Acebé habrá de recurrir nuevamente a la magia (abracadabra etcétera) y dotar del don de la ubicuidad a dos de ellas para que consigan estar casi al mismo tiempo en Madrid y en Barcelona, en la Final de la Lliga Catalana que se disputará apenas unas horas después (o bien teletransportar a la sede madrileña de Endesa la susodicha Lliga Catalana en pleno, que eso ya sí que sería magia potagia del copón).

¿Es o no es genial nuestra Acebé? Qué gran ejemplo de sensibilidad social, dejar por fin de lado a los que estudian o trabajan (cuerpos a extinguir, sobre todo estos últimos) y centrarse por fin en los sectoresemergentes de nuestra sociedad, los parados, los ninis, ellos que representan el verdadero futuro de este deporte (siempre y cuando vayan sobreviviendo), nadie se acuerda de ellos excepto nuestros preclaros dirigentes baloncesteros, ahí estarán esa mañana de miércoles al pie del cañón iluminando sus vidas, llevando la alegría desde la Santa Madre Endesa hasta el salón de su casa (en el supuesto de que se lo televisen, claro está). Y no crean, algunos aún dirán que puestos a preferir casi hubieran preferido una rebaja en el recibo de la luz, cómo se puede ser tan ingrato, por dios…

Pero antes de terminar, si ustedes mis amados rectores de la Acebé me lo permiten (y siempre desde el cariño y la admiración ante su gestión eficaz y ponderada, faltaría más), me gustaría dejar caer alguna pequeña, mínima duda que me asalta y cuya resolución contribuirá a iluminar (nunca mejor dicho) aún más si cabe todo este proceso:

 
¿Consistirá el concurso de triples en lanzar balones a las canastas, o consistirá más bien en lanzar bolas de papel a las papeleras de los empleados de la compañía?
 
¿Quién integrará el jurado del concurso de mates? ¿Serán (como venía siendo habitual) cinco destacadas personalidades de reconocido prestigio en el deporte de la canasta (es decir, Walter Szcerbiak y cuatro más)? ¿O serán acaso cinco trabajadores de Endesa elegidos rigurosamente al azar por el dedo del presidente de la compañía?
¿Entregarán nueves y dieces a los curritos para que se asomen por los balcones y los muestren tras cada mate (eso sí, por riguroso turno y siempre aprovechando para ello su pausa para el café, no vayamos a propiciar el absentismo laboral)?
 
¿Qué nos quedará aún por ver o mejor dicho, por no-ver, especialmente a todos aquellos que por las mañanas aún tenemos la (cada vez más extraña) costumbre de trabajar a cambio de un (cada vez más escaso) sueldo?
 
¿Hará coincidir la Acebé la presentación de la temporada 2013/2014 con la celebración de la Supercopa, todo ello por supuesto en la sede de Endesa, semifinales un martes y final un miércoles, siempre cómo no en horario matinal?
 
¿Propondrá la Acebé el patio de Endesa como sede (de lunes a jueves por la mañana, of course) de la Copa del Rey si Vitoria finalmente no traga con el canon del millón de euros?
 
Cuando dicen que el partido estrella de cada jornada Acebé se verá los domingos a las siete en TVE1, ¿Estamos completamente seguros de que se refieren a las siete de la tarde?
 
Y Recuerden, nunca lo olviden, ténganlo siempre bien presente, el espectáculo debe continuar

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

dislexia goda   Leave a comment

(publicado el 12 de septiembre de 2012)

 

Hace cuatro veranos estuve de vacaciones en la isla de La Palma. No se lo cuento para darles envidia ni para dármela a mí mismo siquiera (que ya echo de menos volver por allí), se lo cuento como ejemplo ilustrativo de lo que intentaré desarrollar a continuación. Y es que en los días previos a dichas vacaciones comprobé una realidad que acaso ya sospechara pero a la que nunca me había atrevido a mirar de frente: prácticamente ni dios, de entre mis convecinos y demás congéneres, sabía de qué le estaba hablando cuando le hablaba de La Palma. No me refiero a gente necesariamente iletrada, me refiero a compañeros de trabajo en labores administrativas o a cuñados con (presuntamente) dos dedos de frente, o más incluso, a quienes les decía que me iba a La Palma y supuestamente procesaban el dato pero luego al despedirnos soltaban un pues nada, que os lo paséis muy bien en Las Palmas, ¡¡¡Las Palmas!!!, en plural, y si tú se lo devolvías en singular y con la palabra Isla delante se te quedaban con los ojos a cuadros, con cara de no saber de qué extraño lugar ignoto les podría estar yo hablando. Y a la vuelta fue aún peor, a la vuelta hubo hasta una compañera (bastante leída e instruida por cierto) que se quedó alucinada al descubrir que había estado en Canarias porque siempre había creído que yo estaba en Baleares: ah, pues como dijiste La Palma yo pensé en la de Mallorca, a ver qué otra Palma va a ser si no… Tal cual. Les dices que vas a Tenerife, Lanzarote o Fuerteventura y por lo general saben ubicarlas sin problema, sólo faltaría (entre otras cosas porque hasta puede que ya hayan estado allí) pero si se te ocurre mentar otras islas u otros lugares se les descuajaringa por completo la neurona.

Va a ser que somos así en la villa y corte, qué le vamos a hacer. Nuestra mentalidad castellana está acostumbrada a esos nombres secos, recios, bisilábicos que nos gastamos por aquí, Soria, Cuenca, Huesca, Jaén, pero no está preparada en absoluto para esas otras denominaciones que se gastan en los territorios periféricos compuestas por múltiples palabras y trufadas además de preposiciones y artículos para liarlo más todavía, habrase visto tamaña desfachatez: canarias grandes y chicas, santacruces varias, palmaspor doquier y además todo ello entremezclado, a mí que siempre he sido muy de viajar y muy de geografía y muy de mirar mapas no me cuesta en absoluto pero a todos aquellos que que sólo salen de Madrid para ir a Gandía, a Benidorm o al pueblo de sus ancestros la nomenclatura insular les cuesta una barbaridad. Es triste pero es así, es un mal endémico que podríamos denominar dislexia canaria en atención al objeto o más biendislexia peninsular en atención al sujeto, dislexia goda dirían ellos con el consiguiente cabreo que se les pone cada vez que nos leen o nos escuchan meter la pata con tanta facilidad.

Viene todo esto a cuento (que lo mismo ya se lo estarían preguntando) de la denominación de los equipos canarios en nuestra Liga Endesa (o lo que quede de ella), antes Liga ACB. Me explico: el Club Baloncesto Gran Canaria, el Granca para los amigos, lleva años y más años en la Liga. En este tiempo le hemos visto disputar partidos y partidos, le hemos visto competir al más alto nivel, le hemos visto jugar copas y playoffs y competiciones europeas y todo ello sin embargo no ha servido para que hayamos acabado de saber cómo demonios se llama ese equipo. No hablo de usted o de mí que a lo mejor sí que lo sabemos aunque no nos paguen por saberlo, no hablo de tertulias de bar ni de charlas de café, sí hablo de sesudos periodistas, de presuntos especialistas en la materia, de insignes blogueros que acaso hubieran sido incluso jugadores no hace demasiado tiempo y que sin embargo llevan ya lustros enteros llamando a este equipo no Granca ni Gran Canaria sino Canarias, tal cual, como si no representara a su isla sino a cualquier otra o a todas juntas a la vez. El Canarias por aquí, el Canarias por allá, yo no sé ya cuántas veces habré leído o escuchado eso en estos años, lo cual no tendría nada de particular (más allá de la propia cagada que supone llamarle por un nombre que no es el suyo) si no fuera porque este verano ha ascendido finalmente a la ACB (tras múltiples y variopintas vicisitudes) el equipo de la isla de enfrente, llamado precisamente (casualidades de la vida) CB Canarias, qué les voy a contar que ustedes no sepan ya.

Que uno ante semejante circunstancia se imagina a los susodichos columnistas y analistas con los esquemas hechos trizas, que alguno diría pero cómo que ha ascendido si ya estaba, si lleva media vida ahí, que algún otro hasta diría pero cómo es posible, pero cómo va a haber dos equipos ACB que se llamen igual, a ver ahora qué hacemos… Pues lo que están haciendo desde hace un par de meses, confundir al uno con el otro en cuanto se les presenta la ocasión, que va a ser que la dicotomía Gran Canaria / Canarias es demasiado compleja como para poder ser procesada por una mente simple. Ha habido fichajes como el de Jon Scheyer que los hemos visto asignados a un equipo o al otro según dónde lo leyéramos, a veces incluso a ambos dos equipos en el mismo artículo según qué párrafo leyéramos; ha habido tablas de mercado en las que hemos visto a un equipo con la ficha del otro y al otro consiguientemente con la ficha del uno… Vamos que ya sólo faltaba que además sus respectivos entrenadores se apellidaran igual, Martínez & Martínez, parece como si lo hicieran aposta. Coincidirán conmigo, todavía no hemos visto nada, esto sólo es el principio, casi mejor no imaginar lo que nos espera.

Reconozcámoslo, el fútbol tampoco ayuda; ni el fútbol ni nuestra tendencia casi patológica a simplificar las cosas. Les pondré un ejemplo, que nada tiene que ver con el deporte canario sino con una institución bastante alejada geográficamente y que lleva por nombre Athletic Club de Bilbao. El Athletic de Bilbao es el Athletic para todo dios y en casi todas partes excepto en Madrid, en Madrid es simplemente el Bilbao, supongo que porque aquí el Atleti propiamente dicho es el otro, el de Madrid. A mis convecinos por lo general no les cuesta nada decir el Racingel Sportingel Dépor o el Recre (no digamos ya la Real o el Osasuna) en lugar de el Santanderel Gijónel Coruña o el Huelva (aunque nunca falta algún rancio que todavía les sigue llamando por el nombre de su ciudad) pero decir el Athletic ni se lo plantean, vamos que ni lo conciben siquiera; haga usted la prueba si anda por Madrid, yo ya la he hecho, pruebe a decir el Athletic y aún por mucho énfasis que ponga en la pronunciación para que se escuche bien esa última letra pensarán que se refiere al de aquí; o aún peor, pruebe a decir el Athletic de Bilbao y verá como le miran con condescendencia y hasta con un punto de desprecio incluso, mira tú el redicho éste, pues no va y dice Athletic de Bilbao en lugar de decir el Bilbao como todo el mundo, será repipi el tío. El fútbol es lo que tiene, nombres simples, concretos, elementales, en cambio estos otros nombres nuestros en los que cabe la denominación comercial del patrocinador (compuesta de varias palabras a veces), la del equipo y la de ciudad a ellos sencillamente les descomponen; el fútbol canario lo tiene bien fácil, a un lado Las Palmas y al otro el Tenerife, no puede ser más sencillo; pero el baloncesto, ay amigo, en el baloncesto a veces hay que pensar, y a eso nunca acabamos de acostumbrarnos.

Dentro de siete semanas y media, alla por el 4 de noviembre poco más o menos tendrá lugar el derby canario, algo que hace muchísimos años que no sucede en la máxima categoría de nuestro baloncesto.Canarias-Gran Canaria, dicho así suena bien pero mucho me temo que su mera enunciación provocará retortijones, descomposición intestinal y puede que hasta brotes esquizofrénicos en algún presunto especialista peninsular, habrá hasta quien piense que es un único equipo jugando contra sí mismo… o no, o tal vez recurran al viejo y socorrido truco de no llamarlos por su nombre sino por el nombre de su patrocinador, Iberostar-Herbalife pongamos por caso (aunque reconozco no tener ninguna certeza de que Iberostar siga patrocinando al CB Canarias a día de hoy, de hecho ya no lo veo por casi ningún sitio). Claro está, eso si no los bailan, si no les da por poner al uno con el otro y al otro con el uno. O aún peor, tampoco descarten que a alguno de los susodichos patrocinadores no le dé por hacer un lagunaro y cambiarse de isla, que en apenas un año no estemos hablando del Herbalife Canarias por ejemplo, cosas aún más raras habremos visto ya… Reconozcámoslo (a la manera de Murphy), cualquier cosa, aún por muy complicada que esté, siempre es susceptible de complicarse más todavía.

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

más difícil todavía   Leave a comment

(publicado el 30 de mayo de 2012)

Lo consiguió. Televisión Espantosa, digo Española, versión Teledeporte, consiguió ayer el más difícil todavía, consiguió algo que apenas medio segundo antes o diez minutos después nos habría parecido imposible, consiguió poner de acuerdo a los del Madrid, a los del Baskonia, a los que tanto nos daba que ganara el Madrid como el Baskonia, a la señora aquella de un pueblo de Cuenca que no sabía qué era esto ni para qué servía pero que pasó zapeando y se quedó atraída por la magnitud del espectáculo, consiguió Teuveé que por un instante se olvidaran los reproches y los agravios comparativos, que es que yo llevo más faltas que tú, que es que tú llevas más tiros libres que yo, se olvidaron hasta los recuerdos cariñosos al señor Martín y a la señora Bertran o al señor y a la señora Pérez, toda la espuma por la boca (hasta la de aquellos que sólo lo estábamos gozando) concentrada de repente en una sola dirección, segundo y medio queda para el final de la prórroga, Baskonia tres arriba, Madrid sacando de fondo bajo la canasta baskonista, todos sabemos que buscarán un triple, hasta la señora de Cuenca sabe que no hay en ese momento otra cosa sobre la faz de la Tierra más importante que ese tiro, lo sabe hasta su perro, lo sabe todo dios excepto el realizador y/o el operador de cámara, ellos están a otra cosa, acaso fueran ellos el uno del Madrid y el otro del Baskonia y estuvieran también tirándose los trastos a la cabeza o acaso (mucho más probable) estuvieran pensando en el hambre que tenían, en lo tarde que iban a cenar por culpa de esta maldita prórroga, en el casquete que intentarían echar al llegar a casa, en lo que fuera menos en lo que tenían que estar, la cámara pinchada enfocando al vacío, a un punto perdido en mitad de la nada mientras la jugada ya se ha producido, no sabemos qué ha pasado, si ha habido tiro, si no lo ha habido, si han taponado, si han hecho falta, si la han pitado, no sabemos nada, no lo sabe ni quien tiene que narrarlo, a ver qué ha pasado ahí chilla Arsenio desesperado desde su plató, no sabemos lo que ha pasado, ¡África, ayudanos!, suena casi a grito humanitario (sólo que al revés) y obtiene casi el mismo resultado que cualquier grito humanitario, ayúdanos África pero África lleva también a por uvas toda la noche (para variar), pensando acaso a qué hora le sale el vuelo de vuelta, con quién va a quedar mañana para comer o qué esmalte de uñas se pondrá el jueves, si tardó siglos enteros en averiguar qué entrenador pidió aquel tiempo muerto como para enterarse ahora de qué ha pasado cuando ni siquiera tiene al lado un monitor para saber lo que nos hemos perdido, esas virguerías pídanselas a Izaskun, a mí déjenme tranquila… Ya que se ahorran el viaje del narrador y el del analista y el del comentarista invitado y el de la madre que los parió ahórrense también el de la piedepista, total para decir que gritan cuando gritan y que aplauden cuando aplauden para eso también valgo yo (y hasta la mujer de Cuenca) desde casa, con un operario que les ponga el micro y los cascos a los entrevistados tienen más que suficiente, ese mismo que mete la jirafa en los tiempos muertos ya les valdría y si además es montador pues miel sobre hojuelas, que se encargara él también de colocar las cámaras y dejarlas fijas, si acaso la principal con mando a distancia para girarla a derecha e izquierda según para donde vaya el juego, de esta manera el realizador y los operadores de cámara podrían también quedarse en Sant Cugat o Torrespaña rascándose gustósamente el ombligo, nosotros al fin y al cabo tendríamos las mismas posibilidades que ahora de ver las jugadas clave (o puede que más, incluso) y ustedes podrían ahorrarse un montón de cuantiosas dietas para así contribuir a sanear las maltrechas arcas públicas o las de Bankia, según…

Y esa Acebé sacando pecho en túiter pocos minutos más tarde, ahora mismo somos trendintópic universal e interplanetario, hasta en la Galaxia de Andrómeda se habla hoy de nuestra Ligaendesa, si así fuera sería para descojonarse, tienen ustedes el partido más intenso, emotivo, enloquecido y visceral del año y justo en el segundo culminante se las apañan para cagarla y echarlo todo a perder, desde luego es como para estar orgulloso, ahora que eso sí, después de esto ya no les quepa la menor duda, que no les tiemble el pulso, laAcebé debe continuar en Teuveé sí ó sí, si la dan a mediodía como si la dan a medianoche, si la dan por la Primera como si la dan por Clan TV, tanto da, si están hechos la una para el otro, si hasta los más veteranos aún podemos recordar aquello de que había una vez un circo que alegraba siempre el corazón, ya saben, Gaby, Fofó, Miliki, Fofito, incluso Milikito, pues nada, que siga la tradición, viva el circo, más difícil todavía (aún más si cabe), dónde habríamos de estar mejor que aquí. El espectáculo debe continuar.

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

froilanización   Leave a comment

(publicado el 23 de mayo de 2012)

 

Reconozcámoslo, no nos lo ponen nada fácil en lo que a seguimiento mediático del baloncesto se refiere. Hace apenas diez días tuvimos un buen ejemplo, tenga usted fijada desde hace siglos la Final de la Euroliga para el domingo 13 de mayo a las ocho de la tarde para que luego lleguen los del fútbol y coloquen la última y decisiva jornada de su Liga Bebeuveá para el domingo 13 de mayo a las ocho de la tarde. La Liga de Fútbol Profesional (en adelante Eleefepé) bien podría haber escogido el sábado (como hizo con la penúltima), de hecho tenía el día entero a su disposición. O puestos a fijarla para el domingo (vaya usted a saber por qué) bien podría haberla puesto a las seis de la tarde, incluso a las siete… Pero no, la tuvieron que poner a las ocho, precisamente a las ocho. Como la Final euroliguera la jugaron dos equipos extranjeros a (casi) nadie pareció importarle lo más mínimo, pero ¿qué habría pasado si (como todos esperábamos) se hubiera clasificado el Barça? Pues lo mismo que pasó sin Barça, es decir, que el partido de baloncesto más importante del año en todo el continente europeo habría caído en la más absoluta indiferencia mediática, y que hasta puede que aún hubiéramos tenido que escuchar en alguno de esos carruseles de nuestros pecados que hay que ver, estos del baloncesto siempre molestando, a quién se le ocurre poner su final a la hora del fútbol, ya les vale… En USA algo así jamás habría sucedido, allí las grandes ligas se distribuyen perfectamente los tiempos de sus respectivos calendarios desde una posición de teórica igualdad y respeto mutuo. ¿Aquí? Aquí no hay igualdad ni teórica ni práctica ni respeto mutuo ni hostias en verso, aquí a un lado está el fútbol, al otro está el fútbol, en medio está el fútbol y en las alcantarillas están todos los demás deportes empezando por el nuestro. Ni siquiera es que el fútbol diga vamos a ponerlo el domingo a las ocho para joder a éstos, qué va, qué necesidad habría de joder a quien ya está jodido, es todo mucho más sencillo que todo eso: el fútbol simplemente lo pone a esa hora (como podría haberlo puesto a cualquier otra) porque le importa un bledo (sea eso lo que sea) que haya cualquier otra cosa a esa misma hora, porque su superioridad es tan absoluta que puede hacer lo que le venga en gana sin tener que preocuparse lo más mínimo de lo que hagan los demás, nosotros hacemos lo que queramos y el que venga detrás que arree, que decía mi abuela. Ahí vamos, arreando.

Ahora bien, una cosa es que no nos lo pongan nada fácil y otra que nosotros seamos capaces de ponérnoslo aún más difícil a nosotros mismos. O dicho de otra manera (un poco más vulgar), que no hace falta que vengan de fuera a putearnos, que sabemos putearnos solos. Los del baloncesto somos así, continuamos inmersos en nuestro imparable proceso de froilanización, esa innata capacidad para pegarnos tiros en los pies. Se supone (sólo se supone) que nuestra Liga ACB está inmersa en arduas y procelosas negociaciones de cara al (¿nuevo?) contrato televisivo, ése que hace algunas semanas parecía que se le adjudicaría al mejor postor, ése que hoy parece que se le adjudicará al mismo postor de siempre. Claro está que en tales circunstancias, e inmersos también como estamos en plenos playoffs (aunque algunos todavía no se hayan dado cuenta), lo lógico sería que la susodicha Acebé aprovechara la ocasión para lucir músculo, para epatar al mundo entero con la calidad de su producto, vean señores vean lo que traemos hoy, todo nuevo, todo fresco, todo limpio, que estamos que lo regalamos, que me lo quitan de las manos oigaaaaa… Pues no. Nosotros (entiéndase por nosotros al baloncesto, en general) si tenemos algo bueno procuramos esconderlo, que ni dios se entere de su existencia y que si acaso alguien se entera, vaya por dios, no vea ni de lejos las partes más saludables y lustrosas del producto sino justamente todo lo contrario, las más fláccidas y fofas, esas que nadie en su sano juicio se llevaría a su casa de ninguna manera…

Me explico (o lo intento, al menos): cuatro eliminatorias de playoffs, cuatro pleitos, como decía aquél. Si antes de empezar me hubieran pedido que las ordenara en base a su presumible interés, igualdad, intensidad, rivalidad y amenidad (y dejando de lado criterios partidistas), creo que no habría tenido ninguna duda: la primera de todas, sin dudarlo, Baskonia-Bilbao, en segundo puesto el Valencia-GBC, el tercero quedaría para el Real Madrid-Caixabancajasolcívicadesanfernando (y olé) y en último lugar, también sin dudarlo ni un momento, el Barça-Lucentum. Eso yo, claro, lo mismo usted también (o no), no así nuestras televisiones que obviamente se mueven en base a otros parámetros que nada tienen que ver con el baloncesto, hasta ahí podíamos llegar tratándose de baloncesto. Nuestras televisiones, en este caso la estatal que es la primera que escoge, no necesitan complicarse tanto la vida: miran el programa de festejos, buscan al Madrid y eligen su serie sin pestañear ni un segundo, qué más dará contra quién juegue. Si la ACB la integraran 8.000 equipos de los que 4.600 se clasificaran para playoffs, y al Madrid, supuesto segundo clasificado, le correspondiera enfrentarse contra el que ocupó el puesto 4.599, pongamos el Matalascabrillas del Monte, no les quepa la menor duda de que Teledeporte retransmitiría la serie Real Madrid-Matalascabrillas del Monte. Y aún les digo más, si en nuestro actual formato ACB el Madrid un año cualquiera quedara noveno y no se metiera en playoffs (terrible suceso que haría tambalearse las más sacrosantas estructuras de nuestro deporte), mucho me temo que semejante rompimiento de esquemas llevaría probablemente a Teledeporte a no televisar serie alguna, en primera ronda al menos…

Pero no nos cebemos con el Ente Público que las Autonómicas también tienen lo suyo, la mía al menos, con otras no me meto que algunas tenían equipos en cartel y otras aún no teniéndolos sí intentaron agradar mínimamente a sus aficionados, hasta montando minicarruseles en momentos puntuales incluso. Pero la mía es Telemadrid, más conocida por estos pagos como TeleEspe por razones que no habré de contarles dado que son ajenas al contenido de este blog (y dado que son fáciles de imaginar, también). TeleEspe un año tras otro realiza más o menos el siguiente proceso: mira el programa de festejos, comprueba que no puede dar al Madrid porque ya se lo han quitado, busca otro equipo de Madrid, no lo encuentra y entonces se formula retóricamente la siguiente pregunta: ¿qué preferirán ver los aficionados de Madrid, dado que no pueden ver al Madrid? Pues qué habrían de querer ver, hombre de dios, pues al Barça, todo madridista que se precie lo primero que quiere en la vida es ver ganar a su Madrid y lo segundo es ver perder al Barça (y no necesariamente en ese orden), luego démosles al Barça con la Esperanza (siempre con mayúscula en esta Comunidad, no vaya a ser que me obliguen a continuar el blog a puerta cerrada) de que pierda… Y dicho y hecho. Recuperando la improbable hipótesis del párrafo anterior, si al Barça, primer clasificado en temporada regular, le correspondiera enfrentarse con el que hubiera ocupado el puesto 4.600, pongamos el Somormujos de la Polvorosa, no les quepa la menor duda de que Telemadrid retransmitiría la serie Barça Regal-Somormujos de la Polvorosa. Tal vez alguien con dos dedos de frente acaso podría advertir que a menor igualdad entre los contendientes menor interés deportivo (y menor probabilidad de que el odiado rival pierda, también). Pero dos son demasiados dedos en según qué sitios.

Así las cosas, bien podemos estar seguros de que la serie Baskonia-BilbaoBasket, a priori (y a posteriori) la más atractiva, apenas la habrán visto cuatro gatos fuera del País Vasco (la mayoría de ellos a través de Orange Arena, claro). Y que la serie ValenciaBasket-Lagun Aro GBC la habrán seguido como mucho dos gatos, tres si acaso en el tercer partido. Y que luego nos echaremos las manos a la cabeza al ver las audiencias, hay que ver, ni aún dándoles al Madrid o al Barça esto funciona, si es que el baloncesto ya no interesa, si es que el baloncesto ya no engancha, si es que… Si es que leches. Para que el baloncesto enganche tiene que haber gente predispuesta a dejarse enganchar, difícilmente podrán engancharse a algo cuya existencia apenas conocen, algo que acaso un día conocieron pero que a fuerza de desenganches al final han acabado olvidándolo. No lo digo por decir, tengo por aquí cerca (en mi trabajo, me refiero) a algún madridista (más futbolero que baloncestero, pero que sí suele ver a su equipo de baloncesto con gusto en cuanto se le presenta la ocasión) que primero buscó los playoffs y no los encontró y que cuando luego quiso volver a buscarlos descubrió con sorpresa que ya habían jugado (y ganado) la primera ronda. Y no será el único. Dejas pasar ¡doce días! entre el final de la Regular y el comienzo de los playoffs para que luego en apenas un par de días (en la mayoría de los casos) ya te hayas ventilado la primera ronda. Tenemos casi dos semanas a la afición esperando (u olvidando) total para que luego se pasen deprisa y corriendo, para que la primera ronda se acabe casi antes de empezar gracias entre otras cosas a este prodigioso formato al mejor de tres, que a la Acebé le encantará y le parecerá el colmo de la emoción, la espectacularidad y la incertidumbre pero que a mí me toca sobremanera las narices (y otras partes de mi cuerpo que no voy a mencionar, que ya bastante grosera me está quedando esta entrada): por injusto, por absurdo, porque nos roba una buena porción de espectáculo, porque nos quita una buena parte de lo mejor que tenemos, que son precisamente los playoffs.

Claro, me dirán que en medio de ese periodo de once o doce días entre la Regular y los playoffs estaba la Final Four de la Euroliga y había que respetarla. Por supuesto, y de hecho es lógico que en esa primera semana aún no empezasen las eliminatorias por el título. Ahora bien, una vez jugada la Final Four, ¿por qué demonios esperar al jueves/viernes para iniciar los playoffs? ¿por qué no empezarlos el martes? ¿que para el Barça habría supuesto un perjuicio? Pues claro, pero es que yo estoy diciendo que empiecen el martes, no que se jueguen todos el martes, el Barça bien habría podido irse al jueves como de hecho se fue. Porque esa es otra, me encantaría saber a qué obedece esa insospechada necesidad de que todos los partidos autonómicos vayan siempre el mismo día y a la misma hora, como si quisieran esconderlos unos de otros, como si trataran de impedir que la gente los vea. Ahí tienen a la NBA desparramando sus horarios para favorecer su contemplación y en cambio ustedes comprimiéndolos, no vaya a ser que se los contemplen. Solían decir que la verdadera victoria es no perderse ni un partido y tenían razón, sería una victoria que adquiriría casi caracteres épicos dado lo difícil (imposible, más bien) que nos lo ponen. Empiécenlos el martes, distribuyan esos primeros partidos de cada eliminatoria entre martes, miércoles y jueves, los segundos entre viernes, sábado y domingo, luego ya en su caso los terceros el lunes y el martes… Han tenido ustedes a su entera disposición casi un sueño, todo un fin de semana sin fútbol de primera división, sin selecciones, sin fórmula uno, sin apenas nada que les pudiera perjudicar, el caldo de cultivo perfecto para que la gente supiera de una vez por todas que esto existe, que es muy grande… y aún así han conseguido ustedes mantener los playoffs en la clandestinidad (salvo para adictos y/o iniciados), en la más absoluta insignificancia mediática. Y eso sí, los tres partidos autonómicos como siempre, juntitos los tres el domingo a las 12:30, como de costumbre, faltaría más… haciéndolos así coincidir con casi la única competencia posible en todo el finde, con el mundial de motos. Definitivamente, son ustedes unos cracks.

Miren que se lo decía yo al principio, que no nos lo ponen fácil. Sabrán ya (y si aún no lo saben para eso estoy yo aquí, para contárselo) que la Eleefepé pretende desparramar (aún más si cabe) los horarios de suLiga Bebeuveá para la próxima temporada, de tal manera que ya jamás habrá partidos que se solapen entre sí (hay que ver, qué vulgaridad, en vez de apretarlos todos juntitos, a nuestra manera). Se jugarán (presuntamente) los sábados a las 14:00, 16:00, 18:00 y 20:00, los domingos a las 12:00, 14:00, 16:00, 18:00 y 20:00 y los lunes a las 21:00, este último en abierto. Es decir, que si nuestra Liga Acebé tuviera la ingenua pretensión de no coincidir con el fútbol digamos que lo tendría crudo, sólo quedarían libres las diez de la noche, las diez de la mañana y la madrugada, punto. En tales circunstancias parece ser que la idea delnuevo operador (que de nuevo va a tener lo que yo de obispo, poco más o menos) es recuperar para el partido de la jornada aquel legendario horario de los domingos a las doce o doce y pico, ese que aún disfrutan las autonómicas, ese que hubo un tiempo ya legendario en que entrabas a un bar (a cualquier bar) a tomarte el aperitivo y allí estaba puntual el baloncesto en la pantalla del televisor. Algo que hoy resulta sencillamente impensable, por la competencia masiva del fútbol, sí, pero también por nuestra manifiesta incapacidad para sacar la patita de debajo de la mesa, decir aquí estamos, somos el baloncesto, por favor, mírennos. El primer paso para vender un producto es que el que lo vende confíe en su producto, si se avergüenza de él adiós muy buenas. Durante años nos hemos llenado la boca diciendo que teníamos la segunda mejor liga de baloncesto del mundo pero se ve que lo decíamos con la boca pequeña, no estaría de más que además de decirlo también nos lo creyéramos. En cambio estamos en el proceso contrario, disimular no vaya a ser que nos vean, si nos ven que sea poco no vaya a ser que se cansen. Ocultándonos, penalizándonos a nosotros mismos, froilanizándonos, continuando imparables nuestro camino hacia la definitiva froilanización.

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

Cuadernos   Leave a comment

(publicado el 17 de febrero de 2012)

Supongo que hay que estar loco para emprender un negocio así en estos tiempos que corren, para intentar vender ocio justo ahora que ya sólo procuramos gastar en artículos de primera (o segunda, si acaso) necesidad. Supongo que hay que estar aún más loco para sacar al mercado una revista, no una revista virtual sino una auténtica revista física de-las-de-toda-la-vida en una época en la que el papel impreso parece haber abdicado definitivamente ante la pantalla, ante cualquier pantalla. Supongo que hay que estar loco de atar para que dicha revista sea además una revista de baloncesto, ¡¡¡de baloncesto!!!, como si no supiéramos ya todos más que de sobra que en este país sólo se come y se cena y se desayuna fútbol y nada más que fútbol, monocultivo absoluto que convierte en páramo desolado todo lo demás…
 

Afortunadamente hay por ahí un puñado de locos maravillosos que ha decidido liarse la manta a la cabeza y dar sentido a su locura. Esa locura (bendita locura) lleva por nombre Cuadernos de Basket y bien cabría decir (de hecho es lo que diría yo se me pagaran por venderla, que obviamente no es el caso, la vendo porque quiero) que llega para llenar un hueco, un inmenso vacío en nuestro periodismo deportivo en general y baloncestero en particular: en estos últimos años habíamos visto aparecer unas cuantas publicaciones cuyo único reclamo de cara al presunto ¿lector? parecía ser el megapóster que aparecía en páginas centrales; el texto (en su caso) era un mero pretexto, algo con lo que rellenar esos espacios muertos entre foto y foto. Para la inmediatez semanal teníamos (y tenemos, y seguiremos teniendo) Gigantes, para otras periodicidades sólo teníamos preciosos estampados en papel couché, extraordinario material gráfico sin nada que lo sustentara a su alrededor. Faltaba esa publicación que nos explicara los temas en profundidad, que no se quedara en el día a día ni en el semana a semana sino que fuera más allá, que no sólo nos contara lo que somos sino que nos llevara (aún más) a lo que fuimos para entender así mucho mejor lo que seremos. Una revista que no sólo se mirara sino que también (y sobre todo) se leyera, y que diera gusto leerla además. Que aunara en definitiva baloncesto y literatura.

Todos esos locos maravillosos tienen nombre y apellido, casualmente esos mismos nombres y apellidos que llevan ya años y más años haciéndonos felices, contándonos este juego como nadie más lo cuenta; que no sólo hablan de baloncesto sino que aman el baloncesto, que nos transmiten sus conocimientos casi en la misma medida en que nos contagian su pasión: Gonzalo Vázquez, Antonio Rodríguez, Juanan Hinojo, Sergio García-Ronrás, Javi Gancedo, Matías Castañón, tantos otros, alguno incluso habrá cuyo nombre aún se esconda tras su nick. Su primer número (240 páginas, nada menos) ya está en la calle, en la calle es un decir porque apenas hay algún kiosco en que pueda comprarse, han preferido la venta on line (en su web) y el envío a domicilio: 9,90 euros cada ejemplar, la suscripción por un año (cuatro números, periodicidad trimestral) trae más cuenta porque sale por 33 euros, gastos de envío incluidos por cierto. Yo estoy ya esperando la mía, con la (acaso vana) ilusión de que el cartero tenga a bien no destrozármela por el lomo cuando se empeñe en introducírmela por mi buzón. Será a buen seguro un ejemplar de coleccionista, el primero de una larga serie porque como ellos mismos dicen en su web Cuadernos de básket ya ha llegado (y lo ha hecho para quedarse). Que así sea.

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en medios, preHistoria

¿derechos de autor?   Leave a comment

(publicado el 20 de enero de 2012)

 

Llevo horas preguntándome si los partidos de baloncesto generan derechos de autor. No me lo pregunto desde la ironía sino desde la más absoluta ignorancia. Que no lo sé, vamos. Es decir, entiendo que una película, una serie, una canción o un libro puedan generar derechos de autor, lo comprendo y hasta lo asumo, cómo no habría de asumirlo. Pero ¿quién habría de ser el autor intelectual (si lo hubiere) de un partido de baloncesto (o de fútbol o de waterpolo o de petanca, que para este caso viene a ser casi lo mismo)? Y en el supuesto de que no lo haya, ¿no estaremos (como se decía en mi colegio) pagando justos por pecadores cuando se cierra por completo la más emblemática plataforma de intercambio de archivos apelando, una vez más, a los sacrosantos derechos de autor?

Claro, me dirán que una cosa es la ignorancia y otra muy distinta es la inocencia. Me dirán que en este caso no se trata tanto de derechos de autor como de obtener gratis un producto por el que en circunstancias normales tendría que pagar. Pues depende. No les niego que (en lo que a mí respecta) esto puede ser así en algún caso pero no en todos los casos, ni siquiera en la mayoría de los casos. Esto puede ser así con mi adorada NCAA, que la temporada pasada me clavaban quince euros mensuales de suscripción a la ESPN y este año me lo iban a subir a veinte [y que es una suscripción mensual pero te la siguen cobrando aunque ya no haya partidos, te la siguen cobrando en mayo, junio, julio, agosto, septiembre, sin que encuentres la manera de cancelarla ni darte de baja por más vueltas que le des a la web, que al final tuve que hablar con el banco y la única solución que me dio fue anular la tarjeta a la que había asociado el pago; que parece que aquí sólo robamos los que al parecer no respetamos los (supuestos) derechos de autor], razones todas ellas por las que a comienzos de esta temporada decidí finalmente optar por otras opciones menos gravosas (digámoslo así) para mi maltrecha y recortada economía. Pero vale, en ese caso (casi) nada que objetar. Ahora bien…

– También puede darse el caso de que yo pague religiosamente por un determinado producto, pongamos la NBA o el Torneo Final de la NCAA, ambos incluidos en mi paquete mensual de Digital +, y que tras haberlo visto por televisión (de pago) decida luego bajarme de Internet un partido puntual simplemente porque haya salido bueno, simplemente por el mero placer de conservarlo de la manera más moderna, limpia, cómoda yeconómica (en términos de economía de espacio) que conozco, es decir, en el interior del disco duro externo que tengo enganchado a mi ordenador. ¿A quién estaría yo estafando en ese caso, descargándome un partido por el que ya he pagado antes?

– También puede ocurrir que un determinado producto, pongamos la ACB, la Euroliga o las competiciones de selección, me lo den gratis total y que sin embargo yo después de verlo decida descargarme de Internet algún partidazo que me merezca la pena guardar para siempre, pongamos por ejemplo el Cajasol-Fuenla o el Estu-Madrid de hace algunas semanas, pongamos sin ir más lejos el Lucentum-Madrid de este pasado domingo o el Unicaja-Madrid de ayer, pongamos por supuesto la Final y unos cuantos más de este último Eurobasket, de tantos otros… ¿Y en ese supuesto a quién estaría yo robando, bajándome gratis de Internet lo que ya me han dado antes gratis por televisión?

– Finalmente, también puede suceder (y es lo que acostumbra a suceder en la mayoría de los casos, en la mayoría de mis casos) que yo a menudo me entregue a la noble (creía yo que era noble) tarea de bajarme partidos históricos, finales y no finales y series de playoffs y Final Four y eliminatorias varias de NBA, NCAA, ACB, Euroliga, Copas de Europa, Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales, Europeos, etc, auténticosincunables que cualquier aficionado al baloncesto querría conservar y revisitar como igualmente querría tener los suyos cualquier aficionado a cualquier otro deporte… ¿Y a quién entonces estaría yo engañando cuando me bajo todo eso, tratándose como se trata de partidos que en muchos casos se jugaron hace veinte o treinta años, partidos que acaso tuve ya grabados en cintas de vídeo hoy ya casi irreproducibles, partidos que muy probablemente ya se nos ofrecieron gratis (o bien ya pagué por ellos) en su día?

Vaya todo este desahogo, a la manera de abrazo virtual, dedicado a los principales perjudicados de que ayer se haya cerrado el Megaupload, que no lo son (somos) tanto los consumidores finales como todos aquellos que llevan meses y años pegándose la gran currada de subir a Internet todo este ingente material para que otros podamos bajárnoslo y disfrutarlo. Material que en buena medida se encontraba alojado en Megaupload (no todo afortunadamente, también hay mucho en otros servidores… que ya veremos cuánto duran). Vaya este abrazo virtual para los buenos amigos de Allsports TV, para quienes llevan el foro de descargas de rojadirecta, para el baskonista Zkon que fue casi un pionero en la materia con aquel fantástico blog dedescargas de basket. Vaya muy especialmente para un tipo a quien no tengo el gusto de conocer (ni él a mí tampoco, obviamente), que se llama Juan Andrés y es natural de Bahía Blanca (Argentina), en cuyo extraordinario blog basquet desde siempre puedes encontrar (entre otras muchas cosas) auténticas rarezas que difícilmente podrías encontrar en cualquier otro lugar… y que estaban todas ellas, absolutamente todas, alojadas en Megaupload. Gracias a tantos por tanto trabajo durante tanto tiempo (y que no fue en vano, aunque hoy desgraciadamente pueda parecerlo), y gracias sobre todo (en la medida en que os dejen) por todo que aún vendrá.

Publicado noviembre 4, 2012 por zaid en medios, preHistoria

A %d blogueros les gusta esto: