Archivo para la categoría "varios"

EL AGUJERO   8 comments

Leí aquella historia en Slam, debió ser como a comienzos del presente siglo. John Thompson (el mítico John Thompson de toda la vida, el sumo hacedor de pívots como Ewing, Mourning o Mutombo) andaba ya jubilado tras su larga etapa en Georgetown; en cambio su hijo John Thompson III empezaba a labrarse una dura carrera como entrenador, aún no en los Hoyas sino en la más modesta (si bien no con menos tradición baloncestística) Universidad de Princeton. Cuentan que el hijo por aquel entonces andaba un tanto desazonado, razón por la cual decidió recurrir a la sabiduría de su amado progenitor:JThompson papá, creo que tengo equipo para aspirar al trono de la Ivy League, tengo buenos bases y aleros, buenos pasadores, tiradores y defensores, tengo casi todo pero me falta sólo un pequeño detalle: no tengo pívot, ninguno. Dime papá, qué puedo hacer, qué sistemas puedo implementar, qué estrategias puedo llevar a cabo, qué solución hay… La lacónica respuesta de su padre quizá no fue la que él esperaba, pero desde luego que el consejo no dejó lugar a dudas: consigue un pívot. Sin más.

No ha pasado mucho tiempo, apenas década y media (ayer, como quien dice), y sin embargo parece como si estuviéramos hablando de la prehistoria. Hoy ya nadie va a John Thompson a decirle coach, no tengo pívot, qué puedo hacer, hoy más bien irán a otros (pongan aquí el nombre que quieran) a preguntarles exactamente lo contrario, coach, tengo un pívot, un tío enorme y con muy buenos fundamentos pero que no abandona jamás las proximidades del aro, por favor coach, dígame qué puedo hacer, dígame cómo me las apaño para sacarlo de ahí… Y probablemente la respuesta de alguno no sería menos lacónica que la del Coach Thompson, si bien en un sentido diametralmente opuesto: no lo pongas, déjalo en el banquillo. Asunto resuelto.

Cómo hemos cambiado. Nos enseñaron que quien tiene un pívot tiene un tesoro, nos repitieron que los equipos se construyen desde el centro, a partir del cinco, a partir de Russell, Chamberlain, Abdul-Jabbar, Ewing, Robinson, Olajuwon, O’Neal. No por casualidad los Blazers escogieron a Bowie antes que a Jordan en el famoso draft de 1984, acaso una de las decisiones más justamente denostadas de la historia pero que en el baloncesto de aquellos tiempos (de casi todos los tiempos) tenía todo el sentido del mundo: escoltas anotadores hay muchos, en cambio los cénters dominantes se pueden contar con los dedos de una mano,top5 pillémonos al mejor que haya disponible y construyamos a partir de ahí. Sabían lo que querían, otra cosa ya es que se equivocaran de medio a medio en su evaluación del talento (y la salud) de cada jugador. Pero en aquel entonces las cosas eran así.

Y no hace tanto que seguían siendo así, no hace tanto (diez años, para ser exactos) que esos mismos Blazers escogían a Oden por encima de Durant, otra vez la cagaron (otra vez la salud, también) pero esa no es la cuestión. La cuestión es que hace una década aún se prefería la carne interior a la exterior (aún por larga que ésta fuera), aún quien tenía un pívot tenía un tesoro, aún algún comentarista encontraba una carencia en algún juego interior y te decía despectivamente que esto es lo que en USA llaman equipo donut, porque tiene un agujero en el centro. Hoy ese agujero se ha hecho más y más grande, se ha institucionalizado pero eso sí, como queda feo llamarlo agujero preferimos llamarlo spacing que queda mucho más bonito, dónde va a parar. Spacing, nada nuevo bajo el sol, ya el añorado Manel Comas en sus comentarios televisivos solía a menudo decir que el baloncesto es un juego de espacios, cosa obvia por otra parte; lo novedoso en todo caso sería la manera de utilizarlos. En ese sentido el actual spacing vendría a ser (simplifico deliberadamente el tema) algo así como la capacidad de abrir los ataques para que se abran también las defensas, sacándolas de su hábitat natural de los alrededores de la zona para generar grandes espacios (valga la redundancia) por los que penetrar. Me dirán que la definición me ha quedado un poco pedestre y que el spacing es mucho más que eso (afortunadamente) pero qué le voy a hacer, no soy técnico sino un mero aficionado, es lo que hay, no doy mucho más de sí.

No hace mucho leía que hoy el baloncesto básicamente consiste en un tío que la sube, otro que le bloquea y los otros tres que esperan al otro lado de la raya del triple a ver si les llega el balón. Sentencia simplista donde las haya, pero que si me apuran la podemos hacer aún más simple todavía: antes el que bloqueaba continuaba casi siempre hacia adentro, hoy continúa cada vez más hacia afuera, hoy se lleva mucho más el pop que el roll. Es curioso, no hace tanto que (algunos) despotricábamos del cuatro abierto pensando que acaso fuera una moda pasajera, y ahora en cambio ya hemos entrado de lleno en la moda del cinco abierto. Y porque no hay más.

Les contaré otra historia reciente (será breve, no huyan) de baloncesto universitario, que ya saben que me pierde. Hace un par de años los Hoosiers de Indiana tenían un equipo sin prácticamente ningún jugador interior, razón por la cual su técnico Tom Crean implementó sabiamente un sistema que generaba un montón de espacios para así aprovechar las cualidades de sus incisivos jugadores exteriores. En cambio al año siguiente llegó por fin el pívot que necesitaban, Thomas Bryant:Crean físicamente imponente, técnicamente bien dotado y psíquicamente muy mal amueblado (pero eso no viene al caso). ¿Creerán entonces que Tom Crean adaptó sus sistemas ante el novedoso hecho de contar por fin con un cénter dominante (rara avis, tanto más en NCAA) en sus filas? Pues no, más bien sucedió todo lo contrario, más bien fue Bryant quien se tuvo que adaptar a jugar mucho más fuera que dentro durante sus dos temporadas en Bloomington. Indiana era un equipo muy divertido de ver como casi cualquiera que practica el (mal llamado) small ball, pero que me lo pasara en grande viéndolo no significa que no me doliera el desperdicio (en mi opinión, habrá quien piense todo lo contrario) de esa ausencia interior. Esta pasada primavera Thomas Bryant se presentó al draft (fue escogido en el puesto 42 por los Lakers, que en el pecado llevarán la penitencia), y seguro que no serán pocos los que crean que el haber jugado por fuera le va a venir de perlas de cara a su carrera profesional. Pero yo más bien veo a un jugador sumamente desorientado (ya les dije que su coco tampoco ayuda) que a estas alturas ya ni sabe lo que es, que ya no es ni chicha ni limoná (signifique eso lo que signifique). Y este es sólo un ejemplo, el primero que se me ha venido a la cabeza. Podría ponerlos a miles, y (obviamente) no sólo de NCAA.

Lo llaman small ball y no lo es. No nos equivoquemos, no es una cuestión de tamaño sino de lo que se sepa hacer con él. Los centímetros, así de alto como de ancho (es decir, de envergadura), siguen valiendo su peso en oro, cuantos más mejor… siempre y cuando no te inmovilicen, siempre y cuando no te aten a la zona ni te pongan a jugar de espaldas. Hoy se cotiza la velocidad a campo abierto, la versatilidad para defender indistintamente a interiores y exteriores, el desplazamiento lateral, el primer paso para atacar de fuera a dentro, la muñeca. Sobre todo la muñeca, cuanto más lejos mejor. Hoy ya no te piden shaquilles ni olajuwones sino clones de aquel adelantado a su tiempo que fue Kevin Garnett. Hoy apenas quedan cincos, casi no hay ni cuatros, aquellos que llamamos cincos o cuatros abiertos en realidad no son más que especímenes más desarrollados y evolucionados del tres.

¿Exagero? Probablemente, pero aún así les agradeceré que echen conmigo una ojeada a alguno de los pívots más reputados del momento. Pongamos por ejemplo al gran Karlito, Karl-Anthony Towns: unos fundamentos técnicos depuradísimos, unas condiciones atléticas sobresalientes, un talento innato… que sin embargo no sería el jugador que es (y no digamos el que va a ser) si no hubiera hecho del triple parte esencial e indispensable de su juego.embiid O pongamos Joel Embiid, que nos enamoró en la Universidad de Kansas (y aún antes, en el McDonald’s All American) gracias a un juego de pies de espaldas al aro como no habíamos visto (casi) desde Olajuwon, pero que hoy (es decir, en lo poco que hemos podido verle tras su eterna lesión) tira ya triples como si no hubiera trabajado en otra cosa durante los largos meses que pasó en el dique seco. O pongamos sin ir más lejos a nuestro Marc Gasol, el cénter por antonomasia, acaso el cinco más cinco que podamos encontrar hoy en día en el mercado… y que sin embargo (a la fuerza ahorcan) también ha incorporado recientemente el triple a su ya de por sí selecto repertorio. Y no hablemos ya de Ibaka: ¿recuerdan cuando pontificábamos que Scariolo siempre preferiría para la selección a Mirotic porque le privaban los cuatros abiertos? Así es y así va a seguir siendo, pero ese argumento hace ya tiempo que se nos quedó obsoleto: hoy Ibaka en ataque es ya casi tan cuatro abierto como Mirotic. Que ya es decir.

Pero el problema (si es que es un problema) no son los triples, ojalá fuera tan simple como eso. Me dirán que pívots que tiraron triples siempre hubo, y muy probablemente me traerán a colación al gran Arvydas. Por supuesto que sí, Sabonis tiraba de fuera con inusitado acierto del mismo modo que pasaba el balón como los propios ángeles, fruto todo ello de su formación como base antes de pegar el estirón. Pero ello no le impedía desenvolverse como pez en el agua por la zona, mirar el juego de espaldas al aro o restregarse contra sus rivales cuando fuera menester. Su tiro exterior era UN recurso (para momentos muy puntuales), no EL recurso. Me dirán que como Marc, exactamente lo mismo, pero permítanme que establezca una sutil diferenciación: Sabonis lo llevaba de serie, Marc lo ha tenido que implementar, casi como una mera cuestión de supervivencia profesional.

Insisto, el problema NO son los triples, el problema es que de tanto tirar triples nos acabemos olvidando de casi todo lo demás. Soy casi prehistórico (y prehistérico), crecí en un tiempo en el que sólo se televisaban los partidos de Copa de Europa del Madrid o lo que es casi lo mismo, crecí viendo lanzar ganchos a Clifford Luyk. Gancho de Luyk, decía el Héctor Quiroga de turno, y a mí que era un crío que aún no sabía nada de baloncesto (tampoco es que ahora sepa mucho más) aquel me parecía un tiro casi indefendible: si te lo lanzan así como de medio lado, desde más arriba de la coronilla y con la mano más alejada del aro, pues a ver cómo paras eso.nba_jabbarhooks_800 Luego vimos mundo, descubrimos el skyhook de Jabbar y hasta el baby hook de Magic, conocimos incluso a un pívot eminentemente defensivo llamado Dikembe Mutombo que en ataque vivía casi exclusivamente del gancho porque era casi lo único que sabía hacer. Y ya. Recuerdo unas declaraciones que le leí hace quince o veinte años a un mítico pívot ex céltico llamado Dave Cowens, en aquel entonces entrenador de los Warriors, en las que se lamentaba precisamente de eso, de que un recurso tan efectivo como el gancho se encontrara prácticamente en peligro de extinción. Hoy ya no es que esté en peligro de extinción, hoy ya es que cuando vemos (si es que alguna vez lo vemos) a un pívot hacer un gancho casi nos entran ganas de abalanzarnos sobre la pista o la pantalla del televisor a darle un beso en los morros. Y ello aunque sea del equipo rival.

Casi hemos perdido el gancho y no tardará en llegar el día en que perdamos también el juego de pies de espaldas al aro. Pívot como su propio nombre indica viene de pivote, de pivotar, casi la esencia misma de este juego. A algunos aún se nos caen las lágrimas al recordar la maravillosa plasticidad de Hakeem Olajuwon, aquel a quien Montes llamaba (y muy pocos apodos habrá más descriptivos) el Bailarín de Claqué del Cotton Club. Pura poesía en movimiento. Hoy (poco más de dos décadas después) esos movimientos son casi pieza de museo, recuerdos de un pasado que nunca más ha de volver que decía la copla. Hoy son patrimonio casi exclusivo de gasoles y demás veteranos formados casi en las postrimerías del pasado siglo, por eso cuando en la universidad se nos apareció el antes mencionado Embiid haciendo olajuwonadas a diestro y siniestro algunos románticos de esto pensamos que quién sabe, tal vez no estuviera todo perdido, quizás aún hubiera esperanza. Esperemos que sus rodillas y sus técnicos no nos la quiten.

Tampoco hace falta irnos tan lejos, miremos por ejemplo el caso de Germán Gabriel. Su entrenador en aquellos maravillosos Juniors de Oro de Lisboa, Charly Sainz de Aja, lo definía en aquel entonces como el mejor, y créanme que lo era (junto con Navarro y Raül López, si bien por motivos radicalmente diferentes): unos fundamentos incomparables, un juego de pies casi impagable en un chaval que aún no había cumplido los diecinueve. El futuro era suyo, pero cuando se convirtió en presente resultó que éste tenía otros planes. O que los tenían sus entrenadores, más bien.gabriel Como tantas otras veces repararon mucho más en sus carencias que en sus virtudes, y a partir de ahí o bien no le dieron bola (no fueron pocos) o bien intentaron convertirlo en lo que no era. Y lo consiguieron, claro. Si quería sobrevivir en esta jungla tendría que ejercer de cuatro abierto, un cuatro abierto full time al que parecía habérsele prohibido pisar la pintura como si ésta produjera urticaria. Germán salía, metía sus triples, volvía al banquillo, volvía a salir, volvía a meter sus triples y así sucesivamente, de repente convertido en mero especialista, nada que ver con aquel otro Germán Gabriel que algunos habíamos conocido y que nunca acabábamos de echar de menos. Sólo en las postrimerías de su carrera, liberado por fin de ataduras (y con un físico mucho mejor trabajado, también), el Germán del pasado y el del presente volvieron a darse la mano para devolvernos por fin al jugador total, el que te mataba desde el triple pero te podía masacrar también con un reverso o un pivote inverosímil sobre la zona. Y no fueron pocos los que se creyeron la película al contrario, fíjate, cómo ha trabajado, a su buena mano ha añadido también un magnífico juego de pies… Y una leche. Añadió (antes) la mano, los pies siempre estuvieron. Aunque no se los dejaran enseñar.

En cualquier caso en Europa el agujero aún no es tan grande como en USA, justo será reconocerlo. En Europa aún paladeamos talentos interiores como los de Bourousis o Dubljevic, (cito simplemente los dos primeros que se me vienen a la cabeza), dos tíos old school… que sí, que también tiran (y meten) triples cuando se tercia, pero exactamente eso, sólo cuando se tercia, sólo cuando lo exige el guión. Su juego es de espaldas, de espaldas te ganan partidos y emeuvepés y hasta campeonatos. Como te los gana también otra estirpe de pívots, tíos como Ayón o Udoh que apenas salen de la zona, si acaso lo justo para que no les piten tres segundos. Sí, claro, me dirán que en USA también hay de esos (el propio Udoh, en breve), en USA hay de todo pero otra cosa ya es la importancia que se tenga o la trascendencia que se le dé. En Europa un pívot dominante aún puede ser (suele ser, de hecho) jugador franquicia, en USA aún podrá serlo siempre y cuando sepa hacer otras cosas, si no ni de coña. Un peón de rotación o un mero complemento, alguien que se faje ahí dentro y ponga buenos bloqueos a mayor gloria del tirador.

No resulta difícil imaginar que así serán las cosas también en Europa, más tarde o más temprano. Afortunadamente aquí aún no parecen haber llegado (pero se les espera) las famosas estadísticas avanzadas, ésas según las cuales (vuelvo a simplificar deliberadamente el tema) sólo saldrían a cuenta las bandejas y los triples,epv-chart-features por razones obvias: con las bandejas (quien dice bandejas dice también mates, canastas desde debajo o desde encima mismo del aro, escoja usted la versión que prefiera) minimizas el riesgo (perogrullada); con los triples maximizas el resultado ya que cada acierto te proporciona un cincuenta por ciento más de rédito al obtener tres puntos en vez de dos (perogrullada aún mayor si cabe). De acuerdo con esta teoría estarían llamados a desaparecer los tiros comprendidos en un rango de (pongamos) tres a seis metros del aro, por razones que hasta un ceporro estadístico como yo podría llegar a entender: suponen un riesgo similar al del triple, total para sacar el mismo rendimiento (dos puntos) que si tiraras una bandeja; ergo no compensa. Bajo estos parámetros no es ya que te sobren muchos hombres grandes, ya es que hasta un tío como Nikos Gallis lo tendría francamente difícil para sobrevivir en el baloncesto de hoy.

Así que ya saben: movilidad, flexibilidad, versatilidad, buena mano y buenos alimentos, y el tronco quitémonoslo cuanto antes de ahí para que no estorbe. Algunos crecimos creyendo en el sacrosanto principio del equilibrio, la versión baloncestera de aquella famosa manta corta futbolera: ya saben, si te tapas la cabeza te destapas los pies y viceversa. En fútbol se plantea en términos de ataque/defensa pero en baloncesto iría más en el sentido de juego interior/juego exterior: si sobrecargas el uno en detrimento del otro te haces previsible, facilitas la tarea a las defensas, necesitas amenazar desde dentro y desde fuera, cuanto más mejor. Creímos en eso, aún seguimos creyendo, vuelvo a recuperar a Manel Comas cuando en sus comentarios televisivos decía que en ataque al menos uno de cada tres pases ha de ser interior. Dentro-fuera, mover las defensas, hacerlas bascular, llevarlas de un lado al otro, generar ventajas para posibilitar buenas opciones de tiro, eso también es spacing. Y del mejor.

Y no digamos ya si tienes un cénter que sepa pasar, que abra el balón cuando se le cierran, que encuentre al hombre abierto incluso mejor que sus propios bases, que sea capaz incluso de distribuir desde el poste alto cual si de un director de juego encubierto se tratara.john-pinone Podría acordarme de muchos (Sabonis, forever) pero déjenme que tire de colores y me traiga a John Pinone. Un Pinone que hace pocos meses anduvo por aquí y no disimuló en absoluto su contrariedad al ver que su ex equipo del alma se había convertido en lo que tantos otros del otro lado (su lado) del charco, otra máquina de tirar triples sin a diestro y siniestro (muchos de ellos sin ton ni son) como si no hubiera un mañana, como si el baloncesto no pudiera/debiera ser también algo más (mucho más) que eso. Vivimos la dictadura del triple, seguramente harás muy bien en entregarte a ella si entrenas a los Warriors pero si entrenas al Minglanilla (un poner) cabe la posibilidad de que no dispongas de los mejores tiradores sobre la faz de la tierra, ante lo cual quizá necesites un plan B. Un plan B que en realidad no será tal plan B sino el plan A de toda la vida de dios: dársela al grande, si puede que la meta, si no puede que la saque (la pelota, no desparramemos), a partir de ahí empezar a generar. Aunque ya no se lleve.

No me gustaría que vieran esto como el típico arrebato del Abuelo Cebolleta, (pongan voz cascada) el baloncesto ya no es lo que era, los partidos ya no son como antes, cosas así. En absoluto. Quien me conoce sabe que soy un firme creyente en la filosofía de que cualquier tiempo pasado fue ANTERIOR, lo cual no significa necesariamente que fuera mejor. Me gusta el baloncesto bien jugado, lo juegue quien lo juegue (y como lo juegue), venga de donde venga. Disfruto con los Warriors, cómo no habría de disfrutar con un equipo que mueve el balón a esa velocidad y que cuenta además con Curry o Durant en sus filas. Pero disfruto también (y aún más si cabe) con los Spurs. No me preocupa tanto hacia dónde va el baloncesto como lo que nos estamos dejando de lado por el camino: una forma de entender el juego en la que los fundamentos eran aún más importantes que el atleticismo, en la que los partidos eran aún algo más que concursos de triples, en la que los pívots puros no eran aún rémoras sino perros grandes a los que alimentar. No nos dejen también sin eso, por favor. Espero que no sea demasiado tarde.

SI YO FUERA MADRIDISTA   6 comments

chachocska

Reconozco que a veces me gustaría ser madridista. No, no digo madridista normal (madridista humano, lo llamaremos de aquí en adelante), de esos que se alegran con sus victorias y se entristecen con sus derrotas (que eso al fin y al cabo está al alcance de cualquiera, quien más quien menos puede serlo alguna vez en la vida) sino madridista-madridista. Madridista ultramontano, madridista recalcitrante, madridista de los del o-estás-conmigo-o-estás-contra-mí, madridista de esos que no entienden el deporte como una competición sino como una guerra, que no creen tener vida más allá de la de su propio equipo, que no ven más que conspiraciones a su paso, que no tienen rivales sino enemigos. Me gustaría serlo alguna vez, siquiera fuera por cinco minutos (más tampoco aguantaría), para intentar así entender su proceso de pensamiento. Sólo para saber qué se siente.

Me dirán con razón que de esos hay en todos los equipos. Por supuesto que sí, en el mío, en el suyo y en el de cualquiera, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Pero en el caso del madridismo existen últimamente un par de factores (llamémoslos así) diferenciales que hacen de lo ultramontano algo no tanto ocasional como cotidiano, no tanto excepción como regla. Algo que deja de ser la actitud de unos pocos energúmenos para acabar generalizándose a buena parte de su población, como si fuera lo más natural del mundo; y convirtiendo de paso en sospechosos a todos aquellos que no comulgan con esa misma opinión.

El primero es el factor Mou. Sí, Mou, a estas alturas. Hay un antes y un después de la llegada de Mourinho al banquillo futbolero del Real Madrid, un antes y un después en la forma de entender el deporte y hasta en la forma de entender la vida. Mou instauró el vale todo, de tal manera que aquello que no se ganaba por lo civil podía también ganarse (y aún mejor si cabe) por lo criminal.Jose-Mourinho-Real-Madrid No sé quién dijo que el fútbol es la continuación de la guerra por otros medios, pero Mou consiguió darle la vuelta al aforismo; la guerra sería la continuación del fútbol por otros medios, la verdadera batalla comenzaría una vez sonara el pitido final: un falso testimonio, un amedrentamiento mafioso, un complot judeo-masónico, una omertá, un villarato, un dedo en el ojo, lo que fuera. Cuando casi al día siguiente de que lo hincara se le recibió con aquella explícita pancarta, tu dedo nos señala el camino, supimos que el mal ya estaba hecho (en el supuesto de que no lo supiéramos ya de antemano): la filosofía ultra había trascendido, había dejado de ser patrimonio de unos pocos cafres para convertirse en moneda de uso común. Y pobre del que discrepara y no acatara aquel nuevo matonismo oficial, ese ya no era madridista sino pseudomadridista (crimen nefando donde los haya), quién mejor que el propio Mourinho para encargarse de distribuir los carnets. Es curioso: con Mourinho el fútbol del Madrid no ganó casi nada, desde que se fue llevan ya tres Champions… y sin embargo aún hoy no faltan (más bien sobran) los que recuerdan aquella etapa con nostalgia, los que siguen echándolo de menos, los que a pesar de los resultados aún darían cualquier cosa para volver a tenerlo de entrenador del Madrid.

Y el segundo factor es el que yo llamo factor umbilical. El madridismo tiene cierta propensión a considerarse el ombligo del mundo, el primer club del universo, el eje central a cuyo alrededor giran todos los demás. Un lugar en el que la victoria no es satisfacción sino obligación, en el que los títulos no representan una alegría sino un alivio, esto no es que lo diga yo sino que lo dijo en cierta ocasión su propio entrenador de baloncesto. Un ente cuya desmesura hace que casi nos parezcan normales cosas tales como ir a pagar presuntamente por un único jugador ciento ochenta millones de euros (repito, 180.000.000 €), afortunadamente ya hemos perdido la insana costumbre de traducirlo todo a pesetas pero si aún la conserváramos nos saldrían treinta mil millones de las susodichas (repito, 30.000.000.000 pts.). Lo normal, una fruslería, lo que usted o yo nos gastaríamos en desayunar una mañana cualquiera. La grandeza es lo que tiene.

Anda crecido el madridismo en estos tiempos (aún más que de costumbre). Porque puede, dirán ustedes, una vez más con razón. El haber ganado consecutivamente sus dos últimas Champions bien lo merece, otra cosa ya es la manera que cada uno tenga de (digámoslo así) disfrutarlo. El madridismo humano se limita a ser feliz, en cambio el madridismo ultramontano se recrea en echárselo en cara a casi todos los demás: no ya a los de su eterno rival, que eso hasta tendría un pasar; no ya a los aficionados de equipos modestos (equipos perdedores, dirían ellos), que eso tiene delito pero lo aguantamos con paciencia y resignación; incluso a sus congéneres: incluso a esos (pseudo)madridistas (humanos) cuya entrega a la causa del (verdadero) madridismo al parecer no alcanza el nivel suficiente para ser considerados (verdaderos) madridistas. Por ellos mismos, claro está.

Les pondré un ejemplo: apenas habían pasado un par de días de su última Champions cuando saltó ante mis ojos un hilo (los designios de Twitter son inescrutables) verdaderamente estremecedor: una leyenda del Madrid había osado desear suerte a un jugador en activo del Madrid que lo dejaba para irse a otro equipo, lo cual dicho así suena de lo más normal (y para no crear adivinanzas innecesarias, aclararé que el futbolista en cuestión se llama Pepe, y que la leyenda en cuestión se llama Manolo Sanchís).sanchiscope Bien, pues la catarata de insultos que hube de leer a continuación como respuesta a dicho tuit me dejó preguntándome en qué mundo estaba, si éste es el que me ha tocado vivir párenlo por favor que yo me bajo. Pepe al parecer era un traidor (¿?) pero eso ya era lo de menos, lo verdaderamente grave era que Sanchís le deseara suerte, como si la mereciera: créanme que lo más suave que le llamaban a Sanchís era hijodeputa, a partir de ahí imaginen todo lo más bajo que puedan imaginar. A Sanchís, que creo yo que pocos habrá por ahí que paseen con tanto y tan indisimulado orgullo su madridismo. Y sin embargo para ellos no era ya que fuera pseudomadridista sino que había pasado directamente a ser antimadridista, con dos cojones. Tanto más por trabajar y expresar sus opiniones en un medio tan evidentemente antimadridista (según ellos) como la Cope, que esto ya sí que terminó de romperme por completo los esquemas. Miren que trabajo poco la Cope, pero alguna que otra vez me dejo caer por el Tiempo de Juego de Paco González y llamar a eso antimadridismo vendría a ser casi como llamar anticlerical al Papa de Roma poco más o menos. Si un medio así es antimadridista no sé qué requisitos habrás de tener para ser considerado madridista. Vamos, que ni Real Madrid TV.

Delirios de futboleros enajenados, pensé yo y me olvidé por completo del tema, afortunadamente en nuestro baloncesto estas cosas no pasan… o eso quisiéramos. Este virus ultramontano es capaz de extenderse a ámbitos hasta los que jamás pensamos que se extendería. Hasta al hecho de que un jugador, que dejó la sección de baloncesto del Madrid hace más de un año, pueda ser considerado ahora traidor por pasar de los Sixers de Philadelphia al CSKA de Moscú. Repito (no porque no lo sepan, sino para que quede aún más remarcada la absurdez del caso): de los Sixers de Philadelphia al CSKA de Moscú.

Abundaré una vez más en el periplo de Sergio Rodríguez (párrafo prescindible, porque ya numerosos comunicadores lo han contado con mucha más habilidad que yo): Sergio Rodríguez se fue hace un año a Philadelphia por dos razones: porque le pagaban un pastón y porque le daban la oportunidad de retomar su sueño interruptus NBA.chachosixers Se dejó buena parte de la nómina de los Sixers en pagar hasta el último céntimo de su cláusula como no podía ser de otra manera, se curró su temporada, le salió regular y al acabar se sentó a esperar, a ver qué otra franquicia decidía apostar en firme (contrato garantizado por tres años, a ser posible) por él. Hasta que acabó asumiendo que su sueño bien podría seguir siendo la NBA pero el sueño de la NBA no parecía ser precisamente Sergio Rodríguez, tanto menos con la inmensa camada de bases que ingresa este año en la Liga. Se rindió, miró en otras direcciones, pensó en su Madrid pero éste le dejó bien a las claras que no contaba con él (vamos, que ni una mínima oferta a la baja siquiera)… y en estas apareció el CSKA. El CSKA que es el equipo que mejor paga de Europa, que aspira a la Euroliga casi por definición, que le garantiza titularidad y mando en plaza tras la marcha de Teodosic, que le ofrece una oportunidad que ningún ser humano en su sano juicio podría en modo alguno dejar pasar. Dicho y hecho.

Y justo entonces el verdadero madridismo emergió de su ostracismo, justo entonces descubrió que a falta de traidores futbolísticos (cosa rara en esos días) habían encontrado un traidor baloncestístico, mira tú qué bien. Traidor, con dos razones, por cometer el nefando crimen de aceptar la mejor oferta posible cuando su propio ex equipo no le había hecho ninguna. ¿Qué se supone que debería haber hecho entonces el Chacho para no ser tachado de traidor? ¿Postrarse de hinojos a las puertas del Bernabéu, se lo ruego Don Florentino, acójanme de nuevo en su seno, pofavó pofavó pofavó? ¿Aceptar cualquier cutreoferta birriosa de la NBA aunque ésta tardara cuatro meses en llegar, aunque fuera infinitamente inferior en tiempo, salario y expectativas a lo que le han puesto por delante en Moscú? ¿Estamos todos locos?

tuitsY sin embargo Twitter de inmediato se llenó de insultos que en nada tuvieron que envidiar a aquellos otros de Sanchís, y lo más suave que le llamaron fue rata, y hasta le desearon toda clase de desgracias no ya en el plano profesional sino en el personal incluso. Y todo por irse al CSKA (vía Sixers, no lo olviden). Al CSKA. No quiero ni imaginar qué habría pasado si se le hubiera ocurrido fichar por el Barça (iba a añadir o por el Estu, pero mejor no plantear utopías impensables), lo mismo habrían quemado su casa con él dentro o le habrían colgado de lo más alto del WiZink Center (o como demonios se llame esta semana) para escarnio popular. Ya a cualquier cosa le llaman traición.

Hace ya unos cuantos años, en el ya lejano foro de SEDENA, escribí un post irrecuperable sobre estos temas: sobre la diferente vara de medir que se aplicaba en el deporte con relación a la vida cotidiana, sobre lo absurdo que me resultaba que a alguien por el mero hecho de cambiarse a otro trabajo mejor pagado y/o con mayores posibilidades laborales se le tachara de inmediato de traidor. Nada me molesta más que esos típicos gritos de jugadores mercenarios o de que los jugadores no sienten los colores: no sienten los colores porque no tienen por qué sentirlos (salvo en casos muy particulares, criados en su seno desde pequeñitos), lo cual no significa que sean mercenarios sino que son profesionales. No son soldados sino deportistas, no es una guerra (aunque para algunos sí lo sea, siempre lo sea) sino una actividad profesional. Como la suya o como la mía, salvando las distancias.

Se me contestó precisamente en base a esas distancias, se me recordó el componente afectivo inherente al deporte. Vale sí, hasta ahí llego. Si te cambias de Google a Amazon, de Burger King a McDonald’s, de Zara a Mango, de Mercadona a Carrefour o del Ministerio de Hacienda al de Fomento no es probable que nadie te tache de traidor (más allá de tu jefe) ni que te insulte en las redes sociales, por tratarse de actividades que (afortunadamente) no arrastran riadas de aficionados detrás. Pero quizá por ese componente afectivo a veces (demasiadas veces) nos olvidamos de que la práctica profesional del deporte no deja de ser un trabajo remunerado como (casi) otro cualquiera, que debería regirse por las mismas normas que otro cualquiera.tuitAA Me asusta que se vea tan normal que los clubes puedan prescindir de sus jugadores cuando quieran pero un jugador no pueda decidir su futuro, tuiteaba el otro día con toda la razón Andrés Aragón. Se nos llena la boca con que nuestro equipo (el que sea) debería poner en la calle a Fulano o Mengano aunque tenga contrato en vigor, pero luego a un jugador sin contrato le negamos el derecho a irse a donde le dé la gana. Aplíquenlo por favor a su realidad laboral cotidiana (si la hubiere) y luego vuelvan, una vez hecha la debida comparación.

Pero al madridismo ultramontano (al ultramontanismo de cualquier sitio, en realidad) todo esto se la suda, pone y da y quita etiquetas de traidor sin importarle cualquier otra consideración. Sin reparar por ejemplo en que el factor umbilical puede ser de aplicación directa al fútbol pero no tiene ningún sentido en baloncesto. Espejito mágico, ¿hay acaso en todo el orbe planetario un club más grande que yo? En fútbol por supuesto que la respuesta es no por dios, cómo podría haberlo, pero en baloncesto el espejito directamente se descojona, no es ya que no seas el ombligo del mundo (sólo al otro lado del charco hay ya treinta ombligos más grandes que el tuyo), es que por no ser no eres ni siquiera el ombligo de Europa, hay como tres o cuatro con los que hoy por hoy no te puedes ni comparar, quizás el más hermoso de todos ellos esté precisamente en Moscú. Ante lo cual el madridismo arrebatado rompe el espejo, no soporta esta respuesta, no soporta ser uno de los mejores cuando no es el mejor, no soporta llegar a la Final Four (como si fuera fácil) para luego no ganarla, como si el título europeo no fuera (insisto) opción sino obligación. Lo cual a la larga (y disculpen el ripio) sólo genera frustración.

Y sin embargo durante meses sí que tuvieron razones más que fundadas para sentirse el ombligo de Europa, y quizá por ello no fueron pocos los que de octubre a abril pontificaron acerca de que este Madrid post-Chacho era mucho mejor que el Madrid del Chacho, a las pruebas me remito, dónde va a parar. Hay que tener mucho cuidado con las sentencias de otoño/invierno no vaya a ser que luego te las tengas que comer en mayo, no digamos ya en junio. Cuando resultó patente que en los minutos cruciales ya no te basta con la épica del a mí el pelotón Sabino que los arrollo, ya no te basta con la impagable determinación de Sergio Llull, todo eso está muy bien pero además necesitas algo más. Necesitas frescura de ideas, necesitas alguien que cuando las defensas se ponen turbias sepa ver lo que otros no ven, sepa encontrar a quién pasar, y cómo. Necesitas dirección sobre la pista, nada más y nada menos. Y no, no estoy diciendo que el Madrid perdiera ambas finales (sólo) por eso, el Madrid perdió por muchas más cosas, perdió sobre todo porque Fenerbahçe y Valencia Basket fueron dos equipazos (cada uno a su manera, cada uno con su presupuesto) que supieron encontrarle las debilidades y buscarle las vueltas. No, el Madrid no perdió por no tener un (verdadero) base, pero algunos románticos de este juego siempre pensaremos que haber tenido a mano (lo que yo entiendo por) un base quizá no le habría venido del todo mal.

Quién sabe, quizá precisamente esos que se vanagloriaban hace meses de lo bueno que era su equipo sin el Chacho (cambiando de paso la primera vocal de su apodo para poder ridiculizarlo, ya puestos) sean ahora los mismos que le insultan sin pudor y le reprochan traiciones sin cuento, los mismos que afirman sin rubor que no fue el Chacho el que hizo grande al Madrid sino el Madrid el que hizo grande al Chacho (sandez incomparable, como si la grandeza no fuera siempre tarea de uso común),chachocska2 los mismos que hacen campaña para que sea recibido como se merece (y ya imaginarán lo que creen ellos que se merece) cuando el CSKA visite el Palacio el próximo 19 de octubre. Miren, yo no les voy a decir lo que deben hacer ese día, sólo faltaría, allá cada cual con su conciencia. Sólo diré lo que yo haría. Sólo diré que si yo fuera madridista y estuviera esa noche en el Palacio me rompería las manos a aplaudir a un jugador bajo cuyo concurso el Madrid ganó doce títulos en seis años, a saber, tres ligas, cuatro copas, tres supercopas, una Intercontinental y sobre todo una Euroliga a la que hay que sumar otras tres Final Four. Un jugador al que jamás hubo nada que reprochar, un jugador que nos divirtió más que ningún otro en un equipo que también nos divirtió más que ningún otro, siendo él precisamente parte esencial de todos esos éxitos y de toda esa diversión. Un jugador que nos hizo soñar, que nos hizo ver que otro baloncesto era posible y que además de ser posible también servía para ganar títulos. Si yo fuera madridista sólo podría sentir infinito agradecimiento hacia un jugador así, por encima de casi cualquier otra consideración. Ustedes mismos.

En cualquier caso habré de reconocerlo, no soy neutral en esta historia. No soy madridista pero sí chachista, lo fui siempre, ejemplos a docenas pueden encontrar en (lo que queda de) este blog. Lo fui desde que emergió en aquellos geniales últimos segundos de la Final de 2004, aún más lo fui tras aquella inolvidable Final del Eurobasket Sub18 disputado en Zaragoza pocos meses después. Y aún más lo seguí siendo (y con más razón) mientras permaneció y se crió en mi Estu, como seguí siéndolo en Blazers, Kings o Knicks, como nunca dejé de serlo mientras permaneció en el Madrid, más bien al contrario, me alegré con todos y cada uno de sus puntos (excepto los que anotó contra el Estu… si bien éstos tampoco me dolieron especialmente, nunca tanto como otros), con cada uno de sus pases, sus éxitos, sus triunfos o sus títulos, casi tanto como si fueran míos. Y seguiré alegrándome con todos ellos en Moscú, en un Cheska que tampoco fue ni será nunca mi equipo lo cual no me impedirá disfrutar hasta la náusea de todo lo bueno que le pase por allí. Qué le voy a hacer, así es como yo lo siento, bien harán los ultramontanos en llamarme gilipollas si así les parece. Al menos lo que no podrán es llamarme traidor.

HE ESCRITO UN SUEÑO   5 comments

Todo empezó hace diez meses. O para ser más preciso, todo empezó hace diez años… aunque en lo que a mí respecta empezara hace diez meses. A ver si me explico:

Hace diez meses, una extinta web llamada Basket y Punto (con la que había yo mantenido alguna colaboración) parió un proyecto que luego nunca se llevó a cabo: hacer entre varios un libro conjunto para glosar los éxitos de la selección española durante todos estos años, empezando lógicamente por el Mundobasket 2006 y acabándolo con el Eurobasket 2015 (al calor de cuyo éxito había nacido la idea). Me propusieron que yo fuera uno de sus autores, de entrada decliné la invitación (alegando mi endémica falta de tiempo y mi fobia a trabajar con plazos, tanto más en un proyecto que se pretendía que estuviera listo en apenas dos meses), finalmente la acepté tras arduas negociaciones… y justamente entonces el proyecto se fue al carajo, el proyecto y hasta la propia web que lo sustentaba, nunca supe por qué. Mi interlocutor de Basket y Punto (cuyo nombre desconozco, y bien que lo siento) simplemente me comunicó que ya no se iba a hacer… e hizo también algo más, por lo que le quedaré infinitamente agradecido: me animó a que yo escribiera. No a que escribiera unas cuantas entradas de blog (que para eso no tenía que animarme) sino a que diera un paso más y me atreviera con un libro, no ya conjunto sino propio, hecho por mí solo conmigo mismo y en mi propia mismidad. Le agradecí el halago, le dije que no me veía en ese papel, que al fin y al cabo quién era yo para pretender entrar en ese selecto club… Le dije muchas cosas, pero luego (ya en la soledad de mis pensamientos) empecé a darle vueltas a la cabeza: al fin y al cabo estábamos en septiembre (quizás ya octubre) de 2015, al fin y al cabo al año siguiente se cumplirían precisamente diez veranos de aquel inolvidable Mundobasket, por qué no intentarlo, por qué no aprovechar la efeméride para intentar recrear todo aquello, para revivir otra vez aquel sueño…

seleccion2006 2p

Me puse a la tarea, sin saber muy bien ni cómo ni por qué. Planifiqué y escribí mientras pude, sin querer imponerme plazos pero con la vista fijada en este junio/julio de 2016. Aguanté octubre y noviembre y luego me sobrevino un parón, que mi tiempo de ocio es muy limitado y la NCAA se lleva buena parte de él durante los meses de invierno. Pero lo retomé con nuevos bríos a finales de marzo y prácticamente ya no hice otra cosa (más allá de cumplir con mis obligaciones laborales y/o domésticas) hasta finales de junio, dejándome mucho baloncesto, mucho descanso y demasiado sueño por el camino (y dejando semiabandonado también este blog y hasta mi cuenta de Twitter, a ratos; lo siento, no doy para más). Y comiéndome muchísimos bajones, también: mayo fue un mes particularmente difícil (en todos los sentidos) durante el que demasiadas veces me pregunté quién me creía que era, a qué aspiraba, con qué derecho me atrevía yo a intentar algo así. Tuve incluso que autoaplicarme tácticas paulocoelhianas para seguir adelante, repetirme a mí mismo que el verdadero fracaso es no intentarlo, que no podía dejar que la realidad se interpusiera en mis deseos y qué sé yo cuántas chorradas más;portadadef2 repetirme sobre todo que qué sentido tendría dejarlo a medias con todo lo que llevaba hecho ya, menudo desperdicio de horas si tiraba la toalla, ya lo único sensato que podía hacer a esas alturas era continuar hasta el final. Continué, perseveré, acabé, corregí, retoqué… y hoy les presento el resultado, el fruto de mi trabajo durante todos estos meses. Hoy les presento EL SUEÑO DE UNA MAÑANA DE VERANO.

Así que ya lo saben, hoy he venido aquí a hablar de mi libro, frase mítica donde las haya (si es usted tan insultantemente joven como para no saber por qué es mítica esa frase, no deje de pinchar en este enlace). Mi libro, tendré que repetirlo una y otra vez para irme acostumbrando, ni se imaginan lo raro que me resulta utilizar esa expresión para referirme a algo que haya escrito y no a algo que haya comprado. Un libro que me ha llevado a viajar diez años atrás en el tiempo para reconstruir otra vez todo aquel inmenso sueño de 2006; pero eso sí, sin himnos, sin banderas, sin patrioterismos de ninguna clase, sólo con intensidad y con PASIÓN, con esa misma pasión con que lo disfrutamos entonces: pasión por este juego, pasión sobre todo por aquel maravilloso equipo. Nada más (y nada menos) que eso.

Ahora bien, antes de que huyan despavoridos sí me gustaría comentarles dos pequeños detalles de intendencia acerca del susodicho libro:

  1. Sólo lo van a encontrar en formato digital, mal que me pese. Mal que me pese porque aún pertenezco (quizás por edad) a esa clase de personas que consideran que pocos objetos hay más bellos, más agradables al tacto y más avanzados tecnológicamente que un libro físico, un libro de-los-de-toda-la-vida, con sus hojas y sus pastas. Nada me habría gustado más que tener en mis manos algo escrito por mí, pero he de asumir la cruda realidad: yo no soy nadie, digámoslo así. No soy ni he sido jugador ni entrenador ni periodista ni ojeador ni árbitro ni directivo ni delegado ni masajista ni utillero ni llevador de botijo ni cheerleader siquiera, nadie. No soy más que un mero aficionado con un buen puñado de seguidores en twitter (muchos más de los que jamás imaginé que tendría) y otro buen puñado de lectores en este blog, nada más que eso. Un advenedizo, dirían muchos (no sería ni la primera ni la segunda vez que me lo insinúan). Y como tal, una cosa es tener sueños y otra es dejar de tener los pies en el suelo: Darme el capricho de un libro físico (impresión, maquetación, edición, etc) me sometería a unos costes que muy probablemente no recuperaría (una cosa es asumir que mis hobbies no me den dinero y otra ya es perderlo), que me obligaría a ponerlo a un precio al que no me lo compraría ni dios; o al que en el mejor de los casos me lo comprarían cuatro gatos por puro compromiso (y si hay algo que detesto en esta vida es poner a alguien en un compromiso). Quiero que lo compre todo aquel que quiera leerlo (y luego que lo lea, claro). Ni más ni menos.
  2. Lo cual me lleva de inmediato al otro detalle que quería comentarles: el precio. Le he dado muchas vueltas antes de decidirlo, quizás porque es la primera vez que me veo en la tesitura de ponerle precio a algo hecho por mí. Tenía claro que no fuera disuasorio, que estuviera al alcance de casi todos los bolsillos, que a nadie que quisiera de verdad leerlo le pudiera echar para atrás. Pero también tenía claro que le he echado a esto muchísimas horas, muchas más de las que imaginan (y no sólo escribiendo, también revisionando y reviviendo todo aquello) y no quería minusvalorar de ningún modo ese trabajo. El resultado de todo ello es que lo he puesto a 3,95 €, que no sé si es mucho o poco pero creo que resulta sumamente asequible.indice imagen Por supuesto que habrá quien lo encuentre excesivamente caro (aunque por cualquier bebida en casi cualquier terraza te cobran ya más que eso) y que habrá también quien lo encuentre tirado pero qué quieren que les diga, prefiero ponerlo a tres euros y que lo lean diez a ponerlo a diez euros y que lo lean tres. Así que 3,95, que no irán íntegros a mi bolsillo ni mucho menos ya que la plataforma que lo acoge en su seno lógicamente no lo hace por la cara sino que se reserva un porcentaje de cada venta, aclaración obvia como no es menos obvio que cuando vayan a comprarlo probablemente no les van a pedir sólo esos 3,95, sospecho que además le añadirán una cosa muy desagradable llamada IVA. Ya ven que no me guardo nada…

Y poco más, aquí lo tienen, casi trescientas páginas a su entera disposición para lo que gusten mandar. Casi trescientas páginas escritas a mi manera, si ésta no les gusta no pierdan ni un segundo (ni un céntimo), si por el contrario se encuentran a gusto con mi manera de escribir no lo duden ni un momento ya que aquí van a encontrar una auténtica sobredosis. Y aún diría más, hasta habré de confesarles que por una vez (y sin que sirva de precedente) he quedado más que razonablemente satisfecho del resultado, y créanme que en mí decir eso es decir mucho porque tiendo a ser muy crítico conmigo mismo, quienes me sigan desde hace años probablemente ya lo habrán notado. Ahora bien, si aún así no se fían y prefieren comprobarlo antes de comprarlo (que harán muy bien, dicho sea de paso) les ofrezco también la posibilidad de catarlo a cala y a prueba como los melones (sí, por raro que les resulte créanme que hubo un tiempo en que ibas a comprar un melón y te lo daban a probar, y sólo te lo llevabas si te gustaba): en esa misma página (justo debajo de la portada, donde dice visualizar interior) podrá acceder gratis total a un capítulo del libro, sin compromiso ninguno faltaría más. Y si luego se decide ya sabe dónde lo tiene, y si no pues tampoco pasa nada, sólo faltaría, bastante ya es que haya aguantado leyendo hasta aquí como para pedirle más esfuerzo todavía.

Y en cualquier caso gracias, mil gracias por su paciencia, por su atención y (en su caso) por su adquisición. Y gracias además por haberme aguantado este post autopublicitario, espero que a partir de ahora las entradas de este blog vuelvan a recuperar un ritmo mínimamente normal…

Publicado julio 2, 2016 por zaid en selecciones, varios

Etiquetado con , , , , , , , ,

la táctica del cangrejo   7 comments

No entiendo qué nos pasa. No entiendo que tengamos ganada a Eslovenia y perdamos, que tengamos ganada a Grecia y perdamos, que tengamos ganada a Italia y perdamos. Somos el mejor equipo del mundo en el minuto 35, lástima que los partidos duren 40 (ó 45, a veces). No lo entiendo o no lo quiero entender, porque si me paro a intentar entenderlo mi escaso entendimiento me dice que estamos hechos una mierda, que nuestro estado físico (¿y psíquico?) no nos da para tanto, que acabamos sistemáticamente con la lengua fuera, que mientras remamos a favor de corriente vamos como la seda pero como se nos ponga el viento en contra no damos ya ni una palada en condiciones. No lo quiero entender porque si intento entenderlo me acabaré yendo a lo de siempre, a una pésima pretemporada, a la Ruta Ñ de los cojoñes, a una preparación física de la que no me atrevo a opinar porque no la conozco pero que a la vista de los resultados parece dejar mucho que desear. Ves al resto de equipos y acaban como deben, ves al nuestro y acaba echando espuma por la boca, bajando los brazos, pidiendo la hora. De verdad se lo digo, prefiero no entenderlo. Porque como lo entienda va a ser peor.

No entiendo que si te sacan de fondo en tu propia canasta, a dos segundos del final, pongas a Marc Gasol a defender sobre el que saca. Te puede salir bien, qué duda cabe, Marc ocupa mucho espacio y tapa casi toda la visión… pero si pasa el balón estás muerto. Si pasa el balón, llega al compañero y el compañero se va de su par, o tienes algo sólido ahí detrás o te van a clavar la bandeja. Nosotros no tenemos nada sólido en la posición de cuatro y aunque lo tuviéramos tampoco jugaría, jugaría Claver, incluso Mumbrú. Sólo Marc es sólido, y a Marc ya no le da tiempo a volver. Estás muerto.

No entiendo el small ball, tanto menos lo entiendo en un entrenador que fue pívot, toda la vida pensando que a los técnicos que habían sido pívots les encantaba jugar con pívots y hemos tenido que conocer a Orenga para conocer a la excepción que confirma la regla. Sí entiendo que tenemos al mejor center del Torneo (y tal vez del mundo entero) y a tres de los mejores bases del Torneo, y que cojeamos en todo lo demás. Pero que eso nos lleve a jugar sistemáticamente con un uno en la posición de dos, un dos en la posición de tres y un tres en la posición de cuatro me parece sumamente discutible. Cosas así te pueden funcionar de manera puntual pero es difícil que funcionen de manera sistemática. Pueden ser una saludable excepción, pero de ninguna manera deberían ser la regla. Yo lo veo así, evidentemente no soy técnico sino un mero aficionado así que pueden echármelo en cara cuantas veces gusten (y harán muy bien, además). De hecho doctores tiene la santa madre iglesia que opinan lo contrario, en estos casos siempre recuerdo aquella vez que George Karl juntó sobre la cancha de los Bucks a Sam Casell, Ray Allen, Glenn Robinson y Tim Thomas en un partido de playoffs; se lo criticaron y él se defendió citando a su maestro Dean Smith, no te empeñes en poner a un jugador por posición, empéñate en poner buenos jugadores, algo que me puede parecer perfectamente válido para un baloncesto universitario en el que las posiciones no suelen estar tan marcadas ni los físicos tan trabajados. ¿En el baloncesto profesional? Ojalá lo fuera, juntaríamos a la vez a todos los jugones y muy probablemente nos divertiríamos más. Pero la realidad por desgracia va por otro lado, la realidad te demuestra que un equipo así es un equipo descompensado. Si lo haces una vez puedes pillar al rival por sorpresa, si lo haces siempre eres previsible, se te ve venir de lejos. A nosotros se nos ven las carencias de lejos, de muy lejos. Y así nos va.

No entiendo (yendo más a lo particular) el desperdicio de poner a Calderón de dos. Ricky (o Sergio), Calde y Rudy juntos, y a Calde que se le pide que haga de Navarro (como si eso estuviera al alcance de cualquiera), y Calde que a veces está abierto y mete sus tiros, lo cual está muy bien, pero que otras veces se le ve más perdido que el alambre del pan de molde porque no sabe qué hacer ni para dónde ir, porque no es su sitio, porque su verdadera querencia le lleva a pedir el balón y subirlo, porque está acostumbrado a defender bases pero las pasa putas ante escoltas (tanto más cuanto más agresivos y penetradores sean), porque tal vez sea ya demasiado tarde para aprender a interpretar otro papel. A costa de querer aprovechar a nuestros tres bases estamos desaprovechando a uno de ellos, casualmente el más consistente, experimentado y cerebral que tenemos. Y ya sé bien que muchos no estarán de acuerdo, sé bien que el Frente Anti-Calderón se va haciendo más y más grande cada día que pasa, que ya no están de moda los bases como él, sé bien que en Dallas pusieron el grito en el cielo con su fichaje y que incluso las encuestas dijeron que habrían preferido a Brandon Jennings (que se lo pregunten a Nowitzki, a ver qué opina), sé bien que en estos tiempos se lleva más el ruido pero pensé que Orenga sería más de nueces, que valoraría más la consistencia que la espuma. Ya no estoy tan seguro.

Como tampoco entiendo (soy duro de entendederas, obviamente) que a la caída en desgracia de Germán Gabriel le suceda ahora la caída en desgracia de Pablo Aguilar. Si no entendía ya qué nefando crimen había cometido el primero aún menos entiendo ahora de qué demonios se acusa al segundo. Como no tenemos cuatros, nuestra única solución pasa por dejar en el banquillo a los dos únicos cuatros que tenemos. ¿Qué nos queda? Pues nos queda Claver que no es un cuatro (aunque hace las veces, de hecho lleva haciéndolas toda la vida) y nos queda Mumbrú que es aún menos cuatro que Claver. ¿Que muchos equipos te juegan con cuatros abiertos? Pues claro, cuatros abiertos pero cuatros al fin y al cabo, que lo mismo se te abren para clavártela como te atacan el aro o te la lían por dentro en cuanto se les presenta la ocasión. Esto es como aquello que dicen los futboleros de la manta corta, que por tapar una cosa acabas destapando todas las demás; que eres Marc o Xavi, te vas a defender el famoso pick & roll central y por detrás no queda nadie que te cubra las espaldas; o que si luego toca pelear por el rebote probablemente tengan que hacerlo los exteriores, porque quienes deberían hacerlo o les pilla lejos o no están sobre el parquet… El mundo al revés.

En resumidas cuentas, que no entiendo a qué aspiramos jugando así, cagándola así, acabando los partidos así. El miércoles me sentaré a ver el partido contra Serbia y aunque nos pongamos 40 arriba (utopía irrealizable) pensaré que no es bastante, que total qué más da si en los últimos minutos nos lo van a remontar. Contra la táctica del conejo que inmortalizó el añorado Manel Comas nosotros hemos inventado la táctica del cangrejo, que vendría a ser exactamente lo mismo sólo que exactamente al revés. Lo que viene siendo ir de culo, para entendernos. La táctica del conejo es la que a nosotros nos hacen casi todos los demás. Estamos aconejados, sencillamente.

aquel 7 de junio   4 comments

(publicado originalmente en tirandoafallar.com el 6 de junio de 2013)

Recuerdo que aquel 7 de junio de 1993 fuimos mi señora y yo a pasar la tarde a casa de mis padres. Es raro porque era lunes y nunca solíamos ir entre semana, no sé qué demonios pintaríamos allí aquel día, quizás (dadas las fechas) nos hubieran pedido ayuda con su declaración de la renta, qué sé yo. Lo cierto es que llegamos y que, tras los besos, saludos y cortesías de rigor, mi madre en un momento dado me soltó, bueno ¿te has enterao, no?

Pues no, yo no me había enterado de nada. Yo había estado trabajando de espaldas al mundo, no había tenido tiempo de ver ni escuchar las noticias, hoy pasa cualquier cosa y nos coscamos casi al momento pero en aquel entonces Internet era poco más que una entelequia, sabíamos que existía porque nos lo decían los periódicos pero ni siquiera alcanzábamos a entender aún en qué consistía. Yo no sabía nada, así que puse mi mejor cara de sorpresa y me preparé para recibir una noticia inesperada, aún no sabía cuánto: pues que se ha matao Petrovic

Antes de continuar creo que debo hacerles dos aclaraciones: 1) Mi madre lo dijo así, tal cual, se ha matao, y reconozco que siempre me ha sorprendido que determinadas personas de determinada edad y (quizá también) determinada zona geográfica utilicen esa expresión para referirse a aquellos que mueren en accidente de tráfico, como si no fuera tal accidente sino una elección voluntaria, como si en vez de estrellarse se hubiera suicidado. Mi madre dijo que Petrovic se había matado como se lo he escuchado decir tantas otras veces de tantas otras personas, y sin embargo luego supimos que ni siquiera conducía él, que viajaba plácidamente dormido y muy probablemente ni siquiera se enteró de cómo se mató.

y 2) Es posible que les sorprenda que mi madre, mujer ajena por completo a todo lo que signifique deporte, supiera en cambio quién era Petrovic (de hecho me sorprende incluso a mí mismo cuando lo recuerdo). Hoy mi madre tiene ochenta años, tiene la cabeza casi tan bien como entonces pero creo que si yo ahora le preguntara por jugadores de baloncesto en activo probablemente contestaría (no sin esfuerzo) que Pau Gasol… y ya está, y pare usted de contar. No creo que ni siquiera conozca a su hermano Marc ni a Navarro, Ricky, Rudy o Calde, no sabrá quiénes son Kobe Bryant o LeBron James, no tendrá ni remota idea de la existencia de Spanoulis, Diamantidis, Papaloukas o Teodosic pongamos por caso (ni falta que le hace, claro). Es más, creo que si yo le preguntara (cualquier día haré el experimento) dime mamá, ¿quién te parece a ti que ha sido el mejor jugador español de baloncesto de todos los tiempos?, contestaría sin pensárselo que Emiliano, por supuesto, quién va a ser. Es así, hubo un tiempo en este país en el que no todo era fútbol, en el que los deportistas de otras disciplinas eran conocidos incluso por el gran público ajeno a ese deporte (tanto más en el caso de Emiliano, ya que el Régimen necesitaba fabricar y vender héroes que nos hicieran olvidar nuestras miserias cotidianas). Hoy tenemos una selección de baloncesto campeona de casi todo pero a la gran mayoría de nuestros jugadores (fuera del círculo de aficionados al deporte, entiéndase) no les conoce ni la madre que los parió.

Y sin embargo mi madre sabía perfectamente quién era Petrovic, no es ya que lo supiera mi madre sino que en aquel entonces lo sabía casi todo dios, les gustara el baloncesto o no, les interesara el deporte o no. La burbuja baloncestera se acababa de pinchar en aquellos primeros noventa, se apreciaba ya claramente la cuesta abajo pero todavía vivíamos de las rentas de los felices ochenta, aquella década prodigiosa en la que el baloncesto se convirtió de repente en deporte de masas y algunos nos creímos (ingenuamente, estúpidamente) que sería así para siempre, más dura fue luego la caída. Petrovic fue un fruto (acaso el más sabroso) de aquellos años, Drazen Petrovic empezó a aparecer sutilmente en nuestras vidas a comienzos de los ochenta y así de entrada casi ni reparamos en él, Petrovic estaba ya en aquella selección yugoslava a la que ganamos en el Eurobasket de Nantes 83 y en aquella otra a la que volvimos a ganar en la semifinal de Los Ángeles 84, y créanme que apenas nos dimos cuenta de su existencia. Y sin embargo sólo harían falta unos pocos meses más para que irrumpiera ya para siempre en nuestras vidas…

La culpa la tuvo la Copa de Europa, aún a nadie se le había ocurrido llamarla Euroliga. Hoy el Madrid (sigamos las comparaciones odiosas) juega la Final de la máxima competición continental y me la ponen en un canal de tercera que no ve ni dios, en cambio en aquel entonces cualquier partido europeo del Madrid (o de quien fuera), cualquiera, constituía casi un acontecimiento nacional. Fue el Madrid a jugar a Zagreb, vino la Cibona a jugar aquí y en ambos enfrentamientos (nunca mejor dicho) descubrimos a un tipo que no es que fuera bueno ni extraordinario sino que era algo más, era lo siguiente: un prodigio, una cosa nunca vista en el baloncesto europeo, un genio, genio en el más estricto sentido de la palabra. Hasta pinta de genio tenía con aquella cara de niño malo, con aquellos rizos naturales casi a lo afro que luego poco a poco iría recortando con el tiempo. Alguien le apodó Mozart, o Amadeus si así lo prefieren, muy pocas veces un apodo estuvo mejor puesto. Hasta en su prematuro final.

Drazen era un genio capaz de convertir en oro cualquier cosa que tocara, capaz de convertir en triple cualquier tiro que lanzara. Drazen era más bien un dos que podía jugar (y a menudo lo hacía) de uno y que sabías de antemano que se iba a hacer el amo del cotarro desde el uno o desde el dos, tanto daba. Drazen era talento puro, no me atrevería a afirmar categóricamente que haya sido el mejor jugador europeo de la historia (no me suelen gustar ese tipo de afirmaciones que me obligarían a compararlo con Sabonis, quizás también con Nowitzki) pero sí me arriesgaría a afirmar que ha sido el jugador de mayor talento que ha dado nuestro continente en toda su historia. Drazen jugaba como los ángeles y metía puntos a chorros, sólo con eso le habría bastado ya más que de sobra para hacer historia. Pero para pasar de la historia a la leyenda no basta con ser muy bueno, hace falta un paso más, algo que ya sólo está en manos de los elegidos.

Llamémosle carisma si así lo quieren. O llamémosle chulería, si así lo prefieren. Drazen era chulo porque podía, Drazen era muy bueno y jamás perdía ni una sola oportunidad de restregarte en la cara lo bueno que era. Drazen hacía una cosa que jamás se había visto antes en nuestro deporte y que muy pocas veces se vio después, Drazen celebraba las canastas como si fueran goles (lo cual, dado su caudal de anotación, sucedía un montón de veces en cada partido), saltaba, brincaba, elevaba los brazos al cielo mientras volvía a territorio defensivo y así de paso aprovechaba para arengar a las masas si jugaba en campo propio y para restregártelo sin más si jugaba en campo ajeno. Drazen provocaba reacciones encontradas y tumultuarias a su paso, era idolatrado y odiado a partes iguales, a menudo era odiado por los mismos que le idolatraban e idolatrado por los mismos que le odiaban, muchos admiraban su talento pero odiaban su carácter como si pudiera disociarse una cosa de la otra, como si una cosa no fuera en cierto modo consecuencia de la otra (y viceversa). Drazen se hizo odiar por el madridismo así en Zagreb como en Madrid en aquella temporada 84/85 en la que aún quedaría la traca final, la mismísima Final de la competición, Madrid-Cibona en Atenas, en plena Semana Santa, la FIBA para estas cosas siempre tuvo el don de la oportunidad. Recuerdo que viajaba yo hacia el norte con unos amigos, recuerdo que me empeñé en parar en sabrá dios qué bar de carretera (aún no se había impuesto el concepto área de servicio) entre Burgos y Santander, recuerdo que me abalancé de bruces sobre el televisor esperando encontrarme un final igualado y fui a encontrarme con todo lo contrario, Cibona ganando de qué sé yo cuánto, de 15, de 20, Petrovic pasándose el balón por detrás de la espalda o entre las piernas ante la atribulada mirada del imberbe base madridista Paco Velasco (antiguo compañero mío de colegio, por cierto), luego supimos que mientras le toreaba iba repitiéndole una y otra vez, hala Madrid, hala Madrid, hala Madrid

Era así, cuando aquellos (aún) yugoslavos te ganaban era como si te ganaran dos veces, te abrumaban en el juego y al mismo tiempo te humillaban, te lo restregaban por la cara. Drazen Petrovic se convirtió en la bestia negra del Madrid, el enemigo público número uno no ya del madridismo baloncestero sino del madridismo en pleno (en aquel entonces ambos conceptos venían a ser lo mismo, dada la inmensa popularidad de nuestro deporte). En el Palacio de los Deportes se hizo frecuente escuchar un cántico que empezaba por sí sí sí y que acababa por Petroví (así, en agudo, para que rimara), en medio dos palabras que no reproduciré aquí pero que no les resultará difícil imaginar. La temporada 85/86 fue más de lo mismo, la diferencia fue que esta vez el rival de la Cibona en la Final no fue el Madrid sino el Zalgiris, más de lo mismo en todos los sentidos, para la historia quedará el arrebato aquel de un Sabonis desquiciado que se cruzó toda la pista para agredir no a Petrovic sino a Nakic, punto y final, nuevo festival de Petrovic, nuevo título para la Cibona, nueva exhibición, nueva humillación.

De alguna manera todo aquello fue el caldo de cultivo para un partido que creo que no olvidaré jamás (mientras el señor Alzheimer me lo permita), uno de esos que te marcan para toda la vida. Yugoslavia-URSS, Madrid, Palacio de los Deportes, semifinal del Mundial 1986. Aquellos yugoslavos que empezaron en tromba, aquel parcial inicial de 18 ó 20-0, qué sé yo, aquella portentosa exhibición ante la que los atribulados soviéticos poco más podían hacer que parar la hemorragia, último minuto, todavía Yugoslavia 9 arriba a apenas 50 segundos para el final… y el resto es historia: aquellos tres triples, aquellos dobles de un jovencísimo Vlade Divac, aquella prórroga, aquel Palacio de Deportes enloquecido gritando casi al unísono Rusia, Rusia, Rusia (éramos así, nos costaba llamar a las cosas por su nombre, aquella era la Unión Soviética y para más inri estaba plagada de lituanos pero nosotros nunca supimos llamarle otra cosa que no fuera Rusia, años más tarde conseguimos por fin acostumbrarnos a decir Unión Soviética y justo entonces ésta desapareció y volvió a llamarse Rusia, qué cosas), Rusia (es decir, la Unión Soviética) ganó por fin aquel partido ante una grada enfervorizada, algún afamado pívot yugoslavo dijo luego a la prensa que ese público español bien merecería que los tanques rusos invadieran Madrid, para que supieran lo que se siente

Si no puedes vencer a tu enemigo únete a él, dicen. Aquel Real Madrid se aplicó con denuedo a la tarea de fichar a Petrovic, se tiró un par de años intentándolo, cuentan que el día que finalmente lo consiguió algunos periodistas se presentaron en el viejo pabellón de la Ciudad Deportiva haciéndose los tontos, esperaron a los jugadores a la salida del entrenamiento y les preguntaron su opinión sobre Drazen Petrovic (como si ésta necesitara ser preguntada), pues que es un tal y un cual, y un esto y un lo otro, y una vez que la canallesca tuvo ya la declaración que esperaba tener entonces ya sí espetaron al Romay de turno, pues que sepas que acaba de fichar por el Madrid; evidentemente el susodicho interlocutor reculaba de inmediato, a ver qué iba a hacer, en cualquier caso es un grandísimo jugador, el Madrid es un gran club que siempre quiere fichar a los mejores así que estaremos encantados de tenerle entre nosotros, seguro que una vez que le tengamos como compañero se olvidarán de un plumazo todas aquellas pequeñas rencillas que

Petrovic fichó por el Madrid y de inmediato, como por arte de magia, se produjo uno de esos milagros de la multiplicación de los panes y los peces que a veces suceden en nuestro deporte: el mismo madridismo que lo había odiado hasta la náusea y que le había llamado hijo de tal y de cual de repente lo acogió en su seno como a un hijo, acaso ese hijo que en el fondo siempre había deseado tener; y al mismo tiempo el antimadridismo de aquí y de allá, que siempre lo había considerado un ídolo, de repente pasó a tacharlo poco menos que de traidor a la causa por el mero hecho de haber fichado por el Madrid. Y aquellos que durante años echaron pestes de sus (presuntas) provocaciones y desplantes ahora pasaron a considerarlo lo más natural del mundo, y aquellos que habían festejado esas maneras durante tantos años ahora pasaron a etiquetarlo de provocador. Y es que estas cosas ya se sabe, son así.

Fue aquel 1988/1989 un año extraño, una temporada en cierto modo fascinante. La que empezó siendo Liga de Petrovic y acabó siendo recalificada como Liga de Neyro nos dejó unas cuantas actuaciones memorables, una inolvidable visita de los Celtics (McDonald’s mediante) y una final europea para la historia, una final de Recopa que ha generado a lo largo de los años mucha más literatura que tantas otras finales de la mismísima Copa de Europa. El genial Óscar Schmidt anotó 44 puntos para su Caserta que de nada sirvieron ante los 62 de Drazen, prodigiosa exhibición tanto más tratándose de una Final que el Madrid ganó por el escalofriante resultado de 117-113. A todo aquello debería haberle seguido una fiesta pero más bien pareció lo contrario: caras largas, gestos avinagrados y un mal rollo general que (cuentan que) explotó definitivamente en el vuelo de vuelta a Madrid. Sus compañeros no asimilaron bien aquello de que el título pareciera más de Drazen que del equipo, a su frente un Fernando Martín que se empeñó en hacer bueno durante todo el año aquel dicho de que dos gallos no caben en el mismo corral. Martín y Petrovic eran muy distintos pero también muy parecidos, demasiado: ambos eran líderes, ambos eran ganadores, ambos no conocían a nadie si había un resultado en juego, ambos eran capaces de casi todo con tal de ganar. Ambos se bebieron la vida a tragos y se atragantaron demasiado pronto, por desgracia no tardaríamos mucho en comprobarlo. Dos hombres y un destino.

En el verano de 1989 Drazen Petrovic, recién proclamado campeón de Europa con la mejor selección yugoslava que vieron los siglos (y que sería sólo el presagio de la que aún continuaría arrasando en los dos años siguientes), seguía aún teniendo contrato con el Madrid pero de repente empezó todo a torcerse, de buenas primeras empezó a rumorearse que se iría rumbo a Portland, que los Blazers (poseedores de sus derechos NBA) estaban deseosos de hacerse de una vez por todas con sus servicios. Comenzó así uno de esos típicos culebrones veraniegos, si tú dices digo yo digo diego, si tú dices Portland yo lo desmiento, desmentidos desde el Madrid y desde el propio círculo del jugador, así un día y otro y otro más hasta que de repente una mañana, sin previo aviso, sin mediar palabra, sencillamente desapareció. Desapareció para reaparecer finalmente un par de días más tarde al otro lado del charco, rodeado por todas las fuerzas vivas de la franquicia y por casi toda la prensa del Estado de Oregon y diciendo probablemente aquello tan socorrido que todo deportista que se precie suele decir en estos casos, éste es un sueño hecho realidad, toda la vida he sido de los Blazers, es algo que soñaba desde niño etc etc. Ni que decir tiene que el madridismo en pleno se quedó con un palmo de narices, que de un día para otro pasó unánimemente del que no hombre, que no, cómo se va a ir, si tiene contrato, si está en el Madrid, si no ha nacido todavía un jugador que se quiera ir del Madrid, el club más grande del mundo, dónde va a estar mejor que aquí… al lo ves, si ya te lo decía yo, que este tío no es trigo limpio, que no era de fiar, como si no le conociéramos ya de sobra de cuando venía aquí con la Cibona, anda que a otros les podría engañar pero a mí no, yo bien que le calé desde el principio… Y es que (insisto) estas cosas ya se sabe, son así.

Al Madrid le fue fatal sin Petrovic pero al susodicho en Portland no le fue mucho mejor, más bien al contrario. Irte hoy a la NBA es casi como si te fueras a jugar al pueblo de al lado, en cambio en aquellos tiempos te ibas a la NBA y era como si te fueras a Marte. Portland además tenía un equipazo que nos sabíamos todos de memoria, Porter, Drexler, Kersey, Williams, Duckworth más el insigne Cliff Robinson de sexto hombre, más que suficiente para que Rick Adelman no necesitara hacer ningún experimento con el europeo aquel tan raro que le habían plantificado en el banquillo y que a saber quién demonios sería. Y le fue bien (a Adelman, me refiero), no diré yo que no, aquellos Blazers fueron finalistas de la Liga un año y finalistas de conferencia al año siguiente, pero con todo y con eso a los europeos (incluidos aquellos que más le habían aborrecido), a todos aquellos que sabíamos perfectamente de lo que era capaz se nos rompía el alma de verle allí partido tras partido pelándose el culo en aquel banquillo…

No hay mal que cien años dure (dicen), en su caso sólo duró dos. La temporada 91/92 ya fue buena y la temporada 92/93 (en medio una inolvidable plata olímpica, ya por fin no yugoslavo sino -sólo- croata) fue sencillamente extraordinaria. Petrovic había cambiado Portland por New Jersey y de repente los americanos (de USA) descubrieron como si hubiera nacido ayer a un maravilloso jugador al que los europeos llevábamos ya casi diez años admirando, de repente hasta Clyde Drexler (que no tenía por costumbre dar una voz más alta que otra) se quejó amargamente desde la otra esquina de la nación, cómo es posible que hayamos desaprovechado a un jugador así en Portland teniéndolo en el banquillo durante dos años seguidos, con lo bueno que es, con lo bien que nos habría venido su concurso, es que no me lo explico… Y se salió también en playoffs, y debió ser all star pero incomprensiblemente no lo fue, y sin embargo luego fue escogido en el tercer mejor quinteto de la Liga. Ya estaba donde siempre quiso estar, ya era una estrella absoluta en la meca del baloncesto, ya era el líder indiscutible de aquellos Nets. Y sin embargo…

Y sin embargo no debía ser oro todo lo que relucía. Drazen Petrovic nunca fue un chico fácil de llevar ni estaba precisamente acostumbrado a que nadie le dijera lo que tenía que hacer. Petrovic fue a caer en aquel vestuario de los Nets que era como una jaula de grillos y que incluía a personalidades tan peculiares como (por ejemplo) aquel insoportable (y extraordinario jugador, por otra parte) Derrick Coleman. El domador de toda aquella selva se llamaba Chuck Daly, traía un magnífico currículum de amansador de fieras en los ya lejanos Bad Boys de Detroit y de aglutinador de egos en el Dream Team, pero aquellos Nets acabarían siendo superiores a sus fuerzas. Cuentan que cierta aciaga noche, tras un partido cualquiera, un jugador pateó con todas sus fuerzas un bidón de bebida isotónica en dirección al coach, arruinándole de paso uno de sus costosos trajes. Cuentan que aquel jugador fuera de sí se llamaba Drazen Petrovic…

Fuera por lo que fuera, Drazen se dejó querer en aquella aciaga (aún no sabíamos que lo sería) primavera de 1993. Los armadores y demás magnates griegos (eran otros tiempos) estaban dispuestos a tirar la casa por la ventana para posibilitar su regreso a Europa, Panathinaikos y/o Olympiakos (supongo que aún con K por aquel entonces) pusieron ofertas absolutamente mareantes encima de su mesa, cifras astronómicas que los Nets dijeron no estar dispuestos a igualar de ningún modo. Muchos aseguraron que estaba ya prácticamente hecho y que Petrovic volvería a Europa, otros tantos dijeron que su único objetivo era tensar la cuerda para hacer subir la puja a los Nets (o a cualquier otra franquicia que estuviera dispuesta a pagar eso), se nos avecinaba un nuevo culebrón veraniego y mientras tanto Drazen continuaba concentrado con su selección, preparando ya en Alemania el Eurobasket que habría de celebrarse muy pocos días después, jugando amistosos como aquel tras cuya disputa rehusó volver con el equipo y prefirió hacerlo por carretera, en coche particular… Bueno ¿te has enterao, no? Pues que se ha matao Petrovic

Aquel 7 de junio de 1993 Drazen Petrovic tenía sólo 28 años, podía parecer mayor porque teníamos la sensación de llevar ya media vida siguiendo sus andanzas pero aún le faltaban cuatro meses y medio para cumplir los 29. En condiciones normales le habrían quedado no menos de seis o siete años al más alto nivel, en su punto óptimo de maduración, en Europa o en USA, donde fuera. Puede que no tenga ya mucho sentido a estas alturas pensar en lo que pudo haber sido y no fue, pero una cosa sí que está meridianamente clara: aquel 7 de junio de 1993 de alguna manera marcó un punto de inflexión en nuestro deporte y en nuestras vidas, hay un baloncesto antes de Petrovic y un baloncesto después de Petrovic, algo de este juego (quizá su parte más lúdica) se nos quedó con él en aquella carretera aunque entonces apenas fuéramos capaces de darnos cuenta. Aquel 7 de junio de 1993 murió un gran jugador y nació un mito, un mito que está más y más vivo cada día, que seguirá viviendo así que pasen veinte años y otros veinte y los que tengan que pasar, seguirá viviendo mientras sigan existiendo imágenes que nos permitan disfrutarlo, mientras aquellos que le vimos jugar sigamos aún aquí para contarlo. Hasta la vista, Drazen.

en tránsito   8 comments

La cosa, como tantas otras cosas, empezó de la manera más tonta. La cosa empezó con una queja en tuiter, este pasado verano: un presunto lector me comentaba que por más que lo intentaba no conseguía leer mi blog, que no podía aguantar ni ese fondo negro ni tanta sobreabundancia de texto sin ni una sola fotografía siquiera. La verdad es que no le di la menor importancia, siempre he sabido que es imposible gustar a todo el mundo, está claro, hay gente pa to. Hice mal. Hace pocas semanas se me quejó (también en tuiter) otro lector, éste ya de una manera mucho más constructiva: ¿Hay modo de ver tu blog con letra negra sobre fondo blanco? Los artículos me gustan mucho pero leerlos me da dolor de cabeza. Me empecé a inquietar: ¿le estaría ocurriendo eso mismo a más gente? ¿Habría otros lectores más o menos habituales a quienes les pasara lo mismo, y que por mera prudencia nunca me lo hubieran comentado? ¿Habría incluso ex lectores que hubieran huido de mi blog como de la peste, no porque no les gustara el contenido (que sería perfectamente razonable) sino porque no soportaran el continente, porque esas letras claras y ese fondo negro les hicieran daño a la vista?

Reconozco que cuando parí el blog no pensé en la legibilidad, sino únicamente en la estética. Aunque a decir verdad tampoco es que tuviera muchas más opciones: en aquel entonces (agosto de 2007) la recién nacida Comunidad de El País daba a escoger entre cinco o seis diseños, no más, de los cuales todos eran blancos (con ligerísimas variaciones entre sí) excepto éste. Qué quieren que le haga, no me gusta el blanco, no me busquen connotaciones deportivas relacionadas con la indumentaria de ningún equipo porque no van por ahí los tiros, es simplemente que me parece muy soso un fondo en blanco (por más que luego se pueda tunear), es un poco lo de siempre, lo de todos. El negro me pareció mucho más estético, mucho más elegante, lo escogí y no volví a plantearme nada más… hasta ahora. 

Por supuesto que atendiendo a los deseos de ese último lector le di unas cuantas vueltas al blog para ver si pudiera existir alguna posibilidad de ponerlo en negativo (como si dijéramos). Ni de coña. Es negro y es negro, si se pueden poner los colores del revés yo desde luego no he encontrado la manera (más allá de lo obvio, es decir, hacer un copiapega y llevarse el texto a otro lugar para toquetearlo… lo cual supondría una molestia por la que no creo que ningún lector en su sano juicio estuviera dispuesto a pasar). Por supuesto que me planteé la posibilidad de cambiar el formato, que anduve mirando a ver si La Comunidad había progresado y tenía ya más diseños para escoger… Algo ha progresado en estos años, no digo yo que no, ahora en vez de cinco o seis ofrece once diseños… de los que todos siguen siendo blancos excepto uno, el mío, casualmente. Que sí, que ya lo sé, que muy probablemente esos diseños blancos se puedan pintar de colores, no digo yo que no, pero que todo esto de alguna manera me hizo empezar a sentir que mi relación con esta Comunidad estaba llegando un punto de no retorno. Era sólo un factor, pero un factor que se sumaba a otro, y a otro…

Se sumaba al hecho (que ya les he contado demasiadas veces) de los problemas técnicos que me suele dar esta Comunidad cada vez que quiero postear una entrada, cada vez que hago un copiapega de un texto escrito en otro sitio y en cuanto me descuido se me van todos los formatos, o me desaparecen y/o se me recuadran en blanco los párrafos, o se me quitan los puntos y aparte o se me ponen varios tipos y tamaños de letra diferentes; o cada vez que quiero editar un texto ya publicado para corregir alguna mínima errata y al hacerlo me desaparece el post entero (alguna vez me ha pasado, se lo aseguro) y al final me lo tengo que volver a teclear… De verdad, no se pueden hacer ustedes ni idea de los dolores de cabeza que me ha proporcionado y las horas de ocio (y hasta de sueño) que me ha robado toda esta historia, de las veces que he tenido que dejarme algo a medias en casa y acabarlo al día siguiente en el trabajo (o viceversa), de la desesperación que todo ello supone a la hora de hacer algo que no haces por obligación sino por devoción, por el mero placer de hacerlo. Si son blogueros probablemente me dirán (o no) que en todas partes cuecen habas, que no hay plataforma perfecta, que estos mismos problemas u otros parecidos los tendré también en cualquier sitio al que vaya. Puede ser, no digo yo que no. Pero necesito comprobarlo.

Y no les voy a engañar, hay un tercer factor que sumar a los dos anteriores, un factor (llamémoslo así) ideológico. A ver cómo lo explico: El País siempre había sido mi periódico, llevaba ya 35 años siéndolo así fuera en versión papel o en versión digital. Siguió siéndolo incluso en aquellos años difíciles del preaznarismo o el postfelipismo, cuando había compañeros de trabajo que me miraban mal por el mero hecho de llevarlo, que me preguntaban dónde vas con la bayeta o que me definían como un chico muy majo pero que sólo tiene un defecto, lee El País. Incluso entonces, aún no estando de acuerdo con muchas cosas, me seguí identificando con su calidad, con su manera de hacer periodismo, con su capacidad de poner cada día en mis manos un producto muy bien hecho y muy bien escrito. De ahí que a mediados de 2007, cuando andaba yo a vueltas con la idea de crear un blog y justo entonces nació esta Comunidad, no tuviera yo ninguna duda. Y lo crean o no para mí ha sido un orgullo llevar en mi blog el apellido de El País durante estos cinco años y pico. Hoy ya no. Y no es una cuestión de línea editorial, de la que podría discrepar en muchas cosas pero que esas discrepancias siempre serían infinitamente menores a las que tendría con otros medios que se consideran el ombligo del Mundo o creen estar en posesión de la Razón. No es eso, sino más bien la sensación de que éste ya no es mi País, de que ya no me puedo identificar con un medio cuya única filosofía ya no es periodística ni tan siquiera ideológica sino exclusivamente mercantil. No me he caído de un guindo (que ya no estoy en edad de caerme de casi ningún sitio), sé bien que esto es una empresa pero hasta ahora había creído que detrás de esa cabecera había algo más, no sólo el balance económico del ejercicio sino también una determinada manera de entender la vida. Hoy ya sé que no, lo supe hace algunas semanas cuando decidieron poner en la calle a un tercio de su plantilla, un ERE masivo que se explicaría en términos de crisis (la económica y la de la prensa en papel, ambas) si no fuera porque no parece que su cuenta de resultados se resienta demasiado a tenor de esa docena y pico de millones de euros que se lleva muertos cada año su Consejero-Delegado. Un Consejero-Delegado que dijo además en aquellos días una frase que me hirió especialmente (me hirieron varias, pero una especialmente), aquella de que los mayores de cincuenta años no pueden tener el perfil profesional adecuado para escribir en este periódico. No argumentaré en contrario porque ya lo hicieron otros (mucho mejor de lo que podría hacerlo yo) y porque tampoco lo considero necesario, una estupidez así se contesta por sí sola. Pero creo que sí procede decir que tengo 52 años. Ojalá tuviera 26, qué más quisiera yo, pero tengo 52. Y aunque mi perfil no sea profesional sino meramente amateur, entiendo que debo darme por aludido. Afortunadamente no soy de plantilla, lo mío es gratis, a mí no necesitan echarme ni aún menos indemnizarme, sé irme solo. He entendido el mensaje, aquí estoy de más.

Sumados pues todos estos factores (problemas de legibilidad, problemas tecnológicos, problemas de conciencia), tomé finalmente una decisión que apenas unos días antes jamás habría pensado que tomaría, que aún menos lo habría pensado hace apenas dos meses cuando celebraba el quinto aniversario de este blog: cambiar de casa, llevarme mi blog a otro lugar. Dicho así parece sencillo, hay webs que no se recatan en cambiarse de traje cada tres meses y así les va (o así les fue), pero a mí como que me cuesta: soy más de mantener una imagen, de no tocar lo que (creo que) funciona, de intentar fidelizar al lector. Y además, no les voy a engañar, que me daba una pereza tremenda meterme otra vez en mudanzas a estas alturas de mi vida. Pero la decisión estaba tomada, y una vez que tomo una decisión no acostumbro a echarme atrás.

Ya, pero, ¿a dónde? Dos referencias básicas, Blogger y WordPress. Anduve curioseando, comparando, mirando a ver qué me ofrecía la una y la otra, y me decanté finalmente por WordPress: muchos más formatos (temas, lo llaman ellos) para escoger, muchas más posibilidades, mucho más tuneable (o customizable, que supongo que es un término más adecuado) y sobre todo esa última cualidad que acabó por convencerme (ingenuo de mí), la posibilidad de migrar mi blog entero a través de una aplicación diseñada a tal efecto. O eso creía yo: cuando fui a hacerlo resultó que no había manera, que se ve que la herramienta vale para muchos tipos de blogs pero no para éste de La Comunidad, vaya por dios. Sí vale para Blogger, sí podría haber servido para llevarme lo que publiqué en aquel originario Blog de Zaid en SEDENA… pero tampoco, porque me pedía mi usuario de Gúguel y mi actual usuario nada tiene que ver con el que utilizaba en su día (han pasado ya más de tres años) para publicar en aquel blog, que ni lo creé yo ni recuerdo ya cuál era… Total, que me lo he tenido que importar todo a manubrio, lo de este Correcalles y lo de aquel Blog de Zaid, incluyendo (ya puestos) escritos que ya no estaban en Internet pero que al menos tuve la precaución de recopilar en su día. Un agotador proceso que ha estado a punto de acabar con mi resistencia física y no digamos ya con mi resistencia psicológica, pero que al menos me permitirá mantener casi todo lo escrito (el casi es porque he prescindido de unos cuantos posts meramente coyunturales, o bien sencillamente infumables) en un mismo lugar… o eso espero.

Aún me esperaba otro contratiempo: cuando fui a llamar al blog por su nombre, es decir Correcalles, descubrí con profunda sorpresa que no me dejaba, que contra todo pronóstico ese nombre ya estaba ocupado en WordPress (y no por mí, evidentemente). Sí, resulta que hay por el mundo otro blog (al menos) llamado Correcalles, que casualmente también trata de baloncesto y que está escrito por un tal Pablo Girón. Blog mucho más reciente y mucho menos prolífico que el mío, en cualquier caso: nació en junio de 2011 y desde diciembre de 2011 parece estar abandonado. Poco es, pero lo suficiente para no poder seguir llamándome como me venía llamando hasta ahora. Probé también en blogger y me sucedió tres cuartos de lo mismo, también estaba ya pillado el nombre… aunque pinchando en él me aparecía un blog en blanco, con apariencia de no haber sido ni estrenado siquiera. Fuera donde fuera, estaba claro que ya no iba a poder seguir llamándome como me llamaba…

Mi primera idea fue, digamos, continuista: trucar de alguna manera la dirección, añadirle alguna otra erre o ele (¿corrrrrecallllles?) o añadirle un artículo (¿elcorrecalles?), aunque en pantalla el nombre se siguiera viendo del mismo modo… No me gustó. Al fin y al cabo ya había (al menos) otro Correcalles por el mundo, no me apetecía seguir llamándome igual que otro blog ni aunque yo hubiera llegado primero (a la blogosfera, no a WordPress). Ergo ya sólo me quedaba otra opción, optar por la ruptura, ponerle otro nombre radicalmente distinto. Ya, ¿pero cuál, si casi todos los términos de baloncesto están pillados ya para nombres de blogs a estas alturas? Se me ocurrió que la única manera de ponerle un nombre que aún no estuviese ocupado (y de que no me lo fueran a ocupar después) era incluir mi nick en la denominación del blog. Pensé en llamarlo simplemente el Blog de Zaid (como aquel de SEDENA) pero lo descarté de inmediato por insustancial, porque nada había en ese título que lo identificara con el baloncesto. Pensé luego en llamarlo la Zona de Zaíd o simplemente Zona Zaíd, pero se me ocurrió guglearlo y cuál no sería mi sorpresa cuando me encontré con unos cuantos anuncios de venta de pisos, espectacular apartamento de dos dormitorios, reformado, soleado, zona del Zaíd, quién me iba a decir a mí que hubiera un barrio en Granada con ese nombre. Así que seguí dándole vueltas, pero muchas vueltas (ni se imaginan las vueltas que puedo llegar a darle a las cosas cuando me pongo a darle vueltas a las cosas) y finalmente encontré una combinación que me sonaba bien y que me parecía muy representativa de la filosofía de este blog: que es mi espacio de baloncesto, sí, pero también (y por supuesto) el suyo, el de todos aquellos que tengan a bien pasarse un rato (o muchos) por aquí. Señoras, señores, sean todos bienvenidos a zaid Arena. [Acotación al margen: reconozco que la tragedia del pasado jueves en el Madrid Arena me hizo replanteármelo, por lo inapropiado que pudiera resultar haber elegido precisamente este nombre en un momento así. Pero el nombre lleva puesto en realidad desde mediados de octubre (más o menos desde entonces llevo trasteando en el blog), como para pararme justo ahora a pensar en otro (con lo que me cuesta) sólo por un hecho meramente puntual… aún por muy desgraciado que éste fuera]

Así que esta es (o debería ser) mi penúltima entrada en Correcalles, aún dejaré una más (muchísimo más breve) en los próximos días simplemente a título informativo, para que todo aquel que se pase por allí sepa de inmediato a dónde tiene que ir para seguir leyendo el blog. Particularmente no me gustaría nada que este Correcalles muriera, me gustaría que siguiera existiendo aunque fuera en estado de hibernación; que aunque ya no vaya a escribir nunca más allí (o sí, quién sabe, vaya usted a saber las vueltas que puede dar la vida) permaneciera en el ciberespacio para poder volver de vez en cuando, para recuperar alguna cosa que se me hubiera olvidado rescatar, y sobre todo para que no se perdieran los comentarios (no podía llevármelo todo) o para que ustedes también pudieran pasarse si alguna vez les apeteciera recordar los viejos tiempos. Y en cualquier caso no me gustaría dejarlo sin expresar mi más sincero agradecimiento a toda la gente que haya trabajado en La Comunidad de El País durante todos estos años (y que espero que aún puedan seguir haciéndolo). Gracias a todos y muy especialmente a quien tomara la decisión de recuadrar mi blog (junto a otros) en la página de inicio de La Comunidad, supongo que porque les pareció que era digno de ser destacado. A pesar de todos los pesares, fue un placer.

Y esta es mi primera entrada verdaderamente nueva en zaid Arena, aunque por ahí abajo encontrarán también las seiscientas y pico anteriores como fruto de esa recopilación enfermiza que antes les conté. Verán que he optado por un diseño tirando a sobrio, sencillo o como dicen los de WordPress,minimalista (vamos, que tiene la mínima lista de cosas que puede tener un blog); pero al mismo tiempo he hecho todo lo posible para que resulte acogedor (todo lo acogedor que puede resultar un blog, entiéndase), para que todo aquel que venga a parar aquí se encuentre a gusto leyéndolo. Si hasta he ilustrado con fotografías y demás imágenes buena parte de las entradas anteriores (como igualmente procuraré seguir haciéndolo en las siguientes), vaya usted a saber si el día menos pensado no me atreveré incluso con algún vídeo… pero todo a su tiempo, no adelantemos acontecimientos todavía. Por ahora lo único que pretendo es que resulte más visual, que los textos no estén tan abigarrados, que la lectura de mis tochos (porque seguiré soltando tochos, de eso no les quepa la menor duda) les resulte menos cansina. Nada es definitivo en cualquier caso, no lo es ni lo será nunca, procuraré ir introduciendo periódicamente pequeños cambios para que sea un diseño vivo, no una única imagen de una vez y para siempre como sucedía en el anterior. Nada es definitivo porque además aún está en un estado un poco embrionario (llamémoslo así), verán que aún faltan cosas, que aún faltan por ejemplo los enlaces a otros blogs… pero en todo caso ahí/aquí tienen ya el resultado a su entera disposición, para lo que gusten mandar. Están ustedes en su casa.

Les espero a todos, por supuesto, que lo único que no me perdonaría jamás en todo este tránsito es que se me quedaran algunos de mis lectores habituales por el camino. Y mientras tanto gracias, muchísimas gracias: por su fidelidad, por su infinita paciencia (sobre todo si han aguantado leyendo hasta aquí) y por su atención, una vez más. Nos vemos en zaid Arena.

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en varios

dos más dos   Leave a comment

(publicado el 6 de septiembre de 2012)
En matemáticas dos más dos normalmente suelen ser cuatro, no pretendo epatarles con mi sabiduría porque seguro que muchos de ustedes ya lo sospechaban. En el deporte, en cambio, dos más dos raras veces suman cuatro, hemos conocido demasiadas ocasiones en las que sumaban tres o uno y medio o cero incluso. Claro está, también puede suceder al revés, que dos más dos sean seis o incluso que uno más uno sean siete, quién nos lo iba a decir (esto creo que lo cantaba alguien). Lo saben bien (o deberían saberlo) en Los Ángeles, allá por el verano de 2003 intentaron sumar dos más dos, Kobe & Shaq + Payton & Malone, se engañaron durante unos meses pero al final la suma acabó en resta ante aquellos Pistons de Larry Brown que a duras penas conseguían sumar uno más uno. La historia nos contará muchos casos más, infinidad de adiciones de galácticos que se fueron al carajo, relucientes cestos que acabaron desfondándose ante otros con menos mimbres pero que la postre resultaron ser más sólidos, está bien, basta ya de metáforas, creo que la idea ha quedado ya suficientemente clara.
Me dirán que también puede suceder al revés y es bien cierto, los Celtics sumaron Pierce + Allen + Garnett y les salió bien una vez (y a punto estuvo de salirles bien más veces, y si al final no ocurrió fue por una mera cuestión de edad), los Heat sumaron Wade + James + Bosh y la primera vez les salió como el culo pero a la segunda fue la vencida (nunca mejor dicho), examen de conciencia de LeBron mediante. Es decir, estas concentraciones de talento pueden funcionar, de hecho lo normal sería que funcionaran a pedir de boca muchas más veces… pero nada ni nadie garantiza que funcionen; o quizá es que he visto demasiadas veces a espectaculares constelaciones de egos desmedidos cayéndose con todo el equipo ante equipos simplemente equilibrados y compensados (pero equipos al fin y al cabo) como para que ahora me hagan cambiar de opinión. Lo dicho, dos más dos pueden ser cuatro… o no. No necesariamente.
Acaso ya hayan deducido con su natural perspicacia que vuelvo a hablar de Lakers, que como aquel dos más dos de la 2003/2004 nunca sumó cuatro se ve que ahora han decidido repetir la operación, a ver si nueve años después les cuadran las cuentas: Kobe & Pau (es decir dos) + Nash & Howard (es decir otros dos), total… Veremos. Me encantaría que sumaran cuatro o incluso más que cuatro, no seré yo quien les diga que no pueda ser así, al fin y al cabo Pau es la generosidad y mentalidad de equipo personificada, al fin y al cabo Nash es muy grande (y ha sido el más grande) repartiendo juego, al fin y al cabo ni siquiera el ego de Kobe es ya el que era, al fin y al cabo Howard… (pausa valorativa, ya que no se me ocurre nada en términos de baloncesto colectivo; a ver si más adelante…) Puede salir bien, no digo yo que no…
Pero eso no significa que (como muchos optimistas patológicos ya dan por hecho) necesariamente vaya a salir bien. Nash es fantástico, le llevaré como debilidad en mi corazón por los siglos de los siglos pero ello no me impide reconocer que anda ya el hombre a estas alturas para sopitas y buen vino que decía mi madre (vaya usted a saber por qué). Kobe tampoco es ya que el era (pero procuren que él no lo sepa, no vaya a ser que se ofenda). Y Howard pues qué quieren que les diga, mucho supermán y mucha aparatosidad y muchos mates y mucho ruido y pocas nueces, en mi opinión. Que sí, que tapona e intimida y que meterlas las mete por puro físico, faltaría más, pero que la cosa de los fundamentos se la dejó en el insti y luego ya no ha considerado necesario volver a clase a ver si aprendía alguna más, que con sus musculitos y su ego se ve que tiene ya más que suficiente. No, no es santo de mi devoción (lo mismo ya se me había notado), me parece un desperdicio de jugador que en demasiadas ocasiones gasta más energías en los despachos y las intrigas de pasillos que en la cancha. No llegaré yo al extremo de algunos (haberlos haylos) que le consideran el segundo mejor pívot de la NBA tras Bynum (precisamente tras Bynum) o incluso el tercero mejor tras Bynum y Marc Gasol, no me atrevería yo a tanto, para mí sí es a día de hoy el mejor cinco de la Liga… lo cual no me impide considerar que ello se lo debe casi exclusivamente a su físico, y que bien podría ser muchísimo mejor a poco que se hubiera aplicado un poco más.
Y por si ello fuera poco está Pau, es decir, Pau + Howard, que a ver por qué demonios va a funcionar mejor que Pau + Bynum. Escribía yo hace unos meses (con el atrevimiento que sólo da la ignorancia) que en mi opinión el problema de Pau (entre otros) era que llegó a la Liga siendo un cuatro al que las evidentes necesidades de los Grizzlies (y algún capricho puntual de sus entrenadores, también) acabaron reconvirtiendo en cinco. Poco a poco Pau se nos fue quedando en cinco y dejando de ser cuatro, y en éstas llegó a Lakers y pareció que volvería a ser cuatro pero las constantes lesiones de Andrew Bynum le obligaron a seguir fajándose una y otra vez (con mejor o peor fortuna) en el centro de la zona (…) Pau, que no es precisamente un fajador ni lo ha sido ni lo será nunca, se siente más a gusto atacando el aro de espaldas que de frente, tanto mejor cuanto más cerca esté… lo cual es un problema cuando eres nominalmente un cuatro y tienes a tu lado a un cinco de manual (un muy buen cinco, además) llamado Andrew Bynum. Fin de la autocita. Y dicho lo cual, si no quieres caldo pues toma, dos tazas. Si tu problema es que Bynum (por decirlo así) te roba el espacio pues te quitamos a Bynum, ya está, problema resuelto… y a cambio te ponemos a Howard, que es más (y mejor) de lo mismo. Bonita manera de resolver un problema, generando otro todavía mayor; o al menos igual.
Y para acabar de arreglarlo resulta que me falla el sumatorio en sí mismo, el signo + propiamente dicho, el principal responsable de que esos dos y esos otros dos finalmente sumen cuatro (o más si cabe). O sea, Mike Brown, seguro que se lo imaginaban porque no es la primera vez que se lo digo. Esto es como aquello que le decían a aquel neófito cuando tomó el mando de un grande de la ACB, mucho Ferrari para tan poco piloto (que algún que otro título lleva ya ganado el susodicho piloto, dicho sea de paso). Además de esas cuatro piezas básicas Mike Brown va a tener también a su disposición a unos pocos accesorios de relumbrón, pongamos al veterano Jamison o pongamos (cómo no) a esa sempiterna caja de bombasdisfrazada de jugador de baloncesto llamada MWP (es que si pongo el nombre completo me da la risa).Demasiado arroz para tan poco pollo, que solía decir mi madre en estos casos (vaya usted a saber por qué). A cierto antecesor suyo (de Brown, no de mi madre) que se infló a ganar títulos algunos le negaron siempre el pan y la sal con el socorrido argumento de que con esos jugadores, ya podrá, como si entrenar estrellas fuese necesariamente más fácil que entrenar a jugadores del montón. Pues si tan fácil fuera no duden que estos Lakers 2012/2013 los podría entrenar igualmente Mike Brown, Chiquito de la Calzada o el que suscribe (incluso). Pero ese no suele ser el caso, me temo. Dentro de unos meses hablamos pero a día de hoy aún no me sale quitarme el escepticismo, qué le vamos a hacer.
Y ya puestos me gustaría terminar con otra cita, esta vez no mía (afortunadamente) sino de un GRANDE con mayúsculas, acaso uno de los más grandes técnicos que haya conocido nuestro deporte a lo largo de su historia, ese Aza Nikolic considerado unánimemente el padre del baloncesto yugoslavo por Maljkovic, Obradovic y tantos otros padres de ese mismo baloncesto. Decía Nikolic (extraigo la cita de esos impagables Sueños Robados de Juanan Hinojo) que la selección de un equipo competitivo representa, ante todo, un asunto creativo, por el simple motivo de que la eficacia de un grupo no representa nunca una simple suma de la eficacia de sus miembros. En la interacción recíproca sucede la potenciación o el debilitamiento de las capacidades individuales de los jugadores. Es decir, para Nikolic tampoco el todo era necesariamente igual a la suma de las partes, tampoco dos más dos sumaban necesariamente cuatro. Falta hará que lo sepan también en Los Ángeles, falta hará que pongan allí los medios que sean menester para que al final les acabe cuadrando (más o menos) la ecuación.

Publicado noviembre 5, 2012 por zaid en NBA, preHistoria, varios

A %d blogueros les gusta esto: