MEDIA VIDA   2 comments

Sucedió hace media vida, no tanto en sentido figurado (que también) como literal. Tenía yo la mitad de años que tengo ahora, sabía de todo aquello (de todo, en general) cien veces menos de lo que sé ahora, sentía por todo aquello cien veces más fascinación de la que aún siento hoy, de la que espero no dejar jamás de sentir por el mero hecho de que se nos haya vuelto cotidiano todo lo entonces era sencillamente (maravillosamente) excepcional. Sucedió hace media vida, el tópico diría que parece que fue ayer, qué más quisiera yo que fuera sólo un tópico. Veintisiete años, media vida. Tan lejos y tan cerca.

Sucedió un 24 de octubre de 1988. Apenas año y pico después de que la NBA hubiera empezado a entrar a cuentagotas en nuestras vidas gracias a la aventura de Fernando Martín en Portland, apenas unos cuantos meses después de que nos hubiéramos acostumbrado a vivir cerca de las estrellas, apenas cuatro meses después de que nos hubiéramos vuelto locos con los siete partidos de aquella histórica (e histérica) Final entre Lakers y Pistons. Hoy nos puede parecer irreal pero créanme que entonces no se hablaba de otra cosa, créanme que en los colegios, institutos y trabajos (y tanto más en mi trabajo de entonces, todos aún jóvenes por aquel entonces) se formaban corrillos para comentar ese quinto, sexto o séptimo partido que acababa de jugarse en la madrugada anterior, si llegabas a tu oficina confiado en no enterarte del resultado para verlo luego en diferido estabas muerto, era científicamente imposible que no te lo reventaran, ni aún aislándote del mundo evitarías ese espóiler que entonces aún no se llamaba espóiler. Era otro mundo, quién iba a imaginar que en apenas unos meses se rebajaría a bajar a nuestro mundo.

Aquel 24 de octubre de 1988 el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. El verbo eran los Celtics, los mismísimos Boston Celtics, rechace imitaciones. No, no eran los vigentes campeones pero como si lo fueran, al fin y al cabo lo habían sido sólo dos años antes (quién nos iba a decir que habrían de pasar veinte años más para que volvieran a serlo),boston al fin y al cabo eran los campeones por antonomasia, sabíamos aún poco pero sí lo suficiente como para saber que estábamos ante la franquicia más grande sobre la faz de la Tierra, acaso el equipo de baloncesto más legendario del mundo, digno representante de la mejor competición deportiva del mundo. Podíamos recitar su quinteto de carrerilla casi mejor que el de muchas alineaciones de fútbol de entonces, Dennis Johnson, Danny Ainge, Larry Bird, Kevin McHale, Robert Parish, se nos llenaba la boca con sus nombres, nos poníamos metafóricamente (y a veces hasta físicamente) en pie con su mera enunciación. Habíamos soñado muchas veces con ellos y ahora de repente los teníamos aquí, a punto de jugar contra el mismísimo Real Madrid (una vez que ambos cumplieron con su respectivo trámite semifinal). Hay otros mundos pero están en éste, decía (quizás por aquel entonces) un anuncio. Nunca fue más verdad.

Aquel 24 de octubre de 1988, domingo por más señas, me llevé a la que ya era mi pareja pero aún sólo mi novia a pasar la tarde al bar, mi única tabla de salvación posible por aquel entonces. Hoy algo así sería impensable, hoy (matrimonio mediante, bodas de plata cumplidas) me diría que no hombre que no, que a mí qué me va a apetecer, de eso nada, vaya rollo, si tanta ilusión te hace te vas tú pero a mí no me líes. Pero en los noviazgos de entonces a veces hacíamos cosas así, sacrificios insospechados, también en eso eran otros tiempos. Me la llevé (más bien nos llevamos mutuamente) a un bar vallecano que hoy ya hace muchos años que no existe (de hecho por no existir ni siquiera existe la manzana que lo sustentaba), de nombre HO (sí, sólo esas dos letras, no me pregunten por qué) y sito en la calle Carlos Martín Álvarez, casi esquina con la Avenida Martínez de la Riva. El típico bar de barrio de toda la vida con un minúsculo televisor en blanco y negro en su parte superior (muy superior, que el techo estaba bien alto), lo suficiente como para que nos dejáramos el cuello en el empeño todos los que allí estuvimos mirándolo sin parar durante las dos horas largas que duró el evento. No nos dolió, y si nos dolió no nos acordamos. En cambio lo que vimos lo recordaremos siempre, siempre y cuando aún nos quede memoria para recordarlo.

Johnson vs Drazen Petrovic, Ainge vs Biriukov, Parish vs Romay, McHale vs Fernando Martín, Bird vs Johnny Rogers. Visto así el quinteto del Madrid parecía algo (parecía mucho, de hecho) pero visto al lado del otro se quedaba en nada, un mero juguete en manos de cinco hombrecillos (hombretones, más bien) verdes recién aterrizados de otra galaxia. La duda no era que los Celtics fueran a ganar, la única duda era por cuánto (o como decíamos en baloncesto, de cuánto). Los más optimistas situaban la diferencia en veinte o treinta, los realistas en cuarenta o cincuenta, los pesimistas no bajaban de sesenta. Claro está que hoy jugamos con ventaja, hoy sabemos ya que la NBA de octubre nada tiene que ver con la de mayo, que la pretemporada NBA es tan pretemporada como cualquier otra o más siS0101_McDonalds_Open_AB017 cabe, a las estrellas unos pocos minutitos no se vayan a cansar, el resto un mero campo de pruebas para comprobar quién se gana el puesto o quién lo pierde, quién se queda y quién se va. Hoy bien sabemos todo esto pero entonces lo ignorábamos, o acaso lo intuyéramos, o acaso sí lo supiéramos pero tampoco nos importara los más mínimo. Aquellos eran los Celtics, no necesitábamos saber nada más.

Imagino que (dado el típico ambiente de todo bar que se precie, tanto más en aquellos tiempos) aquel partido lo vimos pero no lo oímos, quizás por eso no fuimos muy conscientes de la poca pasión que TVE le puso al evento, o quizás sí lo fuéramos pero como era lo de siempre tampoco nos llamara la atención. En la narración Pedro Barthe, un Pedro Barthe que así de primeras transmitía la inequívoca sensación de preferir estar en cualquier otro sitio, como si en vez de ofrecerle la oportunidad de narrar un encuentro histórico le hubieran puesto un castigo insoportable. Y en los comentarios técnicos Nacho Calvo, la mera enunciación de los conceptos comentarios técnicos y Nacho Calvo en la misma frase representa un oxímoron de proporciones bíblicas, no hace falta decir nada más. Ni rastro de nadie que conociera siquiera mínimamente aquel otro baloncesto, ni rastro de un Ramón Trecet al que ni siquiera necesitaban contratar porque ya era de la casa y que habría sido de lejos la solución más lógica para hacer aquel partido por parte de TVE (no, lógica y TVE tampoco deberían ir nunca en la misma frase), solo o en compañía de otros. Eran así, tampoco es que hayan evolucionado mucho desde entonces.

Barthe y Calvo decían en repetidas ocasiones que el griterío era ensordecedor y a fe que lo era, no lo notaríamos entonces (bastante tendríamos con el ruido del bar) pero bien que lo apreciamos hoy volviendo a ver el partido para la ocasión. Hoy viene la NBA a Europa y el ambiente de cualquier global game de esos está a medio camino entre un espectáculo teatral, un happening de centro comercial y una merienda campestre: plas plas plas (onomatopeya de aplausos) tras cualquier jugada, oooooohhhhh tras alguna cabriola. jijí jajá en las chorradas de los tiempos muertos y luego ya si acaso nos ponemos las pilas en los últimos minutos siempre y cuando el resultado conserve algo de emoción, si no ni eso.real-madrid-boston En cambio en 1988 aquello no parecía tanto un Madrid-Celtics como un Madrid-Maccabi por ejemplo: locura colectiva, pasión absoluta, clamor tras cada canasta propia, pitos en cada subida de balón ajena, ovación de reconocimiento cuando anotaban pero sin que ello rebajara ni por un momento la intensidad, la tensión. Cómo hemos cambiado.

Quizás también por la propia evolución del partido, porque los madridistas del Palacio (y los de fuera) se creyeron legítimamente con derecho a soñar. El mero hecho de plantar cara ya era sueño, sólo 5 abajo tras el primer cuarto (titulares vs titulares), 5 que apenas un rato después iban a ser 18 cuando los Celtics se pusieron a tirar de fondo de armario: Jim Paxson, Reggie Lewis, Brian Shaw, Acres, Lohaus… Y entonces sucedió: de las profundidades del banquillo madridista emergió un espigado mocetón gerundense, Pep Cargol, que iba a dejar asociado ya para siempre su nombre a aquella mítica noche: un canastón por aquí, un arrebato por allá, alguna que otra defensa por acullá haciendo incluso enfadar al mismísimo Bird, mala cosa porque en cuanto te descuidabas se ponía a jugar como él sabe. 14 de diferencia al descanso, parecía evidente que lo mejor estaba aún por llegar. Aunque no imagináramos de qué modo.

Y es que a la vuelta del vestuario a los Celtics se les rompieron por completo los esquemas, vale que allí tendréis la ley no escrita de empezar el tercer cuarto con los titulares pero yo no concibo esa razón, yo soy Lolo Sáinz y sabes que no tengo por costumbre hacer cambios salvo cuando no me queda más remedio pero mira tú por donde hoy me voy a dar el gusto, que aquí leyes no escritas no tenemos: meto a Cargol de tres, a Antonio Martín de cuatro y a You Llorente de base pasando a Drazen al dos, chúpate esa mandarina Jimmy Rodgers.real-madrid-boston-celtics--644x362 Y de repente aquel tercer cuarto era un delirio, una locura, un Madrid que plantaba cara, una catarata de baloncesto por ambos lados, ya la gente gritaba este partido lo vamos a ganar como si en verdad lo creyera (quizás porque en verdad lo creía), ya hasta Pedro Barthe estaba entusiasmado (ya era Barthe en estado puro, de hecho: se están dando cuenta de que existe un continente que se llama Europa y un baloncesto europeo de categoría, si pensaban que venían a tomar el sol, a pasearse y a ganar de 40 ya se están dando cuenta que no va de eso), ya hasta el mismísimo Nacho Calvo estaba entusiasmado (ya, ya sé que entusiasmo y Nacho Calvo tampoco deberían ir nunca en la misma línea), créanme que si en aquel momento hubiera aterrizado un extraterrestre en el Palacio (o cualquier ser humano que no hubiera visto jamás un partido de baloncesto, que para el caso viene a ser lo mismo) se habría quedado prendado de aquel juego para siempre. Ocho de diferencia al final del tercer cuarto, que aún habrían podido ser menos si Drazen no se hubiera creído más importante que su equipo, si no se hubiera jugado las suyas y las de los demás, si no hubiera escogido cuidadosamente aquel momento para presentarse al mercado norteamericano, si hubiera procesado a tiempo que aquellas defensas de Dennis Johnson o Brian Shaw nada tenían que ver con las que acostumbraba a encontrarse por aquí. Pero con todo y con eso eran ocho puntos de diferencia, lo que venía a significar que el Madrid había ganado de 6 aquel tercer periodo. Hoy nos puede parecer una nimiedad, pero entonces fue un dato que quedó para la historia.

¿Tú que crees, Pedro, que los Boston (sic) creen que están jugando contra el Madrid, o que se están jugando el anillo en una final de la NBA contra Los Angeles Lakers?, preguntaba Calvo. ¡¡¡Pocos partidos tan difíciles tienen a lo largo de la temporada los Celtics!!!, respondía Barthe. Ingenuidades aparte, los Celtics por fin entendieron que se habían acabado los experimentos, las probaturas y las pretemporadas y finalmente obraron en consecuencia: fue ponerse Bird a gobernar el chou en su insigne papel de puto amo y antes de que nos diéramos cuenta se habían ido de 25 para nunca más volver. O tal vez sí, pero ya en los minutos de la basura (aunque aún no nos acostumbráramos a llamarlos así), con Quique Villalobos de blanco y Ramón Rivas de verde, con un Pep Cargol que aún quiso poner la guimg_ggomez_20150326-110615_imagenes_md_otras_fuentes_madridceltics-kUuH--572x385@MundoDeportivo-Webinda final al pastel. Ni sesenta ni cincuenta ni cuarenta ni treinta ni veinte, Barthe dixit. Quince, ni más ni menos. 96-111 para ser exactos. Eran otro mundo, aún seguirían siéndolo por mucho tiempo. Pero empezaban a no estar tan lejos como siempre habríamos creído imaginar.

Y de nuevo al día siguiente no se hablaba de otra cosa, y el medio país que se lo perdió se tiraba de los pelos por habérselo perdido, y recuerdo bien a madres de mi trabajo mendigando el vídeo a todo aquél que hubiera tenido la ocurrencia de grabarlo, déjamelo esta tarde por dios, por caridad, que quiero poder enseñárselo a mi hijo… Era una fascinación que iba más allá del baloncesto mismo, más allá del choque entre dos mundos, más allá de las chorradas de los tiempos muertos o de todas esas cheerleaders que ni siquiera eran de los Celtics (que aún no tenían, ni puñetera falta que les hacía) sino de los Tigers de la Universidad de Memphis State (hoy Memphis a secas), contratadas ex profeso para la ocasión. Una especie de fascinación global que hoy, volviendo a contemplar aquel partido media vida después, nos deja (a mí, al menos) un cierto poso de amargura. No ya por quienes nos dejaron prematuramente (obviamente Drazen y Fernando, pero también Dennis Johnson y Reggie Lewis… y ese número 11 del Madrid que la inmensa mayoría de lectores ni recordarán quién era, Carlos García Ribas, quede aquí merecida constancia), sino también por todo aquello que se nos perdió por el camino: la ingenuidad, la capacidad de alucinar con cosas nuevas, la pasión tal vez. La juventud, seguro. Recuerdos de un pasado que nunca más ha de volver.

Hoy media vida después tampoco veré in situ a los Celtics, no culparé a nadie de ello salvo a mi propia torpeza, la que me hizo ir dejándolo durante el verano y acordarme ya en septiembre cuando todas las entradas estaban vendidas. Es decir, vendidas en la web oficial a un precio medianamente razonable (entre 19 y 58 euros), hoy dicha web te informa que están todas agotadas pero al mismo tiempo te remite amablemente a otra web donde puedes encontrarlas al módico precio de entre 75 y 115 euros, alguna otra web hay por ahí donde puedes encontrarlas aún más caras todavía. No estoy tan desesperado como para eso. Lo siento porque me habría gustado reencontrarme con viejos conocidos (y admirados) NCAA como Evan Turner, Marcus Smart, Jared Sullinger, Isaiah Thomas, incluso Kelly Olynyk, Terry Rozier, RJ Hunter o Jae Crowder; lo siento porque me habría gustado reencontrarme con un entrenador como Brad Stevens por quien profeso franca devoción desde sus tiempos de Butler; lo siento simplemente porque son los Celtics, porque ya vi hace años in situ a Grizzlies, Raptors y Jazz pero esto no es lo mismo, no puede ser lo mismo. Por lo que representa esta franquicia en sí misma, por lo que representó aquel partido de 1988, porque aplicando estos mismos parámetros 600nbatemporales ya no volverán por aquí hasta dentro de otra media vida, pongamos por ejemplo octubre de 2042, a saber dónde y cómo estaré (o si estaré siquiera) para entonces. Otra vez (no) será.

Don’t cry for me, hasta ahí podíamos llegar. Obviamente ya no me hará falta buscarme la vida en ningún bar, obviamente veré la primera mitad cómodamente arrellanado en mi sofá (no sin arduas negociaciones previas para resolver el tema de la cena), para la segunda probablemente me echarán del salón pero no teman, como tantas otras veces encontraré acomodo ante el ordenador o ante el televisor del dormitorio, más pequeño pero no por ello menos confortable. Será para mejor (como es el caso) o para peor pero nada será igual a como fue hace veintisiete años, nada nos sorprenderá como entonces, hoy tenemos ya a los Celtics hasta en la sopa, de hecho algunos hasta catamos los ingredientes antes de que los echaran a la sopa. Hace media vida algo tan cotidiano como un partido de baloncesto se nos convirtió en excepcional, hoy algo tan (presuntamente) excepcional como tener aquí a la NBA se nos ha convertido en cotidiano. Si será cotidiano que hasta el presidente del anfitrión anda repitiendo por ahí cada lunes y cada martes que quiere jugar en aquella Liga como si en verdad se lo creyera… No, nada será ya igual, ni parecido siquiera, y sin embargo quién sabe: quizás aún quede por ahí alguien que no tenga donde verlo y encuentre finalmente refugio con su pareja en un bar perdido (donde además lo pondrán por no haber competencia jurbolística esa noche, si no de qué), alguien lo suficientemente virgen como para que la experiencia aún le pueda dejar huella, como para volver a recordarla y contarla media vida después. Sólo por eso ya habría merecido la pena.

APUNTES TRAS EL EUROBASKET   Leave a comment

Tras la tempestad llega la calma, tras los excesos viene siempre la resaca, tras el delirio toca ya la mesurada reflexión. Eso es lo que intentaré (otra cosa será que lo consiga) durante estos próximos párrafos, desentrañar diversos aspectos de este pasado Eurobasket, acaso el más feliz que jamás nos haya tocado vivir. Acompáñenme pues si así lo quieren, y mil gracias de antemano por su paciencia y por su amabilidad.

1. Algunos sabrán que un mes antes del Eurobasket me desahogué (como suelo hacer verano tras verano) con la gira de (presunta) preparación de nuestra selección, esa cosa ñoña que llamamos Ruta Ñ. Ni que decir tiene que a la vista de los resultados obtenidos queda científicamente demostrado que yo estaba equivocado, que debería cortarme las manos antes de teclear, que tendría que pensármelo dos veces a la hora de escribir dado que luego los hechos acuden tozudos a quitarme la razón (y yo tan contento de que me la quiten, no vayan a pensar). Lo reconozco, me han dejado casi sin argumentos, pero aún así me gustaría explorar un poco en ese casi: sigo pensando (no escarmiento) que nuestra preparación no prepara, que el resto de equipos llegaron al Eurobasket preparados mientras nosotros llegamos blandos y fofos, que la primera fase de la competición (es decir, el grupo de clasificación propiamente dicho) volvió a ser nuestra verdadera fase de preparación. Recuerden que en 2009 estuvimos a tres minutos de que Gran Bretaña (¡¡¡Gran Bretaña!!!) nos dejara últimos de grupo y fuera de los doce mejores del Torneo, reccalendariouerden que en este 2015 estuvimos a un tiro libre de Schröder de que Alemania nos dejara penúltimos de grupo y fuera de los dieciséis mejores de la competición. Jugamos con fuego y como no nos quemamos salimos fortalecidos, es bien sabido que lo que no te mata te hace más fuerte. Pero ya dijo la DGT que las imprudencias se pagan, de tanto acercarnos a las llamas llegará un día en que no nos dé tiempo a escapar.

2. O quizá sea todo mucho más sencillo que todo eso, a lo mejor es que Sáez y sus secuaces son unos putos genios a pesar de que algunos descreídos aficionados seamos incapaces de darnos cuenta: nosotros llegamos al Eurobasket fuera de punto, cogemos el tono según avanza la competición, nos salvamos de milagro y de esta manera llegamos al momento culminante del Torneo en nuestro pico máximo de forma. El resto en cambio llegan al Torneo tras una magnífica preparación, juegan el grupo en su pico máximo de forma y cuando luego llegan al momento culminante de la competición ya están en declive, físico y/o psicológico. Ellos van p’abajo y nosotros p’arriba, que diría un abuelo (sólo que al revés). Está tó pensao. Reconozcámoslo, asumamos nuestro error, repitamos todos a coro aquella vieja máxima del libro gordo de Petete (si es usted tan insultantemente joven que no sabe quién fue Petete consulte a sus progenitores, que algo podrán ilustrarle al respecto), la Ruta Ñ te enseña, la Ruta Ñ entretiene, y yo te digo contento, ¡hasta el verano que viene!

3. Más de lo mismo: en algún momento me reprocharon también (tuiter mediante) que no serían tan malos nuestros rivales en la gira si al fin y al cabo tres de ellos habían alcanzado los octavos de final. Pues no, tan malos no eran… pero tan buenos tampoco, no vayan a pensar: Bélgica efectivamente se metió en octavos de final, para caer luego de 21 ante Grecia. Y Polonia efectivamente se metió en octavos de final, para caer luego de 14 ante nosotros mismos (y eso que sólo jugamos un cuarto). La barrera que separa los octavos de los cuartos de final es la que separa a los (relativamente) buenos de los grandes, o de los que están en el camino de serlo. Y eso es precisamente lo que yo eché de menos en la dichosa Ruta Ñ, que hubiera equipos más o menos buenos (o aceptables, si acaso) pero apenas ninguno verdaderamente grande. Claro que a la vista de los resultados no descarten que para la próxima Ruta Ñ nos ¿enfrentemos? a Luxemburgo, Andorra, Liechtenstein, Islas Feroe, San Marino y Ciudad del Vaticano como mejor manera de conseguir una óptima preparación para Rio 2016. Y a ver quién tiene huevos para reprochárselo al sumo hacedor Don José Luis Sáez. Yo no, desde luego…

4. Me he dejado expresamente para otro párrafo a la República Checa (Chequia para los amigos), la única que sí trascendió ese escalón entre buenos y grandes. El delicioso equipo de Satoransky, Vesely, Schilb, Pumprla o Jelinek (también de los eternos Yirigüé y Lubos Barton, aunque éste mirara más que jugara) practicó un magnífico baloncesto, humilló a Croacia, puso en serios aprietos a Serbia (aunque el marcador final pareciera desmentirlo) y finalmente destrozó a Letonia en su camino hacia un merecido Preolímpico. Todo lo cual demostraría una vez más que nuestra preparación fue buenísima de la muerte ya que incluyó a rivales de una calidad insospechada… si no fuera por el pequeño detalle de que también puede interpretarse exactamente al revés, a poco que fuéramos capaces de mirarlo no necesariamente desde nuestro ombligo sino desde el ombligo checo: salieron de casa, se enfrentaron a grandes equipos como el nuestro y ahí están sus resultados. Todo es según el color del cristal con que se mira, una vez más.

5. Les pondré otro ejemplo, sin abandonar la dichosa Ruta Ñ pero saliendo momentáneamente del continente para la ocasión: Venezuela. Venezuela fue con mucho el rival más duro que nos encontramos en la gira, entonces pensamos que era demérito propio pero hoy sabemos que también fue mérito ajeno. La Vinotinto se proclamó campeona del FIBA Américas tumbando en la Final a Argentina y tras haber dejado por el camino a la rutilante Canadá (inolvidable semifinal), a la anfitriona México, a la Puerto Rico de Pitino, a la República Dominicana y hasta a la patética Brasil. ¿Cómo explicar el prodigioso milagro venezolano (tanto más sin Greivis), más allá de unos buenos (pero no extraordinarios, en absoluto) jugadores y del magnífico trabajo del Che García como seleccionador? Pues déjenme que les diga que en América lo tienen clarísimo, la clave fue (lo leí más de una vez en estos días) que no se limitaron a quedarse en el continente haciendo bolos como todos los demás, sino que cruzaronvenezuela-campeon-del-fiba-americas-1442135054986 el charco y se vinieron a Europa para contrastar sus fuerzas contra equipos de (aparentemente) superior nivel. Es decir, en la otra esquina del mapa siguen pensando que una buena preparación (rivales fuertes, a domicilio, recreando las condiciones adversas que habrás de encontrarte después) sigue siendo clave para el éxito en cualquier competición. Aunque nosotros creamos haber demostrado lo contrario.

6. Ya que estoy en América me van a permitir que establezca dos paralelismos: el primero, evidente, entre las dos generaciones que han iluminado al baloncesto FIBA durante la primera década y media del presente siglo: Argentina, como España, triunfó en su Torneo de las Américas (el mero hecho de clasificarse para los Juegos ya fue triunfar, aunque luego perdieran la Final) cuando nadie daba ya un duro por ella, Argentina como España ilustró aquella vieja máxima, nunca subestimes el corazón de un equipo campeón. El corazón de Argentina es Scola y el Chapu, el de España Pau y Felipe, cuatro tíos al borde de la jubilación jugando como si no hubiera un mañana, como si les fuera la vida en ello, como si fueran yogurines ansiosos de ganarse un contrato. Más allá España aún tiene generación intermedia (el Chacho, Rudy, Llull, Marc y Ricky cuando vuelvan) mientras que Argentina la tiene emergente (Campazzo, Laprovittola, Garino, Delía), cuando el pasado finalmente sea pasado a España aún le quedará presente, a Argentina en cambio le quedará futuro, un futuro que habrá de ser presente más pronto que tarde. Pero hoy por hoy, en pasado, presente y futuro, Argentina y España siguen siendo vidas paralelas. Ojalá sigan siéndolo por mucho tiempo.

7. Y el otro paralelismo representa exactamente todo lo contrario, Canadá y Croacia, dos selecciones de inmenso talento, de aún más inmenso potencial… pero de absolutamente nada más, por ahora. La Canadá de (el hierático) Wiggins, de Stauskas, de (el insufrible) Bennett, de Olynyk, de tantos otros y de todo lo que aún vendrá (apunten el nombre de Jamal Murray); la Croacia de Herzonja y Saric, de Bojan Bogdanovic y Tomic, también de Roko Ukic para su desgracia (cuánto ganarían con un base mínimamente decente). Nombres y más nombres, futuro y más futuro sin el menor atisbo de presente. Canadá y Croacia no fueron equipos sino bandas, lo suficiente como para lograr el dudoso honor de ser el principal fracaso de sus respectivas competiciones (a Turquía a estas alturas ya no la considero como fracaso, simplemente son así), algo que habrá que anotar en el debe de sus respectivos (a par que prestigiosos) técnicos, esos Triano y Perasovic que por más vueltas que le dieron a los mimbres nunca fueron capaces de hacer el cesto. El futuro será suyo, no digo yo que no, pero no vendrá solo. Mucho tendrán que trabajar para conquistarlo.

8. Vuelvo a casa, para hacer examen de conciencia y propósito de enmienda. He sido crítico en muchísimas ocasiones con Víctor Claver (si hasta una vez le versioné la copla más emblemática de toda tuna que se precie, Claverito de mi corazón), he sido aún más crítico con quienes se empeñaron una vez tras otra en llevar a Claver con el socorrido argumento de no tener otro jugador de sus características, total para luego dejar sistemáticamente al susodicho (y a sus características) haciendo bulto en el banquillo. Bueno, pues ya no. Claver nunca se comerá el mundo, nunca será un jugador agresivo ni determinante en ataque (más allá de su aceptable muñeca y sus envidiables condiciones físicas) pero por fin hemos descubierto todo el partido que se le puede sacar en defensa. Entre otras cosas porque es bien cierto que no tenemos otro jugador de sus características, pero es aún más cierto que por fin hemos decidido aprovechar dichas características. Vale, Pau se salió, el Chacho dirigió, Felipe se pegó, Llull la rompió, Rudy defendió… pero sin la aportación de Claver reboteando y fajándose con treses y/o cuatros abiertos quizás no habríamos ganado a Grecia, muy probablemente tampoco a Francia, vaya usted a saber si hasta lo habríamos pasado mal con Lituaclaver greciania (y al contrario, quién sabe si no habríamos salvado la papeleta ante equipos abiertos por antonomasia como Serbia o Italia, de haber osado darle algo de bola). Claver existe (como Teruel), nos ha costado enterarnos pero ahora ya lo sabemos, por fin somos conscientes de todo lo que puede darnos a este otro lado del banquillo. Esperemos (por la cuenta que le tiene, pero también por la que nos tiene) que en Rusia encuentre por fin todos esos minutos que no tuvo en Portland, todos esos que hasta hace cuatro días tampoco tuvo en la selección.

9. Fue un fenómeno realmente sorprendente, como si eclosionaran y emergieran todos a la vez tras un duro año de hibernación. Aún no se había consumado aquella primera derrota contra Serbia y ya estaban todos aflorando cual setas en otoño, pues con Orenga fuimos bronce en 2013 y eso que no estaba Pau (cierto, no estaba Pau, tan cierto como que sí estaban Marc, Calde o Ricky; todos los cuales, más Navarro, Ibaka y hasta el propio Pau, sí volvieron a estar un año después, en esa penosa derrota contra Francia que curiosamente se les olvidó reivindicar). Contra Turquía se callaron por la cuenta que les tenía pero contra Italia volvieron a la carga, y esta vez ya con renovados bríos. No es que fueran muchos, más bien todo lo contrario, apenas cuatro gatos movidos acaso por un legítimo sentimiento de amistad y/o compañerismo hacia el susodicho. Ni que decir tiene que tras aquel partido contra Italia ya no volvieron a aparecer jamás, ni siquiera cuando rozamos la catástrofe ante Alemania o cuando coqueteamos con ella ante Polonia, una pena porque habrían animado mucho el cotarro en esas señaladas fechas. Ahí quedarán, hibernando de nuevo, a la espera de que en años venideros se les presente una nueva oportunidad.

10. Lo diré una vez más, porque lo cortés no quita lo valiente: me cae bien Orenga. Me cae bien como me caen bien muchas personas con las que sin embargo no trabajaría jamás, del mismo modo que hay muchos seres que me encanta cómo trabajan y con los que sin embargo no me iría jamás de copas. Me cae bien Orenga y me parece muy bueno en lo suyo… sea lo que sea lo suyo: quizás la pedagogía (cualquiera que alguna vez le haya escuchado explicar jugadas no dudará de sus condiciones al respecto), quizás la formación de chavales, quizás incluso los comentarios televisivos (aquel año que estuvo haciendo NBA en el Plus cumplió con creces: no tenía ni puñetera idea de NBA, pero al menos sabía de baloncesto). Lo que sea. No sé qué es lo suyo, sólo sé que lo suyo NO es entrenar, no al menos en la élite, no a un equipo profesional de alto nivel. Y no pasa nada por reconocerlo y asumirlo, no todos valemos para todo ni puñetera falta que nos hace. A usted le puede gustar mucho la música, puede saber un huevo de música, puede hasta hacer sus pinitos como instrumentista pero eso no significa que le vayan a dar una oportunidad en la Filarmónica de Viena (y si lo hacen, en el pecado llevarán la penitencia). Pues esto es lo mismo. Dejen ya de defender a Orenga que además es mayorcito (y bien grande) para defenderse solo, que trabajará en lo que tenga que trabajar pero que habrá de asumir tarde o temprano que lo suyo no es entrenar. Ni falta que le hace.

11. Y sobre todo: dejen ya de defender a Orenga como si la culpa de lo sucedido hace un año fuese de Orenga, y no de quien puso a Orenga. Entre 2009 y 2012 la selección funcionó con una buena dosis de autogestión, y como todo fue bien alguien (llamado Sáez) decidió que había que llevar ese modelo hasta el extremo: a falta de Scariolo nombremos un hombre de paja y que los niños se entrenen solos, cuanto más solos tanto mejor. Pero esto es como decía mi abuela, que lo poco agrada pero lo mucho enfada. Una cierta dosis de autogestión puede salir bien, siempre y cuando en los momentos cruciales tengas un asidero al que agarrarte. La autogestión absoluta acabó en cambio como el rosario de la aurora, entre otras cosas porque cuando las criaturas no supieron qué hacer consigo mismas e imploraron ayuda sólo encontraron la mirada perdida de su (presunto) seleccionador. Fueron dos años sin ganar ni un solo final apretado, dos años de remar a favor de corriente pero sin saber dar ni una sola palada cuando las aguas nos bajaban del revés, dos años de oportunidades perdidas, acaso el 2013 tuviera un pasar pero el 2014 quedará ya para la historia como el ejemplo perfecto de lo que pudo haber sido y no fue. Eso sí, del caos nace el orden (dicen), siempre podremos pensar que sin aquella aciaga noche de 2014 nada habría sido igual en este Eurobasket 2015. Y puede que sea verdad.

12. Quede en cualquier caso científicamente demostrado que tener un entrenador suele ser mejor que no tener ninguno. Puede que Sergio Scariolo no sea su técnico preferido, de hecho yo mismo habré de confesar que nunca fue santo de mi mayor devoción. Pero es un buen entrenador, alguien a quien poder encomendarte si las aguas bajan turbias, si el talento no te llega y necesitas además una buena dosis de dirección.scariolo-afp-final--644x362 Su preparación de estos tres últimos partidos (cegando ventajas, opacando estrellas rivales, rotando con equilibrio, minimizando virtudes ajenas a la par que potenciando las propias, soslayando nuestras evidentes deficiencias en el rebote, no digamos ya en el tiro exterior) fue sencillamente impecable, ayudada además por unos jugadores que por fin parecieron olvidarse de veleidades autogestionarias y tuvieron meridianamente claro que esta vez estaban en buenas manos. Sale Scariolo reforzadísimo de este Eurobasket, no ya ante sus jugadores ni ante sus jefes sino también (y sobre todo) ante su público, todos esos aficionados que en su día echaron pestes de él y hoy por fin ya han (hemos) entendido que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, tanto más si lo malo no tenía nada de malo ni lo bueno de bueno, ni de coña. Y que los experimentos autogestionarios llevados al extremo casi mejor en casa y con gaseosa, mire usted. Esperemos que también lo hayan entendido en la FEB.

13. Los tiempos están cambiando, ya lo cantó Bob Dylan y llevaba toda la razón. A aquellos que nos criamos en el baloncesto de dos pívots por equipo fajándose unos con otros ya nos costó acostumbrarnos a (como a alguien le leí una vez) la mariconada esa del cuatro abierto, disculpen la vulgaridad. Bueno, pues si no quieres caldo toma dos tazas, ha sido acabar de acostumbrarnos al cuatro abierto (a la fuerza ahorcan) y que ahora llegue también el cinco abierto. Y porque no hay más. Ya sé, parece un poco prematuro afirmar esto tan categóricamente pero hay señales inequívocas de que los tiros van por ese lado. La primera se nos apareció hace unos meses y se llamaba Golden State Warriors, ganando un anillo y haciendo un maravilloso baloncesto por el camino. En cambio la segunda y la tercera se nos aparecieron hace unos días y se llamaban Serbia e Italia, ambos dos haciendo de la necesidad virtud, los unos por haberse quedado sin Marjanovic y los otros por no tener ni siquiera un cénter decente (hay que ver, con lo que han sido en ese aspecto). La receta estaba clara (siempre y cuanto tengas buenos tiradores, como es el caso), abrir el campo, Italia casi siempre, Serbia cuando descansaba Raduljica y juntaba a Bjeliça y Erceg. Sacas de sus casillas (literalmente, en sentido meramente físico) a los interiores rivales (y bien que nos lo hicieron pagar, por cierto), generas espacios, si puedes les crujes a triples, si no tienes vía libre para buscarte la vida en penetración, cuando quieran llegar las ayudas será ya demasiado tarde. Tampoco han inventado nada, en NCAA lo hace casi todo dios que no tenga un cénter dominante (y créanme que no abundan los cénters dominantes precisamente) pero hasta ahora casi nunca lo habíamos visto (o no tan frecuentemente, al menos), a este otro nivel. Aquello de que el baloncesto es un juego de espacios probablemente nunca fue más cierto que ahora mismo. Y más que lo va a ser, me temo.

y 14. Acabo (que ya está bien) con un tema recurrente de cada competición internacional de selecciones, juegos olímpicos aparte: el número de participantes. Qué quieren que les diga, a mí un Eurobasket de 24 equipos me parece una auténtica barbaridad, un delirio inabarcable, un sintentido. No hay en Europa tantas selecciones buenas, vamos que ni regulares siquiera. Si a mí 16 ya me parecían demasiadas, si 12 (y tirando por lo alto) me parecía el número ideal… ¿Son conscientes de que aumentando el número de participantes no hacen sino devaluar la competición? ¿o se trata más bien de que cuantos más participantes haya, más votos de agradecimiento se asegurarán luego cuando toque reelegirles? Porque si es por eso no se corten, no sean tímidos, de perdidos al río, o todos moros o todos cristianos (será por frases hechas), déjense de fases de clasificación que no hacen más que molestar, inviten para el próximo Eurobasket a todas y cada una de las selecciones que pueblan nuestro vasto continente, ahí es nada, un Campeonato de (pongamos) 50 equipos, pleno total de participación, y si sale con barba será San Antón y si no será la Purísima Concepción (esto último no sé qué quiere decir, pero queda bien ponerlo). Piénsenlo, sería además la coartada perfecta para que José Luis Sáez invitara por fin a su Ruta Ñ a todas esas selecciones que antes les dije, Andorra, Luxemburgo, Liechtenstein, las Feroe, San Marino, El Vaticano, todas ellas ya en la élite ya que esa parece ser la revolucionaria estrategia de FIBA, si tú no llegas a la élite ya nos apañaremos para que la élite llegue a ti, todo sea por tener a todos contentos. Saben que seguiremos tragando así que no lo duden, sigan en sus trece (o más bien en sus 24, o en sus 32, o en sus…), continúen empobreciendo y abaratando la competición. De nada.

(publicado originalmente en BASKET Y PUNTO)

EL BAILE DE LOS BANQUILLOS   Leave a comment

guiancaa1516Un año más, las buenas gentes de Basket Americano vuelven a publicar su imprescindible Guía NCAA, acaso la mejor publicación de baloncesto universitario en castellano que encontrarse pueda en todo el mundo mundial, y en la que de nuevo me han hecho el honor de ofrecerme que les emborrone unas cuantas páginas. Y este año además por si no querían caldo fui y les di dos tazas, además de aquella que les ofrecí hace unos días les endosé también esta otra que les muestro a continuación. Que les sea leve…

***************************

Cada verano (y finales de primavera, y comienzos de otoño), la expresión coaching carousel se adhiere como una lapa a nuestras sufridas mentes de NCAAdictos, una manera como otra cualquiera (una más) de mantenernos ocupados durante esos consabidos siete meses de ayuno y abstinencia. Cada offseason nos entretenemos (amén de con recruits, transfers, JuCos y demás fauna) con las renovaciones, ceses, fichajes, suspensiones, idas y venidas de los sujetos mejor pagados (tampoco es que haya mucha competencia a ese respecto), las verdaderas estrellas de todo este tinglado colegial.

Claro está que hay veranos y veranos. Hay años en que los cambios pasan casi desapercibidos, dos o tres que de tanto perder acaban cayendo por su propio peso, otras tres o cuatro universidades que decidan reinventarse y lo demás ya saben, el lógico arrastre y corrimiento de cargos que todo ello pueda acarrear. Y hay en cambio otros años absolutamente luminosos, años en que los cambios tampoco es que sean muchos (nunca van a serlo, dada la idiosincrasia de la competición) pero sí bastantes y además espectaculares, lo suficiente como para poner el mapa entero (y a alguna que otra conferencia, de paso) del revés. No hará falta que le diga que éste es uno de esos años, no hará falta que le recuerde los principales cambios porque a estas alturas los sabrá usted ya de sobra pero aún así le pido que tenga la bondad de acompañarme durante los siguientes párrafos para hacer un somero repaso a las novedades más destacadas (sólo las más destacadas, no tema, no huya despavorido), para así estar ya al cabo de la calle cuando el balón eche a rodar…

Shaka Smart quizá sea una de las mejores cosas que le han pasado al baloncesto colegial durante estos últimos años. shaka texasMás allá de aquel insólito periplo (de First Four a Final Four) en 2011, su extenuante defensa y agresivo ataque convirtieron a la modesta (o casi) VCU en uno de los equipos más apetecibles de ver a nivel nacional. Era cuestión de tiempo que empezaran a lloverle ofertas, las cuales fue despreciando olímpicamente hasta que por fin recibió una imposible de rechazar: Texas acababa de despedir (meses después de renovarle) a Rick Barnes, que por más y mejores mimbres que hubiera tenido durante estos últimos años había sido incapaz de hacer un cesto mínimamente consistente. Dicho y hecho. Shaka viajó de Richmond a Austin, firmó su contratazo, se convirtió en Longhorn de-toda-la-vida y se puso a la tarea, y el resultado de todos sus desvelos podremos empezar a apreciarlo ya en los próximos días. ¿Cómo encajarán ese tremendo havoc y ese dinámico juego de ataque, basado todo ello en jugadores tan móviles como versátiles e intercambiables, en una plantilla tan estructurada como ésta de Texas, con bases muy bases y pívots muy pívots? ¿Será éste por fin el gran año de Isaiah Taylor? ¿Veremos correr incluso a Cameron Ridley? ¿Será capaz Smart de cuestionar e incluso hacer que se tambalee la sempiterna hegemonía de Kansas en la Big12? No se pierdan el próximo episodio.

Ahora bien, tampoco se me vayan a preocupar por el futuro profesional de Rick Barnes, que al hombre ni le dio tiempo a apuntarse al paro siquiera, aún no había acabado de hacer cajas en Texas y ya estaba deshaciéndolas en Tennessee.barnes+from+ut+2 Curiosa la historia de estos Volunteers que han cambiado más de técnico que de camisa en estos últimos tiempos: con el histriónico (a la par que gran entrenador) Bruce Pearl fueron el hotel de los líos, con Cuonzo Martin creyeron ser felices hasta que éste les dio calabazas para marcharse a Berkeley, recurrieron a Tyndall como solución de compromiso pero cuando vieron que podían volver a ser el hotel de los líos (aunque en este caso no fueran suyos, que el susodicho ya los traía de serie) hicieron cruz y raya y se abalanzaron de bruces sobre Barnes que casualmente en ese mismo momento pasaba por allí. Barnes habrá conocido ya en su carrera todos los tonos de naranja, pasó del chillón de Clemson al arcilloso de Texas y pasa ahora al yema-de-huevo de Tennessee, esperemos que aquel prestigio tan bien ganado con sus Tigers y sus primeros Longhorns (cuando aún le salían bien los cestos) renazca ahora con los Volunteers, esperemos que aún estemos a tiempo de reencontrarnos con aquel gran entrenador que un día conocimos.

Éste de Tennessee es sólo uno de los múltiples cambios que podemos encontrar en una SEC a la que nos la han dado la vuelta como un calcetín. A ver, tampoco desparramemos, por supuesto que el Gabinete Calipari aún continuará en Kentucky como continuarán también los cuarenta minutos infernales de Anderson en Arkansas, los maravillosos histrionismos de Pearl en Auburn, los ojos inyectados en sangre de Martin en South Carolina, los silbidos a cuatro dedos de Stallings en Vanderbilt… Pero reconozcamos que cuatro cambios de entrenador es una cifra apreciable para una sola off-season y una sola conferencia. El más sonoro el de Florida, por supuesto. Billy Donovan llevaba años siendo carne de NBA, muchas veces estuvo a punto de dar el paso (de hecho una vez llegó a darlo, para arrepentirse inmediatamente después) pero ha sido este año cuando por fin ha pronunciado el sí quiero, de ahora en adelante tendrá ante sí la hercúlea tarea de domesticar a Westbrook para que sus portentosas facultades no resten (e incluso sumen, a ser posible) a la vera de Durant e Ibaka.michael-white-2 Para reemplazarle los Gators han recurrido a Michael White, entrenador aparentemente de perfil bajo (hasta en el nombre, Miguel Blanco como si dijéramos) pero que viene de hacer una magnífica labor en Louisiana Tech. White se enfrentará a un reto mayúsculo, el de hacer olvidar (o no añorar demasiado, al menos) al técnico que trajo dos títulos y otras tantas Final Four a Gainesville, el que logró que una universidad tradicionalmente footballística se convirtiera también en una potencia baloncestística a nivel nacional. Sólo esperemos que esa sombra de Donovan no sea demasiado alargada.

Mientras tanto en Starkville, Mississippi, decidieron que algo había que hacer. Mississippi State llevaba ya sin rascar bola desde los tiempos de Arnett Moultrie y Renardo Sidney (y tampoco es que rascaran mucha entonces), desde que Rodney Hood huyó despavorido a Duke. Así que puerta para Rick Ray (tres años después de dar puerta a Stansbury) y borrón y cuenta nueva otra vez para los Bulldogs.howland Claro que la cuenta nueva se llama Ben Howland, sujeto del que así de primeras habré de confesarles que no es precisamente santo de mi devoción. Howland impuso en su día un baloncesto obrero e industrial en Pittsburgh (muy en consonancia con la idiosincrasia de dicha ciudad), de pétrea defensa (hasta ahí todo perfecto) y pajizo ataque. Pittsburgh se me hacía bola (aún hoy con Dixon se me sigue haciendo) pero ganaba, por lo que Howland fue pronto llamado a metas mayores. Hizo el petate y se bajó con toda su metalurgia a la otra punta del país, a la soleada California, un lugar donde la mano de obra se estila bastante menos que el glamour. En la mítica UCLA así de primeras no le fue del todo mal. Pese a jugar con el freno de mano echado (lo que no dejaba de tener mérito, contando con tipos como Westbrook, Darren Collison o Kevin Love entre otros) consiguió alcanzar dos Final Four, para estrellarse sucesivamente en ambas contra la bicampeona Florida. Pero si a una propuesta basada casi exclusivamente en resultados le dejan de acompañar los resultados, el castillo de naipes acaba irremisiblemente por caer. Howland se fue al paro en 2013 y emerge ahora en 2015 para sacar del ostracismo a Mississippi State. Juega con dos ventajas: 1) que llega de la mano de uno de los freshman maravilla de este curso, Malik Newman; y 2) que con el listón tan bajo nadie le pedirá veleidades estéticas, con que lleguen los triunfos será más que suficiente. Veremos.

Tres cuartos de lo mismo en Alabama, cuya irregularidad (y algún puntual problema disciplinario, también) acabó costándole el cargo al bueno de Anthony Grant. Y para sustituirle no han buscado asistentes de relumbrón ni veteranos de prestigio ni técnicos de universidades menores, qué va, más bien han preferido rompernos por completo los esquemas:
Avery Johnson, aquel base sobrio y sacrificado que ganó un anillo con los Spurs, aquél a quien Montes rebautizó como Míster Bonobús porque siempre trazaba el mismo recorrido en su camino hacia el aro rival. Ejerció luego como entrenador en Mavs (donde le fue regular) y Nets (donde le fue mal), y luego nunca más se supo. Su averyexperiencia como técnico NCAA se reduce a cero, cero patatero, lo cual no tiene por qué ser malo ni bueno, es un mero hecho objetivo. Le van a pedir que reflote a esta Marea Carmesí, y no me negarán que así a priori la apuesta no puede ser más apasionante. Que además salga bien ya será otro cantar.

Claro que a todo hay quien gane: Si Avery no tiene experiencia en banquillos NCAA pero sí está curtido en banquillos NBA, el siguiente de quien vamos a hablar no tiene experiencia alguna como técnico ni en profesionales ni en universitarios ni en el patio de su casa siquiera (bueno, quizás ahí sí). Vamos, que no ha entrenado ni ejercido de asistente jamás en la vida, lo cual no evitará que la mera mención de su nombre nos haga ponernos metafóricamente (e incluso físicamente) en pie:mullin Chris Mullin, aquél que está ya por méritos propios en el Salón de la Fama (desde 2011), que ganó dos oros olímpicos y que sentó cátedra durante más de una década en Golden State y aún antes en su Universidad de St. John’s, justo la misma que se ha agarrado ahora a él como a un clavo ardiendo para intentar recuperar parte de su prestigio perdido. Un prestigio que desde la marcha del legendario Lou Carnesecca no hizo más que decaer, por más que durante esta última etapa de Steve Lavin pudiera parecer lo contrario: su postrera (a la par que insospechada y un tanto discutible) invitación al Baile no evitó que acabaran la temporada como un solar, un solar que tras el cese de Lavin se acrecentó aún más si cabe. Mullin llegó como revulsivo y se encontró un erial, (casi) nadie a quien entrenar, todo el trabajo aún por hacer… Nada que debiera preocuparle, que los banquillos aún está por ver cómo se le den pero los despachos se le dan como hongos (por qué se dirá esto), lleva en ellos desde que se retiró más o menos. Contrató de inmediato a dos asistentes con buena fama de reclutadores y se puso a la tarea mañana, tarde y noche, asumiendo que casi todo lo bueno (cinco y cuatro estrellas) estaba ya pillado, rastreando hasta debajo de las piedras. El resultado es un equipo con nueve (¡¡¡9!!!) jugadores nuevos, cinco de ellos freshmen, uno de ellos nuestro Yankuba Sima. Un montón de novatos sobre el parquet dirigidos por un novato en los banquillos, un proyecto al que habrá que conceder tiempo y paciencia… y sin embargo un proyecto tremendamente apetecible de ver, por todo lo que representa, por ser quien es quien lo representa. Ojalá les salga bien.

Y si lo de Mullin les agrada aunque les chirríe (o viceversa), lo que viene a continuación no les chirriará ni les agradará menos tampoco. Les presento (aunque tampoco debería necesitar ninguna presentación) o otra ex leyenda NBA, otro sujeto que fue varias veces all star. Señoras y señores, con todos ustedes Mark Price;MAIN_MarkPrice_UNCC_HeadCoach-afb70961 pinta de yerno ideal, dirección de juego impecable, muñeca de seda (de los mejores lanzadores de tiros libres que haya dado este juego en su historia), base indiscutible de aquellos elegantísimos Cavs de finales de los ochenta y primeros noventa que cuando dejaron de estrellarse contra los Pistons empezaron a estrellarse contra los Bulls; a su vera Craig Ehlo, Larry Nance (sénior, obviamente) y aquel maravilloso ex Tar Heel, Brad Daugherty. Todo lo cual estuvo muy bien, como no estuvo mal tampoco haberse ganado luego muy dignamente la vida como asistente en chiquicientos equipos NBA durante todos estos años, de hecho hasta hace apenas unos meses se la ganaba muy bien ganada en los jordanescos Hornets (ex Bobcats) de Charlotte. Así que cuando la Universidad de Charlotte dio por terminada la etapa Major (tiempos difíciles, con abundantes problemas de salud) y decidió ponerse a buscar un nuevo técnico tampoco tuvo que ir muy lejos, de hecho lo fue a encontrar a la vuelta de la esquina. Vale aquí lo dicho sobre la inexperiencia de Mullin, será éste también el primer trabajo de Mark Price como head coach (y su primer trabajo de cualquier clase en NCAA que yo sepa, ya que todas sus anteriores prácticas como asistente lo fueron en NBA); como vale igualmente aquí el mismo deseo que con Mullin: ojalá que le vaya bonito.

Y de Charlotte a Ames, Estado de Iowa, sede la Universidad de Iowa State. Un lugar donde Fred Hoiberg (otro yerno ideal, por cierto) lo tenía todo, lo era todo, una ciudad entera y casi medio estado rendido a sus pies. El Alcalde le llamaban, el Puto Amo le habríamos llamado aquí que somos más ordinarios. Pero es bien sabido que el hombre es un ser inquieto por naturaleza, siempre en trance de mejorar aunque sea a costa de asumir riesgos, de sacrificar su propia zona de confort. A la llamada de esa NBA en la que un día le conocimos no pudo decir que no, tanto menos si dicha llamada venía de un lugar tan apetecible como Chicago.prohm Para allá que se fue con su Pau y su Niko, con su Butler, su Rose y su Noah, a intentar devolver un poco (o un mucho) de alegría a aquellos Bulls tristones que legó Tibodó. Y dejando de paso a sus Cyclones de toda la vida con un palmo de narices… o no del todo: otearon el horizonte, vieron lo que había en el mercado y se fueron de cabeza a por Steve Prohm, técnico que ha hecho una extraordinaria labor durante estos últimos años al frente de Murray State (contar a sus órdenes con bases como Isaiah Canaan y Cameron Payne también ayudó, claro) y que representa además una clara apuesta por la continuidad en su estilo de juego. Con él los Cyclones seguirán haciendo honor a su nombre (aún más si cabe) en ésta 2015/2016, con él volverán a ser legítimos aspirantes (como Oklahoma, como la antes mencionada Texas) a desbancar del trono a Kansas. Palabras mayores.

Y si hablamos de equipos divertidos cómo no mencionar a los Sun Devils de Arizona State, equipo sumamente apetecible de ver sobre todo en su casa gracias a ese teatrillo que montan para distraer al rival en los tiros libres, y que no tiene parangón (que yo sepa) en toda la NCAA. Claro que en lo tocante a baloncesto no pareció haber tanta diversión es estos últimos años, menos quizá de la que esperaban con todo su Jahii Carson y su McKisssic y su Bachynsky y demás familia. ¿Solución? Pues la de siempre, Sendek a la calle y a buscar alguien que devuelva la ilusión, alguien cuyo mero nombre evoque resonancias pretéritas y legendarias…Hurley Bobby Hurley fue el base del mejor equipo de Duke que vieron los siglos (y miren que hay donde escoger), aquel con Grant Hill y Christian Laettner que se proclamó campeón consecutivamente en 1991 y 1992. Más allá le esperaba el profesionalismo, la fama y el dinero, todo lo cual se habría cumplido a rajatabla si aquel terrible accidente no le hubiera destrozado la carrera, de hecho a punto estuvo de destrozarle bastante más que eso [Lean al respecto (si no lo hicieron ya) el magnífico artículo que escribió Iker García en la Guía del pasado año, La Zanja]. Intentó volver al baloncesto pero el baloncesto no logró volver a él, se retiró oficialmente cinco años más tarde y casi desapareció de nuestras vidas, casi nos olvidamos de él. Un día no lejano reapareció como técnico asistente a la vera de su hermano menor, otro día aún menos lejano ascendió a head coach y se marchó a la humilde Buffalo… Y el resto ya se lo saben: brillante título de la compleja Mid-American Conference, viaje al Baile, reputación que sube como la espuma, media América (ligera exageración) le quiere, Arizona State se abalanza sobre él antes de que se lo quiten. No lo va a tener fácil, tanto menos en esta Pac12 que volverá a ser una de las más disputadas conferencias de la nación. Pero es que nadie dijo que fuera fácil. Y no me negarán que merece la pena intentarlo.

musselmanY antes de acabar no me resisto a sacar todavía a colación otro par de nombres: de un lado el Hombre-Mejillón, Eric Musselman, un obseso de esto, un sujeto del que dicen que hace honor a su apellido porque es capaz de pasarse las 24 horas del día (y porque no hay más) encerrado en su caparazón sin pensar en otra cosa que no sea baloncesto. Entrenó a Kings y Warriors, fue asistente en Arizona State (sí, con Sendek) y LSU y llega ahora a Reno para intentar reflotar a la Universidad de Nevada, en el que (creo que) es su primer trabajo como técnico-jefe NCAA. Que sea para bien. Y del Mejillón al Lechón (dichos sean ambos con todo el respeto y el cariño, faltaría más), Dave Leitao, lo de Lechón no es mote sino apellido traducido literalmente del portugués (de baloncesto no les aportaré nada, pero al menos me aprenden idiomas). Leitao (de antepasados caboverdianos, por si se lo estuvieran preguntando) hizo un magnífico trabajo en De Paul durante los primeros años del presente siglo, suficiente para que nada menos que Virginia pusiera sus ojosleitao en él. Pero en los Cavaliers fue de más a menos hasta acabar casi en nada, tanto que finalmente optaron por cargárselo e irse de cabeza a por Tony Bennett, sabia decisión donde las haya.
Y de Leitao nunca más se supo… hasta ahora, que vuelve precisamente a De Paul. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero también dicen que no hay regla sin excepción. Y tiene dos ventajas, que conoce la casa y que el listón aquí ya no es que esté bajo sino que está literalmente por los suelos, a poco bien que lo haga mejorará con creces la desastrosa herencia de Purnell. Ojalá sea así, ojalá a medio/largo plazo volvamos a ver competir de verdad a esta histórica Universidad.

Y hasta aquí, que por esta vez ya les he entretenido (o aburrido) lo suficiente, que queda mucha Guía y mucha Liga por delante. Disfrútenlas, háganme el favor.

CINCO SEGUNDOS   1 comment

guiancaa1516Un año más, las buenas gentes de Basket Americano vuelven a publicar su imprescindible Guía NCAA, acaso la mejor publicación de baloncesto universitario en castellano que encontrarse pueda en todo el mundo mundial, y en la que de nuevo me han hecho el honor de ofrecerme que les emborrone unas cuantas páginas. El primer fruto de dicho emborronamiento es éste que les dejo a continuación, espero que sepan perdonármelo…

***************************

La vida es eterna en cinco minutos, cantaba hace ya demasiados años el siempre añorado Víctor Jara. La vida es eterna en cinco segundos, esto último no lo cantó nadie (que yo sepa) pero podríamos cantarlo a coro todos los aficionados al baloncesto. Cinco segundos, un suspiro, un golpe de tos, una distracción irreparable, un fragmento infinitesimal de nuestra existencia. Casi se tarda más en escribirlos o en leerlos que en vivirlos. Cinco segundos, apenas nada y sin embargo todo. Todo lo que necesitas para comerte el balón o para que se lo coma el de enfrente, para no poder sacarlo tras agotar el bote (o aún botándolo, si de NCAA hablamos), para provocar una pérdida del rival. Todo lo que necesitas para dar un vuelco o para recibirlo, para empezar a ganar o acabar de perder, para arruinar una victoria o salvar una derrota. Cabe un partido entero, una temporada entera, una vida entera en cada cinco segundos.

Cinco segundos, todo lo que tienes que quitarle a 35 para que la resta dé 30 (maravillosa perogrullada). La ínfima, enorme distancia que separa el juego del ayer y el del mañana, el baloncesto universitario que un día conocimos y el que estamos conociendo desde ya, el que muy probablemente estará ya en juego cuando ustedes lean estas líneas. Nada y todo, parece casi un mundo pero créanme que antes hubo otros mundos, créanme que algunos que peinamos (demasiadas) canas siempre podremos contar que cuando empezamos a seguir este baloncesto las posesiones ni siquiera eran de 35 sino de 45,NCAA_Shot_clock eso porque llegamos demasiado tarde a la NCAA (más bien fue la NCAA la que llegó demasiado tarde a nosotros), de haber llegado sólo un poquitín antes habríamos conocido un baloncesto colegial sin reloj de posesión. No, no vayan a pensar que estoy hablando de los tiempos de Naismith, que uno tiene años pero no tantos. Hablo de los primeros noventa, de los felices ochenta. Para ponerlo en perspectiva: aquella histórica final de 1993 que la UNC de Dean Smith ganó a los Fab Five de Michigan (sí, la del terrible tiempo muerto de Chris Webber) aún se disputó con posesiones de 45 segundos. Y aquella no menos histórica final de 1985 que la insospechada Villanova de Rollie Massimino ganó a la mismísima Georgetown (aún con todo su Pat Ewing en el centro de la zona) aún se disputó sin control alguno de posesión.

Piensen en esa fecha, 1985, y reparen por un segundo en que para entonces la NBA llevaba ya la friolera de 30 años (desde 1954, concretamente) con sus 24 segundos, superando así dramas como el de aquel Pistons-Lakers de 1950 que acabó 19-18 (sólo 13 tiros de campo, sólo 8 canastas en 48 minutos de juego) o aquel otro Nats-Knicks que los primeros ganaron 75-69 tras anotar 75 de esos puntos (o sea, todos) desde el tiro libre, se ve que no encontraron los Knicks otra manera de que soltaran el balón. Es más, incluso la esclerótica FIBA también lo instaurslow motionó en los cincuenta (si bien aquí de 30 segundos, alegrías las justas) tras numeritos como aquel mítico Yugoslavia-Israel del Eurobasket’53, empate a 55 en el minuto 40, victoria yugoslava 57-55 en el minuto 60 (es decir, 2-0 en el total de las cuatro prórrogas): cuentan que los plavi se llevaban el balón en cada salto inicial y durante cuatro minutos y pico de cada prórroga se limitaban a aguantarlo sin hacer nada con él, para acabar tirando a canasta sólo en los últimos segundos; obviamente sólo en la última prórroga consiguieron acertar…

Sí, la NCAA como organización siempre fue mucho más conservadora para estas cosas (y para muchas otras) que el baloncesto profesional, qué les voy a contar que ustedes no sepan. O quizás no fuera sólo conservadurismo, acaso creyeran firmemente que las cosas tenían que ser así. No se me extrañen, más de una vez durante estos últimos años escuché voces autorizadas reivindicando que esa posesión de 35 segundos que aún se estilaba en el baloncesto colegial debería hacerse también extensiva a todo el baloncesto de formación sobre la faz de la tierra. Su argumentario resulta irreprochable, claro: la principal finalidad del baloncesto de formación es formar como su propio nombre indica, difícilmente podrá el jugador joven adquirir conceptos, automatismos, mecánicas y fundamentos imprescindibles para mejorar en su deporte si pende permanentemente sobre su cuello esa espada de damocles de que en cuanto se demore o se descuide le va a sonar la bocina. Nada que objetar, como tampoco tendría por qué haber nada que objetar al argumento contrario: qué mejor manera de formar a un chaval para el (hipotético) baloncesto profesional que recreando, ya desde las primeras etapas de su formación, exactamente las mismas condiciones que luego habrá de encontrarse en ese (supuesto) baloncesto profesional. Ya se sabe, teorías siempre va a haber para todos los gustos, sólo hace falta encontrar la que mejor 2009-07-07-shot-clockse adecue a nuestra manera de pensar.

Desde la propia NCAA (y aledaños) se han alzado también durante este verano toda clase de voces en un sentido y en otro, acerca de ésta (tan aparentemente nimia) reducción de cinco segundos: la gran mayoría abiertamente a favor, a qué negarlo, pero también alguna que otra muy significativa en contra: según ellos esta menor posesión aumentará la efectividad de las defensas presionantes, lo que redundará en un número mucho mayor de malos tiros, lanzamientos desesperados sobre la bocina y/o pérdidas de balón, supongo que por ese efecto damocles del que antes les hablaba. Todo lo cual (según ellos, reitero) no redundará en marcadores más altos, más espectáculo y mejor baloncesto sino en todo lo contrario: malas decisiones, posesiones inacabadas, violaciones por doquier, basket interruptus y todo ello a la par que una deficiente formación del jugador. Podrá usted estar o no de acuerdo pero no lo descalifique así de entrada, entre otras cosas porque detrás de esta opinión hay voces tan autorizadas como la de (por ejemplo) Tom Izzo. Que algo sabe de esto, me temo.

Claro está que yo juego con ventaja, probablemente usted también. Yo no tengo que verlo con ojos de técnico ni de experto ni de analista profesional, mi punto de vista es el del mero aficionado, con eso tengo más que suficiente. Y como mero aficionado que no puede vivir sin su dosis diaria de NCAA durante cinco meses al año (y que aguanta el mono como buenamente puede en los siete meses restantes), todo lo que contribuya a mejorar (aún más si cabe) este espectáculo lo recibo con los brazos abiertos. De hecho aunque sólo fuera por una mera cuestión matemática ya merecería la pena: si usted divide 40 minutos entre 30 segundos le salen 80 posesiones por partido, si los divide entre 35 las posesiones no llegan ni a 70. Dado que las posesiones no siempre se agotan (afortunadamente), quizás no resulte descabellado afirmar que en cada partido que veamos disfrutaremos de (pongamos) quince o veinte posesiones más, dato éste meramente indicativo y sin ningún valor científico pero que probablemente se aproxime bastante a la realidad. Es decir, quince o veinte ataques, quince o veinte defensas, quince o veinte tomas de decisiones, quincshotclock30e o veinte tiros (o robos, o pérdidas, o sucesos varios) más de los que hasta ahora estábamos acostumbrados a ver en cada partido. Quince o veinte razones más para disfrutar.

Todos esos catastrofismos acabarán (espero) dándose de bruces con la cruda realidad, de hecho ya se dieron hace unos meses cuando la propia NCAA ensayó la reducción en el NIT. Partidos plásticos y bien jugados, en los que todo fluyó con plena normalidad sin que en ningún momento pareciera que equipos tan contrastados como Stanford, Miami o Temple se sintieran para nada incómodos con la medida. Que a ver, tampoco niego la mayor, probablemente es bien cierto que habrá muchos equipos que tras 30 segundos de posesión serán incapaces de encontrar un tiro librado, un buen pase o una solución cualquiera para desentrañar la defensa rival; pero no es menos cierto que esos mismos equipos tampoco eran capaces de encontrarla tras posesiones de 35 segundos. Estos cinco segundos de menos no penalizan a los ataques frente a las defensas, para nada. Más bien penalizan a los equipos malos respecto a los buenos o para ser más preciso, penalizan el mal baloncesto en beneficio del bueno (ya que no es algo que tenga tanto que ver con la calidad de los jugadores como con la calidad del juego que se practica): penalizan la especulación, el bote tras bote inocuo, el pasarte 30 segundos (que ahora serán 25) sin hacer nada, sin intentar nada, sin arriesgar nada, sin buscar ni un resquicio siquiera, total para luego cuando acucia la bocina tirártela en plan rifa a ver si por una vez te toca la chochona o el perrito piloto o en este caso concreto la canasta de tres. Estos cinco segundos de menos sólo penalizan la mediocridad.

Y hay un último factor que redundará en nuestro beneficio (espero), que es que ahora tendremos un argumento más de peso para hacer frente a ese extraño fenómeno que podríamos llamar cuñadismo baloncestero. Es decir, todos esos seres humanos que hacia mediados de marzo (y hasta comienzos de abril) se asoman con cara de asco al baloncesto universitario, no tanto porque les apetezca sino porque es lo que se lleva en esos días, y que como no les gusta lo que ven (porque no lo conocen, porque en realidad van ya predispuestos a que no les guste) deciden de inmediato arreglarnos la vida: por dios, pero qué haces, pero cómo se te ocurre, pero cómo te puede gustar esto, pero si apenas meten 50 ó 60 puntos, pero si no hay más que tiempos muertos, pero si las posesiones son todavía de 35 segundos, pero siSyracuse_Shot_Clock_Monument_Close-Up Pero si leches. De muchos de esos pseudargumentos hablaremos otro día (si es que aún quedan ganas, que algunos ya nos hemos tirado demasiados marzos intentando rebatirlos), lo de los tiempos muertos también lo podemos dejar para otro momento (que alguno menos habrá este año, por cierto) pero lo de las posesiones te lo rebato ya, so listo: a partir de este año son de 30, que lo sepas. Y no me vengas con remilgos de que aún te parecen muchos, que al fin y al cabo tú como yo te criaste viendo un baloncesto FIBA con posesiones de 30 segundos y bien pocos ascos le hacías entonces. Reconozcámoslo, un juego con posesiones de 30 segundos es mucho más vendible que otro con posesiones de 35. Aunque sólo fuera por eso (tan importante como es vender en estos tiempos que corren) ya merecería la pena intentarlo.

Así que ya lo saben. Éste será el año en que despidamos con todos los honores a Marcus Paige, Georges Niang, Kris Dunn, Buddy Hield, Perry Ellis, Denzel Valentine, A.J. Hammons, Kyle Wiltjer, Smith-Rivera, Baker & Van Vleet, tantos otros. Este será el año en que consagremos (aún más si cabe) a Melo Trimble, Jakob Poeltl, Greyson Allen, Nigel Hayes, Tyler Ulis, Isaiah Taylor, Domas Sabonis y a saber cuántos más que ahora no se me vienen a la mente. Este será el año en que recibamos con los brazos abiertos (para luego en muchos casos despedirlos apenas cinco meses después, con gran dolor de nuestro corazón) a Simmons, Labissiere, Ingram, Diallo, Rabb, Trier, Stone, Swanigan, Brunson, Jaylen Brown, Jamal Murray. Este será el año en que nos acostumbremos a vivir sin Donovan ni Hoiberg, será el año de Smart en Texas o Mullin en St. John’s… Pero éste quedará ya para siempre, antes de nada y por encima de todo, como el año aquel en que se redujo por fin en cinco segundos la posesión. Cinco segundos, se dice pronto. Cinco segundos, apenas nada, parece muy poco pero nunca fue tanto. Un pequeño paso para el baloncesto, pero un gran salto para la NCAA. La vida es eterna en cinco segundos.

Publicado septiembre 24, 2015 por zaid en NCAA

Etiquetado con , , , , , , , ,

LO IMPOSIBLE   4 comments

Jamás nos lo habríamos creído. No nos lo habríamos creído si nos lo hubieran dicho hace un año, cuando algunos (aún bajo el síndrome del orengazo) anunciábamos el fin de una era como si en verdad supiéramos de qué estábamos hablando. Aún menos nos habríamos creído si nos lo hubieran dicho hace cinco meses, cuando aún no teníamos seleccionador ni pinta alguna de tenerlo, cuando hasta Pau se mosqueaba con una Federación que parecía estar planeándolo todo con los pies. Aún menos nos lo habríamos creído si nos lo hubieran dicho hace un mes, o mes y medio, sumidos como estábamos en esa cosa ñoña que llamamos Ruta Ñ, esa que al final va a resultar que sí que sirve para preparar a la selección pero no tanto por acción como por omisión (otro día lo explico). Aún menos nos lo habríamos creído hace apenas quince días, cuando Serbia nos crujía e Italia nos acribillaba, cuando ese nuevo baloncesto de los cinco tíos abiertos (¿recuerdan cuando el mero hecho de poner un cuatro abierto ya nos parecía una novedad?) nos sacaba de nuestras casillas, y de nuestras zonas. Aún menos nos lo habríamos creído hace diez días, caminando contra Alemania sobre aquel mismo alambre que ya pisamos hace seis años contra Gran Bretaña, quedándonos a un solo tiro libre de la eliminación (gracias, Schröder), sí, de la eliminación, tras el subidón de moral de restarnos siete puntos en un minuto no les quepa la menor duda de que en la prórroga (y en su casa) nos habrían aniquilado. Pero es que aún menos (y ya es decir) nos lo habríamos creído si nos lo hubieran dicho hace sólo una semana, octavos de final contra Polonia, final del tercer cuarto aún empatados, ganando luego casi por inercia, cayendo los polacos casi de maduros al final. No, en cualquiera de esas circunstancias (y en tantas otras que me dejo), si alguien nos hubiera venido a contar que íbamos a ganar el oro en Lille no es ya que no le habríamos creído sino que directamente le habríamos espetado ande, vaya usted a cagar. Lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible…

O sí, quién sabe. A veces se alinean los planetas, a veces el orengazo va y se vuelve del revés, a veces basta con tener un entrenador para que por fin entendamos que eso es infinitamente mejor que no tener ninguno. A veces una selección que es como media selección resulta ser (en las manos adecuadas) mucho más equipo que toda una pléyade de estrellas. A veces se juntan el hambre y las ganas de comer, un grupo de madridistas que de tanto ganar títulos ya ni se acuerdan de cómo perderlos y un jugador que no es tal jugador, no se dejen engañar, ese concepto vale sólo para los que están a ras de suelo, Pau hace tiempo ya que trascendió esa categoría, que alcanzó la condición de líder (jamás lo fue tanto como ahora) y hoy ya finalmente la de mito, mito viviente, Pau Gasol que estás en lo cielos sin haber dejado jamás de estar en la Tierra, gracias y más gracias y mil veces gracias. Y es entonces cuando por fin comprendemos que esta selección no estaba muerta (estaba de parranda), que le ganamos a esa Grecia a la que de ningún modo podíamos ganar, luego a esa Francia (en Francia) a la que casi ni pensábamos que nos pudiéramos acercar, finalmente a esta meritoria Lituania con la que jamás pudimos imaginar tanta superioridad. Pero cómo puede ser, pero si todo esto tenía que haber sido hace un año, pero si ahora no tocaba… Somos como esos carteles que antaño se ponían en las tiendas o en los talleres, las cosas difíciles las hacemos al momento, las imposibles tardamos un poquito más. En 2006 éramos los mejores, en 2009 y 2011 éramos favoritos, ahora en cambio no éramos nada, pura decadencia. Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, tan imposible que ni nos atrevimos a soñarlo siquiera. Sólo por eso (porque ni siquiera es un sueño cumplido, porque por una vez el sueño vino después que la realidad) sabe aún mejor que todas las veces anteriores. Gracias infinitas por hacernos felices cuando ya no tocaba que lo fuéramos. Gracias por devolvernos el derecho a soñar.

España-Eurobasket-2015

EL MEDIO ES EL MENSAJE   4 comments

Algunos parecen haber descubierto durante este Eurobasket que a Mediaset le importan una mierda sus espectadores. Desengáñense (en el supuesto de que aún siguieran engañados), a Mediaset no le preocupa el espectador sino la audiencia, que parece lo mismo pero es exactamente todo lo contrario. Para acaparar audiencia pondrían escenas de coprofagia en horario infantil si la legislación se lo permitiera, para acaparar audiencia pondrían a Belén Esteban a narrar el Eurobasket si una suerte de ínfimo pudor no se lo impidiera.septiembre-llega-Eurobasket-Mediaset-Espana_MDSVID20150724_0116_17 Algunos somos tan raros que vemos sólo Mediaset de baloncesto en baloncesto, créanme que no es pose ni postureo sino la pura verdad, créanme que no sé quién es Nati Abascal ni Carmen Lomana ni ninguno de esos otros pseudofamosos que ellos mismos prefabrican en sus realitis para luego consumirlos mañana tarde y noche, créanme que no los reconocería si los viera por la calle (a la Esteban sí, por desgracia), créanme que en el año transcurrido entre el Mundobasket 2014 y el Eurobasket 2015 sólo he pisado esa casa para algún esporádico partido de fútbol, al menos mi señora sí siguió con delectación la serie El Príncipe, yo ni eso siquiera. Zapeo poco pero cuando zapeo los excluyo expresamente de mi ruta, no me vayan a salpicar. Soy así de raro, ya se lo dije.

Siro es al Eurobasket lo que Belén al Sálvame (o como se llame el producto de casquería que tengan ahora mismo en el mercado). Si ustedes son insultantemente jóvenes no lo recordarán pero hubo un tiempo (felices ochenta, infelices noventa) en que Siro López era un periodista responsable al que daba gusto escuchar contándonos nuestro deporte. Recuerdos de un pasado que nunca más ha de volver. Con el nuevo siglo Siro se futbolizó, se forofizó, se roncerizó, se puntopelotizó, invéntense el verbo que más les plazca. Se convirtió en chouman, en víscera jurbolera para ávido consumo de todas esas masas que no ven más allá del Barça y el Madrid. Y con sólo ese pasado (más aquel breve interludio baloncestero de infausto recuerdo en Telemadrid, ejecutando la Euroliga junto al no menos infame Chechu Biriukov) Mediaset decidió que ya era suficiente, que para qué más, lo de menos es que sepa o deje de saber, lo de menos es ofrecer un buen producto pudiendo obtSiro-Lopez--en-una-imagen-promocional-ener el mismo rendimiento (o más si cabe) con un ínfimo subproducto, total qué más da que vengan a ver baloncesto, a echar pestes del locutor o a descojonarse de él. Importa que vengan, no a qué vengan. Importa cuántos vengan, no cómo vengan. Importa la cantidad, nos la suda la calidad. Que hablen de nosotros, aunque sea bien.

Siro a menudo narra con el piloto automático puesto, su voz va por un lado mientras su cabeza va por otro, ve un triple de Llull y te dice triple de Simonovic no porque los confunda (que ya tendría mérito) sino porque es como mi hijo cuando estudia, la mente se le va a cualquier cosa menos a la que tiene delante de sus ojos (afortunadamente este año todavía no ha llamado a nadie Juan Carlos, quizá por no estar Navarro para confundirle ni Calderón para confundirse). Siro llama a Güler Gulár, a Erden Erdán, a Koufos Kufós (le encantan las agudas), a Strelnieks Estrelinek pero eso sí, cuando llega la hora de rebautizar a Antetokounmpo se pone digno y dice que si le llama Antetocubo es porque así se lo han dicho el locutor y el seleccionador griego, tanto da que el propio interesado parezca desmentirlo, total qué va a saber él de sí mismo. Siro se debate entre lo que no sabe y lo que no recuerda, el reglamento para él es esa cosa etérea en la que no está claro (por ejemplo) si se puede sacar el balón tras haber tocado el aro o no, pues depende, si favorece a los míos será que sí y si favorece a los de enfrente será que no. Siro ve a Schröder fallar el tiro libre que forzaría la prórroga y te dice que quizás alguien haya podido plantearse que hubiera tirado a fallar (como si alguien que no fuera él pudiera plantearse semejante cosa), que esa ya no es de baloncesto ni de matemáticas sino de sentido común: tiras a fallar un tiro libre cuando necesitas dos puntos, o tres, para igualar el partido, en la vana esperanza de que alguien de tu equipo encuentre el rebote y lo convierta; pero si sólo necesitas un punto no tiras a fallar, tiras a meter (que metas o no ya es otra cuestión). Obviedad absoluta, que no necesitaría ser explicada si no hubiera seres como Siro que necesitan que se les explique. Ese es el nivel.

Claro que Siro es sólo el narrador, lo suyo no sería tan grave si a su vera hubiera un analista que aportara conocimiento, entendimiento, equilibrio, sabiduría, frescura, pasión. Es decir, que aportara todo lo contrario que Antúnez. Si ustedes siguen siendo insultantemente jóvenes no lo recordarán pero hubo un tiempo en que José Miguel Antúnez ejerció de jugador de baloncesto, ejerció incluso de base (como si en verdad lo fuera) con notable éxito de crítica y público. Un (des)conocimiento del juego muy discutible, un proceso de toma de decisiones aún más cuestionable y una potencia física superlativa para aquellos tiempos, tanto más en nuestro baloncesto y en su posición: la que le llevaba a atacar una y otra vez el aro como si no hubiera un mañana, como si no existiera más jugada que la penetración.antunez1342338798_extras_albumes_0 Sólo con eso ya le bastó para que le fichara el Madrid (del Estu, como a tantos otros), para labrarse una carrera, para coronarla con éxitos y hasta algún que otro título, también algún que otro fracaso, tanto da si cuando hoy le preguntan por ellos es incapaz de distinguir los unos de los otros. Dejó huella, qué duda cabe, sobre todo en la cara (y en la memoria) de Biriukov tras la mañana aquella en que la emprendieron a puñetazos el uno contra el otro en pleno partido, algo muy meritorio teniendo en cuenta que ambos obviamente estaban en el mismo equipo. Bien puede decirse que Antúnez pasó por el baloncesto pero que el baloncesto no necesariamente pasó por él.

Genio y figura. El Antúnez comentarista parece hecho a imagen y semejanza del Antúnez jugador, hay cosas que no cambian nunca: mismo (des)conocimiento del juego, mismas peregrinas ocurrencias, misma capacidad de arrojarse al vacío sin red, sin reparar jamás en las consecuencias que ello pueda acarrear. Hace veinte años el vacío estaba alrededor del aro, hoy el vacío está en sus palabras (por definición), en decir lo primero que se le pasa por la cabeza tenga sentido o no, tenga contenido o no, sea cierto o falso, total qué más da que el sujeto en cuestión se llame Schaffartzig si a mí me peta llamarle Suarzur, total a quién le importa si el noventa por ciento de los que me escuchen no tendrán ni puta idea de quién es. Y resulta que Schröder es suplente en los Hawks porque el base titular es Tim Hardaway Jr, ahí queda eso, tanto dará que el susodicho no haya vestido aún ni por un segundo la camiseta de los Hawks porque hace apenas un mes que llegó a Atlanta, tanto dará que por no ser no sea ni siquiera base, vamos que ni por asomo, base extraordinario fue su padre (ídolo de Antúnez en aquellos años, si mal no recuerdo), su hijo por desgracia nada tiene que ver. Pero dicho queda, como queda dicho (a propósito de Karnowski, o de Domas Sabonis) que Gonzaga jugó este año la Final Four, contumaz en el error lo repetirá de nuevo unos días más tarde por si a alguien no le hubiera quedado suficientemente claro. Que digo yo que qué más hubieran querido ellos con las ganas que tienen de jugarla, lástima que los Blue Devils de Duke no fueran de la misma opinión. Son sólo unos pocos ejemplos (el total de agravios rebosaría con creces los límites de este blog) de flopping verbal, de decir algo (así sea erróneo o directamente inventado) para no decir nada. Una manera como otra cualquiera de enmascarar el vacío.

El cuadro lo completa María Victoria Albertos, capaz de inventar algún concepto revolucionario como aquél del porcentaje de rebotes (¿relacionar el número de rebotes que coges con el número de rebotes que podrías coger? Interesante…) o de decirte que España aún puede hacer una falta más porque sólo lleva cuatro en este cuarto, pero que si pasamos por alto éstos y otros deslices tiene al menos la rara cualidad de llegar al pabellón habiéndose preparado (siquiera mínimamente) los partidos, extraña conducta que a alguno de sus compañeros de pupitre le debe parece casi extraterrestre. Tuerta en el país de los ciegos, como tuerto (aún más si cabe) es Pepu Hernández, entiéndase obviamente en sentido figurado y en el contexto de dicha expresión. Pepu es alguien a quien todos los aficionados de este país en general y del Estu en particular le estaremos siempre eternamente agradecidos, Pepu fue entrenador (me gustaría pensar que aún sigue siéndolo), sabe bien de qué va esto y sabe además explicarlo en la medida en que le dejan. Puede que no sea el mejor analista del mundo (algún escarceo suyo en algún otro medio me dejó bastante frío) pero creo que saldrá reforzadísimo de este torneo, en parte por méritos propios y en parte por la mera comparación con quienes tiene alrededor. Pepu nos salva el Eurobasket como hace un año Daimiel nos salvó el Mundobasket, o si no nos lo salva al menos consigue que haya ratos en que no sintamos vergüenza ajena. Merecedor de otra oportunidad (Eurobasket_MDSIMA20150902_3501_1si así lo deseara) en cualquier otro lugar donde quienes tenga al lado no le pongan palos en las ruedas.

Al final todo se ciñe a un concepto muy gastado y manifiestamente en desuso, respeto. A ver cómo lo explico sin que suene demasiado pretencioso: yo no soy profesional de esto ni lo seré nunca (que no estoy ya en edad de ser nada más que lo que soy), ni experto siquiera, tan sólo un mero aficionado que sabe bastante menos de lo que aparenta. Y por eso considero que quien me cuenta un partido de baloncesto tiene que saber de esto muchísimo más que yo, que para eso le pagan. Puedo hasta llegar a aceptar que sepa más o menos lo mismo que yo (nadie es perfecto) pero lo que no concibo de ninguna manera es que sepa incluso menos que yo. Sobre todo si tenemos en cuenta que hay por ahí cienes y cienes de entrenadores, ex jugadores, periodistas y seres humanos en general que darían sopas con onda a este par de indocumentados si les fueran requeridos sus servicios. Claro está que eso sería demasiado fácil, darle el trabajo al que sabe en lugar de al que aparenta (o al que ya ni siquiera se molesta en aparentar), procurar hacer las cosas bien en lugar de hacerlas mal, ofrecer un producto de calidad (o digno, al menos) en vez de una mísera bazofia de todo a cien. O quién sabe, acaso sea todo mucho más maquiavélico: hace muchos años enunció McLuhan que el medio es el mensaje, y en Mediaset parecen haberlo entendido a la perfección. Estamos viviendo un magnífico Eurobasket, y sin embargo estamos dedicándole casi más tiempo a hablar de cómo nos ¿cuentan? el Eurobasket que al Eurobasket mismo. Probablemente de eso se trataba. Mis disculpas, por la parte que me toca.

IMÁGENES REFRESCANTES   1 comment

En tiempos era una práctica habitual, no sé si hoy seguirá siéndolo porque ya casi no veo noticiarios televisivos, con Internet tengo más que suficiente. En tiempos te sentabas a ver el telediario veraniego y tras tragarte la habitual ristra de catástrofes, escándalos, disturbios, sucesos y conflictos varios el comunicador (suplente) de turno ponía su mejor cara de felicidad y te soltaba aquello de …y hoy, para acabar nuestro informativo, les dejamos con unas imágenes refrescantes. Y en tu televisor se iban sucediendo esculturales cuerpos practicando esquí náutico, intrépidos surfistas cabalgando sobre las olas, gráciles veleros surcando la mar serena mientras tú, ahí bien recocido en tu sofá a tus cuarenta y tantos grados centígrados, sin aire (ni acondicionado ni sin acondicionar) ni ventilador ni vacaciones, te acordabas de la madre que parió al comunicador, al director, al realizador y al surfista incluso, ya puestos. Nunca hubo nada menos refrescante que unas imágenes refrescantes, ni aún por muy sugestivas que éstas fueran. De hecho en mi caso siempre produjeron el efecto contrario, si bien habré de reconocer que los exabruptos que soltaba al verlas sí acababan dejándome una extraña sensación de liberación. Quizá fuera eso lo que pretendieran…

Y sin embargo aquí me tienen, intentando provocarles ese mismo efecto… sólo que en términos estrictamente baloncestísticos, no vayan a pensar. No teman, no abundaré en la serie de catastróficas desdichas que aflige a la ACB en estos días, no abundaré porque ya las conocen de sobra, porque ya se las hemos contado en este mismo lugar y por no amargarles (aún más si cabe) la vida. Pero a cambio les ofreceré mis particulares imágenes refrescantes, casi las únicas que ofrece en estos días nuestra atribulada competición. No hará falta que les recuerde que cada vez hay menos dinero para desembolsar, que cada vez llegan americanos de menos postín y tronío, que los que vienen pesan mucho menos que los que se van… pero no hay mal que por bien no venga, dicen. Antes los fichábamos curtidos en mil batallas europeas, ahora los fichamos casi recién salidos del cascarón universitario, lo cual, para alguien que se pasa los inviernos enteros pegado a la NCAA como es mi caso, no deja de ser un plus. Así que esas van a ser mis particulares imágenes refrescantes, si buscaban esculturales cuerpos en traje de baño me temo que no acudieron al lugar adecuado. Eso sí, a cambio les presentaré (in alphabetical order) a seis sujetos casi recién salidos de fábrica y que llegan con la loable misión de refrescar (en la medida de lo posible) nuestra endogámica, esclerotizada, envejecida y encorsetada Liga ACB. Ojalá lo consigan.

1. Algunos que ya peinamos abundantes canas aún recordamos a su padre. También es verdad que tiene truco, si se hubiera apellidado Smith o Jones probablemente lo habríamos olvidado pero Abromaitis no creo yo que haya muchos en la guía telefónica, en cualquier caso si usted no lo recuerda no se preocupe, más bien alégrese, es una mera cuestión de edad. Aquel Jim Abromaitis se hizo carne y habitó entre nosotros en la temporada 1980/1981, hace la friolera de 35 años ya;abromaitisx-large no diré que dejó una huella imborrable (más allá de su apellido) porque no sería cierto, y eso que no estuvo en un equipo cualquiera sino en el mismísimo Real Madrid de los Corbalán, Brabender, Iturriaga, Rullán, Romay, Prada, You Llorente, Indio Díaz, Randy Meister y demás familia. Era un buen tirador, nada más (y nada menos) que eso. Bastante más que eso (pero también eso) es su hijo, Tim Abromaitis, gracias entre otras cosas a haberse formado en una universidad como Notre Dame en la que no basta con tirar bien sino que además tienes que jugar muy bien al baloncesto. Los Fighting Irish de Mike Brey podrán tener mejores o peores promociones pero mueven siempre el balón como los ángeles y utilizan como nadie los espacios, lo que les convierte en una verdadera delicia de equipo. No por casualidad sus productos acostumbran a ser jugadores muy bien formados, aquí mismo hemos podido comprobarlo hace bien poco con Ben Hansbrough o Luke Harangody (y aprovecho la ocasión para dejarles otro nombre recién graduado, Pat Connaughton, si no cuaja en NBA y tienen mano en ACB tírense en plancha a por él). Abromaitis es otro buen ejemplo, y ello a pesar de que se perdió su último año de elegibilidad por culpa de una rotura del ligamento cruzado anterior que pareció cercenar ya para siempre su carrera profesional. Pero se repuso, se vino a Europa y durante estas tres últimas temporadas (Villeurbanne, Estrasburgo, Braunschweig) no ha hecho sino mejorar. Si a todo esto añadimos su inmejorable currículum académico y su impecable estampa de yerno ideal, el resultado de todo ello nos dará un producto que parece hecho a medida para un proyecto como el de Tenerife, del mismo modo que la propuesta de Alejandro Martínez parece que ni pintada para un jugador como él. Que sea por muchos años.

2. No me pregunten por qué, pero hubo un tiempo en el que a los entrenadores ACB les encantaba fichar mormones. Cualquier jugador recién importado de USA venía siempre rodeado de incertidumbres, cómo será, qué carácter tendrá, cómo se adaptará, etc. Incertidumbres que en tratándose de mormones se reducían contylerhawssiderablemente ya que su adaptabilidad, entrenabilidad, disciplina y entendimiento del juego resultaban estar siempre muy por encima de la media. Ejemplos hubo a patadas (también excepciones, claro), todos los que usted quiera, desde aquel legendario Steve Trumbo hasta los recientes Toolson (todos los Toolson) o Yeisi Carroll. Bien, pues el siguiente a añadir a esta lista se llama Tyler Haws y llega a Santiago de Compostela directamente desde Brigham Young (BYU para los amigos), la universidad mormona por antonomasia. Ahora bien, más allá de sus creencias, más allá de esa cara de asco (mi madre, menos diplomática para estas cosas, diría que parece que estuviera oliendo mierda), más allá de ese aura de superioridad tan yanqui que le caracteriza, sepan bien que estamos ante un anotador compulsivo: un sujeto que ha promediado más de 22 puntos por partido superando así los registros históricos de otros legendarios cougars como Danny Ainge o (mucho más recientemente) Jimmer Fredette. Añádase además que no llega con los típicos 22 años de cada graduado universitario sino con 24, fruto de haber pasado esa particular mili mormona de los dos años de misión, concretamente en Filipinas; añádase también que la criatura nació en Bélgica por esas cosas raras de la vida, lo que supongo que le conferirá la condición de comunitario por si su fichaje no fuera ya suficientemente chollo de por sí. Pensé yo que encontraría hueco en cualquier franquicia NBA, probablemente también lo pensaron en el Obra cuando lo apalabraron, probablemente aún no acaben de creerse que vayan a disfrutar durante todo un año de un jugador así. Eso sí, tampoco le pidan más, tengan claro que en apenas unos meses (y siempre y cuando no le reclamen de USA) seguro que habrá ya unos cuantos grandes de Europa peleándose por sus servicios. Al tiempo.

3. Providence es una fiesta. No me refiero a la capital del estado de Rhode Island (que puede que también lo sea, pero que no tengo el placer de conocer) sino al equipo de baloncesto de su universidad, esos Friars que siempre que los ves te devuelven el precio de la entrada (si lo hubiere), lástima que por jugar en la Big East les veamos mucho menos de lo que nos gustaría. Así fue en 2014 gracias al eléctrico Bryce Cotton (lo último que supe de él es que andaba por los Jazz),henton así ha sido aún más si cabe en 2015 gracias a una fantástica pareja: de un lado el mágico base Kris Dunn, uno de esos jugadores que te entran por los ojos ya desde la primera vez que le ves (y que volverá a Providence en unos meses para completar su año sénior, de lo cual me alegro); y del otro un alero interesantísimo, físicamente muy potente, agresivo en penetración y con muy buena mano, que responde al bello a la par que insospechado nombre de LaDontae Henton (si se están preguntando qué extraña razón lleva a unos padres a ponerle LaDontae a su retoño, habré de confesarles que yo también me lo pregunto). Henton acabó su periplo universitario hace unos meses, no fue drafteado y pensé que se lo rifarían en Europa pero fue pasando el verano y nadie pareció acordarse de él… justo hasta que este pasado fin de semana se ha acordado por fin de él el Baloncesto Sevilla, ese mismo (ex) Caha que en apenas un mes ha pasado de estar casi al borde de la muerte a fichar a todo bicho viviente, apoyo de su entidad financiera propietaria mediante: Bamforth (again), Nachbar (nada menos), Miljenovic (joyita) y ahora este Henton que debería salirles muy bien, aunque el fichaje de una criatura recién salida del cascarón siempre deje alguna duda: cómo procese ese paso del amateurismo al profesionalismo, de Rhode Island a Andalucía e incluso de Ed Cooley a Luis Casimiro; dos pedazo de entrenadores si bien completamente diferentes el uno del otro. Luego acabará como acabe, pero por ahora es una magnífica noticia tenerlo por aquí.

4. Ya he contado alguna vez la historia de aquel primer partido que le vi, que era en realidad el segundo que jugaba en su universidad de Gonzaga. Aquella noche de noviembre de 2011, ante su nuevo público de Spokane, frente a la vecina Washington State, el recién aterrizado Kevin Pangos se marcó la friolera de nueve triples, tal cual, nueve triples uno detrás de otro (claro está, no iban a ser todos a la vez), nueve triples con envidiables porcentajes además, dejando ojipláticos no ya a sus aficionados ni a quienes lo vimos desde la distancia sino incluso a los mismísimos analistas televisivos (que más de una vez se confundieron y le llamaron Pargo, ya que ocupaba jukevin_pangossto el lugar que Jeremy Pargo acababa de dejar). Ni que decir tiene que el canadiense no volvió jamás a repetir una actuación así, pero ello no quita para que durante todos estos años haya seguido jugando a un magnífico nivel. No siempre ejerció de base puro porque a menudo le tocó compartir cancha con un cerebrito como David Stockton (de los Stockton de toda la vida), pero este último año recuperó el mando en plaza y dejó meridianamente claras dos cosas: a) que siempre va a ser un base más anotador que director, y b) que en cualquier caso ha mejorado muchísimo en las labores de dirección. Triunfará en el Granca siempre y cuando sus fieles aficionados tengan paciencia con él (al fin y al cabo es su primer trabajo remunerado como baloncestista profesional), siempre y cuando tengan claro que no van a encontrar en él al sucesor de Tomás Bellas sino a otro estilo de base completamente distinto, casi contrapuesto. Ahora bien, con un maestro en el banquillo como Aíto (extraordinario en la dirección de jóvenes, de toda la vida de dios) y otro en el parquet como Oliver tendrá ya mucho ganado en su proceso de adaptación. Dejemos que Gran Canaria (la isla, la gente, el equipo) se ocupe de todo lo demás.

5. Siempre es un placer ver jugar a Vanderbilt, universidad sita en Nashville, Tennessee. Siempre es un placer ver a los Commodores sobre todo en su casa, en ese incomparable Memorial Gym que no se parece a ningún otro pabellón (que yo haya conocido) sobre la faz de la Tierra, con sus banquillos no en el lateral sino en los fondos, casi al pie de las canastas. Pero más allá de peculiaridades Vanderbilt acostumbra a jugar buen baloncesto gracias a su técnico Kevin Stallings y a interesantes promociones de jugadores,Jeffery_Taylor_Vanderbilt_InsideOnly pongamos por ejemplo aquella de 2012 con el escolta anotador John Jenkins (carne de Liga de Desarrollo durante todos estos años), el pívot fajador nigeriano Festus Ezeli (hoy ya con un anillo en los Warriors) y el alero-chico-para-todo Jeffery Taylor, jugador interesante donde los  haya. Jordan (sí, ESE Jordan) puso sus ojos en él y le escogió para sus Bobcats (hoy ya Hornets) en el 31 del draft (lo que viene siendo el 1º de la segunda ronda), justo un puesto detrás de Ezeli y ocho detrás de Jenkins por cierto. Su elección desató la euforia en las buenas gentes de Charlotte que creyeron (tanto más tras sus magníficas actuaciones en las ligas de verano) haber conseguido un verdadero robo. Bueno, pues no. La realidad como tantas otras veces vino a poner las cosas en su sitio, primero en forma de lesión (aquiles) y luego en forma de sanción por un lamentable episodio de violencia de género que él mismo reconoció y por el que le cayeron 24 partidos. Así las cosas (y tras múltiples idas y venidas a la Liga de Desarrollo) los Hornets acabaron cortándole hace pocos meses. Se le cerraba así la puerta de la NBA pero a cambio se le abría de par en par la de Europa, gracias además al pequeño detalle de que Taylor es sueco; no sueco de conveniencia sino sueco sueco, sueco de pura cepa, nacido en Norrköping mientras su padre estuvo jugando allí. De hecho ha defendido ya la camiseta de su selección, de hecho hasta participó en el Eurobasket 2013 con notable éxito de crítica y público. Dicen que le ha fichado el Real Madrid para sustituir a KC Rivers (que la cosa de los pasaportes la tiene algo más revuelta, por lo visto), de hecho todos los medios lo dieron por hecho hace un par de meses aunque yo a día de hoy no he sido capaz de encontrar confirmación alguna al respecto, bien porque las cosas de palacio van despacio o bien porque soy así de torpe y no habré sabido dónde buscar. Sea como fuere (y dando por supuesto que finalmente llegue a la casa blanca) que nadie espere un clon de Rivers porque su posición podrá ser similar pero su juego es muy distinto: más defensa, más físico, menos tiro que su antecesor. Y más carácter, también. Esperemos que mezcle bien con un equipo tan hecho como este Madrid.

6. En los cinco casos anteriores les he vendido optimismo a raudales pero no se me vengan arriba, no todo ha de ser jijí jajá, me temo que con éste que viene ahora voy a bajar un poco (bastante) el listón. Señoras, señores, les presento a los gemelos Wear, Travis y David Wear, dos gotas de agua como no podía ser de otra manera, dos esbeltos yogurines a los que imaginamos intercambiándose exámenes y castigos sin que sus profesores se dieran cuenta cumpliendo así con la mística asociada a su condición.DavidWearTravisWear Juntos llegaron a North Carolina, juntos decidieron cambiar de aires y emigrar a la soleada California en busca de mejor fortuna, juntos aterrizaron en UCLA, juntos se graduaron cumpliendo casi en la cancha ese mismo papel intercambiable que les imaginábamos en las aulas. Las diferencias (más allá de que el uno llevaba el 12 y el otro el 24) eran sólo de matiz: Travis, a menudo titular, era más completo, algo (sólo algo) más interior, algo menos alérgico a las zonas; David, por lo general suplente, era aún menos fajador si cabe, prototípico cuatro abierto (y decir cuatro es decir mucho) con buena mano y pare usted de contar. Acabada la carrera se separaron finalmente sus destinos, la adultez es lo que tiene: Travis fue a parar a los Knicks para confirmar el hecho evidente de que allí ya juega cualquiera (de hecho recientemente han fichado a Sasha Vujacic, por si nos quedara todavía alguna duda), David en cambio hubo de buscarse la vida (como tantos otros) en la D-League. Supongo que habrán sido sus números en esa competición y (sobre todo) en la pasada Liga de Verano los que han llevado al Fuenla a contratarle, algo que como ya habrán deducido a partir de todo lo anterior no me hace especial ilusión; fíjense que hasta me preguntaron en Twitter si mejoraba a Daniel Clark (comparación odiosa donde las haya) y respondí que para mí no, en absoluto. Dicho lo cual, si yo fuera aficionado fuenlabreño tampoco me preocuparía demasiado al respecto. Primero porque acaso mi recuerdo sea exagerado, porque puede que haya progresado mucho desde entonces. Segundo porque no soy de fiar, no soy un experto sino un mero aficionado cuyo atrevimiento va en paralelo a su ignorancia. Y tercero (y principal) porque bastante tienen ahora mismo con preocuparse sobre si saldrán en ACB como para preocuparse de con qué jugadores saldrán (en su caso) en ACB.

Y hasta aquí. Me habría encantado dedicarle también un parrafito a ese magnífico fichaje del Valencia Basket llamado John Shurna (por quien siento especial debilidad desde su etapa en Northwestern) pero en este caso no tendría sentido que yo se lo presentara ya que ustedes lo conocen ya de sobra tras su etapa en Badalona. Como me habría encantado dedicarle unos parrafillos al flamante fichaje de la Penya Ousmane Drame (Quinnipiac) y al no menos flamante obradoirista Alec Brown (Wisconsin Green-Bay), pero si lo hiciera les estaría vendiendo la moto (aún más si cabe) dado que apenas pude ver jugar a sus respectivas universidades (y bien que lo siento) como para tener formada una opinión. Como me encantaría poder dedicarle algunas líneas a jugadores interesantísimos como Juwan Staten (West Virginia), Askia Booker (Colorado), Jordan Sibert (Dayton), LeBryan Nash (Oklahoma State), Jonathan Holmes (Texas), Emmy Andújar (Manhattan) o Matt Stainbrook (Xavier), me encantaría porque eso significaría que les veríamos por aquí pero por ahora no parece que sea el caso (ni por ningún otro sitio, que yo sepa), por si acaso ahí les dejo sus nombres para lo que gusten mandar. Como me encantaría escribir algo también de tíos como Miljenovic, Vezenkov, Sobin, Vrkic, Musli, McGrath, Caloiaro, Benite, incluso Doncic, Yusta o Rico… pero como dijo aquél, hoy no toca, hoy la cosa iba sólo de denominación de origen NCAA. Además que creo yo que ya está bien, que con seis imágenes refrescantes tienen más que suficiente. No se me vayan a enfriar.

(publicado originalmente en BASKET Y PUNTO)

EL PARTIDO IMPOSIBLE   2 comments

Hoy les propongo un juego. No, no se me asusten, nada que les suponga el menor esfuerzo, se trata de un mero ejercicio de imaginación. Tan simple como que yo les doy dos equipos y ustedes me dicen qué creen que pasaría en el supuesto de un hipotético (utópico, más bien) partido entre ellos, ya ven que más sencillo no puede ser…

Doy por supuesto que si no les apetece habrán huido ya en busca de otras páginas más sugestivas, por lo que entiendo que si siguen aquí es porque quieren jugar (o porque tienen curiosidad, al menos). Así que sin más dilación paso a facilitarles la composición (que sin duda les resultará familiar) del primero de esos equipos, el que llamaremos Equipo A:

  • Sergio RodríguezPau-Gasol-y-Sergio-Llull.-FIBA-Photo
  • Sergio Llull
  • Guillem Vives
  • Rudy Fernández
  • Pau Ribas
  • Fernando San Emeterio
  • Víctor Claver
  • Pablo Aguilar
  • Nikola Mirotic
  • Felipe Reyes
  • Pau Gasol
  • Willy Hernangómez

Y ahora por supuesto la del presunto rival, al que obviamente llamaremos (ya ven que no soy muy original, ni lo pretendo) Equipo B:

  • Ricky RubiobajasSelecciónBasket
  • José Manuel Calderón
  • Quino Colom
  • Juan Carlos Navarro
  • Alex Abrines
  • Xavi Rabaseda
  • Dani Díez
  • Alex Mumbrú
  • Nacho Martín
  • Fran Vázquez
  • Serge Ibaka
  • Marc Gasol

Repito, se trata de un mero ejercicio de imaginación, no vengan ahora a decirme que el partido es imposible, que fulano está lesionado, mengano achacoso y zutano convaleciente, eso ya lo sé yo. gilipollas sería (aún más si cabe) si no lo supiera. La imaginación es libre así que bien podemos hacerle trampas a la realidad, no en cuanto a las edades de las criaturas sino en cuanto a su estado de salud, dando por supuesto que todos ellos, los del A y los del B, gozaran de un estado físico y mental óptimo a día de hoy. Imaginen, un hipotético núcleo duro Chacho-Llull-Rudy-Mirotic-Pau, más las puntuales aportaciones de Felipe, Ribas o SanEme, versus un hipotético (utópico, una vez más) quinteto titular Ricky-Navarro-Abrines-Ibaka-Marc, con tipos como Calde, Mumbrú o Fran (de ahí que les hablara de óptimas condiciones físicas y psíquicas) completando la rotación. ¿Qué creen que pasaría, quién piensan que se llevaría el gato al agua (metáfora absurda) en ese partido imposible? O por ponérselo todavía mucho más sencillo, sin necesidad de dar un resultado, casi sin necesidad de imaginar nada siquiera: ¿cuál de las dos plantillas (repito, tomadas ambas en estado puro, sin aditivos ni conservantes ni colorantes ni lesiones ni complicaciones legales ni achaques varios) les parece mejor?

Fin del juego, y ahora es cuando me toca explicarles dónde quiero llegar a parar. Evidentemente no me estoy lamentando de las ausencias, lo que no puede ser no puede ser (y además es imposible), esto es lo que hay por más que haya dos o tres del equipo A a quienes sustituiría gustoso por otros dos o tres del B (pongamos Dani Díez por Claver, NÑBA_Banneracho Martín por Aguilar… Cuestión de gustos). Sólo quiero que reparen en que lo que llevamos no es mejor (probablemente tampoco peor) que lo que nos dejamos, que de lo que fuimos a lo que somos media un abismo, que habrá quien siga llamando a esto eñebeá hasta el fin de los siglos pero esa denominación (que a algunos siempre nos generó ira) hoy ya produce sonrojo. Insisto, si nos pusiéramos a hacer libremente una selección (una vez más, libre de ataduras, sin condicionamientos físicos ni legales) entre lo mejor de ambos equipos A y B, probablemente escogeríamos (como dijo aquél) seis de uno y media docena del otro. O siete y cinco en el mejor de los casos. No hay más, eso es todo lo que nos queda: poco más de media selección.

Y con esa media selección vamos al Eurobasket como si la lleváramos entera, como si siguiéramos siendo los amos del mundo, como si el resto de equipos fueran a derretirse a nuestro paso o ante la mera mención de nuestro nombre, como si no hubiéramos aprendido nada de esas dos buenas hostias que nos llevamos en temporadas precedentes. Recuerda que eres mortal le decían al césar, se ve que nosotros también necesitamos que nos lo recuerden de vez en cuando, de hecho esta pasada semana tuvimos un par de buenos recordatorios con la baja definitiva de Abrines y los apuros ante Venezuela. Claro que para que el recordatorio hubiera sido efectivo quizás nos habría convenido perder, morir siquiera un poco, perdiendo se aprende decía mi madre, qué gran verdad es ésa sobre todo en términos estrictamente deportivos. Pero como al final nos salvamos seguimos creyendo en nuestra inmortalidad, tanto más si pocos días después nos zampamos esa especie de sucedáneo de Macedonia que nos pusieron delante. Otra vez los putos amos, el ombligo del mundo again. Más dura será la caída.

Espero que esto mío sea sólo pesimismo y no realismo bien informado, espero que así lo sea también el de todos aquellos que hoy ya dudan (por fin) de que pasemos el cruce de cuartos de final. A mí me encantaría preocuparme por el cruce de cuartos pero por ahora me preocupa más el de octavos (en su caso), por ahora me preocupa aún más si cabe esa fase de grupos en la que cualquiera de los equipos que nos vayamos a encontrar (exceptuando a Islandia, espero) es infinitamente mejor que el mejor que nos hayamos encontrado en esta Coña Eñe de los cojoñes: Serbia, Turquía, Italia y finalmente Alemania, en su casa y con Nowitzki. Si al menos fuéramos capaces de llegar a egruppisa cita con un mínimo de preparación… (pero esa es otra historia, y ya se la he contado en otra ocasión).

Esa y no otra pretende ser la finalidad de este (sucedáneo de) artículo, de este partido imposible: que entendamos que lo que hubo nada tiene que ver con lo que hay, que vivir del pasado está muy bien (como mero ejercicio de nostalgia) pero de nada sirve a la hora de procesar el presente, tanto menos para mirar al futuro. Que sirva de contrapunto a todo ese favoritismo made in Spain que nos meten en la cabeza cada vez que entramos en una web que no debemos, cada vez que hojeamos un periódico deportivo en el bar de cada mañana, si luego resulta que ellos tenían razón y yo estaba equivocado no duden en venir a restregármelo que lo aceptaré gustoso. Que asumamos de una vez por todas (parafraseando a aquella profesora de Fama) que queremos ir a los Juegos pero los Juegos cuestan, que si queremos ir a Río nos lo vamos a tener que ganar, con sudor. Y con lágrimas.

Publicado agosto 24, 2015 por zaid en selecciones

Etiquetado con , , , , , , , ,

EÑEPOLLECES 2015   4 comments

Aquí me tienen, un año más, presto y dispuesto para cumplir otra de las tradiciones ancestrales de cada año por estas fechas: ya saben, todo aquello que no puede faltar en cualquier verano que se precie de serlo, los incendios forestales, los desarreglos intestinales, las olas de calor (la de este año fue más bien tsunami), las entrañables fiestas populares, los torneos veraniegos, los refritos televisivos, los contenciosos gibraltareños, las lluvias de estrellas, las canciones horteras, los moteros porculeros y mi inevitable artículo de cada agosto echando pestes de la preparación de nuestra selección. Sé que me repito más que las morcillas de cebolla pero qué quieren que le haga, esto no es obligatorio, si no les apetece leer de nuevo (con alguna ligera variación) lo que ya leyeron en 2014, 2013, 2011, 20102009 ó 2008 ya saben dónde tienen la puerta. Eso sí, si aún les apetece acompáñenme, ya que así descubrirán (además de lo de todos los años) algún pequeño detalle que hace que lo de este verano sea aún peor si cabe que lo ya padecido en temporadas precedentes. O como dicen que dijo Murphy, que cualquier realidad, aún por muy mal que esté, siempre es susceptible de empeorar.

Ruta-Ñ-2015Por si todavía no se han enterado, nuestra Ruta Eñe (de los cojoñes) 2015 consiste en lo siguiente: martes 11 de agosto contra Bélgica, sábado 15 contra Polonia, domingo 16 contra Angola o Senegal, martes 18 contra Venezuela, sábado 22 contra Macedonia, martes 25 otra vez contra Macedonia y finalmente el domingo 30 de agosto contra la República Checa, ese el nivel, ahí es nada la pomada, tiémblanme las piernas sólo de pensarlo. Todo ello por supuesto sin salir del territorio nacional no vaya a ser que las criaturas se nos pierdan o nos cojan frío por esos mundos de dios, sales de tu país y a poco que te descuidas te lo encuentras todo perdido de extranjeros, seres extraños que hablan raro y no parecen de fiar, quita quita, para eso casi mejor nos quedamos en casita que es donde mejor se está. Al menos otros años hacíamos el paripé, una escapadita (sólo una, tampoco hay que abusar) a Lituania o Eslovenia para recrear (presuntamente) el ambiente hostil que nos habríamos de encontrar en el campeonato y luego ya vuelta a casa perdiendo el culo, no nos fuéramos a extraviar. Este año no, este año ya ni eso, total pa qué, cómo estará el tema que ni nos molestamos en disimular siquiera, a ver para qué habríamos de recrear nada si nuestras sedes van a ser Berlín y (en su caso) Lille que están casi a la vuelta de la esquina, mejor quedémonos aquí todos reunidos al calor del hogar: rivales predispuestos, árbitros (del país) complacientes, buenas gentes haciendo la ola, instituciones y patrocinadores aflojando la pasta y por supuesto nuestros niños bien relajaditos y entre algodones no se nos vayan a estresar. De verdad se lo digo, he visto pachangas de solteros contra casados mucho más intensas que toda esta sarta de amistosos (eñemistosos, más bien) que verano tras verano acostumbra a disputar (es un decir) nuestra egregia selección nacional.

¿Y las demás? Habré de reconocer que no he tenido la santa paciencia de buscarme los calendarios preparatorios de nuestros principales rivales (no doy para más) pero sí pondré un par de ejemplos sobradamente conocidos: 1) Lituania jugó dos veces contra Australia a finales de julio. Repito, contra Australia, cuyo nivel baloncestístico a día de hoy es manifiestamente superior al que nos vayamos a encontrar nosotros en la gira. Y repito, a finales de julio (a falta de mes y pico para el inicio del Campeonato), fechas en las cuales nuestros internacionales todavía estaban apurando sus últimos instantes de vacaciones antes de incorporarse a la concentración. 2) Serbia y Francia se enfrentaron entre sí el pasado viernes 7 de agosto. Repito, Serbia y Francia, segunda y tercera del mundo, con los números en la mano el mejor partido de selecciones que contemplarse pueda fuera de USA a día de hoy (dato meramente objetivo, aunque si alguien prefiriera hacerse pajas mentales con la supuesta superioridad de nuestra supuesta eñebeá no seré yo quien se lo impida). Y repito, el pasado 7 de agosto (apenas un mes antes del inicio del Torneo), cuando nuestros internacionales aún estaban encantados de haberse (re)conocido, cuando aún andaban poniéndose guapos (cada uno en la medida de sus posibilidades) para acudir a la famosa cena de matrícula. Eso que nos llevan por delante, eso que llevamos por detrás. Ellos ya estaban jugando contra equipos de su nivel antes de que nosotros empezáramos casi a entrenar, mucho antes de que empezáramos a jugar contra equipos de inferior nivel… que serán todos los que nos vayamos a encontrar en la gira. A no ser que ése (el de las venezuelas y las polonias) sea en realidad nuestro verdadero nivel.

Me dirán que otros años también lo hicimos, pongamos 2009 ó 2011, donde otros jugaron partidos nosotros pachangas de tal manera que hubimos de convertir la primera fase del Eurobasket en nuestra verdadera fase de preparación. Recuerden, un par de sustos para darle emoción, otro par de crisis y a otra cosa mariposa, de repente resucitábamos, campeonábamos y hasta nos descojonábamos de quienes llegaron primeros por la otra parte del cuadro y acabaron pagándolo ante nosotros.cartel-ruta-baloncesto Éramos más jóvenes, éramos la hostia de buenos, íbamos de sobrados por la vida, nos creíamos invulnerables (y a estos niveles casi lo éramos), entrenar que entrenen otros que es a quienes les hace falta, nosotros total pa qué si con lo que somos ya nos vale de sobra. Recuerdos de un pasado que nunca más ha de volver. Este año no habrá margen de error, este año llegaremos felices cual perdices tras nuestras macedonias y nuestras chequias y así de entrada ya nos toparemos con Serbia, al día siguiente con Turquía, al otro con Italia, puede que cuando nos queramos dar cuenta nos hayan puesto ya la cara del revés, que cuando nos pongamos a arreglarlo sea ya demasiado tarde. Ya lo dicen los bancos, rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Tanto más cuanto a nosotros ya hace tiempo que nos explotó también nuestra burbuja.

En cambio otras selecciones usan la fase de preparación para prepararse como su propio nombre indica, ya ven qué vulgaridad, les dicen que se tienen que preparar para el Eurobasket y van y se preparan, eso lo hace cualquiera, no tiene mérito alguno. Lo que sí tiene verdadero mérito es lo nuestro, que a nuestra fase de preparación ni siquiera le llamamos fase de preparación no vaya a ser que alguien lo lea y deduzca erróneamente que la vamos a utilizar para prepararnos, sólo eso faltaba, hasta ahí podíamos llegar. Nosotros no nos preparamos, nosotros vamos de gira, gira Eñemanía, Ruta Eñe o como demoños lo ñamemos este año. Selección española on tour recorriendo los más bellos parajes, pueblos y ciudades de nuestra vasta geografía, haciendo las delicias de chicos y grandes, el mayor espectáculo del mundo, que no pare la música, el espectáculo siempre debe continuar. Ayer en Tordesillas contra las Antillas, hoy en Lopagán contra Afganistán, mañana en Taramundi contra Burundi, pasado en Entrambasaguas contra Nicaragua, al otro en Garganta La Olla contra Camboya, luego ya en Talavera contra cualquiera y así sucesivamente, la gente se agolpa a nuestro paso mientras nosotros ponemos el cazo, todo para que luego lleguemos al Eurobasket sacando pecho, aquí nos tienen, somos la biblia en verso, hemos sido la única selección invicta durante la fase de preparación, catapún chimpón. Qué alegría, qué emoción, qué inmensa satisfacción.

He leído en demasiadas ocasiones durante estos pasados meses que el gran problema sería no estar en la final del Eurobasket ya que entonces nos veríamos abocados a disputar el Preolímpico. Pues mire, no, se lo voy a explicar: el verdadero gran problema sería no obtener plaza ni para el Preolímpico siquiera. Recuerden, los dos primeros clasificados del Eurobasket van directos a Río, los que queden del 3º al 6º disputarán (junto con los de otros continentes) el Preolímpico, los que queden a partir del 7º se tocarán concienzudamente los huevos durante el verano de 2016 (o en todo caso podrán juntarse para servir de sparrings a quienes sí vayan a los Juegos, por hacer el paripé más que otra cosa). A quienes hablan del Preolímpico como si tuvéramos ya plaza asegurada me gustaría recordarles que los años no pasan en balde, que tenemos un equipo manifiestamente envejecido, que vamos sin Marc, Navarro, Calderón, Ricky e Ibaka por ejemplo. Ya no somos lo que éramos pero es que los demás tampoco son ya lo que eran… solo que en sentido inverso. Esto es como aquello que decían nuestros abuelos cuando éramos niños, ellos van p’arriba y nosotros p’abajo. Tal cual. Francia es mejor cada año que pasa, Serbia tres cuartos de lo mismo, Croacia si aún no lo es lo será en dos días, habría más ejemplos, cito sólo los tres primeros que se me han ocurrido por ser los más evidentes.scarioloseleccion Ciclos inversos, ellos van a más y nosotros a menos, no pasa nada, es ley de vida, así ha sido desde que el mundo es mundo y el deporte es deporte. Pero precisamente por eso nuestras únicas opciones, nuestro elixir de la eterna juventud por así decirlo, pasarían por hacer una fase de preparación fortísima e impecable en todos los aspectos para así llegar al campeonato en óptimas condiciones físicas y técnicas: es decir, pasarían por hacer exactamente todo lo contrario a lo que habremos hecho. Que dios (el dios del basket, sea éste quien sea) nos coja confesados.

Hace ahora once meses (aún en plena resaca del orengazo) les vendí pesimismo a espuertas, igualmente se lo volví a vender hace cuatro meses cuando aún no teníamos seleccionador ni pinta alguna de tenerlo. Hoy me encantaría poder venderles otra cosa, de hecho me paro a buscar razones para el optimismo y hasta alguna que otra encuentro, no crean: el advenimiento de Pau, el bloque del Madrid campeón de Europa, la insospechada reencarnación de Mirotic y hasta el hecho de que este año vayamos a tener por fin entrenador (que me guste o no ya es otra historia, pero es un verdadero entrenador, lo cual casi siempre es mejor que no tener ninguno). Pero qué quieren que les diga, todas esas razones (y tantas otras que se me pudieran ocurrir) palidecen ante este enésimo pelotazo federativo convenientemente disfrazado de preparación por aquello del qué dirán. Créanme, nada me gustaría más que me lo restregaran, que del 5 al 20 de septiembre los hechos me demostraran de forma meridianamente clara que yo estaba equivocado, que mis temores eran infundados. Nada me gustaría más que verme aquí de nuevo dentro de un año cumpliendo con la tradición, desahogando eñepolleces del 2016… porque eso sólo significaría que tendríamos a nuestra selección compitiendo en el verano de 2016. Ojalá.

HECHOS OBJETIVOS, CONSIDERACIONES SUBJETIVAS   6 comments

Hecho objetivo 1: Una tibia mañana de finales de junio o comienzos de julio de 2014, no recuerdo la fecha con exactitud ni ganas tengo de buscarla, un señor muy principal salió a la palestra para anunciar que otro señor aún más principal (el más Principal de todos, de hecho) había decidido renunciar a su magna Principalidad en beneficio de su hijo, proceso democrático donde los haya que en el argot monárquico suele ser conocido como abdicación. Ni que decir tiene que la noticia corrió como un reguero de pólvora (metáfora siempre muy socorrida en estas situaciones) dando lugar a lo largo de aquella mañana a toda clase de dimes, diretes, chismes, chanzas y chascarrillos en las redes sociales en general y en la cosa ésa del Tuiter en particular.pabellón-príncipe-felipe Recuerdo bien algunos de ellos, provenientes de Cáceres y Zaragoza, planteándose medio en broma medio en serio que ahora de repente tenían un problema ya que la denominación de su estadio y pabellón (respectivamente), de nombre Príncipe Felipe, acababa de quedarse obsoleta por el peso mismo de la historia, porque en apenas unos días el susodicho Felipe perdería ya para siempre su principesco rango al ascender en el escalafón.

Hecho objetivo 2: Apenas cuatro meses más tarde, el lunes 20 de octubre de 2014, se nos fue José Luis Abós. La noticia (no por esperada menos amarga) nos dejó hechos polvo a todos los que amamos este deporte, no digamos ya a todos los aficionados de su equipo de siempre, de su CAI Zaragoza de toda la vida. Pasadas las primeras horas de desolación poco a poco una campaña fue tomando forma, una petición que parecía tener todo el sentido del mundo: que el pabellón de su equipo llevara su nombre, que perdiera de una vez por todas su obsoleta denominación principefelipesca para homenajear como se merecía al técnico que había hecho historia en el baloncesto de su ciudad. Cuentan que se recogieron más de 15.000 firmas, supongo que la gran mayoría en la propia Zaragoza pero créanme que no todas, créanme que hubo baloncesteros de otros lugares que sin ser necesariamente caístas ni zaragozanos ni zaragocistas se adhirieron gustosos a la campaña. Créanmelo, porque yo fui uno de ellos…

Hecho objetivo 3: Pocas semanas más tarde la petición llegó al Ayuntamiento de la ciudad. No diré que había un clamor social (porque no me gusta la expresión, porque me pilla lejos, porque no soy quién para decirla) pero sí que se percibía ya para entonces, aún desde la distancia, una cierta sensibilidad a favor del cambio. Vamos, que parecían darse todos los pronunciamientos favorables… excepto uno: la corporación municipal se hallaba gobernada por unas gentes de Rancio (muy rancio) Abolengo, sumamente respetuosas con todo lo que signifique tradición (cualquier tradición), boato, pompa y circunstancia, sumamente reacias a todo lo que signifique cambio, tanto más si éste afecta a nuestros más acendrados principios, tanto más si éste afecta (siquiera tangencialmente) a nuestra más sacrosanta Institución.firmas-pabellón-josé-luis-abós Vamos, que fue que no, por dios santo, por dios bendito, tocar siquiera un pelo a la Corona, a quién se le ocurre, sólo faltaría, hasta ahí podíamos llegar. Y los aficionados al baloncesto nos quedamos con un palmo de narices, y los proponentes plegaron velas a la espera de una mejor oportunidad.

Hecho objetivo 4: el pasado 24 de mayo de 2015 se celebraron en nuestro país unas elecciones municipales y autonómicas que propiciaron que el mapa del poder cambiara de manera radical en numerosos pueblos y ciudades de nuestra geografía, Zaragoza entre ellas. Razón por la cual los proponentes de la campaña volvieron a la carga, ahora además con renovadas fuerzas ante el hecho de que la formación que se postulaba para gobernar el ayuntamiento de la ciudad llevaba en su programa, entre otras muchas medidas, la del cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe por el de Pabellón José Luis Abós.

Hecho objetivo 5: hace algunas semanas, en otra populosa ciudad bañada por el Mediterráneo y situada unos cuantos kilómetros hacia el nordeste, la junta de gobierno de su corporación municipal (prima-hermana de la de Zaragoza, por así decirlo) decidió retirar de sus instalaciones un busto del ex Rey que ya no es rey aunque aún siga ostentando el título de Rey (por paradójico que ello resulte). Puede parecer que esto no guarda relación alguna con todo lo anterior (y de hecho no debería de guardarla) pero por desgracia sí la tiene, como podrán comprobar de inmediato en el párrafo siguiente.

Hecho objetivo 6: Hace muy pocos días la corporación zaragozana, en cumplimiento de su mandato electoral, decidió finalmente proceder al cambio de nombre, por lo que el pabellón pasó a llamarse José Luis Abós. Todo lo cual debería haber sido (y así fue, de hecho) motivo de dicha y regocijo para los aficionados zaragozanos en particular y los de toda España en general… al menos hasta que los del Rancio Abolengo (y Allegados, y algún otro que pasaba por ahí) emergieron de nuevo para decirnos que no, que no nos confundamos, que lo que allí se había hecho no era el merecido reconocimiento a un entrenadorcomunicadoCAI sino un acto meramente político, una afrenta intolerable, otro atentado cometido por el populismo comunista bolivariano (o comunismo bolivariano populista, o bolivarianismo populista comunista, no sé, yo es que me lío con estas cosas) que, sumado al descrito en el párrafo anterior, sólo pretendería atacar a la Institución Monárquica y socavar las raíces mismas de nuestra convivencia democrática. O algo así.

Hecho objetivo 7: Y cómo sería la cosa, que muchos que de entrada se alegraron legítimamente porque el pabellón pasara a llamarse José Luis Abós luego plegaron velas no fuera a ser que se estuvieran alegrando de lo que no debían, no fuera a ser que les tacharan de desafección, extremismo, incluso algo peor. Y cómo sería la cosa, que hasta el propio CAI Zaragoza sacó una nota en la que dice ser consciente de la división que ha podido generar la decisión municipal en la afición caísta, afirma que lamenta profundamente la instrumentalización que está sufriendo en en los últimos días el nombre y la memoria de José Luis Abós y concluye que no puede estar de acuerdo con este cambio de nombre y confía en que se busquen, a la mayor brevedad, soluciones alternativas que permitan terminar con una polémica que no beneficia a nadie. O dicho de otra manera: el propio CAI Zaragoza al que hizo grande José Luis Abós reniega públicamente de que su pabellón pase a llamarse José Luis Abós, amparándose en la utilización política que se estaría haciendo del nombre de Abós. Acabáramos.

******************************

Consideración subjetiva 1: No soy precisamente monárquico, lo mismo ya me lo habrán notado. Acato, acepto y respeto a dicha Institución, porque no me queda otra y porque entiendo que ese debe ser el sentir mayoritario de mis conciudadanos (al menos en base a lo que éstos votan, aunque tampoco estaría de más que nos lo preguntaran directamente alguna vez). Pero no me pidan además que la comparta. Dicho lo cual, me gustaría dejar claro que mi coronafobia (por llamarla de algún modo) no tiene nada que ver con esto, que mi vinculación con este asunto no tiene relación alguna con el nombre saliente (con el que llevo conviviendo sin problemas media vida) sino con el entrante. Quiero que el pabellón se llame José Luis Abós, y me da igual cómo se llamara antes. Si en vez de Príncipe Felipe se hubiera llamado Pabellón del Ebro, Virgen del Pilar, Cierzo del Moncayo, Agustina de Aragón o Perico de los Palotes (por citar sólo las cinco primeras ocurrencias que se me han venido a la cabeza) pensaría exactamente lo mismo.

Consideración subjetiva 2: Es bien cierto (y bien triste) que se ha utilizado políticamente el nombre de Abós. Pero me gustaría saber por qué la carga de esa presunta utilización política recae exclusivamente sobre aquellos que pusieron su nombre al pabellón (asumiendo un compromiso adquirido previamente, no lo olvidemos) y no sobre aquellos que ante tan previsible decisión reaccionaron como si les hubieran mentado a la madre, como si su único objetivo no fuera reconocer merecidamente una trayectoria sino deslegitimar como fuera la opción de enfrente utilizando todos los medios a su alcance para ello. Éticos o no, total eso qué más da.

Consideración subjetiva 3: Y es aún mucho más triste que si el pabellón polideportivo de Zaragoza no se hubiera llamado Príncipe Felipe sino (pongamos por caso) Ramón J. Sénder, Luis Buñuel o José Antonio Labordeta a nadie le habría importado una mierda el cambio de denominación, y ello a pesar de ser todos ellos (y tantos otros que me olvido) aragoneses ilustres que bien merecerían no una sino unas cuantas instalaciones puestas a su noabos felipembre. No nos engañemos, no les preocupa la denominación que se da sino la que se quita, no les importa un pimiento Abós por más que se quejen de su instrumentalización como si en verdad les importara, como si no estuvieran instrumentalizando igualmente ellos mismos la figura de Su Majestad aún en su desfasada condición de príncipe. Ya que tanto le veneran quizá convendría recordarles algún mandamiento, no tomarás el nombre del Rey en vano. La hipocresía al poder.

Consideración subjetiva 4: Y es aún más triste si cabe que si esta decisión de cambiar de nombre al pabellón la hubieran tomado los del Rancio Abolengo (o cualesquiera otros de-los-de-toda-la-vida) nadie le habría puesto pegas, es más, todo dios la habría visto como algo lógico y natural, remplazar un nombre desactualizado a la par que rendir merecido homenaje a quien había contribuido a engrandecer en gran medida el deporte zaragozano y aragonés, simplemente eso, ni más ni menos. Con razón me enseñó (sin querer) mi abuela que el que una cosa esté bien o esté mal no depende de la cosa, depende de quién la haga. Es triste pero es así, si no se lo creen no tienen más que ver las noticias o mirar simplemente a su alrededor, encontrarán miles de ejemplos al respecto, éste es sólo uno de ellos. Uno de tantos.

Consideración subjetiva 5: Claro que si de tristeza hablamos, la palma (en lo que a mí respecta) se la lleva esa actitud del CAI que no acabo de entender (o quizá sí, y por eso me entristece más todavía). Supongo que puede más la necesidad de quedar bien con todo el mundo (con todo el poder, mejor dicho), supongo que CAI Zaragoza no es sólo un equipo de baloncesto sino también (y sobre todo) la entidad financiera que lo respalda, esa Caja de Ahorros de la Inmaculada en cuyo consejo de administración no faltarán intereses políticos y/o económicos sumamente próximos a ese Rancio Abolengo del que hablábamos. Todo lo que ustedes quieran, pero el comunicado podría haber sido exactamente igual de duro con la instrumentalización de la memoria de Abós sin necesidad de tener que renegar de ese cambio de nombre, sin dejar de sentirse orgullosos de que el pabellón en que juegan lleve por fin su apellido, sin pedir que se busquen soluciones alternativas, sin que parezca una bajada de pantalones en toda regla. No sé cómo lo verán los aficionados del CAI (habrá de todo como en botica, imagino) pero a mí, desde la distancia (desde la ignorancia) me genera una inmensa decepción.

Consideración subjetiva 6: En este país solemos perder el culo para poner nombres de prebostes, dirigentes, mandatarios y demás autoridades a cualquier estadio que se precie, Bernabeu, Calderón, Sánchez-Pizjuan, Villamarín, Tartiere, Belmonte, Carranza, Rico Pérez, Rodríguez López, en otro tiempo también Sitjar, Casanova, incluso Ruiz de Lopera. En cambio poner nombres de deportistas a los escenarios deportivos nos cuesta un mundo, ya ven qué casualidad, Alfonso Pérez en Getafe, Fernando Martín en Fuenlabrada y casi pare usted de contar. Somos así por naturaleza, genuflexos ante el que manda, mezquinos con el que se lo curra. Si hasta fracasó el intento de poner el nombre de un futbolista recién fallecido a un estadio recién estrenado, y ello aún a pesar de que aquel estadio aún no tenía nombre ni perspectiva alguna de tenerlo a corto/medio plazo… Qué quieren que les diga, durante años llevé con amargura y resignación (y hasta un puntito de vergüenza) que el estadio de mi equipo futbolístico se llamara Teresa Rivero, hoy llevo con muchísimo orgullo que se llame simplemente Campo dpabellon abose Fútbol de Vallecas, pero créanme que aún más orgulloso me sentiría si alguien se propusiera rebautizarlo como Estadio Wilfred Agbonavbare por ejemplo. Como me siento a día de hoy inmensamente orgulloso (como mero aficionado al baloncesto) de que ese pabellón del CAI por fin se llame José Luis Abós. Le pese a quien le pese.

Consideración subjetiva 7: Obviamente no conozco a Don Felipe, ni puñetera falta que me hace. Pero quiero pensar (por su intachable formación, por su tan cacareada preparación) que es una persona (sí, aunque parezca mentira algunos reyes también son personas, aunque no siempre lo parezcan) lo suficientemente sensible como para hacerse cargo del problema y entender perfectamente su solución. O dicho de otra manera, que si alguien le explicara mínimamente quién fue Abós (en el supuesto de que no lo sepa ya) probablemente él sería el primero en aprobar con todos los pronunciamientos favorables este cambio de nombre (y tanto más estando obsoleto el anterior). Somos así por estos pagos, más papistas que el Papa, más monárquicos que el Monarca mismo. Con dos cojones. Definitivamente, no tenemos, nunca tendremos remedio.

A %d blogueros les gusta esto: