Archivo para la etiqueta ‘Andrew Harrison

MEMENTO MORI   2 comments

dA 01Memento mori (en latín), recuerda que eres mortal (en traducción más o menos libre al castellano), cuentan que algo así les decían a los prebostes de la Antigua Roma para que no se creyesen dioses, para que no perdieran la perspectiva de su condición humana ni se situaran por encima del bien y del mal. O dicho a la manera de la Güiqui (que lo explica mucho mejor que yo): cuando un general desfilaba victorioso por las calles de Roma, tras él un siervo se encargaba de recordarle las limitaciones de la naturaleza humana, con el fin de impedir que incurriese en la soberbia y pretendiese, a la manera de un dios omnipotente, usar su poder ignorando las limitaciones impuestas por la ley y la costumbre. Luego ya otra cosa es que le hicieran caso, claro…

Quizás a Kentucky (universidad de, equipo de baloncesto de) le faltó precisamente eso, que alguien le recordara que era mortal. En las semanas previas a esta March Madness se instaló un debate sobre si a los Wildcats les vendría bien perder algún partido antes de llegar al baile, es decir, antes de entrar en esa fase de la temporada en la que ya no podrían permitirse el lujo de perder ninguno. Yo en este tipo de debates suelo contestar siempre que sí, que la perfección no existe, que cualquier equipo grande tuvo siempre a alguien que le procurara una cura de humildad, que le recordara que el deporte es siempre un juego de dos caras, puedes ganar pero también (aún por bueno que seas) siempre puedes perder. Suelo estar convencido de ello aunque a veces me lo coma con patatas, aún recuerdo cómo me pasé el verano de 2006 argumentando que a aquella selección española le vendría bien perder durante la fase de preparación previa al Mundobasket de Japón, cómo empezó el campeonato y seguí con lo mismo durante la primera fase. Obviamente no sucedió ni una cosa ni la otra, obviamente luego ya todo fueron eliminatorias directas, obviamente pensé que pagaríamos caro el hecho de que nadie nos hubiera recordado nuestra mortalidad… si aquel triple del Chapu hubiera caído del otro lado me habría dado la razón, afortunadamente no sucedió así y ya saben cómo acabó aquella maravillosa historia. Una de tantas excepciones que confirman la regla, y que no impide que a día de hoy siga pensando exactamente lo mismo en cuanto se presenta la ocasión. Memento mori.

En cualquier caso el pecado de Kentucky no fue de soberbia, fue de exceso de presión. Muchos equipos jugaban por llegar cuanto más lejos mejor, algunos peleaban por ganar el título, Kentucky no (o no sólo): Kentucky aspiraba a la grandeza, 40-0, primer campeón invicto desde hace 39 años, un pedestal en el escalón más alto de la historia. Ya no era que pudieran ganar ni que aspiraran a ganar, era que tenían que ganar.NCAA Kentucky Wisconsin Final Four Basketball Demasiada carga sobre las espaldas de chavales de dieciocho, diecinueve, veinte años, muy buenos y muy grandes y muy físicos y muy dotados para jugar a esto (probablemente más que cualquier otro equipo NCAA e incluso alguno NBA), todo lo que usted quiera, sí. Pero chavales al fin y al cabo. Chavales que llegaron a Lexington como estación de paso en su camino hacia el estrellato profesional, que escogieron Kentucky porque allí nadie les rogaría que se quedaran ni les pediría cuentas cuando se fueran antes de tiempo, y que un día de la noche a la mañana se encontraron con que ganar el título no era ya legítima opción sino auténtica obligación. Y hacerlo invictos además, por si el reto de pelear por el campeonato no fuera ya suficientemente grande por sí solo. Aún por bueno que seas, en el momento en que una victoria se convierte en obligatoria estás dando el primer paso hacia la derrota. Ahora ya lo saben.

No es posible ser sublime sin interrupción, por más que un tal Baudelaire pretendiera lo contrario. Entre otras cosas porque esto acostumbra a ser un juego de dos, en el que el de enfrente por lo general cree tener el mismo derecho a perseguir la perfección que tú. Por eso a veces ganas y a veces (aún por raras que sean) pierdes, y tan normal debería resultar una cosa como la otra. O como alguien escribió en Tuiter hace once meses, tras la derrota del Madrid (otro que nunca está preparado psicológicamente para perder, por la pura idiosincrasia de la Entidad), en aquella Final de Euroliga: es baloncesto. Ganas y pierdes. Si ganas lo celebras, si pierdes felicitas al rival y te vas a casa, a entrenar para intentarlo con más fuerza la próxima vez (la cita no es textual, como ya habrán deducido dado que sobrepasa los 140 caracteres; pero esa era la idea). Felicitas al rival, tan fácil de decir como difícil de hacer. Kentucky lo hizo aunque lo tenía más difícil que nadie, más que nada por la falta de costumbre: con la cabeza alta y los ojos llenos de lágrimas hizo el habitual pasillo para felicitar a los Badgers…KENTUCKY_WISCONSIN_FINAL_FOUR_BASKETB_34135877 con alguna desagradable excepción (que debería confirmar la regla): Willie Cauley-Stein se saltó el protocolo y la buena educación y se fue directamente al vestuario, sin saludar ni abrazar ni dar la mano a nadie. Lo entiendo, cómo no voy a entenderlo, dada la frustración del momento; otra cosa ya es que lo comparta. Willie Cauley-Stein entró en la universidad hace tres años pero la universidad todavía no ha entrado en él (y a estas alturas ya no lo hará, dado que se marcha presuroso al draft); ni en lo meramente deportivo (se va tal cual llegó, imponente en defensa, cero a la izquierda en ataque) ni aún menos en lo que respecta a su formación fuera de la pista. Salidas de pata de banco (como aquella otra que cuentan de Andrew Harrison, que al parecer ofendió luego a Kaminski… aunque se retractó y disculpó inmediatamente después) propias de quien no está preparado psicológicamente para perder, quizá porque nadie le hubiera explicado que ello podía pasar. Memento mori, insisto.

Y podía, vaya si podía. Notre Dame ya había enseñado el camino, apenas con una semana de antelación. Si el pez grande siempre se comiera al chico esto no sería baloncesto, sería la naturaleza o la vida misma, afortunadamente en el deporte existen a veces (raras veces) otras opciones. Kentucky es pez grande en el sentido literal de término: tíos como castillos, fornidos mocetones rebosantes de centímetros y músculo, promedio de estatura que sobrepasa al de 29 franquicias NBA (la excepción es Portland), pónganles enfrente a Sixers, Knicks o Lakers (tanto más con la pasión por la derrota que éstos muestran a diario) y ya veremos quién gana. Pues vale. ¿Y contra eso qué se puede hacer? Jugar al baloncesto, por ejemplo (lo cual no significa que lo de Kentucky no lo fuera, líbreme el cielo; simplemente es que cuando hablo de baloncesto me refiero a lo que los tarras como yo entendimos siempre por baloncesto): pasar bien el balón, llevarlo al lado débil, moverlo cuanto sea menester hasta encontrar tiros librados, sacar a los grandes de sus casillas (en todos los sentidos), poner buenos bloqueos, abrir pasillos, generar espacios, limpiar la zona para posibilitar penetraciones, etc etc.15 15-USP-NCAA-BASKETBALL-FINAL-FOUR-WISCONSIN-VS-KENTU-72110868 Y en defensa asumir que allá donde no llegue tu físico (por comparación con el de ellos) tendrá que llegar tu esfuerzo, tus ayudas, tus recuperaciones de esas ayudas… Cinco contra cinco en vez de uno contra uno (aún por buenos que sean esos unos), baloncesto solidario vs baloncesto de apisonadora, tan sencillo (y tan difícil) como eso. A la mayoría no les funcionará (los pajaritos no suelen disparar a las escopetas) pero a algunos quién sabe, si tienen los pajaritos adecuados y esquivan las balas cualquier cosa puede pasar: a Notre Dame le funcionó durante 39 minutos, lo que tardaron en pesarles las piernas y en entregarse exhaustos al Jeriansistema. En cambio a Wisconsin (que es como Notre Dame, pero más y mejor) le aguantó hasta los cuarenta. Y porque no hubo más.

Y la experiencia, claro. Resulta curioso escuchar/leer a los kentuckianos en estos días, quejándose amargamente de que ahí pudo estar la clave: sus yogurines (yogurines enormes, pero yogurines al fin y al cabo) contra los Kaminski, Dekker, Gasser, Jackson y demás familia wisconsiniana, tíos hechos y derechos y curtidos ya en mil batallas universitarias. Razón tienen, qué duda cabe: la falta de experiencia de sus Wildcats fue decisiva en la derrota. Pero puestos a reflexionar quizá deberían ir un poco más allá, pensar no sólo en la causa sino también en la causa de la causa: esa falta de experiencia no es un hecho casual, sino la lógica consecuencia del modelo. Si compras a Calipari sabes también que compras el one (or two) and done, sabes que acarrearás all americans a espuertas y que se te irán al poco rato, está montado así, no quieras estar al plato y a las tajadas ni estar en misa y repicando (y demás frases hechas que solían decir nuestros antepasados), no quieras conseguir a los mejores chavales de instituto y a la vez tener experiencia, no es posible, no se puede tener todo en esta vida. Si soy tu hada madrina y te pongo una preciosa carroza, unos zapatitos de cristal y un vestido con el que vas a ir monísima de la muerte pero a la vez te digo que a medianoche se te acaba el chollo luego no me vengas a quejarte cuando den las doce, bonita, que conste que yo ya te lo advertí. Es su modelo, que a algunos no nos entusiasme no significa que no sea válido, que a algunos nos guste más la cocción a fuego lento que la cocina con microondas no significa que ésta no pueda dar platos exquisitos, sobre todo cuando cuenta con los mejores ingredientes como es el caso. Es su modelo y es tan válido como cualquier otro, cómo ncalipari NCAA Kentucky Wisconsin Final Four Basketballo habría de ser válido cuando les ha proporcionado cuatro final four en cinco años, cuántos lo quisieran (todos, de hecho). Pero no le pidan además la cuadratura del círculo.

No es tan grave, de verdad se lo digo. Hoy se recuerda aquel 32-0 de Indiana hace 39 años, pero casi nadie se acuerda de que a aquella Final Four llegó también otro equipo invicto, unos Scarlet Knights de Rutgers cuyo sueño también murió (para siempre, jamás han vuelto a verse en otra semejante) en semifinales. Créanme, ha habido unos cuantos casos más en la historia, los suficientes como para no tener que rasgarse ahora las vestiduras como si esto fuera el fin del mundo. Vendrán otras promociones, algunas tan extraordinariamente buenas como para alcanzar la gloria (aún sin experiencia) como aquella de 2012, otras suficientemente buenas para tocarla con los dedos como la de este año o el pasado, justo hasta que (como entonces, como ahora) aparezca otro equipo mejor. Porque al final todo consiste en eso, en este juego casi siempre acostumbra a ganar el mejor: si Kansas, Texas, North Carolina, UCLA, Louisville, Texas A&M, Ole Miss, Arkansas, Florida, LSU, Cincinnati, West Virginia, Notre Dame, tantos otros, al final no acertaron a recordarles su condición de mortales fue sencillamente porque no tuvieron argumentos suficientes para hacerlo, si se lo recordó (demasiado tarde) Wisconsin fue porque finalmente fueron a dar con la voz de su conciencia, porque tras toda una temporada preguntándole al espejito si habrá otra en el reino más guapa que yo, al final éste se acabó cansando y le dijo sí, Calipari, aunque no lo creas hay otra en el reino más guapa que tú, se llama Kaminski (licencia poética). No hay más, es así de sencillo, si Wisconsin ganó a Kentucky es porque a día de hoy (y aunque no tenga necesariamente mejores jugadores que Kentucky) Wisconsin es mejor equipo que Kentucky. Tal cual, no le den más vueltas, es tan simple como eso. Pura ley de vida.

SUEÑOS DE MARZO I – KENTUCKY   Leave a comment

Un poquito de abuelo Cebolleta, para empezar: hace más de cuarenta años aterrizó por estos pagos la Universidad de North Carolina (no toda, en realidad sólo su equipo de baloncesto) para disputar el tradicional Torneo de Navidad del Real Madrid. Hace más de cuarenta años aún no había Internet, no había más canales que cuarto y mitad de TVE, no había imágenes vía satélite (o quizá sí las hubiera, pero aquí aún no nos habíamos enterado), no haVR-G.-Karlbía ni color en las teles (ni en las vidas), por no haber no había ni noticias siquiera de ese otro baloncesto (así el amateur como el profesional) que se jugaba allende los mares. No éramos nada, no sabíamos nada, no ya yo que evidentemente era un crío sino que mis mayores tampoco. Entenderán que en tales circunstancias cualquier cosa que hicieran aquellos Tar Heels vestidos de gris clarito (sólo con el paso de los años descubriríamos que en realidad era azul celeste) se nos habría de quedar grabada en nuestras retinas y en nuestras memorias para siempre. Tal cual. Y así sucedió que en un momento determinado su mítico (y recientemente desaparecido, y nunca suficientemente añorado) técnico Dean Smith decidió cambiar a los cinco jugadores a la vez, lo nunca visto, acostumbrados como estábamos a que aquí a los titulares sólo se les quitara si lo exigían las faltas (y a veces ni eso) aquello nos rompió por completo los esquemas. Dado que la novedad venía de USA no hubo dudas, aquel cambio masivo quedó rebautizado ya para siempre como cambio a la americana. Y tanto dio que fueran pasando los años, que aquel baloncesto se hiciera primero presente y luego imprescindible en nuestras vidas, que viéramos cientos y hasta miles de partidos USA en los que aquello no sucedía, todo dio igual porque el concepto cambio a la americana se quedó ya establecido para siempre jamás, para que recurriéramos a él como papagayos cada vez que veíamos a un entrenador hacer no ya cinco, sino cuatro y hasta tres cambios a la vez, así fuera ello en la competición que fuera…

Pero dejemos en paz a los Tar Heels, ya tocará hablar de ellos otro día (espero). Viene toda esta (prescindible) introducción a cuento de que este año, por fin, le hemos encontrado sentido a aquella legendaria expresión, cambio a la americana. Y no ha sucedido en Chapel Hill (North Carolina) sino en Lexington (Kentucky), en los dominios de los Wildcats, de la Big Blue Nation, del gabinete del doctor Calipari. Intentaré explicarme (al menos para aquellos que no tienen por costumbre seguir la NCAA, que el resto ya conocen la historia):

KentuckySaben mejor que nadie (entre otras cosas porque se lo he contado demasiadas veces) que Kentucky es el reino del one and done: reclutan cada año a los mejores jugadores de instituto, llegan las criaturas, se matriculan, hacen como que van a estudiar una carrera, juegan cinco meses, se apuntan al draft y si te he visto no me acuerdo, en otros campus de postín puede resultar (cada vez menos) traumático pero en Lexington es el pan de cada día. Ahora bien, también puede pasar que algún año la excepción confirme la regla, que alguna de esas criaturas sufra un ataque de lucidez y no se apunte al draft, que se quede para el segundo curso y hasta para el tercero, que todos ellos a su vez se junten con la nueva y flamante camada procedente del insti y que el resultado de todo ello sea un overbooking de padre y muy señor mío. Este año, por ejemplo. Este año lo que tiene a sus órdenes Calipari no tiene nombre, nueve allamericans nueve, tiernos y bisoños como corresponde a su edad pero con un despliegue físico y un potencial técnico que para sí lo quisieran muchos entrenadores profesionales. ¿Cómo optimizar esos recursos, cómo hacer que jueguen todos, cómo mantener tensión e intensidad durante cuarenta infernales minutos?

Cambio a la americana (que obviamente Calipari no sabrá que aquí lo llamamos así, ni puñetera falta que le hace saberlo). Empiezan cinco (hasta ahí todo normal) y a los cuatro minutos entran los otros cinco, y cuatro minutos después vuelven a entrar los cinco primeros y así sucesivamente mientras las faltas lo permitan, mientras las circunstancias del juego no aconsejen otra cosa. Es decir, dos pelotones, el de los titulares y el de los segundos titulares (cuesta llamarlos suplentes dado que al fin y al cabo juegan casi lo mismo), el Blue Platoon y el White Platoon (no llevan camisetas diferentes, sólo es una forma de hablar).bluep El Blue (es decir, los que empiezan) lo integraron de partida los gemelos de segundo año Andrew y Aaron Harrison, el alero de tercer año Alex Poythress, el freshman maravilla dominicano (dominicano de New Jersey, pero dominicano al fin y al cabo) Karl-Anthony Towns y el sempiterno pívot junior Willie Cauley-Stein; mientras que el White (es decir, la segunda unidad) lo formaron los interiores Marcus Lee y Dakari Johnson junto al resto de novatos prodigiosos, a saber, el base Tyler Ulis, el escolta enchufador Devin Booker y el alero Trey Lyles. Dos grupos tan marcados que cuando Poythress se lesionó para toda la temporada Calipari no optó por ascender a nadie del segundo pelotón al primero, prefirió no tocar la segunda unidad y promocionar directamente a la primera unidad a quien estaba predestinado a ser undécimo jugador del equipo, el alero de segundo año Dominique Hawkins. Y a mí que (desde mi proverbial ignorancia) todo esto me parecía demasiada rigidez, dos quintetos cerrados que no son vasos comunicantes sino compartimentos estancos, cambios de cinco en cinco así llueva o truene, cuatro minutos (a veces ni eso) de máxima intensidad y en cuanto empiezas a coger el ritmo ya te toca otra vez sentarte… Baloncesto moderno, sin duda. Pero a mi edad cuesta ya tanta modernidad.

Afortunadamente el transcurso de los meses ha venido a poner las cosas en su sitio. Según avanzan los minutos la rigidez suele dejar paso al sentido común, a lo que dicten las circunstancias de cada momento concreto. Y bien está que sea así, porque obviamente no se trata de piezas de ajedrez sino de jugadores que cada uno es de su padre y de su madre. Por ejemplo: los gemelos Harrison gozan de abundante reputación ya desde el pasado año, pero a mí me gustan más los exteriores que emergen del segundo pelotón,platoon2 los freshmen Ulis y Booker. Aaron Harrison será buen tirador (los Wildcats jamás habrían llegado a la final del pasado año sin él y sus bocinazos, de hecho) pero a mí me enamora más la prodigiosa muñeca de Devin Booker; Andrew Harrison será buen base, no digo yo que no (muy físico, rompedor, agresivo en penetración, muy del gusto de Calipari) pero a mí el que me entusiasma es Tyler Ulis, mucho más director, mucho mejor pasador, fenomenal defensor y que no se priva de anotar tampoco. En cambio en el juego interior me sucede exactamente lo contrario, ahí sí me gustan más los presuntos titulares: Cauley-Stein es un prodigio físico que podría ser mucho mejor si se hubiera preocupado de mejorar siquiera un poquito en el aspecto técnico (o a lo mejor sí lo ha intentado y es que no da más de sí); aún estancado en su progresión es una fuerza de la naturaleza. Y el dominicano Towns es sencillamente una joya, un diamante aún sin pulir, la niña de mis ojos y de los de Calipari. Empezó la temporada muy perdido pero a base de trabajar (y de procesar las broncas del coach) ha ido consiguiendo armonizar sus cualidades (que son muchísimas) y su proceso de toma de decisiones.kat Calipari no se corta en regañarle porque sabe lo que tiene entre manos, porque lo acogió en su seno desde que tenía catorce años (de algo le sirvió ser seleccionador dominicano), porque siempre regañas más a quien más quieres, a quien sabes que te puede dar más de sí. Karl-Anthony Towns es ya una maravilla y va a ser maravilla y media, pero le vendría de cine otro añito en Lexington para completar su formación… Ahora bien, pierdan cuidado, eso no va a suceder.

Algún dato para entender la magnitud de estos Wildcats. De entrada el dato principal, a día de hoy van 24-0, no es ya que sean el único equipo invicto de la nación sino que ya casi no se atisba posibilidad alguna de que puedan perder antes de marzo, de hecho Tennessee (17 de febrero) es la única salida relativamente difícil que les queda. Alguna de esas victorias conllevaron serios apuros, otras en cambio fueron auténticas barridas antes equipos que deberían haberles presentado dificultades, baste recordar que a Kansas le metieron de 30 nada más empezar la temporada (probablemente hoy la historia sería ya muy distinta), baste recordar que a UCLA al descanso la ganaban 44-7, déjenme que lo repita, 44-7, a UCLA que no estará en su mejor año pero que no es precisamente un cualquiera. ¿Más datos? No es ya que sean el equipo más alto de entre los trescientos y pico que integran el baloncesto universitario (sólo Florida State con sus tres sietepiés se les aproxima ligeramente), es que su estatura media supera también a 29 de las 30 franquicias NBA (según la ESPN, comprenderán que yo no me he parado a comprobarlo), sólo los Blazers de Portland promedian más centímetros en su roster que estos Wildcats. Así las cosas resultaría casi grotesco decir que están en el pelotón de favoritos o que son los principales favoritos, no, lo correcto es decir simplemente que son LOS FAVORITOS, punto. No hay más. ¿Significa ello que van a ganar el título a comienzos de abril, sí o sí? Pues no, en absoluto. Se lo tendrán que currar como el que más (que ya saben que en marzo si no te lo curras te vas para casa), tanto más si tenemos en cuenta que desde que empezó la SEC han bajado su nivel de arrollamiento, de hecho pasaron serios apuros para derrotar a Ole Miss, Texas A&M, Florida o LSU por ejemplo. Hay buenísimos equipos en esta NCAA de nuestros pecados (y de ellos intentaré hablarles en los próximos días, siempre y cuando mis exiguas fuerzas me lo permitan), pero quédense con la idea de que nadie, absolutamente nadie, puede poner sobre la mesa tantos argumentos como estos Wildcats de Kentucky. Y luego ya pasará lo que tenga que pasar.

CRÓNICAS DE MARZO (y IV)   Leave a comment

Aunque el calendario diga que ya estamos en abril, para mí sigue siendo marzo. Para mí y para todos los que amamos (en exceso, incluso) este baloncesto universitario seguirá siendo marzo hasta que el próximo lunes 7 (que para nosotros será ya martes 8) se entregue el trofeo al ganador, hasta que se apaguen finalmente las luces del gigantesco estadio de los Cowboys de Dallas, hasta que en los televisores norteamericanos (y poco después en los youtubes del mundo entero) suene por fin ese imprescindible one shining moment, la catarata de escenas inolvidables de cada torneo final. Sí, en nuestros corazones y en nuestras vidas sigue siendo marzo, seguirá siendo aún March Madness aunque ya sólo nos queden tres partidos, ese maravilloso colofón de cada temporada que solemos llamar Final Four. Los cuatro finales, los cuatro únicos supervivientes, los cuatro grandes. Aquí los tienen.

FLORIDA

Una vez más perdí una magnífica oportunidad de permanecer callado. Fue aquí mismo, hace apenas dos semanas, cuando en lugar de dejarme llevar por la vía fácil y conceder el favoritismo a Florida como hizo casi todo dios preferí meterme en camisas de once varas y decirles que Florida era el principal favorito de esta edición sin favoritos (o con demasiados favoritos) (…) Se ha beneficiado de una conferencia como la SEC que pasa por ser grande pero que anda un poco sobrevalorada en estos últimos tiempos (opinión muy personal que no tienen por qué compartir, faltaría más); ganó en casa y fuera, ganó a todos los que se encontró pero también lo pasó mal por el camino (…) Equipo muy completo, muy veterano, muy profundo pero que a mí con todo y con eso me deja alguna duda, qué le vamos a hacer. Si algún aficionado gator tuvo la infeliz ocurrencia de leerse esta solemne sarta de tonterías creo yo que debió quedarse muy tranquilo, dadas mis conocidas habilidades pronosticadoras. Dicho y hecho, hoy Florida está ya en Final Four y yo a la altura del betún. Cada cosa en su lugar.

La cosa no es ya que Florida esté en Final Four, la cosa es que está en Final Four sin despeinarse, sin dar casi un palo al agua ni hacer el más mínimo esfuerzo más allá de lo estrictamente necesario. Obviamente contó con la ventaja de que le fueron limpiando el camino, obviamente se lo fue limpiando Dayton que les quitó del medio a Ohio State, Syracuse y Stanford la cual a su vez se había cargado previamente a Kansas. Así las cosas, rivales de postín como si dijéramos Florida sólo se encontró a Pittsburgh y UCLA y a ambos los despachó con solvencia, con suficiencia incluso. Todo ello antes de jugarse la Final Four con la sorprendente Dayton, esos modestos Flyers que juegan como los ángeles (no me refiero a los Lakers precisamente) y que hasta osaron oponer un atisbo de resistencia pero hubieron de acabar claudicando ante la maquinaria pesada Gator como no podía ser de otra manera. La maquinaria pesada de un talentazo (a la par que portento físico) como Scottie Wilbekin en la dirección (no es propiamente un director, pero se las apaña), de un interior sólido y efectivo (aunque no alcanzó a ser todo lo que yo esperaba en su primer año) como Patrick Young, de la intendencia de un Will Yeguete, de un sumamente mejorado Casey Prather y de un jugador del que apenas se habla (quizá por ser el único sophomore entre tanto sénior) pero que cuenta con una de las muñecas más prodigiosas de la Liga, Michael Frazier. Llevan mucho tiempo juntos (salvo Frazier, obviamente), se conocen como si se hubieran parido, juegan de memoria y defienden como lobos (o como caimanes, sería más apropiado en este caso). He ahí su principal valor.

Llevan sin perder desde que allá por el 2 de diciembre Connecticut (precisamente Connecticut) les ganara gracias a un canastón sobre la bocina de Napier (precisamente Napier). Podríamos pensar entonces que han tenido un año fácil pero nada más lejos de la realidad, de hecho sus dificultades fueron más fuera de la cancha que dentro y empezaron ya en verano con alguna historia extradeportiva que hizo dudar de la presencia de Wilbekin y/o Yeguete en esta temporada. Y eso sólo fue el principio, lo siguiente fueron las dificultades para incorporar a su debido tiempo a sus dos más rutilantes freshmen, Kasey Hill y Chris Walker, por haber incumplido sabrá dios cuál de las doscientosmil millones de normas de la NCAA. Hill pudo jugar por fin desde mediados de temporada (y bien que lo agradece Wilbekin, a quien a menudo libera de sus responsabilidades en la dirección permitiéndole dedicarse casi por entero a lo que mejor hace, la anotación) y Walker desde febrero, más vale tarde que nunca, ambos aportan desde el banquillo (sobre todo el primero) aunque quien más aporta desde el banquillo (el verdadero sexto hombre de este equipo, de hecho) es otro sophomore que llegó vía transfer desde Virginia Tech, Dorian Finney-Smith, quédense con ese nombre (aunque sea largo) porque seguro que oirán y leerán hablar de él largo y tendido en los próximos años. Equipo sólido, sin grandes estrellas (Wilbekin, si acaso) pero sin fisuras, al que es dificilísimo hincarle el diente como lo prueba el que sólo se lo hayan hincado dos veces en esta temporada, la ya comentada de Connecticut (precisamente Connecticut) y anteriormente Wisconsin (precisamente Wisconsin), contra su tercer compañero de viaje a Dallas (o sea Kentucky) ya no perdieron pero también las pasaron canutas (o cualquier otra cosa que acabe en utas) en las tres ocasiones en que les tocó enfrentarse, especialmente en la tantas veces mencionada Final de la SEC. También es casualidad, tiene pocas bestias negras este año Florida pero todas han ido a juntársele en esta Final Four, ya veremos si ello les aporta un plus de motivación o más bien les supone una complicación.

CONNECTICUT

En 2011 tocaron el cielo. En 2011 los Huskies de Connecticut, guiados desde el banquillo por el reputado a la par que veterano técnico Jim Calhoun y desde la cancha por ese milagro llamado Kemba Walker, ganaron el campeonato universitario. Ganaron a la meritoria Butler de Brad Stevens, ganaron 53-41 en una Final infame pero ganaron, fueron felices, comieron perdices y colorín colorado que este cuento se ha acabado, entre otras cosas porque el cuento que empezó a continuación fue más bien una especie de pesadilla. En la temporada 2011/2012 Kemba ya era historia, las sospechas de amaños académicos se cernían sobre la universidad, Calhoun (entre enfermedades y sanciones) estaba ya casi más fuera que dentro y el equipo en sí mismo era una jaula de grillos, a mayor gloria y miseria de un sujeto llamado Shabazz Napier. Si el año anterior nos habían encantado los relevos que le daba a Kemba, en éste resultaba pavoroso verle ir por libre tirándose lo suyo y lo de los demás. El equipo soy yo parecía decir, y el equipo que era él, ante la aparente dejación de funciones por parte de Calhoun, se encaminó paulatinamente hacia el desastre. Sólo fue el principio. La NCAA confirmó las sanciones que ya se venían barruntando desde tiempo atrás, la más importante de las cuales fue castigarles sin postre o lo que viene a ser lo mismo, que aún por bien que lo hicieran durante toda la temporada regular 2012/2013 no les sería permitido disputar el Torneo Final. Calhoun acabó por fin de irse y además no se fue solo, ante semejante panorama hubo unos cuantos pesos pesados del vestuario que no se recataron en pedir también el transfer. De repente el equipo era un solar. Sin futuro, casi sin presente, sin más clavo ardiendo al que agarrarse que un jugón egocéntrico y una panda de colegas desestructurados… ¿quién demonios querría lidiar con semejante situación?

ollieNBAQuiso Kevin Ollie. Sabíamos que había jugado también en los Huskies en sus años mozos, le habíamos conocido luego ejerciendo labores de intendencia en no sé cuántas franquicias NBA (resulta casi más fácil enumerar los equipos en que no jugó que aquellos en los que jugó), finalmente tras retirarse encontró cobijo a la vera de Calhoun en su alma máter… hasta ahora. Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Le ofrecieron el cargo y lo aceptó, probablemente muchos fans de Connecticut pensaran que era una locura darle las llaves del reino a un tipo con tan escaso bagaje como técnico, probablemente muchos amigos de Ollie pensaran que era otra locura meterse en un marrón de semejante calibre… Unos y otros se equivocaron de medio a medio, afortunadamente. Ya ese primer año de Ollie fue estupendo, no tendrían derecho al Madness pero nadie les podría quitar el derecho a jugar bien y a ser competitivos y a fe que lo fueron, de principio a fin. De repente los Huskies volvían a parecer un equipo, de repente incluso Napier pareció haber encontrado el punto exacto de equilibrio entre su felicidad y la de sus compañeros, el ser por fin capaz de ayudar a su equipo (o de no ser contraproducente, al menos) sin tener que renunciar por ello a su espontaneidad y su frescura. Todo eran buenas noticias en UConn pero claro (siempre hay un pero claro), al fin y al cabo era un año sin presión, cuando llegue la 2013/2014 y se tengan que jugar las habichuelas de cara al Madness ya veremos lo que pasa…

Pues pasó que hicieron un año sumamente irregular, con grandísimas victorias como esa (tan cacareada ya) ante Florida pero también con derrotas impropias de su condición, pongamos por ejemplo ante Houston o ante la SMU de Larry Brown (dos veces) en esa nueva American Athletic Conference. Pasó que subieron y bajaron, que entraron y salieron del Top25 y que finalmente lograron meterse en el Torneo Final (lo cual está muy bien) pero con un seed 7 que casi les convertía de inmediato en carne de cañón. Nadie dio un duro por ellos más allá del campus de Storrs, pero hete aquí que Shabazz y sus amigos (su alma gemela Boatright, el termómetro DeAndre Daniels, el alemán Giffey, el repescado del JuCo Kromah o el descomunal freshman ghanés Brimah pongamos por caso) tenían otros planes: de entrada ganaron con muchísimas dificultades a esa St. Joseph’s que venía de campeonar en su Conferencia y seguidamente se cepillaron a la mismísima Villanova, uno de los gallitos de esta temporada desde la nueva Big East. Claro está que con el atrevimiento que nos caracteriza todos nos lanzamos a interpretar dicho resultado en base a los deméritos de Villanova y no a los méritos de UConn, así que Ollie y sus chicos nos hubieron de dar un par de veces más (y de qué manera) en las narices, nada menos que ante Iowa State y ante la favoritísima (para casi todo dios) Michigan State. Hoy son ya Final Four y el resto es historia, y creo yo (aunque no tenga datos al respecto) que no habrá por ahí muchos entrenadores que puedan presumir (como presume ya Kevin Ollie, y a mucha honra) de haberlo logrado en su primera oportunidad. ¿Carne de cañón? Pues qué quiere que le diga, yo no volvería a pensar en ellos en esos términos, más que nada porque no tienen nada que perder. Y nadie es más peligroso que Shabazz Napier cuando no tiene nada que perder.

WISCONSIN

Tiene cara de pardillo, de pringao como si dijéramos. Ese típico crío patoso y bonachón al que le dirían que no las chicas cuando las invitara al baile, ese al que le quitarían el bocata en los recreos, le meterían porquería en la taquilla y le pondrían la chincheta en el asiento cuando fuera a sentarse. O no, vaya usted a saber. Las apariencias engañan, vaya que si engañan. Si hubo hace muchos años un presidente del gobierno que a la hora de nombrar ministros del interior valoraba que tuvieran cara de represor, igualmente hubo un entrenador que a la hora de buscar pívots valoraba que tuvieran cara de intimidador. La mirada del tigre, ya saben. Frank Kaminski no es ya que no tenga cara de intimidador ni mirada de tigre sino que por no tener ni siquiera tiene pinta de haber roto jamás un plato en su vida, muchos se quedarían sólo en eso pero Bo Ryan supo ver aún más allá. Bo Ryan no dudó en reclutarle aún a pesar de que no parecía responder en absoluto al típico patrón germánico y cabezacuadrada de tantos otros Badgers de antaño (Leuer, Bruesewitz, Berggren, Krabbenhoft, Nankivil, Butch…), Bo Ryan llamó a filas a aquel escuálido sietepiés quizá porque supo ver que más allá de su frágil apariencia había mucho baloncesto en su interior. En sus dos primeras temporadas en Madison no pasó de ser un jugador más, uno cualquiera, esos promedios de apenas 4 puntos y 2 rebotes no hacían presagiar grandes cosas pero se ve que el talento permanecía ahí agazapado esperando sólo el momento adecuado para aparecer. Apareció por fin en esta 2013/2014 y fue como si hubiera pasado de la nada al todo de un día para otro, si de noviembre a febrero ya nos maravilló lo que ha hecho en marzo roza casi lo paranormal: envidiables movimientos de espaldas, talento igualmente para atacar de cara, buena mano desde donde sea (de tres, incluso), rebotes a espuertas, buenos pases desde el poste, defensa insospechada, carácter en los momentos decisivos y sobre todo esa lectura del juego, ese tomar siempre la decisión más adecuada para ocasión. El verdadero MVP de lo que llevamos de Madness, no les quepa la menor duda.

Pueden estar seguros, el cénter arizónico Kaleb Tarczewski ya no podrá olvidar jamás en lo que le quede de vida a Frank Kaminski [En este Torneo Final tuvimos (que yo recuerde) un Tarczewski, dos Kaminskis, un Bachynski y un Karnowski… de los que sólo este último es polaco, por cierto].Tarzewski no podrá olvidar a Kaminski como Arizona entera no podrá ya olvidar a estos Badgers que se les presentaron casi a las puertas de su casa (Annaheim, California) para levantarles a la chica y llevársela al huerto, es decir a la Final Four (ruego me disculpen si la metáfora no les parece adecuada). ¿Que cómo lo hicieron? Pues utilizando una estrategia muy vieja, muy gastada, que cada vez está menos de moda pero no por ello resulta menos efectiva: jugando muy bien (qué digo muy bien, extraordinariamente bien) al baloncesto. En este mismo Torneo hemos visto unas cuantas universidades pequeñas que interpretan maravillosamente bien este juego (pequeño detalle que a igualdad de calidad es el que te permite marcar diferencias), pero entre las universidades (digamos) grandes no creo que haya ninguna otra que lo interprete como lo hace Wisconsin. Kaminski podrá ser medio equipo (literalmente, a veces) pero de ninguna manera me dejen de lado al otro medio: Decker, Gasser, Traevon Jackson y el tirador Brust más la interesante aportación desde el banquillo del prometedor freshman Hayes y el alero (con nombre de dieta) Dukan. Acaso la mayor concentración de talento que haya tenido jamás entre manos Bo Ryan, un talento que no le impide seguir siendo una de las mejores defensas de la nación pero que le permite además regalarse desacostumbradas alegrías en ataque: ya no necesitan tirarse necesariamente treinta segundos por jugada moviendo la bola hasta encontrar finalmente ese resquicio por el que clavársela al rival, ya su calidad les permite intentar cosas que antes no intentaban o jugarse (y hasta meter) tiros que antes ni por asomo se jugaban. Y hasta correr, cuando se les presenta la ocasión. No les voy a engañar, si buscan un baloncesto trepidante y vertiginoso Wisconsin no es (o no tiene por qué ser) su equipo; pero si buscan un baloncesto bien jugado y que explote como ningún otro las debilidades del contrario difícilmente encontrarán otro equipo que les satisfaga tanto como Wisconsin.

ryanSagerTras acabar esa Final Regional ante Arizona vimos a un Bo Ryan visiblemente emocionado, con voz rota y que apenas podía contener las lágrimas ante el micrófono de Craig Sager (y no, esta vez no se trataba de la lógica reacción ocular ante el deslumbramiento producido por los estrafalarios trajes que acostumbra a lucir el susodicho). Emoción plenamente justificada porque sólo Bo Ryan sabe lo que le ha costado llegar hasta aquí, la de generaciones que han pasado por sus manos durante todos estos años, las veces que lo ha rondado y las que se ha quedado literalmente a las puertas… Clasificarse para la Final Four es un fin en sí mismo, es incluso un título (el de campeones regionales) en sí mismo, pero puede ser también un principio, el principio de algo mucho más grande todavía: Wisconsin casi es novata en estas lides, miren que en esta Final Four tendremos tres equipos que fueron campeones ayer como quien dice mientras que en cambio los Badgers no llegaban tan arriba desde el 2000, cuando aún les entrenaba Dick Bennett (padre del actual técnico de Virginia Tony Bennett), cuando aún Bo Ryan se ganaba la vida en la vecina Wisconsin-Milwaukee. Es así, Wisconsin tiene menos experiencia en estas lides que los demás pero tiene tanto baloncesto como el que más, si no más (valgan las redundancias). Sólo hará falta que se lo crean.

KENTUCKY

Miren que se lo vengo diciendo, que este año perdí unas cuantas oportunidades de permanecer callado. Esta vez fue en diciembre, cuando me despaché a gusto sobre aquel Gabinete Calipari de mis pecados: dos obviedades, que les falta experiencia y que un equipo acostumbra a ser mucho más que la mera suma de sus miembros. El talento lo tienen, la cohesión (aún por secundaria que a su técnico le parezca) tendrá que llegar también tarde o temprano. (…) qué duda cabe de que volverán a estar entre los favoritos… pero eso, a estar entre, no a ser, no sé si captan la sutil diferencia: hoy ya nadie apuesta que esta Big Blue Nation vaya a llevarse necesariamente el gato al agua… lo cual tampoco significa que no pueda llevárselo a poco que se lo proponga. Mimbres tienen para ello, más que nadie. Ya otra cosa será que acaben de hacer el cesto… Todo eso y más escribí yo en diciembre sin reparar precisamente en ese pequeño detalle de que aún estábamos en diciembre. En este juego (y no digamos ya en esta competición, y no digamos ya si además tienes un equipo casi enteramente nuevo y plagado de chavales recién salidos del insti) las realidades de noviembre o diciembre muy poco tienen que ver con las de marzo, menos aún con las de abril para aquellos privilegiados que aún pueden darse el gusto de seguir jugando en abril. Como estos Wildcats, precisamente.

Al final Calipari hizo el cesto, y como los mimbres son buenos pues resulta que el cesto no puede tener mejor pinta. Los mimbres no hace falta que se los presente porque ya se los conocerán de sobra, pero como el saber no ocupa lugar (y menos en Internet) permítanme que les recuerde que el principal se llama Julius Randle, portento físico adobado con nada desdeñables virtudes técnicas, cuatro de libro que rebotea que es un primor y cuya mera fuerza centrífuga (amén de su habilidad en los reversos) hace que los rivales vayan cayéndose a su paso cual bolos al paso de la bola. Un monstruo que debería salir revalorizadísimo hacia el draft (aún más si cabe) por méritos propios pero también por deméritos ajenos, los de Wiggins mayormente. Y a su alrededor pues ya saben, sus egregios compañeros de promoción, el alero James Young y esos gemelos Harrison que parecen mejores cada día que pasa, Andrew cada vez mejor director de juego y más agresivo de cara al aro rival, Aaron cada vez mejor tirador y más clutch, más decisivo en esos momentos en que a otros les tiembla el pulso, pregúntenselo a los Wolverines si les queda alguna duda. El quinteto titular lo completa el quinto freshman (no recuerdo otro caso igual desde aquellos Fab 5 del 92) Dakari Johnson, por méritos propios (cada día que pasa tiene mejor pinta este cénter) pero también por deméritos y achaques varios de Willie Cauley-Stein (pedazo de examen tendrá que pasar mi amigo Kaminski ante este tremendo juego interior). Y no me perdonaría acabar el párrafo sin hacer siquiera una mínima mención a un actor secundario al que hubo de recurrir Calipari cuando los problemas le crecieron por dentro: se llama Marcus Lee, es también freshman (para variar), apenas había jugado en todo el año pero de no haber sido por su portentosa demostración ante Michigan (10 puntos y 8 rebotes -7 de ellos ofensivos- en apenas 15 minutos) hoy los Wildcats no estarían en Final Four. Así de sencillo.

Ya les conté muchas veces que si no ganaron la Final de la Southeastern a Florida fue sólo porque Young tuvo la fatalidad de resbalarse en la jugada clave, algo que por sí solo debería haberme bastado para revalorizar a Kentucky pero que yo en cambio interpreté al revés, minusvalorando a Florida en particular y a la SEC en general, ya me vale. Mal de muchos consuelo de tontos, el Comité de Selección (o como se llame) de la NCAA hizo lo propio y colocó a los Wildcats en el seed 8 de la Región de la Muerte, para empezar cárgate a Kansas State y luego ponte en el trance de tener que cepillarte a la invicta (y aún más revalorizada ahora si cabe, visto el éxito de su rival) Wichita State, aquel milímetro que faltó para que entrara el triple de VanVleet bien pudo cambiar la historia. Luego tendrás que acabar también con tu eterno rival Louisville y ni tiempo tendrás siquiera de recrearte viendo a Pitino sobre la lona porque a la vuelta de la esquina te esperarán Stauskas y sus Wolverines, acaba con todos, métete en Final Four y a ver quién demonios se atreve ahora a no darte como favorito para todo lo que te queda por delante, tan sólo mirando a lo que ya dejaste por detrás. Que nadie tiene unos mimbres como los de Kentucky ya lo sabíamos, ahora sabemos también que finalmente Calipari hizo el cesto, y qué cesto. Que sea además el mejor cesto aún está por demostrar.

Pues ya está, presentada queda la Final Four, por una vez no me dirán que se lo he puesto difícil, cuatro universidades cada una con el mero nombre de su respectivo estado, sin apellidos ni State ni otros palabros raros, sin aditivos ni conservantes ni colorantes, más fácil no puede ser. Ahora bien, ¿qué va a pasar? Buena pregunta (que es lo que se suele contestar cuando no se tiene clara la respuesta). Con el corazón me encantaría una final Connecticut-Wisconsin pero con la cabeza mucho me temo que tendremos una final Florida-Kentucky, una reedición corregida y aumentada de la pasada Final de la SEC. De todos modos creo que en los renglones precedentes ya les he dejado pruebas más que abundantes de mis portentosas habilidades como pronosticador, así que casi mejor no me lo tengan en cuenta…

(publicado originalmente en tirandoafallar.com)

GABINETE CALIPARI   3 comments

No sé por qué tengo la sensación de que cada vez que escribo sobre Kentucky (Universidad de) acabo escribiendo exactamente lo mismo. Cambian los apellidos, cambian (de un año para otro, indefectiblemente) los jugadores pero la vida sigue igual en Lexington, la filosofía sigue siendo la misma, una filosofía que no no mira al futuro sino al presente (o a veces ni eso siquiera), que según crea equipos los destruye, que no es alta costura sino pret a porter, que no implica vocación de permanencia sino un mero usar y tirar. La filosofía del one and done colectivo, las criaturas llegan, pasan un año por imperativo legal y luego se van perdiendo el culo a por los dólares de la NBA, tanto dará que luego sean estrellas como que se lo pelen (el culo, me refiero) en los banquillos por haberse ido sin la debida preparación, tanto dará ser un John Wall como ser un Daniel Orton, toma el dinero y corre, sólo cuenta el hoy, el mañana a quién le importa, ya nos preocuparemos por él cuando llegue si es que llega. Puro Calipari.

Hace casi dos años ganaron el título y no faltaron entonces los iluminados que saludaron aquel acontecimiento como si fuera el advenimiento de una nueva era, podrá parecer exagerado pero creo recordar que la frase en algún caso fue casi literal. Como si aquel resultado supusiera un antes y un después, un cambio de filosofía colectiva en la NCAA. Como si el resto de universidades pudieran reclutar lo que recluta Kentucky, como si pudieran conformarse con tener a sus chavales un año y luego despacharlos, como si ya no fuera su tarea formarlos (para el baloncesto, para la vida) durante cuatro cursos sucesivos. Estos iluminados tienden a confundir sus deseos con la realidad, trátase en su mayor parte de enebeadictos que en su día consideraron a la NCAA como un mal necesario y hoy ya ni eso siquiera, hoy miran a la NCAA como si fuera la NBDL porque en el fondo les encantaría que así fuera, que la NCAA acabara siendo devorada por la propia Liga de Desarrollo de la NBA. No digo que no pueda acabar sucediendo dentro de veinte o treinta años pero lo cierto es que a día de hoy las cosas siguen más o menos como estaban: la NCAA (aún con sus evidentes contradicciones) sigue viva y aparentemente goza de buena salud, Kentucky sigue reclutando año tras año lo más florido y granado de cada promoción, Kansas o Duke también suelen pescar algún que otro prodigio y el resto (es decir, las restantes trescientas y pico universidades) se limitan a seguir entendiendo este baloncesto igual que siempre lo entendieron, como un proceso de formación a medio/largo plazo. Si el título de Kentucky supuso el advenimiento de una nueva era la verdad es que lo disimula bastante bien, por ahora la vida sigue igual. Y que dure.

Kentucky también sigue igual, como esa especie de sucursal NBA en territorio NCAA a la que ya vamos estando acostumbrados. Hace ya unos cuantos años se instauró entre las estrellas de instituto ese lugar común, nada como una estancia de apenas unos mesecitos en el Gabinete del Doctor Calipari para salir ya perfectamente preparados para la LIGA con mayúsculas, si hay que pasar necesariamente por la universidad procuremos al menos hacerlo donde más parecida sea a lo que nos vayamos a encontrar después, donde nadie nos pregunte si vamos a seguir y todos den ya por hecho que sólo estamos de paso. El propio Calipari echó más leña al fuego (digámoslo así) este pasado verano con unas declaraciones que no recuerdo textualmente (soy así de torpe) pero en las que más o menos venía a decir que él no entrena a un equipo sino que entrena jugadores, sin más, como si sólo fuera un mero preparador individual y se le diera una higa lo que hicieran colectivamente sus Wildcats. Ese es el modelo, que a aquellos que siempre entendimos el baloncesto como un deporte colectivo nos chirría extraordinariamente pero que a sus aficionados se ve que les encanta, total a quién le importa crear equipo si la mera suma de individualidades ya les basta para conseguir títulos como aquel de 2012. Allá ellos.

Claro está, en tratándose de la mera suma de individualidades igual te puede pasar que ganes el título, véase 2012, como que ni siquiera te metas en el March Madness (lesión de Noel mediante), véase 2013. ¿En 2014? Evidentemente en 2014 estamos (al menos a priori) mucho más cerca de la realidad de hace dos cursos que de la de esta pasada temporada, es bien sabido que la camada de novatos de este año es extraordinaria y lógicamente una buena parte de ella fue a parar a Lexington, ya ven qué casualidad. Tres joyas de la corona había en el mercado, se les escapó Wiggins que fue a parar a Kansas, se les escapó el maravilloso Jabari Parker que prefirió Duke pero se llevaron finalmente al huerto al imponente Julius Randle. Y a partir de ahí vino todo lo demás.

Julius Randle es un nombre que probablemente a estas alturas ya les resultará familiar (como Wiggins, como Jabari) aunque no sepan nada de baloncesto universitario, y que aún mucho más familiar les empezará a resultar dentro de unos meses cuando le vean aparecer en los puestos más altos del draft. Julius Randle es un ala-pívot cuyo físico así de primeras no recuerda tanto al de un Karl Malone como al de (por ejemplo) un Zach Randolph de la vida, es decir, más redondeado que musculado todavía a estas alturas. Pero es que estas alturas son apenas 19 años recién cumplidos, es decir, tiempo (y actitud, parece) tiene por delante para que le veamos convertirse en una fuerza de la naturaleza. Todo lo cual por sí mismo ya está muy bien, pero es que además la criatura no es sólo el típico cacho carne sino que sabe jugar, y mucho. Imparable en el uno contra uno, aguanta bien los dos contra uno, buena mano en las distancias cortas (y a ratos también en las más largas), es una mala bestia en el rebote y tiene además un primer paso sencillamente demoledor, muy superior a lo que solemos encontrar en jugadores de su tamaño (tamaño que en lo que se refiere a estatura tampoco es desmesurado, en pies le dan 6,9 que traducidos a metros vendrían a ser como 2,05 más o menos, no le vendría mal algún centímetro de más para sobrevivir en el siguiente nivel). Por ponerle alguna pega me da que es tan imparable de cara al aro como muy mejorable todavía de espaldas al aro, aún no se prodiga demasiado en esa suerte (entre otras cosas porque el puesto de cénter en Kentucky está muy bien cubierto, como luego veremos), nada que no pueda trabajar en cuanto se lo proponga. Y por ponerle otra pega, ya en un par de partidos le he visto dolerse de achaques diversos, nada de particular si no fuera porque está justo en esa fase en la que todo se lo van a mirar con lupa. Problemas menores en cualquier caso, la criatura es una joyita también en actitud e implicación, nada que ver con algún antecesor suyo en ese centro ni con ese otro Wiggins que parece situarse siempre por encima del bien y del mal (ya les contaré cuando hablemos de Kansas). En condiciones normales habremos de tener Randle para muchos, muchos años.

Toca ahora hablar de los gemelos Harrison, Andrew y Aaron, uno y dos, dorsal 5 y dorsal 2 respectivamente. Dos gotas de agua, de esos que te los imaginas dando el pego, intercambiándose en los exámenes o jugando cada uno con la camiseta del otro… aunque en lo tocante a su juego sí que existen pequeñas pero significativas diferencias. Aaron (el dos) es más tirador (aunque también ataca bien el aro), más jugón como si dijéramos, no se le aprecian actitudes de base aunque tampoco le vendría mal ir adquiriéndolas porque difícil será que se gane la vida como escolta. Andrew (el uno) es tan buen penetrador como su hermano pero con mucha menos muñeca, algo que se hace notar incluso en los tiros libres; obviamente es más director de juego pero tampoco crean que llama la atención en ese aspecto: mucho más administrativo que creativo, mucho más de soltarla sin más a ver si así le vuelve, mucho más de jugársela que de pasar, al igual que su hermano. Ambos dos tienen el potencial para llegar a ser muy buenos pero ambos dos a día de hoy me dejan muy muy frío, qué le vamos a hacer. Si aguantan al menos otro año en el campus quizá tengan aún tiempo de hacerme cambiar de opinión.

Y aún encontrarán un cuarto freshman en el quinteto titular… pero last but not least como suele decirse, porque a mí (que soy muy raro) es casi el que más me gusta de los cuatro, si acaso en dura competencia con Randle: se llama James Young, juega aquí de tres aunque para el siguiente nivel será en mejor de los casos un dos/tres (o más bien un dos a secas) y es de esas criaturas que hacen que este juego parezca fácil, de esas que te transmiten la sensación de hacerlo todo bien. Ya quisieran por ejemplo los gemelos Harrison tener la visión de juego y el talento para el pase que atesora este Young, y así tantas otras cosas: tiro exterior sublime, explosividad cuando es necesaria, colaboración en todos y cada uno de los departamentos del juego. Eligió Kentucky y en el pecado llevó la penitencia, en mi opinión: podrá ganar muchos partidos, podrá hasta ser campeón incluso pero su presencia aquí estará mucho más opacada (por Randle) de lo que lo estaría en cualquier otra universidad donde fuera el puto amo, con perdón. Con todo y con eso es carne de draft, carne de one and done, diría yo incluso que carne de lotería. James Young, suena  a nombre y apellido común y corriente pero mejor será que no se nos olvide de ahora en adelante.

El titular que nos queda ya no es freshman (aunque parezca increíble) sino sophomore, se llama Willie Cauley-Stein y es otro al que encontraremos en puestos de arriba del próximo draft dado que la carne de cénter bueno se cotiza bastante por aquellos pagos (y por éstos). Cauley-Stein causó sensación en su año freshman (casi tanto como Noel, aún más tras la lesión de éste), contra todo pronóstico (y con buen criterio) decidió volver al campus para su segundo año, todos pensamos entonces que sería instrumental en estos Wildcats 2013/2014… y la sensación que ahora nos queda (a mí, al menos) es como de un sí, pero. Que está muy bien, no digo yo que no, pero que podría estar mucho mejor. Que del año pasado a éste la única evolución que se le aprecia es la del color de su pelo. Importante sin duda… pero no tanto como debería serlo. Digamos también en su defensa que acaso este año brille menos porque tenga mejores compañeros alrededor, algo que también afecta (y cómo) a otro que volvió para su año sophomore, el sexto hombre Alex Poythress. He ahí otra de las contradicciones del caliparismo: eres ya importante en tu primer año, eliges volver al campus para seguir mejorando y perfeccionando tu juego… y resulta que acabas jugando mucho menos de lo que jugabas antes porque te comen el sitio todos aquellos que llegaron tras de ti. El mundo al revés.

Completan la rotación el base sénior (sí, por increíble que resulte también juega un sénior, a veces) Jarrod Polson y cómo no, otros dos freshmen, no tan epatantes como los cuatro titulares pero que también tienen sus minutos y aún más tendrán en años venideros si no cometen el error de marcharse antes de tiempo (y si no aterriza luego otra camada de novatos que también les cierre el paso, claro), el base Dominique Hawkins y el imponente (pero aún muy tierno) sietepiés Dakari Johnson. Súmenlo todo ello y el resultado les dará una sobredosis de talento que en su día hizo que casi todos los analistas les dieran como máximos favoritos en los meses previos al comienzo de temporada. Hoy ya las cosas son ligeramente diferentes, me temo. Llevan ya tres derrotas (por doce victorias), tres derrotas que además tuve ocasión de presenciar, ante Michigan State, ante Baylor y ante los sorprendentes (por irregulares) Tar Heels de North Carolina. Tres derrotas que evidenciaron dos obviedades: que les falta experiencia y que un equipo acostumbra a ser mucho más que la mera suma de sus miembros. El talento lo tienen, la cohesión (aún por secundaria que a su técnico le parezca) tendrá que llegar también tarde o temprano. Acaso ya esté llegando, de hecho en su último partido ganaron con suficiencia a Louisville en el habitual derby de Kentucky de cada final de diciembre. Ganaron aún teniendo que prescindir de Randle durante los últimos minutos, ganaron también gracias a que el partido se jugó en su Rupp Arena, de haber sido en el KFC Yum! Center (nada menos) de Louisville quizá la historia habría sido muy distinta. En cualquier caso están ya en el buen camino estos Wildcats, qué duda cabe de que volverán a estar entre los favoritos… pero eso, a estar entre, no a ser, no sé si captan la sutil diferencia: hoy ya nadie apuesta que esta Big Blue Nation vaya a llevarse necesariamente el gato al agua… lo cual tampoco significa que no pueda llevárselo a poco que se lo proponga. Mimbres tienen para ello, más que nadie. Ya otra cosa será que acaben de hacer el cesto.

(publicado originalmente en fiebrebaloncesto.com)

A %d blogueros les gusta esto: