Archivo para la etiqueta ‘Barça

GRANDEZAS Y MISERIAS   3 comments

Miren que se lo dije hace ya casi un año, que entonces Laso ganó la Liga y sólo por eso le perdonaron que no hubiera ganado la Euroliga, pero que en este 2014 ya podría ganar Liga, Copa, Supercopa y Recontracopa (si la hubiere) que si no ganaba también la Euroliga no se lo iban a perdonar… Dicho y hecho: a día de hoy el Real Madrid es el vigente campeón de Liga y Copa, sólo con eso cualquier otra afición viviría ya instalada en el éxtasis permanente pero ésta no, a (buena parte de) la merengada no le basta, como si su superioridad local viniese ya de serie y se diera por supuesta, como si todas esas competiciones nacionales no fueran más que meros trofeos veraniegos al lado de la gran competición continental. Me dirán que esa es precisamente la grandeza de la entidad pero yo más bien creo que es la miseria de la entidad: la incapacidad para disfrutar de las cosas pequeñas, esa sensación de que ganes lo que ganes no puedes festejarlo porque siempre te quedará otra cosa más importante por ganar. Les pondré un ejemplo que no es de baloncesto sino de fútbol y que no es de ahora sino de finales de los ochenta, de un Madrid que ganaba sistemáticamente liga tras liga y se estrellaba sistemáticamente en la Copa de Europa, de una afición tan obsesionada por esa competición que incluso abucheaba a sus jugadores en el mismo momento de obtener el título nacional. A lo mejor tendremos que perder la Liga un año para que se den cuenta de lo que cuesta ganarla, dijo entonces cabreadísimo un ilustre miembro de aquella Quinta. Tal cual, aquel Madrid no perdió la Liga un año sino cuatro, todas ellas a manos de su odiado rival para más inri, de tal manera que cuando pasado un lustro volvieron a ganarla la cogieron ya con muchísimas más ganas. Es lo que tiene malacostumbrar al personal.

Por supuesto que en estos casos se nos llena la boca de sentencias grandilocuentes, de los subcampeones nadie se acuerda, el segundo es sólo el primero de los que pierden y demás tópicos que no por ser ciertos son menos tópicos (y no por ser tópicos son menos ciertos). Pero puestos a jugar a los tópicos yo más bien creo en esa otra frase que tantas veces solemos dedicar a quienes se quedan en el segundo escalón del podio: ahora están tristes, pero cuando pase un rato y se les pase el disgusto se pararán a pensar y valorarán en su justa medida lo que han conseguido. ¿Cómo dice? ¿Que eso vale para cualquier otro pero no para el Madrid? Ya, claro, la famosa retahíla de que el Madrid por ser quien es habrá de ir de favorito allá donde vaya, de que todo un Real Madrid jamás se puede conformar con ser segundo, juegue donde juegue y sea la competición que sea. Pregúntenle al CSKA, al Barça, al Olympiacos, Panathinaikos o Fenerbahçe, ejemplos casi todos ellos de opulencia deportiva y financiera aún mayor que la del Madrid, a ver cuánto habrían dado ellos por jugar esta Final. ¿Ahora va a resultar que es mejor caer en medio del camino que recorrer entero el camino y caer sólo entonces, siquiera sea a efectos de no hacerse ilusiones? Usted verá. Yo más bien creo que aunque el destino final nos decepcione siempre habrá merecido la pena el viaje, que cualquier cosa será mejor que apearse en marcha a mitad de trayecto. Tanto más tratándose de un viaje tan hermoso como éste.

Pero además: ¿de qué hablamos cuando hablamos de favorito? Una cosa es que aquí el Madrid siempre lo sea y otra ya es que tenga que seguir siéndolo necesariamente cuando lo sacan a pasear por esos mundos de dios. ¿Lo era realmente en esta Final Four? Ateniéndonos exclusivamente a los resultados del Top16 y/o playoffs resulta que hubo dos equipos (Barça y CSKA) que presentaban mejores números, mientras que el tercero (Maccabi, casualmente) racaneó durante el periodo liguero pero sufrió bastante poco en su eliminatoria, aún con desventaja de campo incluso. ¿Qué pasó? Pasó que el viernes Maccabi dio la campanada cargándose al Cheska y que seguidamente el Madrid le metió al Barça de 38, pasó que la suma de ambos factores dio de inmediato como resultado que el equipo blanco ganaría sin bajar del autobús. Resultaba paradójico encontrarse en las horas previas a la Final una sobreabundancia de tuits que manifestaban su preocupación no por el resultado del partido (que ese lo daban por descontado) sino por el conflicto que podría ocasionarse en el entorno del Paseo del Prado entre quienes fueran a la celebración baloncestera blanca y quienes volvieran de la celebración futbolera rojiblanca. Vamos, que en qué cabeza cabía otra posibilidad. Todo eso de alguna manera se transmitió a unos jugadores que del viernes al domingo pasaron de que podían ganar a que tenían que ganar, necesariamente, sí o sí. Unos jugadores que podrán ser muy buenos, podrán ser grandes profesionales, podrán cobrar infinitamente más que usted y que yo pero eso no significa que sean máquinas. Mientras que no se demuestre lo contrario son personas, con sus sensaciones, sus sentimientos, sus emociones. Y su presión. Por supuesto que saben cómo manejarla, por supuesto que es inherente al sueldo pero qué quieren que les diga, una cosa es la presión y otra muy distinta la sobrepresión. Tengo para mí que de haber ganado al Barça de manera (digamos) normal y/o de haber sido la Final contra el CSKA la historia habría sido muy distinta: no en términos de ganar o perder, lo mismo habrían perdido igual (otra cosa sería hacer baloncesto-ficción), sino en términos de actitud, de no salir agarrotados sino sueltos, de no estar tensos sino intensos, de no soportar más presión que la propia presión inherente a cualquier final. Que ya bastante es por sí sola como para tener que llevar además el cartel de campeones colgado del cuello desde mucho antes de empezar.

Y deberíamos aprender de una vez por todas la lección de que (en lo que a Final Four euroligueras respecta) el concepto favorito está tan obsoleto como el concepto cenicienta, exactamente por la misma razón. La Euroliga es como es, te pasas meses y meses jugando una ristra interminable de partidos para que al final todo se decida en dos días, te puede gustar más o menos pero es así y es igual para todos, podríamos entrar en eternas divagaciones sobre qué habría pasado de haberse disputado la Final en formato playoff pero eso volvería a ser baloncesto-ficción y desde luego no es el objetivo de este post. Algo tendrá la Final Four cuando la bendicen, y es sin duda el hecho de que suela ganarla el mejor equipo no ya en términos baloncestíticos sino psicológicos, también. Echen la vista atrás y díganme qué tienen en común el Maccabi de este año, el Olympiacos de las dos pasadas temporadas, el Zalgiris del 99, la misma Penya del 94, no digamos ya el Limoges del 93, el Partizan del 92 o la misma Jugoplastika de tantos años anteriores (tiro de memoria, habrá otros casos pero éstos son los que ahora se me vienen a la mente). Todos ellos llegaron como presuntas cenicientas, como convidados de piedra de un festín que (se suponía que) habrían de comerse otros. Todos ellos fueron luego campeones, en algún caso (evidentes los de Split y Partizan) porque más tarde descubrimos que ahí había mucho más talento del que parecía a primera vista, en todos los casos porque hubo un gran trabajo psicológico detrás. Maljkovic, Obradovic, Bartzokas, Blatt, tantos otros que supieron mejor que nadie cómo optimizar la cenicientez en beneficio propio a la par que minimizaban el favoritismo ajeno. Todo esto también es baloncesto, y en este tipo de partidos a cara o cruz y sin posibilidad alguna de rectificación representa además una parte fundamental del baloncesto. Explica muchas cosas.

Con todo lo cual no pretendo justificar ninguna derrota, tan solo proporcionarles algunas claves que les ayuden a entenderla, luego allá ustedes, si quieren seguir con su linchamiento son muy dueños. Miren, yo no soy del Madrid pero sí soy del estilo de juego de este Madrid. Soy de baloncesto alegre, soy de frescura y desinhibición, soy de velocidad y contraataque, soy de ataque que no desprecia la defensa sino más bien al contrario, que la considera un fundamental punto de partida, soy del Chacho (sospecho que esto ya lo sabían), soy de un técnico que no será el mejor del mundo (nunca dije que lo fuera) y tendrá además carencias y cagadas puntuales (nunca dije que no las tuviera) pero que ha sabido recuperar mejor que ningún otro la legendaria filosofía de una sección que llevaba casi veinte años repartiendo palos de ciego por doquier. Ahora bien, ustedes mismos, no se corten, vuelvan al pasado si así lo quieren, si no les gusta Laso ahí tienen a Messina otra vez libre, ahí tienen incluso a Imbroda que estaría loco por la música. O aún mejor, llamen a Querejeta y propónganle un trueque, Laso por Scariolo, el uno volvería a su tierra y el otro a la Villa y Corte, no duden que el máximo mandatario baskonista les preguntaría entusiasmado dónde hay que firmar. Hagan ustedes lo que les plazca pero antes déjenme que les diga una cosa: han perdido ustedes dos finales europeas consecutivas, dos dolorosísimas derrotas que les han dejado destrozados, cómo no. Ahora bien, ¿saben por qué les pasa eso? ¿Saben por qué ahora pierden finales europeas una tras otra? Porque las juegan. Durante quince años no tuvieron este problema, no se llevaron estos disgustos, no vieron ni en pintura las final four. Ustedes sabrán qué prefieren, si seguir jugando finales aún a riesgo de perderlas (hasta que llegue el día en que las ganen) o seguirlas desde su casa tan ricamente arrellanados frente al televisor. Ustedes mismos.

Empecé contándoles la historia de aquel Madrid de fútbol de finales de los ochenta, déjenme que acabe con otra historia de aquel entonces, mucho más lejana en el espacio (como seiscientos kilómetros más lejana) pero mucho más cercana en términos de deporte ya que (ésta sí) tiene que ver con baloncesto. Con el Barça (otro que tal) de baloncesto de finales de los ochenta, aquel recordado equipo de Solozábal, Epi, Norris, Andrés Jiménez, tal vez aún Sibilio, tantos otros. Aquel equipo acabó con la sempiterna hegemonía del Madrid y dominó durante varios años la competición doméstica pero, ¿saben qué? Pues que en Europa se fue estampando año tras año contra su propia obsesión, así hasta que sus dirigentes decidieron ceder al clamor popular, quitarse del medio a Aíto (sí, ese mismo Aíto hoy merecidamente mitificado, al que entonces se le reprochaba que sabía ganar en casa pero no fuera, que sabía ganar en formato de playoffs pero no en formato de Final Four y no sé cuántas sandeces más) mediante el tradicional sistema de la patada hacia arriba y traerse en su lugar a la bestia negra (más bien amarilla) que se la liaba año tras año, es decir Maljkovic. Y no hará falta que les recuerde cómo acabó aquello, el Barça perdió con Maljkovic exactamente igual que perdía con Aíto, ya ven qué cosas, no era un problema de entrenador sino de jugadores, los tuyos eran buenos pero los jugoplástikos de enfrente eran mejores aún. Es así de simple, Por bueno que seas (o que te creas que eres) siempre puede haber alguien mejor, exactamente eso es el deporte, si ganas lo disfrutas y si pierdes lo reconoces, tal cual, lo que se llama cultura de la derrota, algo de lo que (dicho sea de paso) carecemos por completo en este país. O como dijo (mucho mejor que yo) esa genial parodia virtual llamada Pablo Lolaso (no confundir con el original): Pierdes. Das la mano. Felicitas al rival. Y te vas a casa a entrenar para volverlo a intentar más fuerte. Eso es el baloncesto. Sin más. Sin que sea el fin del mundo, sin llanto y crujir de dientes, sin ir cortando cabezas a cada rato, sin echar a la hoguera a quien hace apenas dos días elevabas a los altares, sin grandezas ni miserias ni demás zarandajas que no sirven absolutamente para nada, sin traumas, sin más. Tan sencillo como eso. No lo compliquen más, por favor.

EL JUGUETE DE CRISTAL   4 comments

Éramos perdedores, por definición. Veníamos del angolazo y caminábamos (alemaniazo mediante) hacia el chinazo. Habíamos interiorizado ya en aquellos primeros noventa (y aún más habríamos de interiorizarla en años venideros) nuestra presunta incapacidad genética para superar el cruce de cuartos de final. Ello a nivel de selección, a nivel de clubes sí que sabíamos alcanzar finales pero todavía no habíamos aprendido cómo ganarlas, o acaso un día lo supiéramos pero lo estábamos olvidando ya con el paso del tiempo. O puede que aún nos acordáramos en torneos menores (esos que aún llamábamos Recopa o Korac) pero en lo tocante a la máxima competición continental no éramos nadie, cada vez menos: año tras año se metía el Barça en esa novedosa innovación llamada Final Four, año tras año se estampaba contra aquella otra innovación no menos novedosa llamada Jugoplastika, año tras año la misma canción. 1991 de alguna manera representó un punto de inflexión: tres finalistas europeos, tres, a razón de uno por competición, qué menos que ganar al menos una de ellas, sólo una siquiera… Y sucedió que el Madrid perdió ante Cantu la Korac y la vida de su técnico (inolvidable Ignacio Pinedo), todo en uno; y sucedió que el CAI perdió (le perdieron, más bien) ante el Paok la Final de Recopa más indigna que se recuerda; y sucedió que el Barça completó la cuadratura del círculo, el más difícil todavía: esta vez le trajeron la Final Four al lado de casa, esta vez le pusieron en sus filas al entrenador que acostumbraba a estar en las de enfrente (Maljkovic), esta vez ya ni siquiera Jugoplastika se llamaba Jugoplastika sino Pop 84 Split, todo lo cual a la larga dio igual porque la historia volvió a acabar exactamente de la misma manera. Tres finales, tres derrotas, trescientosmil artículos en prensa glosando nuestra presunta inferioridad psicológica: no había duda, no sabíamos cómo manejar esa presión, éramos perdedores, llevábamos la derrota en las venas.

¿Quieren más? En 1992 la Copa de Europa pasó a ser Liga Europea, se abrió a más equipos por país y aquí bien que lo aprovechamos, esta vez ya no hubo uno sino dos de los nuestros en Final Four, que nos vamos a Estambul chimpún, la Penya que en semis se carga al Estu, que se cita en la Final con aquel Partizan que durante un tiempo fue de Fuenlabrada, que se ve ya ganadora tras canasta de Tomy Jofresa a falta de 10 segundos, lástima que Sasha Djordjevic no fuera de la misma opinión. Nadie escenificó mejor que Pedro Barthe aquella frustración, si ni siquiera metiendo dos equipos en Final Four somos capaces de ganarla, a lo mejor tendremos que esperar a que lleguen tres, tres de cuatro, a ver si así tuviéramos al menos alguna posibilidad… En 1993 llegó sólo uno pero esta vez fue el Madrid, nada menos que el Real Madrid de Sabonis convertido en hiperarchimegafavorito para la ocasión (al Madrid la hipermegafavoritez se le supone como el valor en la mili, por definición; pero es que esta vez además lo era), hiperarchimegafavoritismo que se estampó de bruces contra la tela de araña limogeois de (otra vez) Maljkovic. No teníamos remedio, éramos tan perdedores que ni siquiera sabíamos qué hacer cuando ganábamos, nos sentíamos tan inferiores que la mera superioridad nos descolocaba, tuvimos en aquellos años a un ciclista que ganaba Tour tras Tour y al que jamás profesamos otra cosa que no fuera indiferencia (e incluso un puntito de desprecio), aquí preferíamos ser de otro cuyos éxitos nunca estuvieron a la altura de sus despistes, será que a éste sí le veíamos como uno de los nuestros. Cuentan que en aquel tiempo un modesto equipo de fútbol perdió una Liga en el último segundo (penalty fallado mediante), cuentan que en la posterior rueda de prensa su entrenador, visiblemente emocionado, vino a decir que la derrota era el estado natural del ser humano. La victoria, en su caso, sería tan solo un mero accidente. Si lo sabríamos nosotros.

Y en éstas llegó la Final Four de 1994. Otra vez dos de los nuestros, otra vez enfrentados en semis por prescripción FIBA no fueran a juntarse dos equipos del mismo país en la Final con lo feo que queda eso. De un lado el Joventut de Obradovic, precisamente Obradovic que fuera su verdugo en los banquillos apenas dos años atrás, había hecho la Penya con Zeljko lo que el Barça años atrás con Boza, si no puedes vencer a tu enemigo únete a él; del otro el Barça de Aíto, un derby catalán en toda regla que esta vez no sería en Barcelona o Badalona sino en la otra punta del Mediterráneo, esa extraña Europa política (que no física) llamada Tel Aviv. De aquel partido siempre recordaré que Aíto se puso en zona (quizás no muy trabajada, o no lo pareció al menos) y empezaron a lloverle triples; Aíto puso la zona y el error no fue ponerla, el error fue mantenella y no enmendalla. Cuando la enmendó fue ya demasiado tarde. La Penya en otra final, apenas un par de años después de la anterior… pero esta vez no íbamos a engañarnos, esta vez favoritos ni en pintura, esta vez el rival no era el humilde Partizan sino el todopoderoso Olympiakos (aún con K), el Olympiakos de los dracmas a espuertas, de los magnates navieros, del dinero por castigo, el Olympiakos de Paspalj, Tarpley, Fassoulas, Sigalas, Tarlac o ese Milan Tomic nacido en Yugoslavia pero que juega como griego no me pregunten ustedes por qué… (Trecet dixit). La de dios. ¿Favoritos, dice usted? Carpe diem, vivamos el momento, disfrutemos del mero hecho de haber llegado hasta aquí. Y que sea lo que dios quiera.

Jueves 21 de abril de 1994. Aparentemente un jueves como otro cualquiera, esta vez ni siquiera era Jueves Santo como tantas veces antes o tantas otras después gracias ese don incomparable que siempre tuvo la FIBA para complicarnos la vida en vacaciones. Un jueves normal y corriente, perfecto para planificarme una tarde perfecta de sofá y partidazo, ajeno por completo al complot que ya entonces se tramaba a mis espaldas. A mis espaldas mi señora y sus dos amigas del alma decidieron que las tres parejas en cuestión llevábamos ya muchos meses sin vernos, que eso no podía continuar así de ningún modo, que esa tarde de jueves era tan perfecta para quedar como cualquier otra. Y ponte a protestar, claro, ponte a argumentar que es un partido muy importante para que te contesten que es que a ti todos los partidos te parecen importantes (la de veces en mi vida que habré escuchado esa frase), ponte a buscar la complicidad de los otros dos maridos (futboleros y madridistas, especialmente uno de ellos) para que te respondan que hombre, si hubiese sido el Madrid entonces está clarísimo que no íbamos a quedar, ni de coña, o si hubiese sido fútbol, pero vamos, por esta mierda de partido por supuesto que no vamos a cambiar los planes, ya me dirás tú… Tocaba ser el raro una vez más, tocaba ponerlo a grabar con la vana esperanza de verlo luego sin saber el resultado, tocaba llegar al bar y encontrártelo ya puesto en el televisor, hoy nos puede parecer ciencia-ficción (hostelería-ficción, más bien) pero puedo asegurarles que en los bares de entonces sí ponían baloncesto (entre otras cosas porque había días en que no había fútbol…) Así vi yo (si es que a eso se le puede llamar ver) aquel partido, en un televisor que apenas llegaría a veinte pulgadas situado a diez o quince metros de mis ojos, cuyo sonido a todo volumen resultaba enmascarado por el griterío de los parroquianos que atiborraban el local. Y a todo esto fingiendo participar en conversaciones sobre las vidas privadas de mis contertulios que en aquel preciso instante (y aunque me esté mal el decirlo) no me interesaban en absoluto. Definitivamente éramos perdedores, sobre todo yo que a esas horas llevaba ya mi derrota puesta de serie. Acabara como acabara la Final.

Empezó por fin aquello con Trecet (que lo veía tan mal como lo veíamos todos, sólo que más de cerca) intentando sacar ilusión de debajo de las piedras, reivindicando nuestro derecho a soñar, apelando incluso a la épica, a la leyenda de Excalibur nada menos, a cómo Arturo sacó la espada de la roca cuando nadie pensaba que él, que era un simple escudero en aquel momento, podría hacerlo... Yo no podía oírlo pero sí veía que por más que la Penya tiraba la espada no salía, que estábamos más nerviosos que ellos, que los rebotes eran griegos, que a siete minutos para el descanso el marcador ya señalaba un desalentador 24-16 para Olympiakos. Quizás fuera lo mejor, quizás eso les permitió sacudirse por fin el corsé, soltarse los brazos, perder los complejos y empezar a jugar de tú a tú. Al respecto no estará de más recordar que cuando más pintaban bastos hubo un jugador llamado Ferrán Martínez (del cual luego no se acordó casi nadie) que fue quien sacó las castañas del fuego y permitió que la Penya llegara no sólo viva sino incluso empatada (a 39) al descanso, triple mediante de Mike Smith literalmente sobre la bocina. Justo antes de que empezara la segunda mitad vino la consabida conexión con la segunda edición del Telediario, fenómeno inevitable en aquella época, en la que el gran Ramón Trecet aprovechó para seguir intentando ganar adeptos para la causa: ¡¡¡si usted quiere vivir un sueño pásese a la segunda cadena porque un equipo español puede ser campeón de Europa!!! Dicho y hecho, nos habíamos ganado por fin el derecho a soñar, ahora ya sólo faltaba que la realidad quisiera parecerse a nuestros sueños.

Pero tras ese descanso lo que vino fue puro cemento, baloncesto de pico y pala, vuelta al corsé, tal vez lo llevaran ambos pero el de la Penya se notaba mucho más. Siete minutos para el final, Olympiacos arriba 57-52, cinco puntos no son nada pero también lo son todo, tanto más si cada punto te cuesta una eternidad. Y entonces fue como si el partido se detuviera, aún más si cabe. Es decir, el reloj seguía corriendo pero el juego parecía haberse parado a su alrededor. Mérito de una Penya que finalmente entendió que el primer paso para sacar la espada quizá fuera romper la piedra, desarticular el juego ofensivo de Olympiakos (es decir, Paspalj) por delante y por detrás. Mérito badalonés a la par que demérito de ese histriónico Ioannidis que jamás tuvo un plan B, o acaso sí lo tuviera pero sus jugadores no debían sabérselo, o acaso sí lo supieran pero no debieron acordarse. Claro que una vez rota la piedra quedaba pegar el tirón definitivo de la espada y eso ya iba a resultar bastante más difícil, aquello no había quien lo moviera, otros cinco minutos y nada, si a falta de siete estábamos 57-52 a falta de dos estábamos 57-53. La hora de Villacampa, por fin. Se levantó de tres, la clavó y fue como si de repente se abrieran las puertas del cielo, 57-56, nuevo ataque fallido griego, balón verdinegro a falta de minuto y medio, quién nos iba a decir entonces que ese ataque duraría minuto y cuarto. Falla Ferrán, rebote Villacampa, falla de nuevo Ferrán, falla el palmeo Mike Smith pero se rebotea a sí mismo, quedan aún 30 segundos, bola de mano en mano hasta encontrar al hombre abierto que resulta ser Rafa Jofresa que en ese último instante ve aún más abierto a Corny, don Cornelius Thompson que se levanta de tres, que la clava y es la gloria, el éxtasis, el delirio, el 57-59. Quedan 15 segundos…

La jugada de Olympiakos terminará en falta sobre Paspalj a 4,8 segundos para el final (que en realidad eran más, pero se les olvidó parar el reloj a tiempo). No es mala falta, dirá Pesquera (allí a la vera de Trecet para los comentarios técnicos), y dirá bien: uno más uno, Paspalj no era un excelso lanzador, en el peor escenario aún quedaría algún segundo para arreglarlo antes de la (hipotética) prórroga… No fue el caso. Paspalj falló el primero luego ya no hubo segundo, rebote para la Penya que en su afán por evitar que salga fuera se lo acabará dando a Olympiakos, tiro desde medio campo a la desesperada, todavía otro rebote para un Paspalj que tira forzadísimo y la estampa contra el aro, se suponía que iban a ser cinco segundos pero fueron diez o doce porque el del reloj volvió a cagarla, porque se le olvidó apretar el botón a su debido tiempo como venía siendo tradicional en las finales europeas de la época, no quiero ni pensar si hubiera llegado a entrar alguno de aquellos tiros, afortunadamente no sucedió, afortunadamente sonó por fin la bocina y ya todo dio igual, ya la Penya en pleno entró en la pista, ya se desató la locura, por fin…

Ya para entonces el bar entero estaba pendiente del televisor, ya para entonces mis dos amigos y yo estábamos en la barra intentando que nos cobraran (mientras nuestras tres respectivas continuaban de cháchara en la mesa) lo cual al menos me permitió ver ese último minuto mucho más de cerca que casi todo lo demás, algo es algo. Eso sí, siempre recordaré la reacción final de mi colega futbolero irredento, que tras felicitarse de que hubiera ganado el Joventut porque era un equipo que le caía bien (le caía bien no por historia ni por tradición ni por lo que representaba para nuestro deporte sino más bien por todo lo contrario, le caía bien por lo mismo que le caía bien el Espanyol, por ser el enemigo interior del Barça) no se privó de añadir su cuñita respecto al resultado, mira qué marcador, 57-59, ¿ves tú?, por eso mismo ya no me gusta el baloncesto, lo decía y se quedaba tan ancho como si en verdad le hubiera gustado alguna vez. Es así, podrá pasarse la vida entera viendo chorrocientosmil partidos que acaben 0-0 ó 1-0 sin que ello le haga renegar jamás del fútbol, en cambio un solo partido a sesenta puntos ya le daba para renegar de todo el baloncesto para toda la eternidad. Han pasado veinte años, pero ya ven que tampoco hemos evolucionado mucho desde entonces.

Como siempre recordaré la entrega del trofeo a Villacampa, ni operativo ni podio ni palco ni hostias sino que se lo entregaron casi clandestinamente, al otro lado del tumulto que se había formado en el centro de la pista. Como siempre recordaré aquel trofeo en sí mismo, aquello ya no era Copa de Europa sino Liga Europea luego la FIBA debió decidir que ya no tenía por qué dar una copa propiamente dicha sino que podía entregar cualquier cosa, por ejemplo aquel extraño objeto minimalista (tenía la mínima lista de cosas que puede tener un trofeo). Que probablemente sería una valiosa escultura en cristal de Murano con incrustaciones de oro macizo de veinticuatro quilates, no digo yo que no, pero que visto así de lejos más bien parecía uno de esos chismes decorativos de metacrilato que puedes comprar en cualquier tienda de chinos (o de todo a cien, que entonces aún no eran chinos). Como siempre recordaré la traca final de un Trecet que había empezado evocando al rey Arturo y acabó evocando a Peter Pan, si acaso quieres volar piensa en algo encantador, como aquella navidad en la que se regalaron juguetes de cristal; volarás, volarás, volarás… Qué razón tenía. Aquel jueves 21 de abril de 1994 ya no era navidad ni tan siquiera semana santa pero aún así aquella Penya se creyó una vez más con derecho a soñar, pensó en algo encantador, tuvo por fin su juguete de cristal (nunca mejor dicho a la vista del trofeo), voló, voló, voló… y aún por duro que fuera luego el aterrizaje (que lo fue) no importó, a quién habría de importarle cuando has alcanzado el cielo.

Como bien dicen que dijo entre lágrimas aquel sabio entrenador gallego (de nombre Arsenio, como probablemente ya habrán adivinado) la derrota es consustancial al ser humano, en cambio la victoria es sólo un accidente. Toda vida acaba en derrota, y ante eso sólo nos quedarán las pequeñas (o grandes) victorias que hayamos sido capaces de arañar por el camino. La vida de la Penya pendió de un hilo en los siguientes años, se vio más veces fuera que dentro de este mundo, pagó con creces (esto les sonará) haber vivido por encima de sus posibilidades. Pero ¿saben qué les digo? Que les quiten lo bailao. La Penya de alguna manera se refundó, vendió y vendió para sobrevivir, recuperó sus orígenes, volvió a sus esencias y no diré que hoy goce de buena salud (¿y quién goza de buena salud -económicamente hablando- en estos tiempos que corren?) pero sí que puede hoy mirar al presente e incluso al futuro con dignidad. Y al pasado, por supuesto. Pase lo que pase de ahora en adelante siempre les quedarán las ligas y las copas, las recopas, Korac y ULEB pero por encima de todas ellas siempre les quedará aquella Liga Europea, aquella inolvidable noche de Tel Aviv cuando por fin entendimos que el mero hecho de jugar finales de la máxima competición continental no tenía por qué ser sinónimo de perderlas, de hecho el mismo Real Madrid se encargó también de refrendarlo al año siguiente (Obradovic mediante, again) para que ya no nos quedara ninguna duda. Lentamente fuimos descubriendo que no era cierto lo que nos habían contado, que no llevábamos la derrota grabada a fuego en los genes, que no teníamos por que sentirnos inferiores a nadie aunque demasiadas veces lo pareciéramos. Lentamente fuimos dejando de ser perdedores en el deporte, casi al mismo tiempo que empezamos a serlo en otros menesteres (mucho más importantes) de la vida. Pero esa es otra historia…

(publicado originalmente en tirandoafallar.com)

LO QUE QUEDA DE LA COPA   2 comments

Aquellos que tengan la insana costumbre de leerme desde hace años sabrán ya que no acostumbro a comprar ese viejo discurso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Esto es como decía aquel manido proverbio (topicazo al canto), si lloras porque no puedes ver el sol tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas, si te pasas la vida echando de menos el ayer no disfrutarás el hoy, disfruta el hoy para que puedas echarlo de menos mañana. Crecí rodeado de padres, abuelos y tíos que no hablaban jamás de baloncesto pero sí de fútbol y créanme que en aquellos tiempos no había conversación sobre el dichoso deporte-rey que no acabara con el típico esto ya no es lo que era, tú que sabrás si no has visto jugar a Di Stéfano, Puskas, Kubala, aquello sí que era fútbol de verdad, que el niño que era yo acababa incluso lamentándose de no haber nacido diez o quince años antes para no habérselo perdido. Y en lo tocante al baloncesto pues qué les voy a contar que no sepan ya, a aquellos que lloraron en los noventa por no poder ver ya a Magic o Bird sus lágrimas no les permitieron ver al mejor Jordan, aquellos que echaron de menos a Jordan no supieron disfrutar de Kobe o Iverson, aquellos que aún hoy siguen echando de menos a todos los anteriores se están perdiendo a Durant o LeBron. Cada tiempo tiene su momento, la nostalgia bien entendida resulta lícita y hasta saludable siempre y cuando no te ciegue, siempre y cuando no te impida ver lo que sucede a tu alrededor. Cualquier tiempo pasado fue… anterior. Punto.

Y sin embargo yo tampoco puedo evitar a veces esa misma sensación (aunque me la prohíba a mí mismo), yo tampoco puedo evitar sentarme cada año a ver la Copa, nuestra Copa, y pensar que (esta vez sí) cualquier tiempo pasado fue mejor. Hoy nos siguen vendiendo la Copa como si aún siguiera siendo el bazar de las sorpresas, como si aún estuviéramos en aquellos años ochenta y noventa en los que el pez chico no sólo podía comerse al grande sino que incluso a veces se lo comía. En lo que llevamos de siglo las sorpresas (verdaderas sorpresas me refiero, no cuenten a Baskonia o Unicaja cuando aún podían competir de igual a igual con Madrid o Barça) podrían contarse con los dedos de una mano y aún nos sobrarían cuatro dedos, acaso la última fuera la del Joventut ganando en el Buesa en 2008, sorpresa además muy relativa porque aquella maravillosa Penya de Aíto y los erre que erre (Rudy & Ricky) jugaba como los ángeles y no le temblaba el pulso a la hora de codearse con los grandes. Aquello del bazar de las sorpresas ya es sólo una reliquia del pasado, un hermoso recuerdo, aquellos sueños hechos (casi) realidad en Cáceres, Manresa, CAI o Estu. Nostalgia de un pasado que ya nunca más ha de volver, que decía la copla. Año tras año seguirán vendiéndonos (y harán bien) que la magia de esta competición estriba en que a un solo partido cualquier cosa puede pasar, y ello aunque la triste realidad se empeñe en demostrarnos que en estos últimos tiempos no ha habido torneo más previsible en nuestras vidas que la Copa del Rey.

Nos venden las sorpresas y nos venden la emoción, también. Cuatro días de adrenalina rezaba pomposamente el cartelón de este año, pero una vez vista la competición no me quedó claro si el que lo redactó se refería a la emoción del juego o al consumo de sustancias estupefacientes ajenas al mismo. Adrenalina lo que se dice adrenalina sólo la hubo en tres partidos, y ello siendo muy generoso y metiendo también en el ajo al Unicaja-CAI aunque su final fuera más bien una sucesión de tiros libres. El resto (hasta un total de siete) estuvieron ya resueltos en el segundo cuarto, alguno incluso en el primero como aquel insospechado Barça-Valencia por más que luego el entusiasmo valencianista maquillara las sensaciones y/o el marcador. Nada que deba sorprendernos, al fin y al cabo es el signo de los tiempos (lo habré escrito ya quinientas veces pero lo escribiré una más por si alguien me leyera por primera vez), los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, la clase alta cada vez más alta, la media-alta cada vez menos alta y más media, la clase media cada vez más baja y la baja en peligro de extinción por pura inanición. La vida misma, y el baloncesto forma parte de ella nos guste o no. A un lado Madrid y Barça y su desparrame futbolístico-televisivo, al otro todos los demás: los que andan mendigando un patrocinador aunque éste ya no deje ni la cuarta parte de lo que antes se dejaba, los que ya no huelen un céntimo del maná público (ni falta que hace, que éste está para otras cosas), los que ya ni recuerdan aquellas vacas gordas de los derechos de televisión. Puede que todas aquellas sorpresas de otro tiempo fueran consecuencia de vivir muy por encima de sus posibilidades, pero es que hoy ya no nos quedan ni posibilidades siquiera. Ni encima ni debajo.

sabadoClaro que está muy bien vender sorpresas y emociones y la biblia en verso, está muy bien venderlas pero aún estaría mejor si las lucieras en un escaparate desde el que la gente las pudiera comprar. Es bien sabido que en materia televisiva autonómica siempre hubo aficionados de primera y aficionados de segunda, esto es así desde que las públicas se reparten el (amargo) pastel baloncestero pero con un ligero matiz, que es que hubo un tiempo en que la proporción primera/segunda fue más/menos 80/20 y hoy debe ser más/menos 20/80, que parece lo mismo pero es exactamente al revés. Obviamente no tengo datos que permitan corroborarlo pero parece evidente que cada vez somos más los que viajamos en el furgón de cola sobre todo desde que tres Comunidades tan pobladas como Madrid, Andalucía y Valencia se bajaron del barco (bien porque ya no tienen Autonómica o bien porque aún la tienen pero es casi como si no la tuvieran). Todo lo cual no representaría un problema si (como solía suceder antaño) las espaldas de las Autonómicas (por decirlo así) las cubriera Teledeporte, pero no fue el caso.domingo Arseni Cañada anunció pomposamente durante sus partidos de jueves, viernes y sábado que la otra eliminatoria del día podría verse luego en diferido en Teledeporte, quizá fuera así en los cuartos de final pero en lo que respecta a la semifinal autonómica Barça-Valencia ya les digo yo que no, de hecho a estas alturas aún la estamos esperando. A lo largo de la madrugada del sábado al domingo Teledeporte reservó dos ventanas para la Copa, a la 1:55 y a las 6:35, acaso las dos únicas rendijas que pudo abrir en su cobertura full time de los Juegos de Sochi. Parecía lógico que la primera fuera la destinada para ofrecer el Barça-Valencia (anunciado a bombo y platillo por el propio Arseni, recuerden) pero aguanté despierto hasta esa hora y cuál no sería mi sorpresa cuando me encontré con la redifusión del Madrid-CAI. Bueno, pues si no es ahora será a las 6:35, pensé con mi natural ingenuidad. Programé la grabación, me fui a la cama y cuando a la mañana me abalancé sobre el iPlus con la sana intención de ver por fin el partido ¿qué dirán ustedes que me encontré? Efectivamente, la rerrerrerredifusión del Madrid-CAI, no fuera a ser que a esa hora quedase todavía un solo mortal sin verlo. Del Barça-Valencia nunca más se supo, quizás ello explicaría la foto aquella que hizo furor pocas horas después en las redes sociales en la que se apreciaba la relajación de alguno de los miembros del equipo, mucho más pendiente del fútbol televisado que del baloncesto in situ. Quizás no lo narraran porque no se iba a dar o quizás no se diera porque no lo narraron, vaya usted a saber.

Claro está, siempre nos quedará Orange Arena. ¿Qué les cuento yo de mi querida Potato Arena o Castaña Arena o Truño Arena o Quéséyoqué Arena que no les haya contado ya? Ya saben, una maravillosa web que es la pura antítesis de la usabilidad y la intuitividad, que te obliga a conectarte cada vez, a sacarte una entrada virtual y a pasar por no menos de seis pantallas distintas cada vez que entras, total para que cuando por fin llegas al contenido solicitado no puedas verlo porque ahora resulta que tu navagador sólo es compatible con la aplicación en los días pares que sean múltiplo de tres y siempre y cuando la luna esté en cuarto menguante (¿o era creciente?), eso con suerte. Eso para la temporada regular, para la Copa era todo un reto conseguir empeorarlo pero quedó bien claro que a estos señores no hay reto que se les resista. Con los directos la empezaron cagando pero hacia la mitad del Unicaja-CAI consiguieron por fin que dejáramos de quejarnos, pero con los diferidos… Había que buscarlos en las profundidades de la web, había que pinchar en el +info de la entrada virtual, había que volverse loco hasta que aparecían, total para descubrir cuando al fin los encontrabas que aún no estaba puesto el que esperabas ver. Busqué inútilmente el Barça-Valencia en la madrugada del sábado y volví a buscarlo inútilmente en la mañana del domingo, no logré encontrarlo (de hecho las dos semifinales no estuvieron colgadas hasta el mediodía, casi veinte horas después de haberse jugado) pero a cambio sí me di de bruces con el cartelito que anunciaba como próximo directo el Barcelona-Real Madrid. Es decir, de una tacada había matado dos pájaros de un tiro (o más bien los dos pájaros me habían pegado el tiro a mí): no había conseguido ver el partido pero sí había conseguido enterarme del resultado antes de ver el partido. Ni que decir tiene que les estaré infinitamente agradecido.

Llull-Madrid-CampeonCopa

¿Qué más nos quedará de esta Copa, aparte de todo lo anterior? De esta Copa quedarán dos partidazos, quedará una canasta sobre la bocina de esas que se recuerdan toda la vida, quedará una final tremenda, tremenda en su grandeza y en sus imperfecciones, de hecho acaso sean precisamente las imperfecciones (dado que la perfección no existe) las que hacen verdaderamente grande a este juego.

Quedará un campeón que parece que pase un examen cada vez que juega una final; como si el juego rácano y especulativo no necesitara demostrar nada porque ya hubiera probado sobradamente su eficacia y en cambio el juego rápido y vistoso hubiera de demostrar una y otra vez que además también sirve para ganar títulos. Laso lleva ya dos copas y una liga, podrá ganar en unos meses su segunda liga pero como no gane además la Euroliga le lloverán palos por doquier, le volverán a cuestionar el modelo y hasta sus cualidades como entrenador, al tiempo.

Quedará también (y ojo con esto) la peligrosa autocomplacencia del campeón, repitiendo algunos a todo aquel que quiera oírlo que hicieron un partidazo (que nadie lo niega) pero acaso olvidando que el partido no se jugó a su manera sino a la del rival, que a poco más de un minuto ganaban de 7 y a poco más de un segundo perdían de 1, que si no es por la iluminación de Llull ahora hablaríamos de otra cosa muy distinta, que si no es por la ofuscación del Barça en los tiros libres sabe dios de qué estaríamos hablando ahora. Esa autocomplacencia en las victorias (al menos de puertas afuera) puede ser su peor enemigo para lo que queda de temporada; mucho peor enemigo que Barça, CSKA, Olympiacos, Fenerbahçe o cualesquiera otros que queramos imaginar.

Quedará la definitiva consagración de Mirotic (ello en el supuesto de que no estuviera consagrado ya más que de sobra), la mayoría de edad de Abrines (aunque a alguno todavía le cueste hacerse a la idea), la puesta de largo (nunca mejor dicho) de Edy Tavares; en realidad Tavares no hizo más que lo que ya viene haciendo semana tras semana en el CID y demás canchas ACB, pero esto es lo que tiene el escaparate de la Copa (y no digamos ya si la juegas contra el Madrid): para medio mundo fue como si lo hiciera por primera vez… quizás porque ese mismo medio mundo le vio jugar el jueves por primera vez.

Quedarán unos fallos organizativos impropios de una competición de tan alta alcurnia y prosapia (sea eso lo que sea): quedará un reloj de posesión que se paraba o iba por libre cada dos por tres, como si la organización esperara la visita de algún miembro (imputado o no) de la familia del señor que da nombre al trofeo y hubiese vuelto a instalar inhibidores de frecuencia, a la manera de aquella infausta fase final del Eurobasket 2007; quedarán unas redes que si el tiro entraba flojo no dejaban caer la bola, que en casi medio siglo de baloncesto no recuerdo haber visto jamás nada semejante, como quedará también la fantasmagoría de alguno que creyó ver en ello un siniestro complot (el futbolerismo migrado por un día al baloncesto es lo que tiene), que a ver cómo le vas a pedir luego que sepa perder cuando llegado el momento ni siquiera sabe ganar.

aro

Quedará una realización televisiva infame, impropia no ya de ésta sino de cualquier otra competición sobre la faz de la tierra: baste decir que Televisión Española incorporó para la ocasión unas novedosas camaritas instaladas justo encima de las canastas, que habrían sido perfectas para ofrecer repeticiones (que es bien sabido que las repeticiones compulsivas son marca de la casa, tanto más cuanto menos permitan ver el juego) si no fuera porque el realizador ya que las tenía decidió jugar con ellas y utilizarlas una y otra vez para el directo (incluso en algún ataque especialmente decisivo de algún partido especialmente decisivo), y no dejándolas quietas sino abriendo y cerrando el plano compulsivamente en plan zoom cual Lazarov en los setenta, de tal manera que al final de cada jugada acababas viendo aro, sólo aro, la pantalla entera llena de aro, un enorme aro en primer plano que rebosaba incluso los contornos del televisor. Por favor, que le den un válium la próxima vez o aún mejor, que le manden a realizar las carreras de caballos, la gala de los Goya o la de Murcia qué hermosa eres, que seguro que allí sus innovaciones estilísticas podrán ser especialmente valoradas por un público afín.

Y quedará en resumidas cuentas (acabo como empecé, vuelta la burra al trigo) esa misma sensación que ya venimos experimentando año tras año de que esto ya no es lo que era, de que esta ya no es mi Copa que me la han cambiao. O no quién sabe, o acaso la Copa siga siendo la misma y el problema esté en que ya no sepa yo apreciarla, acaso la tuviera demasiado idealizada, acaso sea yo el que ya no soy lo que fui. Va a ser eso.

delirios publicitarios   Leave a comment

Hubo un tiempo en que mirábamos a la ACB y todo eran cajas (de ahorros, me refiero), hubo un tiempo en que mirábamos a la ACB y todo eran inmobiliarias, hubo un tiempo en que mirábamos a la ACB y todo eran compañías de seguros, hubo un tiempo en que mirábamos a la ACB y todo eran camisetas vacías pidiendo a gritos que se apiadara de ellas un patrocinador. Hoy todavía estamos en ese tiempo (y lo que nos queda) pero se aprecian a veces en lontananza leves indicios, no tanto de recuperación como de las ganas que algunos tienen de echarle imaginación. No es que veamos la luz al final del túnel (dónde habré oído yo esto antes) sino que el túnel tiene grietas por las que se cuela alguna rafaguilla de luz de vez en cuando. Por esas rendijas entraron marcas tan prestigiosas como Gescrap o MadCroc, que antes de llegar al baloncesto ni sabíamos que existieran y que una vez se fueron seguimos sin saber que aún sigan existiendo, de hecho a alguna de ellas aún la deben de andar buscando para que pague lo que dejó a deber. Y por esas rendijas han seguido entrando firmas insospechadas, marcas cuya mera enunciación nos habría hecho descojonarnos de risa (de qué iba a ser si no) hace apenas unos años, pero que hoy mejor será que nos las tomemos muy en serio ya que representan el presente (valga la redundancia) y hasta el futuro de esta competición…

La Bruixa d’Or, por ejemplo. Si hace años hubiéramos tenido un equipo llamado La Bruja de Oro Manresa probablemente habríamos pensado que alguna editorial había tomado al asalto la ACB para promocionar así su colección de literatura infantil: Blancanieves Real Madrid, Caperucita Roja Murcia, El Príncipe Azul Estudiantes, El Corsario Negro Bilbao, Peter Pan Joventut, Josean y las Judías Mágicas Baskonia, El Pollito Pío Gran Canaria, La Isla del Tesoro Tenerife, Cenicienta Valladolid, El Patito Feo Fuenlabrada, Los Tres Cerditos… (vale, a éste casi mejor no lo ubico, no vaya a ser que alguien se ofenda). Afortunadamente el equipo manresano no se llama La Bruja de Oro sino La Bruixa d’Or, parece lo mismo pero no es lo mismo, el catalán es un idioma mucho más sutil que el castellano sin ninguna duda, pruebe a decir cojones y resultará de lo más ordinario, pruebe en cambio a decir collons y quedará hasta elegante. La Bruixa d’Or no es ningún cuento sino una administración de loterías, qué digo una, la administración de loterías por antonomasia, ubicada en Sort y que reparte suerte (como su propio nombre indica) año tras año sobre todo en estas señaladas fechas. Interesante cosa que las administraciones de loterías desembarquen en el patrocinio deportivo, por esa misma regla de tres no sé yo a qué esperan Doña Manolita o La Hermana de Doña Manolita (que también existe) para acoger en su seno por ejemplo al Fuenla, el Manresa de la Meseta como si dijéramos. Ahí les dejo la idea, para lo que gusten mandar.

Y qué decir del Tuenti Móvil Estudiantes. Tuentimóvil, qué bonito, dicho así todo junto suena casi a coche de los Autos Locos (Pier Nodoyuna y Patán, Penélope Glamour, los Hermanos Macana, si no sabe de qué le hablo alégrese, es una mera cuestión de edad) o al de Los Picapiedra (que era en realidad el troncomóvil, también sería buen nombre para una empresa de telefonía). Fíjense si será supina mi ignorancia en estas materias que yo aTuenti la tenía por una especie de red social de iniciación a la española, que algunos aún seguirán en ella de por vida (como hay quien sigue de por vida en la preadolescencia) pero que a la mayoría les debió servir de paso previo para dar luego el salto al Féisbuc, al Guasap, al Túiter y demás zarandajas que nos traen a mal traer en estos tiempos. Eso pensaba yo que era Tuenti, pero… ¿Tuenti Móvil? Se lo comenté a mi asesor tecnológico (o sea mi hijo), ¿sabes que ahora Estudiantes se llama Tuenti Móvil Estudiantes?, a lo que me respondió que sí, que por supuesto, que cómo no habría de saberlo, que él ya conocía de sobra la empresa y que de hecho es a la que tiene pensado apuntarse cuando se ponga Internet en el móvil, dado que ofrece las tarifas más baratas del mercado (paja mental que se ha hecho él solo consigo mismo, por ahora con el wifi de casa va que chuta, lo de ponerle tarifa de Internet todavía tendrá que esperar, aún por muy barata que sea). Todo un hallazgo que esperemos que no caiga en saco roto, que ojalá sigan raudos y veloces su ejemplo (el del patrocinio ACB, me refiero) Amena, Yoigo, Simyo, tantas otras (no, no incluyo a Orange, líbreme el cielo, con lo que ya patrocina tenemos más que suficiente, y eso que se me ocurren un par de equipos ideales para tenerle como espónsor por una mera cuestión indumentaria). ¿Imaginan por ejemplo un derby madrileño Tuenti Móvil Estudiantes-Pepephone Fuenlabrada, retransmitido además por Orange Arena? Es más: ¿podrán decir libremente Tuenti Móvil los narradores de Orange Arena cuando retransmitan al Estu, o lo tendrán prohibido para no hacerse a sí mismos la competencia? Es más: ¿será por esto por lo que cada vez le televisan menos partidos al Estu (y menos aún que le van a televisar como siga jugando así)?

Claro que si todo esto les parece raro no se pierdan ya lo de Unicaja, que en este caso nada tiene que ver con dicha entidad financiera sino con ese otro rótulo que sus jugadores llevan sobre las espaldas en los partidos de Euroliga, entre el apellido y el dorsal: AP-46 Pedrizas, tal cual. Sí, es exactamente lo que parece, una autopista de pillaje digo de peaje, la también denominada Autopista del Guadalmedina (la Güiquipedia hace milagros), que al parecer facilita el acceso a Málaga (previo pago, of course) evitando de paso las sinuosas y procelosas curvas del Puerto de Las Pedrizas, como su propio nombre indica. Pues nada, los aficionados al baloncesto les damos la bienvenida y les deseamos una feliz estancia en nuestras camisetas, faltaría más, lo que ya no sé es si sus usuarios compartirán esa misma felicidad cada vez que les toca pasar por caja. No hace mucho leí que el Presidente de la Patronal de Autopistas había tenido la luminosa idea de pedir que se cobre también peaje en las autovías para así atajar la grave crisis que atraviesa el sector (hay que ver, qué hombre tan inteligente), no sé muy bien cómo encaja ese discurso con esta huida hacia adelante de esponsorizar (siquiera mínimamente) a una entidad deportiva. Y además, ¿por qué sólo en Euroliga? ¿Creerán acaso que por emitirse los partidos en una plataforma de pago el target (o como se diga) de espectadores se asemeja más al de sus potenciales usuarios? ¿Creerán acaso que así llegan también al público internacional, que los aficionados turcos, lituanos o eslovenos dirán al verlo, anda mira, si alguna vez en nuestra vida viajamos a Málaga y decidimos acercarnos a conocer Antequera ya sabemos por donde tirar? Lo dicho, bienvenidos sean y ya que están aquí no dejen de comentar a sus compañeros lo bien que se está a ver si así se anima alguno más, de hecho sería un puntazo si así fuera, de hecho nuestros equipos ya no parecerían equipos sino robots de la Guerra de las Galaxias, R-2 Real Madrid, R-3 Estudiantes, AP-1 Baskonia, AP-2 Zaragoza, AP-4 Sevilla, AP-6 Valladolid, AP-7 Barça, AP-41 Fuenlabrada, AP-53 Obradoiro, AP-68 Bilbao… (ya ven que me lo he currado). Eso sí, por favor, no se les olvide pasar por caja antes de salir.

Y luego hay también marcas cuya llegada al baloncesto deberíamos valorar en su justa medida por el efecto arrastre que podrían ejercer en sus congéneres, es decir, lo que vienen siendo las empresas del sector. Pongamos por ejemplo UCAM, la Universidad Católica de Murcia, cuyo aterrizaje en las camisetas de la entidad pimentonera (qué cursilada) bien podría provocar que siguieran sus pasos otros centros del saber, así católicos como agnósticos, así públicos como privados, tanto da entre otras cosas porque al paso que vamos los públicos serán también privados pasado mañana. Quedaría una monísima ensalada de siglas, una especie de NCAA a la española… excepto por el pequeño detalle de que aquí no habría más universitarios que los que venden los bocadillos y los que limpian el pabellón, acaso también los que pasan la mopa. El signo de los tiempos, ya saben. Y qué decir del efecto arrastre que podría provocar el insigne Sr. Roig si se dejara de componendas y subterfugios, de culturas y esfuerzos y demás zarandajas y llamara por fin a su equipo Mercadona Valencia (Hacendado Valencia y Bosque Verde Valencia también valdrían), cómo no imaginar al resto del sector perdiendo el culo (si lo tuvieren) por seguir sus pasos: El Corte Inglés Real Madrid (Dios los cría y ellos se juntan), Ahorramás Estudiantes, Alcosto Fuenlabrada, Carrefour Baskonia, Hipercor Zaragoza, Alcampo Sevilla, Caprabo Barça, Eroski Bilbao, El Árbol Valladolid, Inditex Obradoiro… (no, por ahora no me consta que Inditex trabaje el tema de la alimentación, pero todo es ponerse). Ya en su día tuvimos un Caprabo Lleida, un Valvi Girona, un Covirán Granada y hasta un Tenerife Número 1 por ejemplo, no es un gremio que nos sea nuevo, acaso sólo necesite un leve empujoncito para volver a depositarnos su confianza. En sus manos lo dejo, Sr. Roig.

Este maravilloso mundo del patrocinio deportivo me lleva siempre a hacerme un montón de preguntas, algunas de las cuales amenazo con compartir con ustedes. Por ejemplo: ¿Todo producto es susceptible de esponsorizar a un equipo de baloncesto (o de lo que sea), o hay marcas que nos chirriarían, por una mera cuestión de sentido común? ¿Cómo reaccionaríamos ante nombres como Mimosín Real Madrid, Nenuco Estudiantes, Dodotis Joventut, La Española Barça, Paellador Valencia, El Cobrador del Frac Valladolid, Espárragos Cojonudos Baskonia? ¿Cabría siquiera imaginar en nuestras camisetas (de baloncesto o de lo que fueran) marcas como Supositorios Rovi, Hemoal, Micralax, Prenatal, Indasec (para esas pequeñas pérdidas de orina), Eau de Rochas, Chanel nº 5, tantas otras? [Cuentan que hace ya unos cuantos años una afamada marca de preservativos ofreció una pasta por aparecer en las camisetas del equipo de fútbol más laureado sobre la faz de la Tierra, cuentan también que la directiva de dicho club rechazó de plano tan sustanciosa oferta, será que la cosa del Durex no les acabó de encajar con aquello de que las mocitas madrileñas van alegres y risueñas cuando juega su Madrid] O bien: ¿Qué demonios hace una bebida como San Miguel 0,0 patrocinando al baloncesto, en otro tiempo la ACB, hoy la FEB? (y no, nada tiene que ver que un jugador de ese apellido luzca ese dorsal, dado que no le pagan ni un duro por el detalle) ¿Cómo es posible que un producto apellidado precisamente cero cero no patrocine a la liga de fútbol, siendo como es ese 0-0 el resultado balompédico por antonomasia? [Es más, creo sinceramente que si yo fuera el responsable de publicidad de dicha marca montaría en los campos de fútbol una campaña como esas que montan los burguer en los pabellones NBA… sólo que al revés: en vez de dar dos por uno en hamburguesas si el equipo local pasa de 100, regalaría dos por uno en cervezas (sin) en los bares de alrededor si el partido acaba 0-0. Imaginen ese tiempo de descuento, ese delantero local a punto de marcar el gol de la victoria, esos aficionados debatiéndose entre la alegría de ver ganar al equipo de sus amores o la alegría de que les salga gratis la caña (sin) de después…]

En cualquier caso todos esos patrocinios más o menos atípicos deberían abrirnos los ojos, deberían hacernos entender que hay otros mundos pero están en éste, frase clásica publicitaria que queda muy socorrida en un post dedicado a la publicidad. Si Mahoma no va a la montaña tendrá que ser la montaña la que vaya a Mahoma, si los patrocinadores no vienen al baloncesto tendrá que ser el baloncesto el que vaya a buscarlos donde sea menester. Al cine, por ejemplo. El mundo del cine ha hecho alguna aparición esporádica en las camisetas futbolísticas pero es todavía un territorio inexplorado en las baloncestísticas, y ello cuando hemos visto películas que les habrían venido a nuestros equipos como anillo al dedo, Titanic Barça (en otro tiempo Titanic Real Madrid), Avatar Estudiantes, Men in Black Bilbao (ésta era obvia), Dulce Pájaro de Joventut, Lo Imposible Valladolid, Ninette (y un señor de) Murcia, El Sitio de Zaragoza. O qué decir de esas superproducciones musicales tan en boga en nuestros teatros de la Villa y Corte, imaginen por ejemplo Mamma Mía Real Madrid, Hoy no me Puedo Levantar Baskonia, Los Miserables Valladolid (no se me enfaden, recuerden cómo acaba), Más de Cien Mentiras Estudiantes, Marta Tiene un Marcapasos… no, ésta ya sí que no, sería una crueldad innecesaria endosarle ese nombre a equipo alguno. Todo tiene un límite.

O como dijo aquél, yo he visto cosas que vosotros no creeríais. He visto naves en llamas más allá de Orion, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de nosedónde, he visto a un partido político patrocinando a un club deportivo… Créanselo porque es absolutamente cierto, no de forma encubierta sino con total impunidad, que se me enrede ahora mismo el dedo entre las teclas si les miento, sucedió hacia finales de los setenta o principios de los ochenta del pasado siglo, fue en León y el equipo creo recordar que era de voleibol (aunque de esto último ya no estoy seguro), debió quedarse de repente sin espónsor y el partido mayoritario en aquel entonces decidió patrocinarlo, soltarle una pasta a cambio de que luciera en su denominación y en sus camisetas las siglas de la Unión de Centro Democrático. Y así cuando en los telediarios y en los estudioestadios de aquel entonces se daban los resultados del voleibol (sí, en los telediarios y en los estudioestadios de aquel entonces se daban los resultados del voleibol y hasta los de la Liga Nacional de Tenis de Mesa, ya les dije que había visto cosas) aquel equipo era mencionado como UCD León, tal cual aparecía en pantalla… Ergo con ese precedente no hará falta que les cuente el inmenso abanico de posibilidades que se abre ahora mismo ante nuestros ojos: PP Valencia, PSOE Sevilla, CiU Barça, ERC Manresa, IU Fuenlabrada, PNV Bilbao, Sortu GBC, BNG Obradoiro, Coalición (Gran) Canaria… En peores cosas se han gastado en todos estos años el dinero que no tienen, el que reciben de subvenciones y hasta el que les cae del cielo (ese que algunos malpensados llaman financiación irregular), a ver por qué no se habrían de dejar también en nosotros algunos eurillos (siquiera fuera para blanquearlos). Si al fin y al cabo hemos anunciado aseguradoras de dudoso gusto, especuladores inmobiliarios con o sin burbuja, entidades financieras con o sin preferentistas, diputaciones provinciales con o sin presupuesto, si hasta hemos vendido empresas de explotación laboral (ay perdón, quise decir de trabajo temporal, en qué estaría yo pensando), a ver por qué nos habríamos de asustar ahora de tener que vender partidos políticos, conglomerados fraudulentos, organizaciones mafiosas e incluso casas de lenocinio si ello fuera menester (ejemplos todos ellos independientes entre sí, no vayan a pensar que estoy comparando a unos con otros). Recuerden una vez más que la realidad siempre supera a la ficción. Si ya les parece raro todo lo que hemos visto, no quieran ni imaginar lo que aún nos quedará por ver.

realidades paralelas   2 comments

Realidad A: téngase un modesto club ubicado en la esquina noroeste del mapa, uno de esos que se ven obligados a reinventarse cada temporada, que fichan y fichan y vuelven a fichar suplentes ajenos, desechos de tienta, temporeros varios, criaturillas recién salidas del cascarón que emprenden cada verano el camino de Santiago no tanto para obtener el jubileo como para revalorizarse y/o relanzar su carrera, luego una vez que lo hacen si te he visto no me acuerdo, adiós muy buenas, fue un placer. Los peregrinos de este verano se llamaron Xanthopoulos, Durand Scott, Muscala, Delas, Minnerath, sobre sus frágiles hombros la responsabilidad de borrar el recuerdo que dejaron Kendall, Hummel, Mejri, Buford, de borrar incluso el recuerdo del gran Andrés Rodríguez, luego pídale a todos ellos que funcionen desde el primer día, pídale a Moncho Fernández que de ahí saque un equipo desde el primer día como si no hubiera pasado nada, otro acaso le diría que los milagros casi mejor pídaselos al Santo, él en cambio se pone y lo hace, saldrá mejor o peor pero lo hace, podrá tardar más o menos pero lo hace, vaya si lo hace, a las pruebas me remito.

Realidad B (nunca mejor puesta dicha letra): téngase otro club pero éste ya ubicado en la esquina nordeste del mapa, éste ya no modesto sino grande entre los grandes, tan grande que incluso es más que un club, la mera definición de club hace ya muchos años que se le quedó pequeña. Un club que cuando se reinventa no lo hace por necesidad sino por vicio, es lo que pasa cuando tienes el dinero (del fútbol) por castigo, que se te antoja Spanoulis y Teodosic y McCalebb y la madre que les parió y te vas a por todos ellos como si no hubiera un mañana, puede pasar que todos ellos te digan que no pero ello no habrá de arredrarte en absoluto porque aún podrás fichar a lo más florido y granado del panorama continental, Lampe, Nachbar, Dorsey, Papanikolaou, Pullen, la de dios, claro que siempre habrá algún tocapelotas que te dirá que dónde vas con tanto cuatro cuando se suponía que estabas buscando un base, que dónde vas con Pullen cuando se suponía que estabas buscando un (verdadero) base, es bien sabido que la tocapelotez es una cualidad inherente al ser humano, somos así, algunos nos empeñamos en ver cromos repetidos donde deberíamos ver un plantillón inmarcesible, no tenemos remedio…

Ahora bien, ¿qué sucede cuando ambas realidades paralelas se entrecruzan? [Ya sé que en el colegio nos explicaron que dos líneas paralelas nunca llegan a juntarse pero recuérdese que esto es deporte, nuestras realidades no se rigen por las leyes de la física, aquí todas las líneas (aún por muy paralelas que sean) se cruzan al menos un par de veces por temporada] En condiciones normales a nadie podría extrañarle que la realidad B aplaste a la realidad A, sobre todo si tenemos en cuenta que todo el equipo A cabe (en términos económicos) en un solo jugador del B. Claro que también puede pasar que no haya aplastamiento y el equipo B se limite a ganar sin excesos al A, mera faena de aliño, a cubrir el expediente y a otra cosa mariposa. Por pasar puede pasar incluso que A gane a B, no es fácil que el pez chico se coma al grande pero tampoco es imposible, al fin y al cabo un mal día lo tiene cualquiera. Lo que ya no suele pasar de ningún modo, lo que ya no cabe en cabeza humana es que A no se limite a ganar a B sino que se dé incluso el gustazo de humillar a B. Y sin embargo…

Y sin embargo la historia nos contará que el pasado sábado 23 de noviembre la realidad A, por otro nombre Obradoiro o simplemente Obra (también Río Natura-Monbús, pero me permitirán que prescinda de apellidos publicitarios para la ocasión), se permitió el lujo de humillar a la realidad B, por otro nombre Fútbol Club Barcelona o simplemente Barça. Hasta ahí los hechos, pero si usted no los vio es muy posible que además (y por el mismo precio) me demande una explicación. Pues qué quiere que le diga, ya me gustaría poder dársela. Ya me gustaría poder explicar el hecho de que aquellas criaturillas compostelanas  parecieran un señor equipo mientras que en cambio las rutilantes estrellas blaugranas parecían poco menos que una banda, ya me gustaría saber cómo demonios explicar que (por poner un solo ejemplo) un tipo como Óscar Junyent que ya andaba por allí cuando Naismith colgó las cestas de melocotones le pintara la cara a una leyenda viva del basket europeo como Ante Tomic, también de paso a sus amigos según iban pasando por allí; ya me gustaría poder explicar que a ratos pareciera que el único que tiraba del carro de aquel Barça fuera Abrines, precisamente Abrines, nada más y nada menos que Abrines…

Dirán en Can Barça que tienen coartada, cómo no habrían de tenerla, siempre ha de haber un empedrao para echarle la culpa, siempre tenemos una excusa para cada ocasión. Dirán que volvían de Belgrado, de ganar sobradamente en un feudo otrora inexpugnable como es la Pionir; dirán que estaban extenuados por tan gran esfuerzo y tan largo viaje (no quiero ni pensar si en vez de en jueves hubieran jugado en viernes), que no se puede estar a todas, que acaso el precio que tengas que pagar por ganar en Serbia sea palmar luego en Galicia tres días después. Dirán que tienen muchos nuevos (¿y Obradoiro?), que apenas les ha dado tiempo a conjuntarlos, que algunos llegaron con el tiempo justo y sumamente cansados tras el Eurobasket, que así no hay manera. Dirán que con tanto partido apenas les queda tiempo para entrenamientos (como si eso en esa casa fuese algo nuevo), que apenas tuvieron dos días para preparar lo que Obradoiro se tiró preparando una semana entera. Dirán misa en arameo si es preciso, quién sabe si apelarán incluso al socorrido maltrato arbitral (precedentes hay al respecto), podrán decir lo que quieran pero probablemente se les pasará por alto un pequeño detalle: un grande puede perder pero no puede perder así, de ningún modo, ni aún por muchas excusas que tenga. Un Barça puede caer como cayó en Bilbao, faltaría más, pero de ningún modo puede dar la patética imagen que dio en Santiago.

Un Barça puede tener (y de hecho tiene) una gran plantilla, que además tenga un gran equipo ya es otro cantar. Un Barça puede gastarse el dinero (del fútbol) a espuertas, ya otra cosa es que además sepa cómo y en qué se lo gasta. Te das el lujo, compras jugadores contrastados, la flor y nata del basket europeo, todo eso está muy bien pero a veces entre estar contrastado y estar ya de vuelta sólo hay un paso y algunos ya parecen haber empezado a darlo (mención especial para Nachbar en ese aspecto). Como sólo hay un paso entre tener la cabeza fría y ser un pichafría (mención especial para Nachbar, de nuevo), como sólo hay un paso entre tener la cabeza caliente y que esa misma calentura al final se te vaya de las manos. A algunos ya nos pareció en verano que meter a dos tipos como Lampe y Dorsey en el vestuario del Barça era como meter al zorro a cuidar las gallinas (dicho sea con todos los respetos y sin ningún ánimo peyorativo, líbreme el cielo), en este caso además dos zorros por el precio de uno. Por ahora no me consta que hayan provocado ningún incendio de puertas adentro pero parecen siempre a punto de provocarlo de puertas afuera, jugadores al borde de un ataque de nervios como si dijéramos. O quizá no, o será acaso que les miro con malos ojos, no lo voy a negar: miro a Lampe y veo a un tipo de calidad excelsa que se cree siempre mucho más importante que el equipo en el que está, sea éste cual sea; miro a Dorsey y veo a un jugador físicamente imponente pero que apenas ha evolucionado desde aquel otro que conocí hace seis años en Memphis (Universidad de), más allá de ponerse músculo; aquellos Tigers (entre los que estaba un tal Derrick Rose) perdieron una final universitaria por su manifiesta incapacidad para atinar con los tiros libres, basta ver hoy a Dorsey para comprobar que no aprendió nada de aquella experiencia. Si además de físico tuviera baloncesto las franquicias NBA se estarían pegando por él, si además de físico y baloncesto tuviera también algo de seso (sin equis, no se confundan) no le veríamos por Europa ni de visita. No es el caso, me temo.

¿Qué más? Marcelinho constreñido, Sada en decadencia (según se le van yendo las virtudes se le van apreciando más las carencias), Navarro aún convaleciente, Tomic en lo suyo, júntenlo con Nachbar y tendrán la pareja con más talento y menos sangre del Continente. Oleson y Lorbek lesionados (que estará por ver cuándo y cómo vuelven, sobre todo el segundo), Todorovic y (en su caso) Herzonja infrautilizados, al menos parece que Pascual ya perdió el miedo de poner a Abrines (a la fuerza ahorcan), veremos lo que le dura. Y Pullen, Pullen que no es un base (o no es lo que yo entiendo por un base), Pullen que es más dos que uno y que además va por libre, se lo das a un modesto a razón de treinta minutos por noche y lo mismo le arregla la temporada (o se la acaba de hundir), se lo das a un Barça y te preguntas qué demonios pinta allí. Dirá el barcelonismo que para este viaje no hacían falta alforjas, para utilizar a Pullen de revulsivo tiratriples en situaciones desesperadas mejor habrían hecho en quedarse con Jasikevicius que estará mayor pero es casi de la familia, y que además las mete cuando es menester. Dirá el barcelonismo que a ver qué sentido tuvo pasarse todo el verano buscando un base para acabar trayéndose un sucedáneo, para acabar tirando con lo que ya tenían, un Sada ya de vuelta y un Marcelinho que a estas alturas ya ni sabe lo que es.

Pero no es sólo cuestión de jugadores, no vayan a pensar. Saben que el juego de este Barça se me hace bola, por lo que vengo leyendo por ahí sospecho que no soy el único. No es de hoy ni de ayer, son años así, años en los que las victorias y los títulos enmascararon una especie de engrudo de difícil digestión. Hubo (por ejemplo) un Barça triomfant 2009/2010 que arrasó toda la temporada, que se llevó Copa y Euroliga y que no se llevó finalmente la Liga por la gracia de SanEme, quizás hoy muchos recuerden con nostalgia aquellos resultados pero no estará de más recordar que su filosofía de juego era exactamente la misma, este Marcelinho encorsetado que vemos hoy es exactamente ese mismo Ricky escayolado que veíamos entonces, ese del que no entendíamos que no diera un paso al frente cuando quizá no le dejaban darlo. Aquel Barça ganó títulos pero dejó efectos colaterales, la caída en picado de asistentes al Palau Blaugrana no habrá sido el menor de ellos, resulta muy socorrido echarle todas las culpas a la crisis pero quizá deberían recordar que el espectáculo también lleva espectadores, miren a su odiado rival si les queda alguna duda. Muchos se limitan a hablar de defensa, demasiadas veces se dice que Xavi Pascual es defensivo pero yo no concibo esa razón, Xavi Pascual será defensivo en la misma medida en que otros entrenadores también lo son ya que todo buen juego parte de una buena defensa. La verdadera cuestión no es la defensa sino el no soltar las riendas en ataque, ese tener al equipo permanentemente atado en corto, esa manifiesta incapacidad de cambiar el ritmo, ese baloncesto tan (generalmente) eficaz como gris, espeso, pegajoso. Las penas con pan son menos, el aburrimiento si ganas te lo perdonan pero como un día dejes de ganar estás perdido. Tengo a Xavi Pascual por un gran entrenador, jamás me habrán leído otra cosa, tiren para atrás en este blog y encontrarán múltiples pruebas al respecto. Tengo a Xavi Pascual por un gran entrenador, pruebas más que sobradas ha dado de ello (recuérdense sin ir más lejos las dos últimas finales ACB)… pero que me guste o no ya es otro cantar.

En cualquier caso no creo que el barcelonismo deba hacer un drama de todo esto, no todavía al menos, no al menos en lo que a resultados respecta. Hace ahora más o menos un año las cosas no eran tan diferentes, baste con recordar que el Barça empezó la Liga 2012/2013 perdiendo en casa contra el Valladolid (¡¡¡el Valladolid!!!), que en fechas posteriores tuvo alguna otra derrota no menos dolorosa, que anduvo en apuros hasta para meterse en la Copa… y que una vez llegó a la Copa la ganó con solvencia, que ya puestos hasta se metió en la Final Four euroliguera y que hasta le forzó el quinto al Madrid en la ACB (y apuntito estuvo de llevársela), todo lo cual fue visto por muchos como una bendición del cielo, si lo comparaban con cómo habían empezado la verdad es que no pudieron acabar mejor, recuérdese incluso que hasta hubo algún iluminado de la acera de enfrente que aprovechó la coyuntura para proclamar a los cuatro vientos que lo hicieron aposta, que tiraron a propósito la temporada regular para así reservar fuerzas para los playoffs. No descarten que este año se repita la historia, el deporte tiene sus tiempos, esto es muy largo, ni el Madrid podrá mantener eternamente su actual nivel de excelencia ni al Barça le durará demasiado este nivel de miseria (entre otras cosas porque ya hará lo que sea para mejorarlo, tirando de chequera si es preciso). Madrid y Barça son también realidades paralelas en cierto modo, el tiempo dirá si llegarán a cruzarse o no.

Y eso sí, mantengamos siempre bien presente que los equipos (aún por muy grandes que sean) nunca pierden solos. Para que un grande la cague de ese modo contra un pequeño no basta con que el grande lo haga todo mal, también hace falta que el pequeño lo haga todo bien. Siempre me dio rabia esa prensa deportiva que explica las derrotas del Madrid o el Barça sólo en base a los errores cometidos por el Madrid o el Barça como si la derrota sólo fuera culpa suya, como si enfrente no hubiera también un rival. Siempre me dio rabia esa prensa deportiva y sospecho que hoy no he hecho más que ponerme a su altura, y por eso siento rabia de mí mismo. Sirva al menos este último párrafo de reconocimiento a Corbacho, al jugador antes conocido como Freire (o sea, Rafa Luz), a Dewar y Pumprla (nunca sé cómo escribirlo), a todos los que ya fueron mencionados anteriormente y por supuesto, cómo no, a ese Moncho Fernández que tras su reputada imagen de cascarrabias esconde un extraordinario entrenador en su interior. En apenas una semana volverán a su cruda realidad, a esa pelea por la permanencia (si es que algo queda en la ACB del concepto permanencia) o por volver a rondar las mieles del medio de la tabla, tanto dará porque lo que ya nadie les podrá quitar será el recuerdo de aquel día en que su realidad se fue a cruzar con la del Barça. O para ser más exactos, del día aquel en que su modesta realidad se llevó por delante a la opulenta realidad del Barça. Nada menos.

SuperPOCA   3 comments

Poca promoción: Conozco aficionados al baloncesto, seguidores habituales de la ACB, que se enteraron por pura casualidad (o por Twitter, que viene a ser lo mismo) el mismo viernes por la tarde de que se estaba disputando la Supercopa ACB. Es posible que ni recordaran que existía, o es posible que la asociaran con el fin de semana y pensaran que sería en sábado y domingo, yo que sé. La clandestinidad empieza a ser nuestro estado natural, cada año un poco más si cabe que el anterior. Luego la final fue un Madrid-Barça y se paró el mundo (*) pero antes de las semifinales no se enteró ni dios, entre otras cosas porque tampoco se acordó de anunciárnoslas ni dios.

[(*) No lo vi, y no me gusta escribir de lo que no veo. Pero sí quiero dejar constancia de que el pasado viernes, aproximadamente entre las 22:30 y las 23:00, hubo quejas en Twitter de espectadores de TVE1 que dijeron haber visto una promo en la que se anunciaba para la tarde siguiente la retransmisión del partido Real Madrid-Barcelona, final de la Supercopa ACB. A esas horas del viernes el Barça todavía estaba jugando con el Baskonia, estaba ganando al Baskonia pero todavía no había ganado al Baskonia. Si así fuera me resultaría inconcebible, me parecería una estremecedora falta de ética anunciar ya un partido entre dos equipos cuando aún no ha acabado de clasificarse uno de ellos, simplemente porque al tratarse de un Madrid-Barça perdamos el culo por venderlo. Para promociones así casi prefiero que no haya promoción, francamente. Repito: si así fuera, que yo verlo no lo vi]

Poca claridad: no resulta fácil para el común de los mortales entender por qué la Supercopa la juegan determinados equipos y no otros. Ésta vez no fue una excepción, y no faltaron los que se preguntaron el mismo día de las semifinales (antes ni sabrían que existía) qué demonios pintaban allí Baskonia y Bilbao Basket en lugar de (por ejemplo) CAI y Granca, tercer y cuarto clasificado respectivamente de la pasada Liga. A ver, yo a estas alturas ya me conozco el truco, y no tengo el menor inconveniente en compartirlo con ustedes: la Supercopa la juegan, por definición, el campeón de liga, el campeón de copa, el equipo más destacado en competiciones europeas (signifique lo que signifique eso) y el anfitrión. Es decir, la de este año la jugaron el Madrid (campeón de liga), el Barça (campeón de copa), el Baskonia (anfitrión) y el Bilbao Basket, que llegó a la final de la Eurocup (obviamente el Madrid y el Barça también llegaron a la Final Four de la Euroliga, pero ellos ya estaban clasificados por otras vías). Nada que reprochar pues en base a la reglamentación. Ya otra cosa será que sea lógica o ilógica dicha reglamentación. Y ya otra cosa será que se le dé la debida publicidad a dicha reglamentación, para que la gente sepa a qué atenerse cuando lo ve.

Poca gente: si montas este tinglado en una ciudad relativamente pequeña pero que tiene un equipo realmente grande, cuyos aficionados llevan viendo baloncesto de élite desde tiempo inmemorial, es más que probable que (fuera del partido de su equipo) sólo acudan a presenciarlo cuatro gatos. Y si encima su pabellón es inmenso, es aún más probable que esos cuatro gatos acaben pareciéndonos apenas gato y medio. Yo el pasado viernes lancé en Twitter una idea que obtuvo respuestas encontradas, pero como no escarmiento la lanzaré también aquí: montar la Supercopa en ciudades que no tengan ni hayan tenido nunca baloncesto ACB, que haberlas hay unas cuantas y algunas bien grandes por cierto: Vigo, A Coruña, Oviedo, Santander, Pamplona, Palma de Mallorca, Córdoba, Cádiz, tantas otras. No haría falta un pabellón de 15.000 espectadores, la Supercopa no es la Copa, no arrastra aficiones de otros lugares, con uno de 4.000 ó 5.000 sería más que suficiente. Añádanle una adecuada promoción (con fan zone y demás actividades alternativas) y una adecuada política de precios (que no están los tiempos para excesos) y no me cabe la menor duda de que la ciudad en cuestión se volcaría ante la posibilidad de ver por fin al lado de su casa a los mejores equipos ACB, Madrid y Barça incluidos por supuesto, faltaría más. Miren, señores de la ACB (en el supuesto de que quede alguno), no es por establecer comparaciones odiosas con la dichosa Ruta Ñ de mis pecados pero habremos de reconocer que en esto de vender el producto y abrir nuevos mercados la FEB les da cienmil vueltas. Hagan algo, lo que sea, cualquier cosa excepto volver a transmitir (precisamente en el torneo que da inicio a la temporada, el que debería servir de plataforma de lanzamiento para todo lo demás) esta misma imagen de desolación.

Poca televisión: hubo un tiempo en que una semifinal la daba la estatal y la otra las Autonómicas, hubo un tiempo en que el concepto Autonómicas englobaba a un amplísimo segmento de población, hubo un tiempo en que no había crisis y aún atábamos a los perros con longaniza, también en lo que se refiere a televisión pública. Hoy dices que determinada semifinal la dan las Autonómicas y eso lo más que significa es que tres o cuatro comunidades la verán en directo (en algún caso por canales realmente insospechados), que otras dos la verán en diferido (bien entrada la madrugada, a ser posible) y que el resto (y ese resto incluye a Andalucía, Madrid, las dos Castillas, Asturias, Cantabria, Navarra, La Rioja, Baleares, Murcia, Extremadura, no sé si me dejo alguna) habrán de encomendarse a esa extraña cosa llamada Orange Arena (y rezar lo que sepan, por supuesto). Siempre hubo ciudadanos de primera y otros de segunda en lo que a televisión se refiere; nunca como ahora fue tan pequeña la primera ni tan grande la segunda.

Poca modernidad: me duelen ya los dedos de teclear siempre lo mismo, pero aún así tendrán que aguantármelo otra vez: en NCAA y/o NBA cualquier amago de atisbo de sospecha de presunto mal uso de los codos o de cualesquiera otras partes del cuerpo hace que los árbitros se tiren no menos de diez minutos viendo repeticiones junto a la mesa de anotadores, así hasta tener toda la información que les permita adoptar una resolución justa. Aquí en cambio puede montarse una pseudo-reyerta como la que se montaron Sada y Carroll, puede hasta formarse una trifulca posterior que apenas deje ver nada y aún así los árbitros tendrán que seguir tomando su decisión por ciencia infusa, como si aún no estuviéramos en el siglo XXI, como vinieron haciéndolo toda la vida de dios. Vale que aquí las realizaciones no son las de allí (ni de lejos) pero al menos esta vez no podremos decir que no se lo curraran, nada que reprochar en esta ocasión a TVE, hasta recortaron la señal en el descanso pero ese no fue el problema, el problema es que aquí la instant replay ni está ni se la espera. Allí, a donde no llega la visión del árbitro llegan las repeticiones. Aquí, a donde no llega la visión del árbitro llega la imaginación.

Poca fe (y no me refiero a aquella Fe López a la que seguimos echando de menos, sino a la poca fe que tienen ustedes en sus propios productos): durante muchos años hubo concurso de mates y triples, luego desaparecieron y finalmente reaparecieron el pasado año… en la clandestinidad. Un miércoles por la mañana, en el patio de Endesa y exclusivamente para los trabajadores de la empresa, esa a la que este año no se han atrevido a volver no fuera a ser que esos mismos trabajadores les montaran el pollo por la negociación de su convenio colectivo.Josh-Ruggles-640x359 De los mates nunca más se supo pero al menos los triples salieron del hoyo, este año volvieron al evento supercopero lo cual está muy bien… pero eso sí, con disimulo, a escondidas, no fuera a ser que la gente se enterara. No como un evento que merezca ser visto en sí mismo sino como un mero divertimento para entretener al espectador hasta que empiece la final. No como dos buenos platos de una misma comida (uno más ligero que el otro, eso sí) sino como un mero aperitivo, poca cosa, si acaso unas aceitunillas para abrir boca, de esas que en vez de servirse en el salón se sirven a la entrada, de esas que en vez de servirse en TVE1 con el plato principal se sirven en las catacumbas de Teledeporte. En el pecado llevaron la penitencia: probablemente el mejor concurso de triples que recuerdan los tiempos fue a disputarse sin que casi nadie lo supiera, sin que hubiera casi ni un alma en el pabellón. Estarán contentos.

Poca pasión: más de lo mismo, Arseni Cañada (yo sigo echando de menos a Lalo Alzueta) y Juanma Iturriaga, no es ni de lejos el peor escenario posible pero tampoco el mejor, ni mucho menos. Itu está pidiendo a gritos (aunque no se le oiga) alguien que le complemente, que aporte algo más que chispa, que explique conocimientos técnicos y lo haga además con amenidad, a ser posible. Así que llegados a este punto, señores de la ACB (si es que queda alguien por ahí), me van a permitir que les haga una sugerencia: creo que la solución la podrían tener ahí mismo, a la vuelta de la esquina o para ser más exactos al otro lado del pupitre: Antonio Rodríguez. Sabe de esto más que (casi) nadie y es capaz de contarlo además con una pasión que para sí la quisieran muchos otros que viven de esto, véanse cualquiera de los cientos de partidos que comentó en su día para el Plus si quieren comprobarlo. Me le tienen ahí al lado haciendo labores de documentación y/o intendencia, escribiendo además artículos para su Espacio Liga Endesa (que igualmente podría seguir haciéndolos), lo tienen a güevo, ofrézcanle un micrófono y de inmediato mejorarán (con creces) el producto. Ustedes mismos.

Poca formalidad: si retransmites la final de cualquier competición debes ofrecer además la ceremonia de entrega de trofeos de dicha competición. Tanto me da que sea la final del Mundial de fútbol, la final de la Supercopa Endesa o la final del Trofeo de la Galleta de Aguilar de Campoo, lo mismo me da que me da lo mismo, una final no está completa si no están también los abrazos, las medallas, la (super)copa. Ya me pareció mal que hace dos semanas Sánchez y Daimiel despidieran perdiendo el culo la conexión tras la final del Eurobasket (no fuera a resentirse la portentosa audiencia de Cuatro) y mandaran la entrega de medallas a Energy, pero al menos quienes quisimos verla pudimos irnos también a Energy. Ayer no. Ayer según acabo la final tuvo que entrar el sacrosanto Telediario, no iban a hacerle esperar cinco minutos, faltaría más, hasta ahí podíamos llegar. Claro que también podrían haber hecho lo que sus colegas y mandar la ceremonia a Teledeporte pero eso habría resultado demasiado fácil, allí estaban dando tenis (casualmente) y tampoco era cuestión de molestar, casi mejor comámonos la ceremonia con patatas y tranquilicemos a la audiencia diciéndola que luego ya si eso durante el Telediario a lo mejor ofreceremos las imágenes… Qué quieren que les diga, me parece una falta de respeto: para los aficionados del equipo ganador en particular y para los aficionados al baloncesto en general.

Poca emoción: el buen concurso de triples y la magnífica final me reconciliaron un poco con el baloncesto al acabar el sábado, lo cual me resultó muy reconfortante teniendo en cuenta que 24 horas antes había acabado la del viernes sumido en la depresión profunda. Sé que me repito (y por eso no dedicaré al tema un post entero, sino sólo este párrafo) pero me lo tendrán que leer una vez más: vamos camino de una liga de dos o lo que viene siendo lo mismo, dos ligas, una por los dos primeros puestos y la otra por los puestos del 3 al 18. Vamos camino de reproducir fielmente en el baloncesto el modelo del fútbol, esa que llaman liga escocesa aunque ya el concepto se haya quedado caduco porque a día de hoy ya no hay dos grandes en Escocia sino uno. Vamos camino de reproducir fielmente en el baloncesto el modelo de la vida cotidiana (tampoco íbamos a ser una excepción): la clase alta cada vez más alta, la media-alta cada vez más media, la media cada vez más baja, la baja cada vez más cerca de la desaparición. El Barça y el Madrid siempre fueron favoritos pero hubo un tiempo en que supimos que les podía ganar (casi) cualquiera, no ya un partido puntual sino una serie de playoffs o incluso una liga entera. Hoy en cambio la brecha se nos va haciendo cada vez más y más grande, habrá quien esté encantado con ello (me consta que los hay, y no son pocos) pero a mí me duele en el alma ver cómo se nos va muriendo cada día un poco más (por si no viniera ya bastante muerta de serie) esta gran competición.

la canasta que venció al fútbol   2 comments

(publicado originalmente en tirandoafallar.com el 10 de julio de 2013)

(Aclaración previa: lo que van a leer a continuación rememora un suceso acaecido el 4 de junio de 1983, razón por la cual este texto debió haber visto la luz el 4 de junio de 2013 para conmemorar su trigésimo aniversario. Pero se me fue el santo al cielo. En aquellos días andaba yo más pendiente de otros aniversarios, estaba además convencido de que esto que ahora les contaré había sido a finales de junio y no a primeros, cuando finalmente fui a mirar la fecha me quedé de piedra. En fin, en estos casos solían decir mi madre y mi abuela que todos los santos tienen octava, lo cual no sé muy bien lo que significa pero era su manera de explicar que tampoco pasa nada por conmemorar una efeméride unos cuantos días después. Me pongo a ello, ustedes me lo disculpen…)

Dado que antes de 1983 fue 1982 (parece obvio), quizá no estará de más que empiece dándoles un breve paseo por ese año para ponerles en antecedentes de lo que sucedió al año siguiente. En 1982 se celebró en este país un Mundial de Fútbol que de alguna manera significó un antes y un después: antes fue la expectación, la parálisis total alrededor de dicho acontecimiento, la sensación de que nos disponíamos a asistir a un suceso irrepetible dado que no estábamos acostumbrados a organizar eventos de semejante calibre; después fue el hastío de fútbol, el hartazgo, el mal sabor de boca que nos quedó a todos tras un Mundial que fue un fracaso en lo organizativo y un fracaso aún más estrepitoso en lo deportivo, baste con recordar que nuestra selección ni siquiera fue capaz de ganar a Honduras o Irlanda del Norte. Por primera (y última, y única) vez la población parecía harta de fútbol, algo a lo que también contribuía el eterno caos que se había instalado alrededor de dicho deporte. En aquellos tiempos, por increíble que hoy nos pueda parecer, llegaríamos a vivir una temporada ciega: casi hasta el final no se televisaría ni un solo partido y durante buena parte de ella no se verían ni resúmenes siquiera, debido a la manifiesta incapacidad de las partes (Federación Española, Televisión Española) para ponerse de acuerdo. Y créanme que no hubo constancia de que nadie se suicidara por ello…

Y en éstas estábamos cuando en agosto de aquel mismo año de gracia de 1982 empezaron a llegar magníficas noticias de una lejana ciudad colombiana llamada Cali, donde otros jóvenes que no jugaban al fútbol empezaban a reconciliarnos con el concepto selección. Selección de baloncesto, en este caso. Toda la vida recordaré aquella madrugada de agosto que mi hermano y yo nos pasamos en vela en sabrá dios qué apartamento playero, escuchando (sí, escuchando, no se televisaba) cómo nuestra selección ganaba por primera vez en su historia a Estados Unidos en la voz de Juan Manuel Gozalo para Radio Nacional. Aquella noche (y las que vinieron después) finalmente supimos que otro deporte era posible, que había otros mundos que también estaban en éste, que había vida más allá del deporte rey. Aún tardaríamos bastantes años en caernos de la nube.

Así, con el fútbol todavía dudando de sí mismo y el baloncesto de repente encantado de haberse conocido, se apareció finalmente en nuestras vidas el Eurobasket de 1983. Tradicionalmente el Eurobasket, cualquier Eurobasket, venía siendo territorio prohibido para el baloncesto español. Salvo contadísimas excepciones (Barcelona 73, lo que pudo ser Italia 79) la historia de nuestras participaciones en los Campeonatos de Europa se resumía en que llegábamos, ganábamos algún partido insulso, perdíamos con Polonia, lográbamos alguna que otra victoria brillante, caíamos de paliza ante la URSS y/o Yugoslavia, fallábamos el día clave (o en su defecto nos era desfavorable el basket average) y finalmente acabábamos jugando por los puestos quinto al octavo, eso en el mejor de los casos. Ser séptimos era un buen resultado, ser quintos era ya un éxito apoteósico. Sé que esto chirriará a los más jóvenes, pero bien harán en interiorizarlo para cuando vuelvan las vacas flacas; que volverán, no les quepa la menor duda…

Pero estábamos en 1983, más concretamente en aquel 26 de mayo de 1983 en que un montón de aficionados al baloncesto (así los de toda la vida como los sobrevenidos) y de público en general nos sentamos ante el televisor para ver por fin el debut de nuestra selección ante Italia, en el Eurobasket de Francia… O eso creíamos nosotros. Llegó la hora del partido y aquello que no empezaba o mejor dicho, empezar se suponía que ya tendría que haber empezado pero nosotros no podíamos verlo. Minutos musicales, algún documental sobre la cría del somormujo en cautividad, cualesquiera otros contenidos que soliera utilizar el Ente (suponiendo que en aquel entonces ya fuera un ente) para entretener la espera mientras repetían la socorrida retahíla de costumbre, estamos a la espera de conectar con Limoges para ofrecerles el encuentro España-Italia, por favor, permanezcan atentos a sus pantallas. ¿Qué estaba pasando? No había Internet, no sé siquiera si había Teletexto (y tanto daría, aunque lo hubiera), quedaba irnos a la radio, dar una vuelta por el dial y descubrir por fin dónde estaba el problema: la FIBA y/o el Comité Organizador, como el gendarme aquel de Casablanca, habían descubierto que aquí se juega. La FIBA y/o el Comité Organizador, que tenían prohibida la publicidad en las camisetas (qué tiempos), acababan de descubrir que nuestra selección llevaba publicidad en las camisetas.

Y bien grande por cierto. Una letra B y dos letras E entrelazadas componiendo el inconfundible logo del patrocinador, el Banco Exterior de España, entidad financiera pública que años más tarde se fusionó con Caja Postal para formar Argentaria y aún años más tarde se fusionó con (o fue absorbida por, no sé) el Banco Bilbao-Vizcaya para formar lo que hoy conocemos por BBVA. Aquel banco pagaba una pasta por aparecer en esas camisetas, los organizadores decían que no se nos televisaría ni un solo minuto mientras aquella publicidad no desapareciera de las mismas… ¿Qué hacer? Los altos directivos de la Federación Española de Baloncesto decidieron que no les quedaba más remedio que ofrecer una explicación convincente y plausible, así que fueron a la FIBA y les dijeron que no, mire usted, publicidad ninguna, cómo se les ocurre siquiera pensar eso, hasta ahí podíamos llegar, esas siglas BEE en realidad no significan Banco Exterior de España sino Baloncesto Equipo Español, a ver qué otra cosa habrían de significar… No insultaré a la inteligencia de los altos ejecutivos de la FIBA diciendo que se lo creyeron (aunque eso fue lo que se nos vendió en su día), más bien diré que fue un bueeeeeeno, aceptamos barco como animal acuático (o pulpo como animal de compañía), aceptamos cualquier cosa con tal de desfacer este entuerto, si nos decís que esas siglas BEE significan Baloncesto Equipo Español haremos como que nos lo creemos y si nos decís que son la onomatopeya de un balido para ilustrar la actitud de lobos con piel de cordero que traéis a este Campeonato pues nos lo creeremos también, nos creeremos todo lo que haga falta para salir de este atolladero. Hacia el comienzo de la segunda parte la selección apareció por fin en nuestros televisores, por supuesto con el logo del Banco Exterior bien visible en su camiseta; ya no volvería a desaparecer.

Perdimos finalmente de 1 aquel partido inaugural contra Italia, quién nos iba a decir entonces que ya no volveríamos a perder con ningún otro equipo que no fuera Italia. Porque el siguiente escollo era más difícil todavía, Yugoslavia, jamás habíamos ganado en partido oficial a Yugoslavia, alguna vez habíamos estado cerca (por ejemplo un año antes, en el tercer y cuarto puesto de Cali) pero nunca lo habíamos conseguido y ahora nos veíamos abocados a conseguirlo si queríamos que el sueño de estar en semifinales pudiera hacerse realidad. Misión casi imposible, tanto más cuanto que en la primera mitad llegamos a estar 13 abajo (no es que lo recuerde, a tanto no llego, es más bien que me he documentado convenientemente volviendo a ver dicho encuentro) mientras Slavnic, Kicanovic o Dalipagic nos las ensartaban de todos los colores. En la segunda mitad cambió la tónica, apretamos, defendimos y llegamos prácticamente igualados a un final agónico, angustioso, 1 arriba para nosotros pero toda una posesión entera para ellos, falla Vilfan, cogen el rebote, se la dan a Petrovic (sí, a ese mismo Petrovic que está usted pensando, de nombre Drazen, apenas 18 añitos por aquel entonces, recién rescatado del banquillo para jugarse la bola final), entra con todo pero también falla, rebote otra vez para Radovanovic ya casi sobre la bocina, aún le quedará tiempo para intentar una última bandeja, para que la bola se pasee sobre el aro haciendo una pavorosa corbata, para que finalmente se acabe saliendo… La locura.

Aquel Campeonato se jugaba de una forma rara (para lo que ahora estamos acostumbrados), dos grupos de seis equipos, no había cuartos de final, los dos primeros clasificados de cada grupo pasaban directamente a semifinales. Es decir, nos bastaba con ganar a los otros tres equipos del grupo, Francia, Suecia y Grecia, tarea relativamente sencilla porque eran presuntamente más débiles (eran otros tiempos) pero que en realidad no lo fue tanto, de hecho con el anfitrión se pasaron serios apuros (todo el Torneo llevábamos al borde del infarto) y con Suecia tres cuartos de lo mismo, sólo a Grecia le ganamos con cierta holgura. Yugoslavia e Italia también fueron haciendo sus deberes, así que llegaron a esa última jornada abocados a jugarse el todo por el todo el uno contra el otro, en un partido a vida o muerte… Tan a vida o muerte fue que alguno se lo tomó al pie de la letra, de hecho aquel encuentro pasó a la historia (negra) de nuestro deporte como la Batalla de las Tijeras. Ganó Italia 91-76, Yugoslavia se quedó fuera de la lucha por las medallas por primera vez en muchos años, afortunadamente no hubo que lamentar desgracias personales, muy poco pasó para lo que pudo pasar.

Italia pasó como primera de grupo y España como segunda para cruzarse con los mejores del otro lado, la URSS por supuesto en primer lugar y una sorprendente Holanda (que jamás en su historia se ha vuelto a ver en otra parecida) en segundo lugar. Ni que decir tiene que ante semejante panorama la Unión Soviética quedaba ya como única e indiscutible favorita al trono, ni que decir tiene que precisamente esa misma Unión Soviética (la de dios: Valters, Khomicius, Iovaisha, Eremin, Myshkin, Lopatov, Tarakanov, Belosteny y hasta un fornido mocetón de apenas dieciocho tacos llamado Arvydas que acostumbraba ya a sembrar el pánico a tan temprana edad) habría de ser nuestro rival en semis… Toda mi vida recordaré aquella tarde, toda mi vida recordaré que un montón de amigos habíamos quedado (como si no hubiera otra tarde para quedar), que salí con gran dolor de mi corazón, que fuimos a parar a un pub del barrio de Moratalaz (en una zona de copas que llamaban La Lonja, que puede que hoy ya ni exista siquiera), que llegamos y (no sin disimulo) clavé mis ojos ante el televisor, que un rato después ya no era yo sino todos mis amigos (no especialmente aficionados al baloncesto) los que también tenían la vista puesta en el televisor, que cuando llegó aquel último minuto no quedaba ya un alma en aquel enorme pub de dos pisos que no estuviera mirando cómo se nos apagaba la luz, cómo los soviéticos nos recortaban y se ponían a 1 a falta de 40 segundos, cómo en los 30 segundos siguientes ni dios parecía atreverse a mirar el aro hasta que la bola fue a parar a Epi (más bien fue el propio Epi quien se la quitó de las manos a Andrés Jiménez), cómo nacería en aquel mismo momento (o acaso ya existiera) el concepto episistema, el susodicho que se levanta sobre el mismísimo final de posesión, la bola que entra limpia, tres arriba, quedan menos de 10 segundos pero ya da igual, aún no se ha instaurado el triple, Eremin cruza la pista de lado a lado pero su canasta postrera ya no sirve para nada, final, ¡¡¡FINAL!!! y en aquel pub de Moratalaz y en el país entero ya sólo nos faltaba pellizcarnos, ya nos mirabamos los unos a los otros como para confirmar que era cierto, como si cualquier cosa nos pudiera despertar… Epi con aquella canasta había sellado la victoria y había logrado además otra victoria; pero eso no lo sabíamos todavía.

Aquello era muy grande, era como alcanzar por fin la mayoría de edad de nuestro baloncesto, el justo premio a lo que ya se había apuntado en Cali’82 y el paso previo al colofón que supondría (quién nos iba a decir entonces) Los Ángeles’84. Íbamos a jugar la mismísima Final del Eurobasket, en Nantes, el sábado 4 de junio a las 7 de la tarde… día y hora que no tendrían nada de particular si no fuera porque ese mismo sábado 4 de junio a las 8 de la tarde, en Zaragoza, debía disputarse la Final de la Copa del Rey de fútbol. Y no era una final cualquiera, no era un Betis-Osasuna ni un Celta-Levante (dicho sea con todos los respetos hacia estos cuatro equipos y hacia cualesquiera otros que se nos pudieran ocurrir), no… Real Madrid-Barcelona, Barça-Madrid, el acabose, el partido del siglo de ese año. Si en un mes hay dos acontecimientos que merezcan la pena ambos sucederán inexorablemente en la misma noche, dicen que dijo Murphy, y aquí estaba la prueba irrefutable. A partir de las 20:00 los telespectadores tendríamos que escoger entre la segunda parte del baloncesto y la primera del fútbol, ello suponiendo que pudiéramos escoger ya que no había más Televisión que la Española y no había más canales que La1 y La2, y en aquel entonces TVE tenía la rigurosa política de no dar jamás deporte por ambas cadenas a la vez para no perjudicar así los legítimos intereses de todos aquellos ciudadanos no aficionados al deporte. Vamos, que era más que probable que cortaran el baloncesto en cuanto empezara a sonar el himno en La Romareda, que ya no volvieran a él (en diferido, obviamente) hasta que el Rey hubiera entregado la Copa, eso en el mejor de los casos…

O no. O tal vez pudiera haber una solución. Evidentemente no puedes plantearte cambiar la hora de un evento internacional televisado a chiquicientos países como era la Final del Eurobasket, pero quizá sí puedas cambiar la hora de un evento de ámbito nacional como la Final de Copa. Con retrasarla sólo una hora sería más que suficiente… Ni que decir tiene que la Real Federación Española de Fútbol se negó en redondo, hasta ahí podíamos llegar. La RFEF podía sentir el aliento del baloncesto en el cogote y miraba con recelo todo lo que tuviera que ver con ese extraño deporte que amenazaba con subírsele a las barbas y osaba cuestionar su sempiterna supremacía, como para plantearse siquiera mover su finalísima, sí hombre sí, lo llevan claro, cambiar de hora nuestro principal evento del año por un simple partido de la mariconada esa de las canastas, sólo eso faltaba, pero qué se han creído, habrase visto tamaña atrocidad… Y además en este caso tenían una coartada sólida, mire usted, la Final de la Copa del Rey suele presidirla el Rey dado que el fútbol es el deporte rey como su propio nombre indica, a nosotros podría no importarnos ese cambio de hora, bien lo sabe dios, pero comprenderán que no vamos a modificar la sacrosanta agenda de su Majestad, tendrá ya toda clase de compromisos y obligaciones para esa noche como corresponde a alguien de tan alto rango y tan elevada condición, cómo habríamos nosotros (pobres mortales) de sugerirle siquiera que los cambie

En este punto de la historia entra en juego un personaje capital en aquellos tiempos, un volcánico periodista deportivo que sin duda les resultará familiar (incluso aunque no nacieran a tiempo de conocerlo), un sujeto que casi nunca fue santo de mi devoción pero a quien al menos por esta vez habremos de estarle eternamente agradecidos: José María García, también conocido entonces como Supergarcía o como Butanito según las simpatías (o antipatías) que despertara en cada cual. Uno de los mantras que solía repetir García a cada rato es que el periodista debe ser un simple notario de la actualidad, él lo decía como si se lo creyera pero luego se esforzaba repetidamente en incumplirlo, en demasiadas ocasiones no se limitó a dar testimonio de esa actualidad sino se esforzó en ser parte de ella, una moda que por desgracia prosperó y llegó hasta nuestros días, ya no necesariamente (o no sólo) en el ámbito del deporte. A García le encantaba ser protagonista, en demasiadas ocasiones para mal, en ésta sería para bien.

García asumió aquella causa como suya propia (dado que además y para más inri se llevaba a matar con los dirigentes de la RFEF) y pidió la mediación del Consejo Superior de Deportes (o como se llamara ese organismo entonces) para que interviniera, para que obligara a la Federación a retrasar tan solo una hora el comienzo de su Final. Pero ni por esas. Haría falta picar más arriba… Años atrás, en otra final de Copa, García se había metido en el antepalco durante el descanso, micrófono en ristre, con la insana intención de entrevistar a todo bicho viviente que se le pusiera por delante. Poco a poco fue viniéndose arriba, tan arriba se vino que en un momento dado debió plantearse (o quizá lo tuviera ya pensado de antemano), anda ¿y por qué no al Rey? Entrevistar a Su Majestad era algo impensable por aquel entonces (casi sigue siéndolo ahora), evidentemente los guardaespaldas no le dejaron ni acercarse. Pero entre aquella marabunta de brazos de alguna manera debió apañárselas para colar el micrófono, y así de repente y sin previo aviso emergió por nuestros transistores una voz que nos resultaba tremendamente familiar, ese tono tan campechano, te ezcucho muchaz nochez, Jozé Madía, bastaron esas seis palabras para que García se esponjara, debió crecer como veinte centímetros de alto y otros tantos de ancho aquel día.

Es decir, García contaba con la complicidad de la Casa Real, se sabía escuchado en La Zarzuela y apeló en antena a la sensibilidad de dicha Institución para que no se privara al pueblo español de la posibilidad de presenciar íntegros ambos espectáculos deportivos. Fue suficiente. No sé quién llamó a quién ni cómo se desencadenó el proceso, sí sé que finalmente llegó la conformidad Real y a partir de ahí ya todo fue mucho más fácil: el Consejo Superior de Deportes (o como se llamara) se lo dijo a la Federación y a ésta (ya sin coartada) no le quedó otra que ceder, a ver cómo iba a ir en contra de los expresos deseos de Su Majestad. Eso sí, a regañadientes, tan rabiosos estaban que aún se reservaron el derecho al pataleo, en la casa de todos tendremos que hacer lo que nos manden pero al menos en la nuestra podremos hacer lo que nos dé la gana: retrasaron una hora el comienzo del fútbol para dejar sitio al basket (a la fuerza ahorcan) pero se negaron tajantemente a que éste pudiera verse por los videomarcadores de La Romareda. Es decir, al final los únicos ciudadanos que no tuvieron posibilidad alguna de ver el baloncesto fueron precisamente aquellos que estaban en las gradas esperando que empezara el fútbol. Por si a alguno le hubiera podido apetecer.

Si esto fuera ficción requeriría un final épico a juego con la historia, pero aquello era la cruda realidad y ahí por desgracia las cosas no suelen acabar tan bien. España perdió aquella Final, la perdió como había perdido las anteriores y como perdería las siguientes, éramos como el chiste aquél del póker, – Me encanta jugar finales y perder… – ¿Y ganar?Joder, ganar debe de ser la hostia… Aún nos llevaría veintitrés años comprobarlo en categoría absoluta, sólo dieciséis en categoría júnior. Aquella plata y (sobre todo) aquella otra que vendría catorce meses después en Los Ángeles contribuirían a inflar todavía más una burbuja que aún tardaría unos cuantos años en explotar (para ya no volverse a hinchar jamás). Pero que tampoco llegaría a poner nunca en peligro la supremacía del fútbol, no nos engañemos, a ellos la paranoia baloncestera aún les duraría un tiempo pero la supuesta crisis se les acabaría en apenas unos meses, 12-1 a Malta mediante. Eso sí, lo que ya nadie nos quitaría sería la satisfacción (ni a ellos el disgusto) por aquel hito que no tenía precedentes en la historia y que ya nunca jamás volvería a suceder: por primera (y última, y única) vez, un partido (y qué partido) de fútbol se vio obligado a retrasar su horario por culpa de un partido de baloncesto. No, no ganamos aquella Final, pero puede que lográramos otra victoria mucho más grande. Aunque entonces casi no nos diéramos cuenta.

A %d blogueros les gusta esto: