Archivo para la etiqueta ‘Dean Smith

PARECE QUE FUE HOY   Leave a comment

portadaGuia-600x400Una vez más (no escarmientan), las buenas gentes de BasketAmericano me pidieron que juntara unas cuantas letras para su imprescindible Guía del March Madness 2015. Me propuse hacer una especie de resumen de la temporada regular NCAA (ya un tanto obsoleto por el imparable transcurso de los acontecimientos), pero me temo que esto fue lo que salió. Sólo espero que no me lo tengan en cuenta…

********************************************************

Las temporadas son cada año más cortas, es así aunque duren lo mismo, es así aunque el calendario se empeñe en demostrarnos lo contrario, cómo si no íbamos a estar ya acabando lo que hace apenas un rato estábamos empezando, parece casi que fue ayer (acaso lo fuera) cuando mirábamos aquel VCU-Tennessee con la ilusión de un niño con zapatos nuevos (¿siguen ilusionándose los niños con zapatos nuevos? ¿no se habrá quedado ya un tanto obsoleta esta metáfora?), esos mismos zapatos de invierno que estrenamos sin falta a mediados de noviembre y ya jamás nos quitamos hasta abril. Parece que fue ayer (acaso lo fuera) cuando inauguramos el tipoff marathon, cuando Miami asaltó el feudo de Florida (Ángel Rodríguez mediante) haciéndonos saber de paso el calvario que les esperaba este año a los Gators,domas cuando Gonzaga apalizó a SMU y los americanos (de USA) empezaron a quedarse embobados con un lituano de Torremolinos (o malagueño de Kaunas, según) llamado Domas Sabonis, cuando Kentucky apalizó aún más si cabe a Kansas, el gabinete del Doctor Calipari epatando al mundo con sus platoones, sus cambios a la americana, su rotación tan larga que ni él mismo parecía saber muy bien qué hacer con ella, su plantilla NBA disfrazada de NCAA para darnos tema de conversación, para que elucubráramos en vano si aquellos Wildcats ganarían a estos Sixers (o lo que quede de ellos…)

Y aún no repuestos ya nos fuimos de excursión, viajamos (con la imaginación, qué otra cosa nos queda) a Puerto Rico, a Hawaii o las Bahamas, a ver a Arizona llevándose el Maui, a West Virginia estrenando en el Coliseo Roberto Clemente su fantástica temporada y destapando de paso las vergüenzas de Connecticut,b4a a Butler volviendo a ejercer de (el mejor) Butler a costa de los Tar Heels, a los Sooners apropiándose del Battle 4 Atlantis para que Buddy Hield fuera al fin profeta en su tierra. Y antes de que nos diéramos cuenta ya era diciembre, ya estaba la Big10 ganando contra pronóstico a la ACC, ya teníamos a Duke pegando un puñetazo en la mesa de Wisconsin para que nos fuéramos enterando (en el supuesto de que no nos hubiéramos enterado todavía) de quién era Jahlil Okafor, quién su amigo Tyus Jones o su socio Justice Winslow de los Winslow de toda la vida, ya los Zags (también llamados Bulldogs) se dejaban su preciada imbatibilidad en el McKale Center de Arizona, las buenas gentes de Spokane jamás podrán ya olvidar la temblequera que le entró al pobre Byron Wesley en aquellos tiros libres…

Parece que fue hace ayer (pero fue hace ya casi tres meses) cuando Kentucky se las vio con UCLA, aún por flojos que anduvieran los Bruins sonaba realmente bien ese Kentucky-UCLA, sonaba a partidazo, sonaba a duelo entre históricos, sonaba a choque espectacular, sonaba a leches, veintitantos a cero de inicio, ¡¡¡44-7!!! al descanso, 83-44 al final porque a las criaturas de Calipari ya les dio por relajarse, tampoco era cuestión de abusar. Y cinco días después ya era Christmas Day (de hecho en Syracuse lo fue todo el año, con el 25 a la espalda para que no cupiera ninguna duda), de todos es sabido que vecinos, hermanos y hasta cuñados mal avenidos acostumbran a quedar en esas entrañables fechas para felicitarse las pascuas, por ejemplo Florida se las felicitó a Florida State con la autocanasta más absurda que se recuerda,chris-jones-flops-mattstonephotog-600x800 Wildcats y Cardinals no iban a ser menos y se citaron también para intercambiarse sus regalos como todos los años, 58 regalos de Kentucky por sólo 50 de Louisville, no pudo elegir peor día Chris Jones para poner en pause su carrera baloncestística e inaugurar su carrera artística con notable éxito de crítica y público, lástima que a su director de escena Pitino le pareciera un tanto sobreactuada su interpretación y le reprendiera por ello, de ahí a la ruptura ya sólo hubo un paso, Louisville se empezó a quedar sin Jones como Washington se iba a quedar sin Upshaw, como Duke (¡¡¡Duke!!!) se habría de quedar sin Sulaimon…

Claro que antes de quedarse sin Sulaimon aún tuvieron ocasión de engolosinarse con las deseadas mil victorias de su coach (K), justo entonces fue cuando empezaron a perder por esas cosas raras de la vida, primero ante la manada de lobos de North Carolina State, luego en su propio feudo (¡¡¡en su propio feudo!!!) ante Miami (¡¡¡Miami!!!), más tarde en Notre Dame,coachk_960x5401 finalmente se serenaron y coronaron a su amado técnico en el Madison (dónde mejor), Krzyzewski fue por fin milenario además de legendario (que eso ya hacía tiempo que lo era), para celebrarlo se fueron a Virginia y ya que estaban allí aprovecharon para acabar con la imbatibilidad de los Cavaliers, los de Bennett perdieron aquel partido como perdieron poco después a Justin Anderson y hasta un rato a (su infravalorado base) Perrantes, pareció el principio del fin pero fue sólo el fin del principio, lo que a otros les descompone a ellos apenas les despeina, la solidez es lo que tiene. Y es que a todo esto estábamos ya (¿ya?) en enero, ya hacía tiempo que se habían acabado los bolos preparatorios, los escenarios paradisiacos y las pendencias vecinales para quedarnos con cada calendario de conferencia puro y duro, ya Kentucky sudaba (pero seguía ganando), ya Kansas se apropiaba de la BigXII casi en la misma medida en que Texas se descomponía, ya Louisville daba una de cal y dos de arena (y su afamado Monster Harrell tres cuartos de lo mismo), ya Utah, Maryland, Baylor y hasta Oregon emergían de ninguna parte, ya el gran Kaminski volvía a ser el puto amo en la Big10 (y por extensión en la Liga entera), ya nos volvíamos locos sábado tras sábado (y sólo era el principio), ya no dábamos abasto, ya era interminable nuestra lista de partidos pendientes de ver (sólo una manera de engañarnos a nosotros mismos, ya que más bien es la lista de partidos que nunca llegaremos a ver…)

Dean_Smith_Jerry_TarkanianParece que fue hace un rato (que ojalá no hubiera sido) cuando febrero nos arrancó de cuajo a Dean Smith, cuando no tuvo suficiente y se llevó también a Tark The Shark Tarkanian para confirmar aquel viejo aforismo de que las desgracias nunca vienen solas. Parece que fue ahora (pero fue apenas unos días más tarde) cuando Duke y North Carolina se citaron como cada año en plena Rivalry Week para homenajear conjuntamente al propio Dean y de paso al baloncesto entero, 92-90 sin aditivos ni conservantes ni colorantes, una gozada impagable, ni en el mejor de los sueños se nos hubiera ocurrido siquiera imaginar un homenaje mejor.vacated Parece que fue hace otro rato (que ojalá tampoco hubiera sido) cuando los sabios rectores de la NCAA arrebataron a Syracuse un buen trozo de pasado y otro aún mayor de futuro, cuando las 966 victorias de Boeheim se convirtieron como por arte de magia en 858, que sea justo y necesario (que lo será, quién soy yo para dudarlo) no lo hace menos doloroso…

Parece que fue hoy (ni ayer siquiera) cuando acabamos la temporada regular de cada conferencia (pero si hace apenas un segundo que la estábamos empezando), cuando nos metimos ya de cabeza en la Champ Week, esa locura de marzo que es tan locura de marzo como la verdadera locura de marzo aunque aún no se llame oficialmente locura de marzo (no sé si me explico). Cuando Wisconsin se confirmó en la Big Ten, Arizona en la Pac12, Villanova en la Big East, SMU en la American, VCU en la Atlantic10, Gonzaga en la West Coast o Kentucky (como no podía ser de otra manera) en la SEC,comeback cuando el comeback-team Iowa State pasó por encima de Kansas (y de Oklahoma, y de Texas, y de quien se le pusiera por delante) en la BigXII, cuando la aparatosa ACC no la ganó Duke ni Virginia ni North Carolina ni Louisville siquiera sino la maravillosa Notre Dame. Cuando Northern Iowa asaltó por fin la MVC a mayor gloria de Seth Tuttle, cuando Harvard ganó el desempate a Yale en la Ivy League más extraña que se recuerda, cuando hasta el gran Wyoming (equipo de) se coronó en la Mountain West para que así el mundo entero pueda conocer por fin a Larry Nance Jr. Cuando el Comité de Selección nos desconcertó como todos los años, cuando como cada año supimos que, aún siendo grandes los prodigios que llevábamos ya contemplados, éstos no son nada al lado de los prodigios que aún nos quedarán por contemplar. Créanme, las temporadas son más cortas cada año que pasa, del mismo modo que las no-temporadas son cada vez más largas. Pero esa es otra historia…

SUEÑOS DE MARZO I – KENTUCKY   Leave a comment

Un poquito de abuelo Cebolleta, para empezar: hace más de cuarenta años aterrizó por estos pagos la Universidad de North Carolina (no toda, en realidad sólo su equipo de baloncesto) para disputar el tradicional Torneo de Navidad del Real Madrid. Hace más de cuarenta años aún no había Internet, no había más canales que cuarto y mitad de TVE, no había imágenes vía satélite (o quizá sí las hubiera, pero aquí aún no nos habíamos enterado), no haVR-G.-Karlbía ni color en las teles (ni en las vidas), por no haber no había ni noticias siquiera de ese otro baloncesto (así el amateur como el profesional) que se jugaba allende los mares. No éramos nada, no sabíamos nada, no ya yo que evidentemente era un crío sino que mis mayores tampoco. Entenderán que en tales circunstancias cualquier cosa que hicieran aquellos Tar Heels vestidos de gris clarito (sólo con el paso de los años descubriríamos que en realidad era azul celeste) se nos habría de quedar grabada en nuestras retinas y en nuestras memorias para siempre. Tal cual. Y así sucedió que en un momento determinado su mítico (y recientemente desaparecido, y nunca suficientemente añorado) técnico Dean Smith decidió cambiar a los cinco jugadores a la vez, lo nunca visto, acostumbrados como estábamos a que aquí a los titulares sólo se les quitara si lo exigían las faltas (y a veces ni eso) aquello nos rompió por completo los esquemas. Dado que la novedad venía de USA no hubo dudas, aquel cambio masivo quedó rebautizado ya para siempre como cambio a la americana. Y tanto dio que fueran pasando los años, que aquel baloncesto se hiciera primero presente y luego imprescindible en nuestras vidas, que viéramos cientos y hasta miles de partidos USA en los que aquello no sucedía, todo dio igual porque el concepto cambio a la americana se quedó ya establecido para siempre jamás, para que recurriéramos a él como papagayos cada vez que veíamos a un entrenador hacer no ya cinco, sino cuatro y hasta tres cambios a la vez, así fuera ello en la competición que fuera…

Pero dejemos en paz a los Tar Heels, ya tocará hablar de ellos otro día (espero). Viene toda esta (prescindible) introducción a cuento de que este año, por fin, le hemos encontrado sentido a aquella legendaria expresión, cambio a la americana. Y no ha sucedido en Chapel Hill (North Carolina) sino en Lexington (Kentucky), en los dominios de los Wildcats, de la Big Blue Nation, del gabinete del doctor Calipari. Intentaré explicarme (al menos para aquellos que no tienen por costumbre seguir la NCAA, que el resto ya conocen la historia):

KentuckySaben mejor que nadie (entre otras cosas porque se lo he contado demasiadas veces) que Kentucky es el reino del one and done: reclutan cada año a los mejores jugadores de instituto, llegan las criaturas, se matriculan, hacen como que van a estudiar una carrera, juegan cinco meses, se apuntan al draft y si te he visto no me acuerdo, en otros campus de postín puede resultar (cada vez menos) traumático pero en Lexington es el pan de cada día. Ahora bien, también puede pasar que algún año la excepción confirme la regla, que alguna de esas criaturas sufra un ataque de lucidez y no se apunte al draft, que se quede para el segundo curso y hasta para el tercero, que todos ellos a su vez se junten con la nueva y flamante camada procedente del insti y que el resultado de todo ello sea un overbooking de padre y muy señor mío. Este año, por ejemplo. Este año lo que tiene a sus órdenes Calipari no tiene nombre, nueve allamericans nueve, tiernos y bisoños como corresponde a su edad pero con un despliegue físico y un potencial técnico que para sí lo quisieran muchos entrenadores profesionales. ¿Cómo optimizar esos recursos, cómo hacer que jueguen todos, cómo mantener tensión e intensidad durante cuarenta infernales minutos?

Cambio a la americana (que obviamente Calipari no sabrá que aquí lo llamamos así, ni puñetera falta que le hace saberlo). Empiezan cinco (hasta ahí todo normal) y a los cuatro minutos entran los otros cinco, y cuatro minutos después vuelven a entrar los cinco primeros y así sucesivamente mientras las faltas lo permitan, mientras las circunstancias del juego no aconsejen otra cosa. Es decir, dos pelotones, el de los titulares y el de los segundos titulares (cuesta llamarlos suplentes dado que al fin y al cabo juegan casi lo mismo), el Blue Platoon y el White Platoon (no llevan camisetas diferentes, sólo es una forma de hablar).bluep El Blue (es decir, los que empiezan) lo integraron de partida los gemelos de segundo año Andrew y Aaron Harrison, el alero de tercer año Alex Poythress, el freshman maravilla dominicano (dominicano de New Jersey, pero dominicano al fin y al cabo) Karl-Anthony Towns y el sempiterno pívot junior Willie Cauley-Stein; mientras que el White (es decir, la segunda unidad) lo formaron los interiores Marcus Lee y Dakari Johnson junto al resto de novatos prodigiosos, a saber, el base Tyler Ulis, el escolta enchufador Devin Booker y el alero Trey Lyles. Dos grupos tan marcados que cuando Poythress se lesionó para toda la temporada Calipari no optó por ascender a nadie del segundo pelotón al primero, prefirió no tocar la segunda unidad y promocionar directamente a la primera unidad a quien estaba predestinado a ser undécimo jugador del equipo, el alero de segundo año Dominique Hawkins. Y a mí que (desde mi proverbial ignorancia) todo esto me parecía demasiada rigidez, dos quintetos cerrados que no son vasos comunicantes sino compartimentos estancos, cambios de cinco en cinco así llueva o truene, cuatro minutos (a veces ni eso) de máxima intensidad y en cuanto empiezas a coger el ritmo ya te toca otra vez sentarte… Baloncesto moderno, sin duda. Pero a mi edad cuesta ya tanta modernidad.

Afortunadamente el transcurso de los meses ha venido a poner las cosas en su sitio. Según avanzan los minutos la rigidez suele dejar paso al sentido común, a lo que dicten las circunstancias de cada momento concreto. Y bien está que sea así, porque obviamente no se trata de piezas de ajedrez sino de jugadores que cada uno es de su padre y de su madre. Por ejemplo: los gemelos Harrison gozan de abundante reputación ya desde el pasado año, pero a mí me gustan más los exteriores que emergen del segundo pelotón,platoon2 los freshmen Ulis y Booker. Aaron Harrison será buen tirador (los Wildcats jamás habrían llegado a la final del pasado año sin él y sus bocinazos, de hecho) pero a mí me enamora más la prodigiosa muñeca de Devin Booker; Andrew Harrison será buen base, no digo yo que no (muy físico, rompedor, agresivo en penetración, muy del gusto de Calipari) pero a mí el que me entusiasma es Tyler Ulis, mucho más director, mucho mejor pasador, fenomenal defensor y que no se priva de anotar tampoco. En cambio en el juego interior me sucede exactamente lo contrario, ahí sí me gustan más los presuntos titulares: Cauley-Stein es un prodigio físico que podría ser mucho mejor si se hubiera preocupado de mejorar siquiera un poquito en el aspecto técnico (o a lo mejor sí lo ha intentado y es que no da más de sí); aún estancado en su progresión es una fuerza de la naturaleza. Y el dominicano Towns es sencillamente una joya, un diamante aún sin pulir, la niña de mis ojos y de los de Calipari. Empezó la temporada muy perdido pero a base de trabajar (y de procesar las broncas del coach) ha ido consiguiendo armonizar sus cualidades (que son muchísimas) y su proceso de toma de decisiones.kat Calipari no se corta en regañarle porque sabe lo que tiene entre manos, porque lo acogió en su seno desde que tenía catorce años (de algo le sirvió ser seleccionador dominicano), porque siempre regañas más a quien más quieres, a quien sabes que te puede dar más de sí. Karl-Anthony Towns es ya una maravilla y va a ser maravilla y media, pero le vendría de cine otro añito en Lexington para completar su formación… Ahora bien, pierdan cuidado, eso no va a suceder.

Algún dato para entender la magnitud de estos Wildcats. De entrada el dato principal, a día de hoy van 24-0, no es ya que sean el único equipo invicto de la nación sino que ya casi no se atisba posibilidad alguna de que puedan perder antes de marzo, de hecho Tennessee (17 de febrero) es la única salida relativamente difícil que les queda. Alguna de esas victorias conllevaron serios apuros, otras en cambio fueron auténticas barridas antes equipos que deberían haberles presentado dificultades, baste recordar que a Kansas le metieron de 30 nada más empezar la temporada (probablemente hoy la historia sería ya muy distinta), baste recordar que a UCLA al descanso la ganaban 44-7, déjenme que lo repita, 44-7, a UCLA que no estará en su mejor año pero que no es precisamente un cualquiera. ¿Más datos? No es ya que sean el equipo más alto de entre los trescientos y pico que integran el baloncesto universitario (sólo Florida State con sus tres sietepiés se les aproxima ligeramente), es que su estatura media supera también a 29 de las 30 franquicias NBA (según la ESPN, comprenderán que yo no me he parado a comprobarlo), sólo los Blazers de Portland promedian más centímetros en su roster que estos Wildcats. Así las cosas resultaría casi grotesco decir que están en el pelotón de favoritos o que son los principales favoritos, no, lo correcto es decir simplemente que son LOS FAVORITOS, punto. No hay más. ¿Significa ello que van a ganar el título a comienzos de abril, sí o sí? Pues no, en absoluto. Se lo tendrán que currar como el que más (que ya saben que en marzo si no te lo curras te vas para casa), tanto más si tenemos en cuenta que desde que empezó la SEC han bajado su nivel de arrollamiento, de hecho pasaron serios apuros para derrotar a Ole Miss, Texas A&M, Florida o LSU por ejemplo. Hay buenísimos equipos en esta NCAA de nuestros pecados (y de ellos intentaré hablarles en los próximos días, siempre y cuando mis exiguas fuerzas me lo permitan), pero quédense con la idea de que nadie, absolutamente nadie, puede poner sobre la mesa tantos argumentos como estos Wildcats de Kentucky. Y luego ya pasará lo que tenga que pasar.

A %d blogueros les gusta esto: