Archivo para la etiqueta ‘Granca

MI GRAN COPA   Leave a comment

adrenalina1. La Copa volvió a ser La Copa, justo cuando ya casi nadie esperaba que lo fuera. Cuando la Copa de las sorpresas era ya sólo un lejano recuerdo, cuando muchos habíamos repetido hasta la saciedad que cualquier tiempo pasado fue mejor, cuando ese eslogan de los cuatro días de adrenalina parecía haberse quedado más obsoleto que el teletexto emergió por fin esta Copa 2016 para devolvernos nuestra fe en el baloncesto, en la ACB, en el deporte e incluso en el ser humano como ente capaz de (aún en momentos de máxima exigencia) generar emociones maravillosas. Esta edición quedará ya como una de las mejores de la historia, probablemente como la mejor en lo que llevamos de siglo. No es poca cosa viniendo de donde veníamos.

2. Estaba todo el madridismo desatado celebrando el título, estaban todas las emociones desbordadas en la casa blanca (mención especial para Pablo Laso, también en ese aspecto) y mientras tanto allí arriba en el palco su presidente permanecía circunspecto, hierático, hermético, como si todo aquello no fuese con él. Quizás porque en el fondo no fuese con él, quizás por una mera cuestión protocolaria, quizás porque en su ánimo pesara mucho más el empate de Málaga que el título de A Coruña o quizás porque el no exteriorizar las emociones sea una condición inherente a su estatus de Ser Superior, es tal su grado de plenitud interior que dejarlo traslucir hacia fuera sería poco menos que una vulgaridad. O quizás sea algo mucho más simple que todo eso, quizás sea sólo que cada título del Madrid de baloncesto no sólo no le produce ninguna satisfacción sino que le genera una intensa irritación. Recapitulemos: allá por el verano de 2014 Don Florentino estuvo a punto de hacerle a Laso un ancelotti (un año antes de hacérselo al propio Ancelotti), no lo hizo y desde entonces su eternamente cuestionado (por algunos) técnico no ha hecho otra cosa que pagárselo con títulos, títulos a tutiplén, títulos a todas horas, títulos de todos los colores, títulos uno detrás de otro.RMcampeones Cada uno de esos títulos es como una daga en el corazón del florentinismo, una especie de recordatorio de que existe otra manera de hacer las cosas, esa que consiste en perseverar en un proyecto y no en cambiar necesariamente de proyecto cada dos por tres. Si caminas en la misma dirección tarde o temprano acabarás llegando a algún destino, si cambias de trayecto a cada rato nunca llegarás a ningún sitio, es así de sencillo. De alguna manera cada título de la sección de baloncesto parece existir sólo para recordarle al Presidente todos los títulos que está dejando de ganar en fútbol. Ahí le duele.

3. Hacia finales de agosto de 2008, tras la final olímpica de Pekín, escribí (una de tantas tonterías que suelo escribir de vez en cuando) que aquella selección española en realidad no había ganado la plata sino el oro, si bien se lo habían dado bañado en plata sólo para disimular, sólo para que el campeón oficial no se ofendiera. Me acordé de esas palabras tras la final de este domingo, quizás porque (salvando las distancias, obviamente) lo dicho sobre aquella selección vale también para este Granca. Desconfíe de las apariencias, en realidad el Club Baloncesto Gran Canaria ganó también esta Copa, la ganó tanto como el que más, le nombraron subcampeón y le dieron un trofeo en miniatura por aquello del que dirán pero ese sub acabará desapareciendo, ese trofeo se acabará engrandeciendo con el mero paso del tiempo. Por supuesto que el Madrid es justo y merecido campeón, sólo faltaría. Pero más allá de eso esta Copa quedará ya para siempre como la Copa del Granca, así será al menos hasta que lo mejore en una próxima edición. Que todo se andará.

4. Gran Granca desde el principio hasta el final, hasta la Final (sí, esa misma para la que muchos le trataron como si no fuera a presentarse, como si el resultado estuviera ya escrito de antemano, como si su único destino fuera ser una mera comparsa a merced del Madrid; afortunadamente para ellos su entrenador y sus jugadores no fueron de la misma opinión).herbalife-gran-canaria-real-madrid-102_g Gran Granca incluso hasta el final de la Final, cuando todo parecía sentenciado y hasta el más elemental sentido común aconsejaba rendirse. ¿Rendirse, dije? Si no se rindieron cuando estaban 12 abajo ante Valencia, si aún menos se rindieron cuando estaban 19 abajo ante Bilbao a ver por qué habrían de rendirse aunque estén otra vez 12 abajo ante el Madrid a poco más de un minuto para el final. Aplíqueseles aquello que cantaba Serrat de los piratas, larga vida y gloria eterna, para hincarles de rodillas hay que cortarles las piernas. Gloria eterna.

5. Vivo en un país que sacraliza lo joven y demoniza lo (aparentemente) viejo, de tal manera que en cuanto un profesional cumple los treinta y falla un par de veces ya se le coloca una de las más crueles etiquetas que puedan adjudicarse a deportista alguno, la de acabado, que acostumbra además a arrojarse a la espalda de cualquiera con inusitada crueldad. Estás acabao, no sé ya cuántas veces tuvo que escucharlo en tiempos de Messina (y aún en los primeros de Laso) un Felipe Reyes que cada día que pasa parece más joven. Estás acabao, no imagino cuántas veces habrán tenido que escucharlo dos tipos que han escrito algunas de las páginas más bellas de esta Copa, Don Albert Oliver y Don Alex Mumbrú.oliver Ambos pusieron mucho más de lo que estaba en su mano para ganar, ambos se negaron radicalmente a perder, ambos lloraron su respectiva derrota como si no fueran veteranos curtidos ya en mil batallas sino imberbes quinceañeros no preparados aún para los duros avatares de la vida. Oliver y Mumbrú, Mumbrú y Oliver, bien merecen que nos pongamos metafóricamente (que no físicamente, ya que entonces no podría teclear) EN PIE. Bendito acabamiento.

6. Y a veces ni siquiera hace falta esperar tanto para que te entierren, a veces te colocan la etiqueta de acabado antes incluso de cumplir los treinta. En el verano de 2014 Gustavo Ayón contaba sólo 29 primaveras pero ya entonces tuvo que escuchar toda clase de lindezas sobre el presunto declive (cuando no final) de su carrera, tanto más cuando el Barça regaló sus derechos al Madrid y seguidamente se descojonó de la risa como diciendo vaya paquete que nos hemos quitado de encima, vaya gol que le acabamos de meter al eterno rival. Y los primeros meses de aquella temporada 2014/2015 parecieron abundar en aquella misma teoría sin reparar en que Ayón estaba aún convaleciente en el plano físico, acaso también en el psíquico tras algún grave problema personal. Fue justo hace un año (Copa 2015) cuando Ayón emergió por fin como el gran pívot que siempre fue, el que conocimos en Fuenlabrada y no acabaron de conocer en NBA, sólo que ahora además corregido y aumentado por la experiencia, por la sabiduría que te da la vida tanto más cuanto más adversa sea.ayonmvp Y desde entonces ya no ha parado, habiendo sido parte no ya importante sino imprescindible en todos los múltiples y variopintos títulos ganados por el Madrid durante este último año. Este Ayón 2016 es tan indispensable en este Madrid como puedan ser los Sergios, como pueda ser Felipe. Y lo mejor es que es sólo el principio. Pocas veces un MVP fue más justo.

7. Y si te entierran a los treinta, qué decir ya a los setenta. Setenta inviernos cumplirá ya este año Don Alejandro García-Reneses, sí, setenta, por más que su aspecto eternamente joven y su cabello eternamente desencanecido parezcan indicar lo contrario. 53 años han pasado ya desde que debutó en Estudiantes, 51 desde que protagonizó aquel insospechado cameo en La Familia y Uno Más, 43 desde que empezó su carrera como entrenador, 31 desde que empezó a entrenar al Barça, ocho desde que ganó su última Copa con aquella maravillosa Penya de la erre que erre (Ricky & Rudy). En cualquier otro lugar sería un mito, una leyenda quizás comparable a lo que en USA representan Krzyzewski o Popovich por ejemplo. Aquí en cambio le vemos como uno más, casi un cualquiera, somos así, nos encanta ensalzar a los muertos pero nos cuesta horrores encumbrar a los vivos, tanto más cuanto más vivos. De hecho no es ya que no los ensalcemos sino que procuramos despiezarlos en cuanto se nos presenta la ocasión.aitoGC No seré yo quien caiga en eso, no esta vez al menos. Lo repetiré una vez más, no es ya que Aíto sea parte esencial de nuestro baloncesto (que también), es que Aíto ES el baloncesto. Nada habría sido igual sin él.

8. Decían en las clases de religión de mi lejana infancia que Dios escribe derecho con renglones torcidos (que yo con infantil candor pensaba entonces que vaya chulería más absurda, si tan todopoderoso era a ver qué trabajo le costaba enderezarlos, y luego ya escribir normal… Ya ven que la fe nunca fue mi fuerte, ni siquiera cuando era obligatoria). Josean Querejeta no es Dios ni falta que le hace, pero de alguna manera su Baskonia está también lleno de renglones torcidos, deshechos de tienta que algunos ya no consideraban aprovechables ni siquiera para un equipo de nivel medio, no digamos ya para uno que aspira siempre a la élite aún por muchas limitaciones presupuestarias que se le impongan. Renglones torcidos como un Bourousis que abandonó (o le abandonaron) el Madrid casi fondón, fuera de punto y de ilusión, y que hoy sin embargo está considerado unánimemente como uno de los jugadores más en forma de Europa, y ello en su doble papel de pívot evidente y base encubierto de este equipo. Renglones torcidos como Darius Adams o Mike James (rebautizado el pasado sábado como Froilán James, en un gozoso momento tuitero), o como un Davis Bertans recién emergido de una de esas lesiones que ponen la carrera de cualquiera del revés. Renglones torcidos como tantos otros, incluso como el propio Peras tras su traumático despido valenciano. Y con todos ellos este Baskonia ha conseguido escribir tan derecho como para ganar en el Palacio y el Palau, como para batir al imbatible Cheska y hasta acabar con la imbatibilidad liguera de Valencia. Dicen que el mejor escribano echa un borrón, pero su derrota in-extremis del sábado casi no fue ni borrón siquiera. A este (tan peculiabourousis_hernangomez_baskonia_copa_EFE_foto610x342r como maravilloso) Baskonia 2016 aún le habrán de quedar muchas más páginas por escribir.

9. Es bien sabido que en lo tocante a baloncesto (acaso también a algún otro deporte) las palabras Valencia y paciencia nunca acostumbran a ir en la misma frase, ni aunque rimen. En lo que fueron ganando chiquicientos partidos seguidos todo fueron loas y parabienes, pero ha sido verse fuera de dos competiciones y empezar de inmediato a afilar los cuchillos para no faltar a la tradición. Las rachas iniciales no sirven para nada, dicen, lo que cuenta de verdad es estar en plenitud cuando llega la hora de la verdad, todo lo demás son milongas etc etc. Es curioso, justo lo mismo que dijeron de aquel Madrid de Laso 2013/2014, aquel que tras la más espectacular temporada que vieron los siglos fue a morir en una prórroga ante el Maccabi. No hará falta que les recuerde (más que nada porque ya lo he contado hace siete párrafos) que aquel linchamiento no prosperó y hoy bien que recogen los frutos, y no estoy estableciendo con ello ningún paralelismo ni diciendo que esta racha truncada de 2016 garantice títulos en 2017, líbreme el cielo. Sólo digo que hay muchísimo baloncesto en esa plantilla y ese cuerpo técnico y que ha quedado demostrado con creces que se trata de un proyecto sólido en el que merece la pena perseverar, tanto más si tenemos en cuenta que de no haber sido por la temblequera que le entró al pobre Justin Hamilton quizás hoy estaríamos hablando de otra historia muy diferente. Sé bien que la filosofía del señor Roig es quitar un producto de las estanterías en cuanto no cumple con sus expectativas de venta, pero alguien tendrá que explicarle alguna vez que un equipo de baloncesto nada tiene que ver con una cadena de superhipermercados, ni aún por exitosísimos que éstos sean. Quién sabe, quizás aún esté a tiempo de entenderlo.

10. TVE sigue siendo una televisión pública, aunque se esfuerce concienzudamente en disimularlo. TVE aplica estrictos criterios de televisión privada a la hora de programar (curioso, dado que supuestamente no viven ya de la publicidad), de tal manera que si prevé que algo va a tener audiencia lo acarrea raudo y veloz a La1, si prevé que no la va a tener lo arrincona en cualquier otro canal.tvecr Supongo que están en su derecho, ya otra cosa es que el ejercicio de ese derecho respete las más elementales normas de la ética. Programar en TVE1 un previsible Barça-Valencia y reubicarlo en Teledeporte cuando la realidad te devuelve un Bilbao-Granca no es ya una falta de respeto a los aficionados de ambos equipos, a los aficionados al baloncesto en general y hasta a sus propios trabajadores, es también algo más: es mandar un mensaje sumamente peligroso, vosotros vendéis la Copa de las Sorpresas pero que sepáis que a mí esas sorpresas me joden enormemente, a mí de toda vuestra Copa en realidad sólo me interesan un par de equipos y los demás me chupan un pie, así que no me jodáis y dadme exactamente lo que os estoy pidiendo porque si no es casi mejor que no me deis nada. Tal cual. Al matrimonio ACB-TVE le quedan apenas tres o cuatro meses, lo sentiré por Lalo Alzueta y demás buenos profesionales que aún quedan en esa casa, lo sentiré por quienes sólo vean baloncesto en abierto pero por todo lo demás qué quieren que les diga: que tanta paz lleven como descanso dejan.

y 11. Qué pasará, qué misterio habrá, puede ser mi gran noche. Fuenlabrada introdujo el raphaelismo en sus celebraciones baloncesteras (sumamente frecuentes en estos últimos tiempos) y éste a su vez dio el salto a la ACB para convertirse casi en el himno de esta Copa, para que acabara cantándolo/bailándolo todo dios cada vez que hubo motivos para ello. Quién se lo iba a decir al afamado a la par que veterano vocalista jiennense, que una copla suya de hace medio siglo acabaría (cine mediante) convertida en símbolo por esas canchas de Dios. Qué pasará, qué misterio habrá, qué tendrá la Copa para hechizarnos de ese modo, para devolvernos ese hechizo de hace tantos años cuando ya lo creíamos perdido, para regalarnos una edición de 2016 que difícilmente podremos olvidar mientras el señor Alzheimer nos lo permita. Mi gran Copa. Nuestra gran Copa.

IMÁGENES REFRESCANTES   1 comment

En tiempos era una práctica habitual, no sé si hoy seguirá siéndolo porque ya casi no veo noticiarios televisivos, con Internet tengo más que suficiente. En tiempos te sentabas a ver el telediario veraniego y tras tragarte la habitual ristra de catástrofes, escándalos, disturbios, sucesos y conflictos varios el comunicador (suplente) de turno ponía su mejor cara de felicidad y te soltaba aquello de …y hoy, para acabar nuestro informativo, les dejamos con unas imágenes refrescantes. Y en tu televisor se iban sucediendo esculturales cuerpos practicando esquí náutico, intrépidos surfistas cabalgando sobre las olas, gráciles veleros surcando la mar serena mientras tú, ahí bien recocido en tu sofá a tus cuarenta y tantos grados centígrados, sin aire (ni acondicionado ni sin acondicionar) ni ventilador ni vacaciones, te acordabas de la madre que parió al comunicador, al director, al realizador y al surfista incluso, ya puestos. Nunca hubo nada menos refrescante que unas imágenes refrescantes, ni aún por muy sugestivas que éstas fueran. De hecho en mi caso siempre produjeron el efecto contrario, si bien habré de reconocer que los exabruptos que soltaba al verlas sí acababan dejándome una extraña sensación de liberación. Quizá fuera eso lo que pretendieran…

Y sin embargo aquí me tienen, intentando provocarles ese mismo efecto… sólo que en términos estrictamente baloncestísticos, no vayan a pensar. No teman, no abundaré en la serie de catastróficas desdichas que aflige a la ACB en estos días, no abundaré porque ya las conocen de sobra, porque ya se las hemos contado en este mismo lugar y por no amargarles (aún más si cabe) la vida. Pero a cambio les ofreceré mis particulares imágenes refrescantes, casi las únicas que ofrece en estos días nuestra atribulada competición. No hará falta que les recuerde que cada vez hay menos dinero para desembolsar, que cada vez llegan americanos de menos postín y tronío, que los que vienen pesan mucho menos que los que se van… pero no hay mal que por bien no venga, dicen. Antes los fichábamos curtidos en mil batallas europeas, ahora los fichamos casi recién salidos del cascarón universitario, lo cual, para alguien que se pasa los inviernos enteros pegado a la NCAA como es mi caso, no deja de ser un plus. Así que esas van a ser mis particulares imágenes refrescantes, si buscaban esculturales cuerpos en traje de baño me temo que no acudieron al lugar adecuado. Eso sí, a cambio les presentaré (in alphabetical order) a seis sujetos casi recién salidos de fábrica y que llegan con la loable misión de refrescar (en la medida de lo posible) nuestra endogámica, esclerotizada, envejecida y encorsetada Liga ACB. Ojalá lo consigan.

1. Algunos que ya peinamos abundantes canas aún recordamos a su padre. También es verdad que tiene truco, si se hubiera apellidado Smith o Jones probablemente lo habríamos olvidado pero Abromaitis no creo yo que haya muchos en la guía telefónica, en cualquier caso si usted no lo recuerda no se preocupe, más bien alégrese, es una mera cuestión de edad. Aquel Jim Abromaitis se hizo carne y habitó entre nosotros en la temporada 1980/1981, hace la friolera de 35 años ya;abromaitisx-large no diré que dejó una huella imborrable (más allá de su apellido) porque no sería cierto, y eso que no estuvo en un equipo cualquiera sino en el mismísimo Real Madrid de los Corbalán, Brabender, Iturriaga, Rullán, Romay, Prada, You Llorente, Indio Díaz, Randy Meister y demás familia. Era un buen tirador, nada más (y nada menos) que eso. Bastante más que eso (pero también eso) es su hijo, Tim Abromaitis, gracias entre otras cosas a haberse formado en una universidad como Notre Dame en la que no basta con tirar bien sino que además tienes que jugar muy bien al baloncesto. Los Fighting Irish de Mike Brey podrán tener mejores o peores promociones pero mueven siempre el balón como los ángeles y utilizan como nadie los espacios, lo que les convierte en una verdadera delicia de equipo. No por casualidad sus productos acostumbran a ser jugadores muy bien formados, aquí mismo hemos podido comprobarlo hace bien poco con Ben Hansbrough o Luke Harangody (y aprovecho la ocasión para dejarles otro nombre recién graduado, Pat Connaughton, si no cuaja en NBA y tienen mano en ACB tírense en plancha a por él). Abromaitis es otro buen ejemplo, y ello a pesar de que se perdió su último año de elegibilidad por culpa de una rotura del ligamento cruzado anterior que pareció cercenar ya para siempre su carrera profesional. Pero se repuso, se vino a Europa y durante estas tres últimas temporadas (Villeurbanne, Estrasburgo, Braunschweig) no ha hecho sino mejorar. Si a todo esto añadimos su inmejorable currículum académico y su impecable estampa de yerno ideal, el resultado de todo ello nos dará un producto que parece hecho a medida para un proyecto como el de Tenerife, del mismo modo que la propuesta de Alejandro Martínez parece que ni pintada para un jugador como él. Que sea por muchos años.

2. No me pregunten por qué, pero hubo un tiempo en el que a los entrenadores ACB les encantaba fichar mormones. Cualquier jugador recién importado de USA venía siempre rodeado de incertidumbres, cómo será, qué carácter tendrá, cómo se adaptará, etc. Incertidumbres que en tratándose de mormones se reducían contylerhawssiderablemente ya que su adaptabilidad, entrenabilidad, disciplina y entendimiento del juego resultaban estar siempre muy por encima de la media. Ejemplos hubo a patadas (también excepciones, claro), todos los que usted quiera, desde aquel legendario Steve Trumbo hasta los recientes Toolson (todos los Toolson) o Yeisi Carroll. Bien, pues el siguiente a añadir a esta lista se llama Tyler Haws y llega a Santiago de Compostela directamente desde Brigham Young (BYU para los amigos), la universidad mormona por antonomasia. Ahora bien, más allá de sus creencias, más allá de esa cara de asco (mi madre, menos diplomática para estas cosas, diría que parece que estuviera oliendo mierda), más allá de ese aura de superioridad tan yanqui que le caracteriza, sepan bien que estamos ante un anotador compulsivo: un sujeto que ha promediado más de 22 puntos por partido superando así los registros históricos de otros legendarios cougars como Danny Ainge o (mucho más recientemente) Jimmer Fredette. Añádase además que no llega con los típicos 22 años de cada graduado universitario sino con 24, fruto de haber pasado esa particular mili mormona de los dos años de misión, concretamente en Filipinas; añádase también que la criatura nació en Bélgica por esas cosas raras de la vida, lo que supongo que le conferirá la condición de comunitario por si su fichaje no fuera ya suficientemente chollo de por sí. Pensé yo que encontraría hueco en cualquier franquicia NBA, probablemente también lo pensaron en el Obra cuando lo apalabraron, probablemente aún no acaben de creerse que vayan a disfrutar durante todo un año de un jugador así. Eso sí, tampoco le pidan más, tengan claro que en apenas unos meses (y siempre y cuando no le reclamen de USA) seguro que habrá ya unos cuantos grandes de Europa peleándose por sus servicios. Al tiempo.

3. Providence es una fiesta. No me refiero a la capital del estado de Rhode Island (que puede que también lo sea, pero que no tengo el placer de conocer) sino al equipo de baloncesto de su universidad, esos Friars que siempre que los ves te devuelven el precio de la entrada (si lo hubiere), lástima que por jugar en la Big East les veamos mucho menos de lo que nos gustaría. Así fue en 2014 gracias al eléctrico Bryce Cotton (lo último que supe de él es que andaba por los Jazz),henton así ha sido aún más si cabe en 2015 gracias a una fantástica pareja: de un lado el mágico base Kris Dunn, uno de esos jugadores que te entran por los ojos ya desde la primera vez que le ves (y que volverá a Providence en unos meses para completar su año sénior, de lo cual me alegro); y del otro un alero interesantísimo, físicamente muy potente, agresivo en penetración y con muy buena mano, que responde al bello a la par que insospechado nombre de LaDontae Henton (si se están preguntando qué extraña razón lleva a unos padres a ponerle LaDontae a su retoño, habré de confesarles que yo también me lo pregunto). Henton acabó su periplo universitario hace unos meses, no fue drafteado y pensé que se lo rifarían en Europa pero fue pasando el verano y nadie pareció acordarse de él… justo hasta que este pasado fin de semana se ha acordado por fin de él el Baloncesto Sevilla, ese mismo (ex) Caha que en apenas un mes ha pasado de estar casi al borde de la muerte a fichar a todo bicho viviente, apoyo de su entidad financiera propietaria mediante: Bamforth (again), Nachbar (nada menos), Miljenovic (joyita) y ahora este Henton que debería salirles muy bien, aunque el fichaje de una criatura recién salida del cascarón siempre deje alguna duda: cómo procese ese paso del amateurismo al profesionalismo, de Rhode Island a Andalucía e incluso de Ed Cooley a Luis Casimiro; dos pedazo de entrenadores si bien completamente diferentes el uno del otro. Luego acabará como acabe, pero por ahora es una magnífica noticia tenerlo por aquí.

4. Ya he contado alguna vez la historia de aquel primer partido que le vi, que era en realidad el segundo que jugaba en su universidad de Gonzaga. Aquella noche de noviembre de 2011, ante su nuevo público de Spokane, frente a la vecina Washington State, el recién aterrizado Kevin Pangos se marcó la friolera de nueve triples, tal cual, nueve triples uno detrás de otro (claro está, no iban a ser todos a la vez), nueve triples con envidiables porcentajes además, dejando ojipláticos no ya a sus aficionados ni a quienes lo vimos desde la distancia sino incluso a los mismísimos analistas televisivos (que más de una vez se confundieron y le llamaron Pargo, ya que ocupaba jukevin_pangossto el lugar que Jeremy Pargo acababa de dejar). Ni que decir tiene que el canadiense no volvió jamás a repetir una actuación así, pero ello no quita para que durante todos estos años haya seguido jugando a un magnífico nivel. No siempre ejerció de base puro porque a menudo le tocó compartir cancha con un cerebrito como David Stockton (de los Stockton de toda la vida), pero este último año recuperó el mando en plaza y dejó meridianamente claras dos cosas: a) que siempre va a ser un base más anotador que director, y b) que en cualquier caso ha mejorado muchísimo en las labores de dirección. Triunfará en el Granca siempre y cuando sus fieles aficionados tengan paciencia con él (al fin y al cabo es su primer trabajo remunerado como baloncestista profesional), siempre y cuando tengan claro que no van a encontrar en él al sucesor de Tomás Bellas sino a otro estilo de base completamente distinto, casi contrapuesto. Ahora bien, con un maestro en el banquillo como Aíto (extraordinario en la dirección de jóvenes, de toda la vida de dios) y otro en el parquet como Oliver tendrá ya mucho ganado en su proceso de adaptación. Dejemos que Gran Canaria (la isla, la gente, el equipo) se ocupe de todo lo demás.

5. Siempre es un placer ver jugar a Vanderbilt, universidad sita en Nashville, Tennessee. Siempre es un placer ver a los Commodores sobre todo en su casa, en ese incomparable Memorial Gym que no se parece a ningún otro pabellón (que yo haya conocido) sobre la faz de la Tierra, con sus banquillos no en el lateral sino en los fondos, casi al pie de las canastas. Pero más allá de peculiaridades Vanderbilt acostumbra a jugar buen baloncesto gracias a su técnico Kevin Stallings y a interesantes promociones de jugadores,Jeffery_Taylor_Vanderbilt_InsideOnly pongamos por ejemplo aquella de 2012 con el escolta anotador John Jenkins (carne de Liga de Desarrollo durante todos estos años), el pívot fajador nigeriano Festus Ezeli (hoy ya con un anillo en los Warriors) y el alero-chico-para-todo Jeffery Taylor, jugador interesante donde los  haya. Jordan (sí, ESE Jordan) puso sus ojos en él y le escogió para sus Bobcats (hoy ya Hornets) en el 31 del draft (lo que viene siendo el 1º de la segunda ronda), justo un puesto detrás de Ezeli y ocho detrás de Jenkins por cierto. Su elección desató la euforia en las buenas gentes de Charlotte que creyeron (tanto más tras sus magníficas actuaciones en las ligas de verano) haber conseguido un verdadero robo. Bueno, pues no. La realidad como tantas otras veces vino a poner las cosas en su sitio, primero en forma de lesión (aquiles) y luego en forma de sanción por un lamentable episodio de violencia de género que él mismo reconoció y por el que le cayeron 24 partidos. Así las cosas (y tras múltiples idas y venidas a la Liga de Desarrollo) los Hornets acabaron cortándole hace pocos meses. Se le cerraba así la puerta de la NBA pero a cambio se le abría de par en par la de Europa, gracias además al pequeño detalle de que Taylor es sueco; no sueco de conveniencia sino sueco sueco, sueco de pura cepa, nacido en Norrköping mientras su padre estuvo jugando allí. De hecho ha defendido ya la camiseta de su selección, de hecho hasta participó en el Eurobasket 2013 con notable éxito de crítica y público. Dicen que le ha fichado el Real Madrid para sustituir a KC Rivers (que la cosa de los pasaportes la tiene algo más revuelta, por lo visto), de hecho todos los medios lo dieron por hecho hace un par de meses aunque yo a día de hoy no he sido capaz de encontrar confirmación alguna al respecto, bien porque las cosas de palacio van despacio o bien porque soy así de torpe y no habré sabido dónde buscar. Sea como fuere (y dando por supuesto que finalmente llegue a la casa blanca) que nadie espere un clon de Rivers porque su posición podrá ser similar pero su juego es muy distinto: más defensa, más físico, menos tiro que su antecesor. Y más carácter, también. Esperemos que mezcle bien con un equipo tan hecho como este Madrid.

6. En los cinco casos anteriores les he vendido optimismo a raudales pero no se me vengan arriba, no todo ha de ser jijí jajá, me temo que con éste que viene ahora voy a bajar un poco (bastante) el listón. Señoras, señores, les presento a los gemelos Wear, Travis y David Wear, dos gotas de agua como no podía ser de otra manera, dos esbeltos yogurines a los que imaginamos intercambiándose exámenes y castigos sin que sus profesores se dieran cuenta cumpliendo así con la mística asociada a su condición.DavidWearTravisWear Juntos llegaron a North Carolina, juntos decidieron cambiar de aires y emigrar a la soleada California en busca de mejor fortuna, juntos aterrizaron en UCLA, juntos se graduaron cumpliendo casi en la cancha ese mismo papel intercambiable que les imaginábamos en las aulas. Las diferencias (más allá de que el uno llevaba el 12 y el otro el 24) eran sólo de matiz: Travis, a menudo titular, era más completo, algo (sólo algo) más interior, algo menos alérgico a las zonas; David, por lo general suplente, era aún menos fajador si cabe, prototípico cuatro abierto (y decir cuatro es decir mucho) con buena mano y pare usted de contar. Acabada la carrera se separaron finalmente sus destinos, la adultez es lo que tiene: Travis fue a parar a los Knicks para confirmar el hecho evidente de que allí ya juega cualquiera (de hecho recientemente han fichado a Sasha Vujacic, por si nos quedara todavía alguna duda), David en cambio hubo de buscarse la vida (como tantos otros) en la D-League. Supongo que habrán sido sus números en esa competición y (sobre todo) en la pasada Liga de Verano los que han llevado al Fuenla a contratarle, algo que como ya habrán deducido a partir de todo lo anterior no me hace especial ilusión; fíjense que hasta me preguntaron en Twitter si mejoraba a Daniel Clark (comparación odiosa donde las haya) y respondí que para mí no, en absoluto. Dicho lo cual, si yo fuera aficionado fuenlabreño tampoco me preocuparía demasiado al respecto. Primero porque acaso mi recuerdo sea exagerado, porque puede que haya progresado mucho desde entonces. Segundo porque no soy de fiar, no soy un experto sino un mero aficionado cuyo atrevimiento va en paralelo a su ignorancia. Y tercero (y principal) porque bastante tienen ahora mismo con preocuparse sobre si saldrán en ACB como para preocuparse de con qué jugadores saldrán (en su caso) en ACB.

Y hasta aquí. Me habría encantado dedicarle también un parrafito a ese magnífico fichaje del Valencia Basket llamado John Shurna (por quien siento especial debilidad desde su etapa en Northwestern) pero en este caso no tendría sentido que yo se lo presentara ya que ustedes lo conocen ya de sobra tras su etapa en Badalona. Como me habría encantado dedicarle unos parrafillos al flamante fichaje de la Penya Ousmane Drame (Quinnipiac) y al no menos flamante obradoirista Alec Brown (Wisconsin Green-Bay), pero si lo hiciera les estaría vendiendo la moto (aún más si cabe) dado que apenas pude ver jugar a sus respectivas universidades (y bien que lo siento) como para tener formada una opinión. Como me encantaría poder dedicarle algunas líneas a jugadores interesantísimos como Juwan Staten (West Virginia), Askia Booker (Colorado), Jordan Sibert (Dayton), LeBryan Nash (Oklahoma State), Jonathan Holmes (Texas), Emmy Andújar (Manhattan) o Matt Stainbrook (Xavier), me encantaría porque eso significaría que les veríamos por aquí pero por ahora no parece que sea el caso (ni por ningún otro sitio, que yo sepa), por si acaso ahí les dejo sus nombres para lo que gusten mandar. Como me encantaría escribir algo también de tíos como Miljenovic, Vezenkov, Sobin, Vrkic, Musli, McGrath, Caloiaro, Benite, incluso Doncic, Yusta o Rico… pero como dijo aquél, hoy no toca, hoy la cosa iba sólo de denominación de origen NCAA. Además que creo yo que ya está bien, que con seis imágenes refrescantes tienen más que suficiente. No se me vayan a enfriar.

(publicado originalmente en BASKET Y PUNTO)

NO TE SIGNIFIQUES   Leave a comment

Mira que nos lo decía una y otra vez nuestra madre, hijo, no te signifiques, no sé cuántas veces le llegué a escuchar aquella frase en aquellos extraños años del post-franquismo y la predemocracia (puede que aún estemos en esos años, de hecho). Hijo, no te signifiques, me lo decía a mí aunque mi natural timidez me impedía significarme, se lo decía sobre todo a mi hermano (menor) que era mucho más de significarse que yo. Hijo, no te signifiques, sonaba aquello como si fuera una negación de la personalidad, una negación de la persona misma, que no te vean, que no te sientan, que no sepan que existes, sé insignificante por definición. Eso mi madre, mi padre iba aún más allá, oír, ver y callar, ésa era su forma de ir por la vida, ésa fue la filosofía que nos inculcó millones de veces (no le gustaba repetir las cosas) a lo largo de nuestra infancia, oír, ver y callar, huelga decir que no le hicimos caso, huelga decir que ni siquiera yo (que era más de hacerle caso que mi hermano) le hice nunca el menor caso (de hecho ni siquiera él se hizo caso a sí mismo en algún momento de su vida; pero esa es otra historia), de habérselo hecho no estaría aquí ahora dándoles la brasa en este (ni en ningún otro) blog. En el pecado llevan la penitencia.

En fin, que supongo que no les descubro nada nuevo a estas alturas si les cuento que Pedro Martínez ha dejado de ser entrenador del Gran Canaria, como supongo que aún menos les descubriré nada nuevo si hurgo un poco en la polémica que se ha generado a su alrededor. Afirman los (ir)responsables de dicha decisión que ésta se ha tomado sólo en base a razones deportivas, y como quiera que yo soy una persona ingenua y bienpensante por definición (seguro que ya se habían dado cuenta) no puedo por menos que creérmelo, cómo no me lo habría de creer. Razones deportivas, of course, lo dicen porque puede que sea cierto y porque si no lo fuera tampoco podrían decir otra cosa, eso sería tanto como reconocer que han discriminado a un trabajador por motivos ideológicos y contra eso (que yo sepa) hay leyes, incluso en estos tiempos sigue habiéndolas aunque cada vez nos cueste más reconocerlas. Razones deportivas, por supuesto, cómo no, faltaría más, hagamos como que nos lo creemos, repasémoslas juntos, háganme el favor.

El Club Baloncesto Gran Canaria, el Granca para los amigos, ha quedado este año quinto clasificado en la ACB, así en temporada regular como en playoffs. Quinto (5º), repito, ello después ganar 22 partidos, más que en cualquier otra temporada por cierto. Algunos (no muchos) hay a quienes eso les parece poco, supongo que en base al esfuerzo económico realizado este pasado verano por la entidad: renovación de Newley o Bellas, adquisición de Oliver, Nacho Martín, Ben Hansbrough u O’Leary por ejemplo (quizá también deberían meter en ese saco la marcha de un jugador tan impagable como Toolson, pero ésa por lo general se les olvida). Supongo que también les parecerá poco por comparación a lo hecho en 2012/2013, año de gracia en que el Granca se clasificó cuarto (tras haber sido séptimo en temporada regular) y se metió además en semifinales de Copa del Rey. Todo ello muy normal claro está, tan normal es que a ellos les parezca poco como que a mí (que no soy nadie) lo hecho este año por el Granca me parezca más que suficiente, quizá porque no acostumbro a pedir la luna si sé que no me la pueden conseguir. Si ser quinto te parece poco mira al menos quiénes son los que están por delante, dos transatlánticos como Madrid y Barça, dos portaaviones como Valencia y Unicaja, cuatro equipos que en condiciones normales (repito, en condiciones normales) deben estar por delante del Granca sí o sí, el dinero es lo que tiene. Si ser quinto te parece poco echa un vistazo al parte de bajas, a la cantidad de semanas en que Martínez debió hacer encaje de bolillos ante las sucesivas lesiones de unos y otros, alguna tan devastadora como la de ese pívot del que ahora ya parece que nadie se acuerda, Xavi Rey. Si ser quinto te parece poco por comparación a lo hecho en 2012/2013 viaja un poco más atrás, tan solo un año, a aquella temporada 2011/2012 en la que el Granca hubo de esperar hasta las últimas jornadas para salvarse del descenso, sin que aquella plantilla de entonces fuera muy distinta de la que vino después. Si vamos a jugar hagámoslo con todas las cartas, por favor.

Pero con todo y con eso las razones deportivas me parecen legítimas, cómo no habrían de parecérmelo. Pongamos que los sabios rectores del Granca, en pleno uso de sus facultades mentales, hayan decidido, justo ahora que tienen nuevo pabellón y mayor previsión de abonados (y por ende de ingresos), que con este técnico han tocado techo (¿Y por qué ese techo habría de fijarlo el técnico y no el presupuesto, por ejemplo?), que este nuevo proyecto a Pedro Martínez le viene grande y por ello precisan de un nuevo entrenador que esté a la altura de las circunstancias, con dos… razones. Cuentan que andan detrás de Aíto (que si así fuera ya veremos si se deja) como podrían contarnos que andan detrás de Obradovic, Popovich, Krzyzewski o la madre que les parió, lo que les pete. Fichen a quien les plazca, probablemente acertarán porque grandes entrenadores hay unos cuantos en el mercado pero eso sí, permítanme antes que les diga una cosa: no dudo que acabarán encontrando a un técnico igual de bueno que Pedro Martínez, pero difícilmente encontrarán a un técnico mejor que Pedro Martínez. Al tiempo.

Ahora bien, Pedro Martínez, ahí donde le ven, tiene un defecto evidente: es un profesional del baloncesto, probablemente es un enamorado del baloncesto pero ello no significa que su vida entera (24 horas al día, siete días a la semana, etc) sea sólo baloncesto. A ratos (pocos) tiene también tiempo libre y hasta se cree con derecho a a utilizarlo en cosas ajenas a nuestro deporte, por dios qué atrevimiento, dónde vamos a llegar. Pedro Martínez lee, escribe, opina como si tuviera derecho a ello, como si fuera éste un país libre en el que poder opinar impunemente, sólo eso faltaba. Pedro Martínez tiene la funesta manía de pensar, es más, tiene también a veces (probablemente muchas menos veces de lo que le gustaría) la funesta manía de decir lo que piensa. Así lo hizo siempre (y alguna vez hubo en que casi le degollaron por ello), así sigue haciéndolo y así seguirá haciéndolo allá donde vaya porque hay cosas que no se pueden (ni se deben) cambiar, porque forman parte intrínseca de la personalidad de cada uno. Y si es un lugar común aquello de que los equipos son un fiel reflejo de la personalidad de sus entrenadores, probablemente ello muy pocas veces fue más cierto que con los equipos dirigidos por Pedro Martínez. Casualmente.

Hijo, no te signifiques… Nuestra sociedad pide modelos planos, tanto más en el mundo del deporte. Seres que no piensen y que si piensan no lo digan, el fútbol es así, el balón no quiso entrar, yo lo que diga el míster, no hay rival pequeño, ya no hay peritas en dulce, los partidos duran noventa minutos, hasta el rabo todo es toro, son cosas del fútbol. Oír, ver y callar (o en su defecto soltar una sarta de simplezas para que todos pensemos que cuánto mejor hubieran hecho permaneciendo callados), ese es el modelo imperante y pobre de aquel que se salga de la norma, tanto más si tu deporte no se juega con los pies. Corren malos tiempos para la lírica y la filosofía y el pensamiento y hasta el sentido común, tiempos en los que aquel que se mueve no sale en la foto (y cada vez son más los que se mueven, por eso cada vez salen peor las fotos). O no dices nada, o dices lo que quieren oír o más pronto que tarde alguien pedirá tu cabeza, sabíamos que era así en otros ámbitos, ahora ya sabemos (o sospechamos, al menos) que puede ser también así en el mundo del deporte. No te signifiques, quién me iba a decir a mí que aquella frase de mi madre volvería a retumbar de nuevo en mi cabeza, casi cuarenta años después…

Ahora bien, destrascendentalicemos (pedazo de verbo) un poco las cosas, esto tampoco es el fin del mundo, por supuesto que no. Curiosamente, al contrario de lo que suele suceder en tantos otros despidos (tantas otras no renovaciones de contrato, para ser más preciso), la situación esta vez no va a ser tan grave para el trabajador como para la empresa que le pone de patitas en la calle. Es obvio que Pedro Martínez no va a ser en ningún caso un parado de larga duración (salvo que él así lo quiera), es obvio que se lo van a rifar, cuántos quisieran estar en su pellejo. En cuanto al Granca… miren, yo a estas alturas ya no sé si esto ha sido por una cosa o por la otra o por todo lo contrario o por las dos a la vez o por ninguna o por un tema económico o por un totum revolutum o por hartazgo mutuo, no lo sé ni quiero saberlo ni creo que tenga por qué saberlo, pero sí hay algo que creo entrever y es el daño que la entidad se ha autoinfligido con esta historia: el Granca a partir de ahora podrá ganar o perder, podrá ser mejor o peor equipo pero créanme que eso a estas alturas es lo de menos, mucho más importante me parece el hecho de haber tirado por tierra de una tacada buena parte de la ilusión y la admiración generada a lo largo de todos estos años, la que les llevó a convertirse en el segundo equipo de muchísima gente (entre la que me incluyo) más allá de su Isla. Ese tesoro, mucho más valioso que cualquier victoria, casi tan valioso como cualquier título, es el que hoy han podido echar a perder. Veremos si algún día son capaces de reconquistarlo.

LO QUE QUEDA DE LA COPA   2 comments

Aquellos que tengan la insana costumbre de leerme desde hace años sabrán ya que no acostumbro a comprar ese viejo discurso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Esto es como decía aquel manido proverbio (topicazo al canto), si lloras porque no puedes ver el sol tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas, si te pasas la vida echando de menos el ayer no disfrutarás el hoy, disfruta el hoy para que puedas echarlo de menos mañana. Crecí rodeado de padres, abuelos y tíos que no hablaban jamás de baloncesto pero sí de fútbol y créanme que en aquellos tiempos no había conversación sobre el dichoso deporte-rey que no acabara con el típico esto ya no es lo que era, tú que sabrás si no has visto jugar a Di Stéfano, Puskas, Kubala, aquello sí que era fútbol de verdad, que el niño que era yo acababa incluso lamentándose de no haber nacido diez o quince años antes para no habérselo perdido. Y en lo tocante al baloncesto pues qué les voy a contar que no sepan ya, a aquellos que lloraron en los noventa por no poder ver ya a Magic o Bird sus lágrimas no les permitieron ver al mejor Jordan, aquellos que echaron de menos a Jordan no supieron disfrutar de Kobe o Iverson, aquellos que aún hoy siguen echando de menos a todos los anteriores se están perdiendo a Durant o LeBron. Cada tiempo tiene su momento, la nostalgia bien entendida resulta lícita y hasta saludable siempre y cuando no te ciegue, siempre y cuando no te impida ver lo que sucede a tu alrededor. Cualquier tiempo pasado fue… anterior. Punto.

Y sin embargo yo tampoco puedo evitar a veces esa misma sensación (aunque me la prohíba a mí mismo), yo tampoco puedo evitar sentarme cada año a ver la Copa, nuestra Copa, y pensar que (esta vez sí) cualquier tiempo pasado fue mejor. Hoy nos siguen vendiendo la Copa como si aún siguiera siendo el bazar de las sorpresas, como si aún estuviéramos en aquellos años ochenta y noventa en los que el pez chico no sólo podía comerse al grande sino que incluso a veces se lo comía. En lo que llevamos de siglo las sorpresas (verdaderas sorpresas me refiero, no cuenten a Baskonia o Unicaja cuando aún podían competir de igual a igual con Madrid o Barça) podrían contarse con los dedos de una mano y aún nos sobrarían cuatro dedos, acaso la última fuera la del Joventut ganando en el Buesa en 2008, sorpresa además muy relativa porque aquella maravillosa Penya de Aíto y los erre que erre (Rudy & Ricky) jugaba como los ángeles y no le temblaba el pulso a la hora de codearse con los grandes. Aquello del bazar de las sorpresas ya es sólo una reliquia del pasado, un hermoso recuerdo, aquellos sueños hechos (casi) realidad en Cáceres, Manresa, CAI o Estu. Nostalgia de un pasado que ya nunca más ha de volver, que decía la copla. Año tras año seguirán vendiéndonos (y harán bien) que la magia de esta competición estriba en que a un solo partido cualquier cosa puede pasar, y ello aunque la triste realidad se empeñe en demostrarnos que en estos últimos tiempos no ha habido torneo más previsible en nuestras vidas que la Copa del Rey.

Nos venden las sorpresas y nos venden la emoción, también. Cuatro días de adrenalina rezaba pomposamente el cartelón de este año, pero una vez vista la competición no me quedó claro si el que lo redactó se refería a la emoción del juego o al consumo de sustancias estupefacientes ajenas al mismo. Adrenalina lo que se dice adrenalina sólo la hubo en tres partidos, y ello siendo muy generoso y metiendo también en el ajo al Unicaja-CAI aunque su final fuera más bien una sucesión de tiros libres. El resto (hasta un total de siete) estuvieron ya resueltos en el segundo cuarto, alguno incluso en el primero como aquel insospechado Barça-Valencia por más que luego el entusiasmo valencianista maquillara las sensaciones y/o el marcador. Nada que deba sorprendernos, al fin y al cabo es el signo de los tiempos (lo habré escrito ya quinientas veces pero lo escribiré una más por si alguien me leyera por primera vez), los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, la clase alta cada vez más alta, la media-alta cada vez menos alta y más media, la clase media cada vez más baja y la baja en peligro de extinción por pura inanición. La vida misma, y el baloncesto forma parte de ella nos guste o no. A un lado Madrid y Barça y su desparrame futbolístico-televisivo, al otro todos los demás: los que andan mendigando un patrocinador aunque éste ya no deje ni la cuarta parte de lo que antes se dejaba, los que ya no huelen un céntimo del maná público (ni falta que hace, que éste está para otras cosas), los que ya ni recuerdan aquellas vacas gordas de los derechos de televisión. Puede que todas aquellas sorpresas de otro tiempo fueran consecuencia de vivir muy por encima de sus posibilidades, pero es que hoy ya no nos quedan ni posibilidades siquiera. Ni encima ni debajo.

sabadoClaro que está muy bien vender sorpresas y emociones y la biblia en verso, está muy bien venderlas pero aún estaría mejor si las lucieras en un escaparate desde el que la gente las pudiera comprar. Es bien sabido que en materia televisiva autonómica siempre hubo aficionados de primera y aficionados de segunda, esto es así desde que las públicas se reparten el (amargo) pastel baloncestero pero con un ligero matiz, que es que hubo un tiempo en que la proporción primera/segunda fue más/menos 80/20 y hoy debe ser más/menos 20/80, que parece lo mismo pero es exactamente al revés. Obviamente no tengo datos que permitan corroborarlo pero parece evidente que cada vez somos más los que viajamos en el furgón de cola sobre todo desde que tres Comunidades tan pobladas como Madrid, Andalucía y Valencia se bajaron del barco (bien porque ya no tienen Autonómica o bien porque aún la tienen pero es casi como si no la tuvieran). Todo lo cual no representaría un problema si (como solía suceder antaño) las espaldas de las Autonómicas (por decirlo así) las cubriera Teledeporte, pero no fue el caso.domingo Arseni Cañada anunció pomposamente durante sus partidos de jueves, viernes y sábado que la otra eliminatoria del día podría verse luego en diferido en Teledeporte, quizá fuera así en los cuartos de final pero en lo que respecta a la semifinal autonómica Barça-Valencia ya les digo yo que no, de hecho a estas alturas aún la estamos esperando. A lo largo de la madrugada del sábado al domingo Teledeporte reservó dos ventanas para la Copa, a la 1:55 y a las 6:35, acaso las dos únicas rendijas que pudo abrir en su cobertura full time de los Juegos de Sochi. Parecía lógico que la primera fuera la destinada para ofrecer el Barça-Valencia (anunciado a bombo y platillo por el propio Arseni, recuerden) pero aguanté despierto hasta esa hora y cuál no sería mi sorpresa cuando me encontré con la redifusión del Madrid-CAI. Bueno, pues si no es ahora será a las 6:35, pensé con mi natural ingenuidad. Programé la grabación, me fui a la cama y cuando a la mañana me abalancé sobre el iPlus con la sana intención de ver por fin el partido ¿qué dirán ustedes que me encontré? Efectivamente, la rerrerrerredifusión del Madrid-CAI, no fuera a ser que a esa hora quedase todavía un solo mortal sin verlo. Del Barça-Valencia nunca más se supo, quizás ello explicaría la foto aquella que hizo furor pocas horas después en las redes sociales en la que se apreciaba la relajación de alguno de los miembros del equipo, mucho más pendiente del fútbol televisado que del baloncesto in situ. Quizás no lo narraran porque no se iba a dar o quizás no se diera porque no lo narraron, vaya usted a saber.

Claro está, siempre nos quedará Orange Arena. ¿Qué les cuento yo de mi querida Potato Arena o Castaña Arena o Truño Arena o Quéséyoqué Arena que no les haya contado ya? Ya saben, una maravillosa web que es la pura antítesis de la usabilidad y la intuitividad, que te obliga a conectarte cada vez, a sacarte una entrada virtual y a pasar por no menos de seis pantallas distintas cada vez que entras, total para que cuando por fin llegas al contenido solicitado no puedas verlo porque ahora resulta que tu navagador sólo es compatible con la aplicación en los días pares que sean múltiplo de tres y siempre y cuando la luna esté en cuarto menguante (¿o era creciente?), eso con suerte. Eso para la temporada regular, para la Copa era todo un reto conseguir empeorarlo pero quedó bien claro que a estos señores no hay reto que se les resista. Con los directos la empezaron cagando pero hacia la mitad del Unicaja-CAI consiguieron por fin que dejáramos de quejarnos, pero con los diferidos… Había que buscarlos en las profundidades de la web, había que pinchar en el +info de la entrada virtual, había que volverse loco hasta que aparecían, total para descubrir cuando al fin los encontrabas que aún no estaba puesto el que esperabas ver. Busqué inútilmente el Barça-Valencia en la madrugada del sábado y volví a buscarlo inútilmente en la mañana del domingo, no logré encontrarlo (de hecho las dos semifinales no estuvieron colgadas hasta el mediodía, casi veinte horas después de haberse jugado) pero a cambio sí me di de bruces con el cartelito que anunciaba como próximo directo el Barcelona-Real Madrid. Es decir, de una tacada había matado dos pájaros de un tiro (o más bien los dos pájaros me habían pegado el tiro a mí): no había conseguido ver el partido pero sí había conseguido enterarme del resultado antes de ver el partido. Ni que decir tiene que les estaré infinitamente agradecido.

Llull-Madrid-CampeonCopa

¿Qué más nos quedará de esta Copa, aparte de todo lo anterior? De esta Copa quedarán dos partidazos, quedará una canasta sobre la bocina de esas que se recuerdan toda la vida, quedará una final tremenda, tremenda en su grandeza y en sus imperfecciones, de hecho acaso sean precisamente las imperfecciones (dado que la perfección no existe) las que hacen verdaderamente grande a este juego.

Quedará un campeón que parece que pase un examen cada vez que juega una final; como si el juego rácano y especulativo no necesitara demostrar nada porque ya hubiera probado sobradamente su eficacia y en cambio el juego rápido y vistoso hubiera de demostrar una y otra vez que además también sirve para ganar títulos. Laso lleva ya dos copas y una liga, podrá ganar en unos meses su segunda liga pero como no gane además la Euroliga le lloverán palos por doquier, le volverán a cuestionar el modelo y hasta sus cualidades como entrenador, al tiempo.

Quedará también (y ojo con esto) la peligrosa autocomplacencia del campeón, repitiendo algunos a todo aquel que quiera oírlo que hicieron un partidazo (que nadie lo niega) pero acaso olvidando que el partido no se jugó a su manera sino a la del rival, que a poco más de un minuto ganaban de 7 y a poco más de un segundo perdían de 1, que si no es por la iluminación de Llull ahora hablaríamos de otra cosa muy distinta, que si no es por la ofuscación del Barça en los tiros libres sabe dios de qué estaríamos hablando ahora. Esa autocomplacencia en las victorias (al menos de puertas afuera) puede ser su peor enemigo para lo que queda de temporada; mucho peor enemigo que Barça, CSKA, Olympiacos, Fenerbahçe o cualesquiera otros que queramos imaginar.

Quedará la definitiva consagración de Mirotic (ello en el supuesto de que no estuviera consagrado ya más que de sobra), la mayoría de edad de Abrines (aunque a alguno todavía le cueste hacerse a la idea), la puesta de largo (nunca mejor dicho) de Edy Tavares; en realidad Tavares no hizo más que lo que ya viene haciendo semana tras semana en el CID y demás canchas ACB, pero esto es lo que tiene el escaparate de la Copa (y no digamos ya si la juegas contra el Madrid): para medio mundo fue como si lo hiciera por primera vez… quizás porque ese mismo medio mundo le vio jugar el jueves por primera vez.

Quedarán unos fallos organizativos impropios de una competición de tan alta alcurnia y prosapia (sea eso lo que sea): quedará un reloj de posesión que se paraba o iba por libre cada dos por tres, como si la organización esperara la visita de algún miembro (imputado o no) de la familia del señor que da nombre al trofeo y hubiese vuelto a instalar inhibidores de frecuencia, a la manera de aquella infausta fase final del Eurobasket 2007; quedarán unas redes que si el tiro entraba flojo no dejaban caer la bola, que en casi medio siglo de baloncesto no recuerdo haber visto jamás nada semejante, como quedará también la fantasmagoría de alguno que creyó ver en ello un siniestro complot (el futbolerismo migrado por un día al baloncesto es lo que tiene), que a ver cómo le vas a pedir luego que sepa perder cuando llegado el momento ni siquiera sabe ganar.

aro

Quedará una realización televisiva infame, impropia no ya de ésta sino de cualquier otra competición sobre la faz de la tierra: baste decir que Televisión Española incorporó para la ocasión unas novedosas camaritas instaladas justo encima de las canastas, que habrían sido perfectas para ofrecer repeticiones (que es bien sabido que las repeticiones compulsivas son marca de la casa, tanto más cuanto menos permitan ver el juego) si no fuera porque el realizador ya que las tenía decidió jugar con ellas y utilizarlas una y otra vez para el directo (incluso en algún ataque especialmente decisivo de algún partido especialmente decisivo), y no dejándolas quietas sino abriendo y cerrando el plano compulsivamente en plan zoom cual Lazarov en los setenta, de tal manera que al final de cada jugada acababas viendo aro, sólo aro, la pantalla entera llena de aro, un enorme aro en primer plano que rebosaba incluso los contornos del televisor. Por favor, que le den un válium la próxima vez o aún mejor, que le manden a realizar las carreras de caballos, la gala de los Goya o la de Murcia qué hermosa eres, que seguro que allí sus innovaciones estilísticas podrán ser especialmente valoradas por un público afín.

Y quedará en resumidas cuentas (acabo como empecé, vuelta la burra al trigo) esa misma sensación que ya venimos experimentando año tras año de que esto ya no es lo que era, de que esta ya no es mi Copa que me la han cambiao. O no quién sabe, o acaso la Copa siga siendo la misma y el problema esté en que ya no sepa yo apreciarla, acaso la tuviera demasiado idealizada, acaso sea yo el que ya no soy lo que fui. Va a ser eso.

brotes verdes   Leave a comment

(publicado originalmente en tirandoafallar.com el 15 de octubre de 2013)

Granca y CAI han llegado para quedarse. Granca y CAI llegaron hace cinco meses, ganaron donde no les tocaba, subvirtieron el orden establecido, dieron el puñetazo encima de la mesa y dijeron hola buenas, aquí estamos, Granca y CAI llegaron y rompieron de un plumazo los esquemas de nuestro adocenado baloncesto patrio, acostumbrado por lo general a que tercero y cuarto fueran más o menos los de siempre para así justificar sin necesidad de más explicaciones que la Euroliga también la jugaran más o menos los de siempre.brotes-verdes Granca y CAI supusieron un maravilloso soplo de aire fresco (dos soplos, más bien) para nuestra alicaída Liga, dos brotes verdes (que éstos en verdad lo son aunque parezcan rojos o amarillos, no como esos otros que insisten en vendernos por ahí) en mitad de este páramo desolado, cada vez más yermo porque cada vez hay menos con que regarlo, también porque esos dos enormes eucaliptos plantificados allí en medio se chupan casi toda el agua e impiden que surja a su alrededor cualquier otro atisbo de vegetación. Granca y CAI surgieron sin embargo, resultó fácil la tentación de creer que fueran flor de un día pero nada más lejos de la realidad, casi medio año después ahí siguen cada vez más lozanos y frondosos, aguantando la sequía, los embates de los vientos y hasta las acometidas del temporal…

Y no será porque no les podaron (no sé si no estaré llevando la metáfora demasiado lejos), no será porque no intentaran quitarles todo lo aprovechable en cuanto se vio que podían prosperar. No había acabado casi el CAI de eliminar al Valencia Basket, no se había enfriado aún el parquet de La Fonteta y ya estaban los del Equipo Hacendado haciendo buena aquella vieja máxima, si no puedes vencer a tu enemigo únete a él, si no puedes vencer a tu enemigo intenta al menos quitarle lo mejor que tenga para que así puedas vencerle la próxima vez. La Cultura del Refuerzo, como si dijéramos. Dicho y hecho, Pablo Aguilar y Sam Van Rossom hicieron el breve trayecto Zaragoza-Valencia y de repente a orillas del Ebro se vieron de nuevo ante la necesidad de reinventarse, reinventarse relativamente porque al fin y al cabo allí seguirían los Llompart, Roll, Rudez, Stefansson o Joseph Jones, pero reinventarse de todos modos. Lo que para otros sería un grave problema, para Willy Villar es sencillamente un reto diseñado a la medida de su capacidad.

Si a alguien le quedaba alguna duda, se le debió quitar en cuanto vio aparecer por aquellas tierras a esa especie de Mister Bean con cuarenta centímetros de más llamado Giorgi Shermadini, todo un vigente campeón de Euroliga escogiendo ser cabeza de ratón (aunque hay ratones y ratones) en vez de cola de león, pasar de jugar diez minutos en un gran equipo a jugar treinta en un buen equipo como paso fundamental para relanzar (aún más) su carrera. Aun así alguno le puso pegas, ya dijo el torero que hay gente pa tó, que si no es un fino estilista, que si sus movimientos son manifiestamente mejorables, que si… Pura envidia, me temo. Shermadini podrá no resultar tan pintón como otros (como su magnífico compañero Joseph Jones, por ejemplo) pero es que tampoco lo necesita. A Shermadini se le mide en términos de eficacia, de economía de medios, para qué hacer cuatro pivotes y dieciséis reversos si con apenas un giro y un toque suave ya es capaz de sacar petróleo de las piedras. Y a ambos lados de la cancha, además. Cómo se lo explicaría: al precio que va hoy en día el kilo de cénter de calidad en el mercado europeo, ya hay que tenerlos bien cuadraos para poner pegas a un jugador así, y tanto más estando en un equipo como el CAI. Lo del sábado fue sólo el principio.

Pero es que además no vino solo, ponga usted un georgiano en su vida y a poco que se descuide tendrá dos por el mismo precio (bueno, no exactamente por el mismo precio, pero ustedes me entienden). Por si no tenías bastante con Mister Bean vas y le pones al lado al Señor Cuesta de aquí no hay quien viva (o de como demonios se llamara aquello), por otro nombre Viktor Sanikidze, un sujeto que dicen que pasó tiempo ha por Estudiantes aunque él se esforzara concienzudamente en disimularlo. Éramos más jóvenes (sobre todo él), hoy este Sanikidze tiene infinitamente menos pelo e infinitamente más baloncesto que entonces. Georgiano y georgiano, la pareja perfecta, desconfíe de parecidos y otras chorradas porque estamos ante el futuro (quizá ya presente) dúo de moda en la ACB, por separado son buenos pero juntos son capaces de fabricar baloncesto como los propios ángeles (no sé si como los Lakers o como los Clippers, pero como los ángeles al fin y al cabo), así en su selección como en su club. Nace el CAI Zaragozadze.

Si además cambias belga por belga, Van Rossom por Tabu (será por apellidos pintorescos), si además te sacas de la manga a un Pere Tomás que necesitaba ya resetearse fuera de Badalona, si además conservas casi todo lo demás (incluso Norel, que por ahí sigue aunque aún no goce de buena salud) el resultado de todo ello nos da un proyecto maravilloso, un equipo al que da gloria verlo. En Bilbao lo vieron y no parece que les diera mucha gloria, como tampoco parece que les diera mucha gloria en Vitoria ver al Granca, es lo que tienen las derrotas. Estas cosas son así, hace un par de años los equipos vascos epataban al resto de los mortales, hoy en cambio andan metidos en (relativas) penurias, mañana quién sabe. Tendrán que poner las cosas en perspectiva (es decir, tendrán que no jugar contra ellos) para apreciar en su justa medida lo que estas fantásticas criaturas de Abós y Martínez son capaces de hacer, lo que ya están haciendo. Para ver crecer los brotes verdes.

Y es que lo dicho cuatro párrafos más arriba para Willy Villar vale exactamente igual para Berdi Pérez. Aún no habían acabado de caer ante el Barça, aún no habían acabado de despedirse y desearse un buen verano y ya estaba Ryan Toolson vestido de verde Unicaja. Y el siguiente fue Spencer Nelson, más de uno contaba en la Isla con que recogiera el testigo de Jim Moran y se perpetuara de amarillo pero se ve que él tenía otros planes. ¿Problema? En absoluto. Hay seres humanos que no acostumbran a tener problemas sino soluciones, y me da que Berdi debe ser uno de ellos. Antes de traer lo bueno que haya por ahí procuremos conservar lo bueno que aún tenemos, que no es poco: Newley renovó contra todo pronóstico, como renovó Bellas tras arduo proceso que costó poco menos que un parto pero que al final (ya casi fuera de cuentas) acabó en alumbramiento feliz para todas las partes. Como siguieron también Beirán, Báez (¿acaso el jugador más infravalorado de la Liga?), el aún achacoso (aunque mientras estuvo en la selección no quisiéramos darnos cuenta) Xavi Rey y hasta la joya de la corona Edy Tavares. No estaba mal para empezar…

Pero aún había muchos agujeros que tapar. Granca se lanzó en picado a por el jugador más deseado del verano, Nacho Martín. Tenía mal pronóstico, tenía que competir contra ofertas muy superiores de equipos que tal vez le doblaran el presupuesto, tenía que jugar sus bazas. Como dijo aquél, hay cosas que el dinero no puede comprar. Hay personas (y hay edades) que priorizan la pasta y hay también personas (y edades) que están por encima de todo eso. No porque les sobre, nunca sobra, sino porque están ya en otra fase, porque son capaces de valorar aún más la calidad de vida. Entre ganar XXX en un sitio cualquiera o ganar sólo XX en mitad del paraíso, en un lugar de inmejorable clima meteorológico y social, muchos (que no miran más allá de sus narices, o más allá de su cuenta corriente) habrían elegido la opción A, pero Nacho Martín prefirió la B. Granca buscó a Nacho, Nacho Martín escogió Gran Canaria. Un gran lugar, un gran club, un gran tipo (visto al menos desde la distancia, que no tengo el placer), de alguna manera estaban todos ellos condenados a entenderse. Por nada del mundo se me vayan a perder el resultado de ese entendimiento.

Pero quedaba el toque mágico, el que antaño fue Toolson y antes fue Carroll y antes English y antes tantos otros, el que año tras año nos lleva a abrumar de loas y alabanzas a Berdi y antes a Himar y antes otra vez a Berdi. Vistos los antecedentes esperábamos un tirador, ficharon a Ben Hansbrough ergo a partir de ahí ya todos nos lanzamos a decir que Hansbrough es un tirador. Bueno, pues no. Hansbrough es menos que eso, lo que significa que es también muchísimo más que eso. Hansbrough es el pack total, créamelo porque le vi no menos de una docena de veces durante su periplo universitario, Hansbrough puede tirar (y meter) pero no es esa su principal faceta, Hansbrough anotará menos que sus antecesores o anotará tal vez lo mismo pero de otra manera, atacando el aro, dejándose los dientes en cada penetración. Eso sí, a cambio Hansbrough te dará una defensa y una intendencia que los otros no te dieron, ni por asomo. E intensidad, toda la del mundo. No estará tan loco como su afamado hermano Tyler (Psycho T para los amigos), su mirada no es tan enajenada pero sí te permite intuir esa misma determinación en sus ojos. En los días malos se dejará la vida (y pasará por encima de la de cualquiera, si es preciso), en los días buenos también pero además hará muchas más cosas. Siempre y cuando no me lo hayan estropeado desde que salió de Notre Dame.

Añádanle a Albert Oliver, todavía a sus 35 añazos un seguro de vida desde el base, un magnífico pasador (y tantas otras cosas) en el reino de los buenos pasadores, como lo es también Bellas o como lo son (cada uno a su manera) Hansbrough, Beirán, Báez, no digamos ya Nacho Martín. O como lo es incluso O’Leary, el típico alero sobrio y discreto que tanto gusta en aquellas tierras, el que partido tras partido te hará muy poco ruido y te dejará en cambio muchas, muchísimas nueces. Un equipo de buenos pasadores, bien trabajado además como es el caso, podrá ganar o perder pero te asegurará jugar muy bien al baloncesto. He ahí su imagen de marca. En esta Liga ACB podrá haber equipos mejores que el Granca, sobre todo plantillas mejores que la del Granca. Pero difícilmente encontraremos a un equipo que juegue tan bien al baloncesto como lo hace el Granca.

Granca y CAI han llegado para quedarse, y ahora usted (en el dudoso supuesto de que haya aguantado hasta aquí) me preguntará qué significa quedarse. Ojalá lo supiera. Quedarse es no ser aquella flor de un día que les dije en el primer párrafo, quedarse es competir de igual a igual semana tras semana, mes tras mes, es estar ahí rondando permanentemente las proximidades de la excelencia. Quedarse es seguir creciendo, es continuar año tras año peleando copas y playoffs, asumiendo que puedes perder (cómo no habrías de poder, la derrota es parte del juego) pero sabiendo que has hecho siempre todo lo necesario para que puedas ganar. Quedarse es no pensar jamás en títulos, pero si por cualquier circunstancia se ponen a tiro no perderles la cara y mirarlos de frente, siempre de frente. Quedarse es tener claro que hay por ahí dos acorazados pero que el resto son meramente humanos, y que hasta a los acorazados se les pueden encontrar vías de agua de vez en cuando. Quedarse es no ponerse más límites que aquellos que dicte el sentido común (o ni esos siquiera), quedarse es dormir poco y soñar mucho como en buena hora dijo Pedro Martínez. Quedarse es (o debería ser) precisamente eso, haberse ganado por fin el derecho a soñar. Así sea.

la edad de piedra   5 comments

Captura de pantalla 2013-06-03 a las 20.53.38

No me importa, créanme que no me importa ya a estas alturas si la canasta de Sada fue fuera o dentro de tiempo. [Las investigaciones más avanzadas como ésta del gran Piti Hurtado parecen demostrar que la posesión duró 23,991 segundos, es decir, sería válida por nueve milésimas de segundo, periodo imperceptible y que está incluso en función de que el sujeto que maneja el crono sea más o menos ágil a la hora de pulsar el botón; en ese mismo sentido hay incluso alguna fotografía (como esa composición de ahí más abajo, cortesía de Zuriñe Eguiluz) que muestra el balón ya camino del aro con el crono a cero pero el punto rojo aún apagado, lo cual no tendría nada de particular porque el crono marca el cero desde se quita el uno (obviedad), es decir, cuando quedan aún nueve décimas para que se acabe la posesión]. No me importa, como ya tampoco me importa si hubo falta en la acción de tiro, si Sada antes hizo pasos, si salió y luego entró para trabajarse el rebote o si incluso (como alguien sostiene todavía) el airball de Navarro rozó ligerísimamente el aro y no solo la parte baja de la red. Ya no me importa nada de eso, de verdad se lo digo, saben que no tengo por costumbre entretenerme en temas arbitrales más allá de lo estrictamente necesario, tanto menos tratándose de decisiones que deben ser tomadas en décimas. No me importa tanto que se equivoquen como que cuenten con los medios adecuados para prevenir y (en su caso) evitar esa equivocación. Me importa que mi deporte sea digno, que sea justo o al menos lo intente, que no se parezca a cierto deporte que se juega con los pies y que se jacta de mantener e incluso fomentar los errores arbitrales para así potenciar la discusión, que sea más bien como tantos otros deportes (algunos tan tradicionales como el rugby, por cierto) que ya han incorporado la tecnología a su proceso de toma de decisiones sin que ello les haya supuesto ningún trauma, más bien al contrario. Que nuestro baloncesto sea como tantos otros baloncestos, al otro lado del charco o aquí a la vuelta de cualquier esquina. Que no nos estemos quedando atrás, en esto como en tantas otras cosas. 

Yo no sé si repararon en que, durante el tiempo muerto que siguió a la canasta de Sada y precedió al tiro libre adicional, en un momento dado los árbitros se acercaron a la mesa de anotadores. No se les oye (evidentemente) pero sí se ve que consultan algo y que dos miembros de dicha mesa les responden claramente que no. Que a ver, que no es que esté yo capacitado para leer sus labios, pero sí para interpretar su lenguaje gestual y ese movimiento de manos hacia un lado y hacia el otro no podía ser más explícito, que no, que de ningún modo. Claro está, podía ser que les estuvieran preguntando si llovía afuera, si se habían traído el bocata o si tenían plan para luego, pero yo más bien me inclino a sospechar que Redondo y cía les estaban inquiriendo sobre alguna otra cuestión de más enjundia: quizá por la jugada que acababa de suceder, por si tuvieran alguna observación que hacer respecto al tiempo de posesión; o quizá, quién sabe, por si existiera alguna posibilidad por pequeña que fuera de usar el instant replay aunque ello contraviniera la legislación vigente, ya que al parecer (nunca te acostarás sin saber una cosa más) la ACB sólo permite su utilización en canastas sobre la bocina del final de partido y no sobre la bocina del final de posesión, mandagüevos, tanto da que ésta sea decisiva y se produzca apenas unos segundos antes. Nunca sabremos lo que allí hablaron, entre otras cosas porque (permítanme la digresión) TVE suprimió hace algún tiempo esa extraña figura que solíamos llamar piedepista, pensarán que como el narrador y el comentarista ya están in situ pues para qué más, eso que se ahorran, si hay entrevistas que las haga el propio Arsenio como las hacía Quiroga en los setenta, viva la modernidad. Que a ver, que no es sea yo mucho de África de Miquel, ya lo saben de sobra, pero sucede que hay otros/as periodistas y sucede además que a veces la flauta suena por casualidad pero para eso es necesario que haya flauta, si no la hay no va a sonar por mucho que soples. O dicho de otra manera, si está África (o quien sea) detrás de la mesa de anotadores siempre habrá alguna remota posibilidad de que se entere de algo, si no está es francamente imposible.

Pero me he ido del tema (para variar), estaba yo en que los árbitros fueron a la mesa, que les dijeron que no y que nunca sabremos si pidieron el instant replay o si pidieron otra cosa. Claro está, en el supuesto de que lo pidieran había una razón de peso para denegárselo (más allá de la absurda normativa vigente): difícilmente puede haber instant replay cuando no hay replay siquiera. Que no había repetición, que ya había pasado algún minuto y no habíamos vuelto a ver la jugada en cuestión, que ya sólo la veríamos tiempo después, cuando nada tuviera ya sentido… y para más inri desde el mismo plano general que ya habíamos visto en directo, el de ésa que (creo que) llaman cámara máster con cuya toma resultaba científicamente imposible ver el reloj de posesión ni aunque te descoyuntaras en el intento. Y se quedaron tan anchos, ni una repetición más, despedimos perdiendo el culo aunque aún nos sobre tiempo y a otra cosa mariposa, demos paso raudos y veloces a los Irujos y a los Jesulines, esos sí son asuntos de vital trascendencia para la buena marcha de este país y no estas nimiedades de si canasta entró antes o después, del derecho o del revés, total a quién le puede importar esa chorrada, anda y que se vayan a cagar. Dicho y hecho.

¿Es acaso posible que TVE, además de recortar en piedepista, haya recortado también en cámaras y/o operadores de cámara? ¿Es acaso posible que ahora ya ni siquiera haya cámaras al pie de cada canasta, como siempre las hubo toda la vida de dios? Y en el supuesto de que siga habiéndolas, que no lo recuerdo: ¿tan difícil es que el cámara de la canasta contraria al juego enfoque permanentemente un plano abierto del otro lado, para que en caso de duda podamos ver en una misma imagen al reloj y al tirador? ¿Son conscientes de que esto se viene haciendo en USA (NBA, NCAA) desde hace tiempo inmemorial, de tal manera que si surge un conflicto los árbitros siempre tienen no uno sino varios planos para poder escoger, y así tomar la decisión correcta? ¿Cabe la posibilidad, no ya de que les importe un pito la ACB y el instant replay y la madre que les parió (que eso es obvio), sino de que también les importemos un pito sus propios telespectadores? ¿Es más, cabe incluso la posibilidad de que les importen un pito sus propios trabajadores, sus propios profesionales, esos a quienes dejan vendidos ahí al pie del cañón esperando eternamente una repetición que nunca llega,  esos a quienes encima les toca dar la cara para intentar justificar lo injustificable?

Como dijo aquél, partiendo de la nada estamos alcanzando las más altas cotas de la miseria. En cierto modo el baloncesto televisivo es una metáfora del país, seguimos avanzando en sentido inverso (nótese el eufemismo para no decir retrocediendo) de tal manera que del siglo XXI habremos pasado al XX y no tardaremos mucho en llegar al XIX, si nos lo proponemos a este paso acabaremos en la edad de piedra, en vez de televisárnoslo que nos lo dibujen en las paredes de la cueva con un cincel que para el caso viene a ser lo mismo. TVE trata a la ACB como si le estuviera haciendo un favor (acaso porque en el fondo le esté haciendo un favor), no es ya que lo demos sin pagar un duro sino que en el fondo deberíais dar gracias de que no os cobremos por darlo, cutres, que sois unos cutres. Ningún cariño, escasísimos medios y la dosis justa de profesionalidad, ni un gramo más: todo es plano, rutinario, funcionarial en el peor sentido del término. Eso sí, luego tocará final Madrid-Barça y los mismos que hoy desprecian el producto (acaso ni siquiera lo consideren un producto) perderán el culo por poner cámaras hasta en los calzoncillos de los jugadores si es preciso, de tal manera que de cada jugada conflictiva tengamos no ya una repetición sino cinco o seis (ya otra cosa será que alguna de ellas sirva para algo), lo que haga falta; y lo pondrán en prime time, y pararán telediarios si ello fuera menester, y hasta se colgarán medallas cuando suban las audiencias, y otra vez estaremos encantados de habernos conocido y a la vuelta del verano aquí nos veremos de nuevo con la misma mierda televisiva entre las manos sin saber muy bien qué hacer con ella… Acaso la ACB tenga lo que se merece, no digo yo que no; lo que ya no sé es qué habremos hecho nosotros para merecer esto.

Publicado junio 3, 2013 por zaid en ACB, medios

Etiquetado con , , , , , , , , , , ,

un soplo de aire fresco   4 comments

Recapitulemos: Xavi Rey, que estaba haciendo la mejor temporada de su vida y que en algún momento pudo hasta ser considerado (eso que solemos llamar) jugador-franquicia, lleva lesionado desde tiempo inmemorial. Jon Scheyer se apeó del barco en marcha, colgó las botas y las cambió por el traje y la corbata para irse a la vera del maestro Krzyzewski en su Cameron Indoor de Duke. Su presunto sustituto Chamberlain Oguchi se quedó pinchado en un bloqueo nada más llegar y ahí sigue, por ahora. Tomás Bellas, rescatado hace años de las profundidades de la LEB, hoy es probablemente el base más infravalorado de la ACB, acaso también el jugador (de cualquier posición) más infravalorado de la Liga; algo en lo que no le va muy a la zaga (en la infravaloración, me refiero) su compañero Eulis Báez, auténtica joya que tal vez sólo necesitaba encontrarse con el técnico ideal para sacar a relucir todas sus capacidades. Jugadores que dieron tumbos por aquí y por allá, como el propio Báez, como Newley, como ese mismo Beirán que necesitó irse tan lejos de casa para que por fin entendiéramos que era mucho más que un tirador. O como Slokar, ése de quien Messina dijo una vez que era demasiado inteligente para jugar al baloncesto, tal vez su problema fuera no haberse encontrado aún con el entrenador capaz de asumir y administrar esa misma inteligencia. Añádase a Óscar Alvarado y Walter Tavares, diamantes (cada vez menos) en bruto que van puliéndose día a día; añádase a Roberto Guerra, leyenda viva del club, el jugador canario por antonomasia, rescatado casi de la jubilación para hacer equipo y bien que lo está haciendo; añádase por supuesto a Spencer Nelson, camino de convertirse en una institución como en su día lo fue (lo será siempre) Jim Moran; añádase cómo no a un Ryan Toolson que desde ya debería dejar de ser el sobrino de y el primo de, la verdadera estrella de un equipo sin estrellas. Y ciérrese el círculo con el principal culpable de todo esto, don (hoy más don que nunca) Pedro Martínez, con todo su equipo técnico, también con ese previo encaje de bolillos que hoy hace Berdi Pérez, que antes hizo Himar Ojeda y aún antes otra vez Berdi. Y con sus gentes, esas buenas gentes que cada domingo se visten de amarillo y se pegan el madrugón (una hora menos, recuerden) para abarrotar el CID, que llevaban años rondándolo, que rompieron una primera barrera en febrero y ahora han roto por fin la barrera definitiva, que acaso crean que han cumplido un sueño y no se den cuenta (o tal vez sí) de que el sueño sigue abierto, no tiene por qué ser final sino principio, esto no ha hecho más que empezar. Esto es suyo, esta felicidad es de todos ustedes, disfrútenla por favor.

Sigamos recapitulando pero ahora un poco más arriba, unos cuantos miles de kilómetros hacia el nordeste: Henk Norel (como Xavi Rey en el párrafo anterior), seriamente averiado justo cuando iba camino de convertirse en la piedra angular de este proyecto. Michael Roll, Chad Toppert, Damjan Rudez, Joseph Jones, Golubovic, seres anónimos de cuya existencia apenas sabrían cuatro gatos antes de llegar a Aragón, tipos a quienes aún hoy apenas reconocerían más abajo de Calatayud o más arriba de Barbastro (por ejemplo). Como Stefansson, el islandés errante, tantas veces rebotado de tantos y tantos sitios. O como el mismísimo Sam Van Rossom, otro gran base, otro ejemplo palmario de infravaloración. O como Albert Fontet, quién nos lo iba a decir, felizmente recuperado para el baloncesto de élite. Y ese Pedro Llompart que era la pieza que faltaba para completar el puzzle, el pegamento que da sentido a todo lo demás; y por supuesto ese Pablo Aguilar, la verdadera joya de la corona que mucho me temo que les va a durar lo que (dicen que) dura un caramelo a la puerta de un colegio. Claro está, dirán que todo eso no es gran cosa, dirán que todos estos nombres más bien parecen deshechos de tienta, dirán lo mismo que habrían dicho en el párrafo anterior pero sucede a veces que para amalgamarlo existen profesionales como aquel Pedro Martínez o este José Luis Abós, el hombre (aparentemente) tranquilo que durante estas pasadas temporadas cargó con el mochuelo de que los resultados no estuvieran (presuntamente) en consonancia con la inversión realizada, contra todo pronóstico sus jefes tuvieron paciencia, le respaldaron y ahí está el fruto, ese que hoy disfruta (valga la redundancia) una afición inmensa, la misma que no murió cuando murió el anterior CAI, la misma que vio nacer de la nada a este nuevo CAI y lo mantuvo vivo en LEB, la misma que soportó frustración tras frustración en cada intento de ascenso a la ACB y aún así siguió adelante como si no hubiera pasado nada, la misma que tuvo al fin su premio y lo perdió y volvió a tenerlo, la misma que hoy valorará esto más que nadie porque sabe lo que cuesta lograrlo, sabe que han tenido que pasar más de veinte años para que Zaragoza (con otro club que se llama igual pero ya no es el mismo) vuelva a sentirse en la élite de la ACB.

Probablemente habrá quien se rasgue las vestiduras (más allá de lo obvio, más allá de las lógicas rasgaduras en Vitoria o Valencia), habrá incluso quien se eche las manos a la cabeza y piense que van a ser unas semifinales descafeinadas, que esto puede ser la ruina para la ACB y para su relación con TVE, todo lo que ustedes quieran pero qué quieren que les diga, a mí el hecho de que dos proyectos tan ilusionantes como Granca y CAI vayan a jugar las semifinales de la ACB me parece una magnífica noticia y un maravilloso soplo de aire fresco para nuestro baloncesto. Quizá no recuerden que hubo un tiempo (pongamos que dos décadas atrás) en el que se solía decir que ACB era en realidad el acrónimo de Acaban los Cuatro Buenos (creo recordar que la paternidad de la idea correspondió a Vicente Salaner) por aquello de que, sucediera lo que sucediera antes, al final las semifinales siempre las acababan jugando Madrid, Barça, Joventut y Estudiantes. Quizá sí recuerden que hubo otro tiempo bastante más reciente en el que igualmente Acababan casi siempre los Cuatro Buenos si bien estos ya eran Madrid, Barça, Baskonia y Unicaja, si acaso con ligerísimas incursiones (según las épocas) de Caja San Fernando, Valencia o más recientemente Bilbao Basket. En demasiadas ocasiones las semifinales ACB han parecido un coto cerrado, y por eso me alegra tanto que esta competición de alguna manera se democratice, que se abra a equipos que llevan años y años trabajando bien y se merecen con creces este premio. Me alegra aunque también lo sienta por un gran tipo como Zan Tabak, aunque lo sienta por un Valencia Basket que fichó tal vez mejor que ningún año para al final acabar casi igual que todos los años. Me alegra aunque los agoreros del apocalipsis intenten estropeármelo, me alegra aunque algunos linces ya estén dando por hecho cuál será el resultado, me alegra aunque algún periódico deportivo abra hoy su sección de baloncesto titulando a cinco columnas Todo apunta a una final Real Madrid-Barcelona como si no hubiera otra noticia, como si en este país no existieran otras realidades deportivas que merezcan ser contadas más allá de esa estomagante dualidad. Me alegra aunque siga sin entender (problema mío, que soy así de ignorante) qué tendría que pasar para que Granca y/o CAI jugaran Euroliga (que eso sí que es un coto cerrado), si les bastaría con llegar a la final o si además necesitarían ganarla, o si ni aún así la jugarían siquiera. Sí, me alegran estas semis y pienso disfrutarlas aunque una vez más me las vayan a televisar a medias, y créanme que todo lo demás (audiencias incluidas) por una vez me va a importar poco menos que un bledo (sea lo que sea un bledo). Si éstas también son sus semis, no permitan que nada ni nadie se las estropee.

A %d blogueros les gusta esto: