Archivo para la etiqueta ‘Justin Doellman

CULTURA DEL REFUERZO   Leave a comment

Es bien sabido que a la Euroliga se puede acceder por diferentes vías. Está la vía fácil, la de toda la vida: si alcanzas la final de tu competición doméstica y tu número de victorias multiplicado por el coseno de pi elevado al cubo resulta ser superior en al menos dos tercios a la raíz cuadrada del promedio de puntos anotados en años bisiestos no acabados en cero por los dos equipos con peor coeficiente de entre los considerados de categoría A podrás acceder a la Euroliga siempre y cuando se trate de un año par no múltiplo de cuatro, la luna esté en cuarto creciente y no se encuentren alineados Urano y Plutón. Y luego está ya la vía más difícil, que consiste en ganar la otra competición continental no llamada Euroliga, esa que vamos cambiando de nombre a cada rato para despistar no vaya a ser que a alguno le dé todavía por llamarla Recopa o Korac: ayer fue ULEB Cup, hoy es Eurocup, mañana quién sabe. Valencia Basket no desdeñó la vía fácil pero decidió poner todos sus huevos (qué mal suena esto) en la difícil, decidió echar el resto en la Eurocup y hoy su esfuerzo (nunca mejor dicho) tiene justa recompensa. Hoy no es ya que tengan plaza garantizada en la máxima competición continental sino que además son campeones de Europa, campeones B si así lo quieren pero campeones al fin y al cabo. Que con ser importante lo primero no lo es menos lo segundo: algunos tienen los títulos por pura rutina pero para todos aquellos que no se llamen Madrid o Barça un título siempre es un título, sea éste cual sea. Que en el mejor de los casos pueden contarse con los dedos de una mano y casi siempre sobran dedos. Un título por el mero hecho de serlo ya debería ser por sí solo motivo suficiente de felicidad. Si encima trae aparejada la recompensa de la Euroliga, pues miel sobre hojuelas.

¿Qué les cuento yo de Valencia Basket que no se haya dicho ya? Que esa cultura del esfuerzo que preconiza a bombo y platillo su mandamás (su teoría de los bazares chinos, ya saben) está muy bien, qué duda cabe, nada se consigue sin esfuerzo (claro está que el esfuerzo por sí solo tampoco te garantiza nada, pero ese ya sería un debate filosófico para tenerlo en otro lugar). Pero además de esfuerzo a estos niveles necesitas algo más, llamémoslo criterio: Valencia Basket se especializó año tras año en construir rimbombantes proyectos que luego petaban a las primeras de cambio, qué buena pinta tiene este año el Pamesa solíamos decir justo antes de que el balón empezara a rodar y se le vieran por todos lados las costuras: bien que aquello no pegara ni con cola, bien que hubiera demasiados coroneles y muy poca clase de tropa, bien que el técnico no fuera el adecuado o bien (las más de las veces) que ni siquiera se le concediera el beneficio de la duda, cortando cabezas en cuanto venían mal dadas como si esa fuera a ser alguna vez la solución. Nula planificación, improvisación, despilfarro, inestabilidad. Quizás costó digerir que el éxito en gestionar una cadena de supermercados no tiene por qué llevar aparejado necesariamente el éxito en la gestión de un club deportivo profesional. Quizás todo empezara a cambiar el día aquel (pongamos que fuera hace dos o tres años) en que se pararon y decidieron que ya estaba bien, que ahora en vez de nombres iban a fichar hombres, que por lo general salen mucho más baratos y rinden mejor. Con nombres haces un plantillón pero no necesariamente un equipo, con hombres eso lo tienes garantizado a poco que cuentes con el entrenador ideal para amalgamarlo, como es el caso. Cultura del refuerzo, como complemento indispensable a la cultura del esfuerzo. Dicho y hecho.

Con una paradoja, que es que los hombres de ayer son ya también nombres (y qué nombres) a día de hoy. Tanto nombre tienen que a poco que se descuiden se los van a quitar de las manos. No habrá equipo grande de Europa que no se interese por Doellman, por Sato tres cuartos de lo mismo aunque en ese caso lo más probable es que Fenerbahçe lo recupere para su enésimo proyecto, qué decir de un Dubljevic que ya hasta mira al otro lado del charco, qué decir de productos locales como Rafa, Pau o Pablo, qué decir del propio Peras incluso… Este mismo Valencia Basket que ha ganado la Eurocup bien podría haber sido equipo de Final Four (o al menos de playoffs de cuartos, si lo otro les parece exagerado) en esta Euroleague, este mismo Valencia Basket bien podría dar la nota (aún más si cabe) este mismo año y entrar finalmente en la máxima competición continental por las dos vías, la fácil y la difícil… [Y ahí ya sí que se liaría la mundial: ayer leía en Twitter (a alguien que parecía saber de qué hablaba) que por ganar la Eurocup Valencia Basket será el quinto equipo ACB en Euroliga, pero que de jugar además la Final de la Liga Endesa entonces ya no sería el quinto sino el cuarto, perdiendo así su plaza euroliguera el equipo A con peor coeficiente. De ser ello cierto (que no lo sé, ni lo entiendo, ni lo intento), ¿imaginan a Unicaja (un poner) primando al Barça para que elimine al Valencia en semis ACB, ya que sólo de ello dependería su próxima participación continental? ¿Estamos todos locos?] Este Valencia Basket 2013/2014 es una joya, y sólo de su capacidad de seguir siéndolo (o de reinventarse, en su defecto) dependerá que siga epatándonos también en la 2014/2015. Pero para eso queda mucho todavía, no nos precipitemos, por ahora que les quiten lo bailao… y lo que aún les quede por bailar. Disfrútenlo, que muy bien ganado se lo tienen.

lo de todos los años   7 comments

Me permitirán que me autoplagie (o que me autocite, que queda más elegante), que copiapegue aquí lo que escribí hace hoy exactamente un año y diez días, más que nada porque no me apetece volver a escribirlo:

El proceso de elección de Entrenador del Año en nuestra Liga ACB responde a un mecanismo ciertamente muy complejo, en el que inciden un sinfín de variables que resultaría sumamente prolijo explicar aquí, en el corto espacio de unas breves líneas. Pese a ello, y dada mi natural vocación de síntesis, haré un ímprobo esfuerzo para resumirles de la mejor manera posible los pasos que por lo general conducen a la concesión del susodicho galardón:

Paso 1: se espera a que termine la temporada regular.
Paso 2: una vez finalizada la temporada regular se obtiene la clasificación.
Paso 3: se mira dicha clasificación para comprobar qué equipo ocupó el primer puesto.
Paso 4: se comprueba quién es el entrenador de dicho equipo.
Paso 5: se otorga a dicho técnico el premio al Entrenador del Año. Sin más.

O dicho de otra manera: en la temporada 2009/2010 el Barça acabó primero la temporada regular, y el premio al Entrenador del Año le fue otorgado a Xavi Pascual. En la temporada 2010/2011 el Barça acabó primero la temporada regular, y el premio al Entrenador del Año le fue otorgado igualmente a Xavi Pascual. Y en ésta recién concluida 2011/2012 el Barça ha acabado primero la temporada regular, y el premio al Entrenador del Año le ha sido concedido a… (terminen ustedes la frase, háganme el favor, que es que a mí me da la risa).

Fin de la cita, evidentemente aquella entrada era mucho más larga (y cómo no habría de serlo) pero el resto eran ya generalidades y vaguedades que venían a cuento entonces pero hoy ya no vienen al caso. Hoy podría simplemente continuar aquella cita añadiendo que en esta temporada 2012/2013 el primer clasificado de la temporada regular ya no ha sido el Barça sino el Madrid, razón por la cual el Entrenador del Año ya no ha sido Xavi Pascual sino

Creo que no soy precisamente sospechoso de lasofobia, creo que nadie que me lea con cierta asiduidad pensará que si escribo así es porque le tengo cierta manía a Pablo Laso. Más bien al contrario, saben que le he puesto por las nubes un montón de veces, la última hace apenas unos días con notable éxito de público y no tanto de crítica, que de esa hay para todos los gustos. Lo repetiré una vez más, valoro a Laso muy por encima de lo que lo hacen muchos aficionados de su propio equipo y creo firmemente que está haciendo un extraordinario trabajo cuyos resultados se ven a simple vista: el título copero del pasado año, la Final de la Euroliga, el liderazgo en ACB y sobre todo la creación de un estilo de juego perfectamente reconocible y sumamente atractivo para el espectador. Valoro a Laso y hasta lo tengo en gran estima, no les quepa la menor duda, pero una cosa es una cosa y otra cosa ya son dos cosas. Laso es el entrenador del Madrid (lo mismo de esto ya se habían dado cuenta), y nadie dice que sea fácil entrenar al Madrid como tampoco es fácil entrenar al Barça, faltaría más; pero las penas con pan son menos como suele decirse. O dicho de otra manera, que no sé si me estoy explicando: es muy meritorio acabar primero la fase regular ACB, qué duda cabe, pero es algo que queda mucho más a mano si manejas un presupuesto futbolero como el de Madrid o Barça que si manejas cualquier otro presupuesto, cualquiera. ¿Entrenador del año? Para mí entrenador del año sería el que tuviera mejor relación calidad-precio, es decir, mejor relación entre los resultados conseguidos y los medios que fueron puestos en su mano para conseguirlos. El que hace más con menos, por decirlo así. Todo lo cual no quita para que si en un momento dado un equipo grande hace una temporada superlativa su técnico no pueda ser considerado entrenador del año, faltaría más. Pero eso, una temporada muy puntual, unas circunstancias muy concretas; no que por el mero hecho de quedar primero te lo den ya, de serie, sin atender a ninguna otra consideración.

Supongo que hasta se podría otorgar este premio en base a parámetros matemáticos, y obviamente no me refiero al puesto en la clasificación o a una mera suma estadística sino a algo más elaborado; quizás podría establecerse una correlación (inversa), de un lado el número de victorias, del otro el presupuesto del equipo o bien la suma de las nóminas de sus jugadores, ahí les dejo la idea (y gratis) por si les apeteciera llevarlo a cabo, yo no lo haré por varias razones: porque soy lego en la materia, porque aunque no lo fuera no tengo ni el tiempo ni las ganas de ponerme a calcular una cosa así y porque (sobre todo) no soy tanto de números como de sensaciones. Y mis sensaciones me dicen que el que ha hecho más con menos (muy alto el más, muy bajo el menos) ha sido el técnico del CB Canarias Alejandro Martínez. Primera temporada en la élite, casi rozando los playoffs, casi la misma plantilla que subió de LEB más algún ligero retoque y añadiendo además (por si todo lo anterior fuera poco) esas mismas cualidades que decíamos de Laso, ese estilo reconocible y muy atractivo. Sí, él habría sido sin lugar a dudas mi entrenador del año, y en su defecto tampoco me habría chirriado que lo fueran Pedro Martínez, Moncho Fernández, Roberto González o José Luis Abós, ejemplos perfectos todos ellos (cada uno a su manera) de optimizar plantillas y conseguir resultados muy por encima de las expectativas generadas. Cualquiera de ellos (y algún otro que me dejo) en mi opinión lo merecía más que Laso, simplemente porque ninguno de ellos tuvo ni de lejos el plantillón, los medios ni las posibilidades que tuvo Laso. Repito una vez más, todo ello sin menospreciar en absoluto el grandísimo trabajo de Pablo Laso.

A veces me pregunto qué es lo que mueve a la ACB a perpetrar esta solemne majadería año tras año. Evidentemente no lo sé, pero por buscarle alguna explicación me contesto que será tal vez por un impulso mediático, porque piensen que dárselo a un personaje mínimamente reconocible les permitirá vender mejor el producto. Lo cual, si fuera cierto, no haría sino confirmar la evidente incapacidad de la propia ACB a la hora de saber cómo vender su producto. Si se lo tienen que dar al entrenador del equipo líder (que suele coincidir con Barça o Madrid, casualmente) porque piensen (acaso con razón) que si se lo dan a cualquier otro no lo va a conocer ni la madre que lo parió, aviados vamos. Como siempre, el mundo al revés. La NBA, ese espejo en el que tanto les gusta mirarse, no tuvo ningún reparo en darle hace algunos años el premio de Entrenador del Año a un Doc Rivers que por aquel entonces no era el técnico de éxito que hoy conocemos en los Celtics sino un técnico rookie que, recién colgadas las botas, hacía sus primeros pinitos en Orlando. Aquellos Magic se quedaron a las puertas del playoff y muchos por aquí (quizá la falta de costumbre) pusieron el grito en el cielo, cómo es posible que se lo den si no está en playoffs, sin reparar en el pequeño detalle de que Rivers había hecho encaje de bolillos con una plantilla que no había por dónde cogerla, con un equipo que era algo menos que un equipo de transición. El que hace más con menos, recuerden, los votantes NBA lo vieron claro. La NBA crea estrellas y a partir de ahí las vende, la ACB espera que se creen solas y a partir de ahí tampoco hace nada, simplemente se deja llevar, no se atreve a salirse ni siquiera un poquito del guión.

Si sólo fuera el Entrenador del Año… Es Mirotic de MVP, es ese quinteto ideal políticamente correcto con tres jugadores del primer clasificado, otro del segundo y otro del tercero como si más allá no hubiera baloncesto, como si no existieran Nacho Martín, Justin Doellman, Germán Gabriel, tantos otros. Les compro a Sergio Rodríguez porque saben que soy muy del Chacho y porque creo que lo merece (aunque algún otro Rodríguez de acento puertorriqueño podría tener algo que decir), podría comprarles a Tomic aunque sus prestaciones a un lado de la cancha no tengan nada que ver con las del otro, podría hasta comprarles (con muchísimas reservas) a Mirotic pero por favor, no me vendan a Rudy, no me vendan al Chapu, este año no, a ambos les aprecio y les tengo en gran estima pero no me vendan la moto, tengan la bondad. No, no les pondré esta vez como ejemplo a la NBA porque allí también hacen sus cagadas (ese defensor del año en el segundo mejor quinteto defensivo del año, esos Wade y Howard en el tercer mejor quinteto de la Liga como si en verdad lo merecieran) y para eso me basta y me sobra con las nuestras. ¿Mirotic MVP? Es muy bueno y va a ser mucho mejor (pero esto se da por lo que se es, no por lo que se vaya a ser), cierto es que ha hecho partidos realmente extraordinarios pero no es menos cierto que en otros ha estado prácticamente desaparecido. Ya les dije antes que no me muevo tanto por números como por sensaciones, y mis sensaciones me llevan a un extraño concepto llamado continuidad: la que no encuentro en Mirotic, la que sí encuentro en aquellos otros Doellman o Nacho Martin que les decía más arriba (cada uno a su manera), la que encuentro incluso en su compañero Sergio Rodríguez antes que en él mismo. Claro está, Mirotic es la estrella emergente, jugará en la NBA tarde o temprano y queda mucho mejor a la hora de lucirlo, va usted a comparar, pones en el cuadro de honor MVP Nikola Mirotic y queda como dios, pones en cambio MVP Nacho Martín y queda de lo más cutre, ya ves tú, Nacho y encima Martín, pero quién demonios es ese tío, por dios qué vulgaridad. Habremos de reconocerlo, premiar a Mirotic resulta mucho más estético, ya otra cosa es que además sea justo.

Así que miren, déjense de tonterías de una vez por todas y para el año que viene institucionalicen todos estos premios, tengan la bondad. Háganlo en la misma línea que les proponía al comienzo, proclamen con antelación que el Entrenador del Año será el técnico del equipo que gane la temporada regular, que el MVP será el jugador más vendible e icónico de ese mismo equipo campeón de la regular, que el quinteto ideal estará integrado necesariamente por jugadores de los tres primeros clasificados en rigurosa proporción a los méritos contraídos por éstos, que los jugadores de aquellos equipos a partir del cuarto puesto podrán optar al Premio a la Actitud Azul o al Premio a la Tocada de Huevos Verde pero a los premios principales no, nunca, jamás, en ningún caso, bajo ningún concepto. Déjenlo por escrito, díganlo por adelantado y al menos sabremos a que atenernos. Nos parecerá igual de injusto, pero ya no nos pillará por sorpresa.

A %d blogueros les gusta esto: