Archivo para la etiqueta ‘Kyle Anderson

CRÓNICAS DE MARZO (II)   2 comments

Habemus bracket, ergo como cada año por estas fechas toca que les ponga la cabeza mala con los emparejamientos del bracket. Avisados quedan…

SOUTH

march-madness-bracket-south-region-2014

Florida es el indiscutible número 1 de la nación, Florida ha ganado sobradamente su conferencia (así la temporada regular como el Torneo, of course), Florida lleva sin perder desde que allá por primeros de diciembre (éramos más jóvenes) ese prodigioso incordio llamado Shabazz Napier le clavó aquel triple sobre la bocina que tan felices hizo a las buenas gentes de Connecticut. Florida es el principal favorito de esta edición sin favoritos (o con demasiados favoritos), qué duda cabe… pero yo no sería yo si no tocara un poco (sólo un poco) las narices al respecto. Florida se ha beneficiado de una conferencia como la SEC que pasa por ser grande pero que anda un poco sobrevalorada en estos últimos tiempos (opinión muy personal que no tienen por qué compartir, faltaría más); ganó en casa y fuera, ganó a todos los que se encontró pero también lo pasó mal por el camino, vean si no la final de Conferencia disputada este pasado domingo, llegó a tener a Kentucky 15 abajo y al final caminó sobre el alambre, si en la última jugada no se llega a resbalar el Wildcat James Young vaya usted a saber de qué estaríamos hablando ahora. Equipo muy completo, muy veterano, muy profundo pero que a mí con todo y con eso me deja alguna duda, qué le vamos a hacer.

Dando por supuesto que pasarán con la gorra la ronda de 64, el primer marrón lo encontrarán cuando les toque enfrentarse al ganador del 8 vs 9, Búfalos vs Tigres, Colorado vs Pittsburgh. Particularmente me gustaría que fueran los Buffaloes, equipo al que da gloria ver jugar y que no sólo se ha sobrepuesto a la lesión para toda la temporada de su estrella exterior Dinwiddie sino que incluso ha hecho un dignísimo papel. En cambio los Tigers tienden a aburrirme soberanamente, lo cual no quita para que reconozca una vez más el inmenso mérito de Jamie Dixon y de un equipo que fue de más a menos  en su estreno en la ACC pero que ahora parece estar acabando bien la temporada. Ojo con ellos.

El siguiente posible marrón de Florida (o de quien sea) también tendrá historia porque saldrá del cuarteto VCU-SFA, UCLA-Tulsa (será por siglas). VCU es la Virginia-Commonwealth de Shaka Smart, a la que le han dado un número 5 que a priori parece un chollo y en la práctica es un regalo envenenado porque se enfrentará a Stephen F. Austin (12), los Lumberjacks (¿?), universidad modesta donde las haya pero que lleva sin perder desde noviembre, segunda mejor racha tras (obviamente) Wichita St. Quien sobreviva se enfrentará al ganador del UCLA-Tulsa, que en condiciones normales deberían ser los Bruins de Alford, del maravilloso Kyle Anderson (debilidad absoluta) y del portentoso freshman Zach LaVine. Pero fíese usted de las condiciones normales. No sería la primera vez que los Golden Hurricanes de Tulsa la lían en el Torneo (en cierta ocasión hasta se plantaron en Elite 8, lo que lanzó a la fama a su entonces técnico Bill Self), sí que lo sería en cambio para su debutante entrenador de este año, un sujeto que llevaba ya unas cuantas temporadas de asistente en Kansas y que responde al afamado nombre de Danny Manning, Terciopelo Azul como si dijéramos. Pongámonos todos en pie.

Precisamente Kansas es la número 2 de esta Región Sur, es decir la que si todo fuera normal debería disputarle la final regional a Florida. No teman, no les pondré otra vez la cabeza mala con Wiggins, Embiid (que lleva un tiempo sin jugar, un tanto achacoso de la espalda anda la criatura), Selden y demás familia pero sí les contaré que en estas últimas semanas vienen flojeando un poco sin que la baja del camerunés deba servirles como coartada. Ganarán a Eastern Kentucky (otra cosa sería una catástrofe) y luego se las verán con el vencedor del New México-Stanford, a los Cardinals les tengo poco vistos (fallo imperdonable) pero no así a los Lobos de Albuquerque, equipazo que me encanta éste de Nuevo México, por nada del mundo me pierdan de vista al imponente base Kendall Cucamonga Williams (no es insulto sino localidad de nacimiento, Rancho Cucamonga, California) ni a ese alero australiano con pinta de surfero que responde al bello nombre de Cameron Bairstow.

Y quedaría hablarles (y sé que me va a costar) del número 3 de esta Región, o sea Syracuse. ¿Qué les cuento yo de mis Orange que no les haya contado ya? Que hasta mediados de febrero pareció que se iban a comer el mundo y desde entonces no se comen ni una mandarina (muy apropiado), que van de mal en peor (como demostraron durante el Torneo de la ACC cayendo ante North Carolina St.), que a estas alturas ya sólo el rutilante freshman Ennis aguanta a duras penas el tirón. Y que si ganan a Western Michigan (no lo demos por hecho en las actuales circunstancias) se las verán contra Ohio State o contra Dayton, que debería ser Ohio State pero vaya usted a saber, que los Buckeyes (con todo su Aaron Craft o su Laquinton Ross) también saben muy bien lo que es ir de más a menos. En este rincón del cuadro (en casi todos, en realidad) puede pasar cualquier cosa.

WEST

march-madness-west-region-bracket-2014

Decir Región Oeste es decir Wildcats de Arizona, es hablar de otra de las grandes sensaciones de la temporada. A Sean Miller de alguna manera le vino dios a ver cuando al fin pudo utilizar a T.J. McConnell, transfer desde la modesta Universidad de Duquesne que no sé cómo sería en su anterior destino pero que aquí sencillamente se ha salido. Con él Miller encuentra al base puro que nunca tuvo estos últimos años, con él Nick Johnson puede liberarse de las tareas de creación para entregarse a las de anotación, con él el juego de estos Wildcats adquiere mucho más sentido. Con él y con el freshman Aaron Gordon, un jugador con el que yo era muy escéptico antes de comenzar la temporada porque me parecía el típico saltimbanqui, uno de esos que juegan como si se hubieran tragado un muelle… o no, porque en el momento en que entró en el engranaje de Arizona pudimos comprobar que además había un buen jugador detrás. Súmenle la apreciable mejora del enorme Kaleb Tarzewski (enorme en sentido literal, es decir, exclusivamente físico, tampoco nos volvamos locos) y réstenle al alero Brandon Ashley que en un momento dado se lesionó para toda la temporada, un contratiempo que a cualquier otro le habría hundido en la miseria pero que los Wildcats superaron elegantemente gracias a sus sexta y séptima piezas, el base tirador Gabe York y sobre todo el freshman chico-para-todo Rondae Hollis-Jefferson, que no es ya que haga de todo sino que todo lo que hace lo hace francamente bien, valgan todas las redundancias. Tan favoritos como el que más estos Arizona Babies.

Estos Arizona Babies (también llamados Wildcats) se desharán sin despeinarse de Weber State y luego se las verán con el ganador del Gonzaga (8)-Oklahoma State (9). Palabras mayores gane quien gane, así sean los tremendos Zags de Pangos y David Stockton (y de Bell Jr, Dower o el cada vez más enorme pívot polaco Karnowski) o los no menos tremendos Cowboys del ínclito Marcus Smart y sus amigos, que cuando tienen una buena tarde (y últimamente las están teniendo) son muy capaces de ganar y de paso desquiciar a cualquiera. Quizá el mejor partido (o al menos uno de los mejores) de esa 2ª ronda, en mi opinión.

A quien sobreviva de todo este lío, Arizona o el que sea, le esperará el que se salga con la suya en el cuarteto contiguo, que debería estar entre Oklahoma (¿imaginan un derby entre Cowboys y Sooners en Sweet Sixteen?) y San Diego State. Con ligera ventaja para estos últimos, que un año más han hecho un temporadón de la mano de ese tan veterano como incombustible técnico llamado Steve Fisher, ese mismo que ya ganaba campeonatos en la Michigan de los ochenta y ponía un poco de orden en los desbocados Fab Five de los noventa. Un grande, y un equipo estos Aztecas que a sus órdenes llevan ya unos cuantos años de esplendor.

Al otro lado del cuadro la principal amenaza se llama Wisconsin, ya saben, los Badgers, la habitual tela de araña de Bo Ryan… pero no nos quedemos sólo en eso porque este año sin perder un ápice de su eficacia defensiva se han dado también alguna que otra alegría en ataque, ya no son necesariamente ese equipo que agota una y otra vez las posesiones, ayuda a ello el tener tíos de tanto talento como Traevon Jackson, Decker, Gasser o el sorprendente pívot Frank Kaminski, viéndole la cara jamás imaginarías que llevara tanto baloncesto en su interior. Wisconsin se deshará sin problemas (digo yo) de la modesta American y afrontará luego un cruce envenenado frente al ganador del Oregon-BYU, sin duda otro de los enfrentamientos más atractivos de 2ª (ex 1ª) ronda. Los Patos oregonianos han tenido un año mucho más irregular de lo que cabía esperar (aquella sanción a Artis por venderle a sus compañeros el material deportivo que le facilita la universidad evidentemente no les ayudó en absoluto) pero han renacido de sus cenizas y tienen baloncesto más que de sobra para darle un disgusto a cualquiera. Como lo tiene por supuesto Brigham Young, la universidad mormona por antonomasia, el reino del gran Tyler Haws o del sorprendente pívot freshman Eric Mika. Partidazo.

Y aún quedaría completar el cuadro con Creighton, la casa de los McDermott como si dijéramos, apenas he podido verles este año (la nueva Big East vendió su alma televisiva a la Fox y ello hace que sea casi imposible encontrar partidos en Internet) y bien que lo siento, en cambio el año pasado debí verles como docena y media de veces y sé bien lo que pueden dar de sí todos ellos en general y ese incomparable Doug McDermott (¿jugador del año?) en particular. Un equipo que me cae francamente bien ya desde los tiempos en que los entrenaba Dana Altman (hoy en Oregon) y su estrella era Kyle Korver, por lo que me encantaría que todo les saliera a pedir de boca, que se deshicieran sin más trámite de Louisiana-Lafayette (probable) y luego sobrevivieran también al cruce frente al ganador del Baylor-Nebraska, que también es posible pero ya va a estar un poco más difícil. Baylor me suele decepcionar casi en la misma medida en que suele hacerlo su presunta estrella Isaiah Austin, siempre me parece que tiene equipo de sobra para no ser tan irregular como acaba siendo. No obstante han acabado bien, han alcanzado la Final de la Big12 y se la han peleado a Iowa State que es tanto como decir que pueden liársela a cualquiera. Por ejemplo a Nebraska que vendría a ser todo lo contrario, nadie contaba con ellos en la Big10 y han hecho un año inimaginable a priori para mayor gloria de su recién estrenado técnico Tim Miles. Otro de tantos partidos imprescindibles.

MIDWEST

midwest

Los números por sí solos difícilmente puedan explicar la prodigiosa temporada de Wichita State pero aún así resulta inevitable recurrir a ellos, recordar por ejemplo que los Shockers aún prolongaron la racha durante el Torneo de su Conferencia, recordar que llegan finalmente a este momento de la temporada con ese inmaculado 34-0 que no tiene precedentes en la historia. Y que hacía 23 años que un equipo no llegaba invicto al Torneo Final (1991, aquella Nevada-Las Vegas que luego fue Final Four), y que hace ya 38 años (Indiana, 1976) que un equipo no prorroga aún más esa racha para acabar proclamándose campeón invicto. Ese será el reto al que se enfrentarán desde hoy estos Shockers, que siempre supimos que no tendrían un camino de rosas pero tampoco imaginamos jamás que fueran a tener tantas espinas, tres de los últimos cuatro campeones y el actual subcampeón en el horizonte, ahí es nada. Pero vayamos por partes…

Dando por supuesto que superarán sin problemas su primera ronda (que ahora se llama segunda ronda, recuerden) el primer marrón de consideración lo encontrarán en el cruce siguiente, frente al ganador del Kentucky-Kansas State. Que podrían ser perfectamente los Wildcats de Kansas State, equipo renacido de sus cenizas de la mano de Bruce Weber y que cuenta además con un freshman que sencillamente me entusiasma, Marcus Foster;  pero que es más que probable que sean los Wildcats de Kentucky, ya saben, el mismo Gabinete Calipari de siempre pero esta vez con Randle, Young, los gemelos Harrison y demás familia, quién nos lo iba a decir, si hace unos meses nos hubieran contado que Wichita St. estaría en el número 1 y Kentucky en el 8 no nos lo habríamos creído, es más, habríamos pensado que era el mundo al revés. Kentucky fue casi unánime favorita antes de comenzar la competición pero luego la cruda realidad de la vida fue poniendo las cosas en su sitio: inexperiencia, falta de cohesión, lo normal en un equipo lleno de imberbes yogurines como éste… hasta ahora. Porque ahora ya no son tan inexpertos ni están tan descoordinados, justo ahora están empezando a funcionar, que se lo pregunten a unos Gators de Florida que aún no se habrán quitado el susto del cuerpo y todavía estarán pensando en qué habría sido de ellos si no llega a resbalarse Young. Si yo fuera Kansas State y/o Wichita State no estaría nada tranquilo, en absoluto.

Pero es que lo siguiente podría ser el vigente campeón Louisville (¿imaginan un derby de Kentucky en Sweet Sixteen?), ahí es nada la pomada. Si alguien pensó que por perder a Siva, Dieng o Behanan (este último a mitad de temporada, y no por haberse hecho profesional sino por su mala cabeza) estos Cardinals serían menos competitivos es que no conoce suficientemente a Rick Pitino. Jones, Hancock o Van Treese apuntalan un equipo con dos patas básicas, a saber, el siempre alucinante Russ Smith (un inmenso chorro de talento generalmente muy mal administrado, ya saben) y el prodigioso ala-pívot sophomore Montrezl Harrell, para mí una de las grandes sensaciones de la temporada, un jugador que poco tiene que envidiar a (por ejemplo) Julius Randle y del que sin embargo se habla (repito, en mi opinión) mucho menos de lo que merecería. La primera piedra (y no pequeña) en el camino de Louisville será Manhattan, esos Jaspers de Steve Masiello que tras ganar brillantemente a sus vecinos de IONA se proclamaron flamantes campeones de la MAAC. Llegan muy de vez en cuando estos Jaspers al Torneo pero suelen dejar huella, así lo hicieron hace ya casi veinte años con nuestro Jerónimo Bucero y hace ya casi diez con el dominicano Luis Flores (sí, aquel mismo Luis Flores del Trío Los Panchos estudiantil), así pueden hacerlo este año con tíos como Michael Alvarado o Emmy Andújar por ejemplo, ponga un hispano (o mejor dos) en su vida. Quien gane se las verá previsiblemente con Saint Louis… o no, porque éste a su vez tendrá que haber ganado al superviviente de uno de esos duelos aislados de lo que ahora llaman primera ronda y yo preferiría llamar ronda previa, North Carolina State-Xavier, partidazo ya para empezar.

Al otro lado del cuadro baste decir que Michigan es el número 2 y Duke el 3, a ver si no son éstos motivos más que suficientes (junto con los de antes) como para que a las buenas gentes de Wichita les tiemblen las piernas.Captura de pantalla 2014-01-27 a las 18.14.14 Empecemos por los Wolverines, que creyeron que se les venía el mundo encima cuando se les lesionó para toda la temporada su fuerza interior Mitch McGary (que ahí anda el hombre agitando toallas y mostrando carteles motivacionales a falta de mejor suerte) pero Beilein tuvo claro aquello de que lo que no te mata te hace más fuerte y predicó con el ejemplo: Burke será historia pero Stauskas es puro presente, y qué presente, cada día que pasa es mejor jugador esta criatura; súmenle a LeVert, a Glenn Robinson III y al renacido pívot Jordan Morgan y ahí están los resultados, desde luego muy por encima de las expectativas que había generado este equipo. Eso sí, para que estos Wolverines lleguen a medirse con Duke en sweet sixteen tendrán antes que haber dado buena cuenta de Wofford y luego medirse al ganador del Texas-Arizona State, otras dos muy gratas sorpresas. Los Longhorns parecían estar en año de transición pero han causado sensación de la mano (sobre todo) de su emergente base freshman Isaiah Taylor; y los Sun Devils han respondido con creces a las esperanzas que generaban su eléctrico base sophomore Jahii Carson y su fornido pívot canadiense Jordan Bachynski. Bonito cruce.

Y cómo no, Duke, quizá uno de los mejores juegos exteriores de la nación, quizá uno de los más endebles juegos interiores hasta que Krzyzewski decidió hacer de la necesidad virtud: optimizó a Amile Jefferson, recurrió por fin a Marshall Plumlee (que no estará al nivel de sus dos hermanos mayores, pero que siempre ha respondido cuando se le ha necesitado) y acercó más al aro a esa maravilla disfrazada de jugador de baloncesto llamada Jabari Parker, mi particular número 1 del draft si no fuera por Embiid. No serán los mejores Blue Devils de la historia pero vuelven a aspirar a casi todo como casi todos los años. Eso sí, en el camino se las verán con Mercer y luego o bien con Massachusetts (me encanta su base Chaz Williams) o bien con el ganador de la ronda previa (o sea, primera ronda) entre Tennessee (me encanta su pívot Jarnell Stokes) y Iowa, una pena estos Hawkeyes que andan también en caída libre estas últimas semanas pero que vaya usted a saber si en llegando al Torneo no les diera a los Marble, Gesell y cía por recuperar su espléndido baloncesto anterior. Ojalá.

EAST

march-madness-east-region-bracket-2014

Y si ya epataban los números de Wichita State no epatan menos los de Virginia, esos Cavaliers que no ganaban la temporada regular de la ACC desde hace 33 años (o sea, desde 1981) y no ganaban el Torneo de Conferencia desde hace la friolera de 38 años (o sea, desde 1976). TEMPORADÓN con mayúsculas el de estos chicos de Tony Bennett, esos maravillosos Harris, Brogdon, Tobey, Mitchell y demás familia… que sin embargo no habrían sido números 1 de esta Región de no haberse producido las derrotas postreras de Villanova, Kansas, Michigan o incluso Duke (ante la propia Virginia) en sus respectivas conferencias. Bien está lo que bien acaba, este seed 1 podrá haber sido el último en ser adjudicado pero no por ello es menos justo.

Tras ganar (démoslo por hecho) a los Chanticleers (¿?) de Coastal Carolina los Cavaliers se las verán con el ganador del Memphis-George Washington. No he podido ver a los Colonials (y bien que lo siento) pero sí unas cuantas veces a los Tigers del histriónico Josh Pastner y de Joe Jackson, Geron Johnson y Michael Dixon, veterano y muy físico juego exterior con calidad de sobra para liársela a cualquiera. Ese hipotético Virginia-Memphis podría ser un tremendo duelo táctico, quien lo gane sentirá poco menos que una liberación… y sin embargo su calvario no habrá hecho más que empezar ya que a la vuelta de la esquina bien podría esperarle Cincinnati o aún peor, nada menos que Michigan State.

Ningún sénior sin Final Four, he ahí el lema virtual de Izzo durante todos estos años, casi ya desde finales del pasado siglo. Ningún sénior sin Final Four, así fue durante casi todo este tiempo pero ahora corre cierto riesgo de que deje de serlo, de que tíos como Appling o Payne se le gradúen sin haber disfrutado de la experiencia. Para impedirlo (y para hacer valer su buen momento de forma, también, demostrado durante el reciente Torneo de la Big10) encararán a Delaware y luego probablemente se las verán con los musculitos de Cincinnati (mención especial para Sean Kilpatrick, uno de los jugadores del año sin ninguna duda) o en su defecto con los cerebritos de Harvard, una vez más brillantes campeones de la no menos brillante (en términos académicos) Ivy League. Un camino difícil porque a estas alturas ya no hay caminos fáciles, pero que tampoco parece el peor que les podría haber tocado, en absoluto. Izzo y sus Spartans tienen el legítimo derecho de volver a soñar.

Con permiso sobre todo del número 2 que llegará por el otro lado del cuadro, y que se llama Villanova. Habré de confesar aunque me avergüence que no he visto en todo el año a Villanova, no porque no haya querido sino porque no he podido, por lo que antes les conté de la católica Big East vendiendo su alma a la Fox. Poco más puedo aportar que lo que antes supe de ellos, que sigue entrenándoles (muy bien por cierto) el Clooney de los banquillos Jay Wright, que en la dirección en cancha seguirá ese frágil base de extraño apellido que nos cautivó en su año freshman, Ryan Arcidiacono (pronúnciese Archidiácono). Y que habrían sido número 1 con todas las de la ley (en detrimento precisamente de Virginia) de no haber caído prematuramente en el Torneo de su Conferencia ante Seton Hall.

Villanova deberá ahora deshacerse sin excesivos problemas de Wisconsin-Milwaukee y luego encarar al ganador del Connecticut-St. Joseph’s. Que en condiciones normales deberían ser los Huskies de Kevin Ollie y de ese espíritu libre llamado Shabazz Napier, pero que no descarten tampoco a los sorprendentes chicos de St. Joe’s. En el hipotético caso de que dieran la campanada (como ya la dieron en su conferencia cargándose en la Final contra todo pronóstico a VCU) hasta podríamos encontrarnos un Villanova-St. Joe’s, un insospechado derby de Philadelphia en la 3ª ronda del Torneo. Esperemos acontecimientos.

Y quedaría hablarles de otro de los equipos que más me han cautivado esta temporada, los Cyclones de Iowa State, de Fred Hoiberg y del afamado trío Kane-Ejim-Niang. Van con el número 3 lo que les hará verse de entrada con la desconocida (para mí al menos) North Carolina Central y luego ya con North Carolina (pero ésta ya no Central sino la de verdad, la de toda la vida) o Providence. Los Tar Heels han sido con diferencia el equipo más desconcertante de la temporada, el que un día te perdía con Belmont o UAB y al siguiente te ganaba a Michigan State o Kentucky pongamos por caso, el que una noche atacaba como los ángeles y a la siguiente defendía como el culo, con perdón. Marcus Paige es un fuera de serie, Tokoto, Bryce Johnson o McDonald hacen un gran trabajo, Britt y Meeks apuntan grandes cosas, van tan sobrados de talento que son perfectamente capaces de vencer a cualquiera… o de perder contra cualquiera, también. Con Providence por ejemplo, esos Friars que se llevaron contra todo pronóstico el Torneo de la (nueva) Big East ganándose de paso el billete para el baile, esos Friars que por desgracia tampoco pude ver en todo el año, lo de su Conferencia vendiendo el alma a la Fox, ya saben…

Si han llegado ustedes hasta aquí (cosa que dudo) sin duda merecen un premio, por ejemplo contarles que en apenas una semana (con permiso de la autoridad, y si el tiempo no lo impide) estará en sus pantallas la siguiente entrega, que en un alarde de originalidad llevará por título Crónicas de Marzo (III). Entre tanto denle una oportunidad a este maravilloso baloncesto universitario y a esta aún más maravillosa locura de marzo, háganme ese favor…

(publicado originalmente en tirandoafallar.com)

Donut Team   3 comments

(publicado originalmente en fiebrebaloncesto.com el 8 de febrero de 2013)

Señoras, señores, me van a permitir que aprovechando estos fríos y estas ciclogénesis explosivas (esa cosa que antes acostumbrábamos a llamar temporal, hay que ver qué vulgares éramos), hoy les invite a dar un agradable paseo por las soleadas playas del sur de California. Bueno, no exactamente, tampoco se me vengan arriba tan temprano, en realidad no iremos mucho más allá del campus de la Universidad de California Los Ángeles, esa que ni dios llama así porque todo el mundo la conoce por sus siglas, nosotros las decimos tal cual, ucla, pero los americanos (de USA) que son más finos suelen pronunciarlas de una en una, iu si el ei, así queda mucho más elegante, dónde va a parar. Pues eso, acompáñenme si son tan amables en un recorrido baloncestero por la universidad más laureada de aquella nación, si bien nosotros no nos centraremos en aquel egregio pasado de los Wooden, Alcindor, Walton, Reggie Miller y demás familia (y no por falta de ganas) sino que procuraremos quedarnos lo más cerca posible del presente.

El presente de UCLA es raro, en realidad lleva ya unos cuantos años siéndolo. UCLA emergió de un prolongado ostracismo en 1995, ese año ganó el título de la mano de aquel magnífico entrenador llamado Jim Harrick y aquella no menos magnífica generación de los hermanos O’Bannon, Jiri Zidek, Toby Bailey o el gran Tyus Edney entre otros. Pero resultó que el susodicho coach Harrick además de magnífico era un tanto marrullero en cuestiones de reclutamiento (siguió siéndolo años más tarde en Rhode Island o Georgia), razón por la cual los rectores angelinos decidieron darle puerta antes de la cosa pasara a mayores y recurrieron en su lugar a un Steve Lavin con el que no hicieron sino ir de mal en peor. Así que nueva vuelta de tuerca, cambiamos el glamour y esos aires de playboy por el hormigón armado y veremos cómo en un abrir y cerrar de ojos las cosas vuelven a su ser: dicho y hecho, desde la capital americana del acero, o sea Pittsburgh (más concretamente desde la Universidad de ese mismo nombre), aterrizó Ben Howland, y en apenas un par de años empezaron a apreciarse los frutos de su trabajo: tres Final Four consecutivas, tres, entre 2006 y 2008, eso fue lo bueno, lo malo fue que no rascaron bola en ninguna de las tres. Pero parecían estar en el buen camino, volvía de nuevo la felicidad al Pauley Pavilion… o no. Cuatro años de sequía más tarde aquí tenemos otra vez a estos Bruins intentando renacer de sus cenizas, reinventándose de nuevo a partir de una camada de freshmen que así en principio nada tiene que envidiar a las mejores promociones caliparianas de Kentucky…

Empecemos por el jugador del que van a oír a hablar hasta la náusea, aquel que ocupará ya los primeros puestos del draft en este próximo mes de junio y que muy probablemente llegará ya con el cartel de estrella a allá donde caiga, Shabazz Muhammad, vayan acostumbrándose a ese nombre por la cuenta que les tiene. Para describirlo no se me ocurre nada mejor que utilizar el apelativo cariñoso con que lo he rebautizado y que suelo utilizar cada vez que le veo: Lebroncito. Sí, es ese tipo de jugador, un portento físico (si bien no tan aparatoso como el original, todavía), puro músculo así en brazos como en piernas, que te rompe en penetración (entre otras cosas porque más te vale apartarte si le ves venir de frente) y que si no le concedes la penetración te rompe igual, porque (digámoslo cuanto antes, para no ser injustos en su descripción) resulta que también sabe jugar, y mucho: tiene por ejemplo un más que aceptable tiro exterior. Por tener, tiene también hasta ese puntito de arrogancia tan lebroniano (aunque en éste sería más bien puntazo), vamos que uno se imagina a la comadrona en el paritorio diciéndole a su madre, señora, enhorabuena, ha tenido usted una estrella del basket, mire la pinta de sobrado que tiene, casi mejor póngale a jugar ya

Ahora bien, me pasa como con LeBron y Durant, que admirando profundamente al uno siempre prefiero al otro, pues aquí lo mismo: sin que merme un ápice mi estima por Muhammad, déjenme que les diga que yo me quedo con el otro freshman maravilla, de nombre Kyle Anderson. ¿Cómo les describiría yo a Kyle Anderson? Difícil, porque es un jugador que se sale por completo de lo corriente: para empezar por su aspecto, ese largo cuello, esa frente amplia, ese pelo a lo Punset (a lo Punset joven, entiéndase), esa sensación de fragilidad, ese aire como de poeta romántico del siglo XIX; y para continuar por su juego, que es una auténtica delicia, un verdadero clínic de fundamentos en cada entrada a canasta, en cada dribling. Un clínic impartido además a cámara lenta, tiene esa sinuosidad (¿existirá esta palabra?) de movimientos que hace que casi no sepas si estás viendo el directo o el replay, ya sé que exagero pero espero que me lo consientan. Todavía no he conseguido averiguar si es lento o si sólo lo parece pero lo cierto es que de alguna manera le funciona, de alguna manera los rivales apenas consiguen desentrañar la incógnita. Si hace muchos años se dijo en este país de un afamado futbolista con nombre de buitre que su mejor cualidad era la pausa, algo muy parecido cabría decir de este Kyle Anderson que además (y por si fuera poco todo lo anterior) resulta que hace gala de una gran visión de juego desde sus más de dos metros de atalaya, y que es también (y sobre todo, quizá más que ninguna otra cosa) un extraordinario pasador. Una delicia, ya se lo dije.

Ahora bien, como solía decir un antiguo jefe que tuve, lo que es, es, y lo que no es, no es (sí, era un prodigio de sabiduría). Ben Howland vio esa visión de juego y ese pase y decidió ponerle de base, así ya para empezar desde el primer día. Y fue un desastre. Anderson tiene muchas cualidades pero no tiene aún esa toma de decisiones ni esa lectura del juego ni tantas otras cosas que caracterizan a un buen playmaker (tampoco un tiro exterior medianamente consistente, por cierto), quizá con el tiempo llegue a tenerlas (y ojalá, porque eso aclararía muchísimo su futuro en el siguiente nivel) pero por ahora aún (repito, aún) no es un base, ni de lejos. Así que Howland hizo bueno el proverbio, rectificó muy sabiamente y hoy Anderson ya sólo ejerce de base en los escasos minutos en que descansa el titular, el cual no es otro que Larry Drew II, hijo como su propio nombre indica de Larry Drew I, a día de hoy entrenador de los Hawks de Atlanta. Drew es el prototipo de base aseado, que no te seduce como Anderson (ni tampoco lo pretende) pero sí dirige, distribuye, anota y cumple más que sobradamente con su cometido. Suficiente, por ahora.

Drew llegó hace unos años desde la otra punta del país, desde la mismísima Universidad de North Carolina, será que no se encontró a sí mismo a la vera de Roy Williams. Y no fue el único, de hecho el mismo camino recorrieron los gemelos Wear, Travis y David, que pasan por ser la principal referencia interior de este equipo aunque tienen de interiores lo que yo de monje cisterciense poco más o menos. Aleros disfrazados de pívots por necesidades del guión, dos gotas de agua que podrían perfectamente intercambiarse el uno por el otro, no les digo yo que en los exámenes no lo hagan pero en la cancha chirriaría un poco más, entre otras cosas porque hay sutiles diferencias baloncestísticas entre ambos: Travis es un poco mejor, un poco más interior, también ha estado un poco más lesionado últimamente lo cual obligó a Howland a recurrir a David casi full time, con resultados bastante pobres por cierto. Así las cosas, el quinteto titular lo acaban formando el Wear de turno de (falso) cinco, Muhammad de (no menos falso) cuatro, Anderson de (algo así como) tres, Drew de uno y a su lado ejerciendo de dos otro interesante freshman (y ya van tres), Jordan Adams, mucho menos glamouroso en cualquier caso que los dos anteriores. Puro lujo por fuera, puro vacío por dentro. Equipo dónut, incluso para los estándares NCAA.

Un dónut que no sería tal si no hubiese huido del lugar nada más empezar la temporada el orondo Joshua Smith, que decidió cambiar de aires y llevarse su inmensa humanidad a Georgetown, donde intentará justificar la buena fama de dicho centro en la formación de jugadores interiores a partir de la temporada que viene. No fue el único, también se marchó (prácticamente a la vez) el escolta Tyler Lamb, quizá pensó que con tanto freshmen en su posición era imposible que cupieran todos, no lo sé, sólo sé que a partir de la temporada próxima jugará para Long Beach State. Así las cosas, del banquillo apenas emergen (Wear aparte) el energético Norman Powell, auténtico sexto hombre del equipo, y, cómo no, Tony Parker. Tony Parker que en este caso no es base francés sino pívot norteamericano, auténtica fuerza de la naturaleza, freshman (y ya van cuatro) de imponente planta que parece estar predestinado para llenar por completo el agujero del dónut, de hecho si no lo hace aún (salvo contadísimos minutos) es porque está aún más verde que usted y que yo si nos pusieran en su lugar (ligera exageración). Posibilidades inmensas, sólo espero que no se le ocurra seguir el (mal) ejemplo de tantos otros coetáneos suyos y tirarse en plancha al draft porque en su caso sería para matarlo (deportivamente hablando, entiéndase). Necesita aún mucha, pero mucha formación.

El resultado de todo ello es un equipo muy atractivo de ver, quizá porque Howland haya acabado por entender que con este plantel tampoco puede jugar a otra cosa (no siempre fue así, que aquellos Bruins de mediados de la pasada década se empeñaban demasiadas veces en jugar con el freno de mano echado pese a contar sucesivamente con tipos como Darren Collison, Russell Westbrook, Aaron Afflalo, Kevin Love, Jordan Farmar o Josh Shipp entre otros muchos). Te aseguran la diversión, si además te aseguraran también el resultado ya sería la leche. Empezaron en plan caótico, entre los que no acababan de llegar (a Muhammad le tuvo la NCAA en cuarentena hasta bien entrada la temporada, hasta llegó a darse por hecho que le suspenderían para todo el año, bien pueden dar gracias al cielo de que al final le aclararan) y los que se querían ir aquello debió ser una jaula de grillos, con papelones tan dolorosos como aquella victoria por los pelos y en la prórroga ante la modestísima UC Irvine o aquella derrota ante la no menos modesta Cal Poly, ambas además en su propio feudo del Pauley Pavilion, dos de esos partidos que las grandes programan para ir rodándose y que no esperan perder ni en el peor de sus pesadillas. Con el paso de los meses fueron estabilizándose pero no por ello dejaron de ser un equipo manifiestamente irregular, capaz de en una misma semana perder ante Oregon, ganar con claridad en el feudo de todo un top10 como Arizona y seguidamente caer con todo el equipo en cancha de Arizona State. Y no contentos con ello volver a casa, recibir a sus (muy venidos a menos) vecinos de USC y caer de nuevo estrepitosamente, haciendo gala además (dónut también en eso) de una alarmante ternura defensiva. Es decir, pierden con quien les tocaría ganar (aunque Oregon merecería capítulo aparte a ese respecto, y lo tendrá en breve) y ganan donde les tocaría perder. En llegando al Torneo Final (y siempre y cuando se metan, o les metan, que a este paso no será fácil) tan capaces serán de caer con una universidad que no conozca ni su padre (ni su rector, en este caso) como de meterse en Final Four si les da por pillar la racha buena. Nada de particular, que ya estamos viendo este año que hay mucha más igualdad de lo que parece y que (casi) cualquiera puede ganar a cualquiera; pero en su caso aún más si cabe.

Y no quisiera yo acabar todo este largo tocho sin antes contestar (o intentarlo, al menos) esa pregunta que acaso usted lleve haciéndose desde que empezó a leerlo: ¿y Adrià Gasol? ¿por qué no nos cuenta nada de Adrià Gasol? ¿No se suponía que estaba en UCLA? A ver, estar, lo que se dice estar, está: yendo a clase y haciendo exámenes y trabajos y demás cositas propias de sus estudios de biomedicina, en la mejor tradición familiar. Pero en lo tocante al equipo de baloncesto ni está ni se le espera, por ahora al menos. Es decir, está de walk-on, de oyente como si dijéramos (traducción libre), de estudiante sin beca deportiva con derecho a participar en entrenamientos pero sin posibilidad de jugar todavía. Para más información pueden echarle un ojo (o los dos, incluso) al Gigantes de este mes (sumamente recomendable, y no sólo por este reportaje), en el que se nos dan pelos y señales al respecto: lo bien considerado que está por compañeros y cuerpo técnico, la íntima amistad que le une a Kyle Anderson o la inesperada afirmación de que le encanta el baloncesto y se divierte mucho jugando, todo lo cual me congratula porque no siempre fue así, porque hubo un tiempo en que lo odiaba, no es que lo diga yo (que no soy nadie para decirlo) sino que así se lo escuché una vez a su hermano Pau en una entrevista televisiva con estas mismas palabras, lo odiaba, supongo que es lo que puede pasar si te crías en el seno de una familia en la que no se mama otra cosa que no sea baloncesto a cualquier hora del día. Tiempo al tiempo, en cualquier caso: tan posible es que en apenas unos años Adrià sea una referencia en nuestro deporte como que sea doctor en medicina o como que no sea ni una cosa ni la otra, vaya usted a saber. Será lo que él quiera ser, punto. Así que por ahora casi mejor dejémosle tranquilo, no nos hagamos pajas mentales (yo el primero) y limitémonos a esperar.

A %d blogueros les gusta esto: