Archivo para la etiqueta ‘Mike Krzyzewski

CON OCHO BASTA   1 comment

Eight is enough. Eight is enough! Así lo proclamó Mike Krzyzewski a los cuatro vientos (y a la CBS, y a la ESPN, y a quien se le pusiera por delante) nada más finalizar su victoriosa Final contra Wisconsin. Eight is enough, con ocho basta, a quienes sean insultantemente jóvenes les parecerá una frase como otra cualquiera, en cambio a quienes ya peinamos (demasiadas) canas nos retrotrae a los últimos Setenta y los primeros Ochenta, a una empalagosa y blandurriagfdfgdsfs serie yanqui que hizo furor en nuestras pequeñas pantallas, ya saben, esa típica familia llena de hijos (ocho, concretamente) que tanto juego dio siempre para comedias (presuntamente) costumbristas de clase alta, así en aquel lado del charco como en éste. Se emitía los viernes a la caída de la tarde, justo antes de Más Vale Prevenir (programa dedicado a la salud presentado por Ramón Sánchez-Ocaña, nada menos), y ni que decir tiene que arrasaba con la audiencia incluso en aquellos tiempos en que aún no teníamos por costumbre medir las audiencias (también es verdad que no tenía nada con qué competir), créanme que no había nada más visto en nuestro panorama televisivo semana tras semana, aún por raro que hoy nos resulte siendo ese día y a esa hora. Nos la tragábamos como pavos (a ver qué quieren, no había otros canales, no había Internet, no había ordenadores ni videojuegos, ni siquiera había nacido aún la costumbre de salir los viernes) y la olvidábamos inmediatamente después hasta el episodio siguiente, finalmente un día desapareció de nuestros televisores y nuestras vidas y la olvidamos ya para siempre o al menos eso creímos, yo al menos he vivido perfectamente durante más de treinta años sin acordarme jamás de ella, y así seguiría si no fuera porque al laureado y milenario (en victorias) Coach K le dio por recordármela la otra noche, justo después de convertirse (además) en pentacampeón…

Eight is enough. Eight is enough!… No, no es que al afamado Krzyzewski (que debería peinar aún más canas que yo, aunque por algún inexplicable e insospechado prodigio no sea así) le sobreviniera un repentino ataque de nostalgia televisiva, en absoluto. Es sólo que el susodicho K acababa de demostrar (por si alguien no lo tuviera ya suficientemente claro a esas alturas) que con lo que tenía tenía más que de sobra;2015-04-07T034227Z_1111927202_NOCID_RTRMADP_3_NCAA-BASKETBALL-FINAL-FOUR-CHAMPIONSHIP-GAME-WISCONSIN-VS-DUKE acababa de dar en las narices a todos aquellos que dijeron (dijimos) que a Duke esta plantilla se le quedaba muy corta, a todos los que insistieron (insistimos) aún más en ello tras la abrupta salida de Sulaimon. Pues ahí lo tienen, con ocho becas deportivas basta, con una rotación de ocho jugadores es más que suficiente. Suficiente para pasarse por la piedra con inusitada claridad a San Diego State, Utah y Gonzaga, suficiente para llegar más sobrados que nadie a Final Four, suficiente para apalizar a Michigan State, suficiente para derrotar finalmente a Wisconsin en una final extraordinaria, a esa misma Wisconsin que un par de días antes se había cepillado a la hipersupermegafavorita Kentucky en otra semifinal no menos extraordinaria. Con ocho basta. Pues va a ser que sí.

Pero tiene truco, claro. Tan sencillo como que no es sólo una cuestión de cantidad, sino también (y sobre todo) de calidad. Que hay ochos y ochos, vamos. Que cuántos, con una rotación manifiestamente más larga, no se hubieran dado con un canto en los dientes (a riesgo de hacerse daño) sólo con tener la cuarta parte del talento que atesoraban estos Blue Devils. Ocho apenas, y cuatro de ellos (y qué cuatro) novatos además para más inri, para que a todos aquellos que recurrieron (recurrimos) al factor experiencia para explicar lo de Wisconsin vs Kentucky el argumento ahora se les (nos) caiga por su propio peso. Con ocho basta, y si encima son unos críos recién salidos del cascarón (pero buenos como diablos) pues tanto mejor, así que ya puestos no estará de más que aprovechemos este modesto (y molesto) blog para rendirles homenaje, que bien merecido se lo tienen. Helos aquí, in alphabetical order:

Grayson ALLEN: La salida de Sulaimon fue el punto de inflexión. Antes apeDuke_c0-262-3082-2058_s561x327nas habíamos conocido a esa cara de chico travieso que llegó a Duke con magníficas referencias desde el instituto, que en sus escasísimas apariciones mostraba con cuentagotas la calidad que atesoraba… pero que no cabía, sin más; era el noveno, rotaban ocho, normalmente se quedaba sin jugar, nada grave, ya habría tiempo, ya llegaría su momento… Todo cambió a partir del 29 de enero: Grayson pasó de noveno a octavo, empezó a tener minutos, empezó a aprovecharlos, empezó a mostrar bien a las claras (por si a alguien le quedaba alguna duda) el pedazo de jugador que había detrás, y todo ello además en progresión ascendente, cada partido un poquito mejor que el anterior. ¿Hablábamos de puntos de inflexión? Lunes 6 de abril, Final universitaria, Wisconsin 9 arriba bien avanzada ya la segunda mitad, los Badgers relamiéndose y de repente el partido entero puesto del revés, un triple por allá, un dos más uno por acá, otro robo por acullá, un cóctel de talento, intensidad y descaro que los de Bo Ryan no supieron cómo procesar. Saben bien en Durham que sin esa eclosión no serían campeones, lo sabe todo dios y lo sabe él mejor que nadie, hasta el punto de que ya ha empezado a escuchar cantos de sirena garantizándole (¿?) un puesto en primera ronda del draft. Afortunadamente ha hecho caso omiso, afortunadamente parece que se quedará en Duke (al menos) una temporada más, créanme que sólo por ver jugar a esta criatura (titular indiscutible ya para entonces, no lo duden) merecerá ya la pena contemplar cualquier partido de los Blue Devils. Sólo denle tiempo.

Quinn COOK: Aterrizó en Durham a mediados de 2011, apenas un año despuéstyus-jones-quinn-cook del anterior título de Duke. Padeció importantes sinsabores, vivió en sus propias carnes la prematura eliminación ante Lehigh en 2012, la no menos prematura eliminación ante Mercer en 2014, la frustrante derrota ante Louisville en la Final Regional de 2013. Compartió vestuario con Austin Rivers, Seth Curry, Andre Dawkins, Michael Gbinije (sí, el de Syracuse), Josh Hairston, Ryan Kelly, Rodney Hood, Jabari Parker, todos los Plumlees. Llegó como una especie de combo guard (signifique eso lo que signifique), las circunstancias le llevaron a ejercer de base full time con notable éxito de crítica y público y justo entonces, cuando ya todos le teníamos como director de juego, apareció Tyus Jones y hubo de desandar lo andado para volver a ejercer de dos, a veces también de uno pero sólo a tiempo parcial. Y los agoreros auguraron catástrofes sin cuento en el perímetro de los Blue Devils por las crisis de celos que podrían suscitarse, pero nada más lejos de la realidad: Cook entendió la maravilla que le habían puesto al lado, asumió la situación, se adaptó a su nuevo rol sin decir oste ni moste. Base correcto, muñeca excelente, no tiene la calidad de alguno de sus compañeros (ni de lejos), no sabemos qué le deparará el destino en su carrera profesional pero de una cosa al menos sí que podemos estar bien seguros: nadie se merece este título tanto como él.

Amile JEFFERSON: Prototípico jugador de equipo, de esos que pareció que serían mucho más amile jeffersonde lo que fueron pero que en el fondo son mucho más de lo que parece que son (no sé si me explico). Pídanle que se asocie con cualquier Plumlee y a fe que lo hará, pídanle que sea referencia interior (no había otra) con Jabari Parker como imprevisto socio y también lo será, pídanle que sirva de báculo a Okafor y cumplirá con creces con su cometido, pídanle que salga desde el banquillo para limpiar la zona a Okafor y aceptará su nuevo rol sin rechistar. Puede parecer que su importancia haya ido disminuyendo con el paso del tiempo (probablemente porque así sea) pero un análisis más profundo quizá nos revelaría aspectos insospechados: nos revelaría, por ejemplo, que allá donde no llegó el amigo Jahlil ni aún menos Marshall Plumlee sí llegó él, que nadie consiguió parar a Kaminski como lo hizo él en esos minutos finales, justo cuando Okafor andaba atenazado en el banquillo con sus cuatro faltas a cuestas. De no haber sido por esa defensa puntual, por ese súbito apagamiento del hasta entonces inspiradísimo Frank the Tank, vaya usted a saber de qué estaríamos hablando ahora.

Matt JONES: En un momento dado de la temporada, quizás en aquella remontada en cancha de Virginia o quizás viniera ya de lejos, Mike Krzyzewski tuvo una idea (que para eso le pagan). Si la defensa rival se cierra sobre Okafor me tapa también a Jefferson, necesitaría un cuatro abierto para generar otras posibilidades pero no lo tengo, así que… ¿qué hacer?matt jones Pues muy fácil, Jefferson al banquillo, Winslow a ejercer de sucedáneo de cuatro y Matt Jones al quinteto titular para tener un arma homicida más desde el exterior. Lo que se llama abrir el campo, cuatro pequeños y un grande, que él por dentro se basta y se sobra y cuando la defensa se cierre sobre él (o sea, casi siempre) ya aprovecharemos su capacidad de pase para sacarla hacia el tirador. Y ni que decir tiene que el cambio le vino a las mil maravillas y que la impecable muñeca de Matt Jones hizo el resto, ya fue instrumental en aquella histórica remontada virginiana y a partir de ahí siempre estuvo donde y cuando se necesitó. Matt Jones aún es sophomore, es carne de cuatro años en Duke, si éste ya fue bueno imaginen lo que aún nos puede deparar en los dos siguientes. Nunca le pierdan de vista.

Tyus JONES: Cuentan que su madre le puso Tyus porque se enamoró de la manera de jugar de Tyus Edney, aquel menudo y maravilloso base que nos epató en UCLA (cómo olvidar aquella Madness de 1995, aquel canastón de costa a costa sobre la bocina, aquella lesión que le impidió jugar casi toda la Final) y que años más tarde siguió epatándonos por media Europa (cómo olvidar aquella Final Four de 1999, aquella Euroliga que ganó para el Zalgiris). Quién le iba a decir a esa madre que cuando escogió ponerle Tyus a su retoño no sólo estaba predestinándole a ser un base tan bueno (al menos) como el anterior, sino incluso a que ganara el título NCAA exactamente veinte años después de que lo hiciera el anterior. Tyus Jones empezó la temporada con más titubeos que Okafor o Winslow (lo cual no quiere decir qu164040615-407-wisconsin-v-dukee estuviera mal, sino que no estaba tan bien) pero eso fue sólo hasta que cogió confianza. Su mes de febrero ya fue extraordinario y su mes de marzo fue aún mejor si cabe, poniéndole todo ello al nivel del mejor base NCAA que podamos imaginar. Y qué decir de esas dos noches de abril… Hace días alguien me aseguraba estar convencido de que Tyus volvería a Duke para su segundo año, discrepé entonces y discrepo aún más ahora, yo más bien estoy convencido (mal que me pese) de que cogerá de la manita a su íntimo amigo Jahlil y se apuntará presuroso al draft, ojalá me equivoque. Eso sí, vaya usted a saber si alguna madre enamorada del juego de Jones no le pondrá a su hijo Tyus cualquier día de estos, vaya usted a saber si ese Tyus Loquesea no liderará a su universidad a ganar el título universitario de 2035… Y nosotros que lo veamos, claro.

Jahlil OKAFOR: Podríamos decir que ha hecho casi el mismo viaje que su amigo Tyus Jones, solo que en sentido inverso. Casi toda su temporada fue excelsa, confirmando las gloriosas expectativas generadas tras sus años de high school y sus fugaces (pero muy brillantes) apariciones durante el último Mundial Sub19. Durante meses hubo consenso en considerarle no ya el unánime número 1 del próximo draft sino el único jugador de dicho draft perfectamente capacitado para jugar ya en NBA y aportar desde el primer día, durante meses hubo consenso en proponerle para jugador del año casi por encima de Kaminski, menos mal que luego la realidad (y el propio Kaminski) acabó poniendo las cosasAPTOPIX NCAA Duke Wisconsin Final Four Basketball en su lugar. Y sin embargo, a partir de un determinado e impreciso momento de finales de temporada, su juego empezó a decaer: ya no era tan dominante, ya las constantes ayudas sobre él empezaban a hacerle mella, ya tenía dificultades no ya para anotar sino incluso para distribuir (otra de sus grandes cualidades, el pase, esa capacidad de doblar el balón desde el poste para encontrar siempre al hombre abierto cada vez que le sobremarcan). Importante siguió siéndolo, siempre lo fue (aunque sólo fuera por el hecho de atraerse a media defensa rival, aunque sólo fuera por el espacio que libera para que los cañoneros tengan tiempo de clavarla desde fuera); pero ya no determinante. Sirva como coartada que hubo de bregar (y habremos de reconocer que salió airoso) contra algunos de los juegos interiores más ilustrados de la competición: el de Utah (Poeltl, Bachynski), el de Gonzaga (Karnowski, Wiltjer, Sabonis)… o contra un juego interior bastante menos ilustrado pero no por ello menos incordioso, esos rústicos Costello y/o Schilling de Michigan State. Pero en la Final palideció (así en defensa como en ataque) ante Kaminski, por más que un par de canastas en los minutos postreros le sirvieran al menos para cubrir el expediente. Ha perdido cartel, qué duda cabe, hasta el punto de que a día de hoy resulta difícil seguir apostando por él como número 1 del draft, tanto más tras la emergencia de ese fascinante dominicano (y kentuckiano) llamado Karl-Anthony Towns (más verde en términos de presente, mucho más potencial en términos de futuro). No teman, Okafor en el peor de los casos será número 2, lo demás será ya cosa suya. Eso sí, yo le recomendaría encarecidamente que desde ya se ponga a trabajar en (por ejemplo) las faltas personales: las que hace (que le pitan demasiadas) y (sobre todo) las que le hacen: verle arrojar tiros libres es un dolor, se lo aseguro. Aún me dura el vello de punta tras aquel escalofriante airball que se marcó en semejante suerte ante Gonzaga…

Marshall PLUMLEE: Desde su primer año se vio ya que no se parecía ni WEB_PLUMLEEde lejos a Myles ni a Mason (con quienes llegó a coincidir, protagonizando el hecho insólito de que tres hermanos no gemelos ni trillizos jugaran a la vez en una misma universidad). Bueno, sí: en el apellido (obvio), en la inicial del nombre (qué fijación con la M) y en el físico, bien se ve que los tres han sido fabricados con el mismo molde. Pero pare usted de contar. Marshall anda bastante menos dotado en cuanto a talento que sus dos predecesores (que tampoco es que sean la quintaesencia a ese respecto), de hecho en su primer año ni le vimos y en el segundo sólo en momentos muy puntuales (y no sería porque hubiera mucha competencia, dada la escasez de juego interior en aquellos Blue Devils 2014). En este tercer año ha entrado por fin en la rotación como miembro de pleno derecho, exclusivamente para dar descanso a Okafor cada vez que necesitaba oxígeno o se cargaba de faltas. Y lo mejor que se puede decir de él es que no ha desentonado y ha cumplido muy dignamente con ese papel. Aún le queda un año, y será interesante ver qué le depara el futuro a partir de entonces; difícil será que siga los (discretos) pasos NBA de sus dos hermanos, pero no descarten que acabe ganándose muy bien la vida con esto. Planta tiene, actitud también, sólo le falta todo lo demás.

Justise WINSLOW: para muchos de nosotros será ya para siempre el hijo de Rickie, por más que para los americanos (de USA) Rickie Winslow sea ya sólo el padre de Justise. Vaya joya Justise, uno de esos jugadores totales que pueden hacer casi de todo y casi todo lo hacen bien, un tres que puede ser dos pero también cuatro más o menos abierto, de hecho ha ejercido ya de ello unas cuantas veces durante estos últimos meses. Wisconsin v DukeEn USA (tan propensos como son a las odiosas comparaciones) ya andaban el otro día comparándole con Kawhi Leonard, palabras mayores, no negaré que es ese corte de jugador pero aún así no deja de parecerme un atrevimiento, si le comparan con Leonard como si le comparan con Harden (por ejemplo), pero por ahora es sólo Justise Winslow (que no es poco) y tiene que encontrar su propio camino. Un camino que será mucho más fácil si parte desde posiciones altas del draft, a día de hoy anda ya encaramado en el Top 5 y no tiene visos de bajar, más bien al contrario, su aptitud y su actitud han entusiasmado durante este mes de marzo a todos aquellos que no vinieran ya entusiasmados de serie. Resulta tentador en este punto compararle (más comparaciones odiosas) con otro alero freshman del mismo corte, ese Stanley Johnson arizónico que llegó con mejor cartel y que sin embargo ha hecho exactamente el camino inverso, Justise fue p’arriba y Stanley p’abajo. De verdad se lo digo, si nuestro hijo de Rickie se aplica con las faltas y consolida su (aún mejorable) tiro exterior, el futuro es suyo (y si no también, pero menos). O como suelen decir por allí, sólo el cielo es el límite. Amén.

Anuncios

PARECE QUE FUE HOY   Leave a comment

portadaGuia-600x400Una vez más (no escarmientan), las buenas gentes de BasketAmericano me pidieron que juntara unas cuantas letras para su imprescindible Guía del March Madness 2015. Me propuse hacer una especie de resumen de la temporada regular NCAA (ya un tanto obsoleto por el imparable transcurso de los acontecimientos), pero me temo que esto fue lo que salió. Sólo espero que no me lo tengan en cuenta…

********************************************************

Las temporadas son cada año más cortas, es así aunque duren lo mismo, es así aunque el calendario se empeñe en demostrarnos lo contrario, cómo si no íbamos a estar ya acabando lo que hace apenas un rato estábamos empezando, parece casi que fue ayer (acaso lo fuera) cuando mirábamos aquel VCU-Tennessee con la ilusión de un niño con zapatos nuevos (¿siguen ilusionándose los niños con zapatos nuevos? ¿no se habrá quedado ya un tanto obsoleta esta metáfora?), esos mismos zapatos de invierno que estrenamos sin falta a mediados de noviembre y ya jamás nos quitamos hasta abril. Parece que fue ayer (acaso lo fuera) cuando inauguramos el tipoff marathon, cuando Miami asaltó el feudo de Florida (Ángel Rodríguez mediante) haciéndonos saber de paso el calvario que les esperaba este año a los Gators,domas cuando Gonzaga apalizó a SMU y los americanos (de USA) empezaron a quedarse embobados con un lituano de Torremolinos (o malagueño de Kaunas, según) llamado Domas Sabonis, cuando Kentucky apalizó aún más si cabe a Kansas, el gabinete del Doctor Calipari epatando al mundo con sus platoones, sus cambios a la americana, su rotación tan larga que ni él mismo parecía saber muy bien qué hacer con ella, su plantilla NBA disfrazada de NCAA para darnos tema de conversación, para que elucubráramos en vano si aquellos Wildcats ganarían a estos Sixers (o lo que quede de ellos…)

Y aún no repuestos ya nos fuimos de excursión, viajamos (con la imaginación, qué otra cosa nos queda) a Puerto Rico, a Hawaii o las Bahamas, a ver a Arizona llevándose el Maui, a West Virginia estrenando en el Coliseo Roberto Clemente su fantástica temporada y destapando de paso las vergüenzas de Connecticut,b4a a Butler volviendo a ejercer de (el mejor) Butler a costa de los Tar Heels, a los Sooners apropiándose del Battle 4 Atlantis para que Buddy Hield fuera al fin profeta en su tierra. Y antes de que nos diéramos cuenta ya era diciembre, ya estaba la Big10 ganando contra pronóstico a la ACC, ya teníamos a Duke pegando un puñetazo en la mesa de Wisconsin para que nos fuéramos enterando (en el supuesto de que no nos hubiéramos enterado todavía) de quién era Jahlil Okafor, quién su amigo Tyus Jones o su socio Justice Winslow de los Winslow de toda la vida, ya los Zags (también llamados Bulldogs) se dejaban su preciada imbatibilidad en el McKale Center de Arizona, las buenas gentes de Spokane jamás podrán ya olvidar la temblequera que le entró al pobre Byron Wesley en aquellos tiros libres…

Parece que fue hace ayer (pero fue hace ya casi tres meses) cuando Kentucky se las vio con UCLA, aún por flojos que anduvieran los Bruins sonaba realmente bien ese Kentucky-UCLA, sonaba a partidazo, sonaba a duelo entre históricos, sonaba a choque espectacular, sonaba a leches, veintitantos a cero de inicio, ¡¡¡44-7!!! al descanso, 83-44 al final porque a las criaturas de Calipari ya les dio por relajarse, tampoco era cuestión de abusar. Y cinco días después ya era Christmas Day (de hecho en Syracuse lo fue todo el año, con el 25 a la espalda para que no cupiera ninguna duda), de todos es sabido que vecinos, hermanos y hasta cuñados mal avenidos acostumbran a quedar en esas entrañables fechas para felicitarse las pascuas, por ejemplo Florida se las felicitó a Florida State con la autocanasta más absurda que se recuerda,chris-jones-flops-mattstonephotog-600x800 Wildcats y Cardinals no iban a ser menos y se citaron también para intercambiarse sus regalos como todos los años, 58 regalos de Kentucky por sólo 50 de Louisville, no pudo elegir peor día Chris Jones para poner en pause su carrera baloncestística e inaugurar su carrera artística con notable éxito de crítica y público, lástima que a su director de escena Pitino le pareciera un tanto sobreactuada su interpretación y le reprendiera por ello, de ahí a la ruptura ya sólo hubo un paso, Louisville se empezó a quedar sin Jones como Washington se iba a quedar sin Upshaw, como Duke (¡¡¡Duke!!!) se habría de quedar sin Sulaimon…

Claro que antes de quedarse sin Sulaimon aún tuvieron ocasión de engolosinarse con las deseadas mil victorias de su coach (K), justo entonces fue cuando empezaron a perder por esas cosas raras de la vida, primero ante la manada de lobos de North Carolina State, luego en su propio feudo (¡¡¡en su propio feudo!!!) ante Miami (¡¡¡Miami!!!), más tarde en Notre Dame,coachk_960x5401 finalmente se serenaron y coronaron a su amado técnico en el Madison (dónde mejor), Krzyzewski fue por fin milenario además de legendario (que eso ya hacía tiempo que lo era), para celebrarlo se fueron a Virginia y ya que estaban allí aprovecharon para acabar con la imbatibilidad de los Cavaliers, los de Bennett perdieron aquel partido como perdieron poco después a Justin Anderson y hasta un rato a (su infravalorado base) Perrantes, pareció el principio del fin pero fue sólo el fin del principio, lo que a otros les descompone a ellos apenas les despeina, la solidez es lo que tiene. Y es que a todo esto estábamos ya (¿ya?) en enero, ya hacía tiempo que se habían acabado los bolos preparatorios, los escenarios paradisiacos y las pendencias vecinales para quedarnos con cada calendario de conferencia puro y duro, ya Kentucky sudaba (pero seguía ganando), ya Kansas se apropiaba de la BigXII casi en la misma medida en que Texas se descomponía, ya Louisville daba una de cal y dos de arena (y su afamado Monster Harrell tres cuartos de lo mismo), ya Utah, Maryland, Baylor y hasta Oregon emergían de ninguna parte, ya el gran Kaminski volvía a ser el puto amo en la Big10 (y por extensión en la Liga entera), ya nos volvíamos locos sábado tras sábado (y sólo era el principio), ya no dábamos abasto, ya era interminable nuestra lista de partidos pendientes de ver (sólo una manera de engañarnos a nosotros mismos, ya que más bien es la lista de partidos que nunca llegaremos a ver…)

Dean_Smith_Jerry_TarkanianParece que fue hace un rato (que ojalá no hubiera sido) cuando febrero nos arrancó de cuajo a Dean Smith, cuando no tuvo suficiente y se llevó también a Tark The Shark Tarkanian para confirmar aquel viejo aforismo de que las desgracias nunca vienen solas. Parece que fue ahora (pero fue apenas unos días más tarde) cuando Duke y North Carolina se citaron como cada año en plena Rivalry Week para homenajear conjuntamente al propio Dean y de paso al baloncesto entero, 92-90 sin aditivos ni conservantes ni colorantes, una gozada impagable, ni en el mejor de los sueños se nos hubiera ocurrido siquiera imaginar un homenaje mejor.vacated Parece que fue hace otro rato (que ojalá tampoco hubiera sido) cuando los sabios rectores de la NCAA arrebataron a Syracuse un buen trozo de pasado y otro aún mayor de futuro, cuando las 966 victorias de Boeheim se convirtieron como por arte de magia en 858, que sea justo y necesario (que lo será, quién soy yo para dudarlo) no lo hace menos doloroso…

Parece que fue hoy (ni ayer siquiera) cuando acabamos la temporada regular de cada conferencia (pero si hace apenas un segundo que la estábamos empezando), cuando nos metimos ya de cabeza en la Champ Week, esa locura de marzo que es tan locura de marzo como la verdadera locura de marzo aunque aún no se llame oficialmente locura de marzo (no sé si me explico). Cuando Wisconsin se confirmó en la Big Ten, Arizona en la Pac12, Villanova en la Big East, SMU en la American, VCU en la Atlantic10, Gonzaga en la West Coast o Kentucky (como no podía ser de otra manera) en la SEC,comeback cuando el comeback-team Iowa State pasó por encima de Kansas (y de Oklahoma, y de Texas, y de quien se le pusiera por delante) en la BigXII, cuando la aparatosa ACC no la ganó Duke ni Virginia ni North Carolina ni Louisville siquiera sino la maravillosa Notre Dame. Cuando Northern Iowa asaltó por fin la MVC a mayor gloria de Seth Tuttle, cuando Harvard ganó el desempate a Yale en la Ivy League más extraña que se recuerda, cuando hasta el gran Wyoming (equipo de) se coronó en la Mountain West para que así el mundo entero pueda conocer por fin a Larry Nance Jr. Cuando el Comité de Selección nos desconcertó como todos los años, cuando como cada año supimos que, aún siendo grandes los prodigios que llevábamos ya contemplados, éstos no son nada al lado de los prodigios que aún nos quedarán por contemplar. Créanme, las temporadas son más cortas cada año que pasa, del mismo modo que las no-temporadas son cada vez más largas. Pero esa es otra historia…

SUEÑOS DE MARZO II – DUKE   Leave a comment

Corren tiempos extraños en Durham, Carolina del Norte, tiempos de emociones desmedidas en el otrora apacible campus de la Universidad de Duke. Como probablemente ya sabrán incluso aquellos que no sigan para nada este baloncesto (más que nada porque les pusimos la cabeza mala con ello), Mike Krzyzewski se convirtió hace algunas semanas en el primer entrenador de la historia en alcanzar las mil victorias.1k Mil victorias, ahí es nada. Me dirán que sólo es un número (redondo, sí, pero número al fin y al cabo), una más que 999 y una menos que 1.001, pero no estará de más que nos detengamos siquiera un momento en la magnitud del hecho, que reparemos en que mil victorias universitarias no cuestan lo mismo que mil victorias profesionales, aunque sólo sea por el pequeño detalle de que en NBA se juegan al menos 82 partidos por temporada mientras que en NCAA no pasan de treintaitantos al año. Cuarenta años (los cinco primeros en la Army, desde 1980 ya en Duke) ha necesitado el head coach Krzyzewski para conseguir sus ya más de mil victorias, Cuarenta años, que se dice pronto. Mil y pico victorias, que se dice pronto. Deberíamos ponernos en pie.

Pero no era del Coach K de quien yo pretendía hablar (aunque tratándose de Duke sea inevitable) sino de sus Blue Devils 2014/2015. Tiempos extraños, ya se lo dije, tiempos de emociones insospechadas. Aún no se habían repuesto de la excitación de esa cacareada victoria mil (en cancha de St. John’s, en el mismísimo Madison Square Garden, ni el mejor guionista hubiera podido imaginar un escenario más apropiado) y ya estaban otra vez excitándose, pero esta vez por otro hecho completamente diferente y mucho menos estimulante, como fue la expulsión de un jugador.rasheed-sulaimon-k Rasheed Sulaimon, júnior, llegó en su día al campus de Durham con un cartel de estrella de instituto y unas expectativas desmedidas que poco a poco se fueron diluyendo con el paso de los partidos y de los años; a día de hoy era un mero jugador de rotación, nada más (y nada menos) que eso: triples, defensa, aporte extra de energía desde el banquillo y pare usted de contar. Poco para lo que un día pensamos que sería, pero más que suficiente para las actuales necesidades de Duke.

¿Qué pasó? Habré de reconocer que no lo sé, supongo que no he investigado el tema lo suficiente. Pero supongo que poca cosa no sería como para que Krzyzewski se haya visto obligado a tomar una decisión así (y apenas tres días después de su victoria mil, además). Recuérdese al respecto que al Coach K (aún a pesar de su formación militar, aún a pesar de haberse criado a la vera de Bobby Knight) no se le conocen modales autoritarios, en absoluto. Es más, cuentan que en sus 35 años como técnico de Duke nunca hasta ahora se había visto en la tesitura de tener que expulsar a un jugador, entre otras cosas quizá porque a Duke no llega cualquiera, porque en Duke además de jugar también hay que estudiar. Como en cualquier otro sitio me dirán, no sin razón, pero es que para esto también hay clases; no en vano Duke es uno de los centros de mayor prestigio baloncestístico de la nación, pero es también (y aún más si cabe) uno de los centros de mayor prestigio académico de la nación (Ivy League aparte). En Duke se presuponen cabezas bien amuebladas, lo cual no evita que de vez en cuando pueda surgir una excepción que confirme la regla, como es el caso. Para todo hay una primera vez.

Fuera por lo que fuese, lo cierto es que la baja de Sulaimon les deja un agujero importante en una rotación ya de por sí exigua, con un quinteto titular imponente pero con muy poquito más detrás. Y es que lo del cinco inicial es puro lujo, puro lujo es presentar en sociedad a la gran sensación de la temporada,chi-jahlil-okafor-duke-coach-k-20141106-001 el jugador que nos maravillaba ya en sus vídeos del instituto o en sus apariciones durante el Mundial Júnior, el que está respondiendo a todas las expectativas (éste sí) y generando además otras nuevas, el que tendrá el honor de escuchar su nombre dentro de unos meses de labios de Adam Silver, con el número uno del draft 2015 los Sixers de Philadelphia (por ejemplo) escogen a Jahlil Okafor, miren que ya tienen a Embiid y Noel y no necesitan más pívots pero aún así le escogerán de todos modos si el sorteo les es propicio, ni locos van a dejar escapar una oportunidad así, luego ya decidirán qué hacen con ello. Como puro lujo es también el fenomenal base (y amigo íntimo de Jahlil) Tyus Jones, como puro lujo es también ese prodigio con cuerpo de alero llamado Justice Winslow,Coaches vs Cancer Classic Justicia Winslow como si dijéramos pero no reparen en ese nombre que parece sacado de una película del oeste, reparen más bien en su apellido, a todos aquellos estudianteros que cumplan ya más de dos décadas en este mundo debería ponérseles la carne de gallina con sólo recordar a su padre. Tres freshmen de lujo complementados por dos veteranos de no menos lujo, Quinn Cook en la dirección (ahora ya mano a mano con Tyus Jones) y Amile Jefferson como socio interior de Okafor. ¿Quién da más?

Pero hasta ahí. El sexto hombre vendría a ser Matt Jones, exterior de buenísima mano que tendrá que dar un paso adelante (de hecho ya lo está dando) tras la salida de Sulaimon. Y el único relevo interior medianamente decente vendría a ser Marshall Plumlee, de los Plumlee de Duke de toda la vida, hermano pequeño de Miles y de Mason (se ve que sus padres sólo sabían poner nombres que empezaran por M) y por ahora bastante más limitado que éstos. Tan corto se le queda el banquillo que Krzyzewski tras quitarse del medio a Sulaimon ha tenido que recurrir de inmediato a Grayson Allen, freshman que está llamado a hacer grandes cosas en esa universidad pero que a día de hoy está mucho más verde que sus tres compañeros de generación, miren por donde ahora le va a tocar madurar más rápido, no hay mal que por bien no venga. Y apenas nada más, el resto ya es (en términos baloncestísticos) morralla, dicho sea con todos los respetos a chavales que juegan al baloncesto mientras estudian una carrera (o viceversa) y que no merecen en modo alguno ese calificativo, pero así nos entendemos. Por ahora les vale, pero cuando llegue el torneo de conferencia y se vean obligados a jugar partidos a diario, o cuando llegue el Madness y se vean obligados a jugar partidos cada dos días, veremos si no se les queda corto.

Tres derrotas llevan a día de hoy, y dos de ellas fueron en los días previos a esa victoria mil cuya consecución pareció suponerles un exceso de presión: perdieron entonces en North Carolina State y seguidamente en su propio feudo ante Miami, que mira que es difícil que los Blue Devils pierdan en casa ante cualquiera (como bien atestiguaba el rostro emocionado del gran técnico visitante Jim Larrañaga cuando abandonaba el Cameron Indoor), no digamos ya que caigan de 16 y encajen 90 puntos en el empeño. Y tras esa cacareada victoria mil volvieron a perder, si bien esta vez tenían coartada ya que cayeron en Notre Dame lo cual es perfectamente normal, dado que los Fighting Irish son una verdadera delicia de equipo.duke Pero si mencionamos sus derrotas mencionemos también algunas de sus principales victorias, que no son pocas: en Wisconsin hace un par de meses, en Louisville hace un mes o en Virginia hace un par de semanas, en uno de los partidos del año y que supuso la primera derrota (y única hasta ahora) de los Cavaliers: remontando, sobreponiéndose a esa extraordinaria defensa de ayudas que consiguió maniatar a Okafor (y por extensión a todos los demás) durante tres cuartas partes del partido, abriendo finalmente el campo hasta sacar de su fortaleza a los de Tony Bennett y crujirles a triples. Dos equipazos tremendos, un espectáculo grandioso.

¿Favoritos? Pues depende. Favorito para mí no hay más que uno y ese es Kentucky, pero sin duda están instalados en lo más alto de ese segundo nivel que también integran la propia Virginia, Gonzaga, Wisconsin, Kansas o Arizona. No me cuesta imaginarlos arriba del todo, pero (quizá porque aún resuena en mi cabeza el petardazo que pegaron hace unos años ante Lehigh, o el que pegaron hace unos meses ante Mercer) tampoco me cuesta imaginarlos cayéndose del cartel a las primeras de cambio, qué le vamos a hacer. Mimbres extraordinarios, sin duda, pero esperemos que a Krzyzewski al final no se le queden un poco escasos para hacer el cesto.

RAZONES PARA EL ESCEPTICISMO   3 comments

Habré de confesarles (por si nunca lo notaron) que el triunfalismo me pone de los hígados. Entiéndanme, no cualquier triunfalismo, no vayan a pensar, sino ese triunfalismo irracional, desmedido y pestilente que desprenden por lo general algunos de nuestros más afamados medios de comunicación, esos que te sacan campañas tan cínicas como aquella de que hay una España admirada por el mundo, sólo tienes que saber qué periódico leer, esos a los que se les llena la boca hablando de eÑebeá, esos que a cada baja ajena para el Mundial dan palmas con las orejas porque así aumenta nuestro (supuesto) favoritismo, como si alguna vez pudiera ser una buena noticia la devaluación de una competición que en este caso además y para más inri organizamos nosotros mismos. Me pone de los nervios ese provincianismo de creernos el ombligo del mundo como si los demás no fueran nadie, me revienta que me vendan la piel antes de cazar el oso, si luego el oso no se deja cazar ya le echaremos las culpas al bosque, al guardia forestal o al que fabricó la escopeta, según. No puedo con ese hedor de euforia mediática premundialista que nos atufa en estos días (no compartido necesariamente por el aficionado de a pie) y quizá por eso me gustaría poner (como aficionado de a pie que soy) un contrapunto, un catálogo de razones que nos permitan mantener siquiera por unos días los pies en el suelo. Luego ya habrá tiempo de volar si se presenta la ocasión.

– La fase de (no) preparación: verán que este año he decidido perdonarles y no ponerles la cabeza mala con mis eñefobias de cada verano. Pero el que no haya escrito específicamente sobre ello no significa que haya cambiado mi opinión al respecto, sigo pensando que los demás equipos hacen (verdaderas) fases de preparación mientras que lo nuestro es otra cosa, una sucesión de bolos y galas veraniegas que más parecen partidos de exhibición que partidos de verdad, eventos plagados de complacencia, colegueo y buenrollismo que acaso sean muy útiles para las arcas de nuestra Federación y para la promoción de nuestro deporte pero que en nada contribuyen al que debería ser el principal objetivo de toda fase de preparación, es decir preparar. Es muy de agradecer que equipos como Croacia (qué buena pinta tienen) o Ucrania (versión postmoderna de aquellos ninjas de Fratello) se pusieran las pilas y nos llevaran un poco (sólo un poco) al límite, todo lo cual no dejó de ser un mero sucedáneo para cuando empiecen los partidos de verdad. Así que un año más volverá a suceder, el 30 de agosto el resto de equipos habrán acabado la preparación y comenzarán la competición, nosotros en cambio habremos acabado la exhibición y comenzaremos la preparación. Haremos el rodaje cuando los demás ya estén rodados y en partidos que ya cuenten para el resultado final, algo que en ocasiones (tras el susto inicial) nos acabó saliendo francamente bien (véase 2009 ó 2011) pero que otras veces nos salió como el culo, disculpen la ordinariez. Veremos este año.

– La edad no perdona: la generación de oro, aquellos que un día fueron los niños de Lisboa, se nos ha hecho mayor, es ley de vida. Pau, Navarro y Felipe ya cumplieron los 34, Calderón (que no estuvo en Lisboa por accidente, pero que pertenece por derecho propio a aquella generación) anda ya por los 33. Decía Chichi Creus que ésta es casi la mejor edad (y él debía saberlo por experiencia, dado que jugó hasta los 42), puede que ello sea cierto a nivel de conocimiento del juego pero no necesariamente a nivel físico, tanto más en una competición de esta índole en la que (a partir de un determinado momento) te la juegas noche sí, noche también. Mi principal recuerdo del pasado Eurobasket 2013 es el de una selección que hacía puntualmente los deberes durante los tres primeros cuartos pero que luego se hundía irremediablemente en el último, consecuencia tal vez de una muy mala preparación (física y/o psicológica). Tras lo visto este año nada me hace pensar que llevemos una preparación mejor (véase punto 1), si acaso lo contrario, puede que esta vez no esperemos necesariamente al último cuarto y nos vengamos abajo ya en el tercero, indicios ha habido al respecto en las pachangas de estos días. Ojalá me equivoque.

– Somos previsibles: si yo fuera entrenador de cualquier selección de medio pelo que hubiera de enfrentarse a España (hipótesis absurda), cerraría por completo mi defensa sobre el juego interior rival. Muchísimas ayudas, constantes traps, no ya dos contra uno sino hasta tres contra uno en cuanto el balón llegue ahí dentro, puntuales zonas 2-3 que les formaran el lío más todavía, especial atención a las líneas de pase dentro-fuera para minimizar en lo posible lo buenos pasadores que son… y bien sé que haciendo eso me quedaría vendido en el juego exterior, bien sé que me podrían crujir a triples librados pero ese sería el riesgo, que me ametrallaran desde fuera a ver cuánto aciertan, quien a triple mata a triple muere y a día de hoy nuestra selección tiene mucha más pinta de morir que de matar en este aspecto, lo que le endosamos a Argentina fue sólo la excepción que confirma la regla. Queríamos cuatro abierto y ahora ya lo tenemos, por fin, no se llama Garbajosa ni Mirotic sino Ibaka, quién nos lo iba a decir, su evidente mejora en todos los aspectos del juego le ha llevado a convertirse en (entre otras cosas) un consumado tirador exterior. Esa es la buena noticia. La mala noticia es que durante este mes ha sido nuestro mejor tirador exterior, algo absolutamente incomprensible en un equipo que cuenta con nombres como Navarro, Rudy, Calderón, Llull o Sergio Rodríguez (nótese que no incluyo a Ricky en esa lista, por razones obvias). O afinamos la puntería o seremos previsibles, o anotamos desde fuera o las pasaremos putas, con perdón. Al tiempo.

– El mal del anfitrión: ¿de verdad que somos favoritos (o algo así) por el mero hecho de jugar en casa? Les daré una lista rápida, Eurobasket 1973, Mundial 1986, Juegos Olímpicos 1992, Eurobasket 1997, Eurobasket 2007, me dejaré algún evento pero éstos son los que se me vienen ahora mismo a la cabeza. Y ahora díganme si son tan amables en cuántos de ellos acabamos alzándonos finalmente con el título: efectivamente, ninguno, cero patatero (o pelotero, según). Y puede que en alguno no fuéramos nadie pero en algún otro éramos mucho más favoritos de lo que somos hoy, echen la memoria siete años atrás si les queda alguna duda. No, ejercer de anfitriones nunca se nos ha dado bien (quizá por el suplemento de presión que conlleva) pero tampoco vayan a pensar que nos pasa a nosotros solos. He repasado las últimas competiciones internacionales (Juegos Olímpicos, Campeonatos del Mundo y Campeonatos de Europa, que ya para otros continentes no me da la memoria ni el tiempo para mirarlo), y… ¿saben cuál fue la última gran competición ganada por el anfitrión? Efectivamente, los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Desde entonces (y han pasado ya 18 años) ni un solo Eurobasket, Mundobasket o torneo olímpico fue ganado por el equipo de casa, y me dirán que en ese tiempo hubo países organizadores sin pedigrí ninguno en este deporte como Suecia, Japón o el Reino Unido de la Gran Bretaña, lo cual es cierto, casi tan cierto como que en ese mismo periodo hubo países organizadores como la propia USA, Serbia, Lituania, Turquía, Grecia o España, estos tres últimos por partida doble. Puede que ser anfitrión suponga un plus pero en nuestro caso (y en otros como el nuestro) ese plus se nos convierte demasiadas veces en minus. Que no nos pase na.

– USA: no niego que los nombres ausentes pesan casi más que los presentes, no niego que un hipotético quinteto Chris Paul, Kevin Durant, LeBron James, Kevin Love, Dwight Howard (incluso), más los puntuales añadidos de (pongamos) Wall, Kobe (renacido), George (sano), Melo, Kawhi, Aldridge o Griffin impone casi más de lo que hay pero qué quiere que le diga, yo podría ir hasta el fin del mundo con esta verdadera selección USA, yo iría hasta el infinito y más allá con estos Derrick Rose (o lo que quede de él tras estos dos años, casi en fase de pretemporada para llegar a punto a los Bulls), Steph Curry (mi debilidad absoluta desde sus tiempos de Davidson, como les habré dicho ya 792 veces), James Harden (un hipotético emparejamiento defensivo con el Chacho podría ocasionar problemas capilares insospechados), Kenneth Rasta Faried y Anthony Unicej Davis, tanto más si vienen acompañados por Kyrie Irving, Klay Thompson, Rudy Gay, DeMarcus Cousins (esperemos que no se le suelte la pinza) o Andre Drummond entre otros, tanto más si vienen entrenados por los sempiternos Krzyzewski & Boeheim, casi dosmil victorias les contemplan. Se pongan como se pongan y aunque le joda al Marca y me joda incluso a mí mismo, para mí siguen siendo los únicos e indiscutibles favoritos, y así lo seguirán siendo hasta que alguien (ojalá nosotros) me demuestre lo contrario.

– Los Otros: probablemente usted no lo sepa porque los medios están tratando deliberadamente de ocultárnoslo, pero aunque parezca mentira el Mundial no lo juegan sólo Estados Unidos y España, lo juegan también otros veintidós equipos más, varios de ellos de raigambre, tronío y prosapia (sea eso lo que sea) suficiente como para ser tenidos muy en cuenta. Claro que gracias al prodigioso, incomparable e inmarcesible sistema de competición no tendremos que preocuparnos de países como Lituania (ay, Kalnietis), Eslovenia, Turquía, República Dominicana o (la muy apetecible de ver) Australia, de esos que se preocupe USA si así le apetece. Sí tendremos que preocuparnos en cambio de un Brasil que viene con todo (y todo es decir mucho) y que ya nos ganó en Londres 2012 (no haré más comentarios al respecto), de una Serbia puesta en manos de Djordjevic (en pie), de la nueva y rutilante Grecia de Katsikaris y Antetokoumpo (o como se diga), del Puerto Rico de Olmos y/o Arroyo, de una Francia a la deriva (sin dirección, sin Parker, sin De Colo… pero Francia al fin y al cabo), de una Croacia deseosa de entregarse ya a Herzonja o Saric como nosotros nos entregamos a Navarro y Pau hace casi tres lustros, de una Argentina sin Ginóbili (ninguna otra ausencia me duele tanto, ni la de Durant siquiera), y no venga usted ahora a decirme que a éstos ya les ganamos fácil el otro día, quien piense que una pachanga es lo mismo que un cruce es que no conoce el carácter argentino. Suficientes preocupaciones como para no dar nada por supuesto, creo yo. No niego que si un extraterrestre hubiera llegado a la Tierra a comienzos de agosto sin ninguna información previa y se hubiera dedicado a ver todos los amistosos de todas las selecciones participantes (teletransportándose de un lugar a otro para la ocasión) probablemente también pensaría a día de hoy que este Mundial es sólo cosa de dos, pero los que nacimos y crecimos en este planeta sabemos (citando a los clásicos) que no hay rival pequeño y que ya no quedan peritas en dulce. No va a ser un camino de rosas.

– Mis dudas con Orenga: no esperen encontrar aquí un linchamiento, saben que no es mi estilo, no lo haré con Orenga como tampoco lo hice antes con Scariolo (que dicho sea de paso, resulta curioso ver en estos días cómo muchos de los que en su día lincharon a Scariolo hoy no se cortan un pelo en echarlo de menos cuando lo comparan con Orenga, me pregunto si llegará el día en que los que hoy linchan a Orenga le añoren luego cuando toque compararlo con el siguiente). Nada me gustaría más que le fuera bien a Orenga, por el bien de mi selección y por el suyo propio, porque (lo diré una vez más) me cae bien, me parece un sujeto sobradamente preparado y creo que reúne muchas condiciones esenciales para ser un buen entrenador. Ya otra cosa es que lo sea, claro. Las dudas que tuve antes del pasado Eurobasket no sólo no se disiparon sino que se acrecentaron con el transcurso de la competición, dejándome un técnico inexperto, inseguro, de mira corta y perfil bajo. Que a lo mejor es justo eso lo que quiere la FEB, un técnico de perfil bajo para perpetuar el (presunto) modelo autogestionario, nada que ver con Aíto o el primer Scariolo no vaya a ser que se nos enfurruñen las criaturas, si así fuera y los resultados acompañaran créanme que hasta me callaría la boca. Pero a día de hoy sigo sin entender qué sentido tiene ver a Orenga de head coach mientras uno de los mejores técnicos que tenemos en este país, de nombre Sito Alonso, se limita a ejercer de asistente, no lo entiendo como tampoco lo entendí hace un año con Ponsarnau, ganas entran de decir coño, dad un golpe de estado, echadle a un lado y poneros vosotros a ver si así pudiéramos tener un equipo medianamente normal. Insisto, creo que Orenga tiene conocimientos y tiene además una elevada capacidad didáctica para transmitirlos, creo que llegará el día en que pueda ser un entrenador de alto nivel… pero que las prácticas para llegar a serlo tenga que hacerlas precisamente en la selección tiene bemoles, por no decir otra cosa. El mundo al revés.

– La carencia de tres: desde que se retiró Carlos Jiménez no hemos vuelto a tener un tres como es debido, lo cual con ser malo no es lo peor, lo peor es que no parece que vayamos a encontrarlo a corto/medio plazo. Mumbrú se extinguió muy poco después, el Chimpa Suárez se nos fue apagando, Rabaseda ni llegó a encenderse, Dani Díez es aún una luz muy tenue que ya veremos si llega a prender alguna vez. Ante lo cual sólo queda en nuestro baloncesto un tres que así merezca ser llamado, y que como ya habrán deducido responde (poco) al bello nombre de Víctor Claver. Ese mismo pelirrojo de aire lánguido, media sonrisa y mirada perdida que parece pasar cada verano por la selección sin que la selección pase por él, ese mismo que acude puntual a la llamada del seleccionador (sea éste quien sea) porque no tenemos ningún otro jugador de sus características, ese mismo que luego acostumbra a acabar los campeonatos reconvertido en agitatoallas (loable desempeño por otra parte, pero que ya a estas alturas quizá cabría esperar algo mejor), ese mismo que lleva ya dos años enteros echados a perder en Portland y alrededores, y lo que te rondaré morena. Buscas en el diccionario eterna promesa y aparece su foto al lado… Ojalá llegue el día en que me tape la boca, ojalá llegue el día en que un entrenador le dé algo más que minutos de compromiso y/o de la basura, ojalá llegue el día en que él dé a su entrenador algún motivo para darle esos minutos. Ojalá.

– Las rotaciones extrañas: una de las principales consecuencias de esa casi carencia de tres es que tendemos a jugar sin tres, por razones obvias. Pero hay maneras y maneras de jugar sin tres. Está la manera clásica, un base y dos escoltas (la que tantas veces hicimos nosotros durante estos años, disfrazando a Rudy de tres mientras Navarro o Llull jugaban de dos); y luego está la manera Orenga, dos bases y un escolta (que a lo peor también acostumbra a ejercer de base en su club). Que habrá a quien le entusiasme pero que yo no lo veo, mire usted: tenemos tres bases extraordinarios pero que son bases-bases, puros unos (cada uno a su manera) así Ricky como Calde como el Chacho, para uno y medio ya está Llull. Pero ahora nos ha dado por hacer combinaciones de tres elementos tomados de dos en dos, Ricky & Calde, Ricky & Chacho, Chacho & Calde llevándonos a Navarro o al susodicho Llull al puesto de alero, los gasoles y los tres enanitos se llamaría la película. Y qué quieren que les diga, poner a dos bases siempre me pareció un recurso (repito, recurso) para situaciones puntuales, generalmente finales igualados para asegurarte el control del juego, si acaso excepción que ahora por obra y gracia de Orenga se ha convertido en norma. Quintetos que acaban pareciendo cuartetos porque el quinto elemento está de miranda, porque dirigir lo que se dice dirigir sólo dirige uno, el otro base por lo general no sabe qué hacer consigo mismo, no está acostumbrado a buscarse la vida para circular y salir de bloqueos sin balón a la espera de recibir, tiende si acaso a quitarse de enmedio, echarse al costado y esperar a que se la den para tirarse algún triple, punto. Mención especial para Calderón en este aspecto, que ya el año pasado le pidieron que ejerciera de dos (y se estrelló) pero al menos Orenga tuvo coartada porque no estaba Navarro, este año sí que está pero se lo siguen pidiendo y así le va. Y sé que es posible que algún presunto iluminado-que-parece-saberlo-todo se me tire al cuello y me diga que si afirmo esto es porque no he visto a Calderón en Dallas (que sí lo he visto), pero aún así (desde mi ignorancia de mero aficionado que no tiene puta idea) lo seguiré diciendo: Calderón está desubicado en este esquema, Ricky y Sergio a veces también pero Calde especialmente. Y no sé hasta qué punto es lícito desperdiciar un jugador así.

Mi primer impulso fue titular esta entrega razones para el pesimismo, pero al final me corté. Me corté por no amargarles la vida pero me corté también por puro sentido común: porque en realidad no creo que existan razones para el pesimismo (ni siquiera yo, que tiendo a ser pesimista por naturaleza), porque creo que tenemos la mayor dosis de talento que hayamos tenido jamás, porque creo que todas esas contrariedades que les he ido poniendo más arriba (la edad, los desequilibrios, las presuntas orengadas, tantas otras) en el fondo son pecata minuta si cuando llegue la hora de saltar a la cancha somos capaces de jugar como sabemos, podemos (con perdón) y debemos. No soy pesimista, de verdad que no, en absoluto… pero no me pidan tampoco que sea optimista, no todavía. Mantengamos (por ahora) los pies en el suelo, volvamos de nuevo a los clásicos, hasta el rabo todo es toro, los partidos duran cuarenta minutos, cada partido es una historia, no queramos meter el segundo gol antes que el primero (que en versión Mundobasket sería no queramos ganar la final antes de haber llegado a ella). O por citar a otro clásico mucho más reciente (pero no por ello menos clásico): vayamos partido a partido, no hay más. No vendamos la piel del oso antes de cazarlo, y ello aunque algunos lleven ya meses (incluso años) intentando vendérnosla. Yo al menos no se la voy a comprar.

CRÓNICAS DE MARZO (III)   Leave a comment

Debe tratarse de una enfermedad. Si yo fuera contando en según qué ámbitos (mis compañeros de trabajo, mis vecinos, mi familia política) que el pasado domingo a la hora del Madrid-Barça yo no estaba viendo el Madrid-Barça como Dios manda (una cosa así debe mandarla Dios, si no no se explica) ni aún teniendo el Plus siquiera, que a esa misma hora estaba viendo un Wichita State-Kentucky y a continuación un Iowa State-North Carolina, probablemente todos aquellos que lo escucharan me mandarían a esparragar, me marginarían, me situarían en el último nivel de la escala social o incluso los más allegados me llevarían de los (escasos) pelos al psiquiatra. Pero así fue, a ustedes puedo contárselo porque son de baloncesto (no estarían aquí si no lo fueran), espero que me entiendan aunque no sean necesariamente de este baloncesto (y conste que no se trata de desprecio al Clásico, líbreme el cielo, yo mismo le eché un ojo en cuanto pude, el Clásico me interesa en lo que tiene de deporte, de enfrentamiento crepuscular entre dos grandísimas escuadras; pero todo lo demás, todo el ruido y la furia que se genera a su alrededor, no sólo no me interesa sino que me molesta profundamente). Así pues (tras esta prescindible introducción) me pongo por fin a ello, a contarles una semana más con pelos y señales los procelosos entresijos de esta maravillosa locura de marzo que nos ha tocado vivir. Vamos allá.

SOUTH 

Florida (1) – UCLA (4)

Stanford (10) – Dayton (11)

Érase una vez una universidad californiana llamada Stanford que no estaba en la Ivy League porque le pillaba lejos pero no porque no lo mereciera, un centro del saber considerado unánimemente entre la élite académica de la nación. De Stanford salieron presidentes, salieron grandes próceres y demás gente instruida, salieron también jugadores de baloncesto a veces. Les recuerdo un gran equipo a finales de los noventa de la mano de (el actual técnico de la vecina Universidad de California) Mike Montgomery, les recuerdo volviendo al Torneo con los gemelos Collins (Jarron y Jason) y más tarde con los gemelos López (Brook y Robin), les recuerdo un peludo jugador que pensé que iría para estrella y se nos quedó en muy poca cosa, Josh Childress. Y pare usted de contar. Cuentan que en 2009 decidieron dar un golpe de timón y ponerse en manos de Johnny Dawkins, un sujeto al que conocimos en los ochenta formando aquella dupla exterior Dawkins-Hawkins (Johnny & Hersey) en los Sixers de Barkley, un sujeto que tras retirarse volvió a su alma máter Duke como tantos otros ex bases de la casa para situarse a la vera de Krzyzewski y ejercer durante un montón de años como asistente, un sujeto que finalmente decidió que había llegado por fin el momento de volar solo y aceptar esta oferta que le llegaba desde la otra esquina de la nación. Las cosas no fueron fáciles, cuatro años sin Madness fueron más que suficientes para que empezara a abrirse el suelo bajo sus pies, de haberse repetido este año la historia quizás habría rodado su cabeza pero no fue así, sucedió que tras alguna irregularidad finalmente sacaron su billete para el baile y finalmente sucede que tras dos rondas aún continúan bailando, quién se lo iba a decir.

Y veremos si no continúan todavía otra ronda más: con un equipo tan largo de estatura como corto de efectivos, con su aguerrida defensa, la aportación exterior de Chason Randle, el intrépido taponador Huestis y la socorrida pareja interior que integran Dwight Powell y Stefan Nastic (que pese a su apellido no es de Tarragona ni de los Balcanes sino canadiense, al igual que Powell) se la liaron en segunda ronda a New Mexico (profundamente decepcionantes los Lobos, con mención especial en ese aspecto para su base Kendall Williams) y se plantaron en tercera con la misión imposible de cargarse a Kansas. ¿Imposible? Ponga usted una buena zona 2-3, meta un poco de sentido común en ataque y tendrá a los archifavoritos Jayhawks en estado de pánico antes de que se dé cuenta. Que un equipo como Kansas con todo su Wiggins, Selden, Ellis (finalmente no se estrenó Embiid) y demás familia tenga que recurrir a dos freshmen de banquillo como Mason y (sobre todo) Frankamp para que le salven los muebles dice mucho del papelón que hicieron estos Jayhawks en general y del que hizo su afamado Andrew Wiggins en particular: en el día más importante de su carrera universitaria (si es que a esto se le puede llamar carrera universitaria) volvió a desaparecer (como en aquella otra noche ante Oklahoma State) y se marcó un espantoso 1 de 6 en tiros de campo en 34 minutos para totalizar 4 puntos (al menos anotó dos tiros libres) y 4 pérdidas de balón. Todo lo cual por supuesto provocó en su rostro el mismo impacto gestual que si hubiera ganado o se le hubiera caído el techo encima, es decir ninguno. Ni una mueca, impasible el ademán, no diré que ni siente ni padece pero desde luego que se esfuerza concienzudamente en disimularlo. Wiggins es muy bueno y va a ser mejor, no me cabe la menor duda, pero esa sensación de falta de implicación y de no tener sangre en las venas no creo que le beneficie en absoluto a lo largo de su carrera profesional. Hoy sabemos que Wiggins pasó por la universidad, lo que ya no está tan claro es que la universidad haya pasado por Wiggins.

Claro que si les parece grande lo de Stanford esperen a ver lo de Dayton. Dayton fue el sexto equipo de la muy venida a más conferencia Atlantic 10 en entrar en el Torneo, se sumó así a St. Joseph’s. St. Louis, VCU, Massachusetts y George Washington para enojo de un Krzyzewski al que (visto lo que sucedió después) más le habría valido callarse. Pero Dayton fue equipo de burbuja, de los que entran en el último instante, de los que normalmente juegan ese First Four (ahora llamado Primera Ronda) de los puestos 11 y 12, de hecho si no lo jugaron es muy probable que fuera porque esa Primera Ronda se disputaba precisamente en Dayton. Y Dayton que ya que estaba aquí decidió hacer la gracia, Dayton que se llevó por delante a dos grandes un tanto venidos a menos, primero a la irregularísima Ohio State y luego a esa Syracuse de mis desvelos a la que la temporada se le acabó en febrero por razones que no alcanzo a comprender. Dos grandes venidos a menos pero dos grandes al fin y al cabo, dos equipos que siempre serán favoritos ante Dayton aún por mal que estén ellos y bien los Flyers. Así que ahí les tienen, nada menos que en Sweet Sixteen y ante Stanford o lo que es lo mismo, que esto no tiene por qué haberse acabado todavía. Todo ello a mayor gloria de un Archie Miller (hermano del técnico de Arizona Sean Miller aunque tampoco hace falta que yo se lo diga, les bastará con ver la foto para saberlo) al que a partir de ahora se van a rifar todas esas universidades en busca de coach, al tiempo. 

La otra parte del cuadro viene ya bastante más normal, el 1 contra el 4 como mandan los cánones (sean éstos quienes sean) en Sweet Sixteen. O dicho de otra manera, que con las sucesivas eliminaciones de Kansas, Syracuse u Ohio State a Florida se le ha abierto una autopista de tres carriles para llegar a Final Four. Claro está que para vérselas como hiperfavorito contra Stanford o Dayton en su correspondiente Final Regional antes tendrán que haber dado cuenta de UCLA… y fíjense, eso ya no lo tengo yo tan claro. Llegan bien los Bruins aunque justo será decir que tampoco han tenido rivales de mucha entidad por el camino, de entrada Tulsa y luego esa Stephen F. Austin que protagonizó en Segunda Ronda el final más alucinante de lo que llevamos de Torneo. Imaginen, 10 segundos para el final, VCU 4 arriba y posesión, SFA que hace falta, dos tiros libres que fallan los Rams, 3 + 1 (en falta más que discutible) que clavan los Lumberjacks, prórroga y desenlace y ahora son ya los de Shaka Smart los que se quieren morir… tras semejantes esfuerzos no les quedaron ya muchas fuerzas a estos Lumberjacks como para oponer resistencia ante los Bruins, poniendo así fin a la racha victoriosa que arrastraban desde finales de noviembre. Habemus Florida-UCLA, un duelo que evoca aquellos otros duelos en las Final Four de 2006 y 2007 ganadas por los Gators, tiempos aquellos en que los Bruins aún no jugaban al ritmo del alegre Alford sino al del espeso Howland. Nadie da tampoco un dólar por ellos en esta ocasión pero créanme que yo no les descartaría tan temprano. Quizá porque soy muy de Kyle Anderson, no les digo yo que no…

WEST

Arizona (1) – San Diego St. (4)

Wisconsin (2) – Baylor (6)

¿Cómo les podría explicar yo ese maravilloso Wisconsin-Oregon? Para empezar baste decir que en el descanso Oregon ganaba 49-37, que se dice pronto. Meter 49 puntos en 20 minutos ya es un lujo en cualquier competición, tanto más en baloncesto universitario (posesiones de 35 segundos, recuerden)… pero metérselos a los Badgers de Bo Ryan no creo que lo recordaran ni los más viejos del lugar. [Mención especial merece en este punto la extraordinaria actuación de un Joseph Young que llegó a Oregon como transfer procedente de la Universidad de Houston, la misma en que estudió su padre. ¿Que quién era su padre? Michael Young, que si usted es insultantemente joven no le dirá nada pero si usted tenía ya uso de razón en los ochenta/noventa sin duda le recordará enchufando triples en Valladolid y más tarde en Limoges, entre aquellas criaturas de Maljkovic que le amargaron una Euroliga al Madrid. Fin del inciso] ¿Suficiente? Qué más hubieran querido los Patos oregonianos. Otros años Wisconsin complementaba su siempre magnífica defensa con un ataque tirando a rácano que acostumbraba a apurar hasta treinta segundos por posesión a la espera de encontrar una buena posición de tiro, pero este año tiene tanta calidad el amigo Ryan que ha decidido darse unas cuantas alegrías, tanto más si además tiene que remontar como era el caso. Lo que vino tras el descanso fue una catarata de baloncesto ofensivo por parte de los Badgers como no creo que hayamos visto otra en todo en Torneo, quizá en toda la temporada: Decker, Gasser, Brust, Traevon Jackson (hijo de Jimmy Jackson, aquel de la triple J en los Mavericks con Jason Kidd y Jamal Mashburn)… y ese insospechado Frank Kaminski que jamás ni en el mejor de sus sueños imaginaron que le fuera a dar el rendimiento que le está dando a Ryan. Añadan además que el partido se jugó casualmente en Milwaukee (que está unos cuantos miles de kilómetros más cerca de Madison, Wisconsin que de Eugene, Oregon), imaginen a esas buenas gentes enloquecidas animando a sus Badgers y ya pueden suponer cuál fue el resultado final.

Cómo les podría explicar yo ese asombroso Creighton-Baylor? (Más difícil todavía que lo anterior) ¿Cómo explicarles que los maravillosos Bluejays de la familia McDermott se hundieran tan estrepitosamente ante los (habitualmente irregulares) Bears de Baylor? ¿Un exceso de responsabilidad tal vez, un exceso de fatiga tras el sobreesfuerzo que hubieron de realizar en la ronda anterior ante la fascinante Louisiana-Lafayette, una mala preparación del partido sin duda? Aún no habíamos entrado en materia y Baylor ya ganaba de veinte que antes de que nos diéramos cuenta ya eran treinta, antes del descanso ya se había acabado el partido y todo lo que vino después ya sólo fue felicidad para los Bears y una pura agonía para las buenas gentes de Creighton en general y para Doug McDermott en particular, un Doug McDermott que quedará ya para la historia como uno de los más grandes anotadores NCAA de todos los tiempos (quinto, de haber jugado un par de rondas más aún habría podido escalar alguna otra posición), un maravilloso jugador cuya carrera universitaria en modo alguno mereció acabarse así. Ahora sólo nos quedará ya saber qué será de su vida, si por una vez los prejuicios físicos dejarán paso al talento en la noche del draft o si en su defecto se le abrirán de par en par las puertas de Europa (lo cual tampoco estaría nada mal, por cierto). No sé dónde, cuándo ni cómo pero lo que sí tengo claro es que volveremos a encontrárnoslo y a disfrutarlo, no me cabe la menor duda.

Vayan también estas líneas en desagravio de Baylor, un equipo que tiende a decepcionarme y con el que siempre tengo la sensación de que su resultado suele estar muy por debajo de la suma de las partes. No esta vez, claro. No cuando a Chery o Haslip les entra todo lo que tiran, no cuando Isaiah Austin no sólo participa sino que además se implica, vamos que hasta se atreve a fajarse bajo el aro alguna vez (incluso). Baylor ha destrozado por sí sola las ilusiones baloncestísticas del Estado de Nebraska, la propia Nebraska en Segunda Ronda y Creighton en Tercera, probablemente sus integrantes serán considerados personas non-gratas a partir de ahora en dicha demarcación. Ahora bien, lo siguiente será ya Wisconsin y esa será ya otra historia, me temo que necesitarán algo más que la mera suma de sus miembros para tener siquiera alguna opción.

Por el otro lado de esta Región Oeste las aguas bajan bastante más tranquilas. Arizona muy en su papel de número 1 se llevó por delante a Gonzaga sin dejar a los Zags (también llamados Bulldogs) ni la menor esperanza. Fue ese también como es lógico el final de varias carreras universitarias, entre ellas la de un David Stockton del que me intriga (casi tanto como en el caso de McDermott) cuál será su futuro a partir de ahora. Y en cuanto a los Aztecs de San Diego State baste decir que en Segunda Ronda se deshicieron con muchos apuros de la New Mexico State del gigantesco (en términos meramente físicos) Sim Bhullar y que luego en cambio dieron buena cuenta de la cenicienta de turno, esa North Dakota State que ya había cumplido con creces eliminando a Oklahoma en la ronda anterior. Si todo va normal (que es mucho suponer, dadas las circunstancias) viviremos un alucinante Arizona-Wisconsin en Final Regional, un hipotético encuentro que habría de coronar de una vez por todas a Sean Miller o a Bo Ryan en Final Four. Créanme, cualquiera de los dos lo merece tanto como el que más.

MIDWEST

Louisville (4) – Kentucky (8)

Michigan (2) – Tennessee (11)

Imaginen (ya sé que es mucho imaginar, pero imagínenlo de todos modos) que Osasuna (por ejemplo) fuera líder de Primera División, que el Madrid estuviera octavo, que Osasuna fuera a jugar contra el Madrid, que ganara el Madrid gracias a un solitario gol en el tiempo de descuento y que entonces todo dios hablara de sorpresa porque el octavo clasificado habría ganado al primero. ¿Sorpresa? A ver, un poquito de por favor, sorpresa es que un modesto le gane a un grande aún por bien que esté el modesto y mal que esté el grande, sorpresa es que los pajaritos disparen a las escopetas, nunca al revés. Este pasado domingo el número 1 Wichita State cayó finalmente ante el número 8 Kentucky, y fueron muchos los que hablaron de sorpresa sin pararse a valorar la diferente dimensión de una u otra universidad, sin pararse a pensar en que si esto nos lo hubieran contado en noviembre no nos lo habríamos creído, que habríamos podido imaginar entonces a Kentucky en el 1 y Wichita en el 8 pero nunca al contrario. Están los que hablaron de sorpresa y están también aquellos a quienes les faltó tiempo para sacar pecho y predecir el pasado, lo veis, si ya lo decía yo, si los rivales nunca son los mismos, si una mid-major nunca puede ser número 1 por mucho que haya ganado todo lo habido y por haber… Calma señores, por favor, y en lugar de tanta grandilocuencia valoremos las cosas en su justa medida: Wichita State ha hecho un temporadón incomparable, Wichita State ha enlazado una tras otra 35 victorias que no tienen precedentes en la historia, Wichita State ha llegado invicta al Madness que hacía 23 años que nadie lo hacía… y Wichita State perdió en Tercera Ronda, eso es incontestable, lo dicen los números, pero hay maneras y maneras de perder: un partido sublime, grandioso, jugado de poder a poder (disculpen el tópico) y que al final fue casi una moneda al aire, un épico desenlace sobre la bocina: si aquel triple postrero del gran Fred VanVleet hubiera entrado ahora ya nadie dudaría de estos Shockers. En cualquier caso la duda es libre, faltaría más, pero para mí no hay ninguna: pase lo que pase a partir de ahora, gane quien gane el Campeonato, éste quedará ya para siempre como el año de Wichita State. Aunque ya sean historia.

Todo lo cual no me impide reconocer como se merecen a estos Wildcats de Kentucky. Saben perfectamente que el caliparismo no es mi fuerte, saben también que en noviembre eran poco menos que una banda, una pandilla de yogurines cada uno de su padre y de su madre, incapaces de integrarse en un proyecto común. Pero es que sucede que ahora ya estamos en marzo, ahora ya se conocen y hasta se complementan, que tíos con tanto talento consigan finalmente ser equipo representa un serio peligro para cualquiera. Su partido fue soberbio, con los gemelos Harrison a muy buen nivel y con un Julius Randle sencillamente imponente, y ello a pesar de la magnífica defensa que (aunque pareciera imposible, dada la diferencia física) le hizo Cleanthony Early. Sale por ahora muy reforzado Randle de cara al draft, por activa (la suya) y por pasiva (la de Parker y Wiggins), salen muy reforzados en general estos Wildcats pero ojo porque a la vuelta de la esquina les esperan ya sus ilustres vecinos de Louisville. Los Cardinals lo pasaron muy mal ante los fantásticos Jaspers de Manhattan y tampoco lo pasaron muy bien ante los aguerridos Billikens de Saint Louis, pero sobrevivieron a ambas pruebas y aquí los tenemos ya preparados para revivir otro derby de Kentucky, otro de esos duelos crepusculares con que nos obsequian cada año a finales de diciembre. Louisville vs Kentucky, Pitino vs Calipari, Harrell vs Randle, Smith & Jones vs Harrison Twins, Hancock (el sempiterno desatascador de este equipo) vs James Young. Louisville vs Kentucky nunca es un partido más, aún menos es un partido más si nos lo encontramos ya en Sweet Sixteen. ¿Favorito? Será por Pitino, será porque son los actuales campeones, será por lo que sea pero las casas de apuestas de Las Vegas dan como favoritos a los Cardinals no ya para este partido sino para alcanzar incluso la finalísima de la competición junto a Florida. Dado que se juegan su dinero no seré yo quien les lleve la contraria…

Claro que eso será con permiso de Michigan. Michigan que se deshizo sin despeinarse de Wofford y con muchas menos dificultad de la esperada de Texas, Michigan que ahora debería vérselas con Duke pero en su lugar se las verá con Tennessee, ya ve usted lo que son las cosas. Duke puso en el mapa a la Universidad de Mercer y a Langston Hall al igual que hace dos años puso también en el mapa a la Universidad de Lehigh y a C.J. McColllum, segunda catástrofe en tres años que ha dado pie a que muchos se apresuren a enterrar al enterrador Krzyzewski. Permítanme que no compre yo ese discurso. No es que yo sea superfán del Coach K, ni por asomo, pero una cosa es una cosa y otra más ya son dos cosas, no puede ser que dos cagadas puntuales (aún por graves que sean), pesen más que los títulos, las final four, los oros olímpicos o las casi mil victorias que lleva en su carrera. Duke perdió por tener un equipo descompensado a más no poder, por juntar al mejor perímetro de la nación con un juego interior casi inexistente y porque enfrente tuvo a una Mercer que será todo lo modesta que usted quiera pero que supo optimizar sus virtudes y minimizar las de Duke casi mejor que cualquier otra. Minimizar a Hood, a Cook, a Thornton e incluso a Jabari Parker, que mire usted por dónde fue a hacer el pasado viernes el peor partido que le hemos visto este año (el peor que yo le haya visto, al menos), Tanto que hasta dijo estar pensándose muy seriamente lo del draft, que a ver cómo iba a dejar así Duke con tan mal sabor de boca. Ojalá se quede, yo bien que me alegraría… pero permítanme que lo dude, una cosa es lo que se dice al calor de la derrota en marzo y otra muy distinta lo que se hace al olor de los dólares en abril o mayo. Al tiempo.

Mercer fue cenicienta por un día, al segundo ya no hubo más cenicientez, lo impidió una Tennessee que podría también ser cenicienta a su manera, no por tradición ni por historia pero sí por presente. Entraron en el Torneo de milagro, hubieron de clasificarse en el First Four ante (la muy venida a menos) Iowa, luego ya instalados en el seed 11 se comieron con patatas al 6 Massachusetts (que algunos todavía no entendemos qué demonios hacía ahí tan arriba) y finalmente la susodicha Mercer tampoco fue ya rival para estos Volunteers. Equipo apañado con dos presencias fundamentales, Conrad McRae por fuera y Jarnell Stokes por dentro, no tienen ni de lejos un plantillón como los que llegó a reunir (de aquella manera) el histriónico Bruce Pearl, pero ya habría querido el susodicho Pearl sacar a aquellas criaturas la mitad del rendimiento que a estas otras les está sacando Cuonzo Martin. ¿Suficiente como para molestar o incluso poner en aprietos a los Wolverines? Permítanme que lo dude, pero… que les quiten lo bailao.

EAST

Virginia (1) – Michigan St. (4)

Iowa St. (3) – Connecticut (7)

Si tiene usted un taburete firmemente asentado sobre tres patas y de repente va y le quita una de las patas, pueden pasar dos cosas: 1) que se caiga sin remedio, ó 2) que se mantenga en equilibrio inestable sobre sus dos patas pero siempre expuesto a que cualquier mínimo roce acabe derribándolo. la Universidad de Iowa State es un taburete (permítanme la metáfora) que se asentaba sobre tres patas básicas llamadas DeAndre Kane, Melvin Ejim y Georges Niang, era un taburete estupendo en el que te podías sentar y hasta subirte encima con total confianza hasta que en Segunda Ronda se le rompió definitivamente una de sus patas, esa delicia de jugador interior llamada Niang que no te gana por físico sino por clase y por el que algunos hemos desarrollado una particular debilidad. Todo parecía indicar que en cuanto lo rozaran los Tar Heels el taburete de los Cyclones se nos caería sin remedio, pero resultó que el diseñador del susodicho taburete (o sea, Fred Hoiberg) tenía otros planes, que se puso a apuntalarlo con un poco de Dustin Hogue, de Naz Long, de Monte Morris y de todos los demás y que gracias a eso consiguió no ya mantener ese equilibrio sino incluso aguantar las sucesivas embestidas de North Carolina, así hasta que a una de las patas supervivientes (como metáfora me está quedando un poco larga), el presunto base DeAndre Kane, le dio por jugársela y meterla casi sobre la bocina, ese casi fue el segundo y medio que a los Tar Heels se les fue en pedir un tiempo que ya llegó fuera de tiempo, valga la redundancia. Partidazo enorme, sublime, de los mejores si no el mejor del Torneo (y miren que hay donde escoger). Que en el caso de North Carolina llovía ya sobre mojado porque no era menos partidazo el que habían disputado en Segunda Ronda ante Providence, para el recuerdo quedará la portentosa (y a la postre inútil) actuación del base de los Friars Bryce Cotton, háganme el favor de apuntar ese nombre en el supuesto de que no lo tuvieran apuntado ya.

Iowa State-Connecticut, ese será su próximo cruce y ya veremos si esas dos patas que le quedan (aún por fuertes que sean) siguen bastándole a Hoiberg ante Napier y demás familia, ojalá porque una vez que se han muerto mis Orange y además Creighton, Iowa u Oregon estos Cyclones son ya los únicos favoritos sentimentales que aún me quedan, aunque sólo sea por lo mucho que me han divertido viéndoles jugar a lo largo de este año. Pero mucho ojo con esta UConn que en Segunda Ronda acabó con las aspiraciones de St. Joseph’s (flamante campeona de la Atlantic 10) y que seguidamente fue a enfrentarse con Villanova, una vieja pelea de perros y gatos (como la llamó la CBS) entre dos viejos rivales de la Big East cuando la Big East era todavía la Big East. Tanto dio que los gatos estuvieran en el número 2 y los perros en el 7 porque a la hora de la verdad los perros (o sea, los Huskies) pudieron con los gatos (o sea, los Wildcats) con inusitada facilidad. Equipo interesantísimo este de Connecticut en el que Kevin Ollie cada vez parece mejor entrenador y en el que Shabazz Napier es capaz de lo mejor y de lo peor (pero ahora ya lo primero mucho más frecuentemente que lo segundo) junto a su socio Boatright y a ese impagable supporting cast, Giffey, Daniels, Kromah, Brimah, etc. Les encanta jugar a estos Huskies, como buenos chuchos cuando están contentos y mueven el rabo son capaces de llevarse cualquier cosa por delante… y no digamos ya si por el camino se tropiezan con un taburete de sólo dos patas.

Por el otro lado de esta Región Este sigue viva y coleando Virginia, no es ya que siga viva y coleando sino que además goza de muy buena salud. Tanta como para llevarse por delante en Tercera Ronda a los Tigers de Memphis, esas criaturillas del histriónico Josh Pastner que parecía que se fueran a comer el mundo y a la postre no se comieron ni un colín ante los Harris, Tobey, Brogdon y demás familia virginiana. Estamos tan poco acostumbrados a ver a estos Cavaliers por aquí arriba que cada dos por tres pensamos que van a caer y que ésta será ya la definitiva, pero ellos afortunadamente se empeñan en dejarnos una y otra vez con un palmo de narices y en demostrarnos que su maravillosa temporada y sus títulos en la ACC no fueron en modo alguno una casualidad. Hasta el infinito y más allá…

O hasta que se vean las caras (ya mismo) con los Spartans de Michigan State. Yo les metí en Final Four porque son un gran equipo (mucho más que la suma de sus magníficas individualidades), porque llegan en gran momento pero también por esa regla no escrita de que todo Spartan que cumpla ciclo universitario acaba jugando al menos una Final Four a las órdenes de Izzo. La última fue en 2010 luego de no jugarla este año se rompería la racha (lo cual sería una pena para Appling y Payne, mayormente), quizá por eso más que por ninguna otra razón les di como favoritos por esta zona del cuadro… para posteriormente descubrir que casi todo dios les había dado también como favoritos por esta zona del cuadro, soy así de original. In Izzo we trust, y no nos hará flaquear en nuestras creencias el hecho de que los cerebritos de Harvard les llevaran al límite en tercera ronda, a mayor gloria de un técnico como Tommy Amaker que por segundo año consecutivo sale reforzadísimo del Baile. Pero sobrevivieron (los Spartans, me refiero) y a partir de aquí el cielo es el límite… aunque eso sí, pasando por Virginia en lo que habrá de ser uno de los más intensos y maravillosos duelos (y miren que hay donde escoger) de Sweet Sixteen.

Créanme, perdérselo (ni este partido ni ningún otro) no es una opción, ni aunque nos pongan otro Clásico (que no toca pero vaya usted a saber, que es bien sabido que los designios del Señor son inescrutables). Y por si acaso aquí nos encontraremos la semana que viene en lo habrá de ser ya la previa de la Final Four, en lo que será ya la última crónica de marzo… aunque quizás para entonces ya estemos en abril.

(publicado originalmente en tirandoafallar.com)

la que se nos viene encima   Leave a comment

(publicado originalmente en fiebrebaloncesto.com)

O dicho de otra manera: todo aquello que siempre quiso saber sobre esta nueva temporada de baloncesto universitario, pero que jamás se le habría ocurrido preguntar. Como el saber no ocupa lugar (y menos en Internet), me dispongo a satisfacer su curiosidad al respecto incluso aunque no sienta dicha curiosidad, esto es así, aquí le damos respuestas aunque no tenga preguntas. Y todo por el mismo precio…

Creo que hacia finales de la pasada temporada les dije ya (y si no pues se lo digo ahora) que a esta NCAA 2013/2014 no la iba a reconocer ni la madre que le parió. Tal cual. Para empezar deberemos revisar todo lo que un día supimos sobre conferencias y equipos que las integran: no es ya que haya cambios puntuales (que esos los hay todos los años) sino que en algún caso concreto hay pocas cosas que continúen igual. La Big East, por ejemplo. A algunos, aficionados Orange(men) de por vida, se nos rompieron los esquemas cuando hace unos cuantos meses se anunció que Syracuse dejaría esa Conferencia en la que llevaba casi la vida entera (o casi desde que empezó a entrenarla Boeheim, que viene a ser lo mismo) para entrar a formar parte de la Atlantic Coast Conference, en siglas la ACC. O dicho de otra manera, que Syracuse dejaría de jugar en enero y febrero contra St. John’s o Georgetown como llevaba haciéndolo toda la vida de dios, que ahora pasaría a jugar contra Duke o North Carolina pongamos por caso. Y que no se iría sola, que con los Orange de la manita llegarían también a la ACC los Figting Irish de Notre Dame o los Panthers de Pittsburgh. Créanme que a algunos nos va a costar hacernos a la idea, casi tanto como nos va a costar que (quizá para hacerles hueco) Maryland deje en 2014 la ACC para ir a parar a la Big10 (con Indiana, Michigan, Michigan St…), una conferencia en la que no pega ni con cola, ni geográficamente siquiera. ¿Les parece raro? Pues mejor será que se vayan acostumbrando, porque todo esto con ser raro fue sólo el principio…

El lío gordo llegó a finales de la pasada temporada: siete universidades católicas de la Big East, a saber Georgetown, De Paul, Marquette, Seton Hall, Providence, St. John’s y Villanova, decidieron escindirse de la Big East y crear una conferencia nueva a la que tras darle muchas vueltas y quebrarse sobremanera la cabeza decidieron ponerle el bello nombre de… Big East. Como lo oyen (como lo leen, más bien), la vieja Big East tragó con que la nueva se llevara el nombre y hasta su tradicional Torneo Final en el Madison, todo ello a cambio de que la vieja se quedara con la caja común (o eso cuentan, que habré de reconocerles que yo en estos asuntos burocráticos me pierdo), así a priori tampoco parece un mal acuerdo. Así pues, a partir de esta temporada tendremos una nueva Big East con las siete universidades antes mencionadas más otras tres igualmente católicas llegadas a su vez de otros lares, Xavier, Butler (que últimamente sale a cambio de conferencia por año) y Creighton, ubicadas respectivamente en Cincinnati, Indianapolis y Omaha, cada una un poco menos al Este que la anterior, no está mal para llamarse Big East. Y tendremos asimismo una vieja Big East a la que obviamente a partir de ahora ya no volveremos a llamar nunca más Big East sino por su nuevo y flamante nombre, American Athletic Conference, en siglas AAC (qué bien pensadas para que nos confundamos una y otra vez con la ACC). De todo lo cual témome que apenas se habrá enterado de casi nada pero qué quiere que le haga, estas cosas son así, no sé contárselas de otra manera…

Todavía dos pequeñas aclaraciones respecto a todo lo ¿explicado? en el párrafo anterior: 1) No vayan a pensar en un cisma religioso ni nada similar, los católicos por un lado y los protestantes por otro cual si de una guerra santa se tratara, ni hablar, recuerden que aquello es América (Estados Unidos de), allí esta clase de transacciones no se rige por razones eclesiásticas sino por razones meramente comerciales, que allí podrán ser muy puritanos pero para la cosa de los negocios son muy prácticos: la cuestión tiene más que ver con que se agrupen por un lado las universidades más tradicionalmente baloncesteras y se queden por el otro las más tradicionalmente futboleras (fútbol americano, of course), tiene mucho más que ver con la respectiva negociación de sus respectivos contratos de televisión. Y 2) No vayan a pensar que todo esto va a parar aquí, en absoluto, la cosa del deporte universitario está en continuo movimiento: a lo que les contaba antes de Maryland cabría añadir que incluso la mismísima campeona en ejercicio, es decir Louisville, dejará también la ex Big East (o sea, la Athletic etc) a mediados de 2014 para ir a parar a… (adivinen): efectivamente, a la ACC, que quedará así ya convertida sin discusión alguna en la conferencia más fuerte (aún más si cabe) de todo el baloncesto universitario. Al menos hasta el siguiente movimiento…

Dejemos los temas burocráticos (no vaya a ser que acaben huyendo los pocos lectores que aún queden) y pasemos a los estrictamente deportivos. Así de entrada quédense con tres nombres, las tres joyas de la corona, tres sujetos de los que probablemente ya hayan oído hablar (incluso aunque no sigan para nada este baloncesto) y de los que mucho más oirán de aquí en adelante, no ya este año sino durante los próximos quince o veinte años: 1) Andrew Wiggins, portentoso alero canadiense, presunto número 1 del próximo draft, acaso el jugador al que más bola mediática se haya dado tras salir del insti desde los tiempos de LeBron James (y eso es decir mucho), y que tras darle muchas vueltas decidió finalmente jugar su one and done para los Jayhawks de Kansas; 2) Julius Randle, no menos portentoso ala-pívot, de imponentes condiciones físicas y no menos aparentes condiciones técnicas, que se decantó (fíjense qué original) por ponerse a las órdenes de Calipari en los Wildcats de Kentucky; y 3) Jabari Parker, alero al que poco a poco se le fue dando menos bombo que a los dos anteriores pero que es una auténtica delicia de jugador, y que tras pensárselo muy mucho (es mormón, por lo que a punto estuvo de recalar en BYU) decidió finalmente ponerse a las órdenes del Coach K en sus Blue Devils de Duke. Y no están solos, que la nueva generación viene sobrada de niños prodigio, que no habremos conocido muchas otras como ésta:  Tyler Ennis en Syracuse, Noah Vonleh en Indiana, Aaron Gordon (un brincador nato, un tipo que juega como si se hubiese tragado un muelle) en Arizona, Kasey Hill  en Florida, medio equipo de Kansas, casi el equipo entero de Kentucky… Buenísimos freshmen (y presuntos one and done) para dar y tomar.

Sí, el principal favorito para casi todo dios es Kentucky. Esta vez no es ya que Calipari se haya vuelto a llevar a la mejor promoción de novatos de la nación (que eso este año es decir mucho), es que incluso podría alinear un quinteto titular entero de freshmen si quisiera, un poco a la manera de aquellos legendarios Fab five de hace más de veinte años: los gemelos Harrison por fuera, el tremendo James Young de tres, el susodicho Randle de cuatro, Dakari Johnson completando el quinteto y hasta podría añadir aún un sexto novato en caso de necesidad, Marcus Lee. Tremendo despliegue de talento y (sobre todo) físico que se completa con el imponente pívot sophomore Cauley-Stein (titular indiscutible, así que lo del quinteto freshman va a estar difícil), el también sophomore Poythress… El típico equipo apisonadora calipariano, a cuya presumible inexperiencia se opondrán la inmensas sabidurías de Izzo en Michigan State (Payne, Appling, Harris), Krzyzewski en Duke (Cook, Sulaimon, el transfer de Mississippi State Rodney Hood, el ya mentado Parker), Self en Kansas (la joya Wiggins más los también freshmen Selden, Mason o Embiid, más el retorno de Perry Ellis) y cómo no, Pitino en Louisville (con buena parte del equipo campeón de hace 7 meses: Blackshear, Behannan, el talentoso a la par que anárquico Russ Smith…)

¿Aún más? Michigan (con el regreso de Glenn Robinson III, McGary o Stauskas), Syracuse, Arizona, Florida, Oklahoma State (con el retorno de ese portentoso incordio llamado Marcus Smart, que bien pudo haber sido top3 ó al menos top5 del pasado draft pero que finalmente decidió volver al campus de Stillwater, por razones que no me explico pero que me hacen sumamente feliz), Ohio State, Wichita State, Gonzaga, Oregon, UConn, VCU (con lo que se quiera sacar el mago Shaka Smart de su chistera…). Apunten además el eterno retorno a Creighton de ese impagable Doug McDermott, el de Jahii Carson a Arizona State, el de Kyle Anderson a un sumamente atractivo equipo de UCLA… Atractivo entre otras cosas porque largaron a Howland y contrataron como técnico a Steve Alford, como atractivos serán sus vecinos de USC (ese hotel de los líos) tras haberse puesto en manos de Andy Enfield (sí, el autor de aquel milagro del pasado marzo con Florida Gulf Coast). Como atractivos espero que sean los Gophers de Minnesota tras haber cesado a Tubby Smith y contratado en su lugar a Richard Pitino (que obviamente no es Rick Pitino sino su hijo, casualmente del mismo nombre). Como atractivos no sé ya si serán los Bulldogs de Butler con el ex asistente Brandon Miller o lo que es lo mismo, sin el impagable Brad Stevens, a día de hoy topándose ya contra la cruda realidad de la NBA…

Muchas cosas, demasiadas sin duda (y no vean las que me dejo) como para extractarlas en un solo (presunto) artículo, que digo yo que tampoco es cuestión de aburrirles (aún más si cabe) ya desde el primer día. Les invito a acompañarme si lo tienen a bien durante estos próximos cinco meses, ésta es su casa, pasen y encontrarán toda clase de historias al respecto. De verdad se lo digo, se nos viene encima una temporada NCAA sencillamente apasionante, quizá la más espectacular de estos últimos tiempos (así lo aseguran casi unánimemente todos los expertos, quién sería yo para llevarles la contraria aunque quisiera, que no quiero), yo que usted no la daría de lado por nada del mundo, no vaya a ser que luego se tenga que arrepentir…

Orangeman   2 comments

(publicado originalmente en fiebrebaloncesto.com el 8 de enero de 2013)

Verano de 1976. Aún no hacía un año que se había muerto Franco dejándolo todo atado y bien atado, aún no acabábamos de encontrar la manera de desatarlo, aún faltaban dos años y medio para que votáramos la Constitución. Dimitía Arias Navarro, se estrenaba Adolfo Suárez, acababa de nacer El País (el periódico, me refiero), en breve nacería Diario 16, parecía querer empezar a soplar algo de viento pero aún no estaban nuestras ventanas suficientemente abiertas. En las radios triunfaban unos críos llamados Los Golfos con una coplilla que rezaba Qué pasa contigo tío, conmigo qué va a pasar, que estoy to el día bebío saltando de lío en lío… eso sí, en dura competencia con Fernando Esteso y aquella otra de La Ramona es barrigona tié dos cántaros por pechoooo, Ramonaaa, te quieroooo… (ya ven que el nivel era alto). Yo acababa de aprobar la reválida de 6º de bachillerato (que hoy equivaldría a 4º de la ESO) y me disponía a empezar el COU (es decir, el Curso de Orientación Universitaria) como paso previo a la selectividad (sí, ya existía); tenía yo muy pocos meses más de los que tiene mi hijo ahora; y puede que usted ni siquiera hubiera nacido, que no hubiera sido ni pensado siquiera en aquel verano de 1976.

Verano de 1976. Nuestros televisores (y nuestras vidas) aún eran en blanco y negro, nuestros teléfonos sólo eran fijos (y aún tardarían muchos años en dejar de serlo), Internet aún no existía ni en nuestra imaginación, ni siquiera en nuestros sueños. En Argentina hacía ya tres meses que Videla se había hecho con el poder (y con el terror). En Montreal (Canadá) una niña de catorce años y nacionalidad rumana llamada Nadia Comaneci asombraba al mundo haciendo piruetas sobre unas barras asimétricas. En USA gobernaba el único presidente de su historia no elegido en las urnas (ni como presidente ni como vicepresidente), Gerald Ford; sólo habían pasado dos años desde la dimisión de Nixon por el escándalo Watergate, aún habrían de pasar unos pocos meses para que accediera al poder Jimmy Carter. Larry Bird estaba a punto de entrar en Indiana State, Magic Johnson aún iba al instituto, Michael Jordan aún iba al colegio, Kevin Garnett acababa de nacer, Steve Nash tenía sólo 2 años, aún faltaban otros dos para que naciera Kobe; LeBron, Melo, Durant, tantos otros, no eran ni ni proyectos siquiera en aquel verano de 1976.

Verano de 1976. En una ciudad al norte del Estado de Nueva York llamada Syracuse, y más concretamente en la universidad que lleva ese mismo nombre, de repente tienen un problema: Roy Danforth, exitoso entrenador de su equipo de baloncesto desde 1968, decide aceptar la jugosa oferta de la Universidad de Tulane, un dos por uno, técnico y  director atlético todo a la vez. En Syracuse le dan unas cuantas vueltas a ver por quién podrían sustituirle, exploran el mercado, no encuentran nada que les convenza y finalmente, como mal menor, deciden ofrecerle el puesto a ese alumno aventajado de Danforth que lleva ya siete años como asistente, ese que además conoce bien la casa porque estudió (y jugó) en esas mismas aulas, ese que lleva por nombre James Arthur Boeheim y aún no ha cumplido 32 años en aquel verano de 1976.

El resto es historia, y buena parte de ella seguro que ya la conocen: han pasado 36 años y medio desde entonces; hemos crecido, hemos madurado, nos hemos hecho mayores (demasiado, incluso), hemos visto cambiar el mundo unas cuantas veces, hemos avanzado mucho, acaso también retrocedido un poco (sobre todo en estos últimos tiempos) pero de cualquier manera nuestras vidas de hoy en día nada tienen ya que ver, en absoluto, con aquellas otras grises vidas de 1976. Muy pocas cosas han permanecido inalterables e indisolubles al paso del tiempo; si nos paráramos a buscarlas difícilmente podríamos encontrar alguna y sin embargo aquí mismo tenemos una de ellas: Hoy, 37 temporadas (incluida ésta) después, Jim Boeheim sigue siendo el entrenador del equipo de baloncesto de la Universidad de Syracuse.

Y no sólo eso. Hoy, 1.208 partidos después, Jim Boeheim ya es el segundo entrenador más exitoso de toda la historia del baloncesto universitario. El pasado miércoles 2 de enero Syracuse ganó a Rutgers en la que resultó ser la victoria número 903 en la carrera de Boeheim superando así los 902 triunfos de otro mito llamado Bobby Knight, a día de hoy ya jubilado y reconvertido en magnífico analista televisivo para la ESPN. Boeheim no es el primero porque aún tiene por delante (hablando de mitos) a Mike Krzyzewski, 940 victorias y subiendo, jamás podrá alcanzarle a menos que el Coach K se retire antes que él, cosa improbable ya que es casi tres años más joven. Pero créanme que hay algo en lo que Knight y Krzyzewski jamás podrían igualar a Boeheim: Knight empezó su carrera como técnico (teniendo como asistente precisamente a Krzyzewski) en la Academia Militar (West Point, para entendernos), de ahí pasó a ser leyenda en Indiana y finalmente acabó sus días como técnico en Texas Tech; Krzyzewski a su vez le sucedió en la Army antes de marcharse a Duke… Es decir (dado que llevarán un rato preguntándose a dónde quiero llegar a parar): Nadie ha conseguido más victorias que Boeheim en una sola universidad; y muy probablemente habrán de pasar aún unas cuantas décadas antes de que algún otro técnico pueda acercársele siquiera.

Y sin embargo, por increíble que hoy nos pueda parecer a la vista de estos números, hubo incluso un tiempo en que Jim Boeheim fue etiquetado como perdedor. Sí, no se me extrañen, deberían saber ya que en USA son bastante propensos a hacer estas cosas, te cuelgan un cartel y a poco que te descuides lo llevarás ya colgado para toda la vida. Si no llegas a las finales malo pero si llegas y no las ganas aún peor, la historia nos mostrará (sin necesidad de abandonar nuestro deporte) infinitos casos de perdedores que hubieron de padecer ese estigma hasta que un día ganaron (un título, un anillo, lo que fuera) y no es ya que dejaran de serlo sino que, mire usted por donde, de repente ya nadie pareció acordarse de que un día lo hubieran sido. Boeheim (o sea Syracuse) llegó a la Final en 1987 (Rony Seikaly, Sherman Douglas, Derrick Coleman), perdió ante Indiana por culpa de aquella histórica canasta sobre la bocina de Keith Smart y a nadie pareció importarle; pero Boeheim (o sea Syracuse) volvió a llegar la Final Four en 1996, se plantó incluso en la Final con un equipo en el que apenas había más estrella que John Wallace para enfrentarse a aquellos imponentes Wildcats de Kentucky con todo su arsenal, Antoine Walker, Walter McCarty, Derek Anderson, Ron Mercer, Tony Delk, Boeheim tenía todas las de perder, Boeheim perdió… y de inmediato se convirtió en perdedor, ya saben, la típica frase hecha, un entrenador que sirve para llegar a finales pero no sirve para ganarlas, no tiene lo que hay que tener… Siete años habrían de pasar aún para que se quitara la etiqueta.

Ya saben, la vida da muchas vueltas, la vida de Jim Boeheim se le pudo dar la vuelta por culpa de un cáncer de próstata en 2001, la vida deportiva se le dio por fin la vuelta en 2003. Acaso hoy nos pueda parecer que (esta vez sí) tenía un equipazo (Carmelo Anthony, Hakim Warrick, Gerry McNamara) pero no nos engañemos, tampoco era favorito, de hecho era el cabeza de serie número 3 de su Región, de hecho ya fue una sorpresa que se metiera en Final Four, ya fue aún más sorpresa que se cargara a Texas y accediera por fin a la Final. Y en la Final esperaba Kansas, la Kansas de Kirk Hinrich, Nick Collison, Keith Langford, Aaron Miles o Wayne Simien, la Kansas de otro técnico como Roy Williams también (mire usted por dónde) etiquetado como perdedor. Y aquel partido que empieza, aquella Syracuse que empieza a meter triples a chorros, aquella Kansas que no sabe ya por dónde esquivar los golpes, aquellos Orange que llegan con 53 puntos al descanso, lo nunca visto en una final (lo nunca visto casi en el torneo entero), la segunda mitad cambia el viento, a Syracuse le entra el miedo a ganar, Kansas reacciona, parece que volverá a girar la historia, últimos segundos, 81-78 gana Syracuse, balón para Kansas, bola a la esquina, ahí va ese triple para forzar la prórroga pero Warrick vuela, Warrick lo tapona, ¡¡¡Orange win!!! De un plumazo Boeheim deja de ser lo que nunca fue, curiosamente ahora ya no es ni será nunca un perdedor, su amigo y rival Roy Williams aún no sabe que sólo necesitará un par de años más (cambio de universidad mediante) para dejar también de serlo. Pero esa es otra historia…

Recuerdo como si fuera ayer aquella Final, recuerdo también demasiado bien cómo los pluseros Jesús Llama y Ramón Fernández hicieron todo lo posible por destrozárnosla pero afortunadamente no lo consiguieron, afortunadamente el baloncesto es mucho más grande que dos presuntos comentaristas aún por incompetentes que estos fueran. Y recuerdo también un par de historias que se nos contaron a posteriori y que nos hablan bien a las claras del talante de Jim Boeheim: no sé si fue Antoni Daimiel (o puede que fuera Miguel Ángel Paniagua) quien nos contó que en aquella Final Boeheim tenía a su mujer apoyándole casi en primera fila (hasta ahí nada de particular)… y que tenía también a su ex mujer apoyándole y animándole igualmente unas cuantas filas más atrás. Y no sé si fue Paniagua (o puede que fuera Daimiel) quien nos contó una comida campestre que habría tenido lugar muchos años atrás, pongamos que a mediados de los setenta, una comida a la que habrían acudido Jim Boeheim y Rick Pitino (aquél que fuera su primer asistente en Syracuse) con sus respectivas cónyuges; parece ser que a los postres Pitino empezó a verbalizar sus delirios de grandeza: tarde o temprano dejaría una población pequeña como Syracuse, aquello no era para él, él aspiraba a muchísimo más, él viajaría a grandes ciudades, entrenaría a los mejores equipos sobre la faz de la Tierra, triunfaría allá por donde fuera… Y parece ser que Boeheim le respondió que él no, que él era feliz en Syracuse y por nada del mundo querría dejar de serlo, que aquella era su casa y si por él fuera estaría entrenando allí toda la vida, que no aspiraba a absolutamente nada más. Huelga decir que Pitino se quedó alucinado ante la manera que tenía su amigo y mentor de entender la vida, algo que supongo que él desde su estrechez de miras sólo supo interpretar como una absoluta falta de ambición; y huelga decir también que en las décadas siguientes ambos fueron estrictamente fieles a sus principios: Pitino dejó raudo y veloz Syracuse y pasó con mayor o (en ocasiones) menor éxito por la Boston University, los Friars de Providence, los Knicks de Nueva York, los Wildcats de Kentucky, los Celtics de Boston y los Cardinals de Louisville; Boeheim obviamente jamás se movió de Syracuse: seguro que en todo este tiempo no le faltaron las oportunidades de cambiar de aires, pero… ¿total para qué habría él de complicarse la vida si allí estaba a gusto, si ganaba más que suficiente y se sentía feliz? Dicho y hecho.

Creo que fue Juanma Lillo (que no Juan Malillo), afamado entrenador de fútbol metido a filósofo o afamado filósofo metido a entrenador de fútbol, no sé, quien dijo una vez que para jugar en zona hay que vivir en zona. Es decir, una de esas frases huecas que así de primeras parece que no quieren decir nada, pero que luego las piensas y descubres que efectivamente, no quieren decir absolutamente nada. Vamos, de esas cosas que si las dice alguien famoso piensas joder, qué cabeza tiene este tío, pero que si las digo yo me mandarían de inmediato a cagar. Yo por desgracia no sé lo que significa vivir en zona pero reconozco que de alguna manera me acuerdo de esa frase cada vez que veo a Boeheim. Es decir, me acuerdo cada vez que veo a alguien como él que lleva toda la vida defendiendo en 2-3, alguien que sólo en ocasiones muy aisladas, muy puntuales y muy desesperadas habrá ordenado una asignación individual en un deporte en el que las asignaciones individuales son desde siempre abrumadora mayoría. Casi cuatro décadas defendiendo así, casi cuatro décadas interpretando esa zona a las mil maravillas, casi cuatro décadas aguantando a todos aquellos iluminados que en cuanto te descuidas te sentencian que el verdadero baloncesto es hombre a hombre por definición y que defender en zona no es baloncesto, acaso esos mismos iluminados que cuando llega el día en que les toca enfrentarse a una zona son incapaces de contrarrestarla, ya ven qué casualidad. No sé qué es vivir en zona pero entiendo que debe tener algo que ver con valores como humildad, sencillez, compromiso, solidaridad, buena actitud, mentalidad positiva, apoyo mutuo. No sé qué es vivir en zona pero cualquiera que haya visto a Boeheim entrenar a lo largo de estos años habrá podido comprobar que él no es en absoluto el típico energúmeno, que nunca monta pollos a los árbitros ni aún menos a sus jugadores, que sus protestas rara vez van más allá de una mera sonrisa irónica, que de alguna manera es el típico tío que te transmite confianza desde el primer momento en que le ves. No sé qué es vivir en zona pero estoy completamente seguro de que Boeheim no sólo juega en zona sino que además vive en zona; sea ello lo que fuere.

Hace algunos años los jugadores de Syracuse dejaron de ser Orangemen para convertirse simplemente en Orange, supongo que alguien debió pensar que de cara al merchandáisin resultaba muy costoso tener por un lado orangemen y por otro orangewomen según se tratara del equipo masculino o el femenino. Pero quizás sería hora de recuperar ese concepto sólo que en singular, Orangeman, siquiera fuera para identificar a un sujeto que ahí donde le ven lleva ya más de medio siglo ligado a su Universidad de Syracuse desde que ingresó allá por 1962 para estudiar ciencias sociales y jugar al baloncesto. Que se ausentó de ella tan solo un par de años para jugar profesionalmente en los Scranton Miners de la ABL (nada menos), que se reintegró como asistente en 1969 y que finalmente en aquel verano de 1976… El gigantesco Carrier Dome (concebido para fútbol americano) debería llamarse Boeheim Dome, entiendo que no pueda cambiarse tan alegremente el nombre porque la susodicha marca se dejará sus buenos dólares en concepto de patrocinio, al menos ese parquet sí fue rebautizado hace ya unos cuantos años como Boeheim Court. Y es que resulta sencillamente inimaginable concebir unos Orange sin Boeheim, esperemos que aún tarde mucho en llegar ese día porque de una sola cosa podremos estar bien seguros, le sucediera quien le sucediera ya nada sería igual; aquella universidad del norte del Estado de Nueva York (aquella ciudad, incluso) ya jamás volvería a ser lo mismo sin él. No te vayas nunca, Jim.

A %d blogueros les gusta esto: