Archivo para la etiqueta ‘Tom Crean

EL AGUJERO   8 comments

Leí aquella historia en Slam, debió ser como a comienzos del presente siglo. John Thompson (el mítico John Thompson de toda la vida, el sumo hacedor de pívots como Ewing, Mourning o Mutombo) andaba ya jubilado tras su larga etapa en Georgetown; en cambio su hijo John Thompson III empezaba a labrarse una dura carrera como entrenador, aún no en los Hoyas sino en la más modesta (si bien no con menos tradición baloncestística) Universidad de Princeton. Cuentan que el hijo por aquel entonces andaba un tanto desazonado, razón por la cual decidió recurrir a la sabiduría de su amado progenitor:JThompson papá, creo que tengo equipo para aspirar al trono de la Ivy League, tengo buenos bases y aleros, buenos pasadores, tiradores y defensores, tengo casi todo pero me falta sólo un pequeño detalle: no tengo pívot, ninguno. Dime papá, qué puedo hacer, qué sistemas puedo implementar, qué estrategias puedo llevar a cabo, qué solución hay… La lacónica respuesta de su padre quizá no fue la que él esperaba, pero desde luego que el consejo no dejó lugar a dudas: consigue un pívot. Sin más.

No ha pasado mucho tiempo, apenas década y media (ayer, como quien dice), y sin embargo parece como si estuviéramos hablando de la prehistoria. Hoy ya nadie va a John Thompson a decirle coach, no tengo pívot, qué puedo hacer, hoy más bien irán a otros (pongan aquí el nombre que quieran) a preguntarles exactamente lo contrario, coach, tengo un pívot, un tío enorme y con muy buenos fundamentos pero que no abandona jamás las proximidades del aro, por favor coach, dígame qué puedo hacer, dígame cómo me las apaño para sacarlo de ahí… Y probablemente la respuesta de alguno no sería menos lacónica que la del Coach Thompson, si bien en un sentido diametralmente opuesto: no lo pongas, déjalo en el banquillo. Asunto resuelto.

Cómo hemos cambiado. Nos enseñaron que quien tiene un pívot tiene un tesoro, nos repitieron que los equipos se construyen desde el centro, a partir del cinco, a partir de Russell, Chamberlain, Abdul-Jabbar, Ewing, Robinson, Olajuwon, O’Neal. No por casualidad los Blazers escogieron a Bowie antes que a Jordan en el famoso draft de 1984, acaso una de las decisiones más justamente denostadas de la historia pero que en el baloncesto de aquellos tiempos (de casi todos los tiempos) tenía todo el sentido del mundo: escoltas anotadores hay muchos, en cambio los cénters dominantes se pueden contar con los dedos de una mano,top5 pillémonos al mejor que haya disponible y construyamos a partir de ahí. Sabían lo que querían, otra cosa ya es que se equivocaran de medio a medio en su evaluación del talento (y la salud) de cada jugador. Pero en aquel entonces las cosas eran así.

Y no hace tanto que seguían siendo así, no hace tanto (diez años, para ser exactos) que esos mismos Blazers escogían a Oden por encima de Durant, otra vez la cagaron (otra vez la salud, también) pero esa no es la cuestión. La cuestión es que hace una década aún se prefería la carne interior a la exterior (aún por larga que ésta fuera), aún quien tenía un pívot tenía un tesoro, aún algún comentarista encontraba una carencia en algún juego interior y te decía despectivamente que esto es lo que en USA llaman equipo donut, porque tiene un agujero en el centro. Hoy ese agujero se ha hecho más y más grande, se ha institucionalizado pero eso sí, como queda feo llamarlo agujero preferimos llamarlo spacing que queda mucho más bonito, dónde va a parar. Spacing, nada nuevo bajo el sol, ya el añorado Manel Comas en sus comentarios televisivos solía a menudo decir que el baloncesto es un juego de espacios, cosa obvia por otra parte; lo novedoso en todo caso sería la manera de utilizarlos. En ese sentido el actual spacing vendría a ser (simplifico deliberadamente el tema) algo así como la capacidad de abrir los ataques para que se abran también las defensas, sacándolas de su hábitat natural de los alrededores de la zona para generar grandes espacios (valga la redundancia) por los que penetrar. Me dirán que la definición me ha quedado un poco pedestre y que el spacing es mucho más que eso (afortunadamente) pero qué le voy a hacer, no soy técnico sino un mero aficionado, es lo que hay, no doy mucho más de sí.

No hace mucho leía que hoy el baloncesto básicamente consiste en un tío que la sube, otro que le bloquea y los otros tres que esperan al otro lado de la raya del triple a ver si les llega el balón. Sentencia simplista donde las haya, pero que si me apuran la podemos hacer aún más simple todavía: antes el que bloqueaba continuaba casi siempre hacia adentro, hoy continúa cada vez más hacia afuera, hoy se lleva mucho más el pop que el roll. Es curioso, no hace tanto que (algunos) despotricábamos del cuatro abierto pensando que acaso fuera una moda pasajera, y ahora en cambio ya hemos entrado de lleno en la moda del cinco abierto. Y porque no hay más.

Les contaré otra historia reciente (será breve, no huyan) de baloncesto universitario, que ya saben que me pierde. Hace un par de años los Hoosiers de Indiana tenían un equipo sin prácticamente ningún jugador interior, razón por la cual su técnico Tom Crean implementó sabiamente un sistema que generaba un montón de espacios para así aprovechar las cualidades de sus incisivos jugadores exteriores. En cambio al año siguiente llegó por fin el pívot que necesitaban, Thomas Bryant:Crean físicamente imponente, técnicamente bien dotado y psíquicamente muy mal amueblado (pero eso no viene al caso). ¿Creerán entonces que Tom Crean adaptó sus sistemas ante el novedoso hecho de contar por fin con un cénter dominante (rara avis, tanto más en NCAA) en sus filas? Pues no, más bien sucedió todo lo contrario, más bien fue Bryant quien se tuvo que adaptar a jugar mucho más fuera que dentro durante sus dos temporadas en Bloomington. Indiana era un equipo muy divertido de ver como casi cualquiera que practica el (mal llamado) small ball, pero que me lo pasara en grande viéndolo no significa que no me doliera el desperdicio (en mi opinión, habrá quien piense todo lo contrario) de esa ausencia interior. Esta pasada primavera Thomas Bryant se presentó al draft (fue escogido en el puesto 42 por los Lakers, que en el pecado llevarán la penitencia), y seguro que no serán pocos los que crean que el haber jugado por fuera le va a venir de perlas de cara a su carrera profesional. Pero yo más bien veo a un jugador sumamente desorientado (ya les dije que su coco tampoco ayuda) que a estas alturas ya ni sabe lo que es, que ya no es ni chicha ni limoná (signifique eso lo que signifique). Y este es sólo un ejemplo, el primero que se me ha venido a la cabeza. Podría ponerlos a miles, y (obviamente) no sólo de NCAA.

Lo llaman small ball y no lo es. No nos equivoquemos, no es una cuestión de tamaño sino de lo que se sepa hacer con él. Los centímetros, así de alto como de ancho (es decir, de envergadura), siguen valiendo su peso en oro, cuantos más mejor… siempre y cuando no te inmovilicen, siempre y cuando no te aten a la zona ni te pongan a jugar de espaldas. Hoy se cotiza la velocidad a campo abierto, la versatilidad para defender indistintamente a interiores y exteriores, el desplazamiento lateral, el primer paso para atacar de fuera a dentro, la muñeca. Sobre todo la muñeca, cuanto más lejos mejor. Hoy ya no te piden shaquilles ni olajuwones sino clones de aquel adelantado a su tiempo que fue Kevin Garnett. Hoy apenas quedan cincos, casi no hay ni cuatros, aquellos que llamamos cincos o cuatros abiertos en realidad no son más que especímenes más desarrollados y evolucionados del tres.

¿Exagero? Probablemente, pero aún así les agradeceré que echen conmigo una ojeada a alguno de los pívots más reputados del momento. Pongamos por ejemplo al gran Karlito, Karl-Anthony Towns: unos fundamentos técnicos depuradísimos, unas condiciones atléticas sobresalientes, un talento innato… que sin embargo no sería el jugador que es (y no digamos el que va a ser) si no hubiera hecho del triple parte esencial e indispensable de su juego.embiid O pongamos Joel Embiid, que nos enamoró en la Universidad de Kansas (y aún antes, en el McDonald’s All American) gracias a un juego de pies de espaldas al aro como no habíamos visto (casi) desde Olajuwon, pero que hoy (es decir, en lo poco que hemos podido verle tras su eterna lesión) tira ya triples como si no hubiera trabajado en otra cosa durante los largos meses que pasó en el dique seco. O pongamos sin ir más lejos a nuestro Marc Gasol, el cénter por antonomasia, acaso el cinco más cinco que podamos encontrar hoy en día en el mercado… y que sin embargo (a la fuerza ahorcan) también ha incorporado recientemente el triple a su ya de por sí selecto repertorio. Y no hablemos ya de Ibaka: ¿recuerdan cuando pontificábamos que Scariolo siempre preferiría para la selección a Mirotic porque le privaban los cuatros abiertos? Así es y así va a seguir siendo, pero ese argumento hace ya tiempo que se nos quedó obsoleto: hoy Ibaka en ataque es ya casi tan cuatro abierto como Mirotic. Que ya es decir.

Pero el problema (si es que es un problema) no son los triples, ojalá fuera tan simple como eso. Me dirán que pívots que tiraron triples siempre hubo, y muy probablemente me traerán a colación al gran Arvydas. Por supuesto que sí, Sabonis tiraba de fuera con inusitado acierto del mismo modo que pasaba el balón como los propios ángeles, fruto todo ello de su formación como base antes de pegar el estirón. Pero ello no le impedía desenvolverse como pez en el agua por la zona, mirar el juego de espaldas al aro o restregarse contra sus rivales cuando fuera menester. Su tiro exterior era UN recurso (para momentos muy puntuales), no EL recurso. Me dirán que como Marc, exactamente lo mismo, pero permítanme que establezca una sutil diferenciación: Sabonis lo llevaba de serie, Marc lo ha tenido que implementar, casi como una mera cuestión de supervivencia profesional.

Insisto, el problema NO son los triples, el problema es que de tanto tirar triples nos acabemos olvidando de casi todo lo demás. Soy casi prehistórico (y prehistérico), crecí en un tiempo en el que sólo se televisaban los partidos de Copa de Europa del Madrid o lo que es casi lo mismo, crecí viendo lanzar ganchos a Clifford Luyk. Gancho de Luyk, decía el Héctor Quiroga de turno, y a mí que era un crío que aún no sabía nada de baloncesto (tampoco es que ahora sepa mucho más) aquel me parecía un tiro casi indefendible: si te lo lanzan así como de medio lado, desde más arriba de la coronilla y con la mano más alejada del aro, pues a ver cómo paras eso.nba_jabbarhooks_800 Luego vimos mundo, descubrimos el skyhook de Jabbar y hasta el baby hook de Magic, conocimos incluso a un pívot eminentemente defensivo llamado Dikembe Mutombo que en ataque vivía casi exclusivamente del gancho porque era casi lo único que sabía hacer. Y ya. Recuerdo unas declaraciones que le leí hace quince o veinte años a un mítico pívot ex céltico llamado Dave Cowens, en aquel entonces entrenador de los Warriors, en las que se lamentaba precisamente de eso, de que un recurso tan efectivo como el gancho se encontrara prácticamente en peligro de extinción. Hoy ya no es que esté en peligro de extinción, hoy ya es que cuando vemos (si es que alguna vez lo vemos) a un pívot hacer un gancho casi nos entran ganas de abalanzarnos sobre la pista o la pantalla del televisor a darle un beso en los morros. Y ello aunque sea del equipo rival.

Casi hemos perdido el gancho y no tardará en llegar el día en que perdamos también el juego de pies de espaldas al aro. Pívot como su propio nombre indica viene de pivote, de pivotar, casi la esencia misma de este juego. A algunos aún se nos caen las lágrimas al recordar la maravillosa plasticidad de Hakeem Olajuwon, aquel a quien Montes llamaba (y muy pocos apodos habrá más descriptivos) el Bailarín de Claqué del Cotton Club. Pura poesía en movimiento. Hoy (poco más de dos décadas después) esos movimientos son casi pieza de museo, recuerdos de un pasado que nunca más ha de volver que decía la copla. Hoy son patrimonio casi exclusivo de gasoles y demás veteranos formados casi en las postrimerías del pasado siglo, por eso cuando en la universidad se nos apareció el antes mencionado Embiid haciendo olajuwonadas a diestro y siniestro algunos románticos de esto pensamos que quién sabe, tal vez no estuviera todo perdido, quizás aún hubiera esperanza. Esperemos que sus rodillas y sus técnicos no nos la quiten.

Tampoco hace falta irnos tan lejos, miremos por ejemplo el caso de Germán Gabriel. Su entrenador en aquellos maravillosos Juniors de Oro de Lisboa, Charly Sainz de Aja, lo definía en aquel entonces como el mejor, y créanme que lo era (junto con Navarro y Raül López, si bien por motivos radicalmente diferentes): unos fundamentos incomparables, un juego de pies casi impagable en un chaval que aún no había cumplido los diecinueve. El futuro era suyo, pero cuando se convirtió en presente resultó que éste tenía otros planes. O que los tenían sus entrenadores, más bien.gabriel Como tantas otras veces repararon mucho más en sus carencias que en sus virtudes, y a partir de ahí o bien no le dieron bola (no fueron pocos) o bien intentaron convertirlo en lo que no era. Y lo consiguieron, claro. Si quería sobrevivir en esta jungla tendría que ejercer de cuatro abierto, un cuatro abierto full time al que parecía habérsele prohibido pisar la pintura como si ésta produjera urticaria. Germán salía, metía sus triples, volvía al banquillo, volvía a salir, volvía a meter sus triples y así sucesivamente, de repente convertido en mero especialista, nada que ver con aquel otro Germán Gabriel que algunos habíamos conocido y que nunca acabábamos de echar de menos. Sólo en las postrimerías de su carrera, liberado por fin de ataduras (y con un físico mucho mejor trabajado, también), el Germán del pasado y el del presente volvieron a darse la mano para devolvernos por fin al jugador total, el que te mataba desde el triple pero te podía masacrar también con un reverso o un pivote inverosímil sobre la zona. Y no fueron pocos los que se creyeron la película al contrario, fíjate, cómo ha trabajado, a su buena mano ha añadido también un magnífico juego de pies… Y una leche. Añadió (antes) la mano, los pies siempre estuvieron. Aunque no se los dejaran enseñar.

En cualquier caso en Europa el agujero aún no es tan grande como en USA, justo será reconocerlo. En Europa aún paladeamos talentos interiores como los de Bourousis o Dubljevic, (cito simplemente los dos primeros que se me vienen a la cabeza), dos tíos old school… que sí, que también tiran (y meten) triples cuando se tercia, pero exactamente eso, sólo cuando se tercia, sólo cuando lo exige el guión. Su juego es de espaldas, de espaldas te ganan partidos y emeuvepés y hasta campeonatos. Como te los gana también otra estirpe de pívots, tíos como Ayón o Udoh que apenas salen de la zona, si acaso lo justo para que no les piten tres segundos. Sí, claro, me dirán que en USA también hay de esos (el propio Udoh, en breve), en USA hay de todo pero otra cosa ya es la importancia que se tenga o la trascendencia que se le dé. En Europa un pívot dominante aún puede ser (suele ser, de hecho) jugador franquicia, en USA aún podrá serlo siempre y cuando sepa hacer otras cosas, si no ni de coña. Un peón de rotación o un mero complemento, alguien que se faje ahí dentro y ponga buenos bloqueos a mayor gloria del tirador.

No resulta difícil imaginar que así serán las cosas también en Europa, más tarde o más temprano. Afortunadamente aquí aún no parecen haber llegado (pero se les espera) las famosas estadísticas avanzadas, ésas según las cuales (vuelvo a simplificar deliberadamente el tema) sólo saldrían a cuenta las bandejas y los triples,epv-chart-features por razones obvias: con las bandejas (quien dice bandejas dice también mates, canastas desde debajo o desde encima mismo del aro, escoja usted la versión que prefiera) minimizas el riesgo (perogrullada); con los triples maximizas el resultado ya que cada acierto te proporciona un cincuenta por ciento más de rédito al obtener tres puntos en vez de dos (perogrullada aún mayor si cabe). De acuerdo con esta teoría estarían llamados a desaparecer los tiros comprendidos en un rango de (pongamos) tres a seis metros del aro, por razones que hasta un ceporro estadístico como yo podría llegar a entender: suponen un riesgo similar al del triple, total para sacar el mismo rendimiento (dos puntos) que si tiraras una bandeja; ergo no compensa. Bajo estos parámetros no es ya que te sobren muchos hombres grandes, ya es que hasta un tío como Nikos Gallis lo tendría francamente difícil para sobrevivir en el baloncesto de hoy.

Así que ya saben: movilidad, flexibilidad, versatilidad, buena mano y buenos alimentos, y el tronco quitémonoslo cuanto antes de ahí para que no estorbe. Algunos crecimos creyendo en el sacrosanto principio del equilibrio, la versión baloncestera de aquella famosa manta corta futbolera: ya saben, si te tapas la cabeza te destapas los pies y viceversa. En fútbol se plantea en términos de ataque/defensa pero en baloncesto iría más en el sentido de juego interior/juego exterior: si sobrecargas el uno en detrimento del otro te haces previsible, facilitas la tarea a las defensas, necesitas amenazar desde dentro y desde fuera, cuanto más mejor. Creímos en eso, aún seguimos creyendo, vuelvo a recuperar a Manel Comas cuando en sus comentarios televisivos decía que en ataque al menos uno de cada tres pases ha de ser interior. Dentro-fuera, mover las defensas, hacerlas bascular, llevarlas de un lado al otro, generar ventajas para posibilitar buenas opciones de tiro, eso también es spacing. Y del mejor.

Y no digamos ya si tienes un cénter que sepa pasar, que abra el balón cuando se le cierran, que encuentre al hombre abierto incluso mejor que sus propios bases, que sea capaz incluso de distribuir desde el poste alto cual si de un director de juego encubierto se tratara.john-pinone Podría acordarme de muchos (Sabonis, forever) pero déjenme que tire de colores y me traiga a John Pinone. Un Pinone que hace pocos meses anduvo por aquí y no disimuló en absoluto su contrariedad al ver que su ex equipo del alma se había convertido en lo que tantos otros del otro lado (su lado) del charco, otra máquina de tirar triples sin a diestro y siniestro (muchos de ellos sin ton ni son) como si no hubiera un mañana, como si el baloncesto no pudiera/debiera ser también algo más (mucho más) que eso. Vivimos la dictadura del triple, seguramente harás muy bien en entregarte a ella si entrenas a los Warriors pero si entrenas al Minglanilla (un poner) cabe la posibilidad de que no dispongas de los mejores tiradores sobre la faz de la tierra, ante lo cual quizá necesites un plan B. Un plan B que en realidad no será tal plan B sino el plan A de toda la vida de dios: dársela al grande, si puede que la meta, si no puede que la saque (la pelota, no desparramemos), a partir de ahí empezar a generar. Aunque ya no se lleve.

No me gustaría que vieran esto como el típico arrebato del Abuelo Cebolleta, (pongan voz cascada) el baloncesto ya no es lo que era, los partidos ya no son como antes, cosas así. En absoluto. Quien me conoce sabe que soy un firme creyente en la filosofía de que cualquier tiempo pasado fue ANTERIOR, lo cual no significa necesariamente que fuera mejor. Me gusta el baloncesto bien jugado, lo juegue quien lo juegue (y como lo juegue), venga de donde venga. Disfruto con los Warriors, cómo no habría de disfrutar con un equipo que mueve el balón a esa velocidad y que cuenta además con Curry o Durant en sus filas. Pero disfruto también (y aún más si cabe) con los Spurs. No me preocupa tanto hacia dónde va el baloncesto como lo que nos estamos dejando de lado por el camino: una forma de entender el juego en la que los fundamentos eran aún más importantes que el atleticismo, en la que los partidos eran aún algo más que concursos de triples, en la que los pívots puros no eran aún rémoras sino perros grandes a los que alimentar. No nos dejen también sin eso, por favor. Espero que no sea demasiado tarde.

esto es Indiana   1 comment

(publicado originalmente en fiebrebaloncesto.com el 23 de diciembre de 2012)

Sábado 15 de diciembre. A las 14:00 horas, hora local, comienza un derby más, uno de tantos como pueblan la NCAA en estos dos primeros meses de Non-conference. ¿Un derby más, dije? Mentira. Mentira porque allí jamás utilizarían la palabra derby, eso es cosa nuestra, vicios futboleros de este viejo continente. Pero mentira también, sobre todo, porque un derby del Estado de Indiana nunca puede ser un derby más. Y eso que no es el único, de hecho en esos mismos días se disputará también un Notre Dame-Purdue, pero sí es sin duda el más especial: de un lado los Hoosiers de Indiana, universidad grande con un montón de historia a sus espaldas, venida a menos en estos últimos tiempos y que este año por fin parece estar en disposición de recuperar su antiguo esplendor; del otro los Bulldogs de Butler, universidad pequeña con mucha menos historia (en términos de baloncesto) a sus espaldas pero que lleva ahora unas cuantas temporadas realmente extraordinarias. Escenario de lujo, Fieldhouse de Indianápolis, territorio más o menos neutral: los Hossiers son más pero vienen de más lejos, concretamente de Bloomington; los Bulldogs son menos pero viven en la propia Indianapolis por lo que el chou les queda casi al lado de casa. Todo preparado, ambiente de gala, Hoosiers de blanco, Bulldogs de azul marino (casi negro), cheerleaders en sus puestos, vamos allá.

Indiana llega invicta, indiscutible número 1 de la nación, presta y dispuesta a hacer valer su fondo de armario: el freshman Kevin Yogi Ferrell (no confundir con aquel otro Yogui nuestro) parte y reparte desde el base, a su lado Jordan Hulls las enchufa de fuera en cuanto le dejan (y aunque no le dejen), Victor Oladipo salta y brinca (como si se hubiera tragado un muelle, oigan) y corre y vuela y contagia su energía al conjunto, Christian Watford sienta cátedra desde el cuatro (abierto) y Cody Zeller (de los Zeller de toda la vida) es la joya de la corona, el cénter que todo equipo universitario (y alguno de NBA) quisiera tener. Desde el banco emerge Sheehey en plan pegamento, emerge muy puntualmente Maurice Creek, emerge Abell (pronúnciese éibol) y emerge otro freshman que responde al bello nombre de Hanner Mosquera-Perea y al que hasta ahora no habíamos visto el pelo no porque no lo tuviera sino porque estaba sometido a una de esas investigaciones que de vez en cuando hace la NCAA, no fuera a ser que alguien algún día le pagara las chuches. La suma de todo ello nos da un equipo que mantiene a los aficionados de Bloomington en perpetua efervescencia, al fin y al cabo no se han visto en otra desde que fueron campeones hace ya un cuarto de siglo todavía a la vera de Bobby Knight, vale que hace diez años fueran finalistas pero aquello no tuvo nada que ver, aquello no se lo esperaban ni ellos mismos, este año en cambio están que se salen, este año sí

Pues tal vez (y ojalá que así fuera), pero la travesía será larga y dura y las sorpresas pueden aparecer cuando menos te lo esperas. Hoy mismo (es decir, aquel 15 de diciembre), por ejemplo: desde el primer momento manda Indiana pero desde ese mismo primer momento transmite la sensación de que no está tan cómoda como le gustaría. Nada que ver con el anterior partido que les vi, en su mágico feudo de Bloomington ante los Tar Heels de North Carolina: aquel día ganaron por aplastamiento con un juego vertiginoso e hipnótico que puso casi en trance a sus rivales, a sus buenas gentes del Assembly Hall e incluso a quienes lo vimos en el ordenador casi un día después. Hoy no, hoy juegan bien pero no acaban de jugar a su manera, no acaban de poner su ritmo. Hoy está enfrente Butler, la modesta Butler, la tela de araña de Butler. El baloncesto como siempre pensamos que debía ser jugado, que es una frase que siempre se me viene a la cabeza cuando escribo sobre Butler. Por algo será.

Butler podrá gustar más o menos, podrán salirle las cosas mejor o peor pero siempre hace lo correcto. Butler, tras aquella horripilante final de 2011 (recordemos, perdieron 53-41 ante UConn) fue denostadísima, linchada casi en la plaza pública por todos aquellos que sólo acostumbran a ver un partido de baloncesto universitario al año. Echaron pestes del baloncesto de Butler como si fuera el Limoges de los noventa, como si fuera un anatema que hubiera que combatir sin reparar en que Butler era mucho más (y mucho mejor) que aquella escopeta de feria. Butler siempre hace las cosas con proverbial inteligencia, Butler mueve y mueve hasta encontrar una buena posición de tiro (ya otra historia es que luego entren o no, como en aquella aciaga final) lo cual a menudo implica posesiones largas pero no necesariamente,  también a veces tiran a los diez segundos cuando se presenta la ocasión como tampoco renuncian a un buen contraataque desde una buena defensa. Pero claro, denostar es fácil, a nadie pareció importarle que aquel equipo de Butler fuera acaso peor que el que ya desde su inmensa modestia había alcanzado la final de 2010, nadie pareció tener tampoco la más mínima curiosidad por ver cómo habían llegado hasta allí, cómo (por ejemplo) habían eliminado en tercera ronda a Pittsburgh un par de semanas antes en uno de los finales más emocionantes que se recuerdan. Ya está, la etiqueta puesta, anatemizamos a Butler y ya de paso a toda la NCAA (qué daño hizo aquella final, con lo bueno que había sido todo lo anterior), no vaya a ser que se resienta nuestra NBA. En fin.

Les decía yo (antes de irme del tema) que Indiana no estaba a gusto y el mejor reflejo de ello fuera tal vez un Cody Zeller sacado permanentemente de punto y de posición por los jugadores interiores de Butler, tipos como Andrew Smith y Roosevelt Jones más Erik Fromm (que tiene nombre de legendario psicoanalista, por cierto) desde el banquillo, que ni de coña llegarán en un futuro a lo que llegue Zeller ni ganarán la centésima parte del dinero que éste gane pero que saben perfectamente cómo buscarle las cosquillas: con intensidad, con colocación, también con la impagable ayuda del magnífico alero Khyle Marshall. Claro está, tal exceso lo pagarán en faltas, llegarán cargadísimos a los últimos minutos y el gran Brad Stevens (principal “”””culpable””””, con infinitas comillas, de todo lo bueno que dije de Butler en el párrafo anterior) habrá de hacer orfebrería fina para mantener vivo hasta el final su juego interior. Pero entretanto llega ese final Indiana sigue ganando, viviendo de las asistencias de Ferrell (que no puede correr tanto como le gustaría), de la muñeca de Hulls y Sheehey y (sobre todo) de la explosividad de Oladipo robando balones y atacando el aro como si se lo fuera a comer, no descarten que algún día se lo coma incluso literalmente. De hecho en un momento dado le vemos volar por los aires para salvar un balón que se iba fuera, le vemos caer inevitablemente sobre la mesa de anotadores… de pie, cae de pie el tío y ya que estaba allí se pone a correr sobre la mesa como si tal cosa, dos o tres pasos tratando de reequilibrarse pero sin dejar por ello de seguir la jugada para luego ya finalmente apearse y reintegrarse al juego como si no hubiera pasado nada. Un caso el amigo Oladipo.

Y en éstas que nos acercamos a los últimos minutos y vemos que poco a poco, sutilmente, las cosas empiezan a cambiar. Brad Stevens no sabrá quién es Manel Comas ni habrá oído jamás hablar de la táctica del conejo pero créanme que no habrá otro equipo en el mundo que la interprete tan fielmente como estos Bulldogs maestros en el noble arte de ir de tapados, 35 minutos a remolque sin adelantarse ni despegarse para luego a falta de cinco minutos meter otra marcha más cuando el contrario ya no se la espera. Hoy lo volverán a hacer, como ante Syracuse en el Torneo Final de 2010, como tantas otras veces. A falta de ocho minutos y pico ganaba Indiana 57-50, a falta de casi cinco ya gana Butler 59-66. Para explicarlo, quizá nada mejor que presentarles de una vez (que ya tocaba) a la principal estrella de estos Bulldogs…

Rotnei Clarke es sénior pero éste es su primer año en Butler, por contradictorio que en un principio pueda parecer. Rotnei Clarke gastó sus tres primeras temporadas universitarias siendo un anotador de referencia en los Razorbacks de Arkansas pero algo allí debió romperse en el verano de 2011, no sé si la llegada de Mike Anderson pudo tener alguna relación. Solicitó el transfer y pareció que iría a los Sooners de su Oklahoma natal pero finalmente (y contra todo pronóstico) se decantó por Butler, otro éxito más que atribuirle a Brad Stevens. Cumplido su año de red shirt aquí le tenemos ya, y no les voy a mentir si les digo que la primera vez que le vi me provocó sensaciones contradictorias. Buen director, extraordinario tirador y con arrolladora personalidad para jugársela y meterla desde cualquier sitio y en cualquier momento, pongamos por ejemplo sobre la bocina como en aquel partido del Maui Invitational ante Marquette. Pero como que me pareció aquel día que se jugaba demasiados tiros, que no pegaba en Butler un tío tan chupón… Nada que Stevens no pudiera arreglar. Hoy Clarke ya no abusa, hoy Clarke no está especialmente afortunado pero no se tira nada que no deba tirar. Y ojo también a sus cómplices exteriores, con mención especial al freshman Kellen Dunham (otra muñeca prodigiosa), a Alex Barlow (del que volveremos a hablar) y al eterno chico para todo Chase Stigall.

Total, que habíamos dejado a Butler ganando de 7 a poco más de 4 minutos, tónica que se irá manteniendo hasta casi el final. Butler mandando, Indiana resistiendo a duras penas pero aún sin recuperarse de la sorpresa, aún sin entender qué hace por detrás ante la modesta Butler siendo como es el número 1 de la nación. A falta de 35 segundos Butler gana de 5 y la suerte parece echada. Sólo lo parece. Una bandeja de Ferrell, un robo y posterior canasta de Oladipo y a 23 segundos para el final Butler ya sólo gana de 1. Dos tiros libres después, Butler otra vez 3 arriba, la bola para Yogi Ferrell que andaba pesaroso tras una absurda pérdida pocos segundos antes, pero que con un descaro impropio de su condición de freshman no sólo se rehace sino que en vez de pasarla decide esta vez levantarse y (por supuesto) la clava. Quedan aún 6 segundos pero el triple postrero de Barlow ya no va a cambiar nada. Empate a 76. Prórroga. Quién nos lo iba a decir.

Quién se lo iba a decir a Butler, sobre todo, tras haber tenido la victoria en la punta de los dedos y haberla dejado escapar. Los Bulldogs entran en la prórroga como derrotados mientras los Hoosiers lo hacen literalmente eufóricos tras haber levantado un partido que apenas unos instantes antes jamás pensaron que pudieran levantar. Todos sabemos que en estas circunstancias el factor psicológico es clave, y por si aún nos quedaba alguna duda nos bastará con ver cómo empiezan a desarrollarse los acontecimientos: Indiana por delante, Indiana 4 arriba a falta de minuto y medio para el final, Butler parece estar muerto…

No estaba muerto (estaba de parranda), que Brad Stevens no entiende de factores psicológicos o acaso sí, pero precisamente para contrarrestarlos: triple de Clarke, robo y triple de Barlow y a falta de 50 segundos Butler gana otra vez de 2, Butler es de esos equipos a los que nunca terminas de ganar. Posesión para Indiana, Hulls falla, salvan el rebote, nueva posesión, finalmente Zeller empata a falta de 19 segundos. Podemos relamernos pensando en otra prórroga pero 19 segundos en manos de Butler son muchos segundos. Balón a Barlow que no encontrando pase decide irse hacia el aro, se lleva puesto a Hulls, finalmente se para, se inventa un reverso y se saca un tirito bombeado a apenas dos metros del aro. Absolutely unbelievable, exclaman los comentaristas de la CBS todavía alucinados tras ver deslizarse finalmente ese balón por el aro. Quedan aún dos segundos pero el intento desesperado de Hulls desde media pista ya no va a ninguna parte, 86-88, entre los Bulldogs se desata la locura, de entre los Hoosiers aún veremos escaparse alguna lágrima. Acaban de perder su imbatibilidad, acaban de perder su preciado número 1 de la nación y lo que probablemente más les duela, acaban de perder un partido que en ese Estado es mucho más que un partido, un partido que creyeron ganado ante un rival con el que jamás pensaron que pudieran perder.

Y es entonces, tras haber disfrutado de este PARTIDAZO con mayúsculas, uno de esos que harían afición incluso entre aquellos que jamás oyeron hablar de NCAA, es justo entonces cuando una vez más se nos viene a la cabeza aquella frase que un día inventaron (supongo) los Pacers como mero reclamo publicitario pero que es mucho más cierta que la mayoría de los reclamos publicitarios. ¿Recuerdan? En los otros 49 estados es sólo baloncesto, pero esto, señores… Esto es Indiana. Ojalá nunca deje de serlo.

A %d blogueros les gusta esto: